Actions

Work Header

Lights up

Chapter Text

1



Quizás está empezando a plantearse la situación actual como una mala idea.

Quizás hacerle caso al lerdo de Liam no ha sido su mejor decisión hasta la fecha.

¿Que tu novia te haya dejado porque se ha hecho influencer y ya no tienes espacio en su instagram es razón suficiente para explorar tu bisexualidad hasta la fecha algo capada?

A ver, es una razón como otra cualquiera.

Es una razón válida.

Sobre todo porque lleva meses de celibato autoimpuesto y cascársela en casa solo una noche más va a quedar un pelín de pringao. 

Quizás Liam sí que tenga razón. Jamás se lo reconocerá a la cara. 

Con lo de salir, relacionarse, conocer a más gente, salir de su zona de confort y su paquete de pañuelos de su mesita de noche, de su página porno favorita, de ver la luz del sol en persona y no solo por los vídeos de youtube, liarse con alguien de una vez... Esas cosas.

 

Esas cosas sí.

 

Pero que su primera salida de copas sea a ese tipo de local, eso ya no lo ve tan claro.

 

El gilipollas de Liam.

 

Le sudan las manos.

 

Puto Liam.

 

¿En qué estaría pensando?

 

-Te odio.

-Me adoras pero eres demasiado orgulloso para decírmelo y después de esta noche me vas a montar un templo, una religión. Una secta, me da igual- Liam se atusa el pelo con una mano mientras aparca.- Estás oxidado. Hay que dejar que te la menee otro de vez en cuando. U otra. Lo que quieras. Pero dejar a tu manita descansar de vez en cuando.

 

Es gilipollas.

 

-Eres gilipollas. 

 

Están aparcados a pocas calles del sitio donde le ha dicho que le va a llevar y no sabe si va a saber bajarse del coche siquiera. 

 

Ha leído de esos sitios.

 

De sitios donde la gente baila y bebe y se divierte y bueno, un todos con todos. 

 

Una orgía.

 

Una bacanal.

Desenfreno y libertinaje.

 

Lo mismo un sitio así para su primera noche después del “duelo” no sea lo más adecuado. 

 

Le sudan hasta las pestañas. Jesús.

 

-Míralo de esta manera - Liam se vuelve hacia él en el asiento con el motor ya apagado puede oír la ansiedad de su amigo. - Es como una terapia a lo bestia. Si sobrevives a esto, estarás preparado para todo. 

-¿Si sobrevivo? - hay un deje de pánico en su voz. Liam hace un gesto con la mano para quitarle importancia.

-Terapia de choque. Te lo vas a pasar bien y no “tienes” que liarte con nadie ni hacer nada que no quieras. Aquí no te van a juzgar por nada. Pero como te quedes otra noche en tu casa te van a salir raices. Te lo pasarás bien, ya verás.

 

Liam sale del coche y le deja ahí unos segundos en su pánico solitario galopante. 

Respira hondo, cuenta hasta 10 y se atreve a salir del coche.

 

-Eso, poco a poco. 

-Recuérdame una cosa - Liam se vuelve un poco mientras camina por la acera, manos metidas en los bolsillos de la chaqueta - ¿De qué decías que conocías este sitio?

-La noche es oscura, pequeño Lou, y no siempre tiene horrores.