Actions

Work Header

El destino nunca deja nada al azar

Chapter Text

El destino nunca deja nada al azar

 

—¡MARICON RECULIAO! — Gritaba pateando cada vez más fuerte al chico que se encontraba en el piso — BASTARDO HIJO DE PUTA, ¡MALDIGO EL DIA EN TE CONCI!!! — escupió aquellas palabras con tanto odio que calo en el sujeto más pequeño haciéndolo estremecer.

YO CREIA QUE ERAS MI MEJOR AMIGO WEON! El otro sujeto más alto lo levanta del suelo para azotarlo contra la pared DIME ¿POR QUÈ CRESTA LO HICISTE? lo volvía a azotar con aun más fuerza ¿POR QUE NOS TRAICIONASTE ASI? ¡EL JAIME Y YO CONFIABAMOS EN TI! WEON ERAS NUESTRO AMIGO!cuestionaba el más alto de los tres.

Les digo que no hice nadaApenas logro pronunciar aquellas palabras de forma muy temblorosa con las escazas fuerza que le quedaban.

—¡NO MINTAI CONCHETUMARE!Exclamo Jaime ante de arremeter un puñetazo en el estómago haciendo que el más pequeño se encoja del dolor¿ACASO CREI QUE SOMOS WEONES? ¡NO NACIMOS AYER CULIAO! ADEMAS DE MARACO ERI UN MALDITO TRAIDOR le escupe en la cara¡CON RAZON NI TU WEA DE FAMILIA TE QUIERE IMBECIL, OJALÁ NUNCA TE HUBIESEMOS CONOCIDO! ¡OJALÁ TE MUERAS LACRA DE MIERDA! maldecía mientras el más alto se lamentaba en silencioMira weon, olvídate que alguna vez fuimos amigos, OLVIDA que hicimos un canal y sobre todo OVIDATE que te vamos a perdonar una vez dicho esto continúo golpeando mientras lo volvía a insultar de las peores formas que se le podían ocurrir.

Nicolás POV

  Desperté de golpe, como todos los días… siempre teniendo la misma puta pesadilla…aunque más bien era un recuerdo, uno muy malo y amargo…ese fue el último día en que vi a los cabros, aquellos que fueron casi mis hermanos, mis compañeros de tertulias…ya ha pasado mucho… ¿unos cinco años aproximadamente?

—Puta weon…— Al recordar cada buen momento que pasamos nuevamente (como todos los díassiento que las lágrimas caen nuevamente por mis mejillas dándome cuenta una vez más que jamás volverá a pasar— 

   Una vez que mi llanto termino, vi la hora; 06:45 de la mañana, tenía que volver a la rutina de cada día y como todos los días al levantarme debía tomar mis pastillas anti—  depresivas, como todos los días tenía que ver mi rostro ojeroso, ya sin ninguna pizca de alegría de lo que otrora fue, como todos los días debía ver las marcas de mis brazos y piernas, ¿Qué mierda me paso? Yo no era así… ¿Qué le paso al Nicolás? al Holyfuuu; Al weon alegre que todo lo agarraba para el webeo? ah sí, ya lo recuerdo…toda mi felicidad y alegría se fue con él, y todo por las perras bastardas que me arruinaron la vida a un punto sin retorno y ya me habría suicidado de no ser por el único que me creyó, si no fuese porque prácticamente me salvo la vida después de aquello, yo no estaría aquí pensando esto, le debo mucho al Cristian, si tan solo nada de eso hubiese pasado, yo estaría feliz de la vida grabando y editando los videos para el canal de YouTube, pero ya nada de esos bellos recuerdos queda y ahora solo son retazos de lo que a la fuerza he tenido que sacar de mi mente y mi corazón o de lo que  queda  para decirlo con más precisión.

¿Qué más da? Si ya a nadie le importas, solo das lastima, eres demasiado patético Nicolás—escuchaba a esa vocecita en mi cabeza— solo mírate, ¿aun tienes esas burdas esperanzas que algún día te perdonen? ¿Qué él te perdone?, NI LO SUEÑES!, él te odia, todos te odian ¿Qué ganaste diciendo la verdad? ¡Ser un paria a todos lo que alguna vez quisiste y un weon al que solo le das lastima, le das asco, admítelo todos estarían mejor si te murieras, de hecho, A NADIE LE IMPORTARIA, ¡ES MAS, ESTARIAN FELICES!

—¡NO! CALLATE— gritaba nuevamente al espejo, necesitaba callarla, me ha torturado por mucho tiempo— 

—¿A quién intestas engañar Nicolás? ¿A ti mismo? Sabes que es verdad— solo quería que se callara de una puta vez, así que, como todos los días, tome esa pequeña cuchilla para comenzar pasar sus besos de metal sobre mí ya maltratada piel, mientras mis lágrimas caían nuevamente por mis mejillas— No importa cuántas hagas Nicolás, sabes muy bien que, aunque las heridas sanen, los recuerdos quedan y ahí estaré yo para echártelo en cara—Fue lo último que logre escuchar antes de callarse, por ahora. Siempre había sido así, desde que mi vida dio aquel vuelco de 360°, día tras día, cortaba lo suficiente como para callar esa voz de mi conciencia, pero no lo suficientemente profundo como para matarme, al menos eso era ahora porque las primeras veces lo hacía muy profundo con la real intención de morir.

—Aloh Xoda? —contesto mi celular sacándome de mis pensamientos suicidas, era el Cristian que me había llamado.

—Llamaba para saber cómo estas Holy—

—Estoy como todos los días…hecho mierda por dentro y por fuera…Cris—

—No digai eso weon, sabes que siempre estaremos aquí con la Alejandra para apoyarte Nico—

—Lo sé y se los agradezco con todo lo que queda de mi— Dije con una mirada melancólica viendo mi propio reflejo — es solo que, ya sabes, todo y nada a la vez…—

—Lo sé amigo ¿te has tomado los remedios weon? —

 —Si weon, como todos los días—

—Ah buena, oye voy a pasar en la tarde—

—Dale entonces, te llamo después de la pega—

—Yapo culiao, ya chao que tengo que partir, no todos entramos a las 10 a la pega—

—Algo bueno me tenía que pasar…chao weon, saludos a la Ale—

—Yo le digo, chao— termina la llamada, todos los días me llama antes de irse al trabajo para comprobar que sigo vivo y que sigo el tratamiento para mis problemas psicológicos.

 Vuelvo a ver la hora las 08:10, mejor comienzo a arreglarme para ir a trabajar, me arreglo como siempre; jeans, zapatillas negras, pollerón negro con capucha, lo de siempre, sin muchos colores, trato de comer algo  lo cual no es mucho  y parto a la pega.

 —19:00 pm—

 Ya saliendo de la pega llame al Criss, y el weon a pesar de haberme dicho que iba a venir dijo que no podía porque le salió un percance, nah…no importa, aprovechando que estoy en el centro pasare a comprar algo de pan o alguna wea para la once, me pongo la capucha y entro a cualquier panadería random, la cual está algo concurrida por la hora, saque un poco de pan para que la señora para que me diera el vale y así pagar.

—¿Quiere algo más joven? — Solo negué con la cabeza en respuesta— ¿Por qué con esa cara? Eres muy joven para andar con ese caracho niño—Dijo al ver el vacio de mis ojos, dándome el vale para ir a la caja a pagar, si supiera cuantos años tengo no diría que soy un  niño , pero en fin, susurre un leve  gracias  que solo ella pudo escuchar antes de dirigirme a la caja, una vez en la fila en lo que esperaba observaba mis manos con detalle, llenas de cortes y quemaduras con el papel entre mis dedos, levante un poco la mirada, ya quedaban tres personas para poder pagar, mire de reojo el vidrio de la caja viéndome nuevamente, si alguien me viese no me reconocería, más con la capucha puesta, me ha crecido el pelo, el todo de mi piel se ha aclarado un poco, al menos ya no parezco un  negro culiao , sumándole las ojeras y la pérdida de  mis expresiones alegres dejando tras de sí solo vacío y soledad, básicamente me converti en una especie de emo culiao (no realmente culiao, al menos no todavia) ; Cuando ya por fin pude pagar me dirigí a  buscar mi compra cuando una voz me saco de mis pensamientos, dejándome algo paralizado.

—Oye compañeritions acuérdate que el viernes hay carrete en mi casita— no puede ser…el Edgar conchetumadre, esto no me puede estar pasando...no, no, no, weon me tengo que ir rápido de aquí.

—Yapo weon llevare sus copetes locos—  coopere  eso fue lo primero que se me vino a la mente al escuchar la voz del Jaime  que no me vean, que no me vean, que no me vean  era lo único que corría por mi mente antes que me pasaran la bolsa con el pan para irme hecho un peo de esa panadería, estaba nervioso, mis manos temblaban y creo que la chica que me paso la bolsa se dio cuenta de mi estado dándome una mirada de preocupación

—¿Estás bien? —me pregunto al ver el estado de mis manos al darme la bolsa.

—Si— fue lo único que dije antes de darme cuenta que se habían dado cuenta de mi presencia… Me fui lo más rápido que me daban las piernas, corrí durante un buen rato hasta que ya no pude más, viéndome en la obligación de parar a que por lo menos pusiese escuchar algo más que los latidos de mi acelerado corazón, yendo a un paso más lento hasta llegar a una estación de metro y poder volver a mi casa, aunque es un pequeño departamento, pero eso no importa ahora; una vez frente a la puerta de mi casa,  abriéndola lentamente debido al aun estado de shock por haberme encontrado con ellos de la nada, escuchando un maullido sacándome nuevamente de mis pensamientos— 

—Hola Sushi— Salude a mi gato, sé que creerán que es raro que le hable como si pudiese responderme, pero no importa, mi gato a estado conmigo desde antes que todo mi infierno se desatara y no sé qué hare cuando tenga que irse para siempre —¿Cómo te portaste mi bebe hermoso? — sigo hablando en lo que le cambio el agua y relleno su pote de comida— supongo que me fue bien, las mismas weas de siempre, ya sabes—  para por lo menos tener algo de ruido en el fondo con mi celular algo de música

                      Si acaso tu no vez mas allá de tu nariz
                      no oyes a una flor reír...

                      Si no puedes hablar sin tener que oír tu voz 
                      utilizando el corazón

Amigo Sushi escúchame no todo quienes un qué o un porque, un camino lo hacen los pies—le canto a mi gato, aunque sé que mi voz es horrible para cantar, nadie humano tiene que escucharme— Hay un mundo por descubrir y una vida que arrancar de los brazos del guion final, a veces siento al despertar, que el sueño es la realidad~—no siempre los sueños son bonitos—Bebe, danza, sueña;  Siente que el viento ha sido hecho para ti ; vive, escucha y habla, utilizando para ello el corazón; siente que la lluvia besa tu cara cuando haces el amor— ojala hubiese tenido la oportunidad de  hacer el amor  con él — Grita con el alma, grita tan alto—    ojala pudiese gritar hasta quedarme sin voz —   ¡Que de tu vida tú seas amigo el único actor!—  Antes que pudiese  continuar con mi concierto para el Sushi suena el celular interrumpiendo también la canción era el Criss— 

—Aloh Criss? —

—¿Aloh Nico, estay bien? ¿Te paso algo? — podía sentir la preocupación en sus palabras.

—Si weon estoy bien ¿Por qué? —

—Porque cuando iba en la micro te vi corriendo como puta como si estuvieses huyendo poh, como no me iba a preocupar—

—No weon…si estoy bien—dije un poco nervioso al recordar la razón.

—Nico, no me mientas—

—Es que fui a comprar pancito en el centro…y me los encontré…pero no me reconocieron por suerte y me asusté…y salí corriendo hecho un peo—

—Weon ¿seguro que eran ellos? —pregunto serio.

—Si weon…pero ya filo…Santiago es muy grande como para volvérmelos a encontrar en otros cinco años más— Dije tratando de restarle importancia al asunto.

—Nicolás… ¿Has pensado en volverles a buscar para arreglar las cosas? — Me pregunto aún más serio que antes.

—Em no sé—respondí casi en un susurro—  De verdad me hubiese gustado que me creyesen— logre articular ya que mi voz se había quebrado— Oye te tengo que cortar, es tarde y tengo que dormir—

—Nico creo que, si no resuelves ese asunto, jamás volverás a estar bien, como antes por qu…—  No lo deje terminar y corte de golpe dejando el celular a un lado, veo nuevamente la hora en el reloj de la pared, las 10:30 pm.

—Creo que es mejor que me vaya a dormir…ha sido un día agotador—  Una vez dicho esto, hice un par de cosas más sin relevancia alguna y me fui a acostar, conciliando el sueño nuevamente entre lágrimas.

Chapter Text

2 cosas inesperadas

—  Nicolás POV— 


—  06:30 am— 

 

 Nuevamente despierto de golpe… suspiro cansado ¿Qué día es hoy? veo me celular y es sábado, se preguntarán él porque me despierto tan temprano un sábado, pero ya me es una costumbre soñar lo mismo y despertar a esta hora, ya que no tengo que levantarme por ahora, me quedo mirando el techo por un buen rato, pensando en lo que dijo el Cris hace días, pero yo sé que es imposible y supongo que querrán saber el porqué de todo esto.

 Para resumirlo lo más posible, fue así…

En aquella época yo recién había asumido mis sentimientos por el Jaime ( y que era gay, así tal cual ) y bueno sumándole la página, y el canal nunca pille el momento preciso para decirle de una forma decente, además él y el Edgar tenían pololas, así que menos posibilidades tenía que pasar algo entre los dos, lo que ellos no sabían que las maracas de sus pololas los cagaban como querían sobre todo la  Macarena  al Jaime, si hasta nombre de maraca tiene poh y para qué hablar de la  Yajaira, otra más con nombre de maraca, sin desviarme del tema, la cosa es que las weonas les ponían los cuernos como querían y  las perras estaban embarazadas de los weones ( obviamente no del Jaime y del Edgar), y bueno.. ya se habrán imaginado lo que quería el parcito de perras y por supuesto yo las encare de que no podían hacerle eso a los cabros…pero ahí es donde comenzó mi infierno, el par de putas inventaron que se habían metido conmigo y que poco menos YO las había violado, sipo claro que yo, un goblin culiao enano me las iba a poder a las dos juntas siendo que son más altas (cabe destacar que de un solo combo me mandan a la chucha), habría sido muerte por snuss nuss, lo peor es que no se me ocurrió mejor cosa que declarármele al Jaime y eso fue peor, sin contar que en mi casa había quedado la escoba cuando mis papas se enteraron de mis sentimientos hacia el barbón  y…puta, más me fui a la mierda, por un lado los cabros y por el otro en mi casa que mis viejo me hinchaban las weas que no iban a tener un hijo maricon (que por cierto soy hijo único, o eso creo) pero realmente  lo que me marco fue ese fatídico día en que todo el universo, los dioses, la fuerza, ósea todo se fue en mi contra, ese día, esos recuerdos que se repiten todos los días en mis sueños...

—  Flash Back— 

   Después de la paliza que me dieron el Jaime y el Edgar apenas podía moverme, me dolía todo, veía borroso y con mucho esfuerzo llegue a mi casa que por suerte no había nadie, ya no soporto esto…supongo que en alguna vida anterior debí ser un real hijo de puta para que lo esté pagando en esta, una vez en mi pieza logre estirarme en mi cama y no dure ni un minuto antes de estallar en un llanto silencioso, ya no podía aguantar más con tanto dolor físico y psicológico, solo quiero dormir y bueno lo hubiese hecho de no ser porque mis viejos llegaron hablando weas y metiendo boche, que era peor porque además de mis heridas y moretones, sentía que la cabeza me explotaría en cualquier minuto, me levante un poco dándome cuenta que mi almohada aparte de mis lágrimas y mocos, tenía sangre, me había dado cuenta que también tenía muchas heridas y raspones en mi cara, me senté en la cama para abrir la cajonera y buscar unas pastillas para dormir hasta que siento unos golpes en la puerta de mi pieza, no…no puede ser..

—  ¡ABRE LA PUERTA MARICON!—   Era mi viejo...desde que se enteró de mis sentimientos, no encontró mejor forma que agarrarme a palos cuando se enojaba por cualquier wea—   ¡SE QUE ESTAI AHÍ MARICON!—  antes de darme tiempo de hacer cualquier cosa rompió el seguro de la puerta de la sola pata que le peso—   ¡¿ACASO CREI QUE SOY WEON?!—   me comenzó a pegar con el palo que traía y yo hecho pico lo único que pude hacer fue por lo menos cubrirme la cara con los brazos también se preguntaran por mi vieja, buena a ella siempre le di lo mismo, según ella yo le cague la vida cuando se embarazo de mí y que por eso la obligaron a casarse con el viejo ese¡BASTARDO DE MIERDA!—  gritaba cada vez más fuerte y las pocas fuerzas que me quedaban comenzaban a flaquear ¡BASTARDO HIJO DE PERRA!!!seguía gritando y golpeándome hasta que dijo algo que me pillo volando bajo¿ME ESCUCHASTE MIERDA? OLVIDATE QUE TENI FAMILIA MARACO  ¡TENI UNA SEMANA PA IRTE LACRA CULIA!fue lo último que grito antes de salir y pegar el medio portazo, si antes estaba pah la caga, ahora lo estoy aún más, como pude me levante nuevamente para poder acostarme en la cama  ¿Y ahora Que wea voy a hacer?  pienso una y otra vez  ¿A dónde cresta voy a ir si ya a nadie le importo?  no era mentira, no solo el Jaime y el Edgar me habían dado vuelta la espalda, sino que, también el Bestia, el Pesho, el Yelo…TODOS a los que les podía decir  mejores amigos  me dejaron…

  A la mañana siguiente cuando me pude levantar, gracias a dios que no había nadie en la casa, asique como pude, fui a la posta para ver si entre las dos palizas no me hubiese pasado nada grave y por suerte no me rompieron ningún hueso, sin mencionar que me dieron una licencias por diez días, para dejar en la pega, al menos ahora tendré algo de tiempo para pensar en que wea voy a hacer ahora, a donde me voy a ir, puta tendré que gastar mis ahorros de años, también la página y el canal, aunque la página se puede mantener sola, pero el canal, puta la wea ese lo voy a tener que cerrar, por suerte antes de salir de la casa cambie las contraseñas a todo.

   En lo que iba caminando iba pensando en todo lo que ha pasado…ya no sé qué hacer… ¡No se por la cresta!, estoy hecho bolsa, las lágrimas nuevamente caen por mis mejillas, estoy cansado de todo¿Por qué ME PASAN ESTAS WEAS A AMI? ¿Por qué? pensaba mientras me dirigía a una banca para descansar las piernas, miro al cielo nublado, tan gris como mi interior…no se cuánto tiempo estuve viento el cielo, quizás una hora o más…hasta que me dio mucho frio y tuve que ponerme a caminar hasta que se hiso de noche y tuve que volver a esa casa, nuevamente no había nadie, ya no me importa, voy a mi pieza y me acuesto a dormir, pero me doy cuenta que tengo un mensaje en mi celu del Criss.

 Fuerza weon, yo te creo, no estás solo, ¿te parece que si nos juntamos a hablar?  Al leer ese mensaje inconscientemente sonreí, al ver el apoyo de quien menos lo esperé.

 Gracias.  fue lo que respondí antes de caer en un profundo sueño

—  Fin Flash Back— 

 Si el Cristian no me hubiese mandado ese mensaje, hubiese estado completamente perdido y hecho pico, después que le conteste, nos coordinamos para hablar y bueno, necesitaba desahogarme, así que, le conté todo, desde mis sentimientos por el Jaime hasta lo de mis papás, el escucho cada palabra que dije sin juzgarme ni nada (lo cual agradecí mucho); Después de contarle todo me ayudó mucho el hecho que dejara quedarme unos días en su casa por mientras buscaba un lugar a donde irme y así termine en este departamento, no es ni muy grande ni muy chico, supongo que está bien para una persona , y no importa porque no viene al caso, en los primeros meses que vine aquí no fueron mejores, me daban (y siguen dando) bajones muy brigidos y varias veces atente contra mi vida, si no fuera porque él siempre me llamaba o venía a ver como estaba, ya me habría ido por siempre.

 Me quedo viendo el techo haciendo nada por un buen rato, divagando en muchas cosas, ya al ver nuevamente la hora 11:40 am, me levanto para alimentar a mi gato y para moverme un poco.

 Una vez hecho lo anterior, como hacía antes me habría metido directamente al pc o a alguna consola a jugar, pero ya casi ni he jugado algo, ya hacerlo me trae tantos recuerdos que son muy tortuoso para mí, pero aun así los conservo todavía, pero muy raramente los toco. Una vez que termine de darle comida al Sushi, comer algo yo, cambiarme y bueno salir a caminar un rato, para despejar un poco la mente.

  —Horas más tarde—

  Ya ha pasado un buen rato desde que camino hacia ninguna parte, distrayéndome un poco, la ciudad y la música en mis oídos  desde mis audífonos claro , ya está oscureciendo, bueno al ser mediados de Junio oscurece más temprano, llego a una plaza que está cerca del departamento para sentarme un rato, creo que hacer esto, ósea,  salir y caminar sin rumbo durante todo el día me relaja bastante o me cansa lo suficiente para dormir  profundamente para mañana volver a repetir  el proceso, lo sé es muy raro que en mis fines de semana haga esto, pero no me importa, estar mucho tiempo encerrado en el departamento hace que me deprima más de lo que ya estoy…Estoy un buen rato sentado en la banca, con mi capucha puesta, el pelo cubriéndome la cara (así tipo chasquilla para el lado o  como emo, porque me da pajera cortarme el pelo) estaba de lo más relajado pensando en la vida de la mosca y en la inmortalidad del cangrejo cuando siento que una o dos personas se sientan al otro extremo de la banca, normalmente eso me habría importado una wea pero al escucharlos hablar ¿POR QUE CRESTA TENGO TANTA MALA CUEA?, primero el otro día me encuentro al Edgar y al Jaime en una panadería y ahora  es el Manuel con el Edgar pa’ más remate, puta y yo;  que está cómodo acá, me tendré que ir devuelta a la casa si igual es tarde, pero tengo un pequeño problema, para irme tengo que pasar al frente de ellos porque para el otro lado están construyendo, ósea, está cerrado el paso; Aunque si me quedo acá es una de esas ellos se van primero, hasta que celular salvaje suena y quien más va a ser, el Cris, me paro lo más disimulado que puedo, alejándome un poco.

—Oye weon ¿Qué onda? — le contesto lo más bajo que puedo, aunque supongo que debido a la distancia y quizás el ruido ambiental no me van a escuchar, pero tengo que ser precavido, supongo.

—Wena ~ ¿Cómo hay estado? — dice con ese tono medio fleto que a veces le sale.

—Lo de siempre weon— Conteste un poco cortante tratando de pasar lo más piola posible.

—Oye —Dijo algo serio — ¿Y has penado en lo que te dije el otro día? —NO ME WEI POH’ Me enoje.

—¡NO WN! YA TE DIJE QUE ESO NO VA A PASAR, POR FAVOR WEON SABI QUE ME HACE MAL HABLAR DEL TEMA—  prácticamente grite eso— te llamo cuando este en la casa weon— y corte, estaba a punto de irme pateando la perra hasta que sentí como le tomaban del brazo— ¿Qué wea? — dije volteándome, para mi horror era el Manuel y a su lado estaba el Edgar.

—¿Nico? —pregunto un tanto confuso.

—No— dije tajante para después soltarme el agarre y seguir mi camino a paso rápido, no tenía que ni mirar para atrás para saber que me estaban siguiendo— 

—¡NICO ESPERA! — no weon ni cagando ¿Para qué me vuelan a dejar pal pico? ¡No gracias! además no sé si me está gritando el Manu o el Edgar— ¡NICOLAS! —nuevamente escucho mi nombre y ahora si apreté cuea pa’ la casa, pero mientras estaba corriendo me vino un ataque de toz horrible y ese puto dolor del costado, lo cual por las buenas o por las malas tuve que detenerme y lo peor es que estaba a un par de cuadras del edificio, mierda.

—cof…cof…cof…—tuve que apoyarme en un palo—  poste para no caerme de hocico al piso —cof…con..cof…con..che..cof…cof…tumare— dije apenas al darme cuenta que todavía me estaban persiguiendo— no…wei…—  como pude reanude mi marcha pero era demasiado tarde, ya me habían alcanzado— ¿Qué…cof..wea…quieren? —pregunte apenas, pero permanecieron en silencio, no sabiendo que decir, bueno yo tampoco sabía muy bien que querían realmente— si no van a decir nada, me voy— dije lo más serio que pude, con intención de irme corriendo de nuevo, ya me había regularizado la respiración como para correr las dos cuadras que me faltaban.

—Espera Nico…—  Al momento en que el Manuel noto mis intenciones tomo mi pollerón con bastante fuerza  que por cierto estaba desabrochado  haciendo que con el impulso, se me saliera, a los dos segundos de verme sin él se arrepintió de haberlo hecho, quedando pasmado ante la visión que tenia de mi ante el — Pero ¿Qué te paso? —supongo que dijo eso en pregunta y sin responder volví a mi carrera hasta mi casa importándome una wea que la gente viese mis brazos e importándome una wea perder ese pollerón, no tenía nada importante en los bolsillos ya que guardo las cosas en los bolsillos de los pantalones y bueno,  a unos metros de edificio escuche que me gritaban de nuevo ¡Por la cresta! Pero estaban a bastantes metros de mí dándome tiempo de abrir la puerta para entrar al edificio y subir a mi departamento.

  Ya dentro y con una respiración muy agitada, me estaba poniendo ansioso y estaba entrando en pánico, me dirijo a mi pieza  en un estado catatónico a buscar con desesperación absoluta sobre mi velador mis pastillas, tomando el frasco a duras penas con mis temblorosas manos sacando una para tómamela con el agua que siempre tengo en una botella en el mismo velador; cuando estaba tomando el agua siento que golpean la puerta de una forma un tanto brusca, no, no, wei ¿Cómo CRESTA LOGRARON ENTRAR?, estaba empeorando cuando siento los golpes aún más fuertes, tembloroso y con los nervios hechos mierda voy a la puerta para ver quien esta fuera y se confirma mi sospecha…eran ellos, ¡CONCHETUMARE!, me aleje en dos tiempos de la puerta para buscar mi celu, marcando a duras penas el número del Cris, rogando que me contestara

—Alo weon? ¿Estai bien? —me pregunto con una clara preocupación al notar mi respiración agitada.

—Weon, me encontraron— comencé a sollozar — el Edgar y el Manuel me encontraron en la plaza y me siguieron weon…no sé qué hacer— dije muy nervioso, ya me estaba comenzando a costar respirar.

—Nico cálmate, respira hondo…voy para allá…. —trato de consolarme lo más que pudo, concéntrate pichulas.

—Ahora sí que me van a matar…—dije aún más nervioso tratando de respirar y los golpes en la puerta no ayudaban en nada, más bien, lo empeoraban y por mucho — me...me…van a…—no pude siquiera pronunciar otra frase siquiera coherente cuando todo se volvió negro…

Chapter Text

2 cosas inesperadas

—  Nicolás POV— 


—  06:30 am— 

 

 Nuevamente despierto de golpe… suspiro cansado ¿Qué día es hoy? veo me celular y es sábado, se preguntarán él porque me despierto tan temprano un sábado, pero ya me es una costumbre soñar lo mismo y despertar a esta hora, ya que no tengo que levantarme por ahora, me quedo mirando el techo por un buen rato, pensando en lo que dijo el Cris hace días, pero yo sé que es imposible y supongo que querrán saber el porqué de todo esto.

 Para resumirlo lo más posible, fue así…

En aquella época yo recién había asumido mis sentimientos por el Jaime ( y que era gay, así tal cual ) y bueno sumándole la página, y el canal nunca pille el momento preciso para decirle de una forma decente, además él y el Edgar tenían pololas, así que menos posibilidades tenía que pasar algo entre los dos, lo que ellos no sabían que las maracas de sus pololas los cagaban como querían sobre todo la  Macarena  al Jaime, si hasta nombre de maraca tiene poh y para qué hablar de la  Yajaira, otra más con nombre de maraca, sin desviarme del tema, la cosa es que las weonas les ponían los cuernos como querían y  las perras estaban embarazadas de los weones ( obviamente no del Jaime y del Edgar), y bueno.. ya se habrán imaginado lo que quería el parcito de perras y por supuesto yo las encare de que no podían hacerle eso a los cabros…pero ahí es donde comenzó mi infierno, el par de putas inventaron que se habían metido conmigo y que poco menos YO las había violado, sipo claro que yo, un goblin culiao enano me las iba a poder a las dos juntas siendo que son más altas (cabe destacar que de un solo combo me mandan a la chucha), habría sido muerte por snuss nuss, lo peor es que no se me ocurrió mejor cosa que declarármele al Jaime y eso fue peor, sin contar que en mi casa había quedado la escoba cuando mis papas se enteraron de mis sentimientos hacia el barbón  y…puta, más me fui a la mierda, por un lado los cabros y por el otro en mi casa que mis viejo me hinchaban las weas que no iban a tener un hijo maricon (que por cierto soy hijo único, o eso creo) pero realmente  lo que me marco fue ese fatídico día en que todo el universo, los dioses, la fuerza, ósea todo se fue en mi contra, ese día, esos recuerdos que se repiten todos los días en mis sueños...

—  Flash Back— 

   Después de la paliza que me dieron el Jaime y el Edgar apenas podía moverme, me dolía todo, veía borroso y con mucho esfuerzo llegue a mi casa que por suerte no había nadie, ya no soporto esto…supongo que en alguna vida anterior debí ser un real hijo de puta para que lo esté pagando en esta, una vez en mi pieza logre estirarme en mi cama y no dure ni un minuto antes de estallar en un llanto silencioso, ya no podía aguantar más con tanto dolor físico y psicológico, solo quiero dormir y bueno lo hubiese hecho de no ser porque mis viejos llegaron hablando weas y metiendo boche, que era peor porque además de mis heridas y moretones, sentía que la cabeza me explotaría en cualquier minuto, me levante un poco dándome cuenta que mi almohada aparte de mis lágrimas y mocos, tenía sangre, me había dado cuenta que también tenía muchas heridas y raspones en mi cara, me senté en la cama para abrir la cajonera y buscar unas pastillas para dormir hasta que siento unos golpes en la puerta de mi pieza, no…no puede ser..

—  ¡ABRE LA PUERTA MARICON!—   Era mi viejo...desde que se enteró de mis sentimientos, no encontró mejor forma que agarrarme a palos cuando se enojaba por cualquier wea—   ¡SE QUE ESTAI AHÍ MARICON!—  antes de darme tiempo de hacer cualquier cosa rompió el seguro de la puerta de la sola pata que le peso—   ¡¿ACASO CREI QUE SOY WEON?!—   me comenzó a pegar con el palo que traía y yo hecho pico lo único que pude hacer fue por lo menos cubrirme la cara con los brazos también se preguntaran por mi vieja, buena a ella siempre le di lo mismo, según ella yo le cague la vida cuando se embarazo de mí y que por eso la obligaron a casarse con el viejo ese¡BASTARDO DE MIERDA!—  gritaba cada vez más fuerte y las pocas fuerzas que me quedaban comenzaban a flaquear ¡BASTARDO HIJO DE PERRA!!!seguía gritando y golpeándome hasta que dijo algo que me pillo volando bajo¿ME ESCUCHASTE MIERDA? OLVIDATE QUE TENI FAMILIA MARACO  ¡TENI UNA SEMANA PA IRTE LACRA CULIA!fue lo último que grito antes de salir y pegar el medio portazo, si antes estaba pah la caga, ahora lo estoy aún más, como pude me levante nuevamente para poder acostarme en la cama  ¿Y ahora Que wea voy a hacer?  pienso una y otra vez  ¿A dónde cresta voy a ir si ya a nadie le importo?  no era mentira, no solo el Jaime y el Edgar me habían dado vuelta la espalda, sino que, también el Bestia, el Pesho, el Yelo…TODOS a los que les podía decir  mejores amigos  me dejaron…

  A la mañana siguiente cuando me pude levantar, gracias a dios que no había nadie en la casa, asique como pude, fui a la posta para ver si entre las dos palizas no me hubiese pasado nada grave y por suerte no me rompieron ningún hueso, sin mencionar que me dieron una licencias por diez días, para dejar en la pega, al menos ahora tendré algo de tiempo para pensar en que wea voy a hacer ahora, a donde me voy a ir, puta tendré que gastar mis ahorros de años, también la página y el canal, aunque la página se puede mantener sola, pero el canal, puta la wea ese lo voy a tener que cerrar, por suerte antes de salir de la casa cambie las contraseñas a todo.

   En lo que iba caminando iba pensando en todo lo que ha pasado…ya no sé qué hacer… ¡No se por la cresta!, estoy hecho bolsa, las lágrimas nuevamente caen por mis mejillas, estoy cansado de todo¿Por qué ME PASAN ESTAS WEAS A AMI? ¿Por qué? pensaba mientras me dirigía a una banca para descansar las piernas, miro al cielo nublado, tan gris como mi interior…no se cuánto tiempo estuve viento el cielo, quizás una hora o más…hasta que me dio mucho frio y tuve que ponerme a caminar hasta que se hiso de noche y tuve que volver a esa casa, nuevamente no había nadie, ya no me importa, voy a mi pieza y me acuesto a dormir, pero me doy cuenta que tengo un mensaje en mi celu del Criss.

 Fuerza weon, yo te creo, no estás solo, ¿te parece que si nos juntamos a hablar?  Al leer ese mensaje inconscientemente sonreí, al ver el apoyo de quien menos lo esperé.

 Gracias.  fue lo que respondí antes de caer en un profundo sueño

—  Fin Flash Back— 

 Si el Cristian no me hubiese mandado ese mensaje, hubiese estado completamente perdido y hecho pico, después que le conteste, nos coordinamos para hablar y bueno, necesitaba desahogarme, así que, le conté todo, desde mis sentimientos por el Jaime hasta lo de mis papás, el escucho cada palabra que dije sin juzgarme ni nada (lo cual agradecí mucho); Después de contarle todo me ayudó mucho el hecho que dejara quedarme unos días en su casa por mientras buscaba un lugar a donde irme y así termine en este departamento, no es ni muy grande ni muy chico, supongo que está bien para una persona , y no importa porque no viene al caso, en los primeros meses que vine aquí no fueron mejores, me daban (y siguen dando) bajones muy brigidos y varias veces atente contra mi vida, si no fuera porque él siempre me llamaba o venía a ver como estaba, ya me habría ido por siempre.

 Me quedo viendo el techo haciendo nada por un buen rato, divagando en muchas cosas, ya al ver nuevamente la hora 11:40 am, me levanto para alimentar a mi gato y para moverme un poco.

 Una vez hecho lo anterior, como hacía antes me habría metido directamente al pc o a alguna consola a jugar, pero ya casi ni he jugado algo, ya hacerlo me trae tantos recuerdos que son muy tortuoso para mí, pero aun así los conservo todavía, pero muy raramente los toco. Una vez que termine de darle comida al Sushi, comer algo yo, cambiarme y bueno salir a caminar un rato, para despejar un poco la mente.

  —Horas más tarde—

  Ya ha pasado un buen rato desde que camino hacia ninguna parte, distrayéndome un poco, la ciudad y la música en mis oídos  desde mis audífonos claro , ya está oscureciendo, bueno al ser mediados de Junio oscurece más temprano, llego a una plaza que está cerca del departamento para sentarme un rato, creo que hacer esto, ósea,  salir y caminar sin rumbo durante todo el día me relaja bastante o me cansa lo suficiente para dormir  profundamente para mañana volver a repetir  el proceso, lo sé es muy raro que en mis fines de semana haga esto, pero no me importa, estar mucho tiempo encerrado en el departamento hace que me deprima más de lo que ya estoy…Estoy un buen rato sentado en la banca, con mi capucha puesta, el pelo cubriéndome la cara (así tipo chasquilla para el lado o  como emo, porque me da pajera cortarme el pelo) estaba de lo más relajado pensando en la vida de la mosca y en la inmortalidad del cangrejo cuando siento que una o dos personas se sientan al otro extremo de la banca, normalmente eso me habría importado una wea pero al escucharlos hablar ¿POR QUE CRESTA TENGO TANTA MALA CUEA?, primero el otro día me encuentro al Edgar y al Jaime en una panadería y ahora  es el Manuel con el Edgar pa’ más remate, puta y yo;  que está cómodo acá, me tendré que ir devuelta a la casa si igual es tarde, pero tengo un pequeño problema, para irme tengo que pasar al frente de ellos porque para el otro lado están construyendo, ósea, está cerrado el paso; Aunque si me quedo acá es una de esas ellos se van primero, hasta que celular salvaje suena y quien más va a ser, el Cris, me paro lo más disimulado que puedo, alejándome un poco.

—Oye weon ¿Qué onda? — le contesto lo más bajo que puedo, aunque supongo que debido a la distancia y quizás el ruido ambiental no me van a escuchar, pero tengo que ser precavido, supongo.

—Wena ~ ¿Cómo hay estado? — dice con ese tono medio fleto que a veces le sale.

—Lo de siempre weon— Conteste un poco cortante tratando de pasar lo más piola posible.

—Oye —Dijo algo serio — ¿Y has penado en lo que te dije el otro día? —NO ME WEI POH’ Me enoje.

—¡NO WN! YA TE DIJE QUE ESO NO VA A PASAR, POR FAVOR WEON SABI QUE ME HACE MAL HABLAR DEL TEMA—  prácticamente grite eso— te llamo cuando este en la casa weon— y corte, estaba a punto de irme pateando la perra hasta que sentí como le tomaban del brazo— ¿Qué wea? — dije volteándome, para mi horror era el Manuel y a su lado estaba el Edgar.

—¿Nico? —pregunto un tanto confuso.

—No— dije tajante para después soltarme el agarre y seguir mi camino a paso rápido, no tenía que ni mirar para atrás para saber que me estaban siguiendo— 

—¡NICO ESPERA! — no weon ni cagando ¿Para qué me vuelan a dejar pal pico? ¡No gracias! además no sé si me está gritando el Manu o el Edgar— ¡NICOLAS! —nuevamente escucho mi nombre y ahora si apreté cuea pa’ la casa, pero mientras estaba corriendo me vino un ataque de toz horrible y ese puto dolor del costado, lo cual por las buenas o por las malas tuve que detenerme y lo peor es que estaba a un par de cuadras del edificio, mierda.

—cof…cof…cof…—tuve que apoyarme en un palo—  poste para no caerme de hocico al piso —cof…con..cof…con..che..cof…cof…tumare— dije apenas al darme cuenta que todavía me estaban persiguiendo— no…wei…—  como pude reanude mi marcha pero era demasiado tarde, ya me habían alcanzado— ¿Qué…cof..wea…quieren? —pregunte apenas, pero permanecieron en silencio, no sabiendo que decir, bueno yo tampoco sabía muy bien que querían realmente— si no van a decir nada, me voy— dije lo más serio que pude, con intención de irme corriendo de nuevo, ya me había regularizado la respiración como para correr las dos cuadras que me faltaban.

—Espera Nico…—  Al momento en que el Manuel noto mis intenciones tomo mi pollerón con bastante fuerza  que por cierto estaba desabrochado  haciendo que con el impulso, se me saliera, a los dos segundos de verme sin él se arrepintió de haberlo hecho, quedando pasmado ante la visión que tenia de mi ante el — Pero ¿Qué te paso? —supongo que dijo eso en pregunta y sin responder volví a mi carrera hasta mi casa importándome una wea que la gente viese mis brazos e importándome una wea perder ese pollerón, no tenía nada importante en los bolsillos ya que guardo las cosas en los bolsillos de los pantalones y bueno,  a unos metros de edificio escuche que me gritaban de nuevo ¡Por la cresta! Pero estaban a bastantes metros de mí dándome tiempo de abrir la puerta para entrar al edificio y subir a mi departamento.

  Ya dentro y con una respiración muy agitada, me estaba poniendo ansioso y estaba entrando en pánico, me dirijo a mi pieza  en un estado catatónico a buscar con desesperación absoluta sobre mi velador mis pastillas, tomando el frasco a duras penas con mis temblorosas manos sacando una para tómamela con el agua que siempre tengo en una botella en el mismo velador; cuando estaba tomando el agua siento que golpean la puerta de una forma un tanto brusca, no, no, wei ¿Cómo CRESTA LOGRARON ENTRAR?, estaba empeorando cuando siento los golpes aún más fuertes, tembloroso y con los nervios hechos mierda voy a la puerta para ver quien esta fuera y se confirma mi sospecha…eran ellos, ¡CONCHETUMARE!, me aleje en dos tiempos de la puerta para buscar mi celu, marcando a duras penas el número del Cris, rogando que me contestara

—Alo weon? ¿Estai bien? —me pregunto con una clara preocupación al notar mi respiración agitada.

—Weon, me encontraron— comencé a sollozar — el Edgar y el Manuel me encontraron en la plaza y me siguieron weon…no sé qué hacer— dije muy nervioso, ya me estaba comenzando a costar respirar.

—Nico cálmate, respira hondo…voy para allá…. —trato de consolarme lo más que pudo, concéntrate pichulas.

—Ahora sí que me van a matar…—dije aún más nervioso tratando de respirar y los golpes en la puerta no ayudaban en nada, más bien, lo empeoraban y por mucho — me...me…van a…—no pude siquiera pronunciar otra frase siquiera coherente cuando todo se volvió negro…

Chapter Text

4 balada de un corazón

(POV Jaime~)

 

 Después de la junta todos nos fuimos a nuestras casas a pensar en lo sucedido, y que más decir yo, estaba muy nervioso han pasado cinco años weon ¿Qué cresta le iba a decir?  Llegue a mi casa arrastrando los pies, tengo muchos sentimientos encontrados, fui a lavarme la cara al baño y al verme en el espejo, no veo al yo de ahora, si no, al Jaime de 24 años, aquel weon que todo le creía a la zorra de su polola, aquel weon que arremetió contra del que fue su mejor amigo, su compañero de tertulias, una vez más la culpa me carcome ¿Cómo pude ser tan weon, tan…imbécil?

 Aún recuerdo los días, las semanas, los meses después de buscarlo, durante ese tiempo tenía mucho miedo…miedo que le haya pasado lo peor, pero ahora, sentía un hoyo en el pecho de solo pensar en hablar con él una vez más, porque si, lo amo, pero tengo miedo, miedo a que me odie lo cual es lógico ¿Cómo me di cuenta que lo amo? a medida que fue pasando el tiempo más me iba desesperando por encontrarlo, al principio creí que era a causa de la culpa por lo sucedido y esas cosas, pero de a poco comencé a extrañarlo más allá que como un amigo, sino, cada detalle de él, su sonrisa, tan cálida como el sol al amanecer (aunque a veces se riera como una foca con epilepsia) sus ojos color caca, oscuros como la noche y el brillo de ellos, son como las estrellas en el firmamento, su piel tostada y cálida, su cabello azabache y liso, que dan ganas de acariciarlo todo el día, sus rosas con aparecías suave como pétalo de flor exótica y delicada…creo que ya me fue demasiado…al darme cuenta de mis propios sentimientos, puta más pal pico me sentí, si tan solo me hubiese dado cuenta antes, si tan solo le hubiese creído, nada de esto habría pasado, en estos cinco años se ha notado en demasía su ausencia con los cabros, sus bromas fletas, su risa culia contagiosa, el tener que ponernos de acuerdo para grabar, poder hablar cualquier cosa con él, todos sentimos su ausencia,…pero todo fue nuestra culpa ¿O no?

  Salí del baño con intención de ir a mi pieza a dormir, siquiera se escuchan mis pisadas, solo siento el silencio al mi alrededor y la soledad abrazarme, ya que ni el Cochino estaba ahora…hace mucho que partió al reino de los muertos, dejando un vacío en mi interior el cual no creo que pueda llenarse con otro gato, supongo que lo mismo me pasa con el Nico, se fue dejando un vacío en nosotros que nadie podrá llenar….al llegar a pi pieza me acuesto sobre el cobertor sin intención de dormir por ahora, me quedo ahí, mirando el techo como si fuese lo más interesante del universo, dándole vuelta una y otra vez  a las palabras que dijo el Edgar  Ya no es ni la sombra del Nico que conocimos  me pregunto cuánto habrá cambiado, eso me asusta demasiado;  Mejor me voy a dormir, porque se vienen días difíciles.

 

 

 

Nicolás POV

 

  Lentamente fui abriendo los ojos, ya era de día, me doy cuenta en donde estoy ¿Cuando me acosté y además vestido? de a poco me voy sentando en la cama para levantarme cuando los recuerdos de ayer me llegan de golpe  oh conchesumadre  fue lo primero que pensé al darme cuenta de mi situación, el Edgar y el Manuel ahora sabían dónde vivía….

—¿Nico, estai bien? — el Cristian interrumpió mis lamentos internos, trayéndome el desayuno, a veces es mah tierno este weon, cosa que raramente pasa eso sí y aun no entiendo como este culiao aún sigue haciendo esto ¿Tan nena soy?

—Supongo — dije con algo de duda —ellos…estaban...acá cuando llegaste? — pregunté aún más temeroso.

—Nico— Al decir eso soltó un largo y pesado suspiro —Si, estaban afuera cuando llegue — mi cara de sorpresa y miedo no se hizo esperar— Quieren hablar contigo—dijo el afirme, esperando mi respuesta.

—Oh — realmente no sabía que mierda decir ni mucho menos que hacer— ¿hablai en serio weon? —

—Si Nico, de hecho, el weon del Edgar no se quería ir hasta no hablar contigo—

—¿Y qué wea le dijiste? — pregunte por inercia pura, si mal no recuerdo en una situación así y conociéndolo, habría sido capaz de esperar hasta que yo despertara.

—Básicamente los agarre a putiadas, de esas que no se me salían de hace años, entre otras cosas y que si querían hablar contigo tenían que llamarme a mí porque te podía dar otro ataque como ayer—

—¿Y de que wea querían hablar ahora? — traté de sonar lo más serio posible, pero se notaba lo nervioso que estaba a leguas de distancia, me templaban hasta los coquitos, ya que tenía miedo que de ahora me salieran con la wea de que tenía, que hacerme cargo de las guaguas de las zorras culias esas.

—Y, no sé cómo te lo tomaras Nico— podía sentir la duda en sus palabras.

—Dime weon—

—Querían arreglar las cosas contigo— me dijo casi en un susurro, como esperando que no lo escuchara, pero al  fin de cuentas lo hice, dejándome en un leve estado de shock ¿Volver a hablar con ellos? ¿Después de tanto tiempo? ¡Esa pregunta se repetía una y otra vez en mi mente, porque en realidad no lo sé, no sé qué sentir en este minuto, no es como que volviesen a hablarme y que de la nada todo se solucione por arte de magia, NO WEON! ¡NO! Estoy realmente cansado de toda esta wea — Nico, no te preocupes, pero piensa un poco weon, quizás esto es una señal para que todo se solucione — me hablo con una calma muy grande al mismo tiempo que  limpiaba mis lágrimas, realmente no sé en qué momento había comenzado a llorar— Nicolás tú no estás solo, yo nunca dejare que ellos te vuelvan a hacer daño weon— me dijo abrazándome de una forma tan reconfortante, no era se esos abrazos culiaos melosos que suele dar la gente para consolar, si no que era de esos que te llenan de cariño, de esos que solo un mejor amigo te puede dar, lo correspondí apoyando mi cabeza en su hombro.

—¿Y qué wea hago ahora? — dije en un susurro.

—Lo que tu creas que sea lo correcto po Nico—hizo una pausa algo larga como el queriendo preguntar o no— Nico ¿Todavía amas al Jaime? —  eso me dejo muy descolocado, sabiendo que realmente en estos cinco años no he parado de pensar ese conchesumadre, a pesar del daño que me ha hecho y puta que soy weon, pero al pensar en mis propios sentimientos hacia él me derrumbo en dos tiempos, recuerdo sus palabras, sus golpes, las promesas rotas ¡Todo weon! — Ya Nico — me dijo al momento en que apreté el abrazo.

—Si weon, todavía amo a ese culiao, pero sé que nunca me va a corresponder— pude decir entra sollozos ahogados.

—Pero quizás también esto es una oportunidad que te vuelvas a reunir con él, hablar y seguir adelante po Nico, no podi seguir llorando por ese saco de wea toda la vida po y tu también necesitas paz mental ¿Qué dices? Si se presenta la oportunidad que hables con ellos ¿La aceptarías? —

— No se weon, tendría que meditarlo mucho, pero creo que aún hay demasiados cabos sueltos entre todos— termine por decir.

—Ok weon, no te voy a obligar a nada—

—Gracias Cristian—

— De nada Nicolás—

 Después de eso pasamos un par de horas hablando puras weas random y volas, hasta que la Alejandra lo llamo pa’ que se devolviera a la casa porque ha estado mucho tiempo fuera, aaah si ¿Quién cresta es la Alejandra? Pues, no sabría si decir que es su amiga, polola o andante; porque sé que tiene algo con el Vardoc, pero me da la ñeh preguntarle, además que cada vez que sugiero el tema, de la nada me lo cambia, así que, no estoy muy seguro de que sean, aunque he sacado mis propias conclusiones en que entre ellos hay un triángulo amoroso heavy o sean un trio.

 

  Durante la semana no paso mucho, prácticamente  volví a la wea de rutia que solía tener y digo  prácticamente   y  solía  porque esa wea de voz no me ha hinchado las weas ningún día desde ese día que me siguieron el Edgar con el Manuel, aunque el Xoda sigue llamándome todos los días en la mañana, pero con la novedad de que en verdad el Edgar lo ha llamado preguntando por mí el martes en la tarde y bueno, yo no sabía que decir al respecto, pero él le dijo que yo estaba  bien  dentro de sus términos de bien. Y así pasaron los días hasta llegar al viernes, yo estaba a punto de irme derechito para la casa después de la pega y por enésima vez me invitaron a salir con los weons que tengo como compañeros y por enésima vez me iba a negar, pero pensé ¿Y por qué no? terminando por aceptar ir a la salida sin un motivo aparente, además iban a ir a un karaoke, así les podría romper los tímpanos cantando el opening de Shingeki no Kyojin jejejejeh, si canto taaan bello~, pero para que tanta maldad, aunque bueno, si se pone fome, la voy a cantar y de paso gano que no me vuelvan a invitar a sus weas pencas.

  Llegamos al local, bueno era un bar random que estaba en el centro, ni tan grande, ni tan chico, ósea estaba bien piola por así decirlo, gente bailando por aquí y sus curaos locos por allá, hace tanto tiempo que no venía a lugares como estos, que hacia olvidado el cómo estar con tanto ruido y el olor a alcohol en el ambiente. Al pasar las horas el bar se llenaba y más entrada la noche comenzaba  lo que es el Karaoke en sí, la administración del local iba pidiendo a la gente que iba a cantar que fueran a inscribirse en una lista junto con la canción que ibas a cantar y bueno, como todos los weones que estaban con migo iban a cantar alguna wea, para no quedar como el weon penca me inscribí con la única canción que me llamo la atención del cancionero, aunque igual no habían tantas buenas fuera del reggaetón, weas románticas o canciones del años de la pera  más viejas que yo; a medida que iba avanzando la noche, iba saliendo la gente a cantar algunos desafinados, otros no tanto y otros que deberían ir a The Voice, pero ñeh, al ver a la gente cantar y pasarla bien  me acordaba a plazos a mí mismo con el grupo, cuando íbamos a algún antro a wear o también a algún karaoke o cuando cantábamos weas en los podcast, puta que eran buenos tiempos.

—Oye Nicolás, te toca cantar— me interrumpió el Javier que estaba al lado mío, mirando el papel con los nombres.

—A dale— Me pare para ir al escenario, no podía ver bien a la gente por las luces.

—El siguiente— Anuncio el presentador por el micrófono— Nicolás Gaule nos deleitara con Something to Remind you del grupo Staind ¿Unas palabras? —

—Emm…Solo que esta canción me va como anillo al dedo— dije un tanto tímido.

—¡Un aplauso! —dijo antes de bajar y que comenzaran con la música.

 

So this is It (Así que esto es todo)

I say goodbye (Digo adiós)
To this chapter of my everchanging life (A este capítulo de mi vida cambiante)
These mistakes(esos errores)
The path is long (el camino es largo)
And I'm sure ill answer for them when I'm gone (Y estoy seguro, tendré las respuestas a ello cuando me haya ido)



When the day comes in (cuando el día llegue)
And the sun wont touch my face(Y el sol no toque mi cara)
Tell the ones who cared enough (Diles a los que se preocupaban tanto)
That I finally left this place (que finalmente deje este lugar)

Its been so cold ( ha sido tan frio)
Look at my face (mira mi cara)
All the stories it will tell I cant erase (Todas las historias dirán que no puedo borrarlo)
The road is long (el camino es largo)
Just one more song (Solo una canción mas)
Little something to remind you when I'm gone (Una pequeña cosa para recordarte cuando me haya ido)
When I'm gone (cuando me haya ido)

The road to hell (El camino al infierno )
Along the way (en el camino)
Is paved with good intentions so they say  (es pavimentado con buenas intenciones, pore so ellos lo dicen)
And some believe( Y algunos creen)
That no good deed (que ninguna Buena acción)
That go unpunished in the end or so it seems (queda impune al final o eso parece )

When the day comes in (cuando el día llegue )
And the sun wont touch my face ( y el sol no toque mi cara)
Tell the ones who cared enough(Diles a los que se preocupaban tanto)
That I finally left this place (que finalmente deje este lugar)

Its been so cold )ha sido tan frio)
Look at my face (mira mi cara )
All the stories it will tell I cant erase  (todas las historias dirán que no puedo borrarlo)
The road is long (el camino es largo)
Just one more song (Solo una canción mas)
A little something to remind you when I'm gone (Una pequeña cosa para recordarte cuando me haya ido)
When I'm gone (cuando me haya ido)

So this is it (Asi que esto es todo)
I say goodbye (Digo adiós)
To this chapter of my everchanging life(A este capítulo de mi vida siempre cambiante)
These mistakes ( Esos errores)
The path was long (El camino es largo)
And I'm sure ill answer for them when I'm gone ( Y estoy seguro, entre las respuestas cuando me haya ido)
When I'm gone(cuando me haya ido…)

 

 

Cante con tanta emoción que hasta creo que hasta me salió una lagrimita random y de fondo escuchaba a la gente aplaudir, creo que estaban muy curaos para notar que canto como el reverendo pico.

— Un aplauso para Nicolás... —  muy tímidamente hice la típica reverencia antes de bajar e irme a la mesa con mis compañeros.

— Weena Nico, no sabíamos que cantabai’ tan bien—   dijo una de las locas que estaba ahí.

— Ahora que lo pienso tu voz se me hace familiar, como si la hubiese escuchado en otro lao’—  Volvió a hablarme el Javier, dejándome algo descolocado…no wei que este era un usuario promedio de ashedé, no me wei conchetumare porque nadie me había reconocido en estos cinco años, por la ñaflen.

— No creo weon, creo que hai tomao’ mucho—  trate de decir algo serio— 

— No weon, en serio, es como si hubiese escuchado esa wea hace caleta de tiempo—  Dijo pensativo—  pero no me acuerdo…— pensó un rato dejándonos a todos en un silencio algo extraño — ¡Ya se! —  dijo de pronto—  di:  BIIIIIENVENIDOS A ESTA NUEVA EDICION —  Trato de imitar el tono de voz que usaba antes en la presentación de los live’s, en efecto este saco e’ cacha era un simio estándar.

— Me estay weando, y pa’ que voy a decir esa wea—  trate de preguntar, aunque creo que no me salió porque estaba más nervioso que la chucha y pa’ más remate nadie más hablaba.

— Ya sea a que te estás refiriendo Javier, aunque igual su tono de voz se parece al del weon del Goth, pero no creo que sea este Nico, este weon es más aburrido que la mierda y el del Goth era más loco que maraca en fiesta—  interrumpió en mi salvación divida el José.

— Es que puta weon, teni’ razón, me emocione por nah—  Volvió a hablar el Javier.

— No sé, pa’ que te emocionas, si igual eran más fomes que la chucha—   dije yo, aunque era el que menos tenía derecho de decirlo, porque, puta que me hacía feliz el canal de YouTube.

— Tu culo será fome weon—  me replico él, creo que si había gente a que en verdad le gustaba el canal—  Adema puta que me hacían reír esos weones por la chucha—  al escuchar eso dentro de mí, me sentí lleno de nostalgia y melancolía, pero a la vez feliz y aliviado, re—  rara la combinación, pero así me sentía en esos momentos—  ya filo—  volvió a hablar antes de tomarse lo que le quedaba en el vaso.

   Y así trascurrieron un par de horas en lo que básicamente me sentía completamente excluido de sus conversaciones llenas de tallas internas, a las cuales no cachaba ni una, como ya era de madrugada ya podía hacerme el weon diciendo que era tarde pa irme a mi casa.

— Ya cabros es tarde y yo me despido—  Dije en lo que me levantarme para comenzar a despedirme de mis compañeros, pero el culiao del Javier me metió un hielo en el pollerón mientras se recagaba de la risa, hijo de perra — ¡¡CONCHETUMARE HIJO DE PUTA WEON! JAVIER PELMAZO RECULIAO ¿QUE WEA TE PASA MARICON DE A PESO?!—   estaba más enojado que la cresta y  me importaba un reverendo pico si me escuchaba medio local—  ME VOY A LA MIERDA WEON—  termine de putiarlo y tome todas mis weas para irme escuchando sus risas y las de los otros weones con comentarios que iban desde  el  Les dije que era él  hasta los  el lunes nos va a wear  entre otras cosas que me importaban una mierda, ya una  vez fuera del local, me coloque los audífonos para empezar a caminar hasta que siento que alguien me toma del brazo, pensando que era el saco wea del Javier me doy vuelta con toda la intención de putiarlo mas pero mis palabras se ahogan en la boca al ver quien me detuvo— ¿Bestia? —  apenas pude decir debido a la impresión de verlo, además que estaba tomándome el brazo con fuerza para que no saliese corriendo como lo hice con el Edgar y el Manuel.

Chapter Text

5 no se que nombre ponerle a la weah

 —  Nico…—  Dijo lo suficientemente alto para que lo escuchara.

— ¿Podi soltarme porfa? —  Dije lo más serio posible, cuando por dentro me moría del nerviosismo.

—  No te voy a soltar Nico, porfa, déjame hablar contigo—   Su voz sonaba algo ansiosa, de hecho, creo que, le ha cambiado la voz en estos años o yo olvide como era.

— ¿Para qué quieren hablar?, si ya me dejaron todo claro en aquel entonces y he cumplido exactamente con lo que pidieron Oscar —  Mire al piso en señal de derrota en la última parte.

—  Pero Nico…las cosas han cambiado—   Al decir eso recordé lo que me dijo el Cristian cuando me dio el ataque  Quieren arreglar las cosas

— ¿A que le llamamos precisamente  Las cosas han cambiado ? —  El bestia me quedo mirando con una expresión que solo podía atribuirla a una de sorpresa—  Si no tienes nada más que decir, me voy, es tarde, estoy cansado y necesito dormir—  Dije junto a un burdo intento de soltar su agarre, pero no pude, creo que en este tiempo ha hecho que tenga más fuerza o yo me he debilitado demasiado…mierda, creo que me he vuelto un débil culiao—   En serio weon ¿Podi soltarme ahora? —  

—  Te dije que no te iba a soltar—   me recordó.

—  No tengo toda la noche ¿Sabes? —   puta que me salió antipática la wea, pero no se ….no me sale actuar de otra forma y menos ser como antes, ya no me nace, algo en mi me dice  No lo hagas Pichulas, te van a volver a dejar pa’ la caga

— Movamos un poco que aquí estamos estorbando la pasada—   me tiró un poco del brazo para movernos un poco a donde había menos gente, y en serio ¿no me va a soltar? ni que fuera un pendejo culiao, considerando que soy mayor que este pelmazo y me siento realmente incomodo que me tenga así.

— No wei que en  verda me vai a tener tomado del brazo todo el rato—   aunque no lo parezca era una pregunta, era más bien recalcar el hecho.

—  Creo que es necesario si no quiero que te me escapes como lo hiciste con el Edgar y el Manuel—  Oh mierda le dijeron…supongo que ahora medio mundo debe hacer saber que me vieron, ¡Puta vida!

—  No wei, porfa que sea rápida la cosa—  

—  Primero que todo, te pido perdón por lo ocurrido en ese tiempo, sé que no tengo escusa y que nos merecemos que nos odies a todos hasta la conchetumare, pero Nico al menos danos la oportunidad de hablar contigo—  

— ¿Y qué van a hacer? ¿Ahora me van a sacar la chucha en conjunto Oscar? —  Eso me salió con mucho miedo, temblé de terror al tan solo pensarlo.

—  No, lo digo en serio, pero las razones no las puedo decir yo, no me corresponde Nico, te hemos extrañado mucho —   realmente me pareció extraño ese  Te hemos  que hasta enarque una ceja, ósea, el Jaime ¿también me extraña?, pero eso no puede ser posible…si él Elmo culiao me odia, al pensar eso mis músculos se tensaron demasiado, apretando mis puños por inercia haciendo que el Oscar se diese cuenta—   Nico si te estuviese mintiendo, no estaría aquí tomándote del brazo—  

— ¿Cómo puedo estar seguro de tus palabras? —  

—  Yo nunca te haría daño Nicolás—  Si claro culiao.

— ¡Eso mismo dijeron ellos, y mírame ahora Oscar, WEON ME QUITARON LO QUE ME HACIA FELIZ! ¿Y LES IMPORTO EN ESE TIEMPO? —  Nuevamente estaba enojado, estaba frustrado y muy triste, al recordar esos días.

—¿Y por qué crees, que quieren arreglar las cosas ahora?, Nico tu sabi que son weones cabezas duras po’, sé que también no solo es culpa del Jaime y el Edgar, también del Alexander, el Manuel y yo,….por no creerte, por no ayudarte y  por no haber estado contigo cuando más lo necesitadas, no me digai nada ahora, descárgate con todos po…todos juntos como la familia de simios culiaos  que somos…aunque el Xoda nos saque la reconchetumare—  Cuando termino de hablar, también me soltó el brazo, dejándome algo confundido pero…

— Tendría que pensarlo, muy, pero muy a fondo Oscar, para mí no es no es muy fácil esta situación…—

— Lo sé Nico, pero ¿Te juntarías con nosotros, aunque sea una vez más?, aunque sea para que nos agarres a putias como se debe…— Podia notar el atisbo de esperanza en sus palabras.

Realmente no sabía que responder, si no iba quizás volvería a esa rutina asquerosa de cada día, rodeado de la mierda causada por mis propios pensamientos…esperando ¿Esto?, sabía que en el fondo realmente esperaba esto, entonces ¿Por qué cresta estoy dudando tanto?, ¡Parezco mina! Además, también me gustaría putiarlos de las formas más putiadicima que se me ocurra ¡Eso PICHULAS! Ya estas volviendo a ser el de antes, pero ¿Y si me están weando?, ¡con solo haber imaginado eso, se me helaron hasta los cocos!  Así podría volver a ver a mi Jaimelito…—  Podría ser—  Creo que la chela que tome me está afectando, sé que mañana me voy a arrepentir de esto, y pude ver su cara de sorpresa ante mis palabras weon— Pero— No creo que tan aweonao me hayan dejado tres chelas con Fanta—  El Cristian tiene que estar conmigo—

— Supongo que está bien— puso una expresión que no pude descifrar

— Ok, si ya no tienes nada más que decir, me voy Oscar— Sin más me di vuelta dispuesto a irme.

— Espera Nico, cuándo po—  Antes que terminase de preguntar lo obvio.

— No sé, llamen al Cristian, realmente no quiero pensar en eso ahora mismo, porque no estoy tan seguro de esto—  Corte de repente para seguir caminando y perderme en las calles…en mis propios pensamientos, debatiendo conmigo mismo si había tomado la mejor decisión con respecto a esta wea, es que puta weon como ya han visto en verda toda esta wea me ha afectado demasiado, no es fácil que te acusen de ser prácticamente un violador, siendo que…ame a un hombre…entre otras cosas para no hacer el  cuento largo, aunque esas memorias estén tan frescas como si hubiese sido ayer.

 Ya una vez en mi casa, ya más tranquilo y relajado (dentro de lo posible) respire hondo, tome mi celular para llamar al Cristian, tenía que decirle ahora y se enterase por mi, que estos weones lo llamaran y se enterara por ellos.

—  Alo Nico ¿Estai bien weon?  — Me contesto al tiro preocupado, bueno después de lo  que paso el otro día con el Edgar y el Manuel, realmente le preocupo a este weon, puta que es tierno.

— No weon si estoy bien, es solo que, puta es una larga historia—

—  Habla al toque porque si me llamaste no es una wea ahí noma  —

— Es que en la pega me invitaron a ir a un karaoke…—

 No wei que fuiste, ¿Y ese milagro que TU, Nicolás hayas vuelto a salir?  —  Básicamente dijo eso con burla el culiao.

— Para weon que eso no es el tema conchetumare, la wea es que estaba por irme y.…—

 Estabas por irte y que wea…po Nico  —

— Me encontré con el Oscar—

— ¿Oscar?, ¿Cuál Oscar weon?, ¿El Choreza, el Bestia Negra, el loco de los completos o el otro loco de los Sushis?  —

— Al Bestia poh al otro culiao no me lo menciones—  Dije con molestia, odio que mencionen al innombrable.

— ¿Estas bien?  — Interrumpió mis pensamientos de odio.

— Si, supongo que estoy  bien  —  enfatice — solo que el culiao no me soltó del brazo hasta hablar conmigo—

—  No wei Nico, le saco la conchetumare al bastardo culiao, si les dije a los aliño e’ corneta que no te wearan , pero no,  el mismísimo conchesumadre lo primero que hace es wear  —  dijo claramente enojado, el Criss de cierta forma me recuerda al Jaime, tan putiador que es, le diría weas asi como  oye, el colon  pero sé que esos comentarios no serán para él, sino, que indirectamente serian para el Jaime….

— Ya weon si tampoco me violo weon, básicamente me dijo lo mismo que te dijo el Edgar a ti—

—  Yaaaaah y que mas dijo el culiao  — supongo que me está haciendo una pregunta el culiao, a veces no cacho’ nah  el cómo habla este weon.

— Emm…básicamente pa’ hacer el cuento corto le dije que, si algún día nos juntamos, tu tenías que estar presente y que te llamaran a ti— me sentí muy cabro chico diciéndole a este weon estas cosas, parece mi mama a veces.

¿Y voh’ estai’ seguro en juntarte con ellos?, porque no creo que estés muy seguro de eso  —

— No se weon, no sabía que ma’ decir para poder irme po’ — realmente estaba muy indeciso de si juntarme con ellos o no.

— ¿Nico que les digo si me llaman?  —

— No sé...puta que soy aweonao por decir esas weas— Me retaba a mí mismo, porque puta que hay que se especial, en eso escucho al Criss reírse, por no sé qué wea —¿Y voh de que wea te reí ahora? —

—  Weon, escúchate! Hace caleta que no te escuchaba así culiao, pero weon, fuera de leseo…insisto, deberías de hablar con ellos, a veces el pasar de los años da una perspectiva diferente a las cosas…

— No se… hay veo, Criss, de ahí a que te llamen…—

¿Voh’ crei que no me van a llamar mañana o el lunes, o como mínimo un guazap?  — me interrumpió con mucha ironía.

— Ahí vemo’ Criss, yo solo te llamaba para avisarte y eso po—

 Ya weon, mañana te llamo, y que no se te olvide tomarte las pastillas porque ahí te pichuleo culiao  —

— Ya…ya…weon chao—  y ambos cortamos.

 Ya en mi pieza me estiro en la cama bajo todas las weas de frazadas y mirando el techo como aweonao, dándole mil y una vueltas al asunto, una parte de mi tenía mucho miedo de lo que podría pasarme estando solo y con ellos cinco, al menos el Criss va a estar conmigo por cualquier cosa; Y por otro lado, una parte de mi estaba inmensamente feliz porque podría ver al Jaime…al pensar como estaría ahora los colores se me subieron a la cabeza, sus rulos color chocolate, esa barba que lo hacía verse aún más macho de lo que era…aaah, solo en pensar  como hubiese sido mi vida si me habría correspondido, todos los besos que le habría dado, todos los buenos momentos que jamás pasaron…ya ahí me baje de la nube de fantasía para volver a  la cruda realidad, estando solo en mi cama, al amparo de la oscuridad de la noche y el frio natural de la madrugada, me hacen sentir tan melancólico….tan weon, pero quizás ahora las cosas cambien una vez más y bueno…ojala que para mejor….

 

   Recuerdo que soñé con el Jaime, como hubiese sido mi vida junto a él onda así tipo caminar juntos tomados de las manos en una  plaza, después acostándonos en el pasta a hablar mil weas, del canal, la página, de nosotros para después tornarse en una vil pesadilla como solía pasar…pero ahora no pasó nada…¿O más tarde mi sueño se irá a la mierda? no sé o no lo recuerdo, siento sus brazos alrededor de mis hombros exigiéndome más besos, aunque sean un producto de mi imaginación me siento realmente feliz al tenerlo así, a mi lado, escuchando sus  Te amo Nico ,  Solo mío  y esas weas…creo que en un momento llegamos a una casa no lo recuerdo muy bien, nos besábamos exigiendo cada vez más uno del otro recostándonos en una cama besándonos de una forma aún más pasional podía sentir sus manos totalmente falsas, recorrer cada parte de mi espalda hasta llegar a mi  abdomen para volver a subir por mi pecho por debajo de mi ropa subiéndola al mismo tiempo  y sacándola dejando mis brazos algo enredados con mis prendas, algo entretenido comienza a bajar por mi cuello esparciendo besos, dejando uno que otro chupón que por obvias razones no estarán al momento de despertar; Una vez que llego a mi pecho comenzó a besar uno de mis pezones mientras que la otro era estimulado por una de sus suaves manos, sacándome suspiros y gemidos  Aaah Jaimeh ah….ah…  a pesar de ser completamente falso, yo lo sentía tan real, cada rose, cada toque me marcaba como si fuese acero al rojo vivo mientras bajaba por mi abdomen hasta llegar al borde de mi pantalón, jugando con la hebilla  de mi cinturón, desabrochándola muy lentamente, así como haciéndome burla el muy maricon de a peso  Aaah!!  gemí una vez que tenía mi pico entre sus manos, subiendo y bajando lentamente a un ritmo tortuoso para mi susurrando sus típicos  ¿Te gusta perra?  acompañados con una sonrisa ladina al verme así, prácticamente rogando por más  Ja…Jaime…aah..m…mas… aah..ra..prido..ah  apenas podía articular ¿Cómo chucha podía sentirse tan bien a pesar que es un producto de mi imaginación?, el Jaime falso, seguía subiendo y bajando mientras yo rogaba cada vez más por que  fuese más rápido, hasta que respondió a mis plegaria Elmo culiao, cada vez estaba más cerca de mi  orgasmo  Aaah…aaah…Jaime…aaah…mas…ah..aaaah  entre gemidos y…escucho en el fondo a alguien llamándome  ¡Nico! ¡Nico!! ¡Despierta conchetumare!  trato de ignorarlo, pero PLAP!! ¡Despierto de golpe y el Sushi culiao me despertó ¡gato de mierda! ¡Me estaban dando la mejor paja en años y este gato me despierta po la chuchen! veo la hora y ¿Qué mierda? Casi es medio día, dormí caleta weon, hace años que no me despertaba a esta hora.

  Me levanto todo pajero para ducharme y me doy cuenta que tengo el pico parao, cresta, me meto en la ducha para bañarme con agua fría pa’ ver si con eso se baja la wea, pero no el mini holy  sigue parao como flor de primavera la mierda, no me queda otra más que correrle mano a la wea y que mejor forma que acordándome de mi sueño húmedo con el Jaime, pongo el agua caliente y tomo el falo con una de mis manos, suavemente subo hasta la cabeza sacándome unos suspiros  de placer cada vez aumentando más el ritmo de mi mano deteniéndome de vez en cuando en la cabeza, mis gemidos se mezclaban con el sonido del agua al caer,  sube y baja a un  ritmo sublime pensando en él, puta que hace tiempo que ni siquiera me hacia una  paja como dios manda, una vez que pude terminar y salí del baño con una toalla en la cintura y otra en el pelo caminando como aweonao hasta mi pieza.

—  Hola Nico—  Me hablo el Cristian con un tono de voz medio sensual de la nada haciendo que salte y pegue un grito como masculino, y pa’ ma’ remate este culiao se caga de la risa en mi cara.

— ¡Haa! ¡CONCHETUMARE! ¡ME ASUSTASTE CULIAO! —  le grite ma’ enojao y rojo que la chucha.

—  kakaskjajasjajaj Nico culiao—   seguía riéndose en mi cara.

— ¿Qué wea haci aca culiao? — 

—  Es que como no me contestaste en la mañana y vine a ver si seguías respirando, y como siempre te levantas súper temprano fue extraño llegar y encontrarte aun raja… ¿Qué wea estabai’ soñando? Que te movía ma’ que la chucha— 

—   Jejeje—  me reí súper nervioso al recordar mi sueño, ademá’ de ponerme ma’ rojo que puchula de perro—  —  N…nada poh—  

—   Déjame adivinar, tuviste un  sueño  —  Recalco la palabra—  con el Jaime— 

—  No ¿Cómo se te ocurre esa wea? —  dije aún más nervioso— 

—  Lo teni tatuao’ en la frente y cuando te vi decías su nombre entre sueños, pero tus sueños eróticos no me interesan weon— 

—  Entonces— 

—  Veras mi querido Nicolás…Como te dije me llamaron en la mañana, para ser más preciso el Edgar me llamo, para ver la posibilidad de que nos juntáramos los siete el próximo viernes, teniendo en cuenta lo que le dijiste al Oscar anoche…puta que se pasan rápido la información estos culiaos, parecen peor que minas copuchando…entonce’ el tema va en que si quieres ir Nico…— 

 —  Realmente no sé qué pensar con esa wea po, no crei que tan rápido te llamarían— 

—  Ni yo po’, pensé que no se atreverían a llamarme hasta el lunes o por lo menos hasta la tarde de hoy, pero puta que andan desesperados por ti—   me dijo en tono maraco.

—  ….—  suspire profundamente—   supongo….que ahora hay que todos tenemos que dar la cara como hombres…—  No sé qué pasara ahora en adelante, aunque primero tengo que ver la wea que tengo que hacer el lunes con respecto a los weones de la pega…

Chapter Text

5 no se que nombre ponerle a la weah

 —  Nico…—  Dijo lo suficientemente alto para que lo escuchara.

— ¿Podi soltarme porfa? —  Dije lo más serio posible, cuando por dentro me moría del nerviosismo.

—  No te voy a soltar Nico, porfa, déjame hablar contigo—   Su voz sonaba algo ansiosa, de hecho, creo que, le ha cambiado la voz en estos años o yo olvide como era.

— ¿Para qué quieren hablar?, si ya me dejaron todo claro en aquel entonces y he cumplido exactamente con lo que pidieron Oscar —  Mire al piso en señal de derrota en la última parte.

—  Pero Nico…las cosas han cambiado—   Al decir eso recordé lo que me dijo el Cristian cuando me dio el ataque  Quieren arreglar las cosas

— ¿A que le llamamos precisamente  Las cosas han cambiado ? —  El bestia me quedo mirando con una expresión que solo podía atribuirla a una de sorpresa—  Si no tienes nada más que decir, me voy, es tarde, estoy cansado y necesito dormir—  Dije junto a un burdo intento de soltar su agarre, pero no pude, creo que en este tiempo ha hecho que tenga más fuerza o yo me he debilitado demasiado…mierda, creo que me he vuelto un débil culiao—   En serio weon ¿Podi soltarme ahora? —  

—  Te dije que no te iba a soltar—   me recordó.

—  No tengo toda la noche ¿Sabes? —   puta que me salió antipática la wea, pero no se ….no me sale actuar de otra forma y menos ser como antes, ya no me nace, algo en mi me dice  No lo hagas Pichulas, te van a volver a dejar pa’ la caga

— Movamos un poco que aquí estamos estorbando la pasada—   me tiró un poco del brazo para movernos un poco a donde había menos gente, y en serio ¿no me va a soltar? ni que fuera un pendejo culiao, considerando que soy mayor que este pelmazo y me siento realmente incomodo que me tenga así.

— No wei que en  verda me vai a tener tomado del brazo todo el rato—   aunque no lo parezca era una pregunta, era más bien recalcar el hecho.

—  Creo que es necesario si no quiero que te me escapes como lo hiciste con el Edgar y el Manuel—  Oh mierda le dijeron…supongo que ahora medio mundo debe hacer saber que me vieron, ¡Puta vida!

—  No wei, porfa que sea rápida la cosa—  

—  Primero que todo, te pido perdón por lo ocurrido en ese tiempo, sé que no tengo escusa y que nos merecemos que nos odies a todos hasta la conchetumare, pero Nico al menos danos la oportunidad de hablar contigo—  

— ¿Y qué van a hacer? ¿Ahora me van a sacar la chucha en conjunto Oscar? —  Eso me salió con mucho miedo, temblé de terror al tan solo pensarlo.

—  No, lo digo en serio, pero las razones no las puedo decir yo, no me corresponde Nico, te hemos extrañado mucho —   realmente me pareció extraño ese  Te hemos  que hasta enarque una ceja, ósea, el Jaime ¿también me extraña?, pero eso no puede ser posible…si él Elmo culiao me odia, al pensar eso mis músculos se tensaron demasiado, apretando mis puños por inercia haciendo que el Oscar se diese cuenta—   Nico si te estuviese mintiendo, no estaría aquí tomándote del brazo—  

— ¿Cómo puedo estar seguro de tus palabras? —  

—  Yo nunca te haría daño Nicolás—  Si claro culiao.

— ¡Eso mismo dijeron ellos, y mírame ahora Oscar, WEON ME QUITARON LO QUE ME HACIA FELIZ! ¿Y LES IMPORTO EN ESE TIEMPO? —  Nuevamente estaba enojado, estaba frustrado y muy triste, al recordar esos días.

—¿Y por qué crees, que quieren arreglar las cosas ahora?, Nico tu sabi que son weones cabezas duras po’, sé que también no solo es culpa del Jaime y el Edgar, también del Alexander, el Manuel y yo,….por no creerte, por no ayudarte y  por no haber estado contigo cuando más lo necesitadas, no me digai nada ahora, descárgate con todos po…todos juntos como la familia de simios culiaos  que somos…aunque el Xoda nos saque la reconchetumare—  Cuando termino de hablar, también me soltó el brazo, dejándome algo confundido pero…

— Tendría que pensarlo, muy, pero muy a fondo Oscar, para mí no es no es muy fácil esta situación…—

— Lo sé Nico, pero ¿Te juntarías con nosotros, aunque sea una vez más?, aunque sea para que nos agarres a putias como se debe…— Podia notar el atisbo de esperanza en sus palabras.

Realmente no sabía que responder, si no iba quizás volvería a esa rutina asquerosa de cada día, rodeado de la mierda causada por mis propios pensamientos…esperando ¿Esto?, sabía que en el fondo realmente esperaba esto, entonces ¿Por qué cresta estoy dudando tanto?, ¡Parezco mina! Además, también me gustaría putiarlos de las formas más putiadicima que se me ocurra ¡Eso PICHULAS! Ya estas volviendo a ser el de antes, pero ¿Y si me están weando?, ¡con solo haber imaginado eso, se me helaron hasta los cocos!  Así podría volver a ver a mi Jaimelito…—  Podría ser—  Creo que la chela que tome me está afectando, sé que mañana me voy a arrepentir de esto, y pude ver su cara de sorpresa ante mis palabras weon— Pero— No creo que tan aweonao me hayan dejado tres chelas con Fanta—  El Cristian tiene que estar conmigo—

— Supongo que está bien— puso una expresión que no pude descifrar

— Ok, si ya no tienes nada más que decir, me voy Oscar— Sin más me di vuelta dispuesto a irme.

— Espera Nico, cuándo po—  Antes que terminase de preguntar lo obvio.

— No sé, llamen al Cristian, realmente no quiero pensar en eso ahora mismo, porque no estoy tan seguro de esto—  Corte de repente para seguir caminando y perderme en las calles…en mis propios pensamientos, debatiendo conmigo mismo si había tomado la mejor decisión con respecto a esta wea, es que puta weon como ya han visto en verda toda esta wea me ha afectado demasiado, no es fácil que te acusen de ser prácticamente un violador, siendo que…ame a un hombre…entre otras cosas para no hacer el  cuento largo, aunque esas memorias estén tan frescas como si hubiese sido ayer.

 Ya una vez en mi casa, ya más tranquilo y relajado (dentro de lo posible) respire hondo, tome mi celular para llamar al Cristian, tenía que decirle ahora y se enterase por mi, que estos weones lo llamaran y se enterara por ellos.

—  Alo Nico ¿Estai bien weon?  — Me contesto al tiro preocupado, bueno después de lo  que paso el otro día con el Edgar y el Manuel, realmente le preocupo a este weon, puta que es tierno.

— No weon si estoy bien, es solo que, puta es una larga historia—

—  Habla al toque porque si me llamaste no es una wea ahí noma  —

— Es que en la pega me invitaron a ir a un karaoke…—

 No wei que fuiste, ¿Y ese milagro que TU, Nicolás hayas vuelto a salir?  —  Básicamente dijo eso con burla el culiao.

— Para weon que eso no es el tema conchetumare, la wea es que estaba por irme y.…—

 Estabas por irte y que wea…po Nico  —

— Me encontré con el Oscar—

— ¿Oscar?, ¿Cuál Oscar weon?, ¿El Choreza, el Bestia Negra, el loco de los completos o el otro loco de los Sushis?  —

— Al Bestia poh al otro culiao no me lo menciones—  Dije con molestia, odio que mencionen al innombrable.

— ¿Estas bien?  — Interrumpió mis pensamientos de odio.

— Si, supongo que estoy  bien  —  enfatice — solo que el culiao no me soltó del brazo hasta hablar conmigo—

—  No wei Nico, le saco la conchetumare al bastardo culiao, si les dije a los aliño e’ corneta que no te wearan , pero no,  el mismísimo conchesumadre lo primero que hace es wear  —  dijo claramente enojado, el Criss de cierta forma me recuerda al Jaime, tan putiador que es, le diría weas asi como  oye, el colon  pero sé que esos comentarios no serán para él, sino, que indirectamente serian para el Jaime….

— Ya weon si tampoco me violo weon, básicamente me dijo lo mismo que te dijo el Edgar a ti—

—  Yaaaaah y que mas dijo el culiao  — supongo que me está haciendo una pregunta el culiao, a veces no cacho’ nah  el cómo habla este weon.

— Emm…básicamente pa’ hacer el cuento corto le dije que, si algún día nos juntamos, tu tenías que estar presente y que te llamaran a ti— me sentí muy cabro chico diciéndole a este weon estas cosas, parece mi mama a veces.

¿Y voh’ estai’ seguro en juntarte con ellos?, porque no creo que estés muy seguro de eso  —

— No se weon, no sabía que ma’ decir para poder irme po’ — realmente estaba muy indeciso de si juntarme con ellos o no.

— ¿Nico que les digo si me llaman?  —

— No sé...puta que soy aweonao por decir esas weas— Me retaba a mí mismo, porque puta que hay que se especial, en eso escucho al Criss reírse, por no sé qué wea —¿Y voh de que wea te reí ahora? —

—  Weon, escúchate! Hace caleta que no te escuchaba así culiao, pero weon, fuera de leseo…insisto, deberías de hablar con ellos, a veces el pasar de los años da una perspectiva diferente a las cosas…

— No se… hay veo, Criss, de ahí a que te llamen…—

¿Voh’ crei que no me van a llamar mañana o el lunes, o como mínimo un guazap?  — me interrumpió con mucha ironía.

— Ahí vemo’ Criss, yo solo te llamaba para avisarte y eso po—

 Ya weon, mañana te llamo, y que no se te olvide tomarte las pastillas porque ahí te pichuleo culiao  —

— Ya…ya…weon chao—  y ambos cortamos.

 Ya en mi pieza me estiro en la cama bajo todas las weas de frazadas y mirando el techo como aweonao, dándole mil y una vueltas al asunto, una parte de mi tenía mucho miedo de lo que podría pasarme estando solo y con ellos cinco, al menos el Criss va a estar conmigo por cualquier cosa; Y por otro lado, una parte de mi estaba inmensamente feliz porque podría ver al Jaime…al pensar como estaría ahora los colores se me subieron a la cabeza, sus rulos color chocolate, esa barba que lo hacía verse aún más macho de lo que era…aaah, solo en pensar  como hubiese sido mi vida si me habría correspondido, todos los besos que le habría dado, todos los buenos momentos que jamás pasaron…ya ahí me baje de la nube de fantasía para volver a  la cruda realidad, estando solo en mi cama, al amparo de la oscuridad de la noche y el frio natural de la madrugada, me hacen sentir tan melancólico….tan weon, pero quizás ahora las cosas cambien una vez más y bueno…ojala que para mejor….

 

   Recuerdo que soñé con el Jaime, como hubiese sido mi vida junto a él onda así tipo caminar juntos tomados de las manos en una  plaza, después acostándonos en el pasta a hablar mil weas, del canal, la página, de nosotros para después tornarse en una vil pesadilla como solía pasar…pero ahora no pasó nada…¿O más tarde mi sueño se irá a la mierda? no sé o no lo recuerdo, siento sus brazos alrededor de mis hombros exigiéndome más besos, aunque sean un producto de mi imaginación me siento realmente feliz al tenerlo así, a mi lado, escuchando sus  Te amo Nico ,  Solo mío  y esas weas…creo que en un momento llegamos a una casa no lo recuerdo muy bien, nos besábamos exigiendo cada vez más uno del otro recostándonos en una cama besándonos de una forma aún más pasional podía sentir sus manos totalmente falsas, recorrer cada parte de mi espalda hasta llegar a mi  abdomen para volver a subir por mi pecho por debajo de mi ropa subiéndola al mismo tiempo  y sacándola dejando mis brazos algo enredados con mis prendas, algo entretenido comienza a bajar por mi cuello esparciendo besos, dejando uno que otro chupón que por obvias razones no estarán al momento de despertar; Una vez que llego a mi pecho comenzó a besar uno de mis pezones mientras que la otro era estimulado por una de sus suaves manos, sacándome suspiros y gemidos  Aaah Jaimeh ah….ah…  a pesar de ser completamente falso, yo lo sentía tan real, cada rose, cada toque me marcaba como si fuese acero al rojo vivo mientras bajaba por mi abdomen hasta llegar al borde de mi pantalón, jugando con la hebilla  de mi cinturón, desabrochándola muy lentamente, así como haciéndome burla el muy maricon de a peso  Aaah!!  gemí una vez que tenía mi pico entre sus manos, subiendo y bajando lentamente a un ritmo tortuoso para mi susurrando sus típicos  ¿Te gusta perra?  acompañados con una sonrisa ladina al verme así, prácticamente rogando por más  Ja…Jaime…aah..m…mas… aah..ra..prido..ah  apenas podía articular ¿Cómo chucha podía sentirse tan bien a pesar que es un producto de mi imaginación?, el Jaime falso, seguía subiendo y bajando mientras yo rogaba cada vez más por que  fuese más rápido, hasta que respondió a mis plegaria Elmo culiao, cada vez estaba más cerca de mi  orgasmo  Aaah…aaah…Jaime…aaah…mas…ah..aaaah  entre gemidos y…escucho en el fondo a alguien llamándome  ¡Nico! ¡Nico!! ¡Despierta conchetumare!  trato de ignorarlo, pero PLAP!! ¡Despierto de golpe y el Sushi culiao me despertó ¡gato de mierda! ¡Me estaban dando la mejor paja en años y este gato me despierta po la chuchen! veo la hora y ¿Qué mierda? Casi es medio día, dormí caleta weon, hace años que no me despertaba a esta hora.

  Me levanto todo pajero para ducharme y me doy cuenta que tengo el pico parao, cresta, me meto en la ducha para bañarme con agua fría pa’ ver si con eso se baja la wea, pero no el mini holy  sigue parao como flor de primavera la mierda, no me queda otra más que correrle mano a la wea y que mejor forma que acordándome de mi sueño húmedo con el Jaime, pongo el agua caliente y tomo el falo con una de mis manos, suavemente subo hasta la cabeza sacándome unos suspiros  de placer cada vez aumentando más el ritmo de mi mano deteniéndome de vez en cuando en la cabeza, mis gemidos se mezclaban con el sonido del agua al caer,  sube y baja a un  ritmo sublime pensando en él, puta que hace tiempo que ni siquiera me hacia una  paja como dios manda, una vez que pude terminar y salí del baño con una toalla en la cintura y otra en el pelo caminando como aweonao hasta mi pieza.

—  Hola Nico—  Me hablo el Cristian con un tono de voz medio sensual de la nada haciendo que salte y pegue un grito como masculino, y pa’ ma’ remate este culiao se caga de la risa en mi cara.

— ¡Haa! ¡CONCHETUMARE! ¡ME ASUSTASTE CULIAO! —  le grite ma’ enojao y rojo que la chucha.

—  kakaskjajasjajaj Nico culiao—   seguía riéndose en mi cara.

— ¿Qué wea haci aca culiao? — 

—  Es que como no me contestaste en la mañana y vine a ver si seguías respirando, y como siempre te levantas súper temprano fue extraño llegar y encontrarte aun raja… ¿Qué wea estabai’ soñando? Que te movía ma’ que la chucha— 

—   Jejeje—  me reí súper nervioso al recordar mi sueño, ademá’ de ponerme ma’ rojo que puchula de perro—  —  N…nada poh—  

—   Déjame adivinar, tuviste un  sueño  —  Recalco la palabra—  con el Jaime— 

—  No ¿Cómo se te ocurre esa wea? —  dije aún más nervioso— 

—  Lo teni tatuao’ en la frente y cuando te vi decías su nombre entre sueños, pero tus sueños eróticos no me interesan weon— 

—  Entonces— 

—  Veras mi querido Nicolás…Como te dije me llamaron en la mañana, para ser más preciso el Edgar me llamo, para ver la posibilidad de que nos juntáramos los siete el próximo viernes, teniendo en cuenta lo que le dijiste al Oscar anoche…puta que se pasan rápido la información estos culiaos, parecen peor que minas copuchando…entonce’ el tema va en que si quieres ir Nico…— 

 —  Realmente no sé qué pensar con esa wea po, no crei que tan rápido te llamarían— 

—  Ni yo po’, pensé que no se atreverían a llamarme hasta el lunes o por lo menos hasta la tarde de hoy, pero puta que andan desesperados por ti—   me dijo en tono maraco.

—  ….—  suspire profundamente—   supongo….que ahora hay que todos tenemos que dar la cara como hombres…—  No sé qué pasara ahora en adelante, aunque primero tengo que ver la wea que tengo que hacer el lunes con respecto a los weones de la pega…

Chapter Text

7 contacto

—  Nicolás POV— 

 

 Después que le respondí el mensaje al Jaime me quede viendo como weon el Visto , no sé cuánto tiempo paso, quizás unos minutos o tal vez unas horas, podía escuchar el  rápido latir de mi corazón  en mis oídos….¿POR LA CHUCHA QUE WEA LE CUESTA RESPONDER AL TIRO AL CULIAO? ¿Y PORQUE CHUCHA LE RESPONDI? ¡PUTA QUE SOY AWEONAO POR DIOS! Después de putiarme un momento cache que respondió.

 *Jaime Alfredo La Madrid*

—  No sabría decírtelo por este medio, ya que quiero hablar contigo de frente Nicolás—  

No sabía que chucha responder y tampoco lo haría, ya me tiré al agua diciendo que iría el viernes, puta que me estaba arrepintiendo de haberle dicho que sí al Cristian…y ahora que me acuerdo ese weon no me dijo en donde iba a ser la junta…y solo en pensar que los tendría en frente una vez más, me hace sentir más nervioso que la cresta…, en lo que tome mi celular pa’ llamarlo.

—   Alo Nico, ¿Paso algo? O no wei que te arrepentiste de lo del viernes —   no sé cómo chucha a veces adivina las weas, pero sabía que ya no podía echarme pa’ atrás con esta caga.

—  No weon—  a leguas se podía notar que estaba nervioso weon—  Solo quería preguntar en donde iba a ser la wea….— 

—   Aaah…—  se notaba que no me creía mucho—   no te preocupi de eso weon, el vierne te paso a buscar a la pega y vamo los dos po — 

—  Ya, esa wea era— 

—   Ya Nico…oye acuérdate que mañana teni hora con el psicólogo — 

—  A chucha que se me olvidaba…gracia’ Criss— 

—   De nah culiao, ya chao —   y corto…puta que a veces me daba lata que este weon me tenga que recordar mis problemas psicológicos, wea que tengo que ir al psicólogo, que las pastillas, que el psiquiatra; Por la chucha.

 Me desparrame un poco en la silla del PC viendo el último mensaje del Jaime, dándole vueltas a sus palabras ¿Qué me dirá o que me dirán cuando nos volvamos a ver?, era una intriga demasiado grande ¿Volveremos a ser los mismo de antes?...una sonrisa melancólica salió de forma inconsciente al recortar una frase que le salió al Jaime hace tanto que ya ni me acuerdo en que video lo dijo , solo me acuerdo que lo dijo  “El día en que nos riamos del pasado y sepamos que no debemos hacer lo mismo, seremos otros”    ¿algún día podre reírme de esto?, más bien, ¿Algún día podre volver a sonreír como antes?; Para ser sincero siento que el  yo  de antes, ósea cuando estaba el canal de Youtube, era como un personaje algo así como hacía con Ruiditos, que sin previo aviso todo lo que lo rodeaba se fue a la misma conchetumare’, sentía a ese  yo  tan lejano, tan diferente a como soy ahora….

—  Todo lo que fui solo serán recuerdos que se apaguen…—   me acorde de ese rap culiao que tenia del Dark Souls 2, aunque no se rapear como el cantante, me la sabia de memoria—    una puerta paralela al mundo donde yo tengo la llave—   la busque en mi repertorio porque ni un brillo que la dijera.

  Ya ni un retazo del Nicolás de antes quedaba, ahora solo había un cuerpo vacío el cual meramente se movía por inercia absoluta.

Me volví a acomodar en la silla viendo el collar que tenía una medalla que hicimos en el quinto aniversario de la página, era súper sencillo, era una medalla de plata con el mono que usábamos en el canal del Goth grabado y atrás con nuestros Nickmales.

  

  HolyFuuuHD, EddiesickHD, AlfredonxHD ya que la wea era muy chica y con cuea cupieron nuestros nombres y la idea era poner a los que estábamos desde el inicio…

                                                                                                                                                                          

 Al ver la medallita me acorde cuando las mandamo a hacer, como discutíamos el diseño y todas esas leseras; Volvi a mirar la pantalla del PC al darme cuenta que la canción volvía a reproducirse, pero lo deje, me gustaba bastante el tema y así hacia algo de ruido de fondo en lo que yo me ponía a ver algunas weas random por la pagina pasando las horas con una rapidez impresionante.

—  Ya weon, es tarde y tengo que trabajar mañana—   me dije a mi mismo antes de darle la comida al Shushi e irme a dormir.

 

 Una vez más estaba parado frente al edificio que debía visitar una o dos veces al mes, con una paja inmensa me viro al ascensor  y con la misma paja llegue a la recepción mirando a la vieja que siempre estaba ahí, aunque se ve pesa’ con el tiempo se vuelve súper tela y simpática, bueno uno que ya viene de hace como tres años ya era pájaro conoció’ .

—  Hola Nico ¿Cómo has estado? —  me saludo la señora.

—  Hola Jenny, acá como siempre…—  iba a decir mi típica frase   hecho mierda por dentro y por fuera, pero me interrumpió.

—  Ni se te ocurra en decir esa estupidez, entra ahora que estas justo en la hora— 

—  Ya, nos vemos—   me despedí antes de entrar donde el psicólogo, aun no entiendo como alguien como el estudio psicología.

—  Hola Nicolás—   me saludo con su tono de voz tan característico.

—  Hola Manuel—   dije sin más para sentarme donde siempre.

—  Cuéntame Nico ¿Cómo has estado? — 

—  Supongo que bien…algo mejor que otros días— 

— ¿Por qué?, ¿Te ha pasado algo interesante últimamente? — 

—  Algo así, pero aun no sé cómo tomármelo, no sé si es algo bueno o algo malo—   me detuve un momento así como pensando en cómo continuar en las weas que iba a decir—   digamos que es como si los fantasmas del pasado volviesen una vez más a mi después de mucho tiempo…—  termine casi en un susurro, el sonrió un poco y dejo su tasa de café o té a un lado antes se hablar.

— ¿A que le llamamos fantasmas del pasado? —   esa pregunta culia, típica del Jaime wn.

—  No wei po— 

—  Eso no responde mi pregunta Nicolás, ¿tiene conexión con tus padres o con Jaidefinichon? — 

—  Con HD—  dije derrotado soltando un gran suspiro, mientras que el me miraba esperando más—   ha pasado mucho tiempo…— 

— ¿Tienes miedo? —

—  Mucho, no sé qué hacer, solo en pensar en ellos, me hace sentir aterrado…—   antes que pudiese continuar él se sentó junto a mí— 

—  Ya Nico, si todo va a estar bien, ¿No has pensado en que tienen que hablar de lo que ha sucedido entre ustedes como no lo hicieron en aquel entonces? — 

—  Si lo sé, pero una parte de mi vive diciendo mil weas pencas po’— 

— ¿Qué cosas dice? — 

—  Puras weas –

— ¿Quieres hablar de eso? — 

—  No sé, Manuel, me dice las mismas weas de siempre nada nuevo, no vale la pena decirlo po’— 

—  Si tú lo crees—   me dijo, así como diciendo “No te creo cabro culiao” — 

—   Es que…es como si estuvieses pusheando línea y tienes el miedo que el enemigo se estuviera haciendo Baron po’—   al decir esa wea, el Manuel se recago de la risa.

—  Eso pasa cuando no está wuardeado po’ Nico y en tu caso tu Ward es tu amigo Cristian ¿o no? ¿Qué es  lo que en verdad te preocupa?—   me incito a hablar siguiéndome el juego.

—  La verdad….—  tome un largo suspiro—   es que después de tanto tiempo….quieren volver a verme y no sé qué hacer, es como si me dividiera Manuel una parte de mi quiere volver a verlos, que todo vuelva a ser como antes mientras que la otra se encuentra tan aterrada, tan asustada que en el simple hecho de recordar hace que me vaya a la mierda—   me miro un tato sorprendido—   hace  como unas tres semanas, no me acuerdo muy bien, me encontré con el  Edgar y el Manuel, bueno, me reconocieron y me siguieron hasta mi depa’, pero como estaba tan…tan…—   ya me estaba faltando el aire al recordar

—  Con calma Nico, respira…despacio…— 

—  B…bueno—  me obligue a relajarme un poco—   me dio un ataque de pánico y termine llamando al Criss— 

— ¿Y hablaste con ellos?— 

—  No, pero hablaron con el Criss— 

— ¿Y le dijeron que querían hablar contigo? —  solo me limite a asentir— ¿Debo imaginar que es para arreglar las cosas? —   volví a asentir— ¿Qué piensas al respecto? — 

—  No se…después de eso no paraban de llamar al Criss preguntándole por mí—   solté un suspiro cansado apoyándome en el respaldo—   después en una salida con los weones de la pega, que prácticamente fui obligado…me encontré con el Oscar y puta…termine aceptando juntándome con ellos, no sé si fue porque andaba tomao o si en verda’ creía ir— 

— ¿Qué es lo que te impide ir? — 

— ¿En realidad? nada— 

— ¿Tienes miedo a que te vuelvan a pegar o tienes miedo a ver al Jaime? —   “golpe bajo conchetumare” pensé, bueno hace tanto tiempo que es mi psicólogo que era inevitable que en algún momento le dijese sobre mis sentimientos hace el.

—  Supongo que ambos…aunque dije que iría solo si el Cris va, por eso no evita que me ponga nervioso— 

—  Mira Nicolás, no veas esto como un problema, sino que míralo como una solución a todo lo que te ha ocurrido, trata de verlo como alguien de afuera sin que tus propios sentimientos intercedan en el transcurso de lo que está sucediendo y piensa con la mente fría, quizás este es el cierre que necesitas para seguir adelante sin importar el resultado— 

—  Pero ¿Y si vuelve a pasar? No creo volver a soportarlo…— 

—  No te estarían buscando si no quisieran arreglar las cosas o tratar siquiera de explicarse a si mismos y tú no hubieses aceptado ir bajo ninguna circunstancia si tampoco quisieras subsanar esto de alguna forma, además, estará Cristian contigo, comprendo que todo lo ocurrido te dejo marcado pero ya es hora que las cosas cambien y sigan su camino ¿No lo crees?—   me dio una sonrisa comprensiva.

—  Lo sé, pero no evita que me sienta nervioso— 

—  Solo mantén la calma y piensa en que todo saldrá bien, además no estarás solo, hay alguien que estará de tu parte en esto apoyándote sea como sea e independiente de lo que te digan o hagan, ya la decisión es tuya si quieres otorgarles el indulto o no—   no pude evitar sonreír levemente con lo último— Y también, no puedes evitar pensar en lo feliz que te hacia tanto la página como el canal—  

—  Si creo…realmente eso me hacía feliz con la página, aunque a veces el tío Tumblr nos cagara la onda bajándola, pero siempre resucitaba como un fénix—   supongo que tendré que ir para ver qué pasa después … ¿O no? — 

—  Estas en lo correcto— 

—  Sería realmente hermoso y desconocido nuestro regreso al canal— 

—  Si nunca lo mandaste de baja— 

—  No pude…no me daba el corazón para mandarlo de baja…. Aunque tú también tenías futuro en Youtube…— 

—  No estamos hablando de mí, sino de ti Nico y te lo digo no solamente como tu psicólogo –hiso una pausa—   sino que también como amigo y como un ex youtuber ,  no dejes lo que te hace feliz, mírate ahora… se nota que anhelas volver a ser el de antes, que anhelas estar con ellos y que anhelas volver a verlo a él, piensa ¿Qué puedes perder ahora?, ya sabes lo que dicen  “No hay que desafiar a quien ya no tiene nada que perder”— 

—  Gracias…—  realmente lo que dijo me calo en lo más profundo—   lo voy a intentar…— 

—  Así se hace….y bueno….eso sería por hoy y como tuvimos un gran avance no te voy a cobrar la media hora que te excediste—   no wei… recién me vengo a dar cuenta de la hora que era.

—  Chuta…perdón...se me fue la onda— 

—  No importa, menos mal que eras el ultimo de hoy—   se paró para ir a su escritorio—   ya, haber ¿Te parece que la próxima cita sea en dos semanas?— 

—  No tengo problema…— 

—  Ya, en ese caso te espero en dos semanas más Nicolás—   me paso un par de papeles—   este pásaselo a la Jenny, el otro para las pastillas y lo demás ya sabes…— 

—  Oh dale, gracias por tener que soportarme una vez más— 

—  No es problema siempre es un placer ayudar a un compañero de Youtube y más cuando es uno que desapareció sin decir adiós como corresponde, además todo el crédito lo tiene el Cristian por haberte ayudado todo este tiempo— 

—  Lo sé, tengo que encontrar la forma de agradecérselo— 

—  Podrías comenzar por dar el primer paso con ellos y no volver a recaer Nico— 

—  Ya… ya me despido Manuel— 

—  Nos vemos en dos semanas— 

—  Nos vemos— 

 

 Una vez que salí de la oficina y dirigirme donde la Jenny para ver el tema de la paga y eso, me fui derechito pa’ la casa no es como si tuviese que hacer más weas  y ya era bastante tarde, el resto de la semana paso sin ninguna novedad, hasta que ya era viernes….puta que andaba ma’ nervioso que la chuchen, iba saliendo de la pega y me encuentro con el Criss.

—  Weena culiao—   Me saludo el weon con la capucha puesta.

—  Hola Criss— 

— ¿Estas nervioso? — 

—  Más que la chuchen— 

 Caminamos un rato antes de subirnos al metro lleno de gente, odio los lugares con mucha gente me hacen sentir incómodo y weas, después de caminar un poco fuera de la estación creo que hasta kilómetros a la redonda se podía sentir mi nerviosismo, a cada rato miraba pa’ todos lados, así como súper perseguido.

—  Tranquilo Nico, si nada te va a pasar –

—  So…solo…quiero que esto termine rápido—   pude responder a penas.

—  Ya Nico si ya casi llegamos— 

—  ¿Sabi que diciendo eso no me voy a relajar?— 

—  Jejeh, pero tranquilo weon—   dijo en lo que cada vez caminaba más lento—   Ya Nico creo que llegamos—   se me helo la sangre, podía escuchar el latir de mi corazón que se aceleraba a cada segundo en mis oídos, podía ver así como en cámara lenta al Criss mandar unos mensajes en el celular supongo que a algunos de los cabros pa’ avisar que llegamos o alguna wea asi, no me di cuenta cuando alguien abrió la puerta de golpe  y ……

— ¿J…Jaime? —  a duras penas pude susurrar al volverlo a ver de frente después de tanto tiempo y mi corazón no podía parar de bombear sangre a una velocidad increíble…

Chapter Text

8 lagrimillas de cristal

—  Hola Cristian….—  Dijo a duras penas, supongo de la impresión de volver a verme aunque  yo tampoco tenía palabras para decirle algo al weon, no aun—  Hola…Nicolás….—  me hablo apenas—  Pasen…—   se hiso  a un lado para que pudiéramos pasar, la verdad aún estaba muy indeciso en haber venido, el empujón que me dio el Manuel la otra vez se esfumo en la mañana cuando llegue a la pega; una vez dentro caminamos en un silencio así súper incómodo, ninguno sabía que chucha decir,  y creo que el mas relajado era el weon del Criss, después de uno o dos  minutos que para mí fueron horas llegamos a lo que creo yo era el comedor, bueno era la primera vez que venía a esta casa…en cinco años muchas cosas pueden cambiar, sin desviarme de lo principal, llegamos al comedor y puta todos estaban ahí po, el Oscar, el Alexander, El Manuel y el Edgar, sin contar al Jaime que estaba con notros y no pude evitar sentir algo intimidado sé que es como un miedo irracional toda esta wea, pero puta no fue muy bonito lo que  paso en aquel entonces porque yo fui el que termino pagando los platos rotos…

—  Siéntense—   finalmente hablo el Manuel y yo automáticamente busque el asiento más alejado de todos y más cerca de la puerta por cualquier cosa, la tensión estaba en el aire y nadie sabía que chucha decir.

— ¿Qué es lo que quieren de mi ahora? —   me atreví a romper el hielo de la forma más pesa que se me ocurrió, nadie supo que responder— ¿No se supone que no me querían volver a ver? …—  iba a continuar, pero el Edgar que estaba sentado a una silla de mí, me interrumpe parándose de la nada asustándonos a todos.

—  Nico, yo… más bien, nosotros queríamos hablar contigo…—   iba a soltar el chiste del “no me digas”, pero no estábamos en la confianza para ello.

—  No, si esa wea me la dejaron súper clara—   dije súper sarcástico, en el fondo ya la weaita me estaba molestando a cagar po, no es que me esté victimizando o algo parecido, pero en verdad todo esto se pudo haber evitado y puta, todo habría sido muy pero muy diferente, ellos me quedaron mirando sin decir ni una wea pero me miraban fijamente.

—  Nico…—  volvió a hablar el Edgar—    Sé que a esta altura nos deberás de odiar, sé que hemos sido unos completos bastardos contigo…—  hizo una pausa como pensando en que wea iba a decir y no cagarla—   pero realmente queríamos pedirte perdón por lo que paso, puta que fuimos unos reculiaos y que nos mandamos el medio cagaso contigo…— 

— ¿Medio cagaso? —  lo corte preguntando con cierta ironía—  ¿MEDIO CAGASO DECI’ VO? ¡MI VIDA SE FUE A LA MIERDA A LA RECONCHETUMARE! SIPO SI…—   podía sentir como mi respiración se aceleraba.

—  Nico cálmate—   me llamo el Criss poniendo su mano en mi hombro—   tranquilo si seguí así te va a dar un ataque, déjalos hablar y después los putiai’ como dios manda—   pude notar como con la mirada el Edgar lo miraba como diciendo “Gracias weon te pásate volviéndose a sentar”.

—  Em…la cosa es que…—  hablo el Oscar al ver como el Edgar no sabía cómo continuar mientras que el Manuel y el Alexander se limitaban a estar en silencio, mientras que el Jaime me miraba muy nervioso si hasta podía ver como se enterraba las uñas—   Sabemos que las cagamos de forma magistral y que puta que fuimos pavos pero lo que paso fue— 

—  No necesito excusas Oscar, necesito respuestas, el resto es cuento aparte…—   le corte la wea con un todo sumamente serio, si se iban a disculpar o lo que sea quiero escucharlo de ellos… si toda esta wea originalmente era con el Jaime y el Edgar junto a las zorras esas que no quiero ni acordarme de sus nombres.

—  Cabros….esto es algo que nosotros tres debemos hablar…—  hablo por primera vez el Jaime dejándonos desconcertados—  ¿Pueden salir un rato?—   hasta a mí me sorprendió con la amabilidad que pidió eso, ¿Qué estemos los tres solos?...el Criss me miro como preguntando si me dejaba solo con ellos  y con un poco de resignación asentí porque en el fondo el Jaime tiene razón, esto es algo que los tres debemos resolver y quizás volvamos a ser los mismos que antes, porque puta que extrañaba esos tiempos; Los cabros salieron  de la habitación   dejándonos  solos junto con otro silencio  que ninguno de los tres sabia como romper realmente.

—  Los escucho—   me limite a decir y a incentivar de que hablen de una vez, se me quedaron mirando unos segundos antes de mirarse entre sí como poniéndose de acuerdo en quien iba a soltar la pepa primero.

— ¿Qué es lo que quieres saber primero? —   me pregunto el Jaime levantándose de la silla en que estaba y sentándose junto al Edgar, pero aun así dejando la silla que está desocupada entre nosotros.

—  Podrían comenzar por cuando se dieron cuenta que la cagaron—   dije manteniendo la seriedad, aunque realmente me daba curiosidad ese detalle.

—  La verdad…—  hablo el Edgar para después soltar un suspiro pesado—   después de un tiempo—   se notaba que les costaba hablar del tema, bueno yo también pero realmente quiero saber, me lo deben y ya me estaba molestando tanta… ¿Timidez?

—  Pillamos al par de bastardas—   corto de golpe el Jaime bufando—   De verdad Nicolás tratamos de buscarte antes…pero cuando lo hicimos…tus papás nos dijeron que te habías ido…— 

— ¿Y cuánto tiempo se tardó el parcito en darse cuenta que la caga que dejaron? — 

—  Unas…semanas…después…— 

—   Yaaaa… ¿Y a que le llamamos “unas semanas después” exactamente? —   ya me estaba comenzando a cabrear de una forma…que me estaba reventando el colon, díganme las weas de una vez conchetumare’.

—   Seis meses más o menos…—  dijo casi en un susurro—    pero…puta Nico…realmente lamentamos haber actuado así, te hicimos un gran daño…y realmente queremos compénsalo para que …— 

—   ME ESTAI’ DICIENDO QUE DESPUES QUE PRACTICAMENTE ARRUINARON MI VIDA, ME PISOTIARON COMO QUISIERON—   no pude escuchar y en un arranque de ira no sé cómo me levante pase al Edgar de lado y tome al Jaime del cuello de su chaqueta obligándolo a pararse a mi altura—    DESPUES QUE ME QUITARON LO QUE ME HACIA FELIZ ¿ACASO CREI QUE AHORA PODI COMPENSAR LO QUE PASO? ¡HE ESTADO CINCO PUTOS AÑOS ASI! –ya no pude más, mis piernas comenzaron a temblar, las lágrimas comenzaron a salir descontroladas…me estaba desmoronando nuevamente al recordar cuando me sacaron la chucha, cuando mis viejos me echaron de la casa, TODO, justo que debía hacerme el fuerte, pero no  ¿Por qué chucha me volví tan débil? —   Después…que me destrozaste el corazón…—eso me salió eso casi en un susurro en lo que mis piernas flaqueaban, realmente pensé que iba a caer de rodillas al piso pero….weon el Jaime me  abrazo impidiendo que cayera al piso— 

—  Perdóname Nico, realmente lo siento, sé que soy un bastardo hijo de perra y que pensé con el pico, y que le hice caso a una maraca reculia…—   realmente no sabía si devolverle el abrazo o apartarlo de mí, me estaba abrazando con…con tanto ¿cariño? Que realmente no sabía cómo actuar —   nos contó mucho encontrarte…y ya no que decirte…—   apoyo su cabeza en mi hombro apretando aún más el abrazo—   perdónanos…perdóname……—  repetía una y otra vez. En lo que siento un brazo rodearme por un costado.

—  Perdónanos Nico…—  era el Edgar que nos abrazó a los dos ¿esto era un sueño?  No, era real…una parte de mi estaba saltando en una pata de que los había recuperado, pero por el otro está el miedo latente de que podría volver a pasar…. ¿era esto una catarsis? No lo creo…quizás en ellos sí,…

—  Son…los…saco’wea…los bastardos….los hijos de puta…más grandes que he conocido…..—  finalmente le devolví el abrazo al Jaime, ya que por la posición en la que estaba no podía devolvérselo al Edgar—   ¿Por qué weon?¿Por qué rechucha no me creyeron?—   creo que los tres estábamos llorando como magdalenas, podía sentir los sollozos ahogados del Jaime en mi hombro y creo hasta jurar escuchar los del Edgar, creo que es más que claro que los tres fuimos weones e imbéciles, ellos por hacerles caso a las maracas reculias y yo por cortar todos los lazos de comunicación, pero más ellos que yo, esta conversación puedo ser años antes o más bien jamás debió de haberse hecho en primer lugar—   No…saben…lo mucho…que los extrañaba….hijos de perra—   apenas podía decir entre mis propios  sollozos, pero podía sentir como apretaban aún más el abrazo como si tuviesen miedo que me  fuera a esfumar de un momento a otro.

—  Gracias…gracias…Nico…juro que te lo vamos a compensar…—   podía escuchar aunque no sabía si era el Jaime o el Edgar pero no me importa, podía sentir como levantaban un enorme peso de mis hombros hasta me atrevería a decir que me sentía liberado de cierta forma aun sabiendo que faltan cosas que decir, por hablar, y que prácticamente tenemos que reconstruir toda esta amistad que solíamos tener, pero lo último que se pierde es la esperanza ¿o no?

  Ninguno decía nada, siquiera se escuchaban sollozos o algún otro sonido que no fueran nuestras respiraciones, pero tampoco deshacíamos nuestro abrazo, después de haber estado separados tanto tiempo… ¿la familia simio vuelve a reunirse?; realmente no sé cuánto estuvimos así hasta que finalmente nos separamos…. Pude ver los ojos de ambos, rojos y lagrimosos, supongo que los míos estarán de la misma forma que ellos.

—  Realmente queremos compensarlo…—  finalmente hablo el Edgar.

—  Van a tener que hacer muchos méritos— 

—  Lo que tú quieras Nico—   hablo el Jaime.

—  No se…tengo…miedo…de que vuelva a ocurrir…— 

—  Eso no volverá a pasar Nico—   El Jaime apoyo sus manos en mis hombros—   Te lo juro…—   nuevamente me abrazo—   nunca más…—   susurro en mi oído, eso me saco una sonrisa, de esas que hace mucho tiempo no salía de mis labios…una sonrisa de verdadera felicidad.

—  No…soportaría…algo como esto de nuevo—   dije

—  Solo danos una oportunidad…— 

—  Solo…no hagan que me arrepienta…— 

—  Te lo prometemos Nico…—  Termino de hablar el Jaime al separarme de mí mirándome fijamente a los ojos,  creo que fue demasiado intensa?...creo que no pude evitar sonrojarme….—  Aun hay otro tema que debemos hablar los dos…pero no ahora—   Susurro el Jaime en mi oído provocando se me erizara la piel…me…me…esta conchetupiquiando….no wei que todavía se acuerda de mi confesión….

—  B…buen…no…—  apenas pude articular, me ponía demasiado nervioso que me mirara así  CHIAVE AYURENMEL  gritaba en mi interior hasta que escuche como el Criss abría la puerta de golpe, con los otros weones.

— ¿Siguen vivos? —    pregunto el Criss.

—  S…si…—   lentamente me separe del agarre del Jaime—   todo…esta…bien— 

—  Gracia’ weon…te prometemos que no te vai’ a arrepentir—   de la nada me abrazo el Oscar seguido por el Manuel y el Alexander…puta que se volvieron tiernos estos culiaos….o ¿fue la culpa lo que los cambio?.

—  So…solo no hagan que me arrepienta…— 

—  Ya ladys…en ese caso… se lo advierto al tiro perros culiaos… no quiero volver al Holy de esa forma y esto va especialmente  pa vo’—   se acercó al Jaime y le tomo del cuello de la ropa—   vo’ volví a hacerle algo asi al Nico y te juro que te mato culiao…y pa vo también Edgar, y pa todos conchesumadres!— 

—  Parecí su pololo —   dijo casi en susurro el Alexander haciendo que me ponga rojo.

— ¡Mira culiao yo protejo al Nico porque lo quiero como un hermano, aunque sea mi primo chuchetumare! Aunque no noh parescamo’ asi que no voy a permitir que le vuelvan a hacer daño perros culiao—   Si el Criss es mi primo en verdad solo somos parientes políticos pero eso es otra historia.

—  Ya weon si nos quedó claro—   hablo el Manuel así como pah amenizar el ambiente—   ¿Y si nos tomamos una chelitas? Así pah celebrar la reunión de la familia Simio— 

—  El Nico no puede tomar—   me acuso el Criss al toque abrazándome por la espalda—   así que por muy reunión y wea el Nicolás no va a tonar nada a menos que sea juguito— 

— ¿Y por qué no podi tomar Nico?—   se limitó a hablar el bestia.

—  No te gustara saber la razón weon…—  no sé si lo amenazo o que wea—   usa las neuronas que te gastar pah’ inferir alguna wea po’— 

—  Ya no importa, si tampoco quería tomar—   interrumpí así como quitándole importancia a la wea, tampoco quería sacar el tema de mi tratamiento aunque el otro día tome igual en la súper salida de la pega (nótese el sarcasmo).

—  Ya oh...—   saco el celU del bolsillo pa’ ver la hora—   Oye Nico…es tarde…e imaginare que no te las trajiste…— 

—  No…se me olvido traerlas…—  de verdad se me había olvidado traerme las pastillas.

 

—  Ya, en ese caso nos tenemos que ir porque de aweonao no traje el auto— 

—  …—  no puse como chucha responder.

—  Ya, si no hay drama, ¿podemos hablar otro día Nico? — 

—  Bueno…—   apenas pude decir antes que el Cristian prácticamente me arrancara el brazo pah’ sacarme de esa casa….

Chapter Text

9 mariposas encolonnadas

—  Ya weon me vai a arrancar el brazo—   le decía al Cristian ya a los metros fuera de la casa que por cierto aún no se dé quien es.

—  Sorry Nico es que me estaba estresando ahí dentro—   me soltó pa’ seguir caminando

—  No te preocupi Criss— 

—  Como no queri que me preocupe idiota— 

—  Jejeh— 

— ¿Cómo te sentí ahora Nico?— 

—  Digamos que….siento como si me hubiesen quitado un gran peso de encima  weon— 

—  Te dije que teniai que hablar el tema con ellos po’…— 

—  Lo se Criss, pero no podía evitar sentirme aterrado al volverlos a ver— 

— ¿Y ahora, piensas lo mismo? — 

—  Ahora creo que…no se … ¿Volveremos a ser los mismos de antes Criss? — 

—  Con lo sentimentales que se pusieron yo creo que si— 

— ¿En serio?— 

—  Si, solo dales la oportunidad Nico— 

—  jejeh….y con esas amenazas weon….hasta a mí me dejaste helao, se me achicaron hasta los cocos— 

—  Se merecían eso y más compadre, si aún quiero sacarles la conchetumare Nico— 

—  Lo sé Criss, lo sé…— 

—  Oye Nico ¿Te puedo hacer una pregunta preguntosa que sé que te preguntado antes? — 

— ¿Dale compañero~?— 

—  ¿Aun amas al Jaime?— 

—  ….—  Solo atine a ponerme rojo ¿Cómo chucha se le ocurre preguntar esa y en plena calle?

—  Por tu cara puedo deducir que aún lo amas niño~— 

—  Cállate culiao….que seai dos años mayor que yo no te da pa’ que me trati como cabro chico— 

—  Jaajajajajh Nico…— 

— ¿Qué weah?— 

—  Nada…otra cosa Nico… ¿Si tuvieses la oportunidad estarías con el Jaime?— 

— ¿A dónde queri llegar con esto weon?— 

—  Nada en especial, solo preguntaba por preguntar— 

—  Yiiiaaaaaa, no sé por qué no te creo ni una wea así que suelta la pepa culiao— 

—  No se…algo me dice que la barba roja te correspondería…— 

—  Eh?.... ¿Qué?— 

—  Eso po’ weon no por habría estado así hoy ¿o no? — 

—  …. Ni puta idea Cristian, ni puta idea weon— 

—  Piénsalo culiao, ¿Vo crei que el Jaime de cinco años atrás habría actuado así? — 

—  No weon….— 

—  ¿Entonces?— 

—  No me hagas ilusionarme Cristian— 

—  Lo se weon, pero lo último que se pierde es la esperanza Nicolás

Después de esa conversa el Criss me fue a dejar al departamento dejándome solo con el Sushi después de asegurarse que me tomara las pastillas.

—  Aaaaaaah—  suspire en lo que me estiraba en la cama mirando al techo—  … ¿Todo volverá a ser como era antes? —   le preguntaba al gato que se subió a mi guata mientras acariciaba su negro lomo, como si hacerlo me llegasen todas las respuestas del universo conocido— ¿Que pasara ahora Sushi? —   después de un rato me aburri y me acosté.

  Tengo leves recuerdos de lo que soñé ni pesadilla ni nada, solo leves imágenes de lo que paso en la junta, imágenes del  Jaime y el Edgar abrazándome, a mí mismo llorando casi cayendo de rodillas  antes que ellos, que él  me sostuviese en sus brazos antes que el mismo se derrumbara en mi hombro, esos  recuerdos  mezcladas con recuerdos de antes que cerrara el canal y todo ese menjunje de retazos de memorias en mi cabeza acabo haciéndome despertar con un dolor de cabeza medio ñeh, con mi mejor cara de pajero veo qué hora es…. puta la wea todavía es temprano….que paja weon  fue lo primero que pensé al ver que no eran ni las siete de la mañana, sin nada que hacer me quedo mirando a la nada como si fuera lo más interesante del planeta divagando en mis propios pensamientos, ósea  lo de ayer fue es muy importante para los tres y realmente sentí como si me hubiesen sacado un peso de encima  haciendo que de cierta forma me sienta  liberado, me sentía diferente  aunque no sabría decir en qué sentido…solo….que era raro, y de repente mi acorte del propósito de la junta de ayer, creo que tanto el Criss como el psicólogo tenían razón, tenía que hablar con ellos pero aun así quedaron cosas pendientes.

—  Jaime….—  susurro suavemente alzando un poco mi brazo logrando ver todas las marcas en el—   Jaime…—  vuelvo a decir su nombre—   te amo….más de lo que jamás podrás ver, con mis ojos vendados y mi alma sangrante…—  realmente mis sentimientos en todos estos años no han cambiado mucho sigo pensando en el cómo pendeja quinceañera enamorada—  jejeh a veces me siento como un imbécil—   me hablo a mí mismo—   ¿Cómo chucha lo puedo amar aun con todo lo que paso?—  me pregunto a mí mismo, bajando mi brazo acompañado por un profundo suspiro y siento que mi celular suena supongo que es el Criss.

—  Alo?— 

—   Alo Nico — 

—  ¿Qué onda Criss?— 

—   Nada po solo quería saber como estabai — 

—  Supongo que estoy bien— 

¿Bien? — 

—  Hmp—  bufe—   mejor que otros días— 

—  Bakan po’ Nico entonce

—  Jejeh yapo al grano Cristian— 

—   No se po dime tu ¿Qué aras ahora después de hablar con ellos? Porque al parecer resulto bien la wea — 

—  Mmmmm supongo que volver a empezar supongo— 

—   Eso está bien Nico, además tienen que recuperar el tiempo perdido si quieres que el Goth vuelva como antes~

—  ¿No crei que es un poco precipitado lo que estai diciendo Cristian?— 

—   No po weon ¿No era que querías eso? Volver a hablar con ellos, ¿Otra oportunidad Nicolás? ¡Ahora la teni po hombre! — 

—  Creo que hay que llevar las cosas con calma….ósea no es llegar y que de nuevo seamos amigos de toda la vida po si la weaita no es tan simple, ya ha pasado mucho tiempo y en ese tiempo muchas cosas han cambiado en ellos, en mi y en todos, básicamente tenemos que reconocernos nuevamente  y arreglar todas las weas que pasaron po’ si lo de ayer  fue el principio porque aún  tenemos que hablar con calma estos temas po’ Cristian porque es difícil tanto para ellos como para mí—   aaay que me inspire~.

—   Te entiendo Nicolás, es raro de ti esas sabias palabras — 

—  Eh? No wei po si eso salió de todo mi kokoro— 

—  ‘Jajajaja weon que eri pastel pero había que empezar por algo — 

—  ¿Cómo que pastel weon?— 

—    A vo po Nico o acaso eri un berlin? — 

—  No wei Cristian culiao! — 

—   jajajah ya compadre, es bueno escucharte de mejor humor pero tengo que hacer — 

—  Ya weon, cuidate— 

—   Y tu Nico tomate las pastillas…no que ahora estés un poco más animado significa que estés sanado —  Plah realidad en toda la cara.

—  Yaaaaaa, si igual es temprano al rato me la tomo— 

—   Ya weon chau —   y corto, con paja deje caer el celu en la cama importándome una wea la hora que era, en realidad todo en este momento me estaba dando paja, solo quería quedarme acostado haciendo nada pero como a veces el universo está en mi puta contra me dieron altas ganas de mear por lo que tuve que levantarme como weon cagao de frio pa’ ir al baño y de pasa poner la tetera y lo normal para después tomar desayuno hasta eso me daba una pajera extrema, pero en fin, ya estaba levantado y volverme a acostar seria que me quedara ahí todo el dia sin hacer nada.

 Ya una vez  tomao desayuno y mis pastillas, como no tenía nada más que hacer ya que era sábado y por el momento me daba lata salir, así que prendi la PC para….no se supongo que wear un rato o ver si con el pasar del tiempo no me había puesto tan manco, asi que pobre suerte jugando LOL, grave error, mi PC casi exploto por la enorme cantidad de parches y actualizaciones  por lo que tuve piedad cerrando el juego, ya otro día lo actualizare….si claro; después del intento fallido de LOL de puro aburrido levante uno de los server de minecraft  el cual ni me fije cual era solo le apachurre al primero que vi.  ¿Cómo chucha se jugaba esta wea?  fue lo primero que pese ya que ni de los controles me acordaba, así de weon puedo ser, ya cuando medio me recode como eran los controles camine de forma random pa cachar en que mapa me había metido y chuta… era el de Simioscraft…puta que me trajo recuerdos este mapa, el primer capítulo cuando lo nombramos así de pura chiripa aunque a todos les gusto en la época, tanto así que terminamos haciendo una segunda temporada y cuando venía la tercera….todo se fue a la mierda.

  Iba caminando por Simiolandia recordando cuando hacíamos los Lives, cuando yo tenía que hacer las voces de Holyfencio.Jr, pasando por el SexiElmo, nuestras casas, lástima que ya no existan Fernando ni Fernandito ya que varios mods con el tiempo fueron muriendo y nada se podía hacer. Ya pasada la tarde me aburri de darle vueltas al mapa en modo dios y ni hablar en modo supervivencia  salí del juego y entre debatirme si entrar en otro o ver otro mapa opte por entraren plan ninja a ver cómo iba la página ósea no como admi, sino, como usuario para ver qué onda y que me encuentro…puros weones fomes, me meto en con comentarios y weones reclamando por los weones fomes en plan  la página ya no es lo que era  o  Jaidefinichon antes eras chevere  entre otras weas asi queme medio exploto el colon, entre como admi y corte cabezas, weones fomes chao, weones inactivos, también chao a los culiaos y me puse a subir post como si el mundo se acabara, había olvidado lo entrete que era hacer memes y rebloguear weas po’, como también había olvidado cuando mi bandeja de entrada del tumblr se llenaba a cagar pero realmente era tierni ver los mensajes de  los Old’Simios valga la redundancia con mensajes de apoyo al ver a uno de los originales mostrar signos de vida después de tanto tiempo lo que me lleva a pensar, si con los cabros volvemos a ser amigos ¿Volveremos a levantar el canal?, por mí no habría problema pero ¿ellos? Y aun me falta el tema con el Jaime ya que el Cristian me dejo bastante  metido con su comentario que en una desa’ el me corresponde….de la nada me llega el recuerdo cuando me abrazo, ni cuando el Criss me abrazada en los momentos en que me desmoronaba me sentí….tan asi, no sé cómo explicarlo, era como volver a estar completo, como esa sensación de regocijo y tranquilidad que antes me arrebataron por meras falacias fuesen transmitidas por él, sé que no me explique muy bien pero no encuentro otra forma de hacerlo pero no es como si cayese en falsas bendiciones que acabasen convirtiéndose en maldiciones porque nada es seguro hasta ahora aún tenemos un lago camino por delante.

 Ya más a la tarde me aburri de subir cosas a la página, bueno en parte porque me dolían los ojos así que decidí salir a dar una vuelta por no perder la costumbre como  ya era tarde asi tipo  cinco  o seis y ya estaba oscureciendo, me encontraba caminando sin rumbo, cada vez oscurecía más hasta que el ultimo atisbo de luz natural se apago dando paso al frio de estación; iba andando cerca de un puente aparentemente vacio pero si te fijabas bien había alguien sentado en una esquina mirando hacia la autopista que  había debajo, no tenía que ser genio para saber lo que haría una suicida.

—  ¿Qué haces?—   me limite a preguntar.

—  Eso no te incumbe— 

—  Tarde o temprano alguien te hablaría si estas sentada aquí o en otro caso van a venir los pacos— 

—  Sigue sin que te incumba, una vida más o una vida menos en esta caga de mundo no importa— 

—  En eso tienes razón y no te lo discuto, pero de seguro debe haber al menos alguien a quien le importe tu mera existencia –

—  En verdad a nadie le importo, hace mucho que mis viejos me echaron de la casa por….weas, mis amigos me abandonaron uno a uno hasta que me quede completamente sola—   no sé porque sentí algo así como un dèjá vu aunque no podía verle la cara a causa de la capucha que llevaba al igual que yo, podia inferir que hasta hace podo lloraba—   aunque a ti no te importa lo que le pase a alguien como yo— 

—  …—  no sabía que decir, son suerte puedo conmigo mismo, alce la mirada el cielo – uno nunca sabe cuándo  llega un amigo al que le importamos— 

—  Para ti es fácil, no es como si hubieses pasado por las cosas que yo— 

—  Quien sabe a todos nos ha tocado vivir cosas distintas en tiempos distintos—   al decir esto me apoye en el muro mirando en la misma dirección que ella pudiendo ver algunos cortes en sus antebrazos, cualquier persona estaría alarmada ante eso al menos yo no tenía cara para reprocharle.

—  Pero a nadie le importa— 

—  Todos tenemos una historia y todas las historias merecen ser escuchadas ¿Por qué no me cuentas la tuya? Quizás no te ayude en nada, pero te desahogaras—   no sé porque estoy siendo tan bueno con alguien que ni el nombre conozco, pero de cierta forma me recuerda a mí mismo cuando estuve así, hecho mierda contemplando una que otra vez el suicidio como la solución y cada intento fue frustrado por el Criss—   si no quieres no me digas tu nombre— 

—  jejeh…Dime Antoh aunque es una muy larga historia para contársela a un desconocido como tú— 

—  Pues la noche es joven y no hay nadie esperándome en mi casa y como voy a asumir que ese no es tu nombre real tampoco te diré el mío asi que puedes decirme Holy— 

—  Bien dicho Holy, ese no es mi nombre real…—  después de eso, comenzó a hablar de su vida, en primer lugar la mina huérfana y estuvo de casa en casa hasta que la echaron a los dieciocho del Sename e iba como pelota de pin-pong entre las casas de sus conocidos, varias veces la quisieron violar un par de veces entre otros detalles—   y eso fue lo que me llevo a esto—   levanto uno de sus brazos en mi dirección—    ni se te ocurra decir alguna wea— 

—  No tengo el deber de decirte algo acerca de eso y tampoco tengo el derecho—   levante la manda de mi pollerón mostrando mis marcas.

—  Oh, lo siento—   se giró permitiéndome ver su cara a contra luz pero dudo que pueda ver mi rostro con claridad— 

—  Por eso dije que todos tenemos una historia y todas tienen derecho a ser escuchadas—   ella se giró para mirar al cielo.

—   In fearful day, in raging night, with strong hearts full our souls lost in the war of light, look to the stars for hope burns bright… —    al escuchar eso se me cayó el carnet a la conchesumadre y me sentí viejo a cagar.

—  Es un bello lema que irónicamente es dicho por gente como nosotros, porque no siempre todo irá bien— 

—  Si bastante irónico, pero las cosas son asi holy gracias por escucharme, y ¿Cuál es la tuya?— 

— ¿Mi qué? — 

—  Tú historia Holy— 

—  Emmm también es algo larga, básicamente…—   le conté lo más resumido mi historia obviando lo de Jaidefinichon.

—  Eres alguien con suerte…— 

— ¿Por qué lo dices? Suerte hubiese sido que nada de eso pasara— 

—  Pero tienes la suerte de hacer tenido la ayuda incondicional de tu primo y ahora ellos se redimieron, yo considero eso suerte, suerte de tener otra oportunidad y quizás ahora su lazo sea aún más fuerte que antes— 

—  Uno nunca sabe lo que podía pasar…ya sea por redención o culpabilidad, lo hecho, hecho esta y no importa cuántas cosas hagan en son de perdón, el pasado no puede cambiarse— 

— ¿Les tienes rencor u odio? — 

—  No, pero me aterra que vuelva a pasar, me da miedo el solo pensar que se repita una vez más…no podría con eso…— 

—  Nadie lo haría…tanto la vida como la muerte son solo conceptos…— 

—  Puede o no puede ser Antoh— 

—  Jejeh….weas que pasan holy— 

—  Sep, aunque lo que siento y lo que se nunca se muestra en lo que hago…— 

—  Se nota, por lo visto eres alguien bastante inseguro— 

—  No eres la primera persona que me lo dice— 

—  No me sorprende ¿Te molesta? —    pregunto sacando un cigarro.

—  Para nada—   lo prendió e inhalo una gran calada—   aunque eso te va a matar…— 

— ¿Importa?  Todos moriremos algún día, y me importa un reverendo bledo si te importa o no— 

—  jajaja…solo decía— 

—  Creo que es mejor que te vayas Holy…ha sido un placer— 

— ¿Estas segura que lo que quieres? Puede haber alguien esperando por ti— 

—  No Holy…ya no hay nadie que espere por mí—   no se dignó en siquiera girar la cabeza para mirarme, solo se quedó ahí mirando el horizonte como si fuese lo más interesante del mundo.

—  En ese caso…es un adiós Antoh, hubiese sido bueno conocernos bajo otras circunstancias hasta habríamos sido buenos amigos— 

—  Quizás lo habríamos sido Holy…quizás…—   cuando ya había dado una par de pasos para irme me detuvo diciendo—   Oye antes que te vayas ¿te puedo decir un par de cosas? — 

—  Como quieras…— 

—  La primera es que… a pesar de lo que me paso, se nota que él te tiene mucho cariño— 

—  Aun tengo muchos motivos para dudar de eso… ¿Y la segunda? — 

—  Tu todavía tienes oportunidad de ser feliz Holy…por eso vive cada día como si fuese el primero y el ultimo, porque ambos son una celebración y cuando se enfrenten al final háganlo juntos…. Y una última cosa…vive lo que la gente como yo no podrá vivir jamás— 

—  No te prometeré nada…—  fue lo último que dije antes de alejarme de ella y caminar de vuelta al departamento pasando por prácticamente el mismo sendero por donde vine.

 

Ya han pasado unos varios días desde la junta y bueno…de cuando en cuando hablaba con el Jaime y el Edgar por el face antiguo de los viejos tiempos, ya sean de weas triviales o uno que otro juego sin alguna que otra intervención del Cristian asi que se podría decir que las cosas andan bien tranquilas de hasta que llego el día que tenía que volver con el psicólogo.

—  Muy bien Nico ya terminamos, por lo visto has estado mejor— 

—  Si weon—   lo dije mirando como weon a un punto alternativo de la sala y se me escapo una sonrisa media maraca.

—  Si sigues así…y espero que mejores…en un tiempo ya no será necesario que tomes las pastillas Nicolás— 

—  En vola la wea  bakan— 

—  Ya Nico terminamos… ¿Te parece la próxima sesión que sea en un mes?— 

—  Dale po— 

—  Ya po, no vemos en un mes –

 Ya saliendo del consultorio del Manuel fui a comprar algunos cosas pa’ chanchear, ya que, hace caleta que no chancheaba y andaba cagao de hambre  y en lo que entro a un super random de por ahí y cuando voy en la caja con la música a todo volumen en lo que siento que alguien me toca el hombro asiéndome saltar del susto.

—  Hola Nico—  era el Jaime de cierta forma no tenía ni la más puta idea de que wea hacer, ya era un hecho que nos hablábamos un poco pero no me podía quitar la sensación de incomodidad de pensar estar a solas con él en algún lugar, puta y así quiero que me corresponda chuta que a veces soy peor que mina, pero esto me tiene muy descolocado.

—  Ho….hola….Jaime— 

— ¿Cómo has estado? — 

—  Ahí como todos los días…— 

—  Aaaaaah…—   en lo que avanzaba la fila se podía notar a kilómetros que ambos estábamos nerviosos y que no sabíamos que decir.

—  Nico...—   me llamo de la nada.

— ¿mmmh? — 

—  Sé que no es el momento ¿pero…podemos hablar un rato? — 

— ¿Ahora? ¿Acá? —   se me había ido un poco que aun teníamos que hablar de  eso .

—  No, acá no, pero te invito un café –

—  Si pagas tu…—   después de eso prácticamente estuvimos en silencio hasta llegar a un restaurant de no sé qué, tomamos su café piola y hablamos alguna wea random así tipo que hace frio y weas así despues de un rato ya el Jaime había pagado y creo que se podía notar la tensión entre nosotros y hasta cortarla y servirla como canapé.

—  Emm no sé por dónde empezar…—  dijo algo nervioso…supongo o era ¿vergüenza?

— ¿Por qué no mejor del principio? — 

—  Es que no es como decirlo— 

—  Entonce’ yo no voy a saber qué quieres decirme –si weon si sé que chucha queri decir, pero no quiero adelantarme a los hechos y quedar como aweonao.

—  Es que quiero saber si tú, tú, eso poh—  no wei conchetumare!!!DILO SACO’WEAH!!!!!.

— Qué yo… ¿Qué? — 

—  Que si yo…—   Yapo culiao te estoy esperando!, en weas así puta que me gustaría invocar a Ruiditos pero después me acuerdo que ya no tenemos la misma ¿confianza?

—  Es que quería saber si aún te gusto…—   que estai conchetupiquiando!!! ¡Sipo si el weon jura que no lo escuche por lo bajo que hablo, pero no, lo escuche clarito, estoy seguro que escuche bien weon! ¡Tan seguro como que me llamo Nicolás!   

—  Eh?.... ¿Podi repetirlo? Que no escuche bien—   trate de hacerme el que no cacho ni una weah.

—  Que si aún te gusto—   dijo entre pausas como quien no quiere la cosa.

—  Oh eso ¿Por qué quieres saber? — ¡Si weon por que conchetumare! ¡Dime gil culiao!

—  Porque…—  me dejo la oración a medias el weon.

─ ¿Por qué, qué? — 

—  ¿Me puedes decir Nicolás?—   me miro directo a los ojos y sentí como su mirada atravesaba mi alma, fue tan pero tan profunda que podría jurar que yo era de cristal ante él, que con solo verme podría desvelar todos y cada uno de mis secretos, como un cristal tan traslucido que pareciese que no está frente a los ojos mortales, pues ya saben lo que dicen….que los ojos son las ventanas del alma y el corazón….E ahí mi dilema….no puedo mentirle a él aun si él no me cree….yo aún lo quiero, aun lo amo weon!, pero tengo miedo…tengo miedo de que se repitita una vez mas…pero…no puedo mentirle a quien me hizo el ser mas feliz y a la vez el mas desgraciado del mundo, simplemente no puedo, es como si algo muy pero  muy en el fondo de mi me impulsara a responderle.

—  Jaime─ hice una pausa para aclarar mis pensamientos ─ si, yo aún te quiero—  solté en prácticamente un susurro, una parte de mi como que esperaba la reacción que tuvo en aquella época es un… recuerdo doloroso.

—  Veras Nico yo después que me comporte como el peor hijo de perra del planeta y haber pillado al par de maracas, con el Edgar fuimos a la casa de tus viejos a hablar contigo— 

—  Eso ya me lo dijeron— 

—  La cosa es que estuvimos mucho tiempo buscándote pero sin resultados….—  hizo una pausa algo larga—   con el pasar del tiempo me di cuenta que las cage como nadie y que….te iba extrañando más y más Nico…—  no weon,  no sé porque chucha  mi cuerpo reacciono solo y de la nada me pare pa’ salir hecho un peo del restaurante pero él me alcanzo a la altura de una plaza media chica y casi no había nadie más que nada por la hora que era—  ¡Nico! déjame terminar de decírtelo —   apenas podía pronuncian en lo que jadeaba en lo que buscaba normalizar su respiración—  Lo que quería decirte es que con el tiempo me di cuenta de lo en verda’ sentía por ti—   aun no soltaba mi mano la cual había tomado para detenerme.

— ¿Qué wea estai hablando Jaime? —   realmente esto estará pasando?

—  Nico, yo me di cuenta que te quería más que un amigo y yo con el  tiempo, me comencé a enamorar de ti, pero ya era tarde….pero ahora te vuelvo a tener junto a mí, Nicolás porfa permíteme redimir todo el daño que te hice—  .

—  Jaime…—  no tenía palabras para describir lo que sentía en ese momento — ¿Seguro que esos no son sentimientos nacidos de tu culpa?— 

—  No Nico, es seguro no son sentimientos vacíos nacidos de la culpa, lo que estoy sintiendo es real— 

—  No quiero volver a estar mal—   las lágrimas caían de mis ojos.

—  No Nico…lo que siento es real…—  tomo mi cara entre sus manos para mirarme a los ojos y limpiar mis lágrimas con sus pulgares—  Nico…— 

—  Jaime…..—  no podía creer lo que estaba pasando…sabía que esto es real, realmente el Jaime me correspondió, lentamente nuestros rostros se acercarse lentamente hasta juntar las puntas de nuestras narices, mirándonos fijamente como si el tiempo y el espacio se congelaran a nuestro alrededor, en estos minutos solo éramos él y yo hasta que la distancia entre nosotros fue nula dando comienzo a un suave beso….uno que en años había sentido, más mágico que el primero y más apasionado que cualquiera de mis ex’, era uno con la persona que amaba….era uno del Jaime….

Chapter Text

10 sustancias ilícitas (una wea random)

—  Cristian POV— 

 

 Aaaaaaaweon estoy mas cansao que la chucha, por un lado, tenía al Nico y su tema. Puta weon él es mi primo y la última familia que me queda bueno en forma hipotética….les contare algo de mí; Me llamo Cristian y buta tengo 27 años, antes tenía un canal de YouTube que cerré más por paja que por otra cosa porque ya había conseguido una buena pega  y ya como que era un poco viejo en mi opinión ya era hora de que mi legado quedara a la siguientes  generaciones, también he tenido algún que otro problema en mi vida privada, ya dije lo del Nico que esta por un lado y ´por el otro está el Nicolás o conocido por todos como Vardoc si weon también se llama así súper originales los nombres weon!! Pero me estoy desviando del tema  y  esta otra mina….bueno la wea es que hace tiempo  hubo un problema medio cuatico que no diré ahora y tuve que cambiarme de casa  y pa hacer más liviano el arriendo por así decirlo, me fui con el Vardoc a arrendar por ahí pero aun nos faltaba algo de plata y por eso mismo tuvimos que buscar a otra persona para en primer lugar pensé en el Nico pero el ya tenía muchos problemas ya tanto emocionales como psicológicos y es del tipo de personas que prefieren estar solas en lugar de estar en un medio con mucha gente ,  entre buscando  y buscando a alguien confiable encontramos a esta mina que…pufff  eso es otra historia weon!!.

Ya era de noche y llegue más cansao  que la chucha a la casa, puede que la pega sea buena pero eso no le quita que me case más que la cresta, me tire a modo de saco e’ papas a mi cama a descansar un poco los músculos  y respirar un poco.

—  Oh weon no me había dado cuenta que habías llegado—   me hablo el Vardoc pasando afuera de mi pieza.

—  Naah si hace poco llegue weon y eso— 

—  Yapo emm Xoda yo voy a comprar y bueno— 

— ¿Qué wea vai a comprar weon y a esta hora ma’ encima?— 

—  Que a la mina que le ocurrió hacer un carrete chico acá y recién me pidió si podría comprar unas chelas güachas— 

—  No wei y ¿Cuánta gente va a venir? Si la weona ni me dijo y pa más encima es dia de semana— 

—  Weon acuérdate que mañana es festivo— 

—  A chucha se me había ido weon—   sipo de puro pavo se me olvidan esas weas, es que puta tengo la cabeza llena de weas.

—  Jajajah weon si no te digo mañana te levantai temprano pa ir a trabajar— 

—  No te riai culiao que no ando pa tu webeo— 

—  Ya weon nos vemos más rato—   y se fue asi tal cual el weon, yo con la pajera máxima que tenía me levante pa ponerme un poco más decente que sea pal carrete de esta weona poh, no weon si después la voy a subir y bajar a putia limpia por no avisar.

 Ya después de un rato y de ponerme decente cerré con pestillo la puerta de mi pieza ya que nicagando iba a arriesgarme a que algún conchesumabre desconoció’ entre a mi pieza a quien sabe qué cosa,  llego la weona con otras tres minas y como con cuatro weones, igual se veían súper piola, al rato llego el Vardoc con las chelas y empezó el supuesto carrete aunque parecía más una pequeña tertulia por la poca gente que éramos….no se éramos como diez en total  súper poquitos, a medida que avanzaba la noche, las chelas iban y venían cada vez los grados alcohólicos subían con más premura en nuestros sistemas, sumándole que, algunos ya de iban yendo a altas horas de la madrugada y creo que estaba tan curao que me quede raja en el sillón abrazando una almohada como weon…..

 Sentía explosiones y disparos  a la distancia, podía percibir el polvo y el olor de la pólvora, podía escuchar los gritos de quieres imploraban ayuda y clemencia a su impotente Dios….Ahí me encontraba yo en medio de toda esta travesía llena de sangre y muerte, junto a mi fiel Sub—  Fusil y mis otras armas en el campo de batalla.

— ¡VAMOS! ¡VAMOS! ¡VAMOS! ¡RAPIDO! —   escuchaba a unos cuantos compañeros que se colocaban en sus posiciones, nuestra misión…evitar que los terroristas colocaran una bomba en el centro de la ciudad y salvar a unos científicos, los cuales deben de estar en algún lugar de la ciudad.

—  Ya weon! Ustedes tres se van conmigo a colocarnos en posición como franco tiradores aquí, aquí y aquí —  el capitán les ordeno a algunos señalando el mapa—   mientras que ustedes cuatro  se dividirán en pareja e irán a las zonas Este y Oeste en busca de los objetivos—   me señalo a mí y a otros tres compañeros—   ustedes dos se colocaran en esta zona de aquí y acá para cubrirlos…—  siguió hablando y repartiendo  ordenes al pelotón, ya una vez terminada la repartición de deberes el capitán nos deseó  suerte y que volviésemos vivos.

  Ya divididos  nos dirigíamos con mi  compañero a inspeccionar la zona Este en busca de los objetivos, unos científicos que investigaban no me acuerdo que wea pero debe ser importante para necesitar rescatarlos, revisábamos casa por casa, edificio por edificio en busca de ellos, solo encontrábamos cadáveres putrefactos de lo que otrora personas fueron… el vasto aliento de la muerte rondaba en cada esquina, en cada rincón oscuro tanto que hasta en nuestros corazones y almas podíamos sentir sus frías manos en son de arrancarnos nuestro último aliento, en mi interior sabia que existían altas probabilidades de que no sobreviviese a esta misión pues el foco terrorista era muy  numeroso y nosotros muy pocos en comparación, ya muchos han muerto en esta guerra, pero….¿No es asi la esencia del hombre?  Las guerras sin sentido alguno ya sean por poder, riquezas o en este caso el odio simplemente de una nación a otra….¿Por qué tanta sangre debe ser derramada para lograr un burdo consenso que en futuros años será roto nuevamente? Ni yo lo se… porque ya prácticamente ni recuerdo quien fui, las guerras  o simplemente la violencia en si cambian a la gente, pueden trasformar al más noble humano en la peor lacra que haya pisado las tierras áridas del campo de batalla.

—  ¿Weon encontraste algo?—  me pregunto mi compañero en lo que revisaba una casa.

—  No, nada—   respondí mientras miraba con tristeza a la nada…ya nada es como solia ser, seguimos revisando el perímetro en busca de nuestros objetivos, pero solo encontrábamos más de lo mismo.

—  ¡AAAAAH!—   grito de la nada mi compañero.

—  ¿Qué chucha?!—   corrí a su lado para darme cuenta que le habían dado en la pierna izquierda y en el hombro derecho—   weon vai’ a estar bien—   apenas logre articular moviéndolo detrás de un muro, al hacerle primeros auxilios me di cuenta que eran heridas muy graves, el calibre con el que le habían dado podía deducir que era a lo menos uno cincuenta, lo mas probable es tener huesos todos con semejante impacto y eso que no fue a quemarropa, de ser asi ya lo habría matado.

—  Ya weon…déjalo, no vale la pena…creo que hasta aquí llegue…— 

—  No weon…voh vai’ a volver….— 

—  No…lo más probable es que muera por desangramiento o que me atrapen…Moreno, déjame aquí, sigue— 

—  Per…— 

—  Sin peros weon, toma—   me paso su munición y todo lo que considero útil—  …y esto…—   se sacó una pequeña medalla—  …dásela…a mi… esposa… y dile que la amo, que me habría gustado volver— 

—  Ya…compañero…cumpliré tu última palabra…— 

—  Y por último Moreno ¿me prestas una? —  señalo a una de mis granadas de fragmentación que llevaba en mi cinturón—  …si voy a morir…será…peleando—   una vez que se la pase hice el saludo formal antes de retirarme corriendo como weon…a lo lejos podía escuchar gritos del enemigo y una explosión, con la cacha de mi pistola rompí la puerta de cristal de un edificio departamental para entrar.

— ¡Atento M9! —   llamaba por radio a alguien del pelotón, pero nadie me devolvía el llamado, pero antes de suponer lo peor llame nuevamente— ¡¿Atento M9?!, repito Atento M9?, Atento S4? ¡Repito! ¡CONCHETUMARE QUE ALGUIEN RESPONDA WEON! —   llamaba y llamaba, una parte de mí se negaba a que nadie respondiese, era como un nudo en el estómago—   no weon…no… ¡NO WEON!—  ya estaba entrando en depresión  ya contemplando si era mejor dispararme o tirarme de algún piso alto de este edificio….

Ya iba subiendo las escaleras  en busca de qué?, no se  ya había pasado un buen rato intentando contactarme con alguien del pelotón pero nada, ya había enviado las señales de ayuda pero tampoco respondieron a mi llamada, revisaba oficina por oficina mas por seguridad que por nada,  me había atrincherado en aquel edificio, porque había tomado todo lo que pude y que mis fuerzas me permitieron para sellar las puertas y ventanas del primer piso, iba subiendo por las escaleras a un punto alto para tener una mejor vista en lo que escucho un ruido en uno de los rincones de un apartamento.

— ¿Quién anda ahí?—   pregunte con tono autoritario pero nadie respondió, trate de agudizar mi oído para  encontrar la fuente del sonido pero nada, hasta que pude jurar que sentí el ruido de unas pisadas sobre vidrios rotos, en sigilo fui buscando el origen del aquel sonido hasta que estuve lo suficientemente cerca  que podía hasta escuchar leves susurros diciendo  “conshesumadre…me van a matar weon…” hasta los  “ ya weon mantén la calma….respira hondo!”  , creo que esa voz hasta me sonaba familiar en cierto sentido, pero no podía recordar donde; Iba abriendo lentamente cada puerta del apartamento de donde venía la voz que por cierto lo hablaba tan bajo que quería, hasta que lo encontré era un chico de unos veintiséis años que se encontraba bajo una mesa.

—  Qu….quie….quien eres tu?—   pudo preguntar a duras penas.

—  ¿Vivías aquí?—   hable en todo autoritario asustándolo más.

—  S…si…—  respondió algo avergonzado, mirándolo bien, realmente como que se me es conocido de algún lado.

—  Tu nombre— 

—  Nicolás y ¿El tuyo?— 

—  Cristian Moreno— 

—  ¿Criss? ¿En serio eri tu? ¡Soy yo el Nico!—   sin más me abrazo—   ¡Pensé que habías muerto weon!.

—  ¿Ni…Nico..?...— las lágrimas comenzaron a caer de mis ya sucias y resecas mejillas—   yo…yo también pensé que habías muerto….—  le devolví el abrazo—   no…no te reconocí—   y no es mentira, ya habían pasado muchos años desde la última vez que no vimos, tantos que, ya casi había olvidado como lucia, aunque supongo que antes de la guerra no estaba en estas condiciones casi estaba en desnutrición el pobre….

—  Aquí estoy…pero….— 

—  ¿Tu familia no…—  no me atreví a terminar la oración.

—  No…no weon—   miraba al piso y negaba con la cabeza.

—  Lo…lo siento Nico…— 

—  No importa Criss…las guerras son de esta forma…y…y tú qué haces aquí…hace rato escuche mucho ruido abajo, pensé que habían entrado y que iba a morir….— 

—  Perdón… weon, era yo que estaba huyendo y termine aquí— 

— ¿Co…como están las cosas afuera? — 

—  Como el pico…nos superan en número, y he intentado ponerme en contacto con los alrededores, pero nadie devuelve la señal y tampoco responden a la señal de SOS— 

—  Osea…moriremos aquí…— 

—  Es lo más probable Nico…lo siento por fallarle a la patria…— 

—  No es culpa tuya Cristian…la culpa no la tenemos nosotros, solo fuimos el weones desafortunados que están envueltos en problemas de otros conchesumadres a los cuales les importa un pico cuanta gente muera por sus caprichos y ansias de poder, no es que sea un erudito rebosante de sabiduría ni nada, pero prefiero mil veces la calma de la paz ante que la adrenalina del arte bélico— 

—  Muy cierto weon…— 

—  He estado solo demasiado tiempo… ¿ya hace cuanto empezó esto? Ya ni lo recuerdo…tanto que siquiera la cuenta de los días he podido mantener— 

—  Todo es una discordia absoluta Nicolás—   dije en lo que me sacaba tanta wea de encima—   ya nada importa en estos momentos…— 

—  Si…ya nada importa…. A este paso todos moriremos— 

—  Todos mueren alguna vez…a veces unos mueren temprano y otros tarde, pero es una lástima que a jóvenes como nosotros con un futuro por delante se nos obligue a pelear las guerras de otros…ahora que lo pienso a ti no te llamaron— 

—  No me llamaron por mi enfermedad, un weon con cáncer como yo no serviría en el campo de batalla…— 

—  Aaaah verdad…perdón…— 

—  No importa Criss…ya no importa nada—   termino en un susurro mirando a la nada con melancolía.

 Pasaban y pasaban las horas, realmente era aburrido estar asi, sin luz, con suerte aun había agua en el edificio y el Nico tenía muchas provisiones para un par de semanas, como yo había sellado el primero piso nadie podría entrar, lo único que podíamos hacer era esperar que alguien llamara por el radio y hablar entre nosotros , a ratos llegábamos a un silencio del que nadie nos podría sacar era uno en que ambos sabíamos que esta seria nuestra tumba y solo era cuestión de tiempo para que lo inevitable sucediera.

—  Oye Criss—   Me llamo de la nada, estaba mirando por la ventana el horrido paisaje del que ahora éramos expectantes, ya hace rato los terroristas habían puesto la bomba en el centro de la ciudad y por mera suerte del destino este lugar no fue alcanzado.

— ¿Mmm? — 

—  No se….ya le he dao tantas vueltas al asunto y me doy cuenta de que hay tantas cosas que me habría gustado hacer, y hay tantas cosas de las que me arrepiento tanto weon— 

—  Todos tenemos remordimientos y deseos cuando se acerca el finar Nico, no se tu pero yo desde que esto empezó mis recuerdos han caído cual retazos al olvido….si no me habrías dicho que eras tú yo no te habría reconocido, hasta hubiese pensado que eras del enemigo y te habría disparado…— 

—  Las guerras lo cambian todo Cristian….— 

—  ¿Y tu….de que lo que mas te arrepientes?—   ante la pregunta se puso mas rojo que la chucha.

—  N…no te voy a decir….— 

— ¿Y  por qué weon, acaso es muy vergonzosa la wea?— 

—  Algo así weon…— 

—  Haber…..dejame adivinar…¿Drogas? –nego con la cabeza—   ¿Alguna minita random?—  volvió a negar—   no wei que no queriai morir virgen po—   cuando dije eso se puso fosforescente de rojo—   en serio…jojojoh  no wei que aun eri virgen Nico ajajajajaja… no podi – yo estaba recagao de la risa es que enserio el Nico tiene veintiséis y generalmente nadie es virgen a esa edad po y menos alguien como el  po, que feo no es y yo buta, me he metió tanto con minas como minos weon asi sin asco por que….no  se….

—  No te riai weon si no es gracioso!—   yo me seguía riendo—   no es que no quisiera…pero nunca encontré a la persona indicada….pero ya no importa si voy a morir— 

—  Pobrecito…no sabes lo que es bueno Nicolás jajaja—  dije con voz socarrona.

—  ¡No wei po! Que me da cosa hablar de esas cosas— 

— ¿Qué te da cosa? Si el sexo es algo natural, ¿Quieres que te enseñe? — 

—  Y que wea me vai a enseñar vo? ¿Acaso me vai a enseñar a correrme una paja a mano cambiada acaso? –

—  No se, quizás lo placentero que es Nico—   le susurre al oído.

—  ¿Qu….que wea estai hablando Cristian?—   decía nerviosamente mientras lo acorralaba contra la pared—  Criss….— 

— ¿Qué, no quieres?¿Ya no era que no importaba eso ahora que moriríamos?—  La verda que hace rato que este weon como que me viene calentado la sopa en los días que hemos estado aquí

—  N…no es eso…solo es que…— 

— ¿Es que Nicolas?— 

—  Es…un poco premeditado…Criss…— 

—  ¿Y qué importa Nicolas?—   mordí suavemente el lóbulo de su oreja.

—  Nhg…—  trato de contener el pequeño gemido—  Cristian…—  no recuerdo la última vez que alguien dijo mi nombre con ese tono tan sugerente.

—  ¿Quieres que pare Nicolás?—   bajaba con mis labios por su cuello hasta llegar a la curva que lo única con el hombro dejando una que otra marca.

—  Nhg..n…no…Cr…Criss…— 

— ¿Seguro? —  me separe para mirarlo a los ojos

—  Si, si ya nada importa…— 

—  Okay, Nico…—  ya dicho esto lo bese en sus resecos labios y nos dejamos llevar únicamente por el momento, carisias por encima de la ropa iban y venían, solo se escuchaban el sonido de nuestros besos y respiraciones entrecortadas, como el Nico era un poco mas bajo que yo sin exagerar….solo unos tres o cuatro  centímetros y además sin experiencia en el rubro se dejo llevar por mi.

—  Cri…Cristian…—   apenas lo dejaba hablar entre las pocas respiraciones— 

—  Nico…..—   a duras penas pudimos llegar a uno de los cuartos dejándolo caer suavemente en la cama que ya se encontraba desordenada—  ¿seguro que quieres continuar Nico?—   el solo se limitó a asentir con la cabeza—  Esta bien—   comencé dándole besos nuevamente desde el cuello hasta la curva del hombro en lo que iba sacando su polera, fui bajando por la clavícula hasta pasar por sus pezones de los cuales me aproveche como quise  haciendo que soltara unos gemidos ahogados los cuales trataba de contener como podía, iba bajando cada vez más por su vientre delgado a causa de la guerra y volví a subir para besarlo nuevamente y distraerlo en lo que bajaba sus pantalones en conjunto a su ropa interior.

— ¿Que…que vas a hacer Criss? —   me miraba sonrojado y dudoso cuando puse dos dedos frente a su boca.

—   No quiero que te duela tanto Nico….chúpalos— 

— ¿Y…que…harás con ellos?—   se notaba que era virgen por dios!.

—  Ya lo vas a sentir, solo hazlo—   asintió con la cabeza antes de comenzar a lamer mis dedos como si un bon bon bun se tratase, ya me imaginaba eso mismo pero en mi pico pero no creo que quiera hacerme un felaito ya era mucho con lo que le iba a hacer, en lo que el estaba en lo suyo yo le tome su hombría  con mi mano libre para comenzar a correrle una pajita por mientras el hacia lo otro , después de un rato sentí que ya mis dedos estaba lo suficientemente babeados para comenzar con el trabajo difícil—   Nico…—  lo llame suavecito—   relájate lo más posible—   dirigí mi mano a su entrada para introducir el primer dedo y altiro se  tensó—   te dije que te relajaras Nico si duele al principio—   creo que solo atino a asentir con la cabeza mientras apretaba los dientes y cerraba los ojos con fuerza.

—  Es que…es…incomodo—   apenas lograba articular palabra si mas encima seguía corriéndole la paja.

—  Tranquilo—   segui introduciendo y sacando mi dedo simulando pequeñas penetraciones después de unos minutos se relajó un poco y metí el segundo, creo que esta vez fue más la incomodidad que dolor, pero esto era solo el principio aun venia lo peor antes que el verdadero placer de nuestro acto, iba haciendo  un pequeño movimiento de tijeras en su interior para dilatar lo más posible –Nico…vo…voy a entrar…—  espere un poco a que me diese su consentimiento.

—  Ya….aaarg…aaah…ra…rápido…—   me puse en posición y no sabía si entrar de una sola estocada o lentamente….asi que opte por la segunda que parecía menos dolorosa—   aaaah….d….du…duele weon….aaah….— 

—  Tranquilo…si ya va a pasar…—  trate de tranquilizarlo y distraerlo del dolor con un par de besos hasta que ya estuve por completo dentro de el – tú me dices cuando empiece a moverme Nico—   después de no se unos diez minutos el Nico se movió un poco dándome a entender que podía comenzar, la presión alrededor de mi pico era increíble no sé cómo chucha pude soportar teniéndolo así todo este rato sin moverme un poco.

—  Aaah….aah…m…mas…..más rápido….—    mientras los minutos pasaban mis estocada iban cada vez más rápidas y sus gemidos en función, el placer era tal que podía sentir como clavaba sus uñas en mis espalda y no sentía dolor alguno, solo el placer que el me entregaba.

 Ya estábamos llegando a nuestro clímax, ambos gemíamos sin mesura alguna de lo bakan que se sentía, de la nada el Nico se fue soltando un fuerte gemido y contrayéndose lo suficiente haciendo la presión suficiente para que me fuera también dentro de él.

—  Pe…perdón Nico, no pude contenerme…—   apenas podía articular palabra después de semejante actividad física.

—  No…no importa Criss—  ambos respirábamos agitadamente, sale de el para acostar a su lado y taparnos con una frazada que estaba a un lado de la cama; después de un rato el se quedó dormido y yo también estuve a punto de hacerlo pero sentí unos ruidos de disparos a lo lejos y una risa maniaca  haciendo que me levantara de forma estrepitosa  a observar por la ventana y lo que vi me dejo entre aterrado y anonadado  al no creer lo que estaba viendo.

— ¿Qu…que mierda? —   dije expectante al nuevamente no dar fe a lo que mis ojos veían pero ¿Quién en mi situación lo haría? No todos los días vez a un unicornio alado dejando estela de arcoíris  con un par de metralletas a modo de torreta con una loca fumando sustancias de dudosa procedencia  montándolo cantando cual Heidi  Yioroloei yioroley jiiiiju~~(8)  mientras luchaba a capa y espada contra un Alienígena que lanzaba rayos laser por sus  ventosas  con sus naves a lo Starcraft, yo muy cagado del miedo me acerque al Nico para despertarlo y huir como fuese de tal discordia que daba lugar en las cercanías al edificio.

—  Nico!! Nico despierta weon esta quedando la caga afuera weon arriba!!!—   lo movida pero el ni a despertar atinaba, fui por la habitación buscando nuestra ropa  y cuando me siento en la horilla de la cama para ponerme mis botas siento unos brazos rodearme los hombros, eso no me habría asustado en lo absoluto a no ser por los petalos de flores que de la nada pasaron ante mis ojos – ¿N…Nico…? Weon no hay tiempo para bromas, esta quedando la caga afuera y tenemos que irnos hechos un peo— 

—  ¿J…Jaimeh~? ¿E…eresh…tuh? —   dijo en mi oído con un tono muy lascivo convinao con uno de maraco español, extrañado me gire a verlo y vaya mi sorpresa al verlo ahí pero con la única diferencia es que no tengo ni la más puta idea de donde cresta saco una…¿Corona de flores?—  ¡Tu no eresh mi Jaimeh!¡¿Quién coñio eresh tuh?! ¿¡Y por qué eshtoy desnudo!? ¡¿Me ash violado?!—    y cual fiera se tiro encima mio con intención de ahorcarme, pero yo al ser más fuerte que el lo acorrale en el piso con una mano en cada lado, pero en un abrir y cerrar de ojos ya no estaba.

— ¿Qué cresta pasa aquí?—   me preguntaba una y otra vez cuando siento el edificio estremecer bajo mis pies—  no weon, ¿Un terremoto? ¡No weon! —   pero cuál fue mi error al tensar que era un movimiento telúrico al ver atónito como en los pisos sobre mu cabeza eran arrancados cuales legos siendo grande mi sorpresa ante tal visión pesadillezca, una de mis peores pesadillas al ver la cara del Vardoc la cual ocupaba todo el panorama del cielo haciendo que me sintiese como hormiga en comparación.

—  Xodiiiiiwiiii~~~—   su voz sonaba mucho más grave al tono que estaba acostumbrado—   dos y dos son cuatros; cuatro y dos son seis—   ya no lo soportaba, sentía que mi cabez estaba a punto de estallar.

—  AAAAH!!!!—   gritaba de dolor.

 “¡Cristian!”  escuchaba entre todo el ruido a mi alrededor ¡weon despierta!”  y de la nada…todo se volvió negro.

— ¡CONCHETUMARE!—   grite de la nada levantándome de golpe, vi alrededor mio me di cuenta que estaba en la casa y que todo había sudo una cruel pesadilla pero habían un par de problemas….Uno estaba abrazando al weon del Vardoc como si de un peluche se tratace y la que más me preocupaba…..tenía el pico parao…

Chapter Text

11 del ñah al ñeh

   ¡Una parte de mi estaba en shock y la otra estaba más feliz que la conchetumare weon! Aun no podía salir del trance al que estaba sometido, después de tanto pero tanto tiempo que mi mente me engañaba con sueños de apariencia dulce que al final era peor tomar ácido sulfúrico, pero al fin podía decir que lo que está sucediendo no es un mero producto de mi imaginación, era tan real como el calor en mis mejillas, como las lágrimas que escurren por mi rostro, como el calor de sus manos al tacto de mi la piel de mi cara, todo weon….todo real….como el frio en  mis piernas temblorosas  y espalda a causa del invierno que arrecia y con mis manos sobre las suyas comencé a  recorre hasta pasar los brazos atrás de su nuca atrayéndolo un poco más a mí, podía sentir como trasladaba sus manos desde mi cara hasta abrazarme fuertemente  por la cintura, puta que me sentía mina en estos momentos pero…era tan maravilloflen que no puedo evitar sentir mariposas en la guata, en el colon, en el hígado en todos lados. Y casi podía estar seguro que el Jaime podía sentir mi acelerado corazón como yo podía sentir el suyo, no sé cómo pero lo sentía, pero a pesar que el momento se nos hizo eterno o así lo sentí yo, tuvimos que separarnos levemente para vernos a los ojos y darnos cuenta de que ninguno podía decir nada. El Jaime junto su frente con la mía, podía sentir su aliento junto al olor del café que hasta hace unos momentos tomamos en el restaurant.

—  Nico…—  susurro suavemente aun en la poca distancia de sus labios.

—  Jaime…—    correspondiendo al llamado del mayor.

—  Nicolás sé que no lo he dicho como se debe…pero… ¿Me permitirías volver a conocerte? —   eso prácticamente sonó a petición de matrimonio.

— ¿A…a que te refieres? — 

—  Todos hemos cambiado en este tiempo, tu… yo, sé que ya de por si el daño que te he hecho es irreversible y que jamás seré capaz de compensarlo correctamente, pero…—

—  Jaime…—  lo interrumpí, aun había algo que quería decir o que más necesitaba sacar —   mi….mi corazón ha sido destrozado por ti, de la forma más cruel y despiadada que jamás pude imaginar  y  sin yo merecerlo, fui pisoteado, humillado y maltratado no solamente físicamente, sino también psicológicamente, a duras penas me mantengo en pie, durante tanto tiempo realmente me plantee si de verdad era un error mi mera existencia …es tan….puta no sé, hay tantas weas  que perdí, tantos recuerdos….tantas wea que…que…puta weon… es demasiada wea—  hubiese continuado pero nuevamente el me abrazo con mucha fuerza impidiéndome continuar.

—  Lo se Nico… —   podía notar que él no sabía que decir, quizás porque sabía que mis palabras eran verdad y no había forma de refutarlas—   te  prometo no volver a hacerte daño, por lo más sagrado del mundo— 

—  ….—   ahora el que no sabía que decir o hacer era yo, no esperaba que dijese eso po weon era no se algo demasiado raro lo que estaba pasando, en el fondo estaba saltando de la felicidad por lo que acababa de ocurrir, nunca pensé en los últimos cinco años que volvería a hablar con él y ni hablar un beso po, un beso con él, se que lo había dicho antes pero esto me supera en todos los sentidos,  podía sentir su mirada sobre mí, directo a los ojos—   Jaime….—   susurre por lo bajo, creo  en todo este rato habíamos estado tan pero tan ensimismados en nuestro mundo yupi que ni nos habíamos dado cuenta que había empezado a lloviznar  y por lo que se ve de un momento a otro podría comenzar a  llover a cantaros y ninguno de los dos levaba una chaqueta muy gruesa que digamos—   Emm Jaime…—   lo llame por lo bajo.

— ¿Si Nico?— 

—  Sé que sonara mala onda, pero no prometas cosas que quizás no puedas cumplir…— 

—  Aun así me es inevitable hacerlo, no quiero ser cargante, pero en verdad lo que siento es real y no quiero volver a dejarte jamás— 

—  Porfa’ Jaime…solo dejémoslo por ahora, creo que ya ha sido suficiente por el momento —   de cierta forma todo esto se siente raro ¡No sé ni una wea por el momento por la cresta! —   creo que es mejor que me vaya pa’ mi casa, ya es tarde – estaba dispuesto a irme cuando me sujeto del brazo.

—  Nico…— 

— ¿Qué paso? — 

—  Emmmm… ¿Podríamos juntarnos otro día? — 

—  Seguro Jaime…— 

 Ambos seguimos por caminos contrarios o eso creo yo porque no estoy seguro de haber escuchado sus pasos alejándose del lugar, ya que, lo único que podía escuchar eran los acelerados latidos de  mi pobre corazón  uno…dos….tres….cuatro….  contaba mentalmente tratando de relajarme a no creer aun a lo que se había llevado acaso hasta hace unos momentos  po’ weon, pero ¿Qué pasara ahora entre nosotros?  Ósea nos dimos un beso po’…se dio de la nada y adema’ me dijo que me quería weon, ni yo aun entiendo esa wea.

 Una vez  que había llegado a mi casa mojao’ hasta los huesos porque había empezao’ a llover como si el cielo se estuviese cayendo y cagao’ de frio, el sushi estaba raja enrollado en el sillón y ni miau me dijo solo me miro con su  a veces  inquisidora mirada de gato viejo culiao y sin más me fui a pegar una ducha caliente pa’ porque odio enfermarme, me hace sentir peor de lo que generalmente me siento, después de un rato ya me estaba acostado y por decirlo así  marcar tarjeta con el Criss  le había omitido que me había encontrado con el Jaime porque no sabía cómo se lo tomaría, quizás se lo cuente mañana cuando me llame y puta….ni yo sé cómo tomarme la wea como si fuese algo bueno o malo, pero esa wea me había movido todo el mundo, el universo, la dimensión y hasta los multiversos  po weon, nunca me habría imaginado una wea así en primer lugar aaaarrg puta que me siento mina ahora po repitiendo la misma wea como imbécil! si el weon del Jaime me dio un beso y….puta cage son solo un beso me fui a la mierda, sentí que  volaba fletamente con mariposadis kawaiis y el fondo rosadi super fletis po….creo que me está dando fiebre o alguna mierda, quizás mañana las míseras neuronas que  me quedan funcionen o algo….

—  Jaime POV— 

  La lluvia caía sobre Santiasco pero eso me importaba una reverenda wea la cosa es que me había encontrado con el Nicolás y puta le di un beso, pero que beso weon  digno de no se película o alguna wea fleta de ese tipo si lo único que falto fue que lloviese antes pa’ darle toque a la wea pero no, ahora está lloviendo más fuerte que la conchetumare pero eso no me importa ahora porque puta, yo estaba en el negocio comprando algunas weas  porque estaba cagao de hambre po bueno la cosa es que yo estaba ahí tranquilo pensando en la vida de la mosca y en la inmortalidad del cangrejo cuando un Nico salvaje apareció y puta una cosa llevo a la otra combinado con sus ñes terminamos en un café  hablando weas random pero no esperaba que el saliese corriendo hecho un peo, pero para mí cuea ya habíamos pagado así que  lo salí persiguiendo pa’ no dejar la wea en el aire porque ya habíamos dilatado el tema por demasiado tiempo este tema y puta que no me arrepiento de haberlo hecho porque al fin me puse los pantalones pa decirle que lo quería además de preguntarle si podíamos seguir viéndonos  y  nada más que decir aparte que iba caminando con una sonrisa de imbécil hasta llegar a mi casa con las bolsas con comida pegarme una ducha y acostarme a dormir.

  Me despierto con el sonido de la lluvia que seguía sobre la ciudad cosa que increíblemente me relajaba en cierta medida pero lo malo es que no podía quedarme en la cama ya que lastimosamente tenía que ir a la pega con todo más inundado que la chucha, quizás hasta el metro habían cerrado por la wea… espero no tener tanta mala cuea porque ahí sí que me pegó un tiro;  me levante con una paja magistral sintiendo el frio de una más tuve que resistir las infinitas ganas de volverme a acostar mandando la pega a la chucha, cagao de sueño y frio parti a la cocina pa’ hacerme algo caliente poniendo la tele de fondo por hacer boche no mas porque no la estaba pescando ni en bajada ya que todos mis pensamientos iban de forma automática a lo que paso ayer con él, onda yo diciéndole que lo quería y el diciéndome que me quería pero ninguno de los dos sin saber que chucha hacer al respecto, lo cual es entendible a mi parecer porque puta después del cagazo que nos mandamos con el Edgar y además pa’ ponerle la guinda a la torta la wea de sus viejos…cualquiera queda pal pico y aunque el trolazo culiao del Cristian me caiga como el hoyo…el Nico no estaría siquiera vivo po’ solo pensar en lo saco’ wea que fuimos me da la wea, ¿Cómo chucha pude ser tan weon? ¿Cómo JAIME? ¿Cómo? si me doy rabia porque yo mismo fui el que le hizo cagar cuando además de haberle correspondido debí haberlo apoyado y por lo que me resumieron el Edgar con el Manuel, lo que les grito el otro weon no fue lo más bello del mundo no weon todo lo contrario, en solo pensar que el Nico haya intentado suicidarse una vez que hace cagar no quiero ni imaginar lo demás eso si me hace cagar, no quiero verlo así por muy irónico que suene y toda la wea, pero es que puta se lo debo por todo lo que le hice.

Mi dia laboral fue la misma wea de siempre sin ningún atao o alguna cuestión demás, ya que ahí me tienen tachao’ como  un weon piola  nadie me dice nada y yo no digo ninguna wea tampoco porque si algunos llegan a saber que yo era el Alfredo o como quieran llamarme en los tiempos del canal adjúntese una lista con todos los nombres que tuve en aquella época po porque yo fui el que más tuvo varíales y todo por un puto error de pronunciación de estos culiaos… puta que me da pena pensar en aquella época donde lo único que hacíamos era reinos de weas random, política y mierdas varias, donde me weaban por el colon irritable o por ser un enfermo culiao que lo único que sabía hacer era putiar a medio mundo, aún recuerdo cuando les explote el cráneo a todas las ratas culias con mi guion de Simioscraft, todos los aniversarios, el millón de subs y al Edgar hablándonos cochino con su voz de semental, en el fondo todas esas cosas que nos hicieron lo que fuimos en ese tiempo…me da como ese apretón en el corazón al pensar que todo eso se fue por mi culpa…solo mía… me hace sentir la peor persona del mundo pero quizás y solo quizás el destino me haya vuelto a poner al Nico en mi vida para arreglar todo lo que paso  Esto ya paso y volverá a pasar  inevitablemente pensé de forma melancólica pero ahora hare las weas bien o eso voy a tratar porque soy muy pero muy bueno cagandolas de formas magistrales y ahora puedo enmendar toda la wea que hice, porque ahora tengo la oportunidad de hacerlo y no fue por mera casualidad volvernos a encontrar es como ese dicho que no me acuerdo en donde cresta lo lei o escuche en facebook o en tumblr  ni yo me acuerdo bien porque en una de esas fue en un anime o alguna otra wea que vi por ahi …

 Las casualidades no existen, todo es inevitable

 Una vez devuelta en la seguridad de mi morada me acorde de una wea…si con el Nico habíamos hecho esa wea ayer ya a estas alturas el weon del Cristian debe haberse enterao de la wea y con esa wea… creo que me va a cortar el pico o alguna wea asi  y eso es solo por precaución, me rio de mi pensamiento tan weon porque el tipo lo protege as que cualquiera de sus propios papas po ojala yo hubiese tenido un primo asi porque mi familia con cuea mi infla para las festividades o alguna wea importante, me senté en mi silla de la PC pa jugar alguna wea random ñes , bajando por el dash de face vi una wea que me hiso explotar el colon de una forma… Bachelet postula para elecciones 2022  no wei chancha y la conchetumare, no wei perra reculia ¿Por qué no te meti los bonos reculiaos por el hoyo? Bastarda y la conchetumare  que comprai a todas las viejas de mierda con menopausia y que les faltan pico, ¿Por qué chucha no me chupai el pico hija de puta? EHHH? Sipo si weon en tu puto gobierno anterior hubieron incendios, terremotos, aluviones, erupciones de volcanes, ¿te crei el puto avatar gorda reculia? ¿Qué chucha vai a hacer ahora? Porque también en tu wea de gobierno llovió hasta en verano con todo y truenos po conchetumare, la mato yo la mato que vuelva a salir la gorda chupapico y que no me venga a wear con bonos porque la chancha culia ha sacao la wea pa’ todo que bono joven, que bono de chupar picos, que wea de bonos por ser una vieja culia que no hace ni una wea aplastando la raja viendo caso cerrado en la tele po’ me cago en su gobierno de mierda…y que wea? ¡Y yo siquiera vote por la chancha culia y pa que wea, no me dieron ningún bono en ninguno de sus dos gobiernos anteriores ni una wea y con qué cara la perra culia quiere reelección y wea, me cago en toa tu wea de gobierno y proyectos culiaos!

 Ya una vez acabado mi descargo de colon y weas porque puta que la chancha de mierda me revienta el colon de una forma increíble po, pero pasando a otros temas ahora no se si hablarle al Nico después de lo que paso ayer, de cierta forma  estoy más nerviosos que la chucha… el silbido culiao del guazap interrumpió mi meditación interior…ah el Edgarin.

Eddiesick: Olaflen compañerito— 

Yo: Hola po ¿Qué onda weon?

Eddiesick: Naah po compañero ¿Cómo has estao weon?.

Yo: aca weon un poco nervioso noma po

Eddiesick: ¿Qué paso weon?.

Yo: Ayer me encontré con el Nico ayer.

Eddiesick: Yiiiaaaaa y que paso weon?

Yo: Hablamos…

Eddiesick: y de que hablaron weon?

Yo: Hablamos po weon…

Eddiesick: Pero de que wea hablaron po weon enfermo!?

Yo: entre wea y wea,  llegamos a eso po weon….

Eddiesick: La wea brigida… no wei que las cagaste perro culiao!.

Yo: No se si tomarlo como algo o malo pero…

Eddiesick: Pero que weon po!

Yo: nos dimoh un beso po weon…

Eddiesick: No wei…..

Chapter Text

12 ¿Indultar?

Después de ese  “No wei…”  Sonó salvajemente el teléfono dándome a entender que el Edgarin quería detalles…

 

—   Ya weon suelta la pepa y con detalles

 

—   Ya po, es que andaba comprando algunas weas y nos encontramo en la fila y bueno, fuimos a hablar a un café de weas po, y una cosa llevo a la otra— 

 

—   Pero Jaime dime detalles po no me sirve un ’una cosa llevo a la otra’, ¿Qué paso exactamte? — 

 

—  Buta amigo, la wea es que…al principio hablábamos de cosas random  como hemos hecho últimamente y llegamos al punto donde hubo un silencio de mierda y se me salió preguntarle que si me seguía queriendo po….— 

 

— ¿Y que wea te dijo?—   puta el weon metió….

 

—  Eso que si po – después de eso el Edgar quedo plop—   weon… ¿seguí’ ahí? — 

 

—   Me acabas de dejar impactado weon…no sé qué wea decir a eso…ósea si tú le seguí gustando al Nico po, ¿Qué son ahora?

 

—  No se po’, si una cosa llevo a la otra y nos dimos un beso en una plaza— 

 

— ¿No que se estaban tomando una café? — 

 

—  Sipo, pero cuando le hice la pregunta el weon salió hecho un peo y lo tuve que perseguir po, y lo pille en una plaza— 

 

—   Aaaaah puta ¿Y qué va a pasar ahora weon?

 

—  No se po…habrá que averiguarlo o no? — 

 

—   Si po… — 

 

—  Realmente seria bakan que volviésemos a tener a misma confianza que antes…— 

 

—   Oye weon y hablando de weas añejas ¿Adivina con quien hable ayer? — 

 

—  ¿Con quién weon?— 

 

—   Con el Naiko po’, hace caleta que no sabíamos nah del cabro — 

 

—  No po, desde que se fue a España casi ni nos inflaba ¿Cómo ha estado? ¿Va bien con su tratamiento? — 

 

—   Si weon, dijo que volvería a Chile…el Naikoerano vuelve po…pronto todos vamos a estar reunimos… — 

 

—  Weon todavía no me respondí lo del tratamiento po— 

 

—    A chucha perdón…el weon ya termino el tratamiento y ahora nos lo mandaron con la media plr devuelta

 

—  ¿En serio? pobre Naiko… — 

 

—   Sipo, oye weon háblale al Nico pa saber que wea va a pasar ahora y que no todo lo el avance que hemos tenido hasta…

 

—  No se si llamarlo ahora, que chucha estoy diciendo si ni siquiera tengo su número ¡Como tan weon! Ya mejor cuando me conecte a la PC le hablo, asi pa’ no ser tan hostigoso po Edgar— 

 

—   Ya po compañerito, me habla después que le hable pue ñore ─

 

—  Ya weon te hablo después que le hable— 

 

—   Ya chao weon — 

 

—  Chao culiao—   fue lo último que le dije a mi ruliento amigo antes de colgar, no sé qué chucha voy a hacer ahora con el Nico, ¿Debería llamarlo? No ¿Mejor un…mensaje?, no sé cómo chucha hablarle ahora…. Ni siquiera sé que somos ahora, si amigos, conocidos, andantes, pseudo amigos con ventaja, pareja, no se weon todo paso muy rápido y prácticamente por instinto….ya no sé cómo verlo, en estos cinco años hemos cambiado demasiado  siquiera puedo  hacer una pequeña inferencia de cómo estará ahora hay demasiados factores que influyen, ya no tiene ni un retazo de la personalidad que tuvo, siquiera su mirada es similar en lugar de eso, solo pude ver  soledad, tristeza, dolor, etc, y puta la wea, su cara weon lleno de ojeras, cuando lo vi ese día con el Cristian…tan demacrado y melancólico po, pero yo sé que algún día o eso espero que vuelva a ser el de antes.

 

 Al día siguiente después de la pega sin nada en especial más que hacía más fría que la chucha llegando a mi casa no podía parar de pensar en cómo cresta empezar una conversación sin que saliera ese silencio incomodo en el que ninguno sepa que chucha decir, aunque sea en chat po es como igual incomoda la cuestión. Ya una vez prendiendo el PC pa ver qué onda  hay una cosa que me llego a la mente si seguíamos asi…¿El Goth volvería o ya fue GG para siempre? sé que es una wea bastante ridícula pero si seguíamos asi podría haber la probabilidad de que volviésemos como antes y eso significaría que tendríamos que hablar todos los días y esas volas po, y ahora que nuestro  Naikito ha vuelto de España para acompañarnos en estos momentos porque puta que también le afecto cuando quedo la caga….creo que no había mencionado lo que paso con el otro Nicolás o Naiko como siempre le hemos dicho para no confundirnos,  en primer lugar cuando él había empezado a estar en el canal de  forma estable era porque en aquel entonces él había tenido un accidente super brigido el cual lo dejo algo mal y como no podía tener por decirlo asi un trabajo muy estable por su condición decidimos  ponerlo en el canal, aparte de subirle el ánimo con nuestras estupidez crónica le dábamos sus lucas para ayudarlo un poco con los médicos y los tratamientos a causa de su condición, después del cagazo y que el Nico se esfumara del mapa ya no podíamos ayudarlo mucho en lo económico asique después de un tiempo hicimos una que otra movida con un par de fundaciones y pudo irse a hace un tratamiento un tanto  largo a la tierra del Quijote y Sancho Panza, se suponía que iba a durar lo mucho dos años pero según recuerdo, pero  se complicó y tuvo que quedarse por más tiempo y ahora después de casi tres años se su partida volverá a Chile po, más le vale que no hable como español maraco porque ¡Ahí sí que lo mando devuelta weon! Pensándolo con más detenimiento en todos los saco wea que han pasado por el canal que no han sido pocos aun habiendo estado en uno o dos videos todos han puesto su granito de arena…es irónico que yo lo diga…heheh… por lo menos ahora el Naiko volvía como nuevo con nosotros y podríamos volver a ser la familia que éramos…

 

Después de un rato debatiéndome internamente si debía hablarle o no viendo como imbécil la ventana de Facebook …sí o no, no tengo ni puta idea que chucha decirle hasta que en un mini arranque de no sé qué chucha le puse un “Holi, ¿Cómo estai?”  asi tal cual super simple, pero después de un rato no me contesto y sin puta idea le mande otro, pero nada…era raro ya que últimamente hablábamos más y no se demoraba tanto, buta después de un rato me contesto que estaba cansado y que quería dormir…. No le pude reclamar nah’, no podía por más que quisiese hacerlo… tirándome hacia atrás en la silla siento que algo no está bien no sé cómo describir esta sensación…es como cuando se siente el ambiente enrarecido como si algo fuese a ocurrir a veces es  verdad y otras veces es mentira, ni yo entiendo bien esas weas solo son weas que de vez en cuando siento es son como ñeeeeh en vola solo me estoy psicoseando mucho y estoy pensando en weas….solo debe ser eso….solo eso….

 

 

 

Nico POV

 

 

 

Miro mi reflejo como cada mañana, sé que debería estar más contento y toda la wea pero ahora no siento nada…se suponía que esto era lo que había estado esperando desde hace mucho tiempo y ahora que está frente a mí no sé qué wea hacer, me siento un imbécil, un weon grave ¿Y si todo es mentira? ¿Que el Jaime solo está jugando conmigo para hacerme más daño y después reírse de mí?, una y otra vez escucha a esa voz reculia en mi puta cabeza repitiendo las mismas weas una y otra vez como un ciclo sin fin “él no te ama ¿Cómo dice que te ama si antes te había jurado odio eterno?   ¡Solo va a jugar contigo!” después que termine lo que dejo pendiente hace cinco años dejara nuevamente pal pico!

 

— ¡NOOOO!, él dijo que no me volvería a hacer daño… me lo juro…—   me auto grite al verme en el espejo, pero esa voz de mierda seguía hablando sin parar y yo sabía perfectamente como callarla. En un  arranque de molestia tome una de mis navajas pero antes de realizar el primer corte me detuve por completo mirando mi antebrazo detenidamente junto con todas las ya innumerables marcas que ya habían en él, las contemple un par de minutos pasando  levemente la punta de mis dedos sintiendo el relieve de las que otrora fueron heridas, sentí como la angustia crecía en mi interior al recordar aquellos días en lo que mi vida dio un vuelco radical sin vuelta atrás, ¿Realmente me quiere?, no lo entiendo…, si recuerdo claramente todo weon, sigo sintiendo como la angustia que se acrecienta más y más en mi interior hasta que no puedo evitar llorar ¿Por qué? Ni puta idea, ya no sé ni siquiera que chucha sentir ahora, sé que amo al Jaime pero al pensar en el automáticamente recuerdo la paliza que me dio y podría hasta jurar que podía volver a sentir los golpes y sus palabras  cargadas de odio y desprecio, no solamente las de él, sino que, también las del Edgar y por último las de mis viejos...me mire nuevamente al espejo viendo que tenía los ojos más irritados que la chuchen me parecía al Bestia cuando se fumaba de la wena, me rei de mi comentario—   No….sé que wea hacer….—   no weon ,ni puta idea que hacer ahora….deje el filo de la navaja sobre el lavamanos y medio tiritón me abrase a mí mismo, sentándome en el frio piso a un lado del lavamanos no quería admitirlo pero a pesar de lo ocurrido en el último tiempo  estaba aterrado

 

 No sé cuánto tiempo he estado sentado en el piso ya que ni sentía el frio y desde hace unos momentos la navaja volvía a tomar lugar entre mis dedos mientras que jugueteaba con ella, después no se escuchaba nada más que el ronroneo de Sushi que hace un rato había se había quedado dormido en mis piernas por lo que era mi única fuente de calor, a ratos escuchaba el tono de mi celular que lo más probable es que fuese el Criss…. Acariciando el lomo de mi gato y aun jugueteando con esa cosa entre mis dedos y a ratos la clavaba en la yema de mis dedos haciendo pequeñas heridas sin llegar a sangrar, tampoco iría a trabajar ya que había día administrativo o una wea porque se murió alguien y la empresa va a estar cerrada por una semana a causa del duelo o luto, que se yo, pero el punto es que no tenía que ir a trabajar. El tiempo pasaba y yo seguía en ese lugar sin moverme o inmutarme, siendo que, desde ya hace un rato el Sushi se fue a algún lado dejándome solo con mis pensamientos, dándome una y mil vueltas a las cosas que han pasado; No sé en qué punto todo se volvió oscuro.

 

 

 

— ¡Nico…Nico…Nico! —  sentía que una voz me llamaba— ¡NICOLAS DESPIERTA CONCHETUMARE CABRO RECULIAO! —   desperté de un salto.

 

— ¿Que chucha? —   dije medio adormilado, aún estaba en el piso del baño pero con la clara diferencia que esta el Criss a mi lado.

 

— ¿Cómo chucha weon se te ocurre quedarte dormido acá? ¿Cómo tan aweonao? —  Se le notaba enojado, wea obvia, por no haberle contestado las llamadas.

 

—  Puta me pareció cómodo sentarme aquí— 

 

—  Si weon, súper cómodo el lugarcito pa´ sentarse y pegarse una siesta, pero mira que linda la wea—   lo dijo con evidente sarcasmo e ironía—   mira weoncito si hasta fiebre teni—   puso una de sus manos en mi frente tomando la temperatura—   ya culiao anda a acostarte—   me tomo del brazo obligándome a pararme y llevarme a mi pieza.

 

—  Weon si estoy bien… si se me va a pasar en un rato con un paracetamol—  

 

—  Claro culiao, ¿Por qué no te tomar un litro de orina de nutria acaso? —   cuando dijo eso no pude evitar soltar una leve carcajada.

 

—  Oe con el Dostor Nutria no te metai ¿No vei que me costó caleta cazarlo en las amazonas? — 

 

— ¿Vo’ crei que soy weon o que me parieron ayer? si se sabe que la nutria culia te recogió de curao en la calle conchetumare, ya quédate acostao nomas que te va a dar pulmonía si seguí pasándote de frio—   me detuvo en mi intención de levantarme—   mejor quédate acostao no más— 

 

— ¿Oye y vo’ no deberiai estar trabajando en lugar de esta acá?— 

 

—  Y tú también— 

 

—  Se murió un weon y la empresa está en duelo, en otras palabras, tengo un fin de semana largo— 

 

—  Weon con suerte, yo estoy acá porque un chistosito se le ocurrió no contestar su caga’ de celular—  me mantuve en silencio ya que siempre era así…—  No me miri así…no creai que falte a la pega, es solo que hoy me voy de viaje por un tema de pega— 

 

— ¿Por fin te ascendieron weon?—   pregunte un tanto incrédulo por muy weona que sonase la pregunta.

 

—  Algo así— 

 

—  ¿Y a donde chucha vai a ir?— 

 

—  A una capacitación a China— 

 

—  Miish a la conchetumare ¿Por cuánto tiempo te vai pa allá? — 

 

—   Unos tres meses y por lo mismo no te voy a dejar solo Pichulas— 

 

— ¡¿Qué?!, ¿Me vai a llevar de paseo a China? — 

 

 —  No pue Nico po— 

 

—  ¿ Y entonce?— 

 

—  Llame al Edgar y le dije que estuviesen atentos a vo en lo que no estoy—    Abrí mis ojos como platos con una cara que decía “¿Me estai conchetumariando?” —   no me pongai esa cara, demás que el tiempo se te pase volando con ellos…. y hablando el grupin de palurdos inoperantes…hay algo que no me hay contao guacho— 

 

—  En Cristian… no creo que necesite niñeros…— 

 

—  No te estoy preguntando Nicolás te recuerdo que a veces hasta se te olvida comer, tomarte las pastillas, entre otras cosas… además no creo que quieras volver a estar solo tanto tiempo con el Vardoc— 

 

—  No gracias—   Ni quiero recordar cuando me dejo solo con ese weon, fue todo un suplicio porque todo lo que hablaba me recordaba me recordaba a mis tiempos en el canal.

 

—  Por eso po Nico, y no me hai dicho lo que no me has contao— 

 

— ¿De…de que cosa estai hablando? —   dije haciéndome el supremo weon porque yo el muy enfermo mental no le había contao nada de mi junta con el Jaime.

 

—  No te hagai el weoncito, si sabi a lo que me refiero qlo— 

 

—  No estoy culiao weon y no sé a qué chucha te referi— 

 

—  A verda’ que el Elmo culiao aún no te chanta el pico—   cuando dijo eso no pude evitar ponerme más rojo que los cachetes de pikachu—   así que suelta la wea Nico, el otro dia el Vardoc te vio a ti y al Jaime en una cafetería—   Chucha….

 

—  La wea es que…puta ese día iba con ganas de comer una wea y me lo encontré en el super y me invito un café po…para hablar un poco de…eso—   me miro con cara de “cuenta toa la wea o te agarro a pichulazos” —   puta y después una cosa llevo a la otra…y…terminamos en una plaza y nos dimos un beso— 

 

— ¡UN BESO! – el culiao casi me revienta el tímpano del grito que pego, aweonao.

 

—  No griti saco s’ wea, que me duele la cabeza—   le dije para que le bajara los Hrz a la wea.

 

—  ¡Puta perdón, es que es por la impresión por la chucha Nicolás po! los weones rápidos—   el weon trataba de ajuntar la risa sin mucho éxito.

 

—  Es que Cristian po, la wea es que estábamos en la cafetería y puta po, el me pregunto si lo seguía queriendo porque él todavía me quería y me dio la wea y me fui de ahí po, el weon me siguió y me pillo en una plaza y puta una wea llevo a la otra y nos dimos un beso— 

 

—  Osea ¿Ya hablaron toda la wea, o solo eso? — 

 

—  Aún quedan sus temas pendientes, además no creo que ese haya sido el lugar más óptimo para hablar de esas cosas po— 

 

—  Y con eso…¿Cómo te sientes?— 

 

—  Cabro culiao ni que fueras la Doctora Tess Coleman, entero de charcha conchetumare— 

 

—  Es que weon, no se—   se rascaba la nuca con un deje de nerviosismo y wea—   no pensé que fuese a ser tan rápida la wea, han sido un par de meses desde que volvieron a hablar—  se quedó pensando unos minutos como tratando de encontrar las palabras para decir lo que quería expresar sin cagarla de por medio—   quizás sea por el tiempo que han estado separados… y puta weon… por muy hijo de perra que el bastardo reculiao, si te soy sincero weon…me pican las manos por sacarles la reconchetumare a los culiaos y las maracas hijas que la zorra—   le brotaba el odio a medida que hablaba—   pero…—   boto un suspiro pesado—   lo que pase con ese tema, lo decides tu Nicolás…. Pero ten en cuenta que yo siempre te voy a apoyar culiao…

 

—  Gracias weon….pero ese es el punto—   me miro como sin entender a lo que me había referido—   la wea es que no sé qué wea hacer, una parte de mi me dice que solo van a jugar con migo y la otra dice que le dé nomas, que ya no tengo más que perder, pero sé que o podría soportar otra situación asi po…—   levante mis rodillas hasta poder abrazarlas—   Cristian….tengo miedo de lo que podría pasar…no sé qué wea sentir o hacer ahora, ¿Sera lo mismo que hace cinco años? ¿Podría volver a repetirse la caga? no se y me siento como un pendejo culiao que no sabe que chucha hacer— 

 

—  Tranquilo Nico…solo deja dale tiempo al tiempo… lo que paso ya paso nomas po, ya no es necesario que le di más vueltas a la wea, no es como si existiese una máquina del tiempo para volver al pasado y hacer que eso nunca haya pasado, ya ni tu ni el son los mismo de antes…ya no eri tan weon como en ese tiempo y no creo que el parcito continúen siento tan prepotentes… ya son más que adultos y ya no pueden seguir con esas weas de pendejos ─

 

—  Es que puta… si me pongo a pensar o incluso a ver weas de aquella época me voy a la mierda… no puedo…—   mi voz se quebraba a medida que iba hablando.

 

—  Nico…a pesar de todo lo que has pasado las cosas ya están como están, las weas no se solucionan con una fórmula mágica o weas asi po y aunque te cuente y sea difícil, porque va a ser difícil, tú no puedes seguir asi, no es sano para ti, mírate a ti mismo, de alguna forma u otra hay que seguir adelante —   puso un mano en mi hombro—    ya es hora que dejí  de pensar en weas y continui como debe ser, ya lo perdido, perdido esta y  nada se le puede hacer po, pero puedes reconstruir lo perdido – se le notaba la seriedad de  adulto  en sus palabras.

 

—  Lo se Criss… pero es difícil, yo no escogí esto…—  dije mientras miraba mis manos llenas de marcas.

 

—  Uno no escoge en que hoyo nacer….como tampoco decide para donde mira el corazón… la vida es una perra cruenta y traicionera, de repente de la nada te abofetea riéndose en tu cara para demostrarte que ella manda sobre ti y lo único que uno puede hacer es fortalecerse porque le  las heridas se vuelven cicatrices, el dolor se vuelve un recuerdo, el recuerdo en experiencia y la experiencia en sabiduría—   de cierta forma me esperaba esto de él, no era la primera vez que teníamos este tipo de conversación, y tampoco será la última, ya que él es como mi Pepito.

 

— ¿A qué hora te irás? — 

 

—  A las 3, el viaje es largo— 

 

— ¿Los vas a dejar solos? — 

 

—  No me queda de otra, con esta capacitación me traería muchas cosas buenas en el futuro y seria excelente en mi currículum, además, ellos ya son lo suficientemente grandecitos, peludos y hediondos como para que los ande correteando— 

 

—  Eso está bien… ¿Ellos…vendrán…aquí? —  pregunte con algo de nerviosismo porque el Edgar y el Manuel saben dónde vivo, sin contar que lo más probable es que el Jaime también lo sepa.

 

—  Lo más probable, solo le dije que iba a estar fuera del país por temas de pega por 3 meses, les di tu número, básicamente tienen que hacer lo mismo que yo, llamarte en la mañana para lo de las pastillas y ya— 

 

—  Aaaah— 

 

  Estuvimos conversando una rato más en mi pieza hasta que él tuvo que irse, no sin antes asegurarse que comiese algo y que tomase algunos remedios, claramente no dejo que me levantara… a ratos estaba el Sushi a mi lado, a ratos dormía junto a mi solamente haciéndome un poco de compañía en mi solitaria morada…habían pasado algunas horas y como no me había levantado en todo el rato me estaba dando sueño, me habría quedado dormido a no ser que alguien toco la puerta de mi casa, con pajera extrema me pare para ir a abrirle a quien sea que este irrumpiendo el bello silencio que había en mi casa, como ya dije además de la pajera sumándole la rabia me encamine a la puerta.

 

—  ¡YA VOY!—   gritaba y de mala gana abrí la puerta de sopetón con mi cara de mierda—  Que wea….—   susurre un tanto nervioso.

 

—  Hola…—  Dijo nervioso el Edgar al ver mi cara de poto—  el Cristian nos llamó porque estabai enfermo asi que vinimo a ver como estabas – el Jaime solo se limitó a decir un “hola” y a asentir.

 

—  Hola…—   dije un tanto nervioso—   Emm sí, estoy mejor…—   nos quedamos unos momentos en la estrada, hasta que comencé a sentir frio por estar a pata pela— ¿Quieren pasar? — 

 

—  Emmmm ¿no te molesta? —   pregunto el Jaime como no creyendo que los iba a dejar entrar a mi cuchitril.

 

—  No, pasen— 

 

—  Bueno— 

 

  Después que entraran y de abrigarme un poco, estuvimos hablando de alguna que otra cosa en la mesa de la cocina tomando té, si hasta parecíamos de esas viejas reculias menopáusicas faltas de pico po weon, pero entre hablando y hablando variando entre el clásico “clima culiao bipolar” hasta la “súper postulación de la chancha reculia” pero como todos saben una cosa lleva a la otra…

 

—  Sipo weon si  no se pa que cresta sacan más juegos de esos si son todos iguales, las mismas mecánicas po, si lo único que cambian son los gráficos y le agregan  a los mandriles culiaos del momento po—   se quejó el Edgar –weon en serio, no sé cómo cresta pensamos que era bakan el juego y lo grabamos si era más penca que la chucha…—   al darse cuenta que se le salió el tema del canal de forma inmediata se cayó y los nos quedamos en silencio, desde que por decirlo asi, desde que volvimos a hablar no hemos tocado el tema ni de la página o lo que antes fue el canal—  ..perdón por decir eso….—   lo dijo casi en susurro.

 

—  No…no importa….—   dije jugando con mis manos en forma nerviosa, ni yo me creía la wea que dije porque al solo escuchar sobre ese tema  hace que  los recuerdos  vuelvan a mi mente como flash back’s los cuales son bombardeados de forma constante haciendo que tiemble levemente y generando nauseas en mí, esas memorias en si me dan algo de mareo—  pe…per…permiso—   tiritón y todo me levanto prácticamente corriendo hecho un peo al baño, cuando entro casi con desesperación destapo el wáter antes de vomitar todo lo que había comido en el día.

 

— ¡Nico! —   escuche al Jaime exaltado antes de que entrara al baño—   toma…—   me paso un vaso con agua.

 

—  Gr…gra…gracias…—   me voz sonaba algo ronca al aun sentir como ese gusto a vómito y los ácidos en la garganta—  conchesumadre…—  murmure antes de vomitar lo que no se si fue bilis o comida mientras sentía la mano del haciéndome nanay en la  espalda,  después de terminar tosiendo un poco me senté un poco en el piso a un lado del wáter por si volvía a vomitar, un tanto jadeando y con el vaso entre mis manos  mirando a ningún punto específico en el baño con el Jaime sentado a un lado y el Edgar en el marco de la puerta observándonos, los tres en silencio que son cuea se escuchaba mi agitada respiración.

 

—  Nico… ¿estás mejor? —   se atrevió a preguntarme el Jaime rompiendo el silencio que había entre los tres.

 

—  Si…—  le dije desde mi posición en el piso antes de levantarme y tambalearme un poco—   ya se me paso el mareo…— 

 

—  Pero ¿Estas bien? —   pregunto el Edgar.

 

—  Si Edgar…estoy bien…siempre estoy bien…creo que debería dormir…—   respondí antes que salir del baño.

 

—  Nico…si quieres…nos quedamos…—   me pregunto tímidamente el Jaime y no pude ocultar mi cara de impresión…—  solo si quieres Nico—   hablo como si no hubiese querido que escuchara eso.

 

—  Si....si…quieren…no tengo problema…—   dije algo tímido ¿Por qué? simple… básicamente el Criss los dejo de niñeros, ósea que o los va a llamar o alguna wea así para asegurar  que yo haga las weas  po—   pero… no sé dónde… van a dormir…— 

 

— ¿Ahí vemos?—   dijo el Edgar, no podía evitar sentirme nervioso con esto…. Era algo rato todo esto.

 

— ¿Bueno? como sea…—   los tres nos quedamos unos minutos en silencio hasta que dé a nada apareció el Sushi con sus “miaus” haciendo de música de fondo pero sabía que en el fondo decía “Oye culiao dame loh Whiskas chuchetumareh” —   ya gato culiao—   dije harto de sus maullidos y fui a darle comía. Después de esos momentos algo incómodos el Edgar se tuvo que ir a no sé dónde porque lo llamaron por una emergencia dejándonos al Jaime y a mis solos en mi apartamento.

 

—  Ta viejo el Sushi—   me hablo.

 

—  Estará viejo y todo, pero sigue igual de hincha weas— 

 

—  Jajajaj—   soltó una leve risa.

 

—  Emmm Jaime…— 

 

— ¿Qué paso Nico? — 

 

—  Creo que tenemos un problema…— 

 

— ¿Cuál? — 

 

—  Emmmm…. No sé dónde chucha vai a dormir….— 

 

—  …eeeeeeeeeeemmm— 

 

— ¿Te parece dormir en el sillón? — 

 

—  ¿Bueno?—   después de un rato  le pase un par de frazadas y una almohada guacha.

 

—  Buenas noches Jaime…—   le dije antes de entrar a la pieza.

 

—  Buenas noches Nico…—   alcance a escuchar—  …te quiero…—   alcance a escuchar antes de cerrar la puerta de mi pieza “yo también” Jaime susurre para mis adentros.

 

 

 

 Al día siguiente me levante a la hora de siempre con la cara de mierda que generalmente tenia (además de la pajera mañanera) y arrastrando las patas pa’ ir al baño, iba de lo mas ñe hasta que escucho unos ronquidos tipo vieja culiao como de 80años… ¿Qué chucha?  me  pregunte ¿se entraron a robar o que weah? Y repasando en mi mente lo que paso ayer me acorde que el Jaime se quedo a dormir acá anoche.

 

—  Que…chucha…—   me dije a mi mismo, ahí estaba el weon  raja en el piso, sin zapatos y babeando en mi piso, creo que hasta balbuceaba alguna que otra wea. Lo deje ahí  tal cual y fui al baño a echar la corta y salir fresco como una lechuga, iba para la cocina y pase a echar el ojo al weon encontrándome que despierto y se estaba arreglando la ropa.

 

—  Buenos días Nico—   me dijo.

 

—  Hola Jaime supongo que dormiste bien— 

 

—  Seeeee—   se sentó en el sillón y comenzó a doblar las frazadas.

 

—  Jaime— 

 

— ¿Qué paso? — 

 

— ¿Por qué vinieron anoche? — 

 

—  Porque el Cristian llamo al Edgar y también le dijo que estabas enfermo— 

 

—  Yiiiaaaa…. ¿Y por qué viniste tú? — 

 

—  Porque—   se paró y se acercó a mí—   quiero—   tomo una de mis muñecas y puso la otra mano en mi cintura—    algo—   se giró de una forma rara y caí en el sillón.

 

—  Que wea Jaime—   puse mi mano libre sobre la mano que tenía en mi otra mano…no entendí ni una wea de lo que dije po, sentí como me miro con una cara súper seria—   en serio, que wea Jaime— 

 

—  Es que hay algo que quiero comprobar Nicolás—   soltó mi mano por unos segundos y las tomo ambas por la muñeca.

 

—  Jaime…s… suéltame weon— 

 

—  Es que quiero ver una cosa po Nico—   con su mano libre tomo una de mis mangas y me miro con algo de duda antes de subirla dejando al descubierto mis marcas —  …Nico…—   las observo unos momentos soltando mis muñecas apoyando su cabeza en mi hombro –perdóname…. perdóname... perdóname…—   lo escuchaba decir una y otra vez mientras me abrazaba – perdóname por hacerte esto Nico…. ¿Por qué fui tan weon? ¿Por qué no te escuche? — 

 

—  Porque las escuchaste a ellas… porque erai una caliente de mierda – cuando dije eso levanto la cabeza  para mirarme a los ojos – eso fue lo que paso Jaime… y ahora estamos aquí, pero a qué precio….pudimos ahorrarnos  todo el show po—   acaricie su mejilla—   pero la pregunta radica…—   puse mi otra mano en su otra mejilla—  ¿Qué haremos ahora? porque yo sinceramente no tengo ni la más puta idea…me acostumbre a estar tanto tiempo asi…. a ratos imaginando que seguíamos igual como siempre— 

 

—   Y todo por mi weonia po Nico –tomo una de mis manos—   por mi culpa nuestra página se fue a la mierda…nuestro canal también po…— 

 

— Si Jaime, todo se fue a la mierda, pero ¿te digo una cosa?—   solo se limitó a asentir con la mirada—   nunca me atreví a eliminar un solo video…—  abrió los ojos como platos de la impresión —  no pude, realmente no pude hacerlo…—   mi voz llegaba a quebrarse—   más de una vez lo intente, pero por más que quisiese no podía, realmente que no…—    podía sentir las lágrimas en mis ojos y comencé a ver algo borroso  debido a estas—   sentía como si matase a alguien muy querido para mi Jaime…era…era… como matar a mi hijo po—   cuando parpadee cayeron por mis mejillas—   no…no realmente no pude….hacer eso me superaba….— 

 

—  Nico…—  se acomodó mejor y puso sus manos en mis mejillas limpiando mis lágrimas—  entonces…. ¿los pusiste en privado? —   solo me limite a asentir—   gracias…  gracias por no eliminarlos—   lo que sucedió después no sé si fue un impulso de él o si lo había hecho apropósito, tomo mi cabeza y me dio un piquito cortito—  perdón… fue un impulso— 

 

—  No importa…—   no podía ocultar mi sonrojo y en un arranque de no sé qué wea me dio en ese minuto, le tome la cara con ambas manos y le chante un beso abrazándolo por el cuello. Fue un beso largo cargado de  sentimiento y emoción, de cierta forma quería transmitirle que aún lo amaba, cuando nos separamos no porque nos faltaba el aire o algo parecido, sino, porque  quería verlo a los ojos –Jaime…—   dije antes de juntar nuevamente nuestros labios en otro beso extenso y él me recibía  gustoso, no sé cómo pero en un momento cando puse una de mis manos en su cuello pude sentir su pulso acelerado mientras tanto el trataba de levantar mi torso  para abrazarme y apegarme hacia él.

 

—  Nico…—   dijo al tiempo que dejo de abrazarme y de besarme para ponerse en una mejor posición—   te quiero—   volvió a besarme—   pero…— 

 

— ¿Qué cosa? — 

 

— ¿No se te olvida algo? — 

 

—  A ti también se te olvida algo Jaime, ¿No tení que trabajar? — 

 

—  Pido el día, mansa weah…. ¿te tomaste las pastillas? —   se le noto que le costó decir lo último.

 

—  No Tampoco hemos comido nada…— 

 

— ¿Y que wea estamos esperando? —   se movió para levantarse.

 

—  Porque nos calentamos—   me levante para ir mi pieza por el frasco.

 

—  Nico—   me llamo.

 

— ¿Que? — 

 

— ¿Tu tampoco vai a ir a trabajar? — 

 

—  Tengo unos días libres— 

 

—  Oooh— 

 

 Después que me vio tomarme las pastillas y comer algo nos sentamos en el sillón, valga la redundancia en un extraño silencio entre nosotros, ninguno decía nada, de un momento a otro nuestras manos se tocaron lentamente hasta entrelazar nuestros dedos…nos miramos tímidamente y por inercia nos fuimos acercando hasta darnos otro beso.

 

—  Jaime…—  lo llame

 

— ¿Qué? — 

 

—  No te voy a indultar tan fácil…— 

 

— ¿Cómo? — 

 

—  Que no te voy a indultar tan fácil maricon de a peso hijo de la perra— 

 

—  Bueno…—   dijo en un susurro—   Oye… no me acuerdo si te dijimos con el Edgar pero el Naiko va a volver de España—   espera ¿qué?

 

— ¿Eh? Jaime… ¿Cuándo el Nicolás se fue a España? —   por la cara que puso creo que se dio cuenta que la cago.

Chapter Text

—  POV Jaime— 

 Weon la cage, la cage mierda, no debí decirle al Nico que el Naiko, bueno…no aun; El me miraba con una cara que exigía respuesta y yo no estaba muy seguro de cómo responderla sin sacar a flote otros temas sensibles.

—  Emmmm—   fue lo único que atiné a decir—   es que es algo complicado Nico…—   solté sin más, sin decir delicado por cosa obvia, el solo se timito a poner una cara de duda, así como no te creo conchetumare

—  Bueno Jaime, tengo todo el dia… ¿Y tú? —  dijo medio levantando una ceja.

—  Conchesumadre…tengo que llamar a la pega— 

—  No, mejor anda a trabajar— 

—  No Nico, no alcanzo a ir a mi casa y después ir a la pega— 

—  Ese es tu problema, no el mío— 

—  Ya sé que es lo que voy a hacer—   tomo mis cosas y me dirijo a la puerta mientras me miraba con una cara entre duda e incredulidad—   vuelvo en un rato— 

—  El weon aprovechao—   lo escucho decir por lo bajo como si no quisiese que yo escuchara.

—  Mmm te cuento lo del Naiko cuando vuelva—   no cambio la cara, y yo sin más salí de aquel departamento.

 Bajo ni muy rápido, ni muy lento las escaleras hasta llegar al zaguán del edificio, no voy a gran velocidad para recordar mejor en donde vive mi Nico, hurgando en mis bolsillos buscando mi celular, suspirando llame a la pega dando una excusa muy convincente, me dejaron libre hasta el lunes, ya más relajado y con un peso menos me voy pa mi casa a lavarme la raja y a cagar. Ya limpio y más relajado, trato de pensar con cuidado en que voy a decirle ahora al Nicolás, ósea, en lo que tengo que decirle, lo que no y como tengo que decírselo, pero no tengo idea en cómo decirle lo del Naiko sin sacar a flote lo otro, en todo caso es que hemos hablado ya el tema pero aun asi es algo sensible por el momento y cualquier palabra mal dicha o expresada puede mandar a la chucha todo el  avance  que hemos tenido con él, por así decirlo…bueno… últimamente pensando y dándole vuelta al asunto  me ha dado como un miedo realmente superfluo e irracional a que vuelva a desaparecer por mi culpa o algo parecido…o algo peor, en solo pensarlo me aterra.

  “Vamos Jaime tu puedes”  me decía a mí mismo tratando de no ponerme nervioso al contemplar que nuevamente está con nosotros  y ahora tengo que hacer la cosas bien, ya están todos los sentimientos claros, no hay maracas unicornias chupatulas profesionales  de por medio y sobre todo, ya está nuestros sentimientos dichos  del uno al otro, y bueno,  supongo que tenemos que seguir por ahí rehaciendo todo lo destruido desde hace años, en primer lugar tenemos y por sobre todo tengo que lograr que el vuelva a confiar en nosotros  ya que él es muy desconfiado con las personas  y puta la wea... viendo cómo se puso con solo una pequeña mención del canal, sin mencionar tanto su estado físico, mental y emocional, creo que tenemos mucho que hablar y aclarar, además me alegro que el weon del Cristian se haya ido al otro lado del mundo porque con eso voy a poder hablarle sin que él nos esté mirando con odio aunque nos lo merezcamos por aweonaos, por lo menos tengo que agradecerle al culiao por haber cuidado de él en el momento donde quedo la cara y hasta sus papas le dieron las espalda, solo por eso estoy dispuesto a soportarlo  pero solo por eso y nada más.

 Y pasado un rato en mi morada, habiendo terminado un par de cosas me encamine a un súper a comprar algo para comer, bueno si, no me gusta llegar a la casa de alguien asi y además quedarme sin por lo menos  aportar algo de comida o copete como mínimo, cuando antes salíamos a carretiar o weas así siempre llevaba weas pa picar por lo menos.

—  Bueno Nico, te dije que iba a volver—   le dije al ver su rostro de sorpresa cuando abro la puerta.

—  No weon, si cache… ¿Y eso? —   me pregunto cuando vio las bolsas que traía con migo.

—  Para comer, imagino que es una lata comer solo e imagino que no has comido ni una wea— 

—  Yiiia…. Pasa…—   se hizo a un lado con una cara de cómo que no quería la cosa, pero mala cuea, me va a tener que soportar porque quiero recuperar todo el tiempo perdido.

—   Y bueno, ¿Queri comer ahora o más rato?—   le pregunte para amenizar un poco el ambiente.

—  …Cuando querai, no tengo hambre…— 

—  Bueno, ahora porque no he comido nah—   le dije antes de entrar con todas las cosas barsamente a la cocina para preparar algo bajo su atónita mirada.

— ¿Qué wea vai a hacer? — 

—  Cocinar ¿No es obvio?, ¿Qué?, Lo vai a hacer tu? — 

—  Has la wea que querai pero me dejai limpia la wea conchetumare, vamoh Sushi—   se puso weon y se fue, supongo que fue por lo de la comida gratis, hay weas que no cambian…—  Oye, Jaime—   le conteste con un sonido para darle a entender que lo estaba escuchando mientras hacía alguna wea pa comer—   ¿Hasta cuándo vas a seguir con esto?— 

— ¿Cómo?— 

—  Nada….cuéntame…¿Qué ha sido de sus vidas después de eso?— 

—  Bueno… ¿Por dónde comienzo? — 

—  Podrías comenzar por decirme cuando el Naiko se fue a España— 

—  Aaah—   me detuve un momento, pensando en qué orden decirle las weas—    hace como 3 años que fue a España a hacerse un tratamiento médico…

—  Oooh… lo había olvidado…—   contemplo con una mirada triste a la nada antes de irse a no sé dónde, supongo que a su pieza e igual me preocupaba como se lo tomo, pero no podía despegarme de la cocina ahora, aunque por la cara que puso supongo que quiere estar solo con sus pensamientos.

—  Nico ya está listo—    dije un tanto alto, pero no lo suficiente como para gritar, lo vi venir hasta la mesa un tanto desganado.

—  Jaime—   me llamo al tiempo en que se sentaba en la mesa con mirada pensativa—  ¿Por qué estás aquí?— 

— ¿Cómo Nico?, si te dijimos que el Cris no dijo que te…— 

—  No me refería a eso, sino—   hizo una leve pausa—   a lo que iba, es el por qué estás aquí ahora mismo— 

—  Aaaah, para… ¿Recuperar el tiempo perdido? —   dije al tiempo en que me sentaba frente suyo para mirarlo a los ojos bien.

— ¿Y cómo planeas hacer eso, si el tiempo es algo intangible e intransferible? —   me quedo mirando algo serio.

—  Es obvio que eso es intransferible, pero a lo que yo aludía era que habláramos nomas, ósea algo así como eso que hacen las minas de ponerse al dia y weas po—   me quedo mirando con una cara de me estas conchetumariando Jaime —   bueno si tu queri nomas— 

— ¿Y qué quieres que te diga? — 

—  No se po, o pregúntame tu algo, cualquier wea—   hice una pequeña pausa— ¿y tú me preguntai algo y después te pregunto algo yo? pero tenemos que ser sinceros o no vale la wea, si queri preguntai tu primero— 

—  Bueno…—   se quedó como que pensando en que me iba a preguntar, porque yo podía preguntar algo peor supongo—   iré al grano, aprovechando que estamos solos y en mi casa ¿Por qué no me creíste cuando te dije que te amaba? – golpe bajo.

—  Buta…—   dije más para mí mismo que para él, hice a un lado mi plato ya que habíamos terminado de comer y hacíamos la sobremesa—   igual es complicado Nico, pero te mereces una muy buena explicación de eso, sin mentir… igual fue complicado aceptarlo en su momento, sin contar que era un conchetumare más aweonao que la cresta y todo lo que quieras… y buta, no lo asimile bien hasta que descubrí toda la caga que paso después de eso, fue quizás…. No sé muy bien, la ilusión de tener un hijo de la persona que pensé que amaba o algo así, además que debo admitir ahora que me deje manipular como imbécil y cuando me exploto la verdad en la cara…ya era tarde, ya la había cagado… fui un completo estúpido, me habría gustado ser más sagaz y haberme dado cuenta de la wea a tiempo, y buta… ya después con tu ausencia y la verdad entre manos me pegue mil y un cabezazos en la pared por lo ciego que había sido, y sé que no importa cuántas veces te pida perdón  porque en el fondo  jamás será suficiente para siquiera compensar un poco todo el daño que te he causado, sin contar además que en ese entonces no me había dado cuenta de mis  verdaderos sentimientos hacia ti— 

—  Oh… diría algo, pero eso me llevaría a otra pregunta…—   me digo un tanto sorprendido por mi respuesta, aunque creo que me faltaron palabras para expresarme bien—   pregunta—

—  Me da cosa preguntar— 

—  No importa Jaime, solo pregunta y que salga lo que tenga que salir— 

—  Bueno… ¿Qué paso ese día después de lo que te hice con el Edgar? —   por un momento no me dijo nada, solo se limitó a mirar la mesa frente a mi evitando contacto visual y cerró los ojos un momento.

— ¿Tengo que responder? —   se limitó a decir.

—  Si quieres— 

—  Bueno—   suspiro—   lo que paso en ese día, fue que mi viejo termino lo que ustedes habían empezado – yo lo quede viendo con una cara de “¿Qué?”  como que entendió el mensaje y siguió hablando—    básicamente llegue ese día y el siguió sacándome la chucha y por ser  maricon  para él, y pa ponerle la guinda a la torta me echo de la casa…—   hablo poniéndole énfasis  la palabra “maricon”—   después de eso…la única persona que me ofreció apoyo y que me creyó fue el Cristian—   me quedo mirando fijamente antes de seguir hablando—   ¿Cómo te enteraste de la verdad?—  .

—  Le revise el celular, vi cómo se cagaba de la risa con la otra chupatula profesional  en el chat, también siguiendo escudriñando le vi otro chat con el weon que me cagaba y eso—   no pudo ocultar la sorpresa de su cara, no creo que se haya esperado que lo dijera así sin más—   le exigí explicaciones, ADN y toda la wea—   acote para terminar de responder lo que me había preguntado—  lo  que paso después de eso es cuento aparte…—  hice una leve pausa para seguir—   es… ¿es verdad que intentaste suicidarte? –

—  Si…  ¿Por qué la pregunta? — 

—  Porque … buta, porque el Edgar me había dicho que el Cristian le había gritado que habías tenido varios intentos de suicidio y quería corroborarlo también— 

— ¿Y no fue suficiente con ver mis marcas? — 

—  No era suficiente Nico, porque una cosa es la autoflagelación y otra completamente diferente es un intento de suicidio po, son cosas completamente diferentes Nicolás— 

—  Durante los últimos cinco años he tenido incontables ataques ya sean de ira, llanto, o lo que sea Jaime y si no fuera que el Criss había estado conmigo habría consumado mi muerte en alguno de los  intentos de suicidio, muchas veces termine en urgencias por intoxicación, desangramiento  y muchas weas que no me acuerdo, supongo que es por eso que el Criss les dijo que me  vigilaran  por los medicamentos y esas cosas—    no me sorprendía lo que decía pero no dejaba de ser chocante – además que no solo debo seguir con los medicamentos, además, también tengo que continuar con las visitas al psicólogo— 

—  Lo sé, o más bien, lo suponía— 

— ¿Me toca preguntar? — 

—  Si— 

— ¿Por qué ahora y no antes? — 

—   Porque desapareciste sin dejar rastro, tratamos de buscarte, pero nada, te fuimos a buscar a la pega, pero ya no estabas, intentamos mandarte correos, en los juegos tampoco porque habías mandado de baja las cuentas de los juegos a menos que les hayas cambiado el nombre, Youtube ni hablar, lo mismo con Tumblr, Facebook e Instagram, ya viste en Face po y si el Edgar no te hubiese seguido ese día o haberte encontrado con el Bestia, yo no estaría hablando contigo en estos momentos— 

—  No tenía otra opción, al menos eso pensaba en aquel entonces, cualquiera en mi posición pensaría eso, caí en la desesperación y estaba prácticamente solo Jaime, hecho pico po—   golpeo la mesa con los puños.

 —  Lo sé Nico—   me levanté para acercarme a él con todo y silla —   lo sabemos todos…—   puse mis manos en sus hombros abrazarlo—   lo sé, lo sé, fue mi culpa— 

—  Me da rabia la wea po Jaime, si todo eso no hubiese pasado… habríamos estado de lo más bien con la wea, solo habría tenido el problema con mis viejos nomas— 

— ¿Cómo fue eso? — 

—  Otra larga historia Jaime…. Una que no quiero contar ahora— 

—  Bueno Nico—    sobe su hombro y lo abrase con fuerza—  tranquilo... todo va a estar bien – susurraba mientras lo abrazaba, estuvimos un rato así, el sol del crepúsculo que colaba por la ventana del comedor dándonos a entender que tarde se hacía.

—  Jaime—   me llamo de repente—   estoy incomodo aquí— 

— ¿Vamos a sentarnos al sillón? —   solo se limitó en asentir antes de trasladarnos a su comedor, como no prendimos la luz de la habitación y solo teníamos la luminosidad del sol crepuscular; yo estaba un tanto tímido por estar así con él, en su sillón, abrazados, con la luz que bajaba gradualmente mientras pasaban los minutos en silencio.

— ¿Qué paso cuando tus viejos se enteraron? —   me pillo volando bajo esa pregunta.

—  Quedo mansa zorra en mi casa después de lo que paso con la culia esa—   me pase la mano por la cara, me raba rabia y me cansaba el puro acordarme de todo el show—   mi vieja quedo pa la caga, se le cayó la nuera del pedestal y pa que decir de los demás… y ni hablar del Edgar, prácticamente la misma wea, trato de convencer a mis papás de que yo les estaba mintiendo a ellos y que la guagua era mía po, pero cago porque ya les había ido con la mentira con la que te cago a ti y GG po, nadie la pesco—   sentí como apretó un poco el abrazo—   sé que no soy nadie pa decir esto, pero ya no teni que preocuparte— 

—  Ojalá Jaime, ojalá Jaime…— 

—  Si Nico, porque ahora ya no te vamos a dejar—   el no respondió ni yo seguí hablando, solo nos quedamos así, en silencio en su mayoría otras veces hablábamos de algunas weas random hasta que de la nada sentí todo su pecho en mi hombro— ¿Nico? — 

— ¿Mmm? Me bajo todo el sueño— 

—  Anda a costarte mejor— 

—  Tengo paja de ir a mi pieza, además el Sushi debe estar raja en mi cama— 

—  Úsalo de calienta patas— 

—  Es pa la única wea que sirve el gato— 

—  Jejeh—   bostezó—   insisto en que te vayas a acostar— 

—  Que paja mejor duermo aquí en el sillón, no sería la primera vez que lo haga— 

—  ¿Y dónde dormiría yo?— 

—  En el piso— 

—  Que bien tratai a tus visitas po— 

—  Tú viniste porque quisiste, yo no te llame, es más, siquiera tengo tu número y por lo mismo, tú viniste por tu propia voluntad, por ende tú ves que haces y yo no me hago responsable— 

— ¿Ah sí? —   lo mire desafiante.

—  Si—   cagaste, en tres tiempos lo tome en mis brazos como saco de papas y lo lleve a su pieza—   oe weon ¡Suéltame! —   pataleó.

—  Tú me dijiste que viera yo que hacía y te llevo a tu pieza—   abrí la puerta de la habitación, me causo gracia como salto el gato cuando lo tire en su cama—    mejor duérmete en tu cama o te vas a resfriar más que lo estas—   el solo se limitó a observarme seriamente desde su perspectiva, en silencio —  ¿Qué paso?— 

—  Nada Jaime—   hizo una pausa—   solo que… ¿Esto es un sueño? — 

— ¿Por qué preguntas eso? — 

—  Por nada…— 

— ¿Seguro? — 

—  Supongo, no quiero que esto se transforme en una pesadilla— 

— ¿Por qué deci esa wea? —   le pregunte porque no entendía ni una wea de lo que estaba hablando— 

—  Nada Jaime, nada— 

—  Bueno—   iba a salir de su pieza cuando le habla.

—  Oye— 

— ¿Mmm? ¿Qué pasa? — 

—   Quédate— 

— ¿Cómo? — 

—  Eso po, no quiero despertar y ver que todo haya sido una pesadilla— 

—  No entiendo Nico— 

—  No hace falta que entiendas, solo quédate aquí…conmigo— 

— ¿A dormir? — 

—  No weon, que me conti las pestañas y los pendejos que me crecen en la cara obvio que a dormir…aweonao— 

—  Nunca está de más preguntar po—   trate de ahorrarme una discusión weona y me fui al otro lado de la cama, agradecía a chewbacca que  tenía una cama de dos plazas, el por su lado saco de un mueble lo que creo que fue un pijama y fue a baño a cambiarse, yo por mi parte estaba más tenso que la chucha, ¿Cómo no estarlo en esta situación?, solo me quede quieto esperando que volviese y más nervioso que pendeja con test de embarazo  po; Cuando volvió cacho que no me había movido ni un centímetro de mi posición.

— ¿Te paso un pijama? — 

Continuara….

Chapter Text

14 descanso

—  Nico POV— 

 No sé si estaba soñando o algo por el estilo, pero aquí estoy con la realidad en la cara, había pasado prácticamente más de veinticuatro horas corridas con el Jaime y no me había dado nada, ni un ataque de llanto, ni pánico, ni nada simplemente ¿Tranquilidad? ¿Paz? Realmente no lo sé a ciencia cierta pero aquí estaba, hasta que no me  desperté y lo vi frente a mi durmiendo no había creí que todo lo que paso ayer había sido un sueño, ni que todo lo que me habías dicho había sido real, pero aquí esta, durmiendo en mi cama  y frente a mí, hace ya rato que había despertado, pero mucho no me había movido mucho por temor a despertarlo por lo que solo me quede mirando su respirar mientras dormía, se veía…tan tranquilo, bueno, ahora era notablemente más relajado que hace cinco años…al menos eso creo yo porque eso el mismo tiempo lo dirá; Al pasar los minutos como solo me limitaba a verlo dormitar y a pensar en lo ocurrido en estos dos días, ósea,  desde que llegaron con el Edgar hasta anoche, los besos, las palabras, los abrazos y los hechos  ocurridos que me conto…lo del Naiko, puta oh y pensar que hasta hace ¿Cuánto? Me aterrorizaba que llegara este momento, en volver a hablarle o simplemente estar a su lado, aunque e igual tengo miedo de que algo así pueda volver a ocurrir, pero ¿Cuál es la posibilidad? No lo sé, pero el miedo es existente y quizás quien sabe cuándo se difumine.

 

Ya después de un largo rato me atreví en tocarle el contorno de su rostro, cosa que no he podido sentir bien antes, desde su Hioides hasta sus labios y me detengo en los últimos, lo repaso suavemente con el pulgar, sintiendo lo suaves que son y al  hacerlo recuerdo fugazmente nuestro beso de ayer junto al de hace un tiempo atrás, cual suave brisa retire mi mano de su rostro para poder girarme a observar el techo, tenía tantas pero tantas ideas y pensamientos revueltos, me siento raro es como esa sensación de que sabes que no es real lo que está pasando, suspiro para mis adentros y me vuelvo a  girar a él una vez más, he estado así como por dos horas con esta pequeña rutina de darme vuelta, verlo y volverme a dar vuelta.

—  Holi—   me sorprendió cuando al volverme a verlo lo pille despierto.

— ¿Qué paso? —  le pregunto sorprendido y un tanto nervioso.

— ¿Qué paso con qué? —    hablo después de un largo bostezo.

—  No se Jaime—   estaba más nervioso que la cresta.

— ¿Puedo? — 

— ¿Qué? —   pregunte extrañado.

—  Esto—   sin aviso se acerca a mí y me abrazo como pudo, yo por mi parte me sentí extraño o no sé qué wea.

— ¿Qué…wea? — 

—  Nada… ¿Qué tiene de malo que te abrase? ¿Mmm? —   apretó un poco el abrazo.

 —  No, nada, solo es que siento que todo esto es raro—  creo que solo me dejare llevar por ahora, el me miro un poco raro desde su posición – Nada Jaime—   me acomode entre sus brazos, me sentía bien en ese lugar.

— ¿Qué hora es Nico? — 

—  Debe ser temprano, igual llevo caleta de rato despierto— 

— ¿Y desde hace cuánto que estas despierto Nico? — 

—  Como de las seis y algo— 

— ¿En serio weon? —   se separó un poco para mirarme bien al rostro— ¿Cómo cresta te despertai tan temprano?, ayer también te paraste temprano— 

—  Costumbre—  respondí secamente, no creo que sea bueno hablar ese tema.

— ¿Y por qué? —   pregunto extrañado, bueno antes yo dormía bastante y olvida que me levantase temprano.

— ¿Por qué queri saber? —   solo se me quedo mirando con una cara de no me wei.

—  Porque quiero saber po—   dijo como si fuese la wea más simple del mundo.

—  Buta oh… ¿Y si no quiero decirte? —  inquirí.

—  Entonces no te suelto—   Apretó más el abrazo impidiendo que pueda moverme.

—  Jaime…—   solo se limito a responder con un “¿mmm?” —   me estas apretando— 

— ¿Y? — 

—  Suéltame Jaime— 

—  No, hasta que me digai po— 

— ¿Pero por qué cresta queri saber? — 

—  Por qué sé que es mi culpa Nico, por eso quiero saber, quiero saber todo el daño que has sufrido por mi culpa—    yo solo me limite a permanecer en silencio por un par de minutos hasta que me atreví a hablar.

— ¿Seguro…que quieres saber? —   le pregunte un tanto nervioso, no por la pregunta, sino, por la situación en la que estábamos los dos en estos momentos que hasta hace poco me había dado cuenta realmente, los dos en mi cama y el abrazándome fuertemente, eso por si mismo me tenía más nervioso que la cresta.

—  Sí, quiero saber— 

—  Son por pesadillas… después de eso, comencé a tener trastornos del sueño  e insomnio hasta incluso terrores nocturnos, a por lo general era lo mismo… soñaba con ese dia…una y otra vez, como un bucle sin fin, después con el tiempo era una  costumbre que había adoptado el de despertar en la madrugada, no importa el día que fuese o a la hora en que me acostase a dormir, siempre despertaba como a las seis y algo…—  el soltó el abrazo, alejándose un poco para mirarme bien…puso su mano sobre mi mejilla y me miro con un deje de tristeza, yo por mi parte puse mi mano sobre la de él sorprendiéndole por mi inesperado acto—   Jaime…—    cerré mis ojos y solo sentí el tacto de su piel en la mía, es como si toda la paz que se había esfumado hubiese regresado de forma gradual, como  si todo el miedo y terror que tenía antes se esfumase en la nada, como el polvo dispersado con la fuerza del viento, pero aun así… ¿Todo esto era como comenzar de nuevo  o me equivoco?  Que volveríamos a reconocernos nuevamente pero no es que tenga miedo a comenzar de nuevo, sino, que le tengo miedo a que todo vuelva a ocurrir una vez más…Después de un rato solo nos quedaos en ese lugar, no tan fuerte como el Jaime me tenía antes pero seguíamos abrazados, con calma, de vez en cuando nos dábamos una sonrisa no tan discreta, era como si solo estuviésemos los dos en este vasto y enorme universo del cual no somos más que unas diminutas existencias, aquí y ahora, solamente los dos disfrutando únicamente de nuestra presencia, sin más palabras…solo nuestras miradas conectaban.

—  Cierro los ojos solo por un momento y el momento pasa—   comenzó a recitar el Jaime, buta con esa wea se me callo el carnet a la chucha —  Todos mis sueños, pasan por delante de mis ojos…una curiosidad…— 

—  Jaime…con esa wea me sentí viejo ´po—   puse mis manos en mis ojos.

—  Pero nunca más que yo Nico—   se rio un poco—    Polvo en el viento todo lo que son mis sueños es polvo en el viento—   siguió recitando, no cantaba, solo lo decía como si se tratase de un poema, aunque no rimara para nada.

—   Same old song, just a drop of water, in an endless sea. all we do, crumbles to the groun , though we refuse to see—   seguí recitando yo—   si vai a cantar una wea, que sea por lo menos la cuestión original po.

—  Naaah si soy pésimo po—    dijo sin culpa alguna.

—  Pa que andai diciendo weas po—   me acerque un poco a él solo para ver una cosa y se me quedo mirando un poco extrañado.

— ¿Qué onda Ni….—   no lo deje terminar y le di un beso, se tensó entero el weon, ni que fuese un pokemon que lo haya paralizado po, se quedó así un leve momento hasta que me comenzó a responder.

—  Buenos días, se me había olvidado decirlo—   espete una vez nos habíamos separado.

—  No importa, está bien—   hablo algo nervioso y se quedó en silencio un momento –Oye Nico—   yo solo me limite a soltar un sonido pa’ darle a entender que le estaba prestando atención—   teni que tomarte las pastillas—   y he aquí cuando parte de la realidad vuelve a mí.

—  Que paja— 

—  Nada de que teni paja Nico, teni que tomártelas— 

—  Puta la wea… —  me gire al velador pa tomar el frasquito, pensando en la paja de pararme a buscar un mísero vaso con agua.

—  Te lo voy a buscar yo—   se paró de repente el weon, con uno de mis pijamas, le quedaba apretadito y no me pude contener en reírme un poco al acordarme del Jaime nalgas turgentes — ¿De qué chucha te rei vo? —   y yo no pude evitar reírme más fuerte.

— ¡Nalgas turgentes Jaime! —   dije entre risas y el solo frunció el ceño antes de irse a la cocina a buscar el dichoso vaso con agua.

—  Ya tómate—   me lo paso y se fue a sentar al otro lado de la cama—   Nico…—   me hablo después de que me había tomado el medicamento— ¿hace cuánto que las tomas? —   esa pregunta me dejo un poco extrañado.

—  Mmmm…—   la pensé un poco en preguntarle el por qué quería saber, pero ya sabía la respuesta—   no me acuerdo, pero fue… ¿desde que empecé a ir a un buen psicólogo?, por lo menos al que voy entiende mi tema—   el me miro con cara de no entender.

—  Oye… ¿Te puedo preguntar algo? — 

— ¿Qué cosa? — 

— ¿Por qué… no me odias? — 

—  Yo… después que llegara a este departamento… tuve mucho tiempo para pensar, en un principio me preguntaba una y otra vez el porqué de mi situación…el que había hecho mal para que me mereciera todo eso… y si, los odie…los odie profundamente, con toda mi alma  y en ese entonces hasta habría dado mi vida por verlos sufrir – dirigí mi vista  en su dirección y solo me encontré  con su mirada acongojada mirando a la nada, como repasando cada una de mis palabras—   llegue a un punto en que varias veces  hice intento de suicidio por diversos motivos…con pastillas, cortes, más de algunas vez intente intoxicarme con la mezcla de pastillas y alcohol… tirarme de la ventana de este mismo departamento o hasta incluso saltar de un puente o cruzarme en el transito… más de alguna vez me preguntaba el por qué rechucha estaba vivo, el por qué no morí ese día a causa de las dos palizas que me propinaron… yo me pregunte muchas cosas Jaime y nunca llegue a una respuesta absoluta de nada... también me preguntaba cuál era el sentido de mi vida…el por qué estoy aquí en el mundo  si este nunca se detiene…¿No es hilarante que alguien como yo diga estas cosas?, los maldije una y mil veces a los cuatro vientos… y sé que aún no respondo tu pregunta… pero después de toda esa ira acumulada en mi… sentí miedo, mucho miedo de ustedes, de mis viejos y de todos en general… después le tuve un inmenso miedo al mundo, hasta del Cristian, llegue a un punto en que pensaba  que hasta él me podría traicionar y dejarme solo, hecho mierda y sin saber que chucha hacer con mi vida…¿Te digo una cosa?, realmente… yo en aquel entonces cuando teníamos el canal los tres, fui por decirlo así, fui feliz…queriéndote en secreto, me importaba una wea que si hasta te casabas con la Macarena, ¡No me importaba!, yo solo quería estar a tu lado aunque sea como un fiel amigo…pero paso lo que paso y todo se fue a la reconchesumadre… la vileza de ellas me destrozo por completo y aun ahora, mucho tiempo después causa estragos en mi… después de todo eso…me di cuenta en que nunca podría odiarte para siempre Jaime, ni a ti…ni al Edgar… porque la codicia de ellas los puso a todos en mi contra…cuando sentí miedo…era porque recordaba tus palabras, sus palabras, las de todos los que me dieron la espalda…de que no importaba lo que pasara  que debía olvidarte a ti…a ellos…el canal…todo… tenía miedo de encontrarnos en la calle y que me volvieras a hacer daño… eso me aterraba—   mire mis manos recordando esa vez en la panadería—   es por eso que cuando los vi en aquel negocio salí corriendo como alma que se la lleva el chamuco—    el desconcertado de mis palabras, parece que en verdad le llegaron en el fondo, no yo mismo me daba fe a lo que acababa de decir pero todo lo que dije era lo que sentía.

—  Nico…yo… no sé qué decir en realidad con eso, para ser sincero… soy conchesumadre valga la redundancia…pero puta la wea—   puso sus manos en su cabeza en señal de desesperación—   no sé por qué chucha fui tan weon, tan caliente pa mis weas y no pegarme la escurría de lo que en verdad pasaba po y creyendo que hacia lo mejor, me deje cegar por mis propios errores y termino como termino—   paro un momento como meditando una wea—   espera… ¿Nos viste en un negocio? ¿Cuándo? — 

—  Hace un tiempo, en una panadería en el centro, estabas tú y el Edgar… hablando de un carrete o algo así, no me acuerdo muy bien… y algo me dijo la persona que me estaba atendiendo y puta me asuste…— 

— ¿Esas eras tú?... sabía que debía ir  —   ahora el sorprendido era yo—   es que ese día… con el Edgar nos juntamos en el centro pa ir a comprar unas cosas y como nos dio hambre entramos en ese local de repente nos dimos cuenta que la mina estaba mirando raro a un weon, le dijo algo y se fue, pero algo familiar había y como que mi cerebro dijo  síguelo  pero no lo hice, crei que no era nada importante, pero nunca pensé que eras tú… bueno estabas con el gorro puesto y ni la cara se te veía—   ósea que me asuste por nada, no me habían visto y corrí como weon, y que además el hecho de que tuviese el gorro puesto sirvió de algo supongo.

—  Ah—   solté a modo se suspiró—   esa era la idea…que no me vieran, que nadie de hecho me viera…pero el pánico se apodero de mí y eso— 

—  Pero aun no respondes a la pregunta Nico…— 

—  Eso es porque realmente no lo sé o no lo recuerdo—   me maldije a mí mismo en mi mente por no saber cómo chucha responder—    después de darle muy una vueltas a mis sentimientos por ti, me di cuenta que seguían intactos aun después de eso… por eso no te odio ahora pero si el miedo persistió…— 

—  Aaah…— 

—  Jaime, ¿tus sentimientos por mí son reales? —   no sabía cómo chucha pronunciar lo que quería.

— ¿Cómo? —   se le noto que no entendió a lo que yo aludía.

—  A lo que me refería es que ¿Cómo sabes que lo que sientes por mí no es producto de la culpa? —   creo que lo que dije le calo en el fondo— ¿Cómo lo sabes Jaime?, que después puedas encontrar a alguien que en verdad la puedas amar más que a mí y que solo fui pasajero… ¿Cómo lo identificas? — 

—  Durante un tiempo lo pensé, también me lo han dijeron bastante y hasta yo lo había pensado por mucho tiempo po—   se rasco la cabeza en señal de frustración—   y puta oh… después con el tiempo te comencé a extrañar y yo seguía pensando que era a causa de la culpa, después comencé a desesperarme cuando te fui a buscar con el Edgar, pero fue una wea tan de adentro que no sé por qué chucha lo sentía  y con el tiempo, puta oh, entre buscando y buscando respuestas en mí mismo llegue a esa conclusión, que por weon y caliente no me había dado cuenta de lo que sentía por ti no solamente era una simple amistad como yo creía en aquel tiempo, no sé cómo chucha explicarme bien por la reconchesumadre— 

—  Creo que entendí Jaime…creo…—   hable mientras me paraba de la cama y caminar a mi cocina, el me miro algo extrañado—   me dio hambre, quiero tomar desayuno y aun me queda pan—   él se paró como de mala gana y seguirme a la cocina medio arrastrando las patas como cabro chico, como que tenía ganas de seguir acostado.

 

 Después de tomar desayuno, él se fue a su casa, así básicamente lo mismo de ayer que se fue a bañar, pero no sabía si volvería más tarde o no…

 

Chapter Text

15 memento mori

 ¿Se han dado cuenta de la frase de  “No sabes lo que tienes…hasta que lo pierdes”? yo en estos momentos  estoy descubriendo otro significado de esa frase, porque ya a estas alturas de mi vida ya he perdido más cosas de las que podría contar y recordar, ya a estas alturas he perdido tanto pero tanto que  muchas veces he creído que perecería antes esa adversidad y cuando ya crees que todo vuelve a estar bien y no solo bien, sino que genial, espectacular y todos los adjetivos que se le puedan atribuir, pero solo cuando crees que todo lo malo se fue, llega algo, puede ser cualquier cosa, ya sea una carta, una frase o cualquier cosa pero yo….yo… estoy aquí sentado en mi living con mi teléfono celular entre las manos, mirando en shock al Jaime que sentado frente a mí se encontraba, sin entender que era lo que me pasaba, ni yo lo podía creer, sé que pasaba pero mi mente se negaba a que fuese verdad….pero aquí estaba con las lágrimas cayendo por mis mejillas cuales cascadas hacia el piso.

 Hace un par de días hubo un atentado terrorista en China, en Pekín para ser más precisos, no le tome mucha importancia ya que el Criss estaría en  Hong Kong, por lo mismo le mande un mensaje para que me hablara cuando pudiese, asumiendo que generalmente las líneas se colapsan cuando pasan atentados o  algún desastre natural, yo pensé que estaría bien, como chucha me equivoque, todo paso de forma tan apresurada que aún no lo asimilaba en su totalidad, esta mañana nuevamente el  Jaime se había quedado a dormir, nuevamente estaba aquí pero algo salió mal en esa aparente normalidad, una llamada a mi celular, me pregunte de quien sería porque el Criss no podía, y nadie más me llamaba tan temprano…

— ¿Hola? —   conteste en un tono más formal al no reconocer el número.

— “Buenos días ¿Hablo con el señor Nicolás Gaule?”— 

—  Si, con el ¿De parte de quién? — 

— “Usted habla con Carolina Jiménez, asistente del centro de relaciones exteriores, llamo en la razón de que el señor Cristian Moreno ha dejado su nombre, run y numero en caso de emergencias ¿Es usted su familiar?”— 

—  Si ¿A qué se debe señorita? —   algo me dijo que no era nada bueno— ¿Le paso algo malo? —   pregunté exaltado y se notó en mi voz, el Jaime no podía escucharme porque al hablar por teléfono salí de la habitación.

— “ Lamento informarle solo la defunción del señor Cristian Moreno en los pasados atentados ocurridos en la ciudad de Pekín, China, el pasado miércoles xx/xx/xx a las 07:43am en hora local…”—   a partir de ahí deje de escuchar a la mujer, mire al Jaime que me miraba extrañado desde el marco de la puerta y yo solo atine a mirarlo de soslayo, sin saber realmente que decir hasta que la voz de la mujer al otro lado de la línea me trajo a la realidad—   “¿Señor? ¿Se encuentra bien?” — 

—  Si señorita, estoy bien, continúe…— 

— “Dentro de unos días, recibirá los documentos que serán enviados a la embajada con copia a usted, junto a las partencias del señor Moreno que serán repatriadas” — 

—  ¿No hay  cuerpo?—   pregunte muy bajo para que el Jaime no escuchase.

—   “A causa de la explosión no quedaron restos del señor Moreno, ya que  él se encontraba a muy poca distancia, por lo que su cuerpo fue completamente consumido por el siniestro, lamentamos no haber podido hacer más con respecto a sus restos” — 

—  …—   no pude decir nada, mi voz se había quedado atrapada en mi garganta negándose a salir, ni un susurro, ningún ruido… ni siquiera  podía sentir el ruido de mi propia respiración, me sentía muy lejos de todo esto, nunca contemple el hecho de que el Cristian no esté junto a mí en los últimos cinco años... vi al Jaime en silencio apoyado en  el marco de la puerta observándome con curiosidad, tratando de adivinar con quien estaba hablando y de que hablaba, de repente una oleada de miedo atravesó  por mi espina dorsal, comienzo a temblar levemente como si de una ataxia se tratase  en conjunto con unas carcajadas de aquella voz molesta que ha estado en silencio este último tiempo, rebosándose de  dicha ante tal noticia   “¡Mira que maravilloso!” grita entre risas en mi mente  “¡Ahora nadie te ayudara! Cuando vuelva a pasar y esta vez la perra de Xoda no te ayudara en ¡NADA!” hablaba con un dolo inconmensurable ante su muerte, con risas y carcajadas estrepitosas que retumbaban en mis oídos como si de verdad existiera y estuviese a mi lado, burlándose de mi patética existencia “¿Ahora qué crees que pasara Nicolás? Ahora está muerta la única persona a la que le importas ¿Crees que tu amado Jaime está aquí por tu perdón? ¡HA! ¡Qué crédulo eres! ¿Acaso creíste que te amaba? ¿Qué ahora serias feliz junto a él? ¡Pero que bella, pero que digo, HERMOSA FALACIA! a él no le importas y ni siquiera creas que a los otros le importa, todos están en tu contra… él lo único que quiere es aprovecharse de ti, y que le des la pasada para después abandonarte como la mierda asquerosa que eres…”

“Disculpe señor ¿seguro que se encuentra bien?” — 

—  Si, si si, estoy bien, solo que…es impactante…—   hable lo más rápido que pude, tenía miedo y no podía dejar que se notara.

Esta bien señor, reiteramos nuestras más sinceras condolencias; Hasta pronto” —   y la señorita corto la llamada, yo me quede en silencio sin saber que decir y esa voz seguía riéndose ante la situación, peguntándome una y otra vez sin secar sobre lo que haría ahora en adelante.

—  ¿Qué paso Nico?—   me hablo el Jaime,  no sabía si decirle o no, cuando abrí la boca para hablar, como un  rayo me vino a la mente el recuerdo  de la última vez que nos vimos hace cinco años, como si lo estuviese reviviendo nuevamente, el miedo, el dolor... la desesperación y la angustia una vez más como si lo estuviese reviviendo otra vez, al mismo tiempo sentí  como mi pecho se apretaba ante la sensación de angustia, las lágrimas nuevamente caer por mis mejillas con más fuerza que antes, realmente no sabía qué hacer ahora, y esa voz reculia no se callaba de una puta vez, por inercia puse mis manos en mis oídos en un vano intento de callarla   pero seguía ahí—   ¿Pero Nico que paso?—   pregunto con un tono de desesperación.

—  Murió…— 

— ¿Quién?—   me abrazo.

—  Estaba en el lugar del atentado Jaime…—   el no respondió—   el Cristian estaba en el lugar de la explosión—   me termine de derrumbar en sus brazos devolviéndole el abrazo mientras el acariciaba mi cabeza en señal de consuelo, si decía algo no lo escuchaba porque mis sollozos de pendeja prepuber no me dejaba escuchar nada más, en momentos así, en los que no puedo parar de llorar me siento más patético de lo que ya soy… ¿Por qué rechucha me pasan estas weas a mi?...

—  Ya Nico… todo va a estar bien—   habla aun abrazándome.

—  No… no lo estará Jaime…—   lo contradigo—   no va a estar bien, nunca estuvo bien… ¿Qué pasara ahora? ¿Qué mierda voy a hacer ahora? — 

—  Estamos a aquí para apoyarte Nico— 

— ¿Apoyarme? —   me separo bruscamente de el— ¿Cómo van a apoyar a algo como yo? ¿Qué voy a hacer ahora? —   comienzo a pasearme por toda la habitación— ¿Cómo chucha la voy a decir a Nicolás y a Alejandra? —   comencé a morderme las uñas en señal de desesperación y nerviosismo.

—  Nico para—   me tomo de los hombros para detenerme—   se que te duele lo que paso con el Cristian, pero tómalo con calma— 

— ¡¿COMO QUIERES QUE ME CALME SI ESTA MUERTO?!—   me suelto de su agarre de mala gana.

—  Cálmate si tampoco es para tanto, todos morimos algún día—   ¿Qué?

— ¡¿QUE NO ES PARA TANTO?, ¿COMO CHUCHA PUEDES DECIR ESO JAIME? MURIO LA UNICA PERSONA QUE ME MANTUVO ATADO A LA REALIDAD LOS ULTIMOS CINCO AÑOS Y ¿AHORA ME DICES QUE NO ME LO TOME COMO LO QUE ES?  ¿ACASO NO ENTENDI QUE GRACIAS A EL SIGO AQUÍ?!—   le grito en cólera—   ¿QUE SI EL NO ME HUBIESE ESCUCHADO YO ME HABRIA SUICIDADO ESA MISMA NOCHE? ¡LE DEBO MAS QUE LA VIDA! el…me escucho cuando tu no, cuando nadie más me escucho— 

— ¡LO SE!, ¡NO HACE FALTA QUE ME LO RECUERDES! — 

— ¡¿ENTONCES POR QUE LO DICES?! COMO SI EL NO IMPORTACE NADA Y SOLO ESTUVIESE DEMAS, COMO SI FUESE UNA MOLESTIA—  no respondió, y eso me altero más—   ¿ESTAS CONTENTO QUE DE ESTE MUERTO?! ¿ESO ES LO QUE PASA JAIME?!!!— 

— ¡¿NO ES ESO NICO! no es eso…— 

— ¡ENTONCES ¿QUE?! ¡JAIME POR LA CHUCHA! —   grite exaltado.

— ¡LO SE! ¡QUE SI EL NO TE HUBIESE AYUDADO NO ESTARIAS AQUÍ! ¡LO SE!, ¡ESTOY ENOJADO CONMIGO MISMO DE NO HABER ESTADO CONTIGO, POR NO HABERTE CREIDO Y POR HABER APOYADOS A ESAS HIJAS DE PUTA!, ¡LO SE NICOLAS! ¡SE QUE POR LA CULPA DE ELLAS INTENTASTE ACABAR MUCHAS VECES CON TU VIDA! ¡SE QUE EL UNICO QUE ESTUVO JUNTO A TI FUE EL CRISTIAN, PERO NO TENGO LOS MISMOS SENTIMIENTOS HACIA EL COMO TU!, ¡SE LO AGRADEZCO, SI!, ¡PERO NO ME DUELE, COMO TE DUELE A TI NICO! — 

— ¡ENTONCES ¿POR QUE TE LO TOMAS TAN A LA LIGERA?!—

— ¡PORQUE ME IMPORTABA UNA WEA LO QUE LE PASE A ESE WEON! —  soltó sin más, yo por mi parte guarde unos segundos de silencio y lo mire fijamente, hasta que creo que cacho lo que había dicho—  …lo...lo siento Nico…— 

—  Ándate Jaime…—  estaba furioso, ¿Cómo no le podía importar?, es una persona ¿UNA VIDA? La vida de mi primo.

—  Pero Nico— 

—  Ándate Jaime, por favor, ándate ahora, yo necesito estar solo…—   me dirigí a la puerta y él ya estaba vestido—   vete—   la abrí—   necesito estar solo por un tiempo Jaime… por favor…—  mi voz se quebró al verlo irse en silencio, aun con el ambiente tenso cerré la puerta cuando ya no pude verlo por las escaleras—   Y aún tengo que decirles al Vardoc y a la Alejandra—   me dije a mi mismo mientras miraba a la nada realmente….

Después de un rato sin muchas ganas realmente me vi en la obligación de llamar a mi trabajo para pedir el día por la defunción de un familiar y prácticamente me obligaron a decir quién era y como había muerto, junto a un certificado de defunción, el cual no puedo conseguir por el momento para el permiso de luto y con lentitud caminaba hasta el que fue la casa del Cristian.

— ¿Qué paso Nico? —   me hablo con sorpresa el Vardoc—   pasa ¿Qué paso? —   pregunto nervioso, por lo general yo no venía a este lugar sin el Cristian.

—  Hola…. ¿Está la Alejandra? —   pregunte sin más.

—  Si… ¿Por qué? ¿Qué paso Nicolás? — 

—  Llámala, tengo que hablar con ambos—   fue lo único que dije. Me senté en uno de los sillones en lo que el otro Nicolás iba a buscar a la mujer.

— ¿Qué paso? ¿Le paso algo al Criss? —   fue lo primero que me pregunto al verme.

—  Yo también le pregunte eso y me dijo que te fuera a buscar ¿Qué onda Nico? — 

—  Siéntense ambos por favor…— 

—  Pero Nico— 

—  Es en serio, siéntense—   la interrumpí, manteniendo mi mirada baja, pensando en cada palabra de lo que iba a decirles, no quería demorarme mucho y aún tenemos tramites que hacer, y que yo tengo que hacer al ser su único familiar ubicable.

—  Pero dinos, ¿para que el suspenso? – pregunto el Vardoc con una gran intriga.

— ¿Recuerdan que hace unos días hubo unos atentados terroristas en Pekín?—   me limite a preguntar.

—  Si, no me digas que… ¿Está en Hong Kong cierto? —   pregunto Alejandra un tanto exaltada.

—  No…No ¿Cómo? —   se le quebró la voz a Nicolás al comprender mi silencio, mirándome en un estrado de catatonia.

—  Esta mañana me llamaron del centro de relaciones exteriores del consulado de Chile en China…—    pude ver en cámara lenta como ella ponía sus manos en su rostro tapándose la boca y como las lágrimas caían por sus mejillas, mientras que el mantenía una expresión de incredulidad, aun sin creer lo que acababa de decir—   se encontraba en Pekín ese día… la bomba explotó a su lado….no pudieron encontrar restos…—   ahora podía ver como las lágrimas de ambos caían por sus mejillas sonrojadas y sentía como las mías nuevamente querían salir.

— ¿Cómo que no hubo un cuerpo? —   fue lo único que él pudo atinar a preguntar.

—  Él estaba prácticamente al lado de la bomba o eso me dijeron por teléfono…no quedo absolutamente nada…, yo tampoco lo pude creer…—   dije negando con la cabeza y pasando mis manos por el pelo en señal de frustración—   me dijeron que dentro de unos días enviarían las pertenencias que se quedaron allá de él y el papeleo que tendré que recoger en el consulado…—   después de eso hubo un silencio lleno se lágrimas y sollozos ahogados, ninguno sabía que decir, ninguno sabía que hacer hasta que recordé un detalle.

— ¿Cuándo haremos el funeral? —   Hablo el Vardoc antes que yo, quitándome las palabras de la boca.

— ¿Cuando están dispuestos a hacerlo?, aunque no haya un cuerpo, debemos hacerle por lo menos un funeral digno en su memoria…— 

—  Cuando sea Nicolás—   hablo ella entre lágrimas con la voz quebrada—   cuando…sea— 

— ¿Necesitas ayuda Nico? — 

—  No…no la necesito por el momento Vardoc, es algo que quiero hacer solo… — 

  Unos días después, llegaron sus pertenencias con los documentos de su defunción… no sabíamos que hacer son sus cosas, así que acordamos que las prendas de vestir las donaríamos y ellos decidieron que lo demás me lo quedara yo, que ellos ya tenían sus recuerdos de él, que yo era su familiar más  cercano, pero yo no sabía que chucha hacer con esas cosas… ni con su auto, no sabía conducir, así que se los deje a ellos, al menos podrían sacarle algo de provecho al tener los papeles al día y poder venderlo,  pero yo me tenía que quedar con todo lo demás, hasta incluso con sus estados de cuenta que para mí, son un cacho….

 —  Hoy nos reunimos aquí para despedir a un gran amigo—  comencé a hablar, ya estábamos en el cementerio después de la misa que le hicimos…en ningún momento le dije al Jaime o a los cabros sobre todo esto, tampoco deje que fuesen a mi casa…les dije que estaba bien…que todo estaba bien…no quiero su lastima—  A… una gran persona… que a pesar de no haber sido siempre un humano excepcional, y de las riñas que nacieron a lo largo de su vida… nunca dejo de creer en el mañana…disculpen si no puedo expresarme de forma elocuente, no soy muy bueno con las palabras…pero todos aquí presentes, aunque no somos muchos, sabemos tanto de las  buenas como malas acciones de Cristian y eso no es un secreto para nadie… pero no me quiero desviar del tema, aun cuando todo podría estar mal, él siempre estaba ahí para ayudar al amigo que lo necesitase, tanto en su carrera profesional, como en su carrera como youtuber y como persona… hoy despedimos a alguien que a pesar de todos los problemas que se le presentaron, siguió adelante con la frente en alto, sin importarle todo lo que podrían decir de él… y  personalmente le doy las gracias…las gracias por todo lo que ha hecho en su vida y no solamente hacia mi persona, sino, que para a todos los que le ha brindado su apoyo…hoy despedimos a un hombre que se fue de este mundo de una forma muy abrupta…se fue sin decir adiós, pero que sabemos que este, donde este…mientras permanezca en nuestros corazones y memorias el jamás ha de morir… gracias…—   cuando termine de hablar vi como algunos aplaudían, otros solo se limitaban a mirarme de forma despectiva preguntándose el por qué estoy aquí en el funeral de Xoda, pero muy contadas personas sabían que éramos familiares, y no tengo que porque darles explicaciones;  después uno a uno la gente más allegada a él le daban su adiós o simplemente decían unas palabras a su memoria, aun cuando no haya habido un cuerpo, le compramos un nicho en su memoria y por respeto a su persona.

—  Hola… ¿Por qué tan apartado? —   me hablo una mujer que estaba acompañada otra chica y un tipo.

—  No me gusta estar cerca de mucha gente— 

—  Puede que no te acuerdes de nosotras, pero antes le hacíamos dibujitos a tu canal y bueno él es otro youtuber— 

— ¿En serio? ¿Cuál era su nombre de artista? — 

—  Fran, también hacia weas fletas— 

—  Yo era la Mayo— 

—  Oh…gracias por sus trabajos y ¿él quién es? —   pregunte por el tipo.

—  Yo soy Arkady— 

—  Nicolás—   estrechamos en señal de saludo.

— ¿Por qué estás aquí?—   pregunto la Mayo.

—  Por motivos personales— 

—  Está bien, nosotros nos retiramos…ojalá que nuestros caminos se vuelvan a cruzar—   dijo la Fran

—  No lo creo, esta ciudad es tan grande…—   solté sin pensar mirando el cielo.

—  No es, nosotros somos muy pequeños y el mundo también, nuestros caminos ya se han entrelazado, nuestros caminos volverán a cruzarse en el futuro, no importa la distancia que nos separe o el tiempo de diferencia… cuánticamente, estamos todos unidos, porque entre todos hacemos un sistema… tarde o temprano terminaras encontrándote con aquellos de los que te has separado en el pasado— 

— ¿Eres Filosofo? —   le pregunte al tal Arkady.

—  No, no lo soy…pero me gusta el conocimiento— 

—  Está bien, entonces hasta pronto—   una vez que nos despedimos, ellos se retiraron del recinto, yo me quede hasta que quedaron el Vardoc y la Alejandra con unos tipos de no sé qué.

—  Nico, ¿Quieres venir con nosotros? —   pregunto el Vardoc.

—  No gracias, me quedare un rato más…vayan ustedes—   sin querer insistir, se fueron en grupo y me quede solo frente a su tumba, la limpie un poco y deje sobre el florero una rosa azul…—  Chao Criss y gracias por todo compadre…no sé qué haré ahora….

 

A medida que pasaban los días, volví a la monotonía con la excepción de que ya no estaba la llamada mañanera del Criss preguntándome si me había tomado mi medicamento…con el paso de los días…habían veces en las que olvidaba tomármelos y le mentía descaradamente al Jaime que si lo había hecho, ya que llamaba en cualquier hora del día, las pesadillas volvían y mis ataques crecieron…el Manuel con el psiquiatra me recetaron unas pastillas un tanto más fuertes…nunca les dije mi estado con respecto a la muerte del Cristian…no quería que me internaran; cada día era peor y la voz se volvía paulatinamente más recurrentes, ya no era en esos momentos de silencio en mi departamento, sino, que ya a cualquier hora del día y en cualquier lugar, gritándome una y mil veces mi terrible realidad.

—  No sabes cuánto te extraño Criss—   me decía a mí mismo cuando una vez más veía sus cosas que había repartido en el departamento, así de cierta forma aun lo sentía conmigo, me sentía solo…realmente solo…no importa cuántas veces los cabros me llamasen  y hablaran con migo, todas sus palabras las sentía muy lejanas, falsas e irreales, hasta las del Jaime… sentía como si todo fuese un  sueño, una ilusión…pero aquí estoy, con la dura realidad golpeándome el rostro como la vil perra que es…tampoco quiero depender de ellos, no quiero su lastima…no la necesito, estarían perdiendo su tiempo, siento mi teléfono sonar pero lo ignoro, debe ser el Jaime o el Edgar…no quiero que vuelvan a ver lo patético que soy para reírse a mis espaldas, el silencio vuelve a mi… el silencio no trae ni la paz, ni la locura; el silencio es una tortura, ¡no hay nada!, salvo tus propios pensamientos de mil volúmenes diferentes, recordándote una y otra vez tus errores y debilidades, vuelvo a escuchar el teléfono pero vuelvo a  ignorarlo “Vamos Nicolás, ¿Qué esperas? ¿Quieres seguir siendo una cosa inútil y lastimera?”  escuchaba a la voz de siempre como el ruido más molesto que había sentido jamás, el teléfono deja de sonar “¿Quieres que me calle cierto? ¡HA! ¡No esta vez mi querido Nicolás, esta vez ni con el dolor me callare! ¿Bello no crees?, ahora seré tu eterno acompañante en este vals infernal” el teléfono vuelve a sonar y me levanto por el dichoso aparato  “¿Qué ganaras pidiendo ayuda? más bajo no puedes caer ¿Crees que ellos te ayudaran?¿Creen que vendrán por ti? siéntate y hazte viejo esperando porque eso no pasara, le eras una carga a la perra esa que se murió y a nadie le interesa una cosa patética e inútil como tú”  tomo el celular en mis manos pero no contesto, era el Jaime , me quedo mirando la pantalla brillante hasta que sale el aviso de llamada perdida, lo apago y lo devuelvo a su sitio¿Qué harás  ahora Nicolás?”

—  Callarte para siempre, maldito hijo de las remil putas maricon reculiao, bastardo conchetumare—   me dirijo a mi pieza “¿Ah sí? ¿Y cómo lo harás maldito bastardo?” —   así – tome el frasco con las pastillas   y me las zampe todas el hocico, tomándome toda la botella de agua al seco… al principio  no sentí nada extraño pero con el pasar de los minutos comencé a sentirme un poco mareado, sentí arcadas pero no pude vomitar, las fuerzas se me iban y todo me daba vueltas, estuve así largo rato como una hora o más, creo que sentía como golpeaban mi puerta, no lo sé muy bien, los sonidos se distorsionaban…pude ver imágenes de toda mi vida pasar frente a mis ojos como miles de luces…ya no sentía ni miedo, tristeza…ahora…soy…libre….. 

Chapter Text

16 no name

Un pitido se escuchaba a la distancia en medio de un silencio aterrador o leves murmullos, no lo sé muy bien a estas alturas, sentía el estómago revuelto y un mareo que no ayudaban a tratar de ubicar en donde me encontraba, el olor a material estéril  y a medicamentos me ayudaron un poco a saberlo, trate de abrir mis ojos pero el blanco esplendor de la habitación me encandilaba de forma dolorosa, ya cuando mi vista se acostumbró vi que estaba en el hospital en efecto, en uno de esos Box que ya me son bastante familiar, mi  sentido de la audición de regularizo hasta  la normalidad, como estaba cerrado no podía ver el pacillo por lo que solo me limite a ver el techo hasta que alguna enfermera viniese a verme, como lo hacen siempre;  Después de un rato, ya podía escuchar con mucha claridad casi todos los ruidos de la sala donde me encontraba, desde lamentos de gente que llevaba mucho tiempo hospitalizada, conversaciones de enfermeras y las visitas que venían, ya aburrido de estar en esa posición, intente sentarme con algo de dificultad, porque sentía el estómago revuelto, lo más probable es que me hayan hecho  un lavado de estómago.

—  Hola Don Nicolás, soy Balentina y ahora le tomare los signos vitales como forma de control de su estado—   me hablo la chica que no pasaba de los veinticuatro o veinticinco años, aunque me pareció un tanto raro leer en su delantal leer   Balentina en lugar de  Valentina .

—  Está bien, aunque tengo una duda con tu nombre… —    observo mi rostro y creo que entendió a lo que me refería.

—  Si, es con B larga—   contesto con una leve risa como si me leyese la mente, iba a preguntar el por qué pero ella contesto primero – es porque mi mama es disléxica—   hablo tomando mi ficha y moviendo algunas hojas, con una cara de sorpresa mi miro, como si no pudiese creer algo, yo no entendía ni una wea, hasta que me acorde de cierta página y cierto canal de Youtube, se acercó a mi tomo mi mano izquierda y leyó con mucho cuidado esa pulserita que te ponen en los hospitales como confirmando que la información que estaba en mi pulserita es la misma que está en esas hojas raras que ven las enfermeras , después volvió a ver no sé qué wea de la ficha y aun con cara de sorpresa se dirigió a  puerta  para ver que no hubiese nadie alrededor y me dijo—   ¿Disculpe, puedo hacerle una pregunta estúpida? – yo solo me limite a asentir con la cabeza—   ¿tú eres Nicolás?— 

—  Emmm sí, me llamo asi ¿por? — 

—  No, a lo que me refiero, es que ¿eres ese Nicolás?— 

— ¿Cual?— 

—  El de HD, ese Nicolás—   me sentía como un gato acorralado, no es como si fuese una persona en la calle a la que podría evitar, prácticamente ella tenía todos mis datos.

—  Emmm… ¿Si?—   la cara de emoción no la pudo ocultar, ni que hubiese sido la gran wea.

—  Disculpe, ¿Me puede esperar un minuto? —   pregunto algo seria pero el brillo de sus ojos decían otra cosa, nuevamente, me limite a asentir antes que saliera del Box como alma que se la lleva el diablo y en menos de un minuto volvió con una chica   un tanto más baja que ella y ambas se notaban emocionadas.

— ¿Lo viste Kara?— 

—  Si  weon, nunca pensé vivir para ver este dia— 

—  Bueno ahora lárgate porque tengo que continuar mi trabajo que nos pueden echar a las dos – y la saco del box sin decir más—   Disculpe por esto, no lo pude evitar ya que somos unas admiradoras de lo que fue HD, no volverá a ocurrir— 

—  No hay problema…de hecho me sorprende que haya gente que nos recuerde –

— ¿Cómo no recordarlos si fueron parte de la vida de mucha gente?, si me permite decirlo, a mí en mis tiempos de universidad me dieron muchas risas, a mí y a todos mis amigos—   pero que profesional, habla mientras revisas todos los cachureos a los que estoy conectado—   No le preguntare el por qué se retiraron, ya he irrumpido en su vida privada demasiado, pero si me lo permite ¿Puedo darle un consejo? – 
—  Si quieres— 
—   Bueno, solo me estoy basando en  lo que veo ahora mismo al verte a ti, tú no estás bien y no se a que se deba, pero sea cual sea la razón, no debes dejar que te gane , siempre pasara algo que quiera vernos caer  pero debemos ser fuertes porque todo pasa por una razón y  el destino nunca deja nada al azar, porque no hay mal que dure cien años y cuerpo que lo aguate—   yo permanecí en silencio tratando de descifrar lo que me dijo, para contemplar cómo se retiraba del box dejándome con las inexistentes preguntas en el aire.

 Ya después de un rato llegaron unos tipos a darme comida, a la que le faltaba sal y era insípida, prácticamente era como si no estuviese comiendo ni una wea ¿Por qué no me dan un completo o una tabla de Sushi? ¿O por qué no mejor un Sushipleto?  puta que se me sale lo chancho cuando tengo hambre; de la nada apareció el médico de turno salvajemente usando confusión y  dejándome sin pokemon….está bien no, solo estoy aburrido y por alguna razón la presencia de este weon no puedo estar tranquilo.

—  Bien Nicolás…según lo que dejo la enfermera estas bien y podrías ser dado de alta hoy, pero te dejare en observación un par de días debido a tu condición psicológica, según tus registros ya has intentado numerosas veces acabar con tu vida, más tarde vendrá  Esteban, el psiquiatra del área para revisar tu estado, para ver si tienes algún trastorno —   el tipo hablo rápido.

—  Disculpé—   lo interrumpí, lamentablemente ya me sabia ente procedimiento casi de memoria.

— ¿Si? —   solo me limito a verme con una cara de querer irse de una vez.

— ¿Cómo llegue aquí? —   pregunte algo desconcertado, por lo general la persona que llamaba era el Criss, pero…como ahora no está…no logro explicarme bien quien fue la persona que llamo, el doctor solo se limitó a revisar los papeles de mi ficha antes de responder.

—  Según lo que dice aquí, un tal Jaime llamo al número de emergencia ayer— 

—  Oooh….— 

—  Pero no te preocupes Nicolás, por ahora descansa—   y sin más el weon se fue…los doctores son raros.

 Y así pasaron no sé cuántas horas antes que otra enfermera volviese, a la cual no le preste mucha atención, la verdad estaba  ido, sumido en mis propios pensamientos  lleno de preguntas como el por qué el Jaime llamo a la ambulancia, o el por qué chucha  estaba en mi depa en primer lugar , me sentía extraño, como si nada tuviese sentido ni dirección, como si ya nada valiese la pena…ya ni el Criss está ahora conmigo para decirme si estoy haciendo algo bien o no, y el Jaime con los cabros…no sé qué pensar sobre eso realmente ahora,  siento que ya no es lo mismo que hace cinco años, bueno ya van por los seis, estoy chato…

—  Don Nicolás—   me interrumpió la voz de una enfermera que al parecer hace rato trataba de traerme de regreso al mundo terrenal, ósea, que le ponga atención.

— ¿Si? — 

—  Tiene visita — ¿Quién podría ser?  No creo que sea alguno de los cabros, puesto que, a esta hora supongo que deben de estar ocupados en sus ¿cosas? No lo sé, sin prestarle mucha atención a la chica solo asentí suponiendo que sería el tal psiquiatra del lugar.

—  Hola…—   pero me equivoque, ante mi estaba el causante de mis sueños eróticos, de mis suspiros, mi cielo e infierno.

—  Hola…—  ambos nos quedamos mirando simplemente, yo no sabía que chucha decir y no se si él tenía algo que mencionar— ¿Qué haces aquí? — 

—  Venia a ver cómo te encontrabas, ¿Cómo estas Nicolás? — 

—  Supongo que bien, no lo sé, no siento nada realmente—   dije sin más y de repente de la nada siento como me estrecha entre sus bracitos de bebe, dejándome con lo que sea que fuese a decir en la boca –¿Qué pasa? —    para mi propia incredulidad sentía sus lágrimas caer por mi hombro y mojando la bata culia ultra delgada como condón y abierta por la raja que pasan en los hospitales, súper cómodas si, está bien nótese el sarcasmo y lo rompe momento lo que acabo de decir.

—  Perdón…—   dijo muy bajo, creo que más para sí mismo que para mí—   me tenías preocupado Nico…—   apretó el abrazo aún más—   pensé que te perdería Nico…—   le devolví el abrazo apoyando mi cabeza en el hueco de su hombro, abrazándolo de igual forma que él a mí, estando un tiempo en silencio ni incomodo o extraño, era como si solo existiésemos los dos en el hospital, yo por mi parte solo estaba algo nervioso, porque al verlo entrar y verme en este estado tan deplorable  me hace preguntarme el por qué sigue aquí.

—  ¿Por qué sigues aquí Jaime?—   me separe un poco de él para mirarlo a los ojos.

—  Ya que lo dije, vine a ver como estabas— 

—  No, no me refería a eso…me refería al por qué siques queriendo estar a mi lado— 

—  Porque todo esto es por mi causa— 

— ¿Ósea que es por la culpa? — 

— ¿Qué? —   me miro sorprendido.

—  Eso Jaime… ¿Cómo estás seguro de que tus sentimientos hacia mí no son producto de la culpa? –Me quebré— ¿Cómo Jaime?, si ya nada es como antes, sé que con el tiempo se aburrirán de alguien tan paletico e insulso como yo…— 

— ¿Qué ya no es lo mismo? ¡Claro que no es lo mismo, Nicolás por dios!, por supuesto que no sería lo mismo ¿Acaso no lo entiendes? ¿Por qué sigues dándole vueltas a la wea? —   antes que pudiese refutarle algo me tomo por sorpresa y me beso, aun cuando solo fue un contacto de labios, fue lo suficiente para dejarme anonadado—   si mis sentimientos hubiesen sido producto de la culpa, ya habrían desaparecido hace mucho tiempo Nico —  volvió a besarme, pero esta vez en la frente—   y no habría estado a tu lado con el corazón en la mano con solo la esperanza de que me perdones— 

—  No digas más…—  lo interrumpí, sentía esa opresión de mierda en el pecho que no te deja pensar nada con claridad—   Jaime, por favor…no digas más…— 

— ¿Y por qué no quieres que diga más? —   me volvió a abrazar, a darme un beso en la mejilla y juntar nuestras frentes como si de niños pequeños se tratase, en estos momentos le doy el peso a que él es mayor que yo, pero no puedo olvidar todo lo que ha pasado, pero tampoco puedo dejar mis sentimientos en conjunto con mis emociones de lado, lo amo, pero que aterra  de cierta forma, era extraño y lo sabía.

—  Por qué no sé cómo sentirme Jaime, mis sentimientos hacia ti han sido los mismos por mucho tiempo, pero de cierta forma, me hace dudar y al mismo, me hace desconfiar  que luego de todo lo ocurrido, estas aquí…conmigo— 

—  Porque al igual que tu…yo te quiero, te amo Nico—   con suma delicadeza me tomo de mis mejillas y nuevamente me beso, yo por mi parte pase mis  brazos por su cuello para atraernos un poco más.

— ¿Estás seguro?—   lo cuestione, no quiero una ilusión barata que después seria destrozaba una vez más.

—  Seguro…— 

 

Chapter Text

17 cambio

Jaime POV

 Con los parpados pesados y la modorra a flor de piel estaba, con el sueño aun palpable ciento como unos brazos me rodean el pecho atrayendo algo hacia mí, con paja y una leve sonrisa en la cara, atraigo más hacia mí el cuerpo de Nicolás evitando que despierte, como aun es de madrugada, ya que ni el alba se había asomado aun por la ventana y el frio de la madrugada seguía estaba en el ambiente; en mi mente aún estaban bien  frescos los recuerdos de lo acontecido desde el día que lo encontré en su depa hasta salir del hospital, realmente tuve miedo de perderlo otra vez sin ser capaz de hacer nada, ahora me toca a mí continuar lo que el Cristian dejo a medias… lo que nunca jamás debió comenzar.

 Después de que el Nico me echara prácticamente de su departamento y me pidiese tiempo a solas,  le deje unos días a su volá, no sabía si estaba bien o mal dejarlo tanto tiempo solo, pero tampoco podía ser un barza culiao y estar como lapa con él así como así po, y como me había acordado que el Cristian lo llamaba todos los días, simplemente le copie la idea, aunque no sabía si llamarlo a una exacta o a cualquier, lo hice a horas diferente para no ser tan catete, asi estuvimos varios días hasta que un día realmente quería ver como estaba, tanto el Edgar como yo lo llamábamos para asegurarnos de que estuviese bien, pero solo por teléfono no era suficiente po, así que ese día lo llamaba para decirle que al día siguiente iría.

 

— ¿Por qué chucha no contesta este weon?—   me preguntaba a mí mismo al primer llamado no contestado, pero ya cuando no contesto el segundo, el tercero y los que seguían me comente a asustar y ya cuando me salió  numero apagado o fuera del área de servicio  mande todo a la chucha y me fui hecho un peo para su casa, aun no sé cómo cresta recorrí medio Santiasco como un correcaminos para llegar a tiempo sien que se le había ocurrido hacerse alguna wea.

—  ¡NICO!—   golpeaba su puerta casi con desesperación—   ¡NICO ABRE!—   después de unos minutos al pegarme la escurría’ a diestra y siniestra saque mi carnet de identidad y lo pase para que se abriera la puerta, creo que hasta parecía un puto ladrón, pero no me importo porque el Nico era más importante en esos segundos; al entrar solo había podía escuchar los maullidos del Sushi en una de las piezas—   ¡NICO!—   me espante al verlo en el piso con el frasco de sus pastillas vacío, no era muy difícil inferir lo que había ocurrido antes que llegara, en medio del manojo de nervios que era en ese minuto y acordándome las clases de RCP que me obligaron a hacer en el liceo hace rato ya, vi si aún tenía pulso y trate de que vomitase las wea que se había tomado—   ¡Puta la wea!—   me decía a mí mismo, no me acordaba como hacer las weas po, así que como aweoao llamé al número de emergencia y como sabía que se iban a demorar más que la chucha seguí con mis intentos de resucitación de forma desesperada ya que su pulso era muy débil, por no decir inexistente—   no weon… no, no, no, no, no, no, no, Nico no—   decía una y otra vez, sintiéndome impotente e inútil, sabía que debía de haber ido aun cuando me había dicho que no, aunque se enojara y tratase de cerrarme la puerta en la cara ¡Tenía que haber ido! Por la chucha ¿Cómo pude haber sido tan weon? ¿Cómo?;  ya después de unos minutos siento como los paramédicos entran al departamento a toda máquina con la camilla diciendo una y otra vez que me haga a un lado para dejarlos trabajar, preguntándome quien era y esas weas de protocolos, solo dije que era su amigo, pero que no tenía familiares por lo que me dejaron ir con él en la ambulancia, creo que fue muy barza de mi parte tomar sus llaves antes de irme con los paramédicos, en el hospital todo fue un calvario, no recuerdo cuantas horas pasaron desde que llegue, mucho no podía hacer y más impotente me sentía, entado en la sala de espera, nervioso, sudando frio y más tenso que la reconchetumare; fue  ahí recién cuando se me ocurrió llamar al Edgar.

—  Edgar…— 

— “Alo Jaime, ¿Qué paso?”— 

—  El Nico— 

—   “¿Qué paso con el Nico?”—   note  como su voz se alteró un poco— “Ya por Jaime habla de una puta vez po weon” — 

—  Lo intento Edgar, eso paso—   mi voz se quebró—   se intentó suicidar Edgar…— 

“Conchesumadre… ¿Está bien Jaime? ¿Dónde Están? Voy para allá ahora” — 

—    Estamos en el Calvo Mackena— 

“Voy para allá Jaime… ¿llamo también a los cabros?” — 

—  No Edgar… o si, no sé, ahí ve tu si los llamas o no, no tengo cabeza para pensar en esas weas— 

— “Nos vemos más rato… ¿Estás bien tu Jaime?”— 

— ¿Cómo crees que estoy Edgar?, no sé qué hacer po— 

— “Ahora tú sientes lo que sentía Cristian cuando encontraba al Nico así Jaime— 

—   Lo sé…—   y sin más el weon me había cortado, mientras que seguía esperando como el saco wea que soy, sin nada más que hacer, aparte de estar pendiente si llegaba alguien a decirme el estado del Nico, no sé cuánto habré estado ahí en esa pequeña rutina que consistía en pararme, caminar como león enjaulado y volver a sentarme frustrado, una y otra vez, no sé ni qué hora era, ni qué momento del día era, si hasta llegue a saltar cuando el Edgar me tomo del hombre  porque siquiera lo había sentido llegar.

—  Weon cálmate un poco— 

—  No me voy a calmar hasta que no me digan que está bien—   decía mientras iba de allá para acá en el lugar.

—  Yo también estoy preocupado Jaime…— 

—  Pero tú no lo viste weon, creí que estaba muerto, eso fue lo primero que pensé cuando lo vi, ahí…en el piso—   puse mi manos en mi cara—   no sé qué chucha voy a hacer Edgar, en serio, esto me está superando por la chucha—   el tampoco sabía qué hacer, por lo que solo me dijo que le contara que había pasado, que no me guardara nada, porque eso no sería nada bueno…a nadie le hace bien guardarse las cosas… pero cuando le dije, creo que estaba igual de nervioso que yo, ahora éramos dos los que parecíamos cual  leones enjaulados en aquella sala donde las otras personas nos miraban como si fuésemos un par de bichos raros. Ya después de lo parecieron horas se digno en aparecer lo que yo creo que es una enfermera  llamando a los familiares de pacientes, pero lamentablemente no sabía nada del Nico y tuvimos que seguir esperando por la reconchesumadre,  puta la wea, puta la wea, puta la wea  decía para mis adentros mordiendo mis uñas del puro nervio.

—  Weon para—   me decía el Edgar—   a este paso vas a quedar sin dedos—  .

—  No puedo evitarlo—   al parecer me diría otra cosa más pero sonó su teléfono.

—  El Bestia, ¿Qué le digo? — 

—  No sé—  me había quedo ahí, mientras que él se iba a un lugar más apartado para hablar bien; ya después volvió—  ¿Qué le dijiste?—  .

—  La verdad nomas, si se van a enterar igual Jaime—   le iba a decir algo, pero tenía razón y por lo mismo no me extraño que en menos de lo que canta un gallo llamasen a mi teléfono exigiendo saber con detalles que wea había pasado, simplemente conté lo justo y necesario para hacerlo lo mas corto posible, sin olvidar decir que no acudieran al hospital por el momento, porque no los iban a dejar entrar.

—  Familiares de Nicolás Gaule—   llamo un medico al salir una de las salas, ninguno de los dos se hizo esperar a acudir con el profesional.

— ¿Cómo está el Nico?—   pregunte yendo directamente al grano.

— ¿Son familiares?— 

—  Somos amigos, lamentablemente Nicolás no tiene familia—   me adelanto el Edgar antes que el médico pudiese replicar con la wea de que solo los familiares podían entrar y todas esas estupideces que en estos momentos no importan en lo absoluto, nos miró con mala cara antes de volver a ver los papeles que traía — ¿Alguno de ustedes es Jaime?— 

—  Yo—   respondí en seguida, porque el weon se demoraba un kilo en decir la wea ¿Acaso no ve que quiero saber la wea ya?

—  El paciente se encuentra estable, se le realizo un lavado de estómago, por el momento se encuentra en reposo, podrán pasar mañana en el horario de visitas el cual es desde las trece horas hasta las catorce treinta horas y de las diecisiete horas hasta las diecinueve horas, son dos pases para dos personas como máximo por paciente hospitalizado, en recepción pueden retirar los pases  —   hasta ahí nos dejó porque comenzó a llamar a los familiares de otros pacientes, me hubiese gustado preguntar más, pero había tanta gente angustiada por sus seres queridos que me fue imposible  continuar.

—  Osea que lo no vamos a poder ver hasta mañana—   me comentaba el Edgar.

—  Eso mismo—   nos levantamos con la disposición de irnos, yo estaba cansado y lo único que necesitaba por el momento era dormir, pero teníamos un par de inconvenientes, en primer lugar, eran casi las cuatro de la madrugada, y por consiguiente, era casi imposible conseguir movilización para volver a mi casa, así que llamamos al bestia para ver si nos daba un aventón.

 Ya al dia siguiente pude hablar con el Nico en el primer horario de visitas, nunca espere tener ese tipo de conversación con él, solté una sonrisa de forma inconsciente al recordar sus palabras, sus labios, su temple… ¡Todo!, pero pasó algo al día siguiente a ese que me dejó consternado, no algo, sino más bien, alguien. Ese día después de visitar al Nico un tipo me detuvo, si mal no recuerdo se llamaba Manuel.

— ¿Eres amigo del Nico? —   le pregunte.

—  No, pero al sí a la vez— 

— ¿Qué weah?—  ¿Qué onda este tipo? ¿Me quiere agarrar pal webeo acaso?

—  Soy su psicólogo, me llamo Manuel— 

—  Jaime— 

—  Si sé quién eres Jaime— 

— ¿Cómo? — 

—  No por nada he tratado a Nicolás los últimos casi tres años, aunque no creo que haya tenido mucho éxito que digamos— 

—  Oh, ya veo…lo lamento— 

— ¿Por qué te disculpas conmigo? — 

—  Porque por mi culpa Nicolás esta en esta situación— 

—  No te debes disculpar conmigo Jaime, a mí no me has hecho nada, pero no es lo mismo en el caso de Nicolás, él necesita mucho apoyo en estos momentos, más ahora que Cristian ha fallecido y eso me preocupa en estos momentos— 

— ¿Ha que se refiere? — 

—  Si te dijese, estaría faltando al código ético de mi oficio, pero te puedo decir que en base a lo que me ha comunicado Esteban, el psiquiatra de aquí es que si Nicolás continua así, le tendremos que internar en un hospital psiquiátrico, aunque me extraña que haya atentado nuevamente contra su vida ahora, ya que, había estado presentando mejorías en los últimos meses—   se quedó pensativo unos momentos.

  — ¿Qué puedo hacer yo y los cabros para que eso no pase? —   le pregunte con un deje de desesperación y nerviosismo, no quería que ahora lo alejaran de mí.

—  Eso es bastante simple, veras, si bien las pastillas le ayudan con su depresión no son la solución, solo son una ayuda, lo ayudan de forma biológica o fisiológica, pero no hacen todo el trabajo, el paciente debe tener la voluntad de mejoría, cosa que, en el caso de Nicolás, Xoda ayudaba bastante, pero ahora ya lo viste— 

— ¿Qué es lo que recomienda? —   me sentía muy aweonao en no saber nuevamente que chucha hacer.

—  Simplemente no lo dejes solo Jaime, trata de que se sienta bien, que todo volverá a estar bien— 

—  Tratare de hacer lo que pueda, pero que digo…trataremos de hacer lo que podamos— 

— ¿Cómo la familia simiesca? — ¿Qué wea este tipo?  pensé fugazmente, pero el solo me observaba como si me estuviese tratando de leer, no sé, nunca había hablado con un psicólogo—   tomare tu silencio como un sí, bueno Jaime, fue un placer, pero yo me debo retirar por el momento—   y se fue sin más perdiéndose entre el tumulto de personas que se encontraban en el lugar y dejándome con una gran pregunta… ¿Cómo chucha no voy a dejar solo al Nico?... recuerdo que había estado harto rato tratando de hasta que había llegado a una conclusión.

— ¿COMO CRESTA SE TE OCURRE TAL WEA JAIME? —   me preguntaba/gritaba el Edgar cuando le dije lo que planeaba hacer con respecto al tema del Nico—  ¿Le preguntaste mínimo weon? ¿Qué creí que te va a decir culiao? — 

— ¿Weon le ves otra solución a la wea? ¿O es que acaso sería mejor que se lo llevaran a un psiquiátrico allá en Recoleta?— 

—  Por supuesto que no Jaime—   se le noto que hasta se le había helado la sangre de forma súbita.

—  Además yo me voy a hacer cargo de todo el asunto Edgar— 

—  Pero Jaime…— 

—  Pero nada, no le veo otra solución, además de cierta forma le va a convenir po— 

— ¿Cómo le va a convenir irse a vivir contigo? — 

—   Ahorrar en arriendo Edgar—   se sabe que cuando se trata de plata, el Nico gasta lo menos posible y no se le ha quitado en los últimos años, me di cuenta al estar en su departamento un par de días.

— ¿Y cómo lo vas a convencer? —   me inquiría.

—  No sé, pero se me va a ocurrir algo, le voy a decir en el horario de visitas más rato— 

—  Ojalá que no te discuta o algo— 

—  No creo que discutamos, claro, si hablamos como adultos civilizados y responsables—    el Edgar solo se rio un poco con lo de adultos, pero esta wea si me la tenía que tomar en serio.

      Más tarde ese día me encontraba esperando a los cabros que habían ido a ver al Nico, estaba nervioso y ensayaba cientos de formas para abordar el tema sin mencionar en cómo debía plantearle lo que yo quería hacer con respecto a lo que me había dicho el tal Manuel, tenía que hallar una de ser lo más sutil posible.

—  Oe Jaime… ¡JAIME! —   llegue a saltar del susto por el casi grito del Bestia en mi oreja.

— ¿Qué wea? — 

—  Entra a ver al Nico po—   me dio un par de golpecitos en hombro en señal de apoyo antes de entrar a la sala, es raro que después de tantos años sin haber entrado a un hospital ni por si acaso, siquiera a un sapu o una posta, ahora haya tenido que estar casi tres días completos dentro de uno, también me pregunto… ¿Cuántas veces ya ha intentado suicidarse?  ¿Cuántas veces ha estado entre estas paredes conectado a cables y tubos? Tengo miedo de preguntarle a él y la única persona que podía decirme, se llevó la información a más allá de la tumba… sería muy bizarro preguntarle.

 —  Hola Nico—   lo salude como en el primer horario — ¿Cómo estás?—  .

—  Supongo que bien, solo que me quede pensando en el pobre Naiko, hace caleta que me habías dicho que iba a volver a Chile y aun no lo hace, le pregunte al Bestia y al Edgar, pero me dijeron que tuvo problemas de salud…—   se había quedado mirando a algún punto fijo del Box—   y no le han dicho sobre mi…—   dijo en susurro.

—  Él se recuperará Nico y por lo otro…supongo que quieren que sea una sorpresa para cuando vuelva… o no sé realmente—   me le había quedado mirando unos segundos para darme cuenta de que ya no estaba tan pálido como en días anteriores.

— ¿Qué paso Jaime? ¿Tengo monos en la cara? — 

—  No… solo que… no sé— 

— ¿Qué paso? —   volvió a preguntar.

—  Es solo… ¡aaah! —   dije frustrado sin saber que chucha decir.

— ¿Qué paso? —   volvió a inquirir.

—  Hay una cosa que quiero hablar contigo, pero déjame hablar primero—   lo pare antes de que dijese algo, ya se estaba poniendo pálido de nuevo del puro susto, supongo que había pensado lo peor—   es sobre…tu estado psicológico—   ahí creo que se relajó un poco, pero no tanto—    me dijeron que si continuas así… lo más probable es que te internen en un hospital psiquiátrico…—   hubo un largo silencio entre los dos, yo por no saber que wea decir y él por la información.

—  Ósea que… ¿Me van a internar? —   creo que no había entendido la información completa.

—  No Nico—   me senté a su lado—   ahora no… no se los vamos a permitir weon… —   lo abrasé —  pero si lo intentas una vez más, lo harán aun en contra de tu voluntad…—   

—  No sé qué voy a hacer Jaime… ¿Qué voy a hacer si me da otro ataque y lo intento de nuevo? —   se le quebró la voz.

— ¿Te puedo hacer una pregunta? No contestes si no quieres—   hice una pausa esperando que entendía bien—   esos ataques… ¿Te pasan cuando estas solo o por otra cosa? —    abrió los ojos en señal de sorpresa, me separe para verlo bien, creo que no se esperaba tal pregunta.

—  A veces cuando estoy solo y otras cuando entro en pánico o algo similar, no podría definirlo muy bien…—   se había tomado bastante tiempo en responder, supongo que le había tomado harto rato en sintetizar una respuesta que parezca coherente.

—   Si quieres, yo te puedo ayudar—  conchetumare que estaba nervioso, no sabía cómo chucha se lo iba a tomar.

— ¿Cómo? —    bueno, aquí va…no hay vuelta atrás.

—  No sé cómo decirlo pero… ¿Te queri’  venir a vivir conmigo?—   su cara weon…si no fuese una situación delicada hasta me reiría, pero solo lo mire esperando que dijera algo.

— ¿Qué wea estás diciendo Jaime?— 

—  Eso Nico… no sé… así para que no estés solo…digo yo—   hice una pausa para ordenar las ideas en mi cabeza y decir la wea bien—   para ser más simple… yo lo decía más para que no estés solo y no te den los ataques—   la sorpresa no se borraba de su rostro, creo que nunca se lo esperó.

—  Pero…Jaime… no es necesario que te molestes por mí, yo voy a estar bien—   trato de persuadirme.

—  No Nicolás, quiero hacerme responsable de esto, y no me vengas con la wea de voy a estar bien, porque sé que no lo estarás Nico, además…vele el lado positivo, así no gastaras plata en arriendo, los gastos serian compartidos y así me aseguro que estés bien, sin contar de que vivo más cerca del centro que tú por lo que ahorrarías locomoción— 

— ¿Estas tratando de regatear conmigo? —   me miraba de forma divertida.

—  Si— 

— ¿No te vas a rendir cierto? — 

—  No— 

— ¿Por qué quieres que me vaya a vivir contigo? ¿No sería un riesgo para ti el tener que cuidar de una cosa como yo? — 

—  Ya te dije mis razones Nicolás…no es por la culpa ni nada por el estilo, yo sé que soy el principal responsable de todo lo que ha pasado, yo te amo, pero también quiero hacerme responsable de mis actos egoístas del pasado, y es por eso que quiero estar a tu lado— 

— ¿Me estai pidiendo matrimonio acaso weon?— 

—   No Nico, solo quiero estar contigo y asegurar que nada malo te pase…— 

   Me costó que aceptara, le regatee de mil formas distintas hasta que aceptó… fue extraño que al día siguiente de que lo dieron de alta, contactar el flete para llevar sus cosas, las cuales no eran muchas si lo comparamos con lo que hay en mi casa, pero jugando tetris logramos que cupiese todo y que nada estorbara, ahora me era raro verlo todos los días después de cinco separados…

— ¿Qué pasa Jaime?—   me preguntaba somnoliento.

—  Nada, solo pensaba en weas—   lo abrasé.

—  Weon estai súper helado – trato de zafarse sin mucho éxito, yo por mi parte me reía.

—  Aweonao— 

—  A mucha honra—   lo quede mirando un momento mientras me acercaba lentamente para después unir nuestros labios en un suave rose –buenos días— 

—  Buenos días— 

— ¿Qué hace  por estos lares tan delicado caballero?— 

—  Es que un Elmo—  simio gigante de dos metros veinte, me secuestro para después vender mis órganos por el mercado negro a los pejelagartos mutantes de Marte—   no se aguanto la cagada de risa.

—  No wei po— 

—  Tú preguntaste—   dijo con una sonrisa.

—  Nico…— 

—  ¿Qué?— 

—  Yo también…—   oh weon, esas mariposas en la guata y en el colon.