Actions

Work Header

Oh Canadá, llegamos tarde (especial día de acción de gracias)

Chapter Text

 

 

Lo primerito de todo, quiero que os toméis este fic con humor. Sé que puede haber personas a las que no les guste o no estén de acuerdo con algunas bromas que se hagan en el fanfic. Y me parece bien, aunque me gustaría recordaros que todo está hecho con amor, con un guiño y con una visión distinta de la vida, porque soy de la opinión que cuando el mundo te da una patada, en vez de echarte a llorar, lo mejor es reírte de ella.

 

Por cierto, se hace mención del 5x10 , así que todo aquel que aún no lo haya visto… ¡¡¡¡FUERA DE AQUÍ, YA!!!!

 

Título: Oh Canadá, llegamos tarde! (especial día de acción de gracias)

Autora: Taolee

Humor: totalmente Crack!

Pairing: No lo sé. ¡Dímelo tú! De momento tenemos a: Jared Padalecki, Jensen Ackles, Misha Collins y Jeffrey Dean Morgan. Súmalos por si falta alguno ^^

Rated: NC -17

Summary: Si algún día sales de marcha con los J2, tienes que seguir las reglas con ellos como si de los gremlins se tratase: 1) no les eches agua 2) no les des de comer después de media noche y 3) que no les de la luz del sol  directamente(si no llevan las Rayban puestas) que a Jensen le salen pecas, y si encima se encuentran con Misha Collins y con Jeffrey Dean Morgan con una botella de anisete en la mano… ¡¡¡HUYE!!!

Warning: Bah, nada que no hayamos leído ya.

 

ESCENA PRIMERA

 

                ¿Sabíais que en Canadá se celebra el día de acción de gracias el segundo lunes de octubre? Los J2 tampoco hasta que Jeffrey les hizo una visita sorpresa al estudio y se los llevó de marcha por Vancouver. El resto son escenas borrosas…

 

ESCENA SEGUNDA

 

                Que ya  estén de vacaciones pero sigan en Vancouver es preocupante. O al menos eso pensaba Jensen hasta que Jared lo convenció para ir a tomar algo por ahí después de cenar. Lo que no le dijo fue que lo llevaba hasta Richmond. Y lo que tampoco le dijo fue que cuando entraron en el cutre!pub al que le había llevado, éste era un karaoke y apenas había tres personas en todo el local.

                - Hemos venido hasta aquí para ¿esto? -Jensen le echó una ojeada al sitio y se volvió hacia Padalecki que estaba detrás de él.- Yo me largo que mañana tengo un vuelo.

                - No podemos irnos. Hemos quedado aquí.

                - ¿Hemos? –sube las cejas en señal de sorpresa. Odiaba que Jared hiciera de su secretaria porque normalmente eso solía significar algo malo.

                - Sí –Jared lo mira y le da un pequeño empujón hacia una mesa al fondo del local. El sitio está poco iluminado y huele raro.- Siéntate. Te traeré algo de beber.

                Jensen se quitó la chaqueta y miró el sofá antes de sentarse. En serio, va a tener que hablar seriamente con Jared y enseñarle los sitios donde van los tíos normales y no esa cueva donde lo ha llevado; las paredes están llenas de cuadros en blanco y negro, cubiertos de polvo y otras manchas que no se atreve a analizar. La música es rara; quizás es una mezcla entre Jazz y country con un toque de polca o algo por el estilo. Horrible. Encima la persona que canta parece  no haber acertado una nota musical en su vida. Y las manchas del sofá… Jensen opta por ignorar las manchas del sofá y prefiere penderle fuego al pantalón que lleva cuando llegue a casa.

                Jared apareció a los pocos minutos con dos cervezas en la mano. Se sienta a su lado y le pasa una de las botellas.

                - ¿Un billar?

                Jensen mira al fondo donde una mesa de billar, coja por cierto, espera a que algún triste desdichado se acuerde de ella.

                - ¿A quién esperamos aquí, Jay? No puede existir nadie en el mundo tan desquiciado y tan mentalmente tarado como para quedar en un sitio como este.

                - ¡Chicos! ¿Lleváis mucho esperando?

                Jeffrey aparece por la puerta quitándose la chaqueta. Misha lo sigue de cerca con una radiante sonrisa en la cara. Cuando llegan, Jeff los saluda con un sonoro abrazo. Luego se sienta en el sofá junto a ellos. Jensen no sale de su asombro.

                - Jeff, ¿qué diablos haces aquí? –le faltó decir “qué diablos haces aquí, en el culo del mundo, en ésta morada infernal donde el tarado de Padalecki me ha traído”

                - He venido a visitar a una… persona, así que llamé a Jared para quedar y daros una sorpresa. Sabía que aún andabais por aquí así que he decidido daros una sorpresa.

                Y tanto que fue una sorpresa. Jensen lo creía con mejor gusto a la  hora de elegir sitios para quedar.

                - Y nosotros nos hemos encontrado en el aeropuerto –Misha se quitó la chaqueta y la dejó sobre la de Jensen. ¡Qué listo! –Jared también me dijo que me uniera a la quedada de ésta noche.

                Jared sonrió mientras bebía de su botella. Así que todo había sido obra suya… Eso era peligroso. Las ideas de ese muchacho normalmente no eran buenas.

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “Murieron con las botas puestas”

                Jensen se rió. Jared y Alona llevaba semanas bromeando sobre el capítulo diez. Grabarlo les costó mucho porque significaba que posiblemente no volvieran a verse en la serie, así que para quitarle algo de hierro al asunto, Jared le concedía “Oscars imaginarios” con títulos de películas reales a Alona, para hacerla reír. Y así seguía desde entonces; diciendo chorradas.

                Los cuatros rieron.

                - Ya me ha dicho Misha que sigues con eso de las películas –Jeffrey se acomodó en el asiento.

                Una camarera algo despeinada trajo una ronda de cerveza para todos.

                - Sí. La verdad es que es divertido.

                Jensen asintió.

                - Pero ya estás siendo un poco pesadito.

                Jared lo ignoró.

                - Pues a Alona le encanta –en muestra de ello y como si fuera una llamada del cielo, su teléfono comenzó a sonar. Jared lo cogió, escuchó, se rió y luego colgó. Finalmente se volvió hacia ellos.- Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “Decisión crítica”.

                El resto no tuvo más remedio que reír.

                - Te ha llamado Alona, ¿no? –Jensen negó con la cabeza.

                Jared no podía parar de reírse así que asintió con la cabeza mientras se secaba las lágrimas de los ojos.

                - Por cierto Jeff, ¿qué estás haciendo ahora? –Misha se había remangado las mangas y sostenía el botellín descuidadamente.

                - Me estoy tomando unas semanas de descanso. He tenido mucho trabajo este año, lo cual es fantástico, pero necesitaba desconectar un poco.

                - Nosotros ya estamos con el parón de navidad –Jensen hablaba mientras le quitaba la pegatina al botellín de cerveza.- No sé aún qué voy a hacer éstas navidades. Supongo que nos iremos a esquiar por ahí, ¿no, Jay?

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “La casa de las Haverlles voladoras” -Padalecki se encontraba en un mundo aparte. Jensen pasó de él y siguió hablando.

                - ¿Tenéis vosotros algún plan?

                - Aún no –fue Misha quien respondió. Luego se quedó mirando a Jeffrey, que miraba a Jared con un brillito en los ojos.

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “Nunca mueras solo”

                Jared comenzó a reírse de nuevo con esa risa suya tan grave y contagiosa. El resto lo acompañó en la broma. Afortunadamente Alona y Samantha tenían un gran sentido del humor, pero si alguna fan llegara a escucharle, seguramente le cortarían los testículos y se lo darían de comer a las pirañas.

                La camarera apareció y les dejó otra ronda sobre la mesita. Jared alcanzó un botellín y se bebió medio de un trago.

                - ¿Jugamos un billar? –Jeffrey seguía riéndose mientras se ponía de pie y caminaba hacia la pobre mesa, que sin duda había conocido días mejores.- ¿Jugamos en el mismo equipo, Collins? Paso de ir con uno  de esos dos y que se estén haciendo señales y tonterías toda la noche.

                - ¡Eh! –exclamó Jensen molesto.- Yo no hago señales.

                - No, las  hace Jared y tú le haces caso –Misha ya había llegado a la mesa y se puso a colocar bien las bolas.

                Jared llegó el último, con otra ronda en las manos.

                - ¿Nos quieres emborrachar o qué? –Jensen se volvió hacia él y lo miró a la cara.

                - Eso depende –Jared le tendió una botella.- ¿Jugamos apostando dinero o no?

                - Como quieras –Jeff comprobó su taco.- Vas a perder de cualquier manera.

                Jared lo desafió con la mirada.

                - Eso te crees tú, Morgan.

                Misha sonrió.

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “A todos gas” -el resto lo miró. Nunca había participado en la broma esa de las películas de Jared. Misha los miró poniendo cara de cachorrito.- O “A todo gas II”, como queráis.

                Jensen sonrió y le tendió su cerveza.

                - Bebe y calla.

 

*

 

                Evidentemente ganaron Misha y Jeffrey. Las dos primeras partidas fueron tan claras que Jensen se negaba a perder y según él, el único perdedor allí era Jared, que llevaba no-se-cuantas cervezas y un mogollón de títulos de películas. Y parecían no acabar.

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal por “Herida abierta”.

                - ¿Quieres dejar de decir chorradas y concentrarte? –Jensen intentó hablar seriamente pero la voz y esa media sonrisa lo delató. Luego su expresión cambió.- Oh, ¡espera, espera! Y el Oscar es paraaaaaa: Samantha Ferris por “No sin mi hija”

                Jared lo aplaudió divertido. Jeffrey y Misha se miraron… ¡ganarles era tan fácil! Un par de cervezas y Jensen sería peor que Jared en un buen día.

                - ¡No, no, espera; la mía es mejor! –Jared dejó su taco sobre la mesa y se acercó mucho a Jensen, como si éste se hubiera vuelto ciego o sordo de pronto.- Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “Estallido”.

                - O “Estallido mortal” –Jensen le seguía el juego.

                - O “Estallido sangriento” –Jared se partía el culo él solo.

                - ¡Eh, vosotros dos! –Misha tuvo que levantar la voz para que los más jovencitos de la reunión los oyeran.- Estábamos jugando al billar –les recordó. Luego se volvió hacia Jared.- Y eso último que has dicho es una misión del World of War Craft, no una película.

                Ambos se callaron y siguieron jugando, en verdad para nada porque les daban a las bolas que les daba la gana. Eran como dos  niños pequeños en un parque de bolas y sin adultos a la vista. Jeff decidió tomárselo con filosofía mientras los veía reírse tontamente.

                - Son tan infantiles… –fue Misha quién hablo. A esas alturas ya debería de estar acostumbrado. Ya iban a ser casi dos años juntos.

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Samantha Ferris por “Amor a quemarropa” –Jeffrey se había acercado a ellos y ahora los tres reían como tontos.

                - Noooooo, espera: Y el Oscar es paraaaaaa: Alona Tal y Samantha Ferris por “Llamaradas”

                Misha los miraba negando con la cabeza.

                - Reíros, reíros, pero con vosotros dos también se pueden hacer títulos de películas.

                Aquello captó la mirada de Jensen, que lo miró serio, con los ojos totalmente abiertos y la mirada centrada en él.

                - ¿Sí? ¿Eso crees?

                Misha asintió riéndose. Esa sonrisilla en esos labios significaba sálvese quien pueda.

                - Sí –respondió muy convencido.- Por ejemplo: Y el Oscar es paraaaaaa: Jensen Ackles y Jared Padalecki por “Dos tontos muy tontos”

                Jeffrey se dobló de la risa.

                - O mejor –Misha siguió imitando el tono de quién está presentando la celebración de los Oscars en directo: Y el Oscar es paraaaaaa: Jensen Ackles por “Difícil de matar”

                Jensen lo fulminó con la mirada. Misha lo taladró de igual manera pero desvió los ojos hacia  los otros dos.

                - Voy al baño –anunció. Dejó la cerveza en el borde de la mesa y caminó hacia el fondo de la habitación. No tenía ni idea de dónde estaban los baños en ese sitio, pero en todas partes estaban al fondo a la derecha, ¿no?

 

ESCENA TERCERA

 

                Así que  Misha caminó hacia el fondo a la derecha. Allí se encontró con un pasillo largo y estrecho. No parecía haber puertas pero él siguió andando. Las paredes verdes oscuras y forradas de papel hacían un contraste tétrico con la luz pálida del techo. “How many lies?” sonaba de hilo musical y el fondo del pasillo se acercaba a su fin. Nada, ni una sola puerta. Cuando se fue a dar la vuelta, un pecho grande lo detuvo. Misha dio un salto hacia atrás. Miró a Jared con cara de pocos amigos, con el corazón en un puño y jodido por el susto que le había dado Padalecki.

                - En serio Jared, ponte cascabeles.

                El alto lo miró pero no dijo nada. Se acercó  mucho a él, allí en medio de aquel estrambótico pasillo y sin mediar palabras, lo besó en los labios.

                Misha se dejó besar. Jared se separó un poco para mirarle a los ojos y esperar alguna resistencia por parte del otro. No la hubo así que se volvió a acercar a él y lo volvió a besar. Jared le mordisqueó el labio inferior con pequeños mordiscos, uno detrás de otro, que provocaron descargas eléctricas en el cuerpo de Misha. Él se dejó besar. Le gustaba besar y le gustaba cómo besaba Padalecki; siempre empezaba muy despacio para acabar tornándose salvaje.

                Y eso fue lo que pasó; que Jared lo cogió de las quijadas y lo acercó a su boca, instándole a abrir los labios para introducir su lengua dentro. Misha le puso las manos sobre los antebrazos para palpar su fuerza. Al lado de Padalecki, todo quedaba pequeño, incluido él. Cuando el gigante bajó la cara para besarle el cuello, él se vio libre para poder hablar, que aunque no tuviera muchas ganas de ello quería una respuesta a todo eso.

                - ¿Estás borracho, Jay?

                Jared le deslizó las  manos por la espalda hasta llegar a su trasero. Una vez allí se lo cogió con ambas  manos y se lo sobó mientras lo acercaba contra él.

                - Me encanta tu culito –le mordió el cuello,- y no, no estoy borracho.

                Misha se había perdido en ese beso. Las siguientes palabras fueron algo difusas para él.

                - Yo también tengo varias películas para ti, Mish-Mish –le ronroneó al oído,- pero más que contártelas, me gustaría interpretarlas contigo.

                A Misha se le secó la boca.

                - ¿Qué? –en serio, estaba boqueando.

                - Dame tu culito –Jared le mordió el lóbulo de la oreja, haciéndole estremecer.

                ¡Mierda! La situación se le estaba yendo de las manos y eso no podía ser. Misha se obligó a centrarse.

                - Y el Oscar es paraaaaaa: Jared Padalecki por “Fuera de control” –Misha se obligó a seguir pensando para mantener la mente centrada y que Padalecki no ganara terreno.

                Los ojos de Jared relampaguearon.

                - Aún no, pero falta poco –respondió enigmático.

                ¡Y tan poco! Apenas volvió a posar los labios sobre Misha cuando lo giró sin previo aviso y lo fue a dejar de caer contra el muro de sopetón. Misha cerró los ojos esperando el duro golpe que sin duda se daría contra la pared. Golpe que  no llegaría nunca porque su cuerpo fue a dar contra algo que si bien no se lo podía llamar blando, pero sí al menos más tibio que la pared.

                Misha se encontró apresado frente por frente por Jared que  lo seguía besando sin descanso y detrás… detrás estaba Jensen, con su pecho contra su espalda y su aliento contra su cuello.

                - ¿Aún te quedan ganas de reírte de nosotros, Collins? –la voz de Jensen fue un susurro  muy bajo, apenas audible e increíblemente sexy.

                - No me  he reído en ningún momento de vosotros –aclaró,- sólo he puntualizado algunas verdades.

                ¡Ole sus huevos! Sólo él se podía encontrar apresado entre semejantes torres y seguir sin bajarse del burro. Jensen esbozó una sonrisa.

                - Yo también tengo una película para ti, Collins. ¿Te suena, “acosada” o “instinto básico”?

                Misha sonrió con descaro.

                - Suena bien. A ti te pega “Armas de mujer” y no sé por qué.

                Jensen levantó una ceja divertido y le miró la curva del cuello. Le hubiera dejado su marca en ese mismo momento. Afortunadamente se lo pensó porque sino Misha tendría que da muchas explicaciones al día siguiente, así que en lugar de eso, decidió restregarse contra su culo, enseñándole cuán empalmado estaba.

                Collins cerró los ojos y ya sólo pudo sentir, sacando de su mente cualquier película que no fuera la que esos dos le estaban haciendo sentir.

                La musiquilla del coche fantástico resonó en el pasillo. Sin dejar de espachurrar a Misha contra Jensen, Jared se echó mano al bolsillo trasero y sacó el móvil. Luego miró la pantalla.

                - Joder –resopló dudando si cogerlo o no;- Eric siempre tan oportuno.

                Finalmente y ante la insistencia de no dejar de sonar, Jared respondió corto y breve.

                - Ahora no –y colgó. Luego se volvió de nuevo sobre Misha, que tenía los ojos cerrados y con la lengua se acariciaba los labios. Jared se acercó a su oído.- Me provocas haciendo eso, Collins.

                Misha abrió los ojos justo cuando Jared dejaba de caer todo su peso sobre él. Ese hombre además de pesar como un millón de kilos, ardía como una brasa del infierno. Era increíble la temperatura de ese pecho. A Misha le empezó a sobrar toda la ropa; Sentir a Padalecki cubrirle por delante  mientras restregaba contra él su erección y Ackles por detrás restregando su erección por su trasero… era demasiado para él ¿Sería un complot?

 

*

 

                Jared le abrió el primer botón de la camisa y luego posó los labios sobre la abertura. Misha jadeó al sentir esa lengua caliente sobre su piel. Le hacía pequeños círculos y le caracoleaba sobre el pecho, haciéndole cosquillas y deseando poder sentir esa lengua en otra parte de su anatomía.

                La música del coche fantástico comenzó a sonar de nuevo. Jared chasqueó la lengua mientras se apartaba de Misha para volver a coger el teléfono.

                - Voy a tener que contestar. Ahora vengo.

                Jared caminó hacia el fondo del pasillo mientras respondía la llamada. Eric podía ser muy persistente algunas veces. En un segundo Misha lo vio irse, al siguiente segundo Jensen lo había cogido del brazo y llevado hacia la pared. Luego se puso delante bloqueándole el paso. En serio, ¿qué les pasaba a los “Jotas” que les encantaba espachurrar a la gente contra las paredes en pasillos psicodélicos?

                Jensen no perdió el tiempo y comenzó a mordisquearle los labios para ir bajando poco a poco por su cuello. Cuando notó el pulso acelerado bajo la piel, presionó con los labios para luego morderle suavemente. Misha abrió los ojos que no sabía que había cerrado.

                - Si me haces un chupetón, te mato –jadeó.

                Jensen lo miró con esa sonrisilla de autosuficiencia que solía poner.

                - Me encantaría poder recordarte quién le hizo un chupetón a quién en la última fiesta –arqueó una ceja haciéndole recordar,- pero hoy me has pillado benevolente así que dejaré elegir el sitio donde quieras que te chupe.

                Absolutamente todos los poros del cuerpo de Misha reaccionaron ante esas palabras haciendo la ola y se pusieron erectos deseosos de ser ellos quien tuviera el honor de probar los labios de Jensen. Misha ignoró la evidente reacción de su cuerpo y miró a su captor. Luego frunció el ceño cuando sus ojos se perdieron detrás de él.

                - Jensen, esa pared tiene luz.

                - ¿Qué?

                Jensen se echó a un lado volviendo la cabeza y Misha aprovechó para salir de entre su cuerpo y la pared y acercarse a la pared de enfrente. Jensen lo siguió y se puso a su lado. Era cierto, esa pared tenía brillo (y no a lo plan Edward Cullen); era como un resplandor.

                Misha puso la mano encima y notó que vibraba. Acto seguido la puerta se abrió desplazándose hacia un lado y una música totalmente distinta a la que sonaba los invadió.

                Jensen avanzó un paso hacia dentro cuando llegó Jared y le gritó para que se enterase a través de la música literalmente en el oído.

                - ¿Esto qué coño es?

                - ¡Esto es la fiesta a la que os he invitado!

                Los tres se volvieron para ver a un Jeffrey detrás de ellos completamente sonriente y con los brazos abiertos.

                - Me ha costado organizarlo todo en la distancia, no creáis –los arrastró con ellos hacia dentro y comenzaron a bajar unas interminables escaleras de piedra,- y ya no solo porque esta clase de fiestas sean ilegales, sino porque he tenido mucho curro, ya sabéis.

                Cuando llegaron al final de la escalera, dos super tíos con el pecho descubierto y pantalones de cuero negro reluciente les ofrecía unos cócteles con colores muy divertidos. Misha eligió el azul, Jared el verde y Jensen dudó si debía coger la bebida que había quedado de color rosa o no, o quizás ese maromo tan enorme podía enfadarse si rechazaba la copa. Finalmente la aceptó pero no bebió.

                Jeffrey se adelantó y abrió dos grandes puertas; ante ellos apareció una sala enorme, atestada de gente bailando (o algo parecido), música a todo volumen y más bebidas con colores divertidos. Jeff se volvió hacia ellos:

                - Chicos, la noche es vuestra. ¡Divertíos!

 

 

~ CONTINUARÁ ~

 

¡¡¡AHORA ES DONDE ÉSTE FIC TE NECESITA!!!

 

Te voy a dejar varias opciones más abajo y tú debes elegir la que más te gustaría leer. No vale repetir Comment (o sea, que sólo contará uno por cada persona) y evidentemente no se aceptarán comentarios anónimos.

¡¡¡ANIMO Y PARTICIPAD!!!

 

 

¿Qué pairing te gustaría leer en la segunda parte de éste fanfic?

 

A) Un Jensen/Jeffrey y un Misha/Jared pero no en esa sala atestada de gente, sino en un lugar insólito.

B) Un Jensen/Misha y un Jeffrey/Jared allí en medio, en plan guarro, enseñando lo que ellos valen.

C) Un Jensen/Jared y un Misha/Jeffrey en una cama de corazones con volantes rosas y blondas. Porque yo lo valgo XD

 

Si tienes alguna otra opción y por ser tú, te dejo que la compartas. Y si no te gusta ninguna de las opciones que te he dado, bebe agua XD