Actions

Work Header

El destino nunca deja nada al azar

Chapter Text

El destino nunca deja nada al azar

 

—¡MARICON RECULIAO! — Gritaba pateando cada vez más fuerte al chico que se encontraba en el piso — BASTARDO HIJO DE PUTA, ¡MALDIGO EL DIA EN TE CONCI!!! — escupió aquellas palabras con tanto odio que calo en el sujeto más pequeño haciéndolo estremecer.

YO CREIA QUE ERAS MI MEJOR AMIGO WEON! El otro sujeto más alto lo levanta del suelo para azotarlo contra la pared DIME ¿POR QUÈ CRESTA LO HICISTE? lo volvía a azotar con aun más fuerza ¿POR QUE NOS TRAICIONASTE ASI? ¡EL JAIME Y YO CONFIABAMOS EN TI! WEON ERAS NUESTRO AMIGO!cuestionaba el más alto de los tres.

Les digo que no hice nadaApenas logro pronunciar aquellas palabras de forma muy temblorosa con las escazas fuerza que le quedaban.

—¡NO MINTAI CONCHETUMARE!Exclamo Jaime ante de arremeter un puñetazo en el estómago haciendo que el más pequeño se encoja del dolor¿ACASO CREI QUE SOMOS WEONES? ¡NO NACIMOS AYER CULIAO! ADEMAS DE MARACO ERI UN MALDITO TRAIDOR le escupe en la cara¡CON RAZON NI TU WEA DE FAMILIA TE QUIERE IMBECIL, OJALÁ NUNCA TE HUBIESEMOS CONOCIDO! ¡OJALÁ TE MUERAS LACRA DE MIERDA! maldecía mientras el más alto se lamentaba en silencioMira weon, olvídate que alguna vez fuimos amigos, OLVIDA que hicimos un canal y sobre todo OVIDATE que te vamos a perdonar una vez dicho esto continúo golpeando mientras lo volvía a insultar de las peores formas que se le podían ocurrir.

Nicolás POV

  Desperté de golpe, como todos los días… siempre teniendo la misma puta pesadilla…aunque más bien era un recuerdo, uno muy malo y amargo…ese fue el último día en que vi a los cabros, aquellos que fueron casi mis hermanos, mis compañeros de tertulias…ya ha pasado mucho… ¿unos cinco años aproximadamente?

—Puta weon…— Al recordar cada buen momento que pasamos nuevamente (como todos los díassiento que las lágrimas caen nuevamente por mis mejillas dándome cuenta una vez más que jamás volverá a pasar— 

   Una vez que mi llanto termino, vi la hora; 06:45 de la mañana, tenía que volver a la rutina de cada día y como todos los días al levantarme debía tomar mis pastillas anti—  depresivas, como todos los días tenía que ver mi rostro ojeroso, ya sin ninguna pizca de alegría de lo que otrora fue, como todos los días debía ver las marcas de mis brazos y piernas, ¿Qué mierda me paso? Yo no era así… ¿Qué le paso al Nicolás? al Holyfuuu; Al weon alegre que todo lo agarraba para el webeo? ah sí, ya lo recuerdo…toda mi felicidad y alegría se fue con él, y todo por las perras bastardas que me arruinaron la vida a un punto sin retorno y ya me habría suicidado de no ser por el único que me creyó, si no fuese porque prácticamente me salvo la vida después de aquello, yo no estaría aquí pensando esto, le debo mucho al Cristian, si tan solo nada de eso hubiese pasado, yo estaría feliz de la vida grabando y editando los videos para el canal de YouTube, pero ya nada de esos bellos recuerdos queda y ahora solo son retazos de lo que a la fuerza he tenido que sacar de mi mente y mi corazón o de lo que  queda  para decirlo con más precisión.

¿Qué más da? Si ya a nadie le importas, solo das lastima, eres demasiado patético Nicolás—escuchaba a esa vocecita en mi cabeza— solo mírate, ¿aun tienes esas burdas esperanzas que algún día te perdonen? ¿Qué él te perdone?, NI LO SUEÑES!, él te odia, todos te odian ¿Qué ganaste diciendo la verdad? ¡Ser un paria a todos lo que alguna vez quisiste y un weon al que solo le das lastima, le das asco, admítelo todos estarían mejor si te murieras, de hecho, A NADIE LE IMPORTARIA, ¡ES MAS, ESTARIAN FELICES!

—¡NO! CALLATE— gritaba nuevamente al espejo, necesitaba callarla, me ha torturado por mucho tiempo— 

—¿A quién intestas engañar Nicolás? ¿A ti mismo? Sabes que es verdad— solo quería que se callara de una puta vez, así que, como todos los días, tome esa pequeña cuchilla para comenzar pasar sus besos de metal sobre mí ya maltratada piel, mientras mis lágrimas caían nuevamente por mis mejillas— No importa cuántas hagas Nicolás, sabes muy bien que, aunque las heridas sanen, los recuerdos quedan y ahí estaré yo para echártelo en cara—Fue lo último que logre escuchar antes de callarse, por ahora. Siempre había sido así, desde que mi vida dio aquel vuelco de 360°, día tras día, cortaba lo suficiente como para callar esa voz de mi conciencia, pero no lo suficientemente profundo como para matarme, al menos eso era ahora porque las primeras veces lo hacía muy profundo con la real intención de morir.

—Aloh Xoda? —contesto mi celular sacándome de mis pensamientos suicidas, era el Cristian que me había llamado.

—Llamaba para saber cómo estas Holy—

—Estoy como todos los días…hecho mierda por dentro y por fuera…Cris—

—No digai eso weon, sabes que siempre estaremos aquí con la Alejandra para apoyarte Nico—

—Lo sé y se los agradezco con todo lo que queda de mi— Dije con una mirada melancólica viendo mi propio reflejo — es solo que, ya sabes, todo y nada a la vez…—

—Lo sé amigo ¿te has tomado los remedios weon? —

 —Si weon, como todos los días—

—Ah buena, oye voy a pasar en la tarde—

—Dale entonces, te llamo después de la pega—

—Yapo culiao, ya chao que tengo que partir, no todos entramos a las 10 a la pega—

—Algo bueno me tenía que pasar…chao weon, saludos a la Ale—

—Yo le digo, chao— termina la llamada, todos los días me llama antes de irse al trabajo para comprobar que sigo vivo y que sigo el tratamiento para mis problemas psicológicos.

 Vuelvo a ver la hora las 08:10, mejor comienzo a arreglarme para ir a trabajar, me arreglo como siempre; jeans, zapatillas negras, pollerón negro con capucha, lo de siempre, sin muchos colores, trato de comer algo  lo cual no es mucho  y parto a la pega.

 —19:00 pm—

 Ya saliendo de la pega llame al Criss, y el weon a pesar de haberme dicho que iba a venir dijo que no podía porque le salió un percance, nah…no importa, aprovechando que estoy en el centro pasare a comprar algo de pan o alguna wea para la once, me pongo la capucha y entro a cualquier panadería random, la cual está algo concurrida por la hora, saque un poco de pan para que la señora para que me diera el vale y así pagar.

—¿Quiere algo más joven? — Solo negué con la cabeza en respuesta— ¿Por qué con esa cara? Eres muy joven para andar con ese caracho niño—Dijo al ver el vacio de mis ojos, dándome el vale para ir a la caja a pagar, si supiera cuantos años tengo no diría que soy un  niño , pero en fin, susurre un leve  gracias  que solo ella pudo escuchar antes de dirigirme a la caja, una vez en la fila en lo que esperaba observaba mis manos con detalle, llenas de cortes y quemaduras con el papel entre mis dedos, levante un poco la mirada, ya quedaban tres personas para poder pagar, mire de reojo el vidrio de la caja viéndome nuevamente, si alguien me viese no me reconocería, más con la capucha puesta, me ha crecido el pelo, el todo de mi piel se ha aclarado un poco, al menos ya no parezco un  negro culiao , sumándole las ojeras y la pérdida de  mis expresiones alegres dejando tras de sí solo vacío y soledad, básicamente me converti en una especie de emo culiao (no realmente culiao, al menos no todavia) ; Cuando ya por fin pude pagar me dirigí a  buscar mi compra cuando una voz me saco de mis pensamientos, dejándome algo paralizado.

—Oye compañeritions acuérdate que el viernes hay carrete en mi casita— no puede ser…el Edgar conchetumadre, esto no me puede estar pasando...no, no, no, weon me tengo que ir rápido de aquí.

—Yapo weon llevare sus copetes locos—  coopere  eso fue lo primero que se me vino a la mente al escuchar la voz del Jaime  que no me vean, que no me vean, que no me vean  era lo único que corría por mi mente antes que me pasaran la bolsa con el pan para irme hecho un peo de esa panadería, estaba nervioso, mis manos temblaban y creo que la chica que me paso la bolsa se dio cuenta de mi estado dándome una mirada de preocupación

—¿Estás bien? —me pregunto al ver el estado de mis manos al darme la bolsa.

—Si— fue lo único que dije antes de darme cuenta que se habían dado cuenta de mi presencia… Me fui lo más rápido que me daban las piernas, corrí durante un buen rato hasta que ya no pude más, viéndome en la obligación de parar a que por lo menos pusiese escuchar algo más que los latidos de mi acelerado corazón, yendo a un paso más lento hasta llegar a una estación de metro y poder volver a mi casa, aunque es un pequeño departamento, pero eso no importa ahora; una vez frente a la puerta de mi casa,  abriéndola lentamente debido al aun estado de shock por haberme encontrado con ellos de la nada, escuchando un maullido sacándome nuevamente de mis pensamientos— 

—Hola Sushi— Salude a mi gato, sé que creerán que es raro que le hable como si pudiese responderme, pero no importa, mi gato a estado conmigo desde antes que todo mi infierno se desatara y no sé qué hare cuando tenga que irse para siempre —¿Cómo te portaste mi bebe hermoso? — sigo hablando en lo que le cambio el agua y relleno su pote de comida— supongo que me fue bien, las mismas weas de siempre, ya sabes—  para por lo menos tener algo de ruido en el fondo con mi celular algo de música

                      Si acaso tu no vez mas allá de tu nariz
                      no oyes a una flor reír...

                      Si no puedes hablar sin tener que oír tu voz 
                      utilizando el corazón

Amigo Sushi escúchame no todo quienes un qué o un porque, un camino lo hacen los pies—le canto a mi gato, aunque sé que mi voz es horrible para cantar, nadie humano tiene que escucharme— Hay un mundo por descubrir y una vida que arrancar de los brazos del guion final, a veces siento al despertar, que el sueño es la realidad~—no siempre los sueños son bonitos—Bebe, danza, sueña;  Siente que el viento ha sido hecho para ti ; vive, escucha y habla, utilizando para ello el corazón; siente que la lluvia besa tu cara cuando haces el amor— ojala hubiese tenido la oportunidad de  hacer el amor  con él — Grita con el alma, grita tan alto—    ojala pudiese gritar hasta quedarme sin voz —   ¡Que de tu vida tú seas amigo el único actor!—  Antes que pudiese  continuar con mi concierto para el Sushi suena el celular interrumpiendo también la canción era el Criss— 

—Aloh Criss? —

—¿Aloh Nico, estay bien? ¿Te paso algo? — podía sentir la preocupación en sus palabras.

—Si weon estoy bien ¿Por qué? —

—Porque cuando iba en la micro te vi corriendo como puta como si estuvieses huyendo poh, como no me iba a preocupar—

—No weon…si estoy bien—dije un poco nervioso al recordar la razón.

—Nico, no me mientas—

—Es que fui a comprar pancito en el centro…y me los encontré…pero no me reconocieron por suerte y me asusté…y salí corriendo hecho un peo—

—Weon ¿seguro que eran ellos? —pregunto serio.

—Si weon…pero ya filo…Santiago es muy grande como para volvérmelos a encontrar en otros cinco años más— Dije tratando de restarle importancia al asunto.

—Nicolás… ¿Has pensado en volverles a buscar para arreglar las cosas? — Me pregunto aún más serio que antes.

—Em no sé—respondí casi en un susurro—  De verdad me hubiese gustado que me creyesen— logre articular ya que mi voz se había quebrado— Oye te tengo que cortar, es tarde y tengo que dormir—

—Nico creo que, si no resuelves ese asunto, jamás volverás a estar bien, como antes por qu…—  No lo deje terminar y corte de golpe dejando el celular a un lado, veo nuevamente la hora en el reloj de la pared, las 10:30 pm.

—Creo que es mejor que me vaya a dormir…ha sido un día agotador—  Una vez dicho esto, hice un par de cosas más sin relevancia alguna y me fui a acostar, conciliando el sueño nuevamente entre lágrimas.