Actions

Work Header

¿A dónde te fuiste, Deku? | BNHA

Chapter Text

~No puedes convertirte en un héroe sin una particularidad.

Esas palabras...

~¡Maldito Deku! ¡Nunca podrá entrar a la UA!

Cada una de esas palabras...

~¡Lo siento, Izuku! ¡Lo siento!

Era como si le clavaran un cuchillo en el pecho, ¿Que había hecho mal?

Quizás se lo merecía...
Quizás no tuvo que haberle respondido esa vez a su mamá.
Quizás tuvo que haber comido más vegetales en su vida.
Quizás tuvo que estudiar más para los exámenes.
Quizás no tuvo que ser tan soberbio y pensar siquiera en ser un héroe.
Pero...¿Acaso todo eso era tan malo?
¿Tan malo que merecía eso?

Sus sueños habían sido destruidos por la persona que más admiraba. Pero, al fin y al cabo, la vida no es justa, y Izuku Midoriya por fin se dio cuenta de eso

—¿Izuku?— Exclamó sorprendida Inko Midoriya, la madre de Izuku —Llegas temprano, ¿no había ningún héroe en acción hoy al cual estudiar?

El chico ni la miro, solo subió a su habitación y cerró la puerta de un portazo

Miro su cuarto, todo su cuarto era un altar al héroe número uno, All Might. Cualquiera pensaría que estaba obsesionado con el héroe, pero simplemente lo admiraba mucho.

O por lo menos, solía admirar.

Ahora solo sentía ira hacia la figura del héroe, ¿Como había admirado tanto a alguien que no le importan los sentimientos de los demás?

Izuku, lleno de rabia, lanzó todas sus cosas, dejando su cuarto hecho un desastre; las figuras de acción habían quedado rotas, había destruido los posters hasta que los pedazos fueron muy pequeños para romper más, y le arrancó las paginas a todos sus cuadernos, en los que había recolectado información sobre los héroes.

Pasaron los minutos, Izuku se había quedado sin cosas para destruir, y se sentó en el suelo de su tan desordenada habitación.

Después de un rato alguien tocó la puerta.

—¿Izuku?— llamó su madre —¿Estas bien?

Izuku no respondió, no estaba bien, ¡No estaba nada bien!

—Izuku...— murmuro su madre una vez más, antes de darse la vuelta e irse

Izuku, a pesar de no tener particularidad, siempre había sido un niño bueno. Siempre buscaba ayudar a los demás y jamás se quejaba de la vida, ya que de alguna u otra manera lograba engañarse a si mismo.

Pero eso había cambiado.

El chico había abierto los ojos, dándose cuenta de que sí, estaba en posición de quejarse, y la vida no tenía derecho a reclamarle nada.

Izuku tomó una mochila y metió unas cuantas mudadas de ropa y 3000 yenes. Recogió todos los datos de cada héroe y los metió en un pequeño maletín, se puso su mejor traje y se asomó a su ventana, había un árbol cerca.

Izuku retrocedió para tomar impulso y saltó, cayendo parado en el árbol, bajó con cuidado y camino.

—¿A dónde fuiste, Izuku?— preguntó una mujer de cabellos verdes con lágrimas en los ojos, mirando como su mundo se alejaba de ella —¿A dónde?

•••

—¿Cual es tu motivo para unirte a nosotros?— pregunto un hombre con una mano en su cara, Tomura Shiragaki.

Habían pasado unos cuantos días desde que Izuku había dejado su casa, Inko había llamado a la policía, pero el chico era bueno escapando. Midoriya buscaba convertirse en villano, así podía vengarse de Bakugou Katsuki y All Might; El chico era bueno recolectando información y descubrió el punto de encuentro de algunos villanos, un pequeño bar bajo tierra.

—Personal— respondió Izuku escondiéndose de hombros.

—¿Cual es tu particularidad?— pregunto Tomura.

—No poseo ninguna— respondió el chico de las pecas.

—¿Como nos piensas ser útil?— pregunto el tipo de la mano, algo harto del comportamiento del chico. Si no tenía ninguna particularidad ¿como pensaba ser útil?

—Tengo información de todos los héroes que han existido en Japón — explicó Izuku

—¿Ah si?— pregunto sorprendiéndose

Izuku asistió

—También soy estratega— le contó —Con solo estudiar a un héroe por unos cuantos minutos puedo pensar rápidamente en una manera de vencerlos

—Eres un chico interesante— dijo Tomura —una lastima que tú potencial sea detenido por tu falta de singularidad

Izuku se levantó tomando su maletín y mochila, sabía que cuando alguien mencionaba su falta de particularidad, la conversación estaba acabada.

—Pero— continuó el hombre —Quizás tenga la manera de conseguirte una particularidad...

Izuku se paro de golpe

—¿A que te refieres con "conseguir" una particularidad?

—¿Te unes?

¿En eso se había convertido?
¿En un villano?
Imaginemos por un momento que le vida te ha tratado mal, ¿Acaso no quisieras tomar una pequeña venganza?

Izuku sonrió

—Será un placer

•••
—Así que.... ¿regresaste?— pregunto Tomura mirando como un chico con cabello verde entraba por la puerta.

El chico asistió, sonriendo. Izuku habia ido a ver a All for One, y había conseguido una particularidad, ¿Quien habría dicho que un villano le ayudaría más que un héroe?

—¿Cual es tu nueva singularidad?— le preguntó a Midoriya.

—¿Porque no peleamos y lo averiguas?

—heh, no me subestimes.

—No lo hago— le respondió Izuku —ahora ven, te dejo hacer el primer movimiento.

—Parece que si me subestimas...— el hombre se acercó a Izuku y le tocó el cuello con cuatro dedos, Midoriya, a pesar de ya saber la singularidad de este, no se inmutó.

—¿Y bien?— le dijo Tomura.

—¿Porque no intentas poner los cinco dedos?

Tomura puso su dedo meñique lentamente en el cuello... pero nada paso.

—¿Esa es tu particularidad?— pregunto Shiragaki —¿anular singularidades?

Midoriya asistió, sonriéndole.

—Pero eso no es todo.

—Interesante...

—Ahora que tengo particularidad, nada se interpondrá entre mi y mi objetivo.

—Nada... excepto tú débil cuerpo.

—¿Que tiene que ver mi cuerpo con todo esto?— le pregunto confundido Izuku.

—Cuando anules la particularidad de tu oponente no tendrás más opción que vencerlo en una batalla frente a frente.

—Es ahí donde entra mi segunda particularidad— dijo Izuku sonriendo —con esta puedo regresar los ataques.

—Enséñamelo—. Ordenó Shiragaki

—Como me tocaste una vez, debería de ser capaz de usar tu particularidad una vez, así que si hago esto...— Midoriya alargo la mano hacia un taburete que estaba cerca de él, cuando sus cinco dedos se posaron, el taburete se convirtió en cenizas.

El hombre asistió, impresionado de la buena particularidad que su maestro le había dado.

—Ya podemos pasar a la parte dos del plan.

—¿Y se podría saber cual es esa parte?— pregunto Izuku.

—Conseguir más aliados.

—Me parece una buena idea— opino el pecoso —solo tú y yo es muy triste.

—¿Quien dijo que solo éramos tú y yo?

—¿Hm? No he visto a nadie más por aquí...

—Tenemos un miembro más, no lo conoces porque ha estado de misión, consiguiendo más miembros y formas de vencer a cierto héroe.

—Ya les dije que tengo información sobre todos los héroes, ¿no? Díganme el nombre y yo hallare una forma de vencerle.

—Ya tenemos la forma de vencerle— le dijo Tomura —Solo necesitamos encontrar un punto donde sabemos que estará para atacar.

—¿Cual héroe es?— Insistió Izuku.

—Tu no te rindes, ¿verdad?

—Jamás— dijo orgulloso Midoriya —Ahora dime.

—Espera unos meses, aún no se si eres digno de confianza.

Izuku resopló.

—Vale, vale— dijo subiendo las manos en señal de derrota.

—Ahora te daré la misma misión que a Kurogiri (el otro miembro), busca villanos que podrían sernos útiles y reclutarlos para nuestra causa.

—¿Que tipo de gente buscamos?

—Necesitamos personas astutas, que sepan tomar decisiones; el tener particularidad poderosa no es muy importante.

—Entonces me voy— Dijo Izuku mientras se levantaba del sofá en el que estaba sentado y caminaba hacia la puerta.

—Y recuerda Midoriya, no lo arruines— le dijo Tomura, el chico solo asistió sin siquiera voltearlo a ver y salió a la calle.

Izuku salió a la calle y poniendo las manos en sus bolsillos, empezó a caminar.

Miraba hacia los lados, buscando a alguna persona interesante o con alguna intención malévola.

Así pasó un rato sin que pasara nada interesante. El chico resopló, molestó; casi acabaría creyendo que todo el mundo estaba en su contra.

—¡Ya te dije que no lo haré, Viejo!— sino una voz en un callejón cercano, Midoriya se paro de golpe al oír la voz, que, al parecer, hablaba por teléfono

—Interesante...— murmuro Izuku sacando un cuaderno de notas, se asomó en el callejón y ahí vio a un chico dándole la espalda.

El chico parecía de su edad, tenia un extraño cabello, la mitad era color rojo y la otra era color blanco. Midoriya, sin despegar la mirada del chico lo dibujó rápidamente en la página.

—¡No me importa lo que pienses!— Gritó el chico de extraños cabellos —¡Ya te he dicho que no lo haré!

El chico, harto, separó el celular de su oreja y colgó la llamada, se giró y le pegó una patada a una bolsa de basura que estaba cerca, congelándola

Midoriya anotó que tenía una particularidad de hielo, y también pudo diferenciar una cicatriz en su ojo

Izuku sonrió para sus adentros y siguió caminando, con ese pequeño dibujo, y su habilidad, estaba seguro que encontraría la manera de reclutarlo.

Izuku siguió caminando... ¿Quien sabe? Quizás encontraría algo interesante...

—Así que.... ¿regresaste?— pregunto Tomura mirando como un chico con cabello verde entraba por la puerta.

El chico asistió, sonriendo. Izuku habia ido a ver a All for One, y había conseguido una particularidad, ¿Quien habría dicho que un villano le ayudaría más que un héroe?

—¿Cual es tu nueva singularidad?— le preguntó a Midoriya.

—¿Porque no peleamos y lo averiguas?

—heh, no me subestimes.

—No lo hago— le respondió Izuku —ahora ven, te dejo hacer el primer movimiento.

—Parece que si me subestimas...— el hombre se acercó a Izuku y le tocó el cuello con cuatro dedos, Midoriya, a pesar de ya saber la singularidad de este, no se inmutó.

—¿Y bien?— le dijo Tomura.

—¿Porque no intentas poner los cinco dedos?

Tomura puso su dedo meñique lentamente en el cuello... pero nada paso.

—¿Esa es tu particularidad?— pregunto Shiragaki —¿anular singularidades?

Midoriya asistió, sonriéndole.

—Pero eso no es todo.

—Interesante...

—Ahora que tengo particularidad, nada se interpondrá entre mi y mi objetivo.

—Nada... excepto tú débil cuerpo.

—¿Que tiene que ver mi cuerpo con todo esto?— le pregunto confundido Izuku.

—Cuando anules la particularidad de tu oponente no tendrás más opción que vencerlo en una batalla frente a frente.

—Es ahí donde entra mi segunda particularidad— dijo Izuku sonriendo —con esta puedo regresar los ataques.

—Enséñamelo—. Ordenó Shiragaki

—Como me tocaste una vez, debería de ser capaz de usar tu particularidad una vez, así que si hago esto...— Midoriya alargo la mano hacia un taburete que estaba cerca de él, cuando sus cinco dedos se posaron, el taburete se convirtió en cenizas.

El hombre asistió, impresionado de la buena particularidad que su maestro le había dado.

—Ya podemos pasar a la parte dos del plan.

—¿Y se podría saber cual es esa parte?— pregunto Izuku.

—Conseguir más aliados.

—Me parece una buena idea— opino el pecoso —solo tú y yo es muy triste.

—¿Quien dijo que solo éramos tú y yo?

—¿Hm? No he visto a nadie más por aquí...

—Tenemos un miembro más, no lo conoces porque ha estado de misión, consiguiendo más miembros y formas de vencer a cierto héroe.

—Ya les dije que tengo información sobre todos los héroes, ¿no? Díganme el nombre y yo hallare una forma de vencerle.

—Ya tenemos la forma de vencerle— le dijo Tomura —Solo necesitamos encontrar un punto donde sabemos que estará para atacar.

—¿Cual héroe es?— Insistió Izuku.

—Tu no te rindes, ¿verdad?

—Jamás— dijo orgulloso Midoriya —Ahora dime.

—Espera unos meses, aún no se si eres digno de confianza.

Izuku resopló.

—Vale, vale— dijo subiendo las manos en señal de derrota.

—Ahora te daré la misma misión que a Kurogiri (el otro miembro), busca villanos que podrían sernos útiles y reclutarlos para nuestra causa.

—¿Que tipo de gente buscamos?

—Necesitamos personas astutas, que sepan tomar decisiones; el tener particularidad poderosa no es muy importante.

—Entonces me voy— Dijo Izuku mientras se levantaba del sofá en el que estaba sentado y caminaba hacia la puerta.

—Y recuerda Midoriya, no lo arruines— le dijo Tomura, el chico solo asistió sin siquiera voltearlo a ver y salió a la calle.

Izuku salió a la calle y poniendo las manos en sus bolsillos, empezó a caminar.

Miraba hacia los lados, buscando a alguna persona interesante o con alguna intención malévola.

Así pasó un rato sin que pasara nada interesante. El chico resopló, molestó; casi acabaría creyendo que todo el mundo estaba en su contra.

—¡Ya te dije que no lo haré, Viejo!— sino una voz en un callejón cercano, Midoriya se paro de golpe al oír la voz, que, al parecer, hablaba por teléfono

—Interesante...— murmuro Izuku sacando un cuaderno de notas, se asomó en el callejón y ahí vio a un chico dándole la espalda.

El chico parecía de su edad, tenia un extraño cabello, la mitad era color rojo y la otra era color blanco. Midoriya, sin despegar la mirada del chico lo dibujó rápidamente en la página.

—¡No me importa lo que pienses!— Gritó el chico de extraños cabellos —¡Ya te he dicho que no lo haré!

El chico, harto, separó el celular de su oreja y colgó la llamada, se giró y le pegó una patada a una bolsa de basura que estaba cerca, congelándola

Midoriya anotó que tenía una particularidad de hielo, y también pudo diferenciar una cicatriz en su ojo

Izuku sonrió para sus adentros y siguió caminando, con ese pequeño dibujo, y su habilidad, estaba seguro que encontraría la manera de reclutarlo.

Izuku siguió caminando... ¿Quien sabe? Quizás encontraría algo interesante...

•—Así que.... ¿regresaste?— pregunto Tomura mirando como un chico con cabello verde entraba por la puerta.

El chico asistió, sonriendo. Izuku habia ido a ver a All for One, y había conseguido una particularidad, ¿Quien habría dicho que un villano le ayudaría más que un héroe?

—¿Cual es tu nueva singularidad?— le preguntó a Midoriya.

—¿Porque no peleamos y lo averiguas?

—heh, no me subestimes.

—No lo hago— le respondió Izuku —ahora ven, te dejo hacer el primer movimiento.

—Parece que si me subestimas...— el hombre se acercó a Izuku y le tocó el cuello con cuatro dedos, Midoriya, a pesar de ya saber la singularidad de este, no se inmutó.

—¿Y bien?— le dijo Tomura.

—¿Porque no intentas poner los cinco dedos?

Tomura puso su dedo meñique lentamente en el cuello... pero nada paso.

—¿Esa es tu particularidad?— pregunto Shiragaki —¿anular singularidades?

Midoriya asistió, sonriéndole.

—Pero eso no es todo.

—Interesante...

—Ahora que tengo particularidad, nada se interpondrá entre mi y mi objetivo.

—Nada... excepto tú débil cuerpo.

—¿Que tiene que ver mi cuerpo con todo esto?— le pregunto confundido Izuku.

—Cuando anules la particularidad de tu oponente no tendrás más opción que vencerlo en una batalla frente a frente.

—Es ahí donde entra mi segunda particularidad— dijo Izuku sonriendo —con esta puedo regresar los ataques.

—Enséñamelo—. Ordenó Shiragaki

—Como me tocaste una vez, debería de ser capaz de usar tu particularidad una vez, así que si hago esto...— Midoriya alargo la mano hacia un taburete que estaba cerca de él, cuando sus cinco dedos se posaron, el taburete se convirtió en cenizas.

El hombre asistió, impresionado de la buena particularidad que su maestro le había dado.

—Ya podemos pasar a la parte dos del plan.

—¿Y se podría saber cual es esa parte?— pregunto Izuku.

—Conseguir más aliados.

—Me parece una buena idea— opino el pecoso —solo tú y yo es muy triste.

—¿Quien dijo que solo éramos tú y yo?

—¿Hm? No he visto a nadie más por aquí...

—Tenemos un miembro más, no lo conoces porque ha estado de misión, consiguiendo más miembros y formas de vencer a cierto héroe.

—Ya les dije que tengo información sobre todos los héroes, ¿no? Díganme el nombre y yo hallare una forma de vencerle.

—Ya tenemos la forma de vencerle— le dijo Tomura —Solo necesitamos encontrar un punto donde sabemos que estará para atacar.

—¿Cual héroe es?— Insistió Izuku.

—Tu no te rindes, ¿verdad?

—Jamás— dijo orgulloso Midoriya —Ahora dime.

—Espera unos meses, aún no se si eres digno de confianza.

Izuku resopló.

—Vale, vale— dijo subiendo las manos en señal de derrota.

—Ahora te daré la misma misión que a Kurogiri (el otro miembro), busca villanos que podrían sernos útiles y reclutarlos para nuestra causa.

—¿Que tipo de gente buscamos?

—Necesitamos personas astutas, que sepan tomar decisiones; el tener particularidad poderosa no es muy importante.

—Entonces me voy— Dijo Izuku mientras se levantaba del sofá en el que estaba sentado y caminaba hacia la puerta.

—Y recuerda Midoriya, no lo arruines— le dijo Tomura, el chico solo asistió sin siquiera voltearlo a ver y salió a la calle.

Izuku salió a la calle y poniendo las manos en sus bolsillos, empezó a caminar.

Miraba hacia los lados, buscando a alguna persona interesante o con alguna intención malévola.

Así pasó un rato sin que pasara nada interesante. El chico resopló, molestó; casi acabaría creyendo que todo el mundo estaba en su contra.

—¡Ya te dije que no lo haré, Viejo!— sino una voz en un callejón cercano, Midoriya se paro de golpe al oír la voz, que, al parecer, hablaba por teléfono

—Interesante...— murmuro Izuku sacando un cuaderno de notas, se asomó en el callejón y ahí vio a un chico dándole la espalda.

El chico parecía de su edad, tenia un extraño cabello, la mitad era color rojo y la otra era color blanco. Midoriya, sin despegar la mirada del chico lo dibujó rápidamente en la página.

—¡No me importa lo que pienses!— Gritó el chico de extraños cabellos —¡Ya te he dicho que no lo haré!

El chico, harto, separó el celular de su oreja y colgó la llamada, se giró y le pegó una patada a una bolsa de basura que estaba cerca, congelándola

Midoriya anotó que tenía una particularidad de hielo, y también pudo diferenciar una cicatriz en su ojo

Izuku sonrió para sus adentros y siguió caminando, con ese pequeño dibujo, y su habilidad, estaba seguro que encontraría la manera de reclutarlo.

Izuku siguió caminando... ¿Quien sabe? Quizás encontraría algo interesante...

•••
Un chico rubio ceniza y ojos carmesí miraba por la ventana de su habituación, ciertamente molestó.

Abajo, en el primer piso de su casa, se encontraba Inko Midoriya, y estaba hablando con su mamá, Mitsuki Bakugou.

Al parecer el idiota de Deku se había escapado de su casa hace dos semanas y no había vuelto.

—tsk— dijo el chico, evidentemente molesto.

Había logrado aplicar al examen de admisión de la UA, el mismo All Might le había salvado la vida y el idiota de Deku por fin había salido de su vida, pero, ¿Por que se sentía tan enojado?

—¡Katsuki, baja a saludar!— Gritó Mitsuki desde el primer piso.

El chico no respondió.

—¡KATSUKI!— insistió su madre.

—¡Ya voy!— Gruño al saber que no le iba a dejar en paz.

Katsuki se levantó de su asiento y bajo las escaleras, en la sala se encontraba Inko junto a Mitsuki, en la mesa habían dos tazas de té que al parecer las mujeres habían estado tomando.

—Hola— saludo Katsuki, después de eso se dio la vuelta, con intensiones de regresar a su habitación.

—Oh, Bakugo-kun, ¿cómo estás?— saludo Inko.

El chico rubio suspiro y se voltio de nuevo.

—Muy bien, gracias— Le respondió Katsuki, por muy enojado muy estuviera, entendía la posición en la que se encontraba Inko. Y él, esperando entrar a la mejor escuela para héroes, estaba considerando ser una mejor persona con los demás.

—Oí que aplicarás a la UA, ¿Verdad, Bakugou-kun?— le preguntó Inko dedicándole una sonrisa triste ¿Como no iba a estar triste, si esa era la escuela con la que su hijo soñaba con ir?

Bakugou solo asistió, incómodo. ¿Porque el maldito Deku había desaparecido y tenia que hacerle pasar toda esa molestia?

—Que bien, te deseo lo mejor— dijo Inko —Mitsuki-san, creo que me iré.

—¿Es porque Bakugou te molestó? Porque si es así le puedo...

—No, no es eso— se apresuró a decir Inko— Pero aún me queda trabajo por hacer, gracias por todo, Mitsuki-san.

—Te acompañaré a la puerta— dijo Mitsuki incorporándose.

—Gracias Mitsuki-san— agradeció Inko —Adiós Bakugou-kun

El chico murmuró un pequeño adiós. Ambas mujeres se levantaron y caminaron hacia la puerta.

—Maldito Deku...— murmuró Katsuki antes de volver a su habitación.

Bakugou se puso ropa de hacer ejercicio y salió a correr, no podía echar a perder su figura, menos cuando el examen de admisión estaba tan cerca.

Bakugou salía a correr todos los días por la ciudad, a veces oía ataques de villanos e inconscientemente se acercaba, a ver si quizás Deku estaba ahí.

~¿Cuando me volví tan débil?~ Pensó el rubio ceniza mientras corría hacia los gritos que oyó ~¿en un efecto de convertirse en héroe? Mierda...

Cuando el chico llegó a su destino miro al héroe Kamui Woods y a la novata Mount Lady peleando contra un villano con cabeza de tiburón.

El chico miro a ambos lados, pero no vio por ningún lado su inconfundible cabello verde.

—Ya que...— murmuro el chico antes de seguir corriendo.

•••

—Oye...— dijo un chico pecoso acercándose a uno de cabellos bicolor —Se te ha caído esto.

Izuku había estado siguiendo al chico durante los últimos días, enterándose de los lugares en los que suele estar, sus aficiones y su parentesco.

Ahora Izuku estaba más seguro de que se podría unir a la liga, después de todo su relación con el héroe número dos dejaba mucho que desear...

—¿Hm?— dijo el chico volteándose, ahí lo miraba Midoriya extendiéndole su billetera.

El chico extendió su mano para tomarla, pero Izuku inmediatamente recogió el brazo y negó con la cabeza.

—Cuando te entregan algo, tienes que decir "gracias"— le dijo sonriendo —¿Lo intentamos de nuevo, hijo de Endeavor?

El chico abrió ambos ojos, sorprendido; pero rápidamente se puso en guardia.

—¿Quien eres y que quieres de mi?

—No soy nadie importante— dijo el pecoso encogiéndose de hombros —Pero quiero que te unas a mi organización.

—¿Cual organización?

—La Liga de Villanos— le dijo Izuku sonriéndole.

Todoroki se sobresaltó, ¿El chico era un villano?

–¿Acaso crees qué hay manera que yo me una a unos sucios villanos?— le preguntó Todoroki.

—¿Acaso parezco un sucio villano?— Le respondió Izuku frunciendo el ceño.

Shoto no respondió.

—Soy un villano por culpa de los héroes— le explicó Midoriya — Además, un villano me sacó de la "oscuridad".

—¿A que te refieres?

—Ahora soy alguien, tengo un propósito— le dijo Izuku mirando al cielo —¿No quieres tener un propósito y lograr algo por ti mismo? Ya sabes... sin la ayuda de Endeavor.

Todoroki lo considero durante un momento, ¿Acaso el chico tenía razón? ¿Estaba hecho para ser un villano?

Izuku suspiró.

—Te dejaré una dirección, por si cambias de opinión— dijo Izuku entregándole un papel —Si vas, pregunta por mi, Izuku Midoriya.

Todoroki tomó el papel, dudoso. El chico le dedicó una pequeña sonrisa y se dio la vuelta, alejándose. Ahí, en el callejón, quedo un chico bicolor, el cual se empezaba a cuestionar su lealtad a los héroes.

Izuku sonrió al cielo.

•••
Izuku entró al bar, agotado después de correr por dos horas. Había estado entrenando su cuerpo, así ya podría pelear en cuerpo a cuerpo y no será una molestia cuando se le necesita.

Ahí le esperaba Tomura, pero Izuku se llevó una sorpresa al ver que no estaba solo, como de costumbre. Izuku decidió no darle importancia, y cerró la puerta detrás de él. Se sentó en el sillón, mirando su teléfono.

—¿Tu eres Midoriya?— pregunto el tipo, era un adulto, y vestia un uniforme de bartender y su piel parecía un vacío.

Midoriya asistió, sin mirarlo; su vista estaba fija en su teléfono, estaba esperando una llamada.

—Soy Kurogiri— dijo el hombre —Shiragaki me ha hablado de ti

Izuku asistió, aún sin levantar la vista. de su celular, diablos, ¿cuanto se tardaría en llamarle?

—Oye, tú, ¿Encontraste a alguien interesante?— le pregunto Tomura.

El chico asistió, en ese momento su teléfono sonó.

—¿Diga?— respondió el chico.

—¿Llamó a Izuku Midoriya?— dijo la voz del otro lado de la línea, Kurogiri y Tomura miraron confundido a Izuku, ¿que pretendía?

—Si, habla Izuku Midoriya, ¿En que te puedo ayudar?

—Llamó por tu oferta... la quiero aceptar— dijo la voz.

—Me alegra que hayas decidido aceptar— le respondió Izuku.

—¿Hay algún lugar donde nos podamos reunir? Ya sabes, a discutir el tema...

—Te mandaré una dirección de un café cercano, ahí nos podríamos ver.

—Vale, ¿Te parece mañana por la tarde?— pregunto la voz.

—Ajá...— respondió distraídamente Izuku —Hasta mañana.

—Adiós.

La llamada se cortó.

—¿Con quien hablabas?— pregunto Tomura.

—Con nuestro nuevo miembro, con él y el hijo de Endeavor no hay nada que temer— le dijo Midoriya.

—¿El hijo de Endeavor?— pregunto Kurogiri.

—Ajá, el hijo menor, Shoto Todoroki— le explicó.

—Que coincidencia... —murmuro Kurogiri

—¿Eh?— pregunto Izuku, confundido, el hombre negó para quitarle importancia

—¿Y a ti?— pregunto Tomura dirigiéndose a Kurogiri —¿Como te fue reclutando?

—Me parece que bien— respondió el hombre —Reclute por lo menos a cien miembros que podrían estar interesados.

—¿A-A cien?— pregunto Izuku preocupado, él solo había reclutado a dos...

Kurogiri asistió sin darle mucha importancia.

—Llevó por lo menos un año reclutando gente— le explicó —Además la mayoría son desechables, solo los usaremos para atacar.

—Ya veo...— murmuro —¿Para atacar a "ese héroe"?

Tomura asistió

—Pronto te diremos quien es— le dijo —Se paciente

Midoriya estaba a punto de reclamar, pero un toque en la puerta le interrumpió. Tomura y Kurogiri se pusieron alerta, pero Izuku ya sabía quien era, así que se acercó a la puerta y la abrió.

—Bienvenido, Todoroki-kun— dijo Izuku sonriendo.

Al otro lado se encontraba Shoto Todoroki, el hijo menor de Endeavor. El chico no parecía muy feliz de estar ahí, pero había decidido que Izuku tenía razón, él no tenía porque convertirse en héroe.

—Tomura-san, Kurogiri-kun, déjenme presentarles a Todoroki Shoto-kun— hablo Midoriya —el hijo menor de Endeavor y el nuevo miembro de la liga de villanos.

—Mucho gusto, Todoroki-san— saludo Kurogiri.

Shoto solo asistió con la cabeza en modo de saludo.

—¿Ahora que?— pregunto Shoto —Ya estoy aquí, ¿me dirán cual es su objetivo?

Tomura estaba a punto de responder, pero Izuku se le adelantó.

—Aún no sabemos si eres digno de confianza, no tenemos la certeza de que saldrás corriendo a decirle a tu padre o a los héroes— dijo Izuku —Aún no te podemos decir nuestro objetivo, ¿No es así, Shiragaki-san?

Tomura sonrió, Izuku Midoriya era un definitivamente un chico interesante...

—Exactamente, Midoriya— le respondió mirándolo fijamente.

El chico de cabellos bicolor resopló, le habían hecho tragar su orgullo y se había presentado frente a unos villanos, ¿Y ahora le decían que no confiaban en él? Vaya broma...

—Tranquilízate— le dijo Kurogiri —Pronto sabrás para que te necesitamos.

Todoroki asistió, aún enfurruñado.

—Por ahora vete a tu casa— le dijo Tomura —Te contactaremos nosotros. Y recuerda, si le dices de esto a alguien, da tu vida por terminada.

Shoto asistió una vez más y salió del local. Izuku se levantó del sillón y se dirigió a su habitación.

Si,
A su habitación.

Al parecer ese pequeño bar era mucho más que un bar, tenía seis habitaciones, una cocina y hasta una sala con una televisión.

Midoriya, al estar escapando de casa, se alojaba ahí; se había apropiado de una habitación y la había decorado a su gusto. Esta vez, en vez de una habitación llena de mercancía de All Might, tenía una llena de cuadros con información de héroes.

¿Se te ocurre de donde los sacó?
¡Pues claro!
¡Sus apuntes de héroes!

Había enmarcado cada página que contuviera información importante de cada héroe. Al parecer, todos sus años siendo todo un fan de los héroes le ayudarían en su vida de villano

~Que irónica es la vida, ¿no?~ pensó el chico acostado en su cama, mirando al techo. El sueño le empezó a afectar, y sin cambiarse de ropa se acomodó, dejándose abrazar por la oscuridad