Actions

Work Header

The Unspoken truth

Chapter Text

Todos somos víctimas de la forma en que duele el amor cuando se va.

“Para siempre” no es para todos.

No podemos deshacer lo que se ha dicho y hecho.

Porque soy testigo de la muerte del amor.

No hay sangre, no hay cuerpo, no queda nada.

Oh, mi amor, nunca lo olvides, No estaba preparado para el final.

 

+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*

Celos

¿Como una palabra tan pequeña puede describir un sentimiento tan grande, amago y devastador??

Ryoma no tenía la respuesta. No sabía cómo toda esa rabia y tristeza acumulada podían caber en una palabra de solo cinco letras.

Tal vez necesito contarte un poco de su historia para comenzar a comprender.

Fue una noche como cualquier otra, Ryoma llego a casa tarde, ya entrada la noche, la mansión Atobe estaba a oscuras, con sus habitantes en las manos de Morfeo, subió a la habitación que compartía con sus amates, todos ellos profundamente dormidos en la enorme cama, los seis cuerpos enredados entre ellos. Camino suavemente, sigiloso y entonces simplemente observo. Los pechos subiendo y bajando con su respiración, las sonrisas complacidas en sus rostros, todos infinitamente hermosos a sus ojos; y justo en el centro se encontraba Kevin.

El hermoso chico rubio se encontraba siendo acunado por Syuusuke y Keigo, ambos sin apretar el abultado vientre del rubio, el verlo solo le causaba una opresión en el pecho que le impedía respirar y de pronto se encontró con lágrimas brotando de sus ojos.

Ryoma no sabía cómo era capaz de amar y odiar a alguien de tal manera.

La envidia quemando sus entrañas, eso era algo que no podría tener la humillación aun presente, un omega estéril, no era poco común, los portadores varones eran ciertamente menos fértiles que las mujeres, pero Kevin no tenia ese problema, el era saludable, fértil, hermoso y actualmente embarazado.

Que Kevin pudiera tan fácilmente formar una familia con ellos mientras Ryoma no era algo que nunca podría superar del todo.

Él puede tener la experiencia de dar a luz a un heredero, mientras que Ryoma simplemente se quedará de pie y feliz con los recién nacidos que nacerán en el futuro.

Pero el embarazo de Kevin no hubiese sido una angustia tan grande si este no fuera solo una de las razones que despiertan su inquietud desde que se enteraron de su embarazo.

Sus amantes, han cambiado su actitud. No de una mala manera. Simplemente se habían vuelto más protectores con Kevin. No es que Ryoma realmente se quejara, entendía que Kevin necesitaba la mayor parte de la atención. Pero sus amantes no se dieron cuenta de que él lo es, de hecho, también necesita un poco su atención.

Todavía le prestan atención también, pero no tan a menudo como solía ser cuando Kevin todavía no está embarazada.

Continuó mirando a su forma dormida de amantes hasta que se cansó y decidió tomar un baño. Permitiendo que por un momento el agua se llevara sus preocupaciones.

 +*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*

Era una tarde hermosa, estaba en uno de sus días de descanso y ninguno de sus amantes estaba a la vista, así que Ryoma decidió salir a los jardines y se acomodó solo debajo de uno de los enormes árboles. Le pareció un buen día para leer, por lo cual había tomado el libro que Tezuka le había dado hace un par de días, asegurando que era un buen libro y asegurando que le encantaría a Ryoma. Lo tomo emocionado y hasta ahora lo había leído entre pequeños descansos en su trabajo. Estaba realmente emocionado de poder compartir algo con Tezuka.

Cuando está pasando la hoja, decidido a leer el siguiente capítulo, con su mente centrada en el actual problema de la historia, escucha unas cuantas risas estruendosas provenientes de un pequeño prado entre los árboles, reconocía esas risas, el tintineo en la voz de Kevin era inconfundible, lo cual lo lleno de curiosidad sobre que había hecho reír del chico de esa manera. No lo había escuchado así desde el comienzo de su embarazo.

Puede divisar a Kevin recostado sobre una manta. Un pequeño niño recostado a su lado con un lado de su cabeza sobre el vientre de Kevin mientras lo acaricia con otra de sus diminutas manos. Y esa debe ser la causa de sus risas, Kevin siempre ha sido cosquilloso. Ryoma trato de recordar donde había visto a ese niño antes.

Obtuvo su respuesta cuando Genichirou apareció de repente con una canasta.

Sanada Sasuke, sobrino de Genichirou. Ahora recordaba al niño. Lo ha visto algunas veces cuando estaba visitando la casa de Sanada, no lo veía muy seguido.  El niño es el hijo del hermano mayor de Genichirou y odia a Ryoma.

Está bien, tal vez odiar es un poco exagerado, ha demostrado evitarlo activamente, lo cual dice que no se siente muy cómodo con la presencia de Ryoma. Durante su primer encuentro había llorado a gritos, alegando que los ojos de Ryoma eran aterradores. Bueno, eso no es algo que pueda evitar, sus ojos han sido penetrantes desde que tiene uso de razón, si sus fotos de bebe tenían que decir algo al respecto, si no han cambiado desde entonces no cambiaran solo porque un niño se siente incómodo con ellos. Sin embargo, en esa ocasión no dejo una buena impresión en niño y puede ser un poco su culpa. Quizás este sea un buen momento para saludar y ser más amable esta vez.

Cerro el libro, asegurándose de marcar la página para poder retomar su lectura más tarde. Se puso de pie y se dirigió hacia el trio. Ninguno nota su acercamiento los dos antes mencionados haciéndose cosquillas mutuamente mientras Genichirou coloca la comida sobre la manta

"Kevin. Gen." Saludó, sorprendiendo al trío.

"Oh, hola Ryoma. No te había visto ahí." Kevin le devolvió el saludo con una enorme sonrisa, que no dudo en responder, mientras el rubio dejaba a un lado al niño de años

Genichirou, por otro lado, se puso tenso en cuanto vio a Ryoma. Ryoma arqueó una ceja, sin entender cuál era la razón detrás de esa actitud. ¿No se debería estar feliz de ver a su amante? Con mayor razón después de todas las semanas sin poder pasar tiempo juntos debido a sus trabajos y que todos estaban demasiado centrados en cierto omega de ojos azules, sin embargo, decidió ignorar eso último, Ryoma no quería que su mente volviera a esos lugares oscuros.

"Ryo-" Genichirou comenzó a hablar, pero se detuvo inmediatamente cuando Sasuke de repente gritó.

Los tres se sorprendieron por el repentino estallido del niño. Kevin inmediatamente abrazó al niño y trató de consolarlo, acunándolo y dándole besos de mariposa en la cabeza para que dejara de llorar, pero este no se detenía, así que le preguntó por qué de repente lloraba de esa manera.

Ryoma y Genichirou ya sabían la respuesta, pero los dos decidieron guardar silencio al respecto.

"Oye ... ¿qué pasa? ¿Por qué de repente estás llorando así?" Kevin preguntó suavemente. Acarició suavemente la cabeza del niño.

"El tío, está mintiendo." Sasuke habló en su tono infantil entre hipidos.

Kevin arqueó una ceja. Volvió sus ojos interrogantes para mirar a Genichirou mientras seguía insistiendo al niño. "¿Por qué está mintiendo el tío? ¿Qué te mintió?".

"Él-él dijo que el lobo feroz no estará aquí."

Ryoma no pudo evitar estremecerse cuando escuchó su apodo dado por el niño. En serio, un lobo feroz. Entonces, si él es el lobo, entonces el niño es Caperucita Roja. Veamos si puede roer tanto al tío como al sobrino después de esto.

"¿Eh? ¿Quién es el lobo feroz, Sasuke?" Kevin ya está confundido.

Ryoma ya está mirando a Genichirou.

Sasuke señaló temblorosamente hacia Ryoma y Kevin siguió la dirección en la que apuntaba su dedo meñique. De repente tuvo el valor de reír cuando se dio cuenta del significado del niño sobre el lobo. Pero se detuvo a sí mismo y continuó calmando al niño. Y Ryoma no pudo evitar el pinchazo de dolor en el pecho.

"El tío Ryoma no es un lobo feroz. Es bueno, ¿sabes?"

"¡No, no lo es!" Sasuke sigue llorando. "El tío dijo que hoy puedo jugar con seguridad contigo porque el lobo está ausente".

Kevin no sabe cómo reaccionar ante eso. Volvió la cabeza para mirar a Genichirou y Ryoma una vez más, tratando de obtener su ayuda.

Ryoma, que ya tenía suficiente, siseó en silencio con ira. "Me voy ahora para que puedas jugar con seguridad con ese tío tuyo". Él respondió y se alejó.

Kevin se sorprendió al ver lo enojado que se puso Ryoma. Miró preocupado a Genichirou y el hombre sólo susurró "déjalo ir".

Kevin no está contento con esta situación, pero el niño en su regazo todavía está llorando, por lo que su prioridad en este momento es el niño. Solo espera que Ryoma esté bien.

Ryoma está maldiciendo todo el camino desde el jardín hasta su sala de estudio privada. Arrojó el libro al sofá, resoplando de molestia por cómo Genichirou lo hacía lucir peor a los ojos de su sobrino. En serio, lobo malo. Y no estará aquí hoy. ¿No estará en la mansión? Podría haber jurado que Genichirou sabía que hoy no está trabajando.

Ryoma respiró hondo y se sentó en el sofá. No debería haberse acercado a la pequeña familia feliz y ahora se siente miserable. Porque se siente inútil y el amado sobrino de Gen lo odiaba.

Su relación estaba tan deteriorada que su propio amante lo catalogaba de esa manera.

Lobo malo.

A eso se reducían más de se años de relación.

No estaba seguro de cuánto tiempo paso, todo demasiado surrealista, doloroso, incomodo.

Fue nuevamente bien entrada la noche cuando decidió que no podía dormir con ellos, su corazón no podía lidiar con eso en este momento.

+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+

"Ryoma, yo…"

"Enfadado." Ryoma le gruñó a Genichirou que apareció de repente en el comedor a las 6 am.

Nunca se había despertado tan temprano. Solo Ryoma se despierta temprano porque siempre está trotando por la mañana, incluso después de haber dejado su carrera como tenista, no había podido abandonar su rutina.

Es por ello que la extraña actitud solo le sirvió de un sentimiento de sospecha a Ryoma.

"¿Puedes escuchar lo que estoy diciendo primero?" Genichirou prácticamente suplicó. "Ni siquiera he dicho nada todavía."

"No. No voy a escuchar. Estoy demasiado ocupado para escucharte". Masticó su tocino sin siquiera mirar a Genichirou.

"Solo estás comiendo. ¿Qué hay tan ocupado?" Genichirou caminó y se sentó junto a Ryoma.

"¿No ves que estoy ocupado desayunando?" Ryoma todavía se negaba a mirar a Genichirou.

"Mira. Siento mucho lo que pasó con Sasuke la última vez." Genichirou decidió continuar a pesar de la falta de interés de Ryoma en iniciar una conversación con él.

"Está bien. Te perdono. Ahora, ¡lárgate!" Dijo de manera poco sincera. Realmente no está de humor para hablar ahora. Necesita su mañana tranquila, solo.

Genichirou estaba a punto de abrir la boca de nuevo cuando Ryoma lo fulminó con la mirada, silenciando al hombre de inmediato.

Unos segundos después, Genichirou todavía tiene el coraje de replicarle a Ryoma. "¿Puedes al menos apreciar mi esfuerzo por pedir perdón?"

"¿Perdóneme?"

"Si no fuera por Kevin, no perdería mi tiempo aquí, tan temprano en la mañana".

"¿Qué?" Entonces, se está disculpando con él porque Kevin se lo dijo, no desde su propio corazón. Genial, me arruinas el día de nuevo. Ryoma resopló molesto y se puso de pie.

Ignoró al hombre, cuyos ojos siguieron su paso hasta que salió del comedor.

¡Estúpido Genichirou!

+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+

Nunca había sido una persona completamente solitaria, incluso si no contaba con muchos amigos antes de venir a Japón, antes del equipo de tenis había estado su madre, su prima, Ryoga y por supuesto el viejo pervertido de su padre, que siempre se había preocupado demasiado por él, los extrañaba tanto.

No podía contarles los problemas a sus amigos, ni siquiera estaba seguro de que aun fueran sus amigos, un trabajo como el suyo no le permitía salir a divertirse tanto como quisiera, habían pasado meses desde el último mensaje de Momochiro; su prima se había alejado y sus padres estaban murtos, e ir a sus tumbas no le darían las respuestas que necesita, Ryoga estaba perdido, sin ningún medio de contacto.

Ahora estaba solo, y los amantes que pensó estarían con el por el resto de su vida… bueno.

No recuerda la última vez que él y Keigo pasaron su tiempo jugando al tenis juntos. Fue hace dos semanas que acompañó a Kunimitsu que decidió leer en la biblioteca. Él y Genichirou acababan de pelearse por culpa de un mocoso.

Syuusuke había dejado de pedirle que fuera su modelo para su sesión de fotos. Hoy en día, siempre le pregunta a Kevin. A Syuusuke le había gustado tomar una foto del vientre redondeado de Kevin. Casi todos los días, sacaba fotos de Kevin a todas partes. Dijo que quería registrar todos los momentos importantes del embarazo de Kevin.

Seiichi solo habla con él una o dos palabras hoy en día. Puede entender que Seiichi tiene un problema en su lugar de trabajo. En algún momento le gritó a Ryoma solo por preguntarle si estaba bien.

Pero cuando se enfrenta a Kevin, su estado de ánimo se ilumina de inmediato. Eso lastimó más a Ryoma. Lenta y dolorosamente, comenzó a dibujar de Seiichi. Bueno, no es una especie de saco de boxeo para que Seiichi deje ir su ira.

Su trabajo como modelo y actor no le permite llegar temprano a casa. Así que siempre se perdía la cena con sus padres o viendo una película con sus amantes.

Cuando Kevin se había quejado de que quería ir a Italia a comerse su helado, sus cinco amantes, excluyendo a Ryoma, inmediatamente se tomaron vacaciones solo para acompañar a su joven amante a conseguir lo que él quería. Ryoma también quiere unirse, pero conseguir unas vacaciones es demasiado difícil para él. Su agenda estaba llena.

Así que trabajó duro solo para terminar su trabajo de modelo y finalmente consiguió tres días de vacaciones. Se fue a casa con esa sonrisa que rara vez muestra solo para sentirse aplastado cuando recibe la noticia de que sus amantes ya volaron a Italia esa mañana. Todo se debe a que Kevin no puede esperar más y exige que consiga el helado ese día.

Ni siquiera pueden esperarlo. Entonces, Ryoma voló solo a Italia y se reunió con sus amantes allí. Bueno, sus vacaciones consisten principalmente en seguir a Kevin a donde sea que quiera ir.

Se agrupan sobre él, simplemente sucumbiendo a sus quejumbrosas demandas. Ryoma comenzó a arrepentirse de haberlos seguido a Italia. Si lo supiera, debería pasar sus vacaciones durmiendo en la mansión en lugar de ir a todos los restaurantes que tenía Italia.

Entonces, Ryoma había mentido por primera vez, diciendo que tenía trabajo de emergencia y necesitaba volar de regreso a Japón cuando, de hecho, pasaba su tiempo durmiendo en el hotel.

Después de eso, el tiempo que pasa con sus amantes se vuelve cada vez menos. Ni siquiera pudo acompañar a Kevin a su segunda ecografía para conocer el sexo del bebé.

Esa noche, sus padres vienen a cenar para celebrar con ellos. Ryoma dijo que no puede unirse a ellos, pero Keigo insistió en que esperaran a Ryoma. Ryoma tuvo que deshacerse de su trabajo ese día a favor de no enojar a los padres mayores que no tienen la paciencia para esperar a Ryoma. Entonces, cuando Ryoma hace una entrada, Atobe Hanako inmediatamente comenta sobre él. Proclamando que no aprecia a Kevin y que valora su trabajo más que a sus amantes. Bueno, perra, necesita dinero para mantenerse. Ryoma replicó dentro de su mente.

Ryoma no respondió al sarcasmo de la madre de Keigo, estaría solo en la discusión y solo desperdiciaría saliva. En cambio, pasó junto a los padres y besó a sus amantes uno por uno antes de tomar asiento al lado de Kunimitsu.

Esa noche anunciaron que Kevin iba a tener una niña. Habían vitoreado en voz alta la feliz ocasión. Excepto Ryoma, que está demasiado cansado que tuvo que obligarse a sonreír y felicitar a Kevin.

Atobe Hanako, que ha estado mirando a Ryoma desde que entró en el comedor, le gritó.

"Ryoma-kun, si no estás de humor. ¿Por qué no te disculpas?" Sugirió Hanako con tono molesto.

Tantos ojos brillaron ante el tono que Hanako soltó de repente solo para hablar con Ryoma.

La sonrisa forzada de Ryoma cayó ante esas palabras. "¿Qué quieres decir, Hanako-sama?" Se negó a reconocer el significado de la pregunta.

"Me refiero a verte aquí, cansado y sin ánimo de celebrar esta noticia con nosotros, también me hace perder el ánimo".

Si Ryoma pudiera abrir los ojos con ira, lo haría. Esa mujer se atreve a culparlo. Ryoma le echó un vistazo a Keigo, esperando que lo ayudara. Si simplemente se aleja de esta cena, eso significa que lo que dijo Hanako es verdad y se niega a dejar que esa mujer gane. Ryoma realmente no está de humor para esta mierda.

Keigo, que ha estado bastante tranquilo desde que su madre comenzó a hablar, inmediatamente disminuyó la tensión en el estado de ánimo.

"Ryo, mi madre solo está preocupada por ti. Si realmente estás cansado, puedes disculparte". Dijo en un tono que sugería que no estaba de humor para esta discusión silenciosa.

Está bien. ¡¿Pero qué mierda?! Al menos podrías defender a tu propio amante. Ryoma agarró su tenedor y deseó poder apuñalar al hijo ya la madre con el tenedor allí y ahora. Tira su servilleta suavemente antes de disculparse de la manera más educada que puede hacer antes de alejarse pisando fuerte, la ira burbujeando dentro de su corazón.

Ese argumento esa noche mostrando cuánto daño puede llegar a su relación después de eso.

Porque sus amantes ya no lo ven como tal, alguien entre ellos ya se dio cuenta del error en su relación con Ryoma. Otro se da cuenta de los celos que Ryoma refleja en sus ojos. Otra persona es muy protectora y le preocupa que el cambio de actitud de Ryoma ponga en peligro el embarazo de Kevin. Todas estas suposiciones se debieron a la madre de Atobe.

"Si tan solo Ryoma también pudiera quedar embarazada como Kevin, ¿sería como tener dos nietos al mismo tiempo?" Sanada Yumiro había expresado una noche, su intención era solo una broma, pero no todos lo veían como una broma. Bueno, no para Ryoma.

Se tensó y su expresión cambió de inmediato.

Hanako resopló al escuchar eso. "Me pregunto que incluso si queda embarazada, no podemos estar seguros de que el hijo que dará a luz sea nuestro nieto".

Ryoma espetó enojado ante ese comentario. La madre de Atobe acaba de acusarlo de hacer trampa. "Disculpe, Hanako-sama. ¿Está insinuando que engaño a mis amantes?" Pregunta con este tono de voz.

Las otras personas en el comedor ya eran ellas mismas. Kevin ya mostró algún tipo de angustia por la tensión repentina. El estrés no es bueno para él.

Keigo se dio cuenta de esto y suspiró. "Madre ..." Dijo lentamente y se volvió hacia su madre. "Por favor, no hables así de Ryoma. Él es parte de nuestra familia. Incluso si quedara embarazada, su hijo también sería nuestro hijo".

"Kei-"

"No, mamá. Escucha. Estamos aquí para fortalecer nuestro vínculo, no para agregarle estrés a Kevin. Por favor, date cuenta de esto. Cualquier otra cosa que quieras hablar con Ryoma, hazlo en privado. No quiero que lo hagas de frente". de Kevin ".

Está bien. Eso no hace que Ryoma se sienta bien en absoluto. Keigo detiene a su madre porque no quiere que Kevin se estrese. No para defenderlo.

Perdiendo el apetito, se disculpó, consciente de que Keigo lo había llamado por su nombre, pero decidió ignorarlo. Caminó rápido a su habitación y se encerró en el baño, haciendo todo lo posible por no llorar.

Después de que Ryoma se fue, fue el padre de Tezuka quien habló primero solo para disminuir la tensión. No hubo mucho cambio después de eso, hablan entre ellos sobre todo lo que no involucra a Ryoma.

Sus amantes ni siquiera se dan cuenta de que el delicado corazón de Ryoma comienza a romperse después de eso, porque su atención se centra en Kevin, no hay ni siguiera una pizca de cariño que pueda mantenerlo a flote.

Después de esa cena, Ryoma intentaba negarse a comer con ellos cada vez que escuchaba que iban a venir los padres. No tolerará otro sarcasmo de la madre de Atobe. Si sus amantes fueran lo suficientemente valientes para defenderse, a él no le importa, pero ni siquiera le miraron cuando Hanako hizo ese comentario sobre los niños que él tendría que no serían de ellos.

Debería darte vergüenza. Siseó con ira. No puedo quedar embarazada, así que no sabrías si serían tus nietos.

Ryoma no es tan tonto como para descuidar a sus amantes, trató de pasar su tiempo con ellos, pero todo lo que podían hablar con él era el bebé que estaba por venir. Cada uno de ellos hablaba de lo adorable que sería el bebé cuando ya naciera.

Está harto de todo esto. Se trata de Kevin. Kevin tiene suerte. Kevin es especial. Kevin es dulce. No puedo esperar a ver al bebé.

Ryoma finalmente espetó cuando Keigo no dejaba de elogiar al chico rubio cuando él y Ryoma estaban cenando solos en este elegante restaurante al que Keigo le había prometido llevarlo hace unos dos meses.

"¡Esta es nuestra cena, Kei! ¡Deja de hablar de Kevin!" Casi gritó.

Keigo se sorprende por el repentino estallido. "¿Qué te pasa Ryo? ¿No te alegra que Kevin esté embarazada de nuestro hijo?"

“Tu hijo.” Lo dijo como si despreciara al mundo 'nuestro hijo' en el comentario de Keigo.

Keigo entrecerró los ojos ante eso. "¿Por qué estás tan malhumorado estos días?" Preguntó molesto, mientras dejaba su cuchara y tenedor sobre la mesa. "Kevin está preocupado por ti. Podrías haberlo hecho mejor que estresarlo mientras se acerca a su tercer semestre".

Ryoma se puso rojo ante esas palabras. Se río con sarcasmo e incluso un toque de histeria, afortunado de que los dos hubieran elegido una habitación para cenar. De lo contrario, la gente lo confundiría con que está loco por reírse así. "¡¿Yo?! ¡¿Estresarlo?! ¡JAJAJA! ¡Es EL quien me está estresando! ¡Ojalá no hubiera estado embarazada en primer lugar! ¡Solo un monstruo se quedaría embarazada-” Ni siquiera pudo terminar su oración cuando un mano bajó sobre su mejilla!

Ryoma se tambaleó hacia atrás de la fuerza con sus ojos muy abiertos. Lentamente se tocó la mejilla roja y miró sorprendido a Keigo.

"¡Nunca digas ese tipo de cosas sobre él!" Advirtió, con el cuerpo temblando de ira. "Mi mamá tiene razón sobre cómo has cambiado. Hasta que decidas calmarte, no vuelvas a casa. No quiero que Kevin te vea así". Sin otra palabra, Keigo lo dejó solo en la habitación.

Solo cinco minutos allí parados, Ryoma finalmente se dio cuenta de que le había hecho saber sus celos a Keigo. Maldijo por su estupidez. Decir que su propio amante es un bicho raro solo porque no puede evitar que desee tener el tipo de especialidad que tenía Kevin.

Hace lo que dice Keigo. Se calmó bebiendo en el bar más cercano. Solo se fue a casa dos horas después, donde sus amantes ya se durmieron. Ni siquiera se molestó en saludarlo como solían ser. Se preguntó si Keigo les habría hablado de su discusión. Puede adivinar que no se lo diría a Kevin porque está tan enamorado del chico rubio y no quiere estresarlo. Nada más que habladurías.

Su pregunta fue respondida al día siguiente cuando Seiichi y Sanada se le acercaron en el momento en que entró a la mansión después de haber terminado con sus trabajos. Lo llevan a la sala de estudio, lejos del oído de Kevin, preocupados de que se escuche su sesión de conversación.

"Escuché que dijiste algo horrible sobre Kevin." Seiichi había comenzado primero. Tenía esta mirada que muestra lo enojado que está con Ryoma, mientras que Sanada solo lo expresa con su decepción en su rostro.

"Si." Él admitió. No estoy de humor para la charla. "Si solo quieres sermonearme como lo hizo Keigo, no pierdas tu tiempo porque estoy muy cansado de esta discusión". Intentó caminar hacia la puerta cuando una mano lo colocó bruscamente sobre el cojín.

"¡¿Qué demonios?!" Maldijo mientras miraba a Seiichi.

"No. ¡Hablamos ahora!" Señaló con la mano a Ryoma. "Te había tolerado todo este tiempo. ¡Has cambiado a Ryoma! ¡¿Qué te pasa ?!"

Se puso de pie para enfrentar a Seiichi. "¡No me pasa nada, Sei! ¡Nada si eso quieres escuchar!"

"¡No te atrevas a mentirme! ¡Puedo verlo en tus ojos! ¡La forma en que miras a Kevin hoy en día, es como si lo vieras como un enemigo!"

Kevin de nuevo. Ya estaba harta de que la gente le siguiera hablando de Kevin. ¡Suficiente de Kevin!

"¡¿Y qué si lo veo como un enemigo?! ¡Recibió toda la atención mientras me dejaste en paz! ¡Ni siquiera te das cuenta de que siempre hablas de él! ¡Siempre es él!" Levantó la voz.

"Ryoma". Sanada finalmente habló, con una pizca de advertencia.

"¡Él es tu amante, Ryoma! ¡Amante!" Seiichi gritó de vuelta.

"¡Bueno, ahora no porque no planeo tener un bicho raro como amante!"

BOFETADA.

Esa fue la segunda vez que recibió la bofetada en esa semana. Esta vez se estrelló contra el suelo porque Sanada había decidido abofetearlo con todas sus fuerzas hasta que se le rompió un poco la boca. Las lágrimas ya amenazaban con caer sobre su mejilla.

Seiichi también se sorprendió por la acción de Sanada. El punto de que los dos se enfrenten a Ryoma es porque si Seiichi alguna vez pierde el control, Sanada podría abstenerse de hacer mucho daño. Pero ahora parece que Sanada es la primera en romper y golpear a Ryoma.

Ryoma todavía estaba en el suelo. Su hombro está temblando por los sollozos. Lentamente e ignorando a sus dos amantes, se dirigió a la puerta.

"Vete a calmarte." Escuchó a Sanada decir la palabra con el tono frío que rara vez usa a menos que esté muy enojado.

Ryoma no perdió el tiempo e inmediatamente se fue. Está enojado, triste y herido. Él desea que todo esto nunca suceda en primer lugar. De camino a las escaleras, vio a Kevin acercándose a él con su gran barriga redondeada y esa estúpida sonrisa. Agita su mano hacia Ryoma. Sin ser consciente del estado de ánimo de Ryoma.

A Ryoma ya no le importaba porque lo malo que le había pasado era por Kevin. Caminó más rápido e intentó ignorar a Kevin. Pero el chico rubio notó que algo andaba mal cuando Ryoma lo empujó a un lado hasta que chocó contra la pared.

"¡Esto es tu culpa!" Gritó antes de bajar corriendo las escaleras y alejarse de la mansión.

Kevin estaba tan conmocionado por el trato rudo. Solo un segundo después sintió un dolor punzante en la parte inferior de su cuerpo y gritó. Seiichi y Sanada, que no están muy lejos, se sorprendieron al escucharlo e inmediatamente se dirigieron a encontrar la fuente del grito.

Syuusuke y Tezuka estaban en la biblioteca cuando también lo notaron. Preocupación de que algo le pudiera haber pasado a Kevin.

Cuando llegaron los dos, todo se movió en un movimiento borroso. Son conscientes de que Kevin está sangrando y ya se ha desmayado. Sangre por todas partes. Alguien grita para llamar a la ambulancia. Sanada ya lleva el estilo nupcial de Kevin. Tezuka se quedó sin saber qué hacer.

Syuusuke ya tenía su teléfono para llamar a la ambulancia.

Todo está destrozado. Esta es la acción final que traerá la destrucción a la relación. Es solo que, para empezar, no es fácil.

Se puso de pie para enfrentar a Seiichi. "¡No me pasa nada, Sei! ¡Nada si eso quieres escuchar!"

"¡No te atrevas a mentirme! ¡Puedo verlo en tus ojos! ¡La forma en que miras a Kevin hoy en día, es como si lo vieras como un enemigo!"

Kevin de nuevo. Ya estaba harta de que la gente le siguiera hablando de Kevin. ¡Suficiente de Kevin!

"¡¿Y qué si lo veo como un enemigo?! ¡Recibió toda la atención mientras me dejaste! ¡Ni siquiera te das cuenta de que siempre hablas de él! ¡Siempre es él!" Levantó la voz.

"Ryoma". Sanada finalmente habló, con una pizca de advertencia.

"¡Él es tu amante, Ryoma! ¡Amante!" Seiichi gritó de vuelta.

"¡Bueno, ahora no porque no planeo tener un bicho raro como amante!"

BOFETADA.

Esa fue la segunda vez que recibió la bofetada en esa semana. Esta vez se estrelló contra el suelo porque Sanada había decidido abofetearlo con todas sus fuerzas hasta que se le rompió un poco la boca. Las lágrimas ya amenazaban con caer sobre su mejilla.

Seiichi también se sorprendió por la acción de Sanada. El punto de que los dos se enfrenten a Ryoma es porque si Seiichi alguna vez pierde el control, Sanada podría abstenerse de hacer mucho daño. Pero ahora parece que Sanada es la primera en romper y golpear a Ryoma.

Ryoma todavía estaba en el suelo. Su hombro está temblando por los sollozos. Lentamente e ignorando a sus dos amantes, se dirigió a la puerta.

"Vete a calmarte." Escuchó a Sanada decir la palabra con el tono frío que rara vez usa a menos que esté muy enojado.

Ryoma no perdió el tiempo e inmediatamente se fue. Está enojado, triste y herido. Él desea que todo esto nunca suceda en primer lugar. De camino a las escaleras, vio a Kevin acercándose a él con su gran barriga redondeada y esa estúpida sonrisa. Agita su mano hacia Ryoma. Sin ser consciente del estado de ánimo de Ryoma.

A Ryoma ya no le importaba porque lo malo que le había pasado era por Kevin. Caminó más rápido e intentó ignorar a Kevin. Pero el chico rubio notó que algo andaba mal cuando Ryoma lo empujó a un lado hasta que chocó con la pared.

"¡Esto es tu culpa!" Gritó antes de bajar corriendo las escaleras y alejarse de la mansión.

Kevin estaba tan conmocionado por el trato rudo. Solo un segundo después sintió un dolor punzante en la parte inferior de su cuerpo y gritó. Seiichi y Sanada, que no están muy lejos, se sorprendieron al escucharlo e inmediatamente se dirigieron a encontrar la fuente del grito.

Syuusuke y Tezuka estaban en la biblioteca cuando también lo notaron. Preocupación de que algo le pudiera haber pasado a Kevin.

Cuando llegaron los dos, todo se movió en un movimiento borroso. Son conscientes de que Kevin está sangrando y ya se ha desmayado. Sangre por todas partes. Alguien grita para llamar a la ambulancia. Sanada ya lleva el estilo nupcial de Kevin. Tezuka se quedó sin saber qué hacer.

Syuusuke ya tenía su teléfono para llamar a la ambulancia.

Todo está destrozado. Esta es la acción final que traerá la destrucción a la relación. Es solo que, para empezar, no sabe si hay una relación que destruir.

Chapter Text

La

La mano de Ryoma está temblando mucho debido a la emoción que sentía en este momento. La ira, la tristeza y la culpa se arremolinan dentro de su cabeza. Sus ojos están desenfocados y solo mira hacia adelante sin saber a dónde quiere ir.

Se siente como si ya no tuviera hogar. Nadie lo necesitaba. Sus amantes ya mostraban su desinterés hacia él. Y Kevin, por dios, empujó a Kevin, su amante embarazada. Una pequeña parte de su corazón todavía tiene agallas para preocuparse por la causa de su miseria.

En esta situación, Ryoma realmente extrañaba su padre. Realmente desearía que todavía estuvieran vivos para que él también tuviera un lugar al que volver, para poder ir a casa. 

Extrañaba lo molesto que era, él le habría dado un consejo estúpido, haría que su madre le abrazara y se habría ido con una excusa aún más estúpida, habría ido a romperles la cara por romperle el corazón. Su madre y su prima le consolarían, extrañaba sus abrazos, sus sonrisas, extrañaba que alguien se preocupara por él.

Ahora realmente no tiene a nadie que lo apoye. Solo en este mundo, sin nadie que realmente se preocupe por él.

No sabe cuánto tiempo ha pasado, ciertamente no le interesa, hoy es un día frio, no lleva algo para cubrirse, su cuerpo esta entumecido.

Su teléfono no ha parado de sonar desde que salió de la mansión. Ahora sabe que no tiene sentido molestarse en saber lo que quieren, además no tiene el coraje para mirar y responder, porque ya lo sabía, ya podía escuchar los gritos, reclamos y reprimendas, ellos tratarían de matarlo por lo que le había hecho a Kevin. Sabía que el impacto que Kevin recibió de su empujón debía tener alguna complicación para él. O trabajo de parto temprano o algo más que Ryoma se niega a pensar.

Después de caminar sin ninguna dirección, Ryoma ni siquiera podía recordar que ya se había sentado en el césped. Miró a su alrededor y notó que estaba sentado debajo del gran árbol en el parque donde siempre hacen su picnic. Otra cosa dolorosa para recordar.

Se tocó la mejilla y se dio cuenta de que todavía estaba llorando. Está realmente cansado. Deseó que todo esto fuera un sueño y cuando se despierte, todo lo doloroso desaparecerá y todo volverá a la normalidad.

 

Sueña con su antigua vida en la que su padre aún vive. Acababa de llegar a casa de la práctica y estaba a punto de saludar a sus padres cuando los escuchó hablar en voz baja de fondo. Por supuesto, sus padres siempre hablan en voz baja, pero solo cuando no quieren que nadie los escuche.

Normalmente Ryoma los ignoraría y respetaría la privacidad, pero no sabía por qué esta vez tenía tanta curiosidad por escuchar de lo que estaban hablando sus padres.

"... ...frodita ..."

"... no madurará hasta que esté listo."

Ryoma arqueó una ceja. ¿De qué están hablando? Silenciosamente se escabulle y escucha con más atención para escuchar la discusión. Pero en vano, todavía no puede ponerse al día con lo que están diciendo.

Esperemos que no se vuelva gay para que todos estos no aparezcan". Nanjiroh se río.

Bueno.

Ryoma ni siquiera entendió de qué estaban hablando sus padres, así que resopló y se fue a su habitación.

La discusión de ese día se olvidó de esa noche. Enterrado en lo profundo de su mente.

Estaba bruscamente despierto cuando una mano tiró bruscamente de su cuello y se sobresaltó por la repentina intrusión. Su mente está borrosa por la somnolencia. Sintió frío y calor al mismo tiempo. Temblando incontrolablemente.

Sus ojos se están ajustando a la luz de la mañana y lo primero que ve es que los ojos azules de Syuusuke lo miran con enojo. Su amante parece decir algo, pero él realmente no puede oír y captar lo que dice su amante. Su mente todavía está procesando cosas.

Hasta que una mano se posó en su mejilla y golpeó la hierba. Todo gira.

¿Qué está sucediendo aquí?

"¡DETÉNGALO, SYU!" Ryoma escuchó una voz familiar gritar.

Su mejilla arde como loco y sabe a cobre en la boca. Aún sin mirar lo que suponía sus amantes, dos de ellos a juzgar por sus voces, se enjuga la boca ensangrentada. Ayer por la noche le dieron una bofetada fuerte y su boca se rasgó un poco, pero con una segunda bofetada en la misma mejilla, esta vez la herida empeoro.

Tosió y se volvió para mirar a sus amantes.

Esta vez fueron Tezuka y Syuusuke. El chico mayor está sujetando a la morena. Parece que Syuusuke está tratando de atraparlo, ya sabía la causa de su enojo.

"¡Cálmate! ¡Prometiste estar tranquilo cuando lo veas!"

"¡¿Crees que puedo calmarme después de lo que le había hecho a Kevin ?!" Syuusuke respondió. Está tratando de liberarse del fuerte agarre de Tezuka.

"¡Espera hasta que estemos de regreso en la mansión para discutir cosas como un Syuusuke adulto!"

Ryoma ha estado observando en silencio a sus amantes. Es una suerte que el lugar esté un poco aislado para ser visto. Entonces, en este momento, ninguna gente ha sido detectada desde el punto de vista de Ryoma.

"¡Ryoma!" Ladró Syuusuke.

Al escuchar eso, Ryoma tiene que controlarse para no saltar de miedo. Mostrar miedo en este momento haría que lo pisotearan más. Su mano está agarrando su teléfono con fuerza.

"¡¿Crees que te dejaré ir sin rasguños después de que casi hiciste que Kevin perdiera a nuestro bebé ?!"

"¡Syu! ¡Basta!"

"¡NO! ¡Él lo escuchará! ¡Él sabrá que casi mata a Kevin ya nuestro bebé!"

Kevin. Kevin. Kevin.

Ryoma realmente tuvo suficiente y lo siguiente que supo es que perdió el control.

Lo lastimaron. Cada uno de ellos lo lastimó. Tres ya lo abofetearon con fuerza en la mejilla. Dos lo hirieron con palabras.

¿se le puede culpar por pierda el control?

Gritó lo suficientemente fuerte como para ahogar las voces de Syuusuke y Tezuka. Le arrojó su teléfono celular a Syuusuke y lo golpeó con fuerza en la frente.

La morena no se estremeció, pero se sorprendió por el repentino estallido de Ryoma. También Tezuka porque ambos se detuvieron y miraron a Ryoma.

"¡YO TAMBIÉN SOY TU AMANTE!" Ryoma gritó. "¡TAMBIÉN TENGO SENTIMIENTOS! ¡NO SOY UN JUGUETE PARA QUE USTED USE!" Él los fulminó con la mirada, sus manos hechas puños a sus costados.” ¡SÉ QUE ESTÁ EMBARAZADO! ¡PUEDE DARLE UN HIJO! ¡TODO LO QUE HAS QUERIDO!"

Respiró hondo. Su interior está dolido, su estómago hecho un nudo, sus ojos ardiendo por las lágrimas contenidas, lágrimas de ira, dolor y tristeza.

Repentinamente. Se sintió perdido. Su corazón se partió, sus pensamientos demasiado fuertes, las palabras demasiado duras, aquellas caras de sorpresa que no hacían más que enfurecerle, todo fue demasiado, así que su corazón simplemente se rompió.

"¡YO SOY UN NADIE! ¡NO ES ESPECIAL! ¡¿ES ESO LE DA DERECHO A QUE ME HAGA DAÑO ?!" Su mano agarra algo duro esta vez, y está a punto de arrojarlo de nuevo a Syuusuke, porque lo ODIA tanto en este momento, pero Tezuka es lo suficientemente rápido para sostenerlo. Su amante mayor lo abrazó con fuerza. "¡LOS ODIO A TODOS! ¡ODIO! ¡PUEDES MORIR POR TODO QUE ME IMPORTA! ¡ESPERO QUE SE MUERAN!"

Ryoma intenta con todas sus fuerzas para liberarse del abrazo de Tezuka. Golpeó el estómago de Tezuka y se rascó la cara. Mientras todavía les gritaba algo hiriente.

Se sintió sofocado y le daba vueltas la cabeza. Mocos y lágrimas mancharon su rostro.

Dios. Realmente desea poder seguir a sus padres ahora mismo. Al menos así no volverá a resultar herido.

Y inesperadamente se siente mareado, le cuesta respirar.

Hiperventilación.

Nunca lo experimentó. Nunca quiso hacerlo en primer lugar. Y ahora sabe cómo se siente estar hiperventilado. Ser asfixiado por el dolor que ha causado alguien que amas.

Lo hace entrar y salir de su conciencia. Todavía es consciente de que Tezuka todavía lo sostiene con fuerza, dos de ellos están sentados en la hierba. Su amante actualmente le acaricia la espalda, tratando de calmarlo.

En algún momento, tal vez una hora más o menos, porque se siente tan largo, Ryoma finalmente se calmó. Aunque todavía tiene hipo por los sollozos. Sus ojos se sienten hinchados por el llanto.

No se movió, sabiendo que Tezuka solo apretaría su agarre sobre él si alguna vez hacía algún movimiento que mostrara que quiere estar libre de su amante. Pero Ryoma se retorció para estar en una posición cómoda y desde la nueva posición en el abrazo de Tezuka, puede ver que Syuusuke está parado un poco lejos de ellos.

Con solo pensar en la morena, la ira de Ryoma regreso. Su respiración se aceleró y se mordió el labio con irritación, sin parar de hacerlo incluso cuando siente nuevamente el sabor de la sangre, cuando una mano de repente cerró sus ojos y volvió su cara hacia un lado, lejos de la vista de su otro amante.

Ryoma gimió de irritación, apartó la mano de Tezuka y se inclinó con tristeza sobre su pecho. Ignoró la presencia de Syuusuke. Después de tirar su teléfono celular a Syuusuke, parte de él se sintió satisfecho con su valiente yo. Porque nunca en su vida había pensado en lastimar a quien ama. Prometió amarlos fielmente, pero nunca recibió el mismo trato. Y realmente cree que Syuusuke se merecía el golpe. No le importaba si el moreno tenía un chichón en la frente más tarde. Ya no era su problema, el podría cuidarlo solo.

Tosió, su garganta se sentía seca y ronca después de todos los gritos. Está tan cansado. Pero ahora mismo, no puede bajar la guardia. Syuusuke y Tezuka pueden haber sido sometidos por él porque nunca le habían visto perder el control. Quizás parte de ellos sabía que esta vez realmente habían ido demasiado lejos. Pero Ryoma no se retractará de lo que ha dicho. Porque era la sensación que había encerrado dentro de su corazón durante meses y que valía la pena el berrinche para mostrárselo al que lo causó, si es que podía llamársele solo un berrinche.

Respiró hondo. Solo una pregunta y esto se terminará.

"¿Él está bien?" Ryoma preguntó en voz baja. Porque no es tan cruel como para no preguntar por el bienestar de Kevin. El bebé tampoco merecía ser odiado por existir, no era su culpa que sus padres fueran un montón de idiotas.

Tezuka no dijo nada durante un minuto, aparentemente para pensar en la palabra adecuada para responder a la pregunta de Ryoma.

"Kevin está bien. También el bebé". Respondió simplemente.

"...Ah, vale…” Se susurró a sí mismo. El alivio se apoderó de él. Ahora...

"Quiero terminar con esto…" Casi susurró cuando dijo eso, pero muy seguro de que Tezuka lo había escuchado porque el chico mayor se quedó quieto y rígido por un momento antes de apretar su abrazo de nuevo.

Cuando supo que Tezuka no le respondería, continuó, "Ya tuve suficiente ... No tiene sentido continuar nuestra relación cuando todo lo que has hecho es lastimarme".

Al escuchar eso, el agarre que Tezuka tenía en su mano se apretó.

¿Eso golpeó demasiado, Tezuka?

Él resopló.

¿Te acabas de dar cuenta de eso?

"Déjame ir.."

"Por favor..!" Tezuka suplicó de repente, haciéndolo lucir patético. "Por favor, piénselo de nuevo. ¡Nosotros ...! Podemos discutir esto".

Si. Tezuka está muy fuera de su carácter. El capitán estoico que siempre respetó ahora tiene la cara más patética que Ryoma ha visto.

"¿Discutir?" Se burló, casi quería reírse de sí mismo.

¿Se había vuelto loco ya?

Porque cuando quieren discutir algo con él, siempre termina recibiendo un golpe, esas son las discusiones, el siendo el único en salir herido, humillado.

"¿Y dejar que me lastimes de nuevo?"

Tezuka realmente se convirtió en piedra por el segundo golpe de Ryoma y Ryoma aprovechó esta oportunidad para liberarse de Tezuka, alejándose y haciendo algo de distancia de él.

"Ni siquiera puedo confiar en mí mismo para calmarme cuando todo lo que quiero hacer ahora es abofetear y golpear a cada uno de ustedes por lo que me han hecho". Ryoma escupió.

La boca de Tezuka se abre y se cierra como un pez, la palabra que quiere decir no puede salir.

"Sé que después de esto, nada es fácil para mí porque todavía tengo que enfrentarme a Yukimura, Atobe y Sanada. Pero no daré marcha atrás, esta es mi elección, ninguno de nosotros puede dar marcha atrás".

Al escuchar que Ryoma ya cambió el nombre, Tezuka tragó saliva porque esta vez habla en serio. Sin una segunda oportunidad y sin espacio para discutir, no estaba a discusión, ni siquiera un ultimátum, este era el final.

"Supongo que tal vez Fuji ya les dijo a esos tres. Así que no tengo que perder el tiempo haciendo otra rabieta para explicarme." Se puso de pie lentamente.

Tezuka trató de tomar su mano, con sus ojos suplicantes.

Pero Ryoma rechazó el intento. Mirando enojado a Tezuka.

¡No me vuelvas a tocar!, El significado silencioso detrás de aquella mirada.

Ryoma rápidamente se alejó de Tezuka, ignorando a Syuusuke todo el tiempo y se alejó.

¡Lo que pasó después de eso ya no es su maldito problema!

Cortó los lazos con ellos, ahora no eran más que desconocidos.

 

Salió de la mansión, le duelen las piernas y eso le hace caminar tambaleante. Su mano todavía está temblando y ahora mismo no siente que quiera volver. No es que tenga miedo de enfrentarse a Yukimura, Sanada o Atobe, es solo que quiere algo de tiempo a solas para pensar en esto.

Le duele el estómago desde hace un tiempo. Debe ser porque no ha comido desde el día anterior, sin embargo, algo dentro de él, le impide darle la suficiente importancia.

Ryoma miró a su alrededor, llevaba horas caminando, la noche se había apoderado del cielo nuevamente, no pudo evitar notar que no estaba lejos de su antigua casa, aquella donde solía ser feliz con sus padres. Caminó más rápido, sintiéndose nostálgico y un recuerdo triste le llegó, cuando la imagen de su padre, de repente, inundó su cabeza.

Después de la muerte de sus padres, nadie asistió a la antigua casa. Su prima se casó y se fue a Estados Unidos para estar con su esposo, Ryoma no le agradaba mucho a su esposo, habían perdido contacto. Se ha quedado solo y Ryoma no ha vuelto a la casa desde que murió su padre. Principalmente porque le trajo muchos recuerdos felices que se teñían de tristeza.

Llegó a la puerta principal, jadeando exhausto. La puerta está cerrada, por supuesto, pero Ryoma ha aprendido hace mucho tiempo a abrir la puerta sin llave porque su padre siempre cerraba la puerta con llave y se olvidaba de abrirla cuando iba al templo.

La puerta crujió cuando la abrió, el polvo se esparció por el aire, formando una nube que hizo sus pulmones arder, todo ese polvo acumulado por años sin limpiar. Tosió un poco y se tapó la nariz, ignoro las

Poco a poco se dirigió a la casa, asegurándose de recordar todo lo del pasado. El rostro sonriente de su madre, la sonrisa estúpida de su padre y la risa feliz de su prima le rodeaban, sintió que el recuerdo iluminaba la habitación.

Ahogó un sollozo del que ni él mismo no se dio cuenta. Sus lágrimas fluyen hacia abajo, se tiro al piso, rodeándose a si mismo con sus brazos, tal vez si lo pensaba con suficiente fuerza podría sentir los brazos de su padre consolándolo.

No sabía porque le sucedía esto, ¿Qué había hecho mal en su vida anterior para merecer ser tratado con tal crueldad?

Si fuera especial como Kevin, nada de esto pasaría. Si tan solo tuviera la capacidad de tener un hijo, nada se volvería tan malo como esto, ellos aun lo amarían y no tendría que estar solo de nuevo.

La mano de Ryoma está temblando mucho debido a la emoción que sentía en este momento. La ira, la tristeza y la culpa se arremolinan dentro de su cabeza. Sus ojos están desenfocados y solo mira hacia adelante sin saber a dónde quiere ir.

Se siente como si ya no tuviera hogar. Nadie lo necesitaba. Sus amantes ya mostraban su desinterés hacia él. Y Kevin, por dios, empujó a Kevin, su amante embarazada. Una pequeña parte de su corazón todavía tiene agallas para preocuparse por la causa de su miseria.

En esta situación, Ryoma realmente extrañaba su padre. Realmente desearía que todavía estuvieran vivos para que él también tuviera un lugar al que volver, para poder ir a casa. 

Extrañaba lo molesto que era, él le habría dado un consejo estúpido, haría que su madre le abrazara y se habría ido con una excusa aún más estúpida, habría ido a romperles la cara por romperle el corazón. Su madre y su prima le consolarían, extrañaba sus abrazos, sus sonrisas, extrañaba que alguien se preocupara por él.

Ahora realmente no tiene a nadie que lo apoye. Solo en este mundo, sin nadie que realmente se preocupe por él.

No sabe cuánto tiempo ha pasado, ciertamente no le interesa, hoy es un día frio, no lleva algo para cubrirse, su cuerpo esta entumecido.

Su teléfono no ha parado de sonar desde que salió de la mansión. Ahora sabe que no tiene sentido molestarse en saber lo que quieren, además no tiene el coraje para mirar y responder, porque ya lo sabía, ya podía escuchar los gritos, reclamos y reprimendas, ellos tratarían de matarlo por lo que le había hecho a Kevin. Sabía que el impacto que Kevin recibió de su empujón debía tener alguna complicación para él. O trabajo de parto temprano o algo más que Ryoma se niega a pensar.

Después de caminar sin ninguna dirección, Ryoma ni siquiera podía recordar que ya se había sentado en el césped. Miró a su alrededor y notó que estaba sentado debajo del gran árbol en el parque donde siempre hacen su picnic. Otra cosa dolorosa para recordar.

Se tocó la mejilla y se dio cuenta de que todavía estaba llorando. Está realmente cansado. Deseó que todo esto fuera un sueño y cuando se despierte, todo lo doloroso desaparecerá y todo volverá a la normalidad.

 

Sueña con su antigua vida en la que su padre aún vive. Acababa de llegar a casa de la práctica y estaba a punto de saludar a sus padres cuando los escuchó hablar en voz baja de fondo. Por supuesto, sus padres siempre hablan en voz baja, pero solo cuando no quieren que nadie los escuche.

Normalmente Ryoma los ignoraría y respetaría la privacidad, pero no sabía por qué esta vez tenía tanta curiosidad por escuchar de lo que estaban hablando sus padres.

"... ...frodita ..."

"... no madurará hasta que esté listo."

Ryoma arqueó una ceja. ¿De qué están hablando? Silenciosamente se escabulle y escucha con más atención para escuchar la discusión. Pero en vano, todavía no puede ponerse al día con lo que están diciendo.

Esperemos que no se vuelva gay para que todos estos no aparezcan". Nanjiroh se río.

Bueno.

Ryoma ni siquiera entendió de qué estaban hablando sus padres, así que resopló y se fue a su habitación.

La discusión de ese día se olvidó de esa noche. Enterrado en lo profundo de su mente.

Estaba bruscamente despierto cuando una mano tiró bruscamente de su cuello y se sobresaltó por la repentina intrusión. Su mente está borrosa por la somnolencia. Sintió frío y calor al mismo tiempo. Temblando incontrolablemente.

Sus ojos se están ajustando a la luz de la mañana y lo primero que ve es que los ojos azules de Syuusuke lo miran con enojo. Su amante parece decir algo, pero él realmente no puede oír y captar lo que dice su amante. Su mente todavía está procesando cosas.

Hasta que una mano se posó en su mejilla y golpeó la hierba. Todo gira.

¿Qué está sucediendo aquí?

"¡DETÉNGALO, SYU!" Ryoma escuchó una voz familiar gritar.

Su mejilla arde como loco y sabe a cobre en la boca. Aún sin mirar lo que suponía sus amantes, dos de ellos a juzgar por sus voces, se enjuga la boca ensangrentada. Ayer por la noche le dieron una bofetada fuerte y su boca se rasgó un poco, pero con una segunda bofetada en la misma mejilla, esta vez la herida empeoro.

Tosió y se volvió para mirar a sus amantes.

Esta vez fueron Tezuka y Syuusuke. El chico mayor está sujetando a la morena. Parece que Syuusuke está tratando de atraparlo, ya sabía la causa de su enojo.

"¡Cálmate! ¡Prometiste estar tranquilo cuando lo veas!"

"¡¿Crees que puedo calmarme después de lo que le había hecho a Kevin ?!" Syuusuke respondió. Está tratando de liberarse del fuerte agarre de Tezuka.

"¡Espera hasta que estemos de regreso en la mansión para discutir cosas como un Syuusuke adulto!"

Ryoma ha estado observando en silencio a sus amantes. Es una suerte que el lugar esté un poco aislado para ser visto. Entonces, en este momento, ninguna gente ha sido detectada desde el punto de vista de Ryoma.

"¡Ryoma!" Ladró Syuusuke.

Al escuchar eso, Ryoma tiene que controlarse para no saltar de miedo. Mostrar miedo en este momento haría que lo pisotearan más. Su mano está agarrando su teléfono con fuerza.

"¡¿Crees que te dejaré ir sin rasguños después de que casi hiciste que Kevin perdiera a nuestro bebé ?!"

"¡Syu! ¡Basta!"

"¡NO! ¡Él lo escuchará! ¡Él sabrá que casi mata a Kevin ya nuestro bebé!"

Kevin. Kevin. Kevin.

Ryoma realmente tuvo suficiente y lo siguiente que supo es que perdió el control.

Lo lastimaron. Cada uno de ellos lo lastimó. Tres ya lo abofetearon con fuerza en la mejilla. Dos lo hirieron con palabras.

¿se le puede culpar por pierda el control?

Gritó lo suficientemente fuerte como para ahogar las voces de Syuusuke y Tezuka. Le arrojó su teléfono celular a Syuusuke y lo golpeó con fuerza en la frente.

La morena no se estremeció, pero se sorprendió por el repentino estallido de Ryoma. También Tezuka porque ambos se detuvieron y miraron a Ryoma.

"¡YO TAMBIÉN SOY TU AMANTE!" Ryoma gritó. "¡TAMBIÉN TENGO SENTIMIENTOS! ¡NO SOY UN JUGUETE PARA QUE USTED USE!" Él los fulminó con la mirada, sus manos hechas puños a sus costados.” ¡SÉ QUE ESTÁ EMBARAZADO! ¡PUEDE DARLE UN HIJO! ¡TODO LO QUE HAS QUERIDO!"

Respiró hondo. Su interior está dolido, su estómago hecho un nudo, sus ojos ardiendo por las lágrimas contenidas, lágrimas de ira, dolor y tristeza.

Repentinamente. Se sintió perdido. Su corazón se partió, sus pensamientos demasiado fuertes, las palabras demasiado duras, aquellas caras de sorpresa que no hacían más que enfurecerle, todo fue demasiado, así que su corazón simplemente se rompió.

"¡YO SOY UN NADIE! ¡NO ES ESPECIAL! ¡¿ES ESO LE DA DERECHO A QUE ME HAGA DAÑO ?!" Su mano agarra algo duro esta vez, y está a punto de arrojarlo de nuevo a Syuusuke, porque lo ODIA tanto en este momento, pero Tezuka es lo suficientemente rápido para sostenerlo. Su amante mayor lo abrazó con fuerza. "¡LOS ODIO A TODOS! ¡ODIO! ¡PUEDES MORIR POR TODO QUE ME IMPORTA! ¡ESPERO QUE SE MUERAN!"

Ryoma intenta con todas sus fuerzas para liberarse del abrazo de Tezuka. Golpeó el estómago de Tezuka y se rascó la cara. Mientras todavía les gritaba algo hiriente.

Se sintió sofocado y le daba vueltas la cabeza. Mocos y lágrimas mancharon su rostro.

Dios. Realmente desea poder seguir a sus padres ahora mismo. Al menos así no volverá a resultar herido.

Y inesperadamente se siente mareado, le cuesta respirar.

Hiperventilación.

Nunca lo experimentó. Nunca quiso hacerlo en primer lugar. Y ahora sabe cómo se siente estar hiperventilado. Ser asfixiado por el dolor que ha causado alguien que amas.

Lo hace entrar y salir de su conciencia. Todavía es consciente de que Tezuka todavía lo sostiene con fuerza, dos de ellos están sentados en la hierba. Su amante actualmente le acaricia la espalda, tratando de calmarlo.

En algún momento, tal vez una hora más o menos, porque se siente tan largo, Ryoma finalmente se calmó. Aunque todavía tiene hipo por los sollozos. Sus ojos se sienten hinchados por el llanto.

No se movió, sabiendo que Tezuka solo apretaría su agarre sobre él si alguna vez hacía algún movimiento que mostrara que quiere estar libre de su amante. Pero Ryoma se retorció para estar en una posición cómoda y desde la nueva posición en el abrazo de Tezuka, puede ver que Syuusuke está parado un poco lejos de ellos.

Con solo pensar en la morena, la ira de Ryoma regreso. Su respiración se aceleró y se mordió el labio con irritación, sin parar de hacerlo incluso cuando siente nuevamente el sabor de la sangre, cuando una mano de repente cerró sus ojos y volvió su cara hacia un lado, lejos de la vista de su otro amante.

Ryoma gimió de irritación, apartó la mano de Tezuka y se inclinó con tristeza sobre su pecho. Ignoró la presencia de Syuusuke. Después de tirar su teléfono celular a Syuusuke, parte de él se sintió satisfecho con su valiente yo. Porque nunca en su vida había pensado en lastimar a quien ama. Prometió amarlos fielmente, pero nunca recibió el mismo trato. Y realmente cree que Syuusuke se merecía el golpe. No le importaba si el moreno tenía un chichón en la frente más tarde. Ya no era su problema, el podría cuidarlo solo.

Tosió, su garganta se sentía seca y ronca después de todos los gritos. Está tan cansado. Pero ahora mismo, no puede bajar la guardia. Syuusuke y Tezuka pueden haber sido sometidos por él porque nunca le habían visto perder el control. Quizás parte de ellos sabía que esta vez realmente habían ido demasiado lejos. Pero Ryoma no se retractará de lo que ha dicho. Porque era la sensación que había encerrado dentro de su corazón durante meses y que valía la pena el berrinche para mostrárselo al que lo causó, si es que podía llamársele solo un berrinche.

Respiró hondo. Solo una pregunta y esto se terminará.

"¿Él está bien?" Ryoma preguntó en voz baja. Porque no es tan cruel como para no preguntar por el bienestar de Kevin. El bebé tampoco merecía ser odiado por existir, no era su culpa que sus padres fueran un montón de idiotas.

Tezuka no dijo nada durante un minuto, aparentemente para pensar en la palabra adecuada para responder a la pregunta de Ryoma.

"Kevin está bien. También el bebé". Respondió simplemente.

"...Ah, vale…” Se susurró a sí mismo. El alivio se apoderó de él. Ahora...

"Quiero terminar con esto…" Casi susurró cuando dijo eso, pero muy seguro de que Tezuka lo había escuchado porque el chico mayor se quedó quieto y rígido por un momento antes de apretar su abrazo de nuevo.

Cuando supo que Tezuka no le respondería, continuó, "Ya tuve suficiente ... No tiene sentido continuar nuestra relación cuando todo lo que has hecho es lastimarme".

Al escuchar eso, el agarre que Tezuka tenía en su mano se apretó.

¿Eso golpeó demasiado, Tezuka?

Él resopló.

¿Te acabas de dar cuenta de eso?

"Déjame ir.."

"Por favor..!" Tezuka suplicó de repente, haciéndolo lucir patético. "Por favor, piénselo de nuevo. ¡Nosotros ...! Podemos discutir esto".

Si. Tezuka está muy fuera de su carácter. El capitán estoico que siempre respetó ahora tiene la cara más patética que Ryoma ha visto.

"¿Discutir?" Se burló, casi quería reírse de sí mismo.

¿Se había vuelto loco ya?

Porque cuando quieren discutir algo con él, siempre termina recibiendo un golpe, esas son las discusiones, el siendo el único en salir herido, humillado.

"¿Y dejar que me lastimes de nuevo?"

Tezuka realmente se convirtió en piedra por el segundo golpe de Ryoma y Ryoma aprovechó esta oportunidad para liberarse de Tezuka, alejándose y haciendo algo de distancia de él.

"Ni siquiera puedo confiar en mí mismo para calmarme cuando todo lo que quiero hacer ahora es abofetear y golpear a cada uno de ustedes por lo que me han hecho". Ryoma escupió.

La boca de Tezuka se abre y se cierra como un pez, la palabra que quiere decir no puede salir.

"Sé que después de esto, nada es fácil para mí porque todavía tengo que enfrentarme a Yukimura, Atobe y Sanada. Pero no daré marcha atrás, esta es mi elección, ninguno de nosotros puede dar marcha atrás".

Al escuchar que Ryoma ya cambió el nombre, Tezuka tragó saliva porque esta vez habla en serio. Sin una segunda oportunidad y sin espacio para discutir, no estaba a discusión, ni siquiera un ultimátum, este era el final.

"Supongo que tal vez Fuji ya les dijo a esos tres. Así que no tengo que perder el tiempo haciendo otra rabieta para explicarme." Se puso de pie lentamente.

Tezuka trató de tomar su mano, con sus ojos suplicantes.

Pero Ryoma rechazó el intento. Mirando enojado a Tezuka.

¡No me vuelvas a tocar!, El significado silencioso detrás de aquella mirada.

Ryoma rápidamente se alejó de Tezuka, ignorando a Syuusuke todo el tiempo y se alejó.

¡Lo que pasó después de eso ya no es su maldito problema!

Cortó los lazos con ellos, ahora no eran más que desconocidos.

 

Salió de la mansión, le duelen las piernas y eso le hace caminar tambaleante. Su mano todavía está temblando y ahora mismo no siente que quiera volver. No es que tenga miedo de enfrentarse a Yukimura, Sanada o Atobe, es solo que quiere algo de tiempo a solas para pensar en esto.

Le duele el estómago desde hace un tiempo. Debe ser porque no ha comido desde el día anterior, sin embargo, algo dentro de él, le impide darle la suficiente importancia.

Ryoma miró a su alrededor, llevaba horas caminando, la noche se había apoderado del cielo nuevamente, no pudo evitar notar que no estaba lejos de su antigua casa, aquella donde solía ser feliz con sus padres. Caminó más rápido, sintiéndose nostálgico y un recuerdo triste le llegó, cuando la imagen de su padre, de repente, inundó su cabeza.

Después de la muerte de sus padres, nadie asistió a la antigua casa. Su prima se casó y se fue a Estados Unidos para estar con su esposo, Ryoma no le agradaba mucho a su esposo, habían perdido contacto. Se ha quedado solo y Ryoma no ha vuelto a la casa desde que murió su padre. Principalmente porque le trajo muchos recuerdos felices que se teñían de tristeza.

Llegó a la puerta principal, jadeando exhausto. La puerta está cerrada, por supuesto, pero Ryoma ha aprendido hace mucho tiempo a abrir la puerta sin llave porque su padre siempre cerraba la puerta con llave y se olvidaba de abrirla cuando iba al templo.

La puerta crujió cuando la abrió, el polvo se esparció por el aire, formando una nube que hizo sus pulmones arder, todo ese polvo acumulado por años sin limpiar. Tosió un poco y se tapó la nariz, ignoro las

Poco a poco se dirigió a la casa, asegurándose de recordar todo lo del pasado. El rostro sonriente de su madre, la sonrisa estúpida de su padre y la risa feliz de su prima le rodeaban, sintió que el recuerdo iluminaba la habitación.

Ahogó un sollozo del que ni él mismo no se dio cuenta. Sus lágrimas fluyen hacia abajo, se tiro al piso, rodeándose a si mismo con sus brazos, tal vez si lo pensaba con suficiente fuerza podría sentir los brazos de su padre consolándolo.

No sabía porque le sucedía esto, ¿Qué había hecho mal en su vida anterior para merecer ser tratado con tal crueldad?

Si fuera especial como Kevin, nada de esto pasaría. Si tan solo tuviera la capacidad de tener un hijo, nada se volvería tan malo como esto, ellos aun lo amarían y no tendría que estar solo de nuevo.