Actions

Work Header

Sucedería

Work Text:

Tan caliente en su garganta, deslizándose dentro y fuera. Es ardiente y lo pone cachondo. Jamás se había sentido así, pero él sabe que ama esto.
----

La primera vez que realmente mama una verga es –como era de esperarse- la de Kaito. Kei no es tan bueno como en su primer sueño húmedo pero las sensaciones son más fuertes.

Kaito está hablando, y él medio oye mientras estudia para el examen de admisión a la facultad de medicina, kaito repite algo más alto y él se voltea para responder. Es golpeado con la realidad nuevamente, su mejor amigo es tan guapo. Kaito debió sentir algo parecido porque ambos se quedaron así, viéndose el uno al otro, dejando que el tiempo pase y luego sin motivo él se acerca. Nagai permanece donde esta; sus ojos fijándose en los labios de kaito.

“di no si no quieres esto” solo centímetros de distancia. Y kaito lo besa.

Es su primer beso.

Dulce y un poco salado por las botanas que estaban comiendo hace un rato. Kei rodea el cuello de kaito con sus brazos. Jalándolo hacia sí mientras mueve su pierna derecha detrás de kaito.

Aun trayéndolo, kei se acuesta en el suelo.

18 años de añoranza se rompen en un segundo y ahora están tocando sus cuerpos. Donde no se atrevían a aventurarse antes. Por miedo al rechazo. Kaito se deshace de su camisa primero y kei se asombra de la suavidad de su piel, de su calor.

Kaito se sienta y deja su mano moverse al cinturón de kei, sus manos acarician sus caderas. Un “por favor” deja sus labios y kaito obedece. Kei pierde sus pantalones y ahora solo lo cubren una camiseta liviana y sus boxers. Los bíceps de Kaito son delgados y formados, producto de su habito de ejercitarse, unas cicatrices diminutas se esparcen por su cuerpo, producto de su poco saludable habito de meterse en peleas.

Kei se pierde en la sensación de las fuertes y cuidadosas manos de Kaito en sus muslos. Parecen ser sensitivos. Un gemido cruza sus labios y kei no tiene tiempo para avergonzarse, ya que nota una cicatriz que apenas se forma en la parte baja del pecho de kaito. La toca.
Kai sostiene su rostro con una mano.

“no lo hagas de nuevo” kei trata de darle una mirada amenazadora pero el cariño que tiene para el dentro de sí lo vuelve imposible.

“esta bien” kai lo observa cautivado mientras kei roza la complitud de su cuerpo. Kai se quita la camisa para darle mayor área.

Su pene esta erecto y kaito parase cautivado en todo su cuerpo, expeto en eso. Se besan nuevamente y kaito se enfoca en lamer y succionar el lóbulo de su oreja, haciéndolo temblar y derramar de allí. No se atreve a pedirle. Entonces el toca también, primero hombros y después pezones. Firmes y después de unos seguntos cubiertos de su saliva. Kai gime en él, cuando sucede. Suspirando su nombre.

Kai se voltea para besarlo y su rostro es lascivo. Su siguiente beso es menos inocente e igual de inexperto. La mano derecha de kei palma los pantalones de kaito y el sentir su erección le provoca aún más calor interno. El mundo se tambalea como si estuviese embriagado.

“Kai” le llora, y pareciera que kai no puede dejar de masajear su pecho. “kaito” le gime. Necesita más pero no que se separen ni por un segundo. Kaito se quita los pantalones tan rápido como puede. Siguen tumbados en el suelo. La cama de kei está a un metro de distancia y no les importa. Les tomaría mucho tiempo y además, están cómodos así. Cuando ya ninguno tiene pantalones, se deshacen también de la ropa interior. Kai no pierde el tiempo y junta sus erecciones. La sensación es dulce y tortuosa. Kaito los toma a ambos en una mano mientras que la otra viaja a su boca, mordisqueando y lamiendo la segunda articulación. No queriendo hacer ruido.
Deslizan sus caderas contra el otro hasta hallar un ritmo.

Kei gime, hace ruiditos sofocados, y esto es lo único que kai quiere escuchar. Kei se retuerce. Su cuerpo es honesto, sonrojado hasta el pecho. Gimiendo y balbuceando. A la merced de Kaito. El deslis es lento y lamo que los sostiene, fuerte. Se siente abrazador y kei se pregunta si se puede morir por sentir demasiado. Demasiado bueno, demasiado ardiente. Y aun así el anhela más.
Quiere sentirse lleno, embriagado en lujuria.

Quita la mano de kaito de su boca y la pone en sus propios labios. Succionando como había soñado antes, gimiendo al tomarla toda en su interior. No es una linda vista pero hace pulsar la verga de kaito. Mueve sus caderas con más fuerza, su erección estimula la polla de kei. Las manos de kei sostienen una de kaito. Kaito siente la erección de kei palpitar y se concentra en besar y lamer su cuello. El cuerpo de kei sabe delicioso. Oye cuando Kei alcanza el clímax, con labios liberados de la mano de kai, mientras buscan su boca.
Se besan mientras kaito continua masturbando a kei. Su propia erección olvidada.

Cuando su mente se aclara, se da cuenta de que Kai todavía lo está acariciando. Su polla está sonrojada y cubierta por el semen de Kei. Se le hace agua la boca. El pensamiento parece incómodo, pero Kai siempre lo hace sentir bien y él le devolverá el sentimiento. Empuja a Kaito a una posición sentada y se inclina para tomarlo.

Es difícil, pero el da lo mejor de sí, abre la mandíbula y traga con la garganta. El culo de Kei está en el aire y sus rodillas soportan su peso, Kaito lo sostiene y masajea.

Siempre tratando de hacerlo sentir bien, sin una pizca de codicia.

Saliva sale de él, acaricia los testículos de Kai y los presiona, mientras desliza la polla de Kai dentro y fuera de su boca. Se levanta y respira. Kai toca los labios de Kei. Tirando de su labio inferior hacia abajo y chupándolo. Ambos gimen antes de que kei se aleje y lama la cabeza del pene. Rojo, duro y delicioso. Lo toma de nuevo. Lamer a Kaito parece adictivo. Y así lo hace, con mayor intención y fuerza, mientras él mismo gime y se retuerce, con la boca llena y la mandíbula adolorida.

Kaito se viene en él, con las manos lastimando su trasero.

Demasiado bueno, Kaito se siente demasiado bien.

Intenta comérselo pero se le sale un poco. Sus ojos se encuentran y Kaito gime mientras kei trata de evitar que caiga al suelo. El semen y la saliva corren por su cuerpo y su pene está duro de nuevo. Chupar a Kaito se sintió como la cosa más erótica. La próxima vez intentará ver la cara de Kai mientras lo hace. Kei quiere más. Siempre ha sido más codicioso. De rodillas, sin fuerzas y cubierto en semen, lo único que el kei puede decir es "más".

Kai lo lleva a la cama de Kei. No tienen lubricante. Kei le hace saber que él no posee y Kai tampoco. "¿Cómo pueden los animales homosexuales tener sexo sin lastimarse?" él debe saber, él sabe mucho sobre muchas cosas después de todo. Kei, se ruboriza. Cubre su rostro con ambas manos. "lamen hasta que se afloja"

"Tiene sentido" Kai se sitúa entre las piernas de Kei y separa sus nalgas con ambas manos. El ángulo lo hace más difícil, por lo que gira recuesta a kei boca abajo.

"cuando termines, no lo metas de inmediato". Se ve interrumpido cuando Kai comienza a lamerle el ano. Dedos estimulan el exterior mientras su lengua lame y mordisquea. Kei No puede controlar sus gemidos. "quiero verte mientras lo hacemos". Kai se levanta para responder y el sonido que hacen sus labios al dejar el lugar más sucio de Kei es igualmente vergonzoso y erótico. "okay" ha sido reducido a respuestas de una palabra. Se agacha y sigue lamiendo, sus manos juegan con el apretado culo de Kei. Después de unos momentos puede follarlo con la lengua.

Está tan mojado con la saliva de Kai.

Por encima de él, kei no puede dejar de gemir, parece que se está divirtiendo mucho. Balbuceando y babeando. Kaito hace lo mejor que puede con su experiencia nula, chupando y lamiendo, por dentro y por fuera. "Kai, detente" sigue gimiendo. "Sí sigues... así, me vendré", se ahoga, casi llorando. Kai se levanta y gira a su amante para que se acueste de espaldas separando las piernas. Kei se ve roto, mientras cierra sus piernas alrededor de la cintura de Kaito, acercándolo. Se miran a los ojos y Kai se ve tan lujurioso como kei se siente.
Se guía al interior, y toda la espera valió la pena. Los años de añoranza y la mandíbula adolorida.

Kaito gime y kei se atraganta. El ritmo es lento, sus cuerpos se encuentran sensibles. Kai lo abraza y se besan. La posición es tan lasciva. Las rodillas de Keith tocan su pecho y Kaito lo golpea con fuerza. La puerta se abre silenciosamente y Kei mira directamente a los ojos de su hermana. Sonríe con malicia mientras aprieta su culo en la extensión de Kai. Kai gime, moviendo sus caderas mientras le marca su cuello con sus labios, "Me perteneces", dice Kai cuando Eriko se recupera de la conmoción y se va.

Se besan de nuevo. Kei se siente tan sucio. "tú me perteneces a mi"
"kei, yo... yo" empuja más fuerte y kei se siente tan bien. "Yo..., también" entre suspiros y gemidos, entienden. Kai llega al clímax y kei se siente tan lleno. Nada es real por un segundo y el Kei obtiene su segundo orgasmo.

Pasan un tiempo así, acostado uno sobre el otro. Hasta que Kai lo retira y se duchan. Toman una siesta rápida y después de algunas horas los llaman abajo para comer.

La madre de Nagai los mira extrañada y Eriko no puede mirarlos.
Después de comer y antes de volver a subir para que Kai pueda irse a su propia casa, Kei dice tan casualmente como puede "ahora somos novios".

Se besan en la habitación de Kei antes de que Kai pueda separarse.
Y sí algo sale mal, siempre pueden huir a Kyushu, Kai tiene un abuelo allí.