Actions

Work Header

Tres meses

Chapter Text

| Ciudad Playa - La Tierra. Hora de la Despedida |

– ¿Estás seguro de esto Steven?

– Sí, así debía ser después de todo.

– Entonces… este es el Adiós.

– Adiós Spinel.

| ~Tres meses atrás~ |

– Sal conmigo… – Spinel con sus manos en su cadera e inclinándose hacia Steven hasta estar muy cerca de su rostro, lo miró a los ojos y atrevidamente repitió estas palabras, claro sin conocer exactamente su significado y restando total importancia al hecho.

– Ehhh ¿A-a qué te refieres? ¿Sa-salir? ¿D-dónde? – Steven fue preso del nerviosismo y balbuceaba de esta manera. Mientras apartaba a Spinel de su rostro, tomándola por los hombros para establecer una distancia que le resultase segura. Steven evitó en todo momento hacer contacto directo con la mirada confundida de Spinel.

– Ya sabes, “Salir” ¿No es algo que hacen los humanos? Escucha, solo podré estar en la Tierra por tres meses ¿No es así? Pues bien, quisiera poder saber que vio mi diamante aquí, que tanto te pareces a ella y por sobretodo que vió en los humanos como para nunca regresar por mí, enamorarse y luego darlo todo por ti. – Fue la sincera explicación que dio Spinel a su osada propuesta, mientras volvía a irrumpir el espacio personal de Steven para estar aún más cerca de su cara y decir – Y bien… ¿Qué dices?

– Aún no comprendo el significado o las razones tras las egoístas decisiones que tomó mi madre y créeme que me encantaría saberlo. Así que si puedo ayudarte en algo a que tú consigas entenderla a ella, aunque sea un poco mejor y puedas resolver esas dudas e inquietudes que aún te perturban, si además con eso logro que tengas una mejor opinión con respecto a la Tierra. – Decía con total seriedad Steven, viendo en primera fila la cara de entusiasmo que se bosquejó en Spinel al ir escuchando estas palabras, fue tal la vista que incluso terminó algo nervioso, tanto como para evidenciar algunas gotas de sudor y continuó diciendo mientras rascaba su mejilla derecha. – Cuenta conmigo, me-me encantaría salir contigo.

– ¡Perfeeeeeecto! Y bien… ¿Qué se supone que debemos hacer ahora? – Preguntó llevándose su dedo índice a su mejilla, mientras que sujetaba su codo con la otra mano, todo para pensar en ello, pues ella desconocía totalmente lo que estaba por vivir.

– Ehhhh Tampoco sé qué hacer en estos casos, pero supongo que pooodríamos tomarnos de las manos ¿No? – Dijo dubitativamente, no muy convencido de su propuesta, con el rostro enrojecido y aún sin poder superar el impacto de ahora estar saliendo con la gema que estaba despertando un interés en él.

– ¿Qué? Acaso tienes 5 años. ¿No puedes pensar en algo mejor? – Preguntó con ironía. – Además no creo estar preparada todavía para ello. – Dijo de manera casi inaudible y algo nerviosa, lo cual hizo pasar desapercibidas las duras palabras al comienzo.

– Lo siento, ¿Qué fue eso último? Estás hablando muy bajo. ¿Podrías repetirlo? – Preguntó apenado, fingiendo no haber escuchado del todo.

– Olvídalo, creo que de todas maneras esto no fue una buena idea. – Hizo así notar su molestia con la intención de ocultar su nerviosismo. – Idiota. – Susurró nuevamente como había hecho de manera nerviosa ante la propuesta de tomarse de las manos.

– No no no, ¡¡Espera!! Pueeees me imagino que deberíamos empezar teniendo una cita. ¿Se te ocurre algo? ¿Algo que quieras hacer? – Finalizó, expectante de la respuesta aún asustado por la posibilidad de que Spinel quisiera terminar tan abruptamente la relación que momentos atrás había iniciado.

– ¡¡DESTRUIR LA TIERRA!! – Fue la rápida respuesta que dio, de manera categórica y con mucha efusividad, denotando un claro y especial brillo en sus ojos.

– Sí, creo que deberías dejar que yo me encargue de planificar nuestra primera cita, tranquila. – Dijo con total resignación y dando golpecitos tranquilizadores sobre la cabeza de Spinel, quien parecía bastante emocionado aún con su idea.