Actions

Work Header

The Hollow Moon

Chapter Text

Singing outside waiting for the world to call
Living my life trying do what's right
In the hope of a better day
And all I want is that you extend your hand to me
Oooh, show me where it hurts,
We'll make it OK
Tell me that you'll stay
Even when I'm far away
My voice will carry through
Until the end it's me and you
We can make it if we try
> -Silhouette by Active Child ft. Ellie Goulding

*

Stiles se despierta, gritando. Se sienta y empieza a contar sus dedos repetidamente.

Uno dos tres CUATRO CINCO SEIS SIETE OCHO NUEVE DIEZ

Uno dos tres CUATRO CINCO SEIS SIETE OCHO NUEVE DIEZ

Una manta de cabellos rojizos se mueve a su lado. Lydia bosteza mientras cubre sus manos con las suyas más pequeñas. -Estás despierto, Stiles. Está bien

-He tenido este sueño antes. Donde me desperté y estuviste en la cama a mi lado, pero no estaba despierto.

-Lo sé - Ella toma sus manos y las pone sobre las sabanas. - ¿Ves? Sin dedos extra.

Stiles mira fijamente sus manos, escuchando el palpitar de su corazón mientras trata de convencer a su cerebro de que esto es real y no un sueño. Está empezando a mezclarlos de nuevo.

- ¿Qué fue esta vez? - Pregunta Lydia en voz baja mientras descansa su barbilla en su hombro.

Stiles voltea sus manos y mira sus palmas. Están limpias. No cubiertas de sangre, firmes mientras sostenían el cuchillo. - Apuñalaba a Scott.

Escucha a Lydia maldecir suavemente mientras se recuesta, tirando de su brazo para que se una a ella. No está cansado; su cuerpo se siente alerta y emocionado ante la oleada de adrenalina, ante la satisfacción del Nogitsune mientras observaba a Scott sangrando y dolorido.

Stiles todavía tiene dificultades para separar los sentimientos. Odia las noches cuando siente las emociones sobrantes del sueño, cuando aún puede sentir la felicidad de ver a la gente gritar y morir. Puede oír la voz de Scott en sus oídos, oír los pequeños gritos de dolor. Cuando cierra los ojos, ve esa cara vendada que lo mira fijamente

Curioso

Y sonriendo.

Stiles se sienta y se reclina contra las almohadas. Lydia se acomoda sobre su espalda, frunciendo el ceño. – ¿No vas a intentarlo?

- Distracción- dice Stiles, agarrando su computadora portátil y cargando Netflix.

Ella suspira, que se convierte en otro bostezo, mientras se sienta para unirse a él. Frota sus ojos cuando le dice: - Ninguna película de acción.

- ¡Estás quitando el mejor género! - grita Stiles. Le sonríe suavemente, con su pelo enredado y su rostro sin maquillaje. Hace dos años, él se habría sentido incómodo y probablemente vuelto loco sólo al pensar en Lydia Martín en su cama, pero ahora la ve natural, sin maquillaje ni productos para el cabello es platónico y reconfortante. A veces extraña estar enamorado de ella, pero entonces no tendría esto.

- El trabajo va a apestar mañana - se queja acurrucándose a su lado. La rodea con un brazo mientras bosteza.

Le toma tres horas calmarse lo suficiente para quedarse dormido.

*

Los trabajos del verano apestan. Bosteza mientras acomoda los estantes, considera seriamente acostarse allí mismo en el centro del pasillo para tomar una siesta. Cree que podría usar el chaleco naranja ofensivo de Home Depot como una almohada. Lo último que quiere hacer es ponerse a contar las perillas de las puertas, pero bueno, no es el peor trabajo que podría tener. La mayoría de las veces, los otros trabajadores lo dejan solo y él puede distraerse con su teléfono si es lo suficientemente cauteloso.

Stiles está barriendo el piso cuando una chica se acerca a él. - Stiles ¿Verdad? -Pregunta, sonriéndole.

Mira a su alrededor, como si hubiera alguien más llamado Stiles con quien ella podría estar hablando.

- Sí ¿Puedo ayudarte a encontrar algo?

- Eres amigo de Scott. -Oh. Oh.

- Sí - Asiente con la cabeza. Es una de las muchas citas de Scott Stiles definitivamente no recuerda su nombre. No puede mantenerse al día con todas las chicas con las que ha salido Scott en estos días. - Lo siento, no recuerdo tu nombre.

- ¡Oh! - Ella se ríe, avergonzada. – Nicole.

- Bueno, Nicole - Asiente y no tiene ni idea cuando fue que Scott salió con ella.

- ¿Has visto a Scott por aquí? - Pregunta - No he oído hablar de él y bueno, nuestra cita fue muy agradable, así que...- Empieza y Stiles se siente mal por ella. Esta no es la primera vez que tiene una conversación como ésta. Eso es lo que Scott consigue por ser tan increíble. Las chicas sólo quieren seguir saliendo con él cuando solo está ligando y midiendo el terreno. Difícil.

- Está muy ocupado - Stiles miente - Tiene prácticas y ha estado yendo y viniendo de aquí y la Universidad - Ella parece creerlo y Stiles está contento. Nunca deja de ser incómodo cuando las chicas preguntan por Scott, aquí o en la universidad.

- Bueno, dile que dije ¿Hola? ¿Y si puede llamarme la próxima vez que tenga algo de tiempo libre? - Ella le sonríe mientras se aleja. Si ella no estuviera tan obviamente enamorada de Scott, Stiles podría invitarla a salir.

 

 

 

Vuelve a barrer, tarareando una canción sin sentido cuando por el rabillo del ojo ve a una persona pasar. Stiles camina hasta el final del pasillo, incapaz de quitarse la sensación de que el tipo le parece familiar.

Cuando gira la esquina, siente como si lo hubieran golpeado con un ladrillo.

Ese andar familiar, los hombros anchos, el pelo oscuro. Cuando el tipo da vuelta en un pasillo, Stiles revisa el registro de visitas -Derek- Susurra. La escoba cae al suelo mientras Stiles corre hacia el pasillo por donde Derek doblo. Pero cuando llega allí, el pasillo está vacío.

Stiles camina a lo largo de cada pasillo, buscando cualquier indicio de pelo oscuro o playera gris. Rodea la tienda tres veces antes de darse por vencido.

- Te lo digo - Le dice Stiles a Scott más tarde esa noche cuando están teniendo su reunión semanal de pizza. - Se parecía a Derek - Scott mira Stiles pensativo mientras mastica - No me des esa mirada, Scott. Sea lo que sea que signifique esa mirada, deshazte de ella.

- Estás diciendo que viste a Derek en Home Depot - dice Scott. - No has mencionado al hombre en años. ¿Qué se supone que debo pensar?

- Nada - dice Stiles, arrojando su rebanada al plato. - Olvida que dije algo.

- Stiles…

- Oye, una de tus muchas novias se acercó a mí en el trabajo y me preguntó por ti.

- No son mis novias - Dice Scott riendo.

- Diles eso - dice Stiles - Si simplemente dejaras de ser tan encantador con ellas, no querrían seguir saliendo contigo.

- Estoy siendo joven, saliendo con amigos ya sabes - Scott se encoge de hombros. Stiles frunce el ceño, pero no presiona.

Ha sido así desde que se graduaron. Scott y Kira se separaron, amistosamente y todo porque, bueno, eran Scott y Kira. Stiles esperaba que sucediera todo el último año. Eran lindos, pero siempre había algo que mantenía a Scott atrás, algo que le impedía comprometerse con Kira tanto como ella quería. Stiles sabía lo que era, todo el mundo sabía lo que era, sólo que nadie quería decir nada.

Stiles no está seguro de que Scott haya superado a Allison.

Scott había salido mucho durante ese verano, luego se enganchó y salió más y más mucho más durante el año escolar. Stiles estaba impresionado. Scott estaba teniendo muchas más citas de las que Stiles podría tener. Stiles no había tenido mucha acción desde que rompió con Malia unos meses antes de la graduación. Había ligado en algunas fiestas, pero eso es todo. Su falta de vida sexual era algo que había lamentado con Scott. Mucho. Y Scott era un bastardo presumido que estaba obteniendo otra cita.

Tenía que ser su sensualidad de Alfa. Era lo único que tenía sentido. Y Stiles no podía competir con un hombre lobo alfa. O cualquier hombre lobo. Y la mayoría de los humanos. Simplemente supuso que Scott estaba tratando de reemplazar a Allison con tantas chicas como fuera posible.

- Le dije que estabas ocupado haciendo prácticas y cosas así - Dice Stiles a Scott.

- Gracias.

- ¿No les dices que sólo es una cita? -

- La mayoría de ellos lo entienden- Scott se encoge de hombros.

- Solo tienes que ser irresistible ¿No es así? - Scott le da una sonrisa y Stiles pone los ojos en blanco. - Mira, tú haces eso. Nunca hagas eso.

- ¿Sonreír?

- Sí.

Mientras caminan desde el lugar de la pizza hacia sus casas, Scott se inclina cerca e inhala –- ¿Lydia ha dormido aquí anoche?

- Sí.

- ¿Pesadillas?

Stiles asiente. Scott frunce el ceño y Stiles sabe que tiene esa mirada en su rostro como si fuera capaz de arreglarlo, así que Stiles dice: - Ella está con Jackson esta noche. Maldito imbécil.

- No es tan malo - dice Scott.

Stiles pone los ojos en blanco. – Lydia puede hacerlo mejor.

- Sabes que eso no importa-  dice Scott - Es Jackson.

- Si lo sé.

Arriba, en su habitación, Stiles ve películas en Netflix hasta que no puede mantener los ojos abiertos. Cuando se acuesta, piensa en los hombros anchos y en esa barba y gime en su almohada. Ha pasado más de un año desde que él estuvo activamente pensando en Derek Hale ahora su pene parece muy interesado en su reaparición. Pene estúpido.

Stiles cede, tira de sus pantalones de pijama y empieza a acariciarse. Nunca pensó que estaría masturbándose pensando en Derek de nuevo, pero supone que algunas fantasías nunca mueren. Piensa en esas manos fuertes en sus caderas, el ardor de esa barba raspando su cuello. No le toma mucho tiempo para venirse en su mano. Toma unos pañuelos para limpiarse y luego los lanza al suelo antes de rodar en su cama y caer dormido.

Esa noche, sueña con el interior del loft, con besos desesperados mientras su cuerpo está cubierto por Derek en las sábanas y Derek esparce besos por su columna vertebral.

*

Derek termina el trabajo en casa y da el día como terminado. Tienen la estructura externa, así que están haciendo un buen progreso. El contratista se marchó hace una hora, pero Derek había pasado otra hora revisando todo y tomando notas y haciendo ajustes a sus planos.

Vuelve a la pequeña cabaña en el bosque. La cabaña había sido de su abuelo y no había sido utilizada hasta que Derek regresó a Beacon Hills hace unos meses y estableció su residencia en la cabaña mientras construía una nueva casa. Aunque la casa de Hale había sido tomada por el condado hace unos años, Derek todavía poseía una gran cantidad de tierra al norte del condado que había pertenecido a su familia.

Era mejor así. No había estado en ese momento, pero está contento de que el condado demoliera la casa. Derek no habría podido renunciar a ella de otra manera. No necesitaba pasar tiempo inhalando las cenizas y el olor de la carne carbonizada de su familia. Destruirla lo había liberado de eso. Seguir adelante.

Ahora, está construyendo una nueva casa en la tierra Hale. Había dejado Beacon Hills inmediatamente después del desastre de México. Casi había muerto (o tal vez murió, todavía no está seguro de lo que ocurrió esa noche, excepto que de alguna manera sobrevivió, como siempre lo hace) y evolucionó. Se fue a investigar qué significaba todo aquello, qué significaba evolucionar, averiguar más sobre su forma lobo.

Pasó algún tiempo en la manada de Satomi, siguiendo pistas luego pasó algún tiempo en Sudamérica con Cora. Cuando finalmente encontró lo que había estado buscando, se fue con él. - Estoy lista para ser parte de una manada de nuevo - le había dicho.

Viajaron a Nevada, a una dirección que Satomi le había dado. Nunca hubieran encontrado a la mujer, él había dudado de que ella hubiera oído hablar de ellos. Habría sido una aventura más en el mejor de los casos. Pero no mucho después de que entraran en su territorio, fueron recibidos por una mujer que Derek asumió era Marjorie, escoltada por otros dos lobos. Marjorie tenía el pelo plateado, recogido dejando a la vista unos intensos y oscuros ojos. Ella los miró cuidadosamente y tanto él como Cora dejaron que sus ojos brillaran a dorado. Ella respondió mirándolos fijamente mostrando el rojo de sus ojos.

- Me preguntaba cuándo aparecerías, Derek - -Dijo ella, parpadeando.  Era su tía, la hija del hermano del padre de su madre. Un Hale.

- No sabía que estuvieras al tanto de quiénes éramos - Dijo Derek, sorprendido.

- Las noticias viajan cuando los cazadores eliminan a una manada entera -Respondió Marjorie, caminando hacia ellos. -Especialmente cuando son familia. - Sus ojos brillaron de nuevo cuando ella tocó sus hombros.

Se quedaron con Marjorie durante más de un año. Aprendió más sobre su evolución a lobo y la manada había comenzado a enseñar más cosas a Cora. Marjorie les ofreció un lugar en su manada más de una vez, pero algo impedía que Derek aceptara.

- Estás atado a otra manada - Le había dicho una noche. Habían estado sentados en el porche delantero, la manada cocinando y escuchando música en el gran patio trasero. Cora estaba jugando al bádminton con algunos de los miembros más jóvenes de la manada, uno de los cuales Derek sospechaba estaban involucrados sexualmente.

Derek no había contestado a lo que había dicho Marjorie. No sabía a qué manada se refería: a su vieja manada, extinta o a la manada de Beacon Hills. La manada de Scott.

Realmente no importaba. Había cadenas atando a Derek a algo. Sólo tenía que averiguar a qué.

Después de dejar Nevada, viajaron a Inglaterra, encontraron a Jackson permanecieron con él por un tiempo. Hicieron que perdiera el control con la noticia de que él también era hijo de Peter - Eso explica mucho - había dicho Jackson tres días después, cuando finalmente pudo controlar su ira y a su lobo lo suficiente como para enfrentarse a Derek y Cora de nuevo. Jackson les contó acerca de los pequeños recuerdos que tenía de la casa Hale (recuerdos de la manada) y Derek por fin entendió lo que lo llevó a morder a Jackson hace tantos años.

Derek estaba recogiendo sus pedazos, juntándolos, tratando de estar completo otra vez. Era diferente ahora y tenía que intentarlo.

Derek no pudo encontrar a Isaac. Había intentado contactar a Chris Argent, había intentado encontrar a Isaac en Francia, pero Chris e Isaac no querían ser encontrados. Derek se resignó. Comprendió la necesidad de desaparecer y empezar de nuevo.

Después de unos meses en Inglaterra, Derek se dio cuenta de que eran una manada. Una manada sin un alfa, pero manada de todos modos. Jackson no estaba contento, pero no se había unido a una manada en Inglaterra, sólo había buscado protección bajo el área de un alfa. Sus instintos le hicieron gravitar hacia Derek y Cora. Eran conocidos, familia y, sobre todo, olían a hogar.

Entonces, Derek llevó a su manada de regreso a Beacon Hills. Era el final natural de su viaje. Beacon Hills era un territorio Hale y los Hale deberían estar viviendo allí, sin importar quién fuera el Alfa. Él informó de su regreso a Scott, pero le hizo prometer no decirle a nadie sobre ello. Scott le dirigió una mirada ilegible, pero estuvo de acuerdo.

Derek y Cora se quedaron escondidos en el bosque, pero como siempre, Jackson hizo lo que quiso y fue a buscar a Lydia Martin la primera noche de su regreso. Derek no podía culparlo. Podía oler las olas de anhelo y dolor que provenían de Jackson.

Cuando Derek entra a la sala, Cora está sentada frente a la mesa, leyendo un libro y comiendo un poco de fruta. Jackson está en el sofá, viendo la televisión. Ni siquiera miran hacia arriba cuando entra.

Derek se entretiene en la cocina, pone a trabajar el lavavajillas y prepara la cena. Acaba de colocar el pollo en el horno cuando tocan la puerta, es Scott. Derek asiente con la cabeza mientras se limpia las manos con un trapo, luego se reclina contra el mostrador y cruza los brazos sobre su pecho.

- ¿Cómo va la casa? - Pregunta Scott mientras camina hacia la cocina, sonríe a Cora cuando levanta la vista de su libro.

- Está bien - Dice Derek -Debería estar lista para ser habitable dentro de unos meses, si todo sale como estaba planeado.

Scott asiente y Derek sabe que no es por eso que está aquí. Scott sólo vendría si hay una razón, no para una visita social. Derek espera pacientemente a que Scott llegue al punto - Stiles te vio ayer - dice finalmente y Derek se tensa, pero se relaja lo suficientemente rápido como para que nadie se dé cuenta.

- Lo sé - Responde Derek. Cora mira fijamente entre ellos con curiosidad, pero Derek mantiene sus ojos en Scott.

- Él cree que está viendo cosas - dice Scott. Mira a Derek con desaprobación, pero Derek sólo mira fijamente, manteniendo su rostro cuidadosamente en blanco. –- No tengo que decirte lo que eso le hace a su cabeza.

- No.

- Solo ve a saludarlo o algo así - Dice Scott. – O ve a otro lugar que no sea Home Depot - Scott mira a Derek unos cuantos segundos y finalmente Derek asiente.

- Bueno. Nos vemos luego.

Cora espera hasta que Scott esté fuera de alcance antes de arrojar su libro y saltar de la silla. – ¿Por qué no me dijiste que viste a Stiles?

- No es gran cosa.

- ¿Por qué no hablaste con él? - Su expresión está en entre calculadora y sabedora es frustrante. Derek se da la vuelta y mira hacia otro lado. - Dime Derek.

- No es nada- Dice Derek -Simplemente no quiero distracciones.

- Oh, Dios mío- Cora gime mientras se deja caer contra la repisa. -Me encantaría una buena distracción. Estoy tan aburrida de pasar todo el día en el bosque sin nada para distraerme excepto tu brillante personalidad y el capitán Douche Hair* de allá. -Jackson la mira desde el sofá.

- ¿Lo estás evitando?

- Estoy evitando a todo el mundo - Responde Derek.

- Voy a ir a hablar con él- dice Cora.

- No, tú no irás.

- No puedes prohibírmelo.

- Sí puedo.

- Derek…

- No - Gruñe Derek, sus ojos brillando hacia ella. Ella no retrocede, sus ojos se están volviendo dorados y extendiendo sus colmillos.

- Ustedes dos no están teniendo seriamente un concurso de propiedad sobre Stilinski - Dice Jackson con incredulidad.

- Cállate - los dos responden.

- Jodidamente ridículo - Murmura Jackson mientras se da la vuelta y se reclina sobre el sofá.

Cora deja que su rostro vuelva a la normalidad luego levanta una ceja mientras sonríe. - ¿Lo estás evitando?

- ¿Por qué habría de evitarlo? - Pregunta Derek, volviendo a su tarea en la cocina.

- ¿Porque eres emocionalmente estúpido? - Cora dice como si fuera la cosa más obvia del mundo.

- Haz lo que quieras, Cora - Dice. Ella aplaude alegremente. Derek golpea con tanta fuerza que uno de los gabinetes de la cocina se rompe

*

Esa noche, Derek sueña que besa constelaciones de lunares que recuerda vívidamente como si los hubiera memorizado durante años.

*

Hay una razón lógica por la cual Derek está en Home Depot cinco minutos antes de que se abra. También hay una razón lógica del por qué sabe que el Jeep de Stiles está estacionado en la parte de atrás.

Derek necesita comenzar a instalar los gabinetes en la cocina. Inmediatamente. Así que, tan pronto como las puertas se abren, se dirige directamente a esa sección. Él está parado delante de la exhibición, intentando decidir qué estilo de gabinete quiere para la cocina, cuando un vendedor se acerca a él.

- ¿Puedo ayudarte en algo?

Derek se vuelve hacia el tipo (alrededor de los 30, atractivo y mirando a Derek con interés) apesta.

- No.

- ¿Alguna vez ha instalado gabinetes antes? Puedo…

- ¿Qué parte de no es la que no entiendes? - Pregunta Derek. Ignora el murmullo mientras el chico se aleja. No está en Home Depot tan temprano para lidiar con idiotas incompetentes que quieren meterse en sus pantalones.

Derek sale de la sección de cocina y camina por los pasillos, buscando Stiles. Atrapa su olor cerca de los muebles para jardín y se aferra al ritmo de su corazón. Es demasiado rápido característica que Derek no ha olvidado incluso después de todo este tiempo. Huele a cafeína almizclada mezclada con fatiga y aburrimiento.

Ahora que Derek está de pie a sólo un pasillo se congela. ¿Qué está haciendo? Está en Home Depot minutos después de abrirse para ver a Stiles Stilinski. ¿Y por qué? ¿Porque Cora amenazó con hacerlo primero? ¿Por qué le importa si Stiles sabe que está en la ciudad o no? Stiles no se preocupa por él a él no le importa Stiles.

Derek ignora la forma en que el olor de Stiles cambia y el sonido de su nombre mientras se apresura hacia la salida.

*

Stiles no es idiota. Además, está el viejo dicho de su padre. Uno es accidente, dos es coincidencia, pero tres.

Joder tres, mierda

Tres es Cora Hale, acercándose a él casi al final de su turno. –- ¡Lo sabía! -Exclama Stiles mientras Cora se acerca. Lo había sospechado la primera vez que pensó que había visto a Derek en la tienda y después de esta mañana lo había sabido.

Los Hale estaban de vuelta en la ciudad.

- Oye -Cora saluda con un movimiento de cabeza.

- Pensé que estaba viendo cosas - Dice Stiles. - ¡Y si estás aquí, entonces Scott lo sabe y el hijo de puta no me lo dijo! - Murmura para sí. Se pregunta quién más sabe que los Hale están de vuelta, o si es el único idiota con una sensación de ser dejada de lado.

- ¡Ta-da! -Cora menea sus dedos dramáticamente.

- ¿Qué haces aquí? - pregunta Stiles.

- Vine a saludarte -Responde Cora. – ¿Derek no vino antes?

- Él estuvo aquí - Dice Stiles. - Pero no se molestó en hablar con un humilde campesino.

La mirada en la cara de Cora es ilegible.

- Huh -Entonces ella sonríe y Stiles está bastante seguro de que está aterrorizado. - Bueno, estoy de vuelta. Y vamos a pasar el rato.

- ¿Vamos? -

- Sí, porque si tengo que pasar una noche más sola con Jackson y Derek como compañía, voy a volverme loca-.

Stiles resopla. Pobre Cora. - ¿Eres la razón por la que Jackson regresó?- Cora asiente. - Los odio tanto por traerlo de vuelta -Stiles se pregunta en qué diablos había estado pensando Derek cuando decidió que traer a Jackson sería una buena idea. Stiles estaba bien con la idea de que Jackson permaneciera en Londres. Para siempre.

Cora se ríe. - No es tan malo. A veces. Pero negaré haber dicho eso.

- Tu secreto está a salvo conmigo.

 -Entonces, ¿A qué hora sales del trabajo? -Pregunta Cora. Stiles mira el reloj de su teléfono. - ¿Veinte minutos?

- Esperaré Dice.

- Bueno.

Cuando Stiles camina a su Jeep más tarde, Cora está apoyada a un lado, tan parecida a Derek. Que es espeluznante. Stiles se quita el espantoso chaleco anaranjado y lo lanza al asiento trasero cuando se pone frente al volante. Cora se sube al lado del pasajero sin decir una palabra.

- Así que… - Stiles dice

- ¿Por qué te sientes tan incómodo? - Pregunta Cora. - Casi salimos antes de irme.

Stiles balbucea y agita sus manos. - ¿Qué?

Cora pone los ojos en blanco. –- No me digas que eres un desgraciado.

- Puedo decir sinceramente que no tengo ni idea de lo que estás hablando.

- Yo te gustaba tú me gustabas -Dice Cora encogiéndose de hombros. - Si no me hubiera ido a Sudamérica, habríamos salido.

- ¿Jackson tiene algo que ver con esto? - Pregunta Stiles, estrechando los ojos.

Cora vuelve a rodar los ojos, esta vez girando su cabeza con ellos. – Sólo conduce, Stiles. Y deja de ser estúpido.

- Los Hale tienen formas extrañas de conquistar a la gente -Murmura Stiles.

- ¿Cómo sabes cómo nosotros, los Hale, conquistamos a la gente? - Pregunta Cora, arqueando las cejas.

La cara de Stiles se calienta. –- Bueno, no sé, pero esta Peter y su pésima forma de ser y Derek con su hábito de empujarme contra las paredes y su habitual mala cara, luego tú y tú… - Cora lo interrumpe.

- Para alguien que nos odia tanto, sueles encontrarte en medio de nuestros asuntos.

Stiles flexiona sus dedos en el volante. - Nunca dije que los odiaba -Después de un momento, añade - Excepto a Peter. Odio totalmente a ese tipo.

- Desde luego.

- ¿Adónde, Oh Wolfy* Uno? - pregunta Stiles mientras para en una luz roja.

- Me llevarás a cenar.

Stiles lleva a Cora a cenar. Ellos van a un restaurante, con comida cara y mediocre, pero las hamburguesas no están tan mal. Cora le cuenta a Stiles acerca de Sudamérica, discuten a cerca de las serpientes nativas antes de entrar en un acalorado debate sobre los alimentos. A mitad de la cena, Stiles se encuentra riendo y se da cuenta de que se está divirtiendo. Ha pasado mucho tiempo desde que se sintió tan ligero.

- ¿Dónde está tu auto? -Pregunta Stiles mientras conducen por la ciudad.

- No tengo uno- Cora dice simplemente y Stiles se vuelve para mirarla.

- ¿Has venido corriendo a la ciudad?

Ella se encoge de hombros. - Lo dices como si fuera difícil.

- Hombres lobo de mierda - Murmura Stiles y Cora le da un puñetazo en el brazo.

Stiles conduce a través de la Reserva hasta que Cora le dice que se detenga.
Es justo el centro de la nada, sin camino discernible hacia el bosque. -Así que -Dice. - ¿Estás viviendo en una cueva? ¿Derek encontró otra casa quemada o una estación abandonada?

- Eres un verdadero idiota ¿Sabes? - Cora frunce el ceño, luego dice - Derek está construyendo una casa. Vivimos en una pequeña cabaña en la propiedad.

Stiles agita los brazos. - Espera, repite eso ¿Qué? ¿Derek está construyendo una casa? ¿Cómo, con sus propias manos?

- ¿Sí? - Pregunta Cora. -Él es realmente bueno con eso. Solía ayudar a papá a construir cosas. Creo que él quería hacer algo con relación a la carpintería o la arquitectura. - Antes del incendio, no dice, pero Stiles lo escucha como si ella lo hubiera gritado. Por supuesto que había pensado en Derek y en el incendio, en su familia muriendo, pero eso golpeó a Stiles hasta en ese momento. ¿Qué otra cosa perdió Derek esa noche? ¿Qué más fue lo que Kate le quitó? Derek debería haber ido a la universidad, haber sido un arquitecto o haber trabajado en alguna construcción o incluso haber hecho putos muebles si eso quisiera. Pero en vez de eso, corrió por su vida, luego observó cómo todos a su alrededor morían. El futuro de Derek también se quemó esa noche. De repente, Derek Hale comienza a verse diferente para Stiles (tal vez porque entiende eso, pero no quiere admitirlo). Stiles siente que algo dentro e intenta captar el sentimiento.

Pero Cora truena los dedos frente a la cara de Stiles desaparece. - ¿Qué?- Pregunta.

- Dije, ¿Qué creías que estaba haciendo en Home Depot?

- ¿No sé, siendo un lobo espeluznante como siempre? - Stiles se encoge de hombros, empujando sus pensamientos y olvidándose de ellos.

- Gracias por la cena -Dice Cora. - Saldremos de nuevo pronto ¿De acuerdo? ¿A principios de la próxima semana?

- Está bien - Stiles está de acuerdo. Ella sonríe y Stiles es golpeado por lo hermosa que es. Su corazón se agita y él maldice porque sabe que ella lo detectará. Cora se inclina y besa ligeramente su mejilla antes de salir del coche. Se coloca frente a los faros, cambia a su forma Beta con una sonrisa y entonces desaparece en el bosque.

Stiles se encuentra sonriendo mientras regresa a casa. La expresión se siente extraña en su rostro porque, por primera vez, es real.

*

La felicidad de Stiles no dura mucho. Nunca lo hace ya no. Esa noche, él sueña con quemar casas, con gritos de angustia resonando dentro de su cabeza. Todo el tiempo, sólo se queda allí, rodeado por el olor de la carne quemada.

Se despierta solo, con sus propios gritos en la soledad de su casa. El reloj marca las 2:14 am.  Su papá está aún en el trabajo y él está feliz, aunque no quiere estar solo prefiere luchar con la soledad que tener que ver la mirada preocupada en la cara de su papá.

Trata de dormir otra vez, pero no puede sacar esas horribles imágenes de su cerebro. No sabe por qué de repente el incendio de la mansión Hale está atrapado dentro de su cabeza. No había reaccionado así después de pasar la noche revisando el archivo de la policía, cuando recién conoció a Derek.

No puede dejar de pensar en Derek. Cómo lo había querido muerto tantas veces en aquel entonces, cómo había llegado rápidamente a entender a Derek, a diferencia de Scott. Claro, Derek había sido un idiota, pero cuando Stiles finalmente se detuvo a mirarlo bien, fue fácil ver que estaba asustado y herido debajo de toda esa expresión arrogante y amargada.

Mientras se encuentra allí, tratando de quedarse dormido, Stiles se pregunta cómo era Derek antes del incendio. Si había sido divertido o tranquilo o un niño normal. Se pregunta quién era el mejor amigo de Derek, si había jugado lacrosse, qué temas odiaba. Sabe que Derek es inteligente, así que probablemente era bueno en la escuela. ¿Era también popular? ¿Siempre había sido tan atractivo o era un ñoño?

Stiles se frota los ojos. ¿Por qué está pensando en Derek? ¿Por qué no está pensando en Cora, la Hale con la que tuvo una cita? Cora es agradable y divertida e inteligente y caliente. Pero ella es básicamente una extraña. Todo lo que sabe es que estaba enfadada y tendía a ser violenta como su hermano que pasaba mucho tiempo en Sudamérica. Ni siquiera sabe si habla español o portugués u otra lengua. Él sabe que Derek habla fluido el español puede leer en latín (aunque no es tan bueno como Lydia). Tendrá que preguntarle a Cora en su próxima cita qué idiomas habla.

Stiles finalmente enciende su televisor y se queda dormido en un infomercial para una colección de CD de éxitos de antaño.

Cuando se duerme esta vez, sueña con cálidos besos en su cuello, con el duro roce de una barba contra su piel y unos dedos presionando sus caderas con tanta fuerza que sabe que tendrá moretones al día siguiente.

*

Derek observa a Cora y a Jackson desde el primer escalón delantero del cobertizo de la pequeña cabaña. Jackson ha mejorado -incluso tal vez es muy bueno, aunque Derek nunca le dirá eso- y Cora se ha vuelto muy rápida. Probablemente sea lo único que ha hecho bien desde que Laura murió. Los dos Betas son fuertes combatientes, capaces de defender bien a su manada. Derek nunca llegó enseñarle nada a nadie cuando era Alfa. Lo único que le enseñó a su manada fue cómo correr. Eso era todo lo que había sabido en ese momento.

No es que ahora sepa mucho. Pero dejó de correr y la construcción de la casa es su forma de sentar cabeza. Derek quiere encontrar algo nuevo. Si no va a morir, supone que también podría empezar a vivir... aunque sea fingiendo.

Jackson cae en un golpe duro y Derek involuntariamente se estremece de dolor. Cora se inclina hacia atrás, cruza los brazos y sonríe triunfalmente sobre él. Después de un momento de no moverse, mientras sus huesos se están acomodando de nuevo, él se levanta de un salto y se lanza contra Cora de nuevo. Él hunde sus garras en su pecho y la lanza sobre su espalda. Cuando aterrizan, él le sonríe. - Engreída.

Cora patea a Jackson en las costillas y éste aúlla de dolor. Derek se ríe mientras Cora se sienta, frotándose la cicatrización de la piel abierta en su pecho, sus manos manchadas de sangre. - Engreída, ¿no? -Ella salta y le extiende una mano. - ¿Quién es la que está de pie ahora? 

Jackson parece que está pensando en atacarla de nuevo, pero él toma su mano y Cora lo ayuda a ponerse de pie. Se empujan mutuamente mientras se acercan a Derek y Derek recuerda los días con su familia, la última vez que tuvo una manada y esto casi se siente así. Sólo que más pequeño y diferente; ayuda el hecho de estar rodeado de sangre Hale de nuevo, ayuda a llenar algunos de los vacíos en su interior, a curar algunas heridas.

- Cora es una maldita tramposa - Dice Jackson mientras se deja caer en la escalera a unos pasos. Recarga su espalda contra la pierna de Derek y no se mueve y Derek e da un apretón en el hombro.

-No hay reglas - Ella se encoge de hombros, claramente despreocupada. A veces le recuerda a Laura, aunque Cora le dijo que apenas y se acuerda de ella. Habían hablado una noche, sentados alrededor de una fogata en medio del bosque cuando habían estado con la manada de Marjorie. Fueron los únicos que quedaron alrededor del fuego y algo sobre la oscuridad y el suave resplandor del fuego les había hecho abrirse. Sólo esa sencilla declaración había abierto algo entre ellos.

- Realmente no recuerdo a Laura - Había sido un susurro, tan tranquilo que Derek casi lo perdió incluso con su audición. Su corazón se rompió tan pronto como Cora lo dijo; no estaba seguro de que era peor, si no la recordarla o perderla después de perder a todos los demás. Dos extremos, pensó Derek.

Laura había dejado a sus hermanos en dos extremos.

En esas noches fue cuando Derek finalmente conoció a su hermana. Ella le contó unas semanas después de esa primera plática que sólo tenía unos cuantos recuerdos de sus padres, apenas recordaba quiénes habían sido. Derek había decidido esa misma noche darle una nueva familia, aunque él y Jackson eran poco consuelo después de lo que había perdido. - Es difícil perder lo que no recuerdas - Le había dicho ella y sabía que había sido en ese preciso momento que había empezado a verlo como su hermano en vez de como un desconocido.

Jackson los necesitaba probablemente más de lo que demostraba y Derek y Cora querían desesperadamente a otro miembro en su manada. Todavía quieren más miembros, él lo siente en sus huesos, pero tres se siente mejor y más equilibrado que dos estar unidos por sangre ayuda a Derek. Todavía no llena el vacío de los miembros perdidos -Hay sombras en su alma que le recuerdan a su familia perdida a Erica, Boyd, Isaac.

Derek disfruta la sensación de su pequeña manada a su alrededor. Cora está recostada en los escalones, con los codos apoyados en el escalón superior, la pierna cubierta con la de Jackson. No dicen mucho, sólo se sientan allí con Cora y Jackson recuperando el aliento mientras sus heridas sanan.

- Arriba -Dice Derek, golpeándolos ligeramente. - Quiero que practiquen el cambio. -Jackson gime en el último de los escalones.

Derek se quita la camisa, luego sus jeans y ropa interior. Estira el cuello antes de sentir que su lobo surge a la superficie, transformando sus huesos y su piel. Él aterriza en cuatro patas, el mundo a su alrededor estalla en sonidos, olores y colores. Mira a Cora y Jackson, que lo están observando. Trota a la pierna de Jackson y empuja su hocico contra su muslo.

- Está bien - Gruñe Jackson. Él no se quita la ropa, ambos lo hacen, porque todavía no han podido lograr el cambio completo. El rostro de Jackson se arruga en concentración y cambia a su forma Beta. Derek se reclina sobre sus patas traseras y los observa. Jackson sigue intentando, pero no pasa nada. Derek mira a Cora y ella lo está haciendo mejor. Su rostro cambia más completamente, haciéndola parecer más un híbrido que un hombre lobo. Su hocico se ha extendido y el pelo cubre la mayor parte de su cara y brazos. Ella todavía está erguida, sus extremidades más humanas que lobo.

- Odio esto - Gruñe Jackson y él se gira ligeramente y golpea un árbol, sacando un pedazo de corteza. Derek resopla a través de su nariz y vuelve a ser humano.

- La ira no te ayudara - Dice Derek. Jackson se da la vuelta y le gruñe. Derek pone los ojos en blanco. - Sigue siendo un idiota y nunca lo entenderás.

- Esto es estúpido - Dice Jackson, su cara volvió a la normalidad. - Me mordieron y Peter nunca se convirtió en lobo, nunca lo conseguiré.

- ¿Otra vez con eso? - Cora suspira, volviendo a su forma Beta. - Malia fue un coyote por ocho años.

- Su madre también era un coyote - Argumenta Jackson. - Y ella nació de esa manera.

- No importa - Dice Derek. - Marjorie dijo que la sangre Hale debería ser suficiente, te estás bloqueando mentalmente. - Mira a ambos. - De nuevo.

Cora cambia a su forma hibrido y Derek sonríe orgulloso en ella. Jackson sólo consigue enojarse.

- Al diablo con esto - Dice, caminando hacia los coches en la entrada.

- ¿A dónde vas? - Cora lo llama y mientras abre la puerta del Porsche.

- ¡No es asunto tuyo! - Él enciende el motor y se aleja tan rápido que los neumáticos levantan el polvo y los escombros cuando el coche pasa por el camino.

Cora mira hacia Derek y dice: - Lydia -Derek asiente y agarra sus vaqueros del suelo y se los pone.

- Lo estás haciendo bien -Le dice mientras entran en la cabaña. - Pronto podrás cambiar completamente - Derek puede sentir que está complacida con los elogios, él se acerca para colocar un brazo alrededor de sus hombros.

En el interior, ella agarra su teléfono y lo comprueba mientras Derek toma una botella de agua del refrigerador. Ella está escribiendo un mensaje Derek intenta actuar de manera indiferente. - ¿Hablando con Stiles?

- Sí -Cora responde distraídamente.

Derek toma un largo trago de agua. Puede ver a Cora sonriendo mientras responde algo y Derek jura que no le importa lo que están hablando. Él ni siquiera sabe cómo Stiles puede lograr explicar cualquier cosa a través de un mensaje de texto sin agitar las manos y utilizar sus ridículas expresiones faciales. Probablemente usa toneladas de emoticones o emojis desagradables.

- Puedes ir a hablar con él sabes - Dice Cora sin levantar la vista de su teléfono. -Obviamente sabe que estás de vuelta, él también sabe que fuiste tú a quien vio en Home Depot.

- ¿Por qué tendría que ver a Stiles?

Cora bloquea su teléfono y lo mira. –- ¿Por qué tendrías que evitarlo?

- No lo estoy evitando.

- Sigue diciendo eso - Derek la fulmina con la mirada antes de darle la espalda. –-Habla de ti ¿Sabes? a veces pienso que pasa más tiempo preguntando por ti de lo que el mismo se da cuenta.

- ¿Quieres que Jackson o yo lo amenacemos? - Derek pregunta mientras la mira por encima de su hombro.

Cora gira los ojos. –- Oh, Dios mío, ese no es el punto, idiota, le gustas, más de lo que creo que se da cuenta. Puedo cuidarme sola.

- Pero él está saliendo contigo.

- No es así, Derek, Dios, no todo el mundo quiere entrar en tus pantalones -Dice Cora. Luego agrega: -Bueno, probablemente sí, pero no creo que sea el caso de Stiles. Creo que te extrañó.

- ¿Qué quieres que haga al respecto?

Cora sale de la habitación. – Nada, olvida lo que dije.

Derek se sienta en el sofá y mira un libro durante la siguiente media hora. Cora está en su habitación, los auriculares puestos, mientras Derek trata de leer. Pero sigue pensando en lo que dijo Cora. Y Stiles. Y como resultado, el sueño que tuvo sobre Stiles. Ni siquiera sabe de dónde vino ese sueño. Se había sentido tan real, desde la sensación de la piel de Stiles bajo sus dedos, la ubicación exacta de los lunares en su cuerpo. Claro, tal vez Derek había desarrollado una atracción hacia Stiles antes de que dejar de Beacon Hills; el chico había sido inteligente, ingenioso y estúpidamente valiente. Pero había sido un niño. Nada más. Ahora, bueno, al verlo de nuevo, obviamente, surgieron los viejos sentimientos. Pero no era nada.

Además, no importa. Stiles estaba saliendo con su hermana.

Esa noche, vuelve a soñar con Stiles. Sueña que están acostados en la cama, con Stiles apoyado en su codo, inclinando sobre él, riendo. Cuando Derek se despierta, todo lo que recuerda es la sonrisa de Stiles, como el sol brilla directamente en sus ojos Derek no puede ignorar la manera en que su corazón se agita en su pecho.

*

Al día siguiente, Derek va a Home Depot a comprar unos clavos, cuando no ve el Jeep de Stiles en el estacionamiento, se da vuelta, las ruedas del Camaro chillando mientras sale del estacionamiento.

*

Stiles no puede levantarse de la cama. Tomar una ducha esta mañana le tomó demasiado esfuerzo. Se puso de pie bajo el chorro de agua, intentando moverse, lavarse el pelo o recoger la barra de jabón. Después de que finalmente se limpió, se paró en medio de su habitación, mirando fijamente sus pantalones y el chaleco anaranjado que había tirado al piso. Pensó en ponérselo, subir al jeep y dirigirse al trabajo. Pensó en interactuar con los clientes y trabajar en su turno.

Pero no podía. Él... no podía forzarse a hacerlo. Sentía que su cuerpo y su mente estaban atrapados que ponerse la ropa y salir de la casa eran las cosas más erróneas que podía hacer. Incluso el pensamiento hizo que su pecho se oprimiera.

Así que, en su lugar, llama y luego se acurruca en la cama. Su mente llora y no le deja dormir. Se siente culpable por no ir a trabajar, por ser débil, por ser un fracaso. Su pecho se siente apretado y le es difícil respirar, como si alguien estuviera sentado sobre su estómago y no pudiera tomar suficiente aire.

Él le manda un mensaje a Lydia ella le dice que irá más tarde, se disculpa por no poder llegar justo en ese momento. Stiles le dice que entiende. Lo que debería decirle es que no espera que sus amigos abandonen sus vidas sólo porque su cabeza está jodida pero no puede.

Soñó con una puerta anoche. Lo vio claramente en su mente, de pie allí, haciéndole señas. Una parte de él había querido abrirla, ver lo que había al otro lado, dejarlo entrar, pero la otra parte de él había luchado toda la noche. Se había despertado llorando, sudando y exhausto.

Cuando su papá llega a casa para el almuerzo, encuentra a Stiles en la cama, de lado con su espalda dando a la puerta. Stiles calcula que es inútil pretender que está bien; no tiene las fuerzas para fingir, no hoy.

Escucha a su padre entrar en la habitación, los sonidos pesados de los elementos en su cinturón suenan mientras se mueve. Entonces, su padre se sienta en el borde de la cama y pone una mano en el brazo de Stiles. - ¿Por qué no me llamaste?

- No hay nada que puedas hacer - Responde Stiles.

- Eso no es cierto - Ambos saben que es una mentira, pero tampoco dicen nada.

- Llamé al trabajo - Dice Stiles, su voz monótona y cansada. Está mirando a la pared del fondo, pero no está viendo nada realmente. - No creo que estén muy contentos, estoy bastante seguro de que me despedirán si esto vuelve a suceder.

- No pueden despedirte por estar enfermo.

- No estoy enfermo.

- Sí, lo estas - Dice el sheriff. Aprieta el brazo de Stiles suavemente. - Sólo un tipo diferente de enfermedad.

Stiles se pasa la mano por la cara. - Esto es tan estúpido, soy tan estúpido.

- Hey -Dice el sheriff, empujando el brazo de Stiles y forzándolo a dar vuelta para que pueda mirarlo. - No quiero oírte hablar de ti mismo así, es una mierda tú lo sabes.

Stiles mira a su padre, las líneas de preocupación que él puso allí grabadas en su rostro. Stiles ha tenido algunos incidentes este verano, donde no pudo ir a trabajar, pero nada tan malo como éste. Puede ver el cansancio en la cara de su padre lo odia. Se odia a sí mismo por hacerle esto a su papá.

- Sabes que no necesitas este trabajo-, continúa. – No necesitas el dinero.

- Lo necesito.

- Estamos bien -Dice el sheriff.

Stiles frunce el ceño. - No espero que lo entiendas...

- Soy tu padre -Le interrumpe el sheriff - Lo último por lo que tienes que preocuparte es un trabajo de verano tonto en Home Depot.

Stiles le da una pequeña sonrisa. - ¿Qué voy a hacer todo el día entonces?

El sheriff se encoge de hombros. - Lo que quieras, lo que necesites.

- Gracias, papá - Dice Stiles en voz baja.

Él asiente y pasa una mano sobre el cabello de Stiles, como lo hacía cuando Stiles era un niño. Hace que algo dentro de él se afloje, le ayuda a respirar un poco mejor. - Vamos a superar esto - Dice el sheriff - Has progresado mucho.

Stiles bufa, pero no discute.

Stiles se queda en cama hasta las 3 a.m. Su cerebro se está retorciendo sobre sí mismo, a punto de sobrecargarse con tantos pensamientos que le sorprende que no salga humo de sus oídos. Se obliga a salir de la cama, se obliga a comer un plato de cereal, obliga a sus miembros a moverse. Se pone el primer par de pantalones que encuentra tirados en el suelo, se pone una sudadera con capucha sobre la camisa que lleva puesta y sale de la casa. Se mete en su Jeep y conduce. Ni siquiera sabe a dónde va.

Él termina en Reserva. Estaciona el Jeep y sale, camina más allá de la cadena y encuentra un sendero. Camina. No se pone auriculares; En su lugar se centra en los sonidos del bosque a su alrededor. Escucha a los pájaros, una lechuza gritando en algún lugar, a lo lejos a un pájaro carpintero. Hay ardillas saltando de árbol en árbol y unas cuantas ranas. Un ligero viento mueve suavemente las hojas.

Nunca ha sido un gran fan de caminar la mayor parte de sus experiencias en la Reserva se han tratado de él corriendo para salvar su vida. Pero se siente tranquilo aquí, por lo que sólo camina. Sigue el sendero, tomando rutas al azar y girando cuando lo requiere. Se concentra en el suelo bajo sus pies, en los árboles que lo rodean. Sorprendentemente, le ayuda a despejar su mente.

Se encuentra en lo profundo de la Reserva, inseguro de dónde está o cómo volver (lo que probablemente fue un error atroz de su parte) cuando escucha el chasquido de una rama. Voltea completamente, tratando de ver en los árboles. Todo parece bien, pero siente una punzada en la nuca, como si lo estuvieran observando.

Stiles aprendió hace mucho tiempo a estar siempre preparado. Él nunca sale de casa sin alguna forma de protegerse, así que toma la lata de acónito de su bolsillo y la sostiene en su mano mientras mira a su alrededor.

-  Pensé que estarías mejor preparado - Dice una voz desde el bosque. Stiles aprieta su mano alrededor de la lata justo cuando ve el movimiento desde la esquina de sus ojos. Él gira sobre sus talones, pero toda la fuerza lo deja cuando ve quién es.    

Derek.

Está apoyado en el tronco de un árbol, con los brazos cruzados sobre el pecho, sonriendo.

- Estoy pensando en usar esto en ti - Dice Stiles, molesto.

- ¿Acónito, en serio?

- Con acónito amarillo - Le dice Stiles - Luego, se inclina y tira de un cuchillo que estaba atado alrededor de su tobillo. Derek levanta las cejas, impresionado. - Este no es mi primer rodeo.

- ¿Planeabas pelear con algo en el bosque?

-No tengo que recordarte que clase de mierda sucede en estos bosques.

Una mirada oscura cruza la cara de Derek, pero se ha va igual de rápido. –Entonces, ¿qué estás haciendo aquí?

- Caminando -Responde - Pensando. ¿Vas a decirme que es propiedad privada? -Derek no parece impresionado. –- En realidad- continúa Stiles -Me sorprende que me estés hablando. ¿No tienes ganas de ignorarme como lo hiciste en Home Depot?

- No te estaba ignorando.

- Sí, lo que digas -Stiles guarda el cuchillo y la lata con acónito; sigue caminando. No le sorprende cuando Derek se adelanta rápidamente y camina a su paso al lado de él.

Caminan en silencio por un tiempo. Stiles sigue a Derek cuando da algunas vueltas, porque no tiene a dónde ir y es difícil no seguir cuando caminas con alguien. Empieza a oír ruidos que suenan como de una construcción conforme se acercan a algo luego entran a un claro donde, según Stiles, se está construyendo una gran casa.

Los trabajadores de la construcción están dispersos por el sitio, haciendo varias cosas a la casa.

Derek no mira atrás, sino que lidera el camino alrededor de la casa. Stiles camina detrás de él, observando todo. La casa está a punto de ser terminada. Aún necesita ser pintada, él ve a gente poniendo el suelo a través de las puertas abiertas.

Derek se detiene una vez que han hecho el recorrido completo él se queda mirando la casa. Stiles se voltea y estudia Derek. Se ve exactamente igual, excepto que está menos tenso, su cara menos seria y enojada. Hay algo más tranquilo en él Stiles quiere preguntarle qué pasó en los últimos años, qué lo hizo cambiar. Tal vez podría decirle algo que pudiera ayudarlo a arrastrarse fuera de su propio agujero. Si Derek Hale puede hacerlo, cualquiera puede hacerlo.

- ¿Por qué aquí? -Pregunta Stiles.

Derek se voltea hacia él. - Soy dueño de las tierras. Es propiedad Hale.

Stiles sacude la cabeza. - Eso no es lo que quiero decir ¿Por qué aquí, en Beacon Hills? ¿Por qué volver a este agujero del infierno? Tú saliste ¿Por qué volviste?

Derek mira la casa y se queda callado un rato. Stiles no piensan que él va a contestar cuando dice: - Necesitaba volver a casa.

Stiles no está seguro de que sea una respuesta suficientemente buena, pero lo deja pasar. Si Derek quiere regresar al lugar donde todos los que amaba murieron, ¿Quién es el para criticar? Derek lo sorprende preguntando: - ¿Por qué no te has ido?

Stiles no está preparado para la pregunta. - ¿Disculpa?

- No fuiste a la universidad. Tú te quedaste aquí.

- Es complicado - Stiles evade. Derek lo mira por un tiempo demasiado largo, luego camina a la casa. Él habla con algunos de los chicos de la construcción Stiles camina alrededor de la casa. Va a ser una casa hermosa. Con un montón de espacio, con muchas ventanas. Derek parece haber pedido una casa estilo lodge en vez de algo más moderno o lujoso. Se siente como algo que encontrarías ubicado en algún lugar de las montañas. Stiles decide que encaja perfectamente con Derek.

Cuando se dirige hacia la línea de los árboles, de regreso al sendero, Derek grita: - Te llevaré de regreso a tu Jeep si quieres - Stiles casi declina, pero como él no sabe exactamente dónde está, decide aceptar.

Están tranquilos en el coche. La radio está baja, tan baja que Stiles apenas puede oírla, pero si se concentra, puede escuchar música alternativa. Lo sorprende. El hecho de que Derek Hale escucha música en su coche lo sorprende. Él adivina que nunca miró a Derek como una persona, sólo este tipo totalmente loco y enojado que tuvo mala suerte. Stiles nunca pensó en Derek haciendo cosas normales, como programar su estación de radio o cantar en el auto.

A mitad de camino a su coche, Stiles no puede estar en silencio más tiempo su cabeza está empezando a hacer cosas extrañas, por lo que dice: -Yo fui a la universidad, por cierto. Fui a la UC Davis.

- Cora dijo…

- Ahora voy a Beacon Hills Community College - Admite Stiles. Siente los ojos de Derek en él cuando lo mira. Derek no lo juzga como mucha gente lo hace. Él sólo parece pensativo. Stiles siente sus manos temblando la sensación abrumadora de fracaso y desesperación amenaza con tragarlo, por lo que habla. - Pensé que ayudaría, Scott estaba allí Lydia estaba en Stanford que no está demasiado lejos. Pensé que dejar Beacon Hills sería... - Se interrumpe, no está seguro de cómo terminar.

Derek termina para él. - Reparador.

- Sí -Responde en un susurro. Está mirando por la ventana, a los árboles que van pasando. - ¿Eso es lo que sentías?

- Sí.

- ¿Lo hizo? ¿Te ayudó?

- La segunda vez - Responde Derek. Stiles lo mira. Es muy raro estar sentado en un coche con Derek Hale y estar hablando. Él no ha amenazado a Stiles con daño corporal no ha mirado ni gruñido una vez. Stiles está teniendo problemas para centrar su cabeza entorno a él. - Sin embargo, no estaba lejos de Beacon Hills -Dice Derek. – Era la gente.

- Oh.

- ¿Puedo hacerte una pregunta? -Stiles agita su mano en asentimiento. – ¿Por qué volviste? -Stiles se rasca la barbilla distraídamente. Siente que sus nervios se agitan y escucha que Derek inhala a su lado. - No tienes que responder.

-No, está bien -Stiles calcula que no tiene sentido ocultarse. Probablemente Derek sea la última persona que lo juzgue. - Tuve ataques de pánico, casi todas las noches. Estaba lejos de mi papá. No me sentí seguro allí no sentía que estuviera a salvo.

- Pero ¿te has sentido a salvo aquí?

- No estoy diciendo que tenga sentido -Dice Stiles. - Sé que es jodido.

- A veces necesitamos lo que es familiar - Dice Derek.

- ¿Por eso volviste?

Derek sacude la cabeza. -Me quedé con algunos familiares, pero cada vez que pensaba en unirme, no podía. El Alfa me dijo que algo me estaba atando a otra manada.

– ¿Así que volviste aquí? - Stiles pregunta dudoso.

Derek se encoge de hombros y dice: - No estoy diciendo que tenga sentido. -Stiles se ríe al oír sus propias palabras él ve en la esquina de la boca de Derek el inicio de una sonrisa.

Cuando Derek se detiene al lado del Jeep, Stiles vacila con la mano en la puerta. -Gracias por el viaje -Dice. - Diría gracias por la charla, pero eso fue extraño.

Derek se ríe es un sonido tranquilo Stiles tiene destellos de sus sueños, donde las manos de Derek están sobre él y él está sonriendo contra su piel. Él sale del coche y se apresura al jeep. Respira, inhala y exhala, inhala y exhala, con las manos envueltas firmemente alrededor del volante. Cuando mira por la ventana lateral del pasajero, ve a Derek observándolo. A Stiles no le gusta la expresión de su rostro, algo parecido a la preocupación. Enciende el Jeep y conduce hacia la carretera principal, seguido de Derek.

*

Derek está perdido en sus pensamientos cuando entra en la cabaña. Deja caer las llaves en el tazón junto a la puerta y se agacha para desabrochar sus botas. No se da cuenta de que Cora está justo a su lado, olfateándolo. – Viste a Stiles.

- Lo encontré vagando por el bosque - Dice, encogiéndose de hombros como si no fuera nada. No fue nada.

- Eso es raro -Dice Cora. - Supongo que por eso no he oído hablar de él hoy.

Derek se levanta y no dice nada. No le dice que Stiles olía a ansiedad y nervios, que olía a miseria. No le dice que hablaron, que él sabe por qué Stiles está en el colegio estatal ahora, aunque le dijo a Derek que no sabía por qué había regresado a casa. No le dice que olía mejor cuando lo dejo en su jeep, pero apenas. En cambio, le dice: - Le mostré la casa.

- ¿Lo hiciste? - Cora pregunta, sorprendida. Incluso Jackson le mira desde donde está leyendo un libro en un sillón.

- Sí. - Derek se sienta en el sofá Cora cae a su lado. - Estaba en el bosque no muy lejos. Lo he olido.

- ¿Has olido todo el camino desde la casa? - Pregunta Cora. Derek se da cuenta de que ella y Jackson están mirándolo, se da cuenta de que tal vez debería haber mantenido la boca cerrada.

- Sí, eso es normal - Murmura Jackson, volviendo a su libro. - Reconocer el olor de alguien desde lejos sobre el olor de la construcción de una casa. No es raro en absoluto. - Derek mira a Jackson, pero él no mira a Derek.

Cora lo está mirando, la expresión en su rostro no es feliz. – ¿Hay algo que necesites decirme?

- ¿Cómo qué? -Pregunta Derek.

- Si hubiera sabido que te gustaba Stiles, tendría...

- No me gustan Stiles - Gruñe Derek.

- Muy convincente, Derek - Dice Jackson.

- Cállate, Jackson -Derek vuelve su atención a Cora. - No me intereso por él, no me importa que estés saliendo con él. No hay nada allí. -Cora no parece que creerle, así que Derek cambia de tema. – ¿No iras con Lydia esta noche?

- Ella está con el oficial Doofy* - Dice Jackson. Derek puede oler la frustración y la ira que emanan de él. No sabe qué decir, porque sabe que el triángulo amoroso Jackson-Lydia-Parrish es algo con lo que no quiere involucrarse. Parrish le gusta lo suficiente, no culpa a Lydia por seguir adelante, sino a la familia Jackson. Así que, Derek sólo se queda fuera del asunto. Como tendría que mantenerse fuera de la relación de Cora.

Mientras Derek está haciendo la cena, su teléfono celular suena. Es Marjorie. -Algo pasó justo al borde de mi territorio -Explica Marjorie - Huele a lobos. Encontramos evidencia de una pelea había una Omega muerta y sangre de otros lobos. Olían a Alfas.

- ¿Qué crees que significa? - Pregunta Derek.

-No lo sé -Responde Marjorie -Envié a Cathy y Lia a averiguar sobre de ello, pero no encontraron nada alrededor de nuestro territorio. El aroma va hacia el sur. Sólo quería advertirte, por si acaso llegaran a tu territorio.

- Gracias -Dice Derek – Le haré saber al Alfa. Y mantendré los ojos abiertos.

- Dile a Cora que dije hola - Dice. - Los extrañamos a los dos. Visítennos alguna vez y traigan a Jackson con ustedes.

- Lo haremos - Promete Derek. Cuando deja el teléfono, llama a Scott y a Satomi para informarles.

Pasa el resto de la noche viendo películas con Jackson y Cora. Jackson está enojado todo el tiempo Cora sigue revisando su teléfono y frunciendo el ceño. Se alegra cuando ambos se acuestan. No tiene ganas de lidiar con su drama.

Se encuentra en la cama y observa algunos episodios de un programa de televisión. Se sorprende cuando su teléfono parpadea alrededor de las diez de la noche. Algo agradable, pero incómodo, se instala en su estómago cuando ve el nombre.

Stiles.

Scott me envió mensajes de texto sobre lo que le informaste. Recuérdame otra vez ¿Por qué volvimos?

Derek sonríe mientras responde: infierno si lo sé.

Esa noche, sueña con Stiles nuevamente.

Stiles se sentó en el sofá del loft de Derek con la laptop sobre sus piernas. Derek se sentó a su lado y comenzó a besarle el cuello, Stiles inclinó la cabeza hacia atrás para darle un mejor acceso. Derek lamió y mordió un moretón en la piel de Stiles luego besó su camino hasta la boca de Stiles. Cuando Derek se apartó, Stiles se echó a reír y dijo: - Derek, tengo que terminar el esto.

-Tienes hasta el lunes - Dijo Derek, quitando la computadora de Stiles y colocándola en la mesa de café. Stiles hizo un ruido de protesta, pero dejó que Derek lo empujara sobre su espalda. Derek se acomodó sobre Stiles, encajando sus cuerpos perfectamente.

- Eres una mala influencia - Dijo Stiles, tratando de mantener la expresión molesta en su rostro, pero lentamente se estaba agrietando mientras Derek deslizaba sus manos bajo su camisa. – Una muy mala influencia.

- Cállate y dame un beso - Murmuró Derek justo por encima de los labios de Stiles.

- Idiota - Stiles se rio, luego besó a Derek.

Derek se despierta, confundido y con un cosquilleo por todas partes, su pene dolorosamente duro. Se frota los ojos y gime.

Mierda, piensa. Esto no está bien. No está bien en absoluto.