Actions

Work Header

Un quinteto de lo más extraño

Chapter Text

 

 

Hola, buenas tardes, días, o noches, me complace mostrar mí primera historia de este fandom, y que mis seguidores de otras historias dentro de nada me cuelgan, pero bueno eso es harina de otro costal, si quieren situar esta historia en el sentido cronológico es a la mitad del primer año de Jin, poco más puedo decir que lo disfruten:


 

 

∆Parte I: ∆


Otro día más en este instituto mierdoso, lleno de animales mierdosos.

Ya casi llevo un año aquí y apenas puedo tolerarlo, el único vestigio de esperanza que tengo es mi hermosa Hitomi, sin ella, ¡de seguro perdería la cabeza!

Aunque dentro de lo que cabe y quitando algunas molestias, el club de cocina no está tan mal, al menos es mejor que las clases normales.

Al menos ya estoy en la entrada, solo queda esperar a que ese perro estúpido haya sufrido.

- ¡Jin! - Grito una voz, estaba animada, como siempre.

Sin siquiera mirar, levanté mí mano con la palma extendida, parando el avance de la idiota.

- Te he dicho miles de veces que dejes de hacer eso - murmuré desganado, ya es cansador que haga esto todos los días.

Mientras qué seguía avanzando hacía la entrada, ella solo corretearba al rededor mío, decidí ignorarla.

Pero una voz hizo que me detuviera.

- ¡Jin-dono! ¡Espere un segundo por favor! -

Me voltee hacía el que había hablado, es obvio a quien pertenecía esa voz solo hay un animal que me dice de esa manera.

- ¡Necesito pedirle algo! -

Que demonios quería este león, incluso el perro estúpido se quedó observándolo con curiosidad.

Yo solamente levanté una ceja y dije con un tono tranquilo.

- ¿Que quieres león estúpido? - probablemente sea algo de la impala, seriamente va a ser algo de ella.

El felino nos vio durante unos segundos, como si estuviera intentando encontrar las palabras adecuadas. Pero, mientras más pasaba el tiempo más me impacientaba, empecé a dar pequeños pisotones con mí pie izquierdo.

- ¡No importa lo que sea, nosotros te ayudaremos! - y como no, el perro estúpido, solamente aceptando sin saber lo que es, y hablando por mí.

¡Oye, yo no…! - empecé a decir irritado, pero fui cortado por el león.

En realidad, solo necesito a jin-dono, pero agradezco el ofrecimiento… - dijo con nerviosismo notable en sus palabras.

Esto dejo de piedra a la canina estúpida, tengo que admitir que es algo gracioso de ver, pero esto me dejó algo sorprendido, algo que solamente me necesita a mí, esto es interesante.

- Jin-dono, ¿podríamos juntarnos en la cafetería de la escuela en el almuerzo? - El sudor caía por la cara de este idiota, no entiendo porque está en ese estado.

Pero igual que hago, no me interesa mucho ayudar, en realidad creo que no gano nada por esto.

Espera ...

Si almuerzo con el, ni el perro mierdoso, ni la koala mierdosa me molestaran, no tendré que aguantar a la panda masoquista, puede que pierda un día con Hitomi, pero, es un costo que estoy dispuesto a un desayuno tranquilo.

- Entendido león mierdoso, nos vemos en la puerta de la cafetería. - Dijo sin rodeos, ni mostrando ninguna emoción.

- Mira, estoy dispuesto a ... - se detuvo por un segundo y me miró sorprendido, al igual que la idiota que sus ojos parecían que iban a salirse de sus cuencas - espera, ¡¿en serio ?!

- Si, y no molestes mas o cambiaré de opinión! - dije un tanto enojado, que es tan difícil escuchar lo que dije, ¡león sordo!

- ¡Gracias jin-dono! ¡Nos veremos ahí! - dijo alegre, ahora volvía a tomar el semblante de siempre, el de un gran león.

"Recién parecer un gatito de mierda ..." - pensé para mis adentros, que clase de cambio de humor tiene este idiota.

Dejando todo eso de lado, decidí seguir mi camino, mientras dejaba atrás a la lobo con falta de crecimiento.

- ¡Espera! ¡Jin! - el grito de mí agonía sonó atrás mío.

- "Espero que estés no sea un día largo ..." - pensé para mí mismo, mientras me detenía a esperar a esa idiota.


 

 

∆Intermedio I: rumores interesantes∆


En un salón, en medio de una de las clases de segundo año se escuchaban unos murmullos.

Una coneja blanca dijo con un tono de pánico.

- ha escuchado los rumores, ¡parece que han desaparecido animales! - la pequeña coneja se mordía las uñas.

La ardilla que estaba a su lado le contesta en el mismo tono.

- Si los escuchó, parece que se especifica un lugar en específico, el distrito Hachi, la zona de la ciudad que está prohibida - el sudor de la isla por la cara de la pequeña.

Una cabra macho que estaba atrás de ellas comento alarmado.

- Ese lugar tiene que ser horrible, ¿no es donde viven los arácnidos? -

Las dos hembras que estaban al frente del asintieron, provocando que la cabra tragara saliva.

Todos sabían de la existencia de ese lugar, pero a veces no teníamos conocimiento de este, un ejemplo de esto último era un pequeño topo, el cual no entendía qué querían decir sus compañeros.

- ¿Qué es ese distrito? - pregunto inocentemente en voz baja.

Los otros tres animales lo vieron con horror, no entendían como alguien no conocía ese lugar.

- ¡Es el lugar de recidencia de los arácnidos! ¡Muy pocos han sido capaces de volver de ahí con vida! - expreso con miedo la coneja, había empezado un temblar.

- ¡Los arácnidos son muy extraños, y peligrosos! ¡Poseen muchas patas, y son muy venenosos! - expreso con un gran pavor la ardilla.

- Nunca quiero ir a parar a ese sitio ... - susurro la cabra mientras templaba enormemente.

Pero está charla se vio interrumpida por el profesor que grito enojado.

- ¡Ese grupo del fondo! ¡¿Quiere extinguirse ?! -

- ¡No, profesor! - Dijeron los cuatro al mismo tiempo, lo más rápido que requerían.

- Entonces. ¡Cierren el hocico! -

- ¡Entendido profesor! - dijeron de vuelta simultáneamente.


 

 

∆Parte II


Las horas pasaron más rápido de lo que esperaba, ahora mismo estaba a punto de finalizar la hora de zoología

La verdad está materia, a pesar de ser mi favorita, ya tengo bastantes conocimientos de está, así que no presto mucha atención, solo espero que la hora termine, lo que puedo ver de reojo es un Hitomi, ella parece estar muy centrada.

Se ve muy linda de esa forma ~

Mientras tanto cerca de mí ángel, veo un perro estúpido que pareciera echar humo por la cabeza, ya veo pidiendo algunas tutorías, demonios ...

Antes de que pueda seguir mirando los alrededores del salón, el timbre se digna un sonar.

Yo solo suspiro, para luego levantarme tranquilamente, ya era hora del almuerzo, y no me quedaba otra que reunirme con ese león.

Ignorando todo el tumulto y caos que se había generado, me dirijo a la cafetería, la cual, por suerte se encuentra cerca de mí salón.

Gracias a la cercanía tardía solamente un par de minutos en llegar, la entrada está abarrotada.

- “Malditos animales mierdosos” - me quejo mentalmente, alguien me puede recordar, ¿por qué demonios me inscribí a esta preparatoria?

Solamente me coloco en la pared al costado de la puerta, saco un libro de biología pequeño que tengo, y comienzo a leerlo, solo queda esperar ...

Pasan unos pocos minutos, y escucho la voz de quien me cito.

- Jin-dono, ya estamos aquí - diciendo mientras se acercaba, un semblante tranquilo se mostraba en el.

Yo solo volteó hacia el, pero para mí sorpresa, alguien más se especificó con el, más específicamente, el mayor marimacho de todo el maldito lugar.

Yo solo me quedo observando confundido al tercero, pero parece que ella tiene la misma mirada. El león al darse cuenta cuenta digna a hablar.

- Tranquilos, busquemos algo de comida, un lugar para sentarnos, y les cuento todo - la expresión relajante nunca dejo su rostro, lo único que hizo fue adentrarse en la cafetería.

Yena y yo solamente nos miramos por unos segundos, ella levanto los hombros dando un sentido que no tenía ni idea de lo que hablaba, así que solo decidimos hacer lo que el león tenía.

 

 


Ahora con carne, y unos huesos. No encontrábamos en una mesa, yo me quedé al lado de la hiena, mientras que nuestro citador están en frente.

- Bien, ahora, que quieres León estúpido, y para que nos ha citado. - dije sin dar más rodeos, mientras le doy un mordisco a mí carne cocida.

- Si, Rey, ¡tanto misterio es molesto! - espetó algo irritada la hiena, no la voy a juzgar en este caso.

Ahora el felino había perdido a sudar, este león pelado si que es molesto.

Pero en vez de pronto vida y media en contestar, lo digo bastante rápido.

- Estoy planeando hacer una fiesta y necesito su ayuda - dijo lo más calmado que pudo ...

Espera ...

Estás diciendo que eso era todo, y para que mierda me necesite a mí, paso de está porquería.

Yo ya me estaba disponiendo de levantarme, esto era una pérdida de maldito tiempo.

- ¡Espera Jin-dono! ¡Déjame explicarles! - dijo bastante desesperado, por favor, no hagas ojos de gatito, a vos no te quedan león de mierda.

Igual que tengo que perder, además de minutos de mí vida. Rode los ojos y me disculpen a escuchar.

El felino aclaro su garganta, y prosiguió a explicar.

- Miren se que está parece una idea simple y que no necesitaría tanto misterio, pero esto es algo que él quería hacer desde hace mucho tiempo, pero necesito de ciertas personas para que salga perfecta, ustedes son dos de ellas - dijo con un semblante serio mientras sudaba un poco.

Yena y yo nos miramos con una cara de póker, no entendíamos nuestros roles. El león calvo tuvo su mirada hacia la hiena.

- Yena, eres muy querida por la mayoría de las hembras de la preparatoria, puedes repartir invitaciones en secreto de está, además serías una buena seguridad en el interior del lugar, dada tu fuerza - estás palabras formaron una gran sonrisa, en la cara de la estúpida hiena, mientras tanto, el felino giraba su cabeza hacia mí.

- Mientras tanto Jin-dono, tu conocimiento de animales sería muy útil al ayudarnos a organizar un lugar que sea bueno para todas las especies, además ayudaría a conseguir comida adecuada - esto me irritaría bastante, esto sería demasiado trabajo, sin un verdadero beneficio.

Mientras me agarró la cabeza irritada, digo:

- Y esto en que me conviene o ayuda, no veo ninguna razón para ayudarte ... - estás palabras hacen que el león mire fue abajo nervioso, que estupidez.

- ¿Es que no crees poder hacerlo idiota? - dijo relajada la hiena, pero también podría notar un atisbo de diversión en su voz.
Ella solo estaba jugando con un hueso, como si fuera lo que acabara de decir no fuera nada.

- ¿¡Que dijiste hiena idiota ?! - dije ahora un poco, bastante enojado; mientras la fulminaba con la mirada.

- Dije que, eras tan inferior que no puedes hacer tus tareas simples - Dijo mientras sonreía de manera petulante, está maldita si me está sacando de los nervios.

- ¡Claro que puedo hacerlo! - dije lo más tranquilo que pude, pero el veneno se escurría por mis labios.

- ¡Entonces demuestra lo! -

- Bien hiena de mierda, lo haré - decia seria con los brazos cruzados - pero con una condición, si logro satisfacer a la gran mayoría de los participantes de esta fiesta, ¡tu seras mí esclava durante una semana!

- Pero si no lo consigues, tu serás el mío entendido - dijo la maldita con una gran sonrisa, esto mientras extendía la mano, está idiota me puso de los nervios la voy a hacer tragar polvo.

Agarré su mano y la apreté, la apuesta estaba hecha, no pienso perder contra un animal.

Ella sonríe con superioridad, esa sonrisa me da bastante rabia.

El león mierdoso da una aplauso, para que nos volvamos a centrar en el, y comienza a hablar de nuevo.

- Como veo que los dos están dentro solo queda decir unas pocas cosas, fijar un punto de reunión, y si podemos reunirnos esta tarde, voy a tratar de convencer al último de nuestros integrantes que tengo idea de contratar, pero queda una pregunta para ustedes - respiro por un segundo, para luego continuar con el mismo tono calmado - ¿ustedes pueden alguien que se pueda cargar de la música?

Pienso por un segundo mientras la hiena responde.

- Yo te digo desde ahora que no tengo a nadie, no tengo a muchos conocidos con buen oído musical, ni con el equipo que necesitaríamos ... - contesto pensativa, para luego recostarse en la silla, y dirige su mirada hacia mí - ¿tu conoces a alguien jin?

Me mantengo en silencio por unos segundos.

¿Alguien que conozco tiene buen equipo de música? ¿Y buen oído?

De repente me viene a la cabeza alguien, no hablo con el desde hace un par de años, pero conociendo a ese idiota, de seguro tiene lo que necesitamos y se apunta, pero necesito confirmar algunas cosas primero.

- León mierdoso primero necesito que contesta algunas preguntas: primero, ¿Por qué no solicitas ayuda al club de cocina al completo? Y segundo, ¿Va haber alcohol? - la segunda pregunta dejo un tanto extrañados a los dos animales junto a mí.

- Bueno, lo primero es simple, no podemos involucrar a un grupo muy grande de personas en la preparación, dada la gran probabilidad de que descubramos los profesores, y en el segundo, si, es por eso que hay tanto secreto - dijo mientras jugaba con un trozo de carne, parecía que no le dio mucha importancia a estos puntos.

Bueno eso me quita de dudas. Ahora solo queda ver si acepta la persona que necesita.

Saco mí celular, no puedo creer que vaya a llamar a ese idiota hiperactivo, pero bueno creo que es el mejor para este trabajo.

Busco el número rápidamente, y cuando lo encuentro le doy instantáneamente a llamar.

La mirada curiosa de mis dos nuevos compañeros de trabajo se posan en mí, la hiena sigue estirada sobre su silla y el león come su carne.

Luego de unos segundos, el concurso.

- ¡Aloha! ¡Quien es el que llama! - Una voz risueña resuena en el celular.

- Nikola soy yo ... - ¿Por qué estoy haciendo esta estupidez?

- ¡¿Jin ?! ¡¿Hace cuánto que no hablamos ?! Espera, ¿desde cuándo me dices por mí nombre? -

- Estoy con animales, por eso idiota, pero después te digo bien necesito tu ayuda - quiero terminar con esto rápido.

- ¡Vos con animales! Que alguien me pegue porque estoy soñando, ahora en serio que te hace decir que te voy a ayudar, ha pasado tiempo que no me dices nada -

Solo suspiro para decir unas pocas palabras.

- Fiesta, alcohol, necesito música y equipo -

- Estoy dentro, ¿dónde y cuándo hay reunión de preparación? -

Pongo los ojos en blanco, pensando que fue demasiado fácil, maldito fiestero de mierda.

- Hola león mierdoso e hiena idiota, ¿les parece en frente de la preparatoria? ¿A las seis de la tarde? Luego podemos ir a un lugar más tranquilo - pregunto mientras toca el micrófono del teléfono, con todo el griterío, que hay en la cafetería, no me importa levantar un poco la voz.

Ellos dos simplemente asintieron, esto es una confirmación, así que le transmito esto al idiota al teléfono, el cual dijo que estaba disponible para esa hora. Con esto la llamada finaliza.

La hiena se me queda mirando fijamente.

- ¿Qué pasa hiena estúpida? - dijo curioso.

- No pensé que tus amigos amigos - dijo con tranquilidad.

- Hija de pu ... - No logro terminar la frase, por qué el león me tapa la boca. Parece que estos van a ser unos días largos.


 

 

∆Intermedio II: Lobo que quiere conquistar∆


Diablos, ¿Por qué la jefa nunca se fija en mí? ¿Acaso es por la diferencia de edad? ¿Por qué no soy un macho lo suficientemente fuerte? ¿Por que?

Al menos puedo entretenerme haciendo patrulla, le dije a la jefa que iba a hacer otra yo solo, pero la razón de la razón era despejarme.

Llevo mucho tiempo aquí, esto ya se ha vuelto un pasatiempo normal, como me gustaría que las cosas cambien un poco al menos.

- ¡Kuromori-san! - alguien con una voz alegre salto sobre mí, sino supiera quién era, reaccionaria de una manera más agresiva.

- ¿Qué sucede Teru? - digo tranquilo, mientras la agarró para bajarla de mis hombros, pero ahora que me doy cuenta, ¿no acaba de saltar bastante?

Bueno que importa.

- ¡Un león que se hace llamar King te está buscando! - dice sin cambiar la expresión de su cara, ni el tono de su voz, la verdad es que parece una muñeca, no se si, debería darme gracia, o miedo.

- ¿Dónde está? - pregunto tranquilo, mientras me agacho para estar a su altura, ella señalaba una dirección y dados.

- ¡Se encuentra en la pista de atletismo! -

- Gracias por avisarme -

Con eso dicho, acaricio la cabeza de Teru, para luego dirigirme hacia mí destino.

Que querrá el león más fuerte de primero conmigo.

 

 


Luego de unos minutos llegó a la pista.

Veo a King parado al lado de las escaleras, asi que decido acercarme.

- ¿Para que me necesitasbas rey? - pregunto tranquilo, ocultando mi curiosidad. El solo voltea hacia mí con una sonrisa nerviosa.

El hace una señal para que me acerque, cuando estamos a una distancia bastante cercana en mí comienza a susurrar algunas cosas.

Cómo quiere hacer una fiesta y necesita mí ayuda para algo en específico.

- ¿y eso sería? - Mi curiosidad ahora desborda de mis labios.

- bueno; tu principal función es conseguir el alcohol dado a qué eres mayor de edad, y además ayudarnos a mí ya Yena a proteger el interior del lugar -

- ¿Quienes más participan en este plan? -

- Somos, tu, yo, Yena, Jin, y un conocido de este último -

Ahora la pregunta sería que ganó con esto, podría estar jugando el cuello por una fiesta inútil, por muy mayor que sea, proporcionar alcohol a menores me daría bastantes problemas, pero quizás ...

Con esto de verdad puedo llamar la atención de Ferryl, además, ¿que tengo que perder?

- Acepto, rey - digo determinado.

- ¡Genial! No nos reuniremos hoy a las seis de la tarde en frente a la preparatoria, no faltes. - Dije ahora mucho más relajado que antes, y con un último suspiro, el se despido de mí, y partió hizo otro lugar.

Está es mi oportunidad de demostrar que tan macho soy, jefa, espero poder conquistarla algún día.

 

 

Continuara ...