Actions

Work Header

Nico and the Weres

Chapter Text

— No entiendo… si el incendio fue un accidente ¿por qué se van? —miré a Laura, no había lógica alguna en lo que me decían

— Stiles, necesitamos tiempo lejos de este lugar—ella se hincó frente a mí, diría que habían empacado, pero la realidad es que no había mucho por rescatar del incendio, yo mismo había ido a ver si encontraba algo, solo un par de fotos a medias y libros que la verdad no tenían mucho sentido para mí, aun así, se los había entregado

— ¿Volverán? —apenas había conocido a Laura y mucho menos a Derek, pero eran hermanos de mi amiga, era lo que me quedaba de Cora y ella me mataría si supiera que deje solos y tristes a sus hermanos

— No sé enano—acarició mi cabeza— pero no perderemos el contacto ¿sí? Te daré mi número y me mandarás mensajes—sacó un pedazo de papel y apuntó su celular antes de dármelo, miré los números en el papel antes de suspirar y tomarlo

— Cuídense… ¿llevarán a Peter? —ella miró a Derek, ambos alzaron los hombros

— No lo sé, lo veremos cuando la persona que nos ayudará a mudarnos venga, me gustaría llevarlo, es familia—la única que les quedaba, eso no lo dijo, aunque no hubo necesidad

— ¿Quién les ayudará?

— Ese sería yo—di un brinco y grito muy varonil, en serio que sí. Un niño más pequeño que yo apareció, literalmente apareció ¿la gente aparece? No parecía posible, pero juraba que no estaba ahí antes

— T-tú ¿quién eres? —el me miró y tuve un escalofrío ¿qué rayos?

— El diablo, buh—di un paso para atrás, no porque en verdad le creyera, aunque viéndolo uno no podría necesariamente dudarlo, el niño definitivamente que daba la vibra de Lucifer, cabello negro, piel pálida y ojos casi negros. Aunque era lindo, un tipo de belleza que no podrías decir que era actual, pero eso no le quitaba lo hermoso, lo que tal vez si lo hacía era lo delgado que estaba y las ojeras, lo que definitivamente contribuía al look de venido del infierno.

— Nico—Laura lo reprendió, aunque el chico no se vio apenado de ninguna manera, solo alzó los hombros con una sonrisa descarada, mi corazón se saltó un par de latidos

— ¿Qué? Obviamente sabe que es juego—me miró aun sonriendo— ¿verdad Mieczyslaw? —brinque un poco al escuchar mi nombre salir de sus labios, había salido casi perfecto, mejor de lo que yo mismo podía pronunciar

— ¿Cómo? Tú dijiste… además—estaba en shock ¿este chico me conocía? No recordaba haberlo visto jamás, no era alguien de quien te podías olvidar fácilmente

— Calma chispa—alzo las manos en señal de paz, se puso un poco serio antes de ver a Derek y Laura— ¿listos? —ambos asintieron con la cabeza

— Nos veremos Mischief—Laura me beso la frente y Derek solo alzo la mano a modo de despedida, esa era mi señal para irme

— Adiós—tome mi mochila y salí del hotel donde se habían estado quedando los Hale, suspiré decidiendo que prefería ir a ver a Scott que regresar a mi casa a estar solo, al menos en casa de Scotty podía tener algo de comer… claro sin hacerlo yo mismo, estaba seguro que el pollo del viernes podría servir para cenar hoy

(Pov Derek)

— ¿Chispa? —miré al niño que solo movió la mano restándole importancia

— No importa ¿algo que les falte? —me fije bien en él, tenía más ojeras que la última vez y no parecía que hubiera comido, usaba una camiseta distinta, además de que tenía una ¿sabana? Bueno no era eso, pero no podía recordar el nombre de esa cosa, lo usaban los romanos si las películas no mentían, solo que el suyo en lugar de blanco era color negro

— ¿Vienes de una fiesta de disfraces? —el me miró sin entender antes de verse a sí mismo, dijo un par de cosas en un idioma que estaba cien por ciento seguro de que no era ingles

— ¡No! Tuve que asistir a la corte antes de venir, maldito Bryce y sus estupideces—se quitó la… ¡toga! Estaba seguro de que se llamaba así, aventó la tela a una esquina y esta fue tragada por las sombras, abrí grande los ojos y miré a mi hermana

— Eso…

— ¿Y bien? ¿Listos? —ignoró nuestra conmoción, bueno mi conmoción, Laura no parecía especialmente sorprendida

— Tenemos un tío, estuvo en el incendio y ahora está en coma, queremos llevarlo—Laura habló segura de sí misma, tenía la espalda recta y sus ojos parpadearon en rojo un segundo, Nico no se sorprendió o asustó por esto confirmándonos, más de lo que ya estaba, que Nico sabía de nosotros

— Uno, no eres mi alfa Laura, tus ojos no servirán en mí, ni siquiera soy parte de tu pequeño universo sobrenatural, si quieres algo de mi vas a tener que pedirlo no exigirlo—dijo tan tranquilo como siempre— y dos, si, podemos llevarlo ¿dónde está? —Laura relajó un poco su postura, me di cuenta que se veía un poco arrepentida por lo que había hecho, no tenía idea de lo que estaba haciendo, bueno, tenía más idea de lo que yo hubiera tenido, pero aun así su formación para alfa estaba a la mitad, no estaba mínimamente lista para asumir tal poder y lo podía sentir a través de nuestro maltrecho lazo de manada

— En el hospital de Beacon Hills—el asintió con la cabeza extendiéndonos sus manos

— Bien, tomen sus cosas, tomaremos a su tío y nos iremos, tengo amigos que lo ayudarán a sanar—tome la mano izquierda de Nico y Laura la derecha mientras que con nuestras manos libres tomábamos nuestro equipaje— ¿han comido algo? —preguntó, ambos negamos con la cabeza—eso es bueno… me han comentado que es una experiencia poco agradable, no para mi claro

— Espera ¿de qué hab…?—el mundo entero se hizo obscuro, sentí como si mi cuerpo se disolviera, caminé sin avanzar realmente, no sentía como si tuviera un cuerpo físico y al mismo tiempo podía sentir cada fibra de mi ser como si se arrastrara a través de la oscuridad.

Había voces a nuestro alrededor, demasiadas… cosas hablando al mismo tiempo, no había manera de que entendiera cualquier cosa de lo que decían, además de que estaba muy seguro de que no hablaban en mi idioma.

Toda la experiencia no pudo durar más de diez segundos, pero se sintieron como horas enteras hasta que pudimos salir de aquella cosa, ver la luz regresar, sentir el calor que no sabía qué hacía falta golpear mi rostro y mi piel volviendo a la normalidad fue como volver a nacer, o revivir.

Caí al suelo sintiendo arcadas, definitivamente hubiera vomitado si tan solo tuviera algo en el estómago, a mi lado se hincó mi hermana no viéndose mejor que yo, aunque ella al menos no parecía que estuviera a punto de regresar el desayuno

— Sigue ahí—tarde unos segundos en entender que era Nico quien hablaba, alcé la vista para verlo junto a mi tío— no está muerto, ni siquiera cerca—nos miró alzando una ceja, como si se acabara de dar cuenta de nuestro estado— ¿qué hacen ahí sentados? —bufé negando con la cabeza

— Tu… cosa de teletransportación es horrenda—alzó una ceja

— Viaje de sombras—me corrigió— esto no es Star Trek—negó— ahora levántense, tendrán que tocar a su tío para poder irnos—me paré acercándome, estando más cerca vi a Nico jadear un poco, los bordes de su cabello eran difusos, como si no supieran donde comenzaban y donde terminaba, su piel estaba pálida y casi transparente

— Oye ¿estás bien? —me miró queriendo silenciarme, tomó la mano de Peter y con la otra mi mano, estaba frío…. Como si tocaras un hielo en lugar de una persona. Tomé la mano de Laura y noté la preocupación en sus ojos, pero no hablamos de nuevo

— Alguien viene—dije al escuchar tacones acercarse, un aroma dulce me llegó… conocía ese olor— vámonos… ahora—sentí y escuché mi corazón acelerarse, esa era Kate, ese perfume era de ella

— En marcha—sentí un tirón y escapamos justo a tiempo, la puerta se acababa de abrir, vi el cabello rubio de Kate y su mirada llena de confusión y enojo al vernos desaparecer, seguramente estaba ahí para terminar el trabajo.

Esta vez el viaje no lo sentí, el shock de ver de nuevo a mi ex novia, a la asesina de mi familia… bueno, no era algo que un horrible y traumático viaje pudiera opacar

— Era un Argent—la voz de mi hermana me trajo de regreso a la realidad.

Estábamos a la mitad de un loft, mi hermana se veía mejor que la última vez que aterrizamos, su piel estaba un poco pálida, pero se recuperaba rápidamente

— Kate Argent… ella—baje mi cabeza ¿cómo decirle esto a mi alfa? Peor ¿a mi hermana? Cómo explicar que fue mi culpa que asesinaran a todo lo que teníamos

— ¿Tú novia? —alcé la vista rápidamente ¿sabía? ¿Desde cuándo? Quería hablar, explicar que había pasado, pero las palabras se quedaron atascadas en mi garganta y lo único que salió fue un sollozo— esa maldita…—se hincó frente a mi tomando mi rostro ¿estaba en el suelo? ¿Desde cuándo?

— No sabía…—trate de explicar

— Derek, nada fue tu culpa—limpiómis lagrimas con los pulgares aún acunando mi rostro entre sus manos— ella es una cazadora y un adulto, nada de lo que pasó fue culpa tuya—me abrazó dejando que llorara en su pecho ¿ella no me culpaba? Ella sabía y no me culpaba u odiaba, esto ¿por qué? Yo la había llevado a la familia, le conté sin querer nuestros secretos y condené a la muerte a todos— hubiera encontrado otra manera, si no le hubieras dicho nada de todos modos hubiera encontrado la manera, porque eso hacen los cazadores, tu no causaste esto—su corazón se mantuvo firme fiel a sus palabras, Laura creía en mi inocencia y yo lloré más fuerte