Actions

Work Header

Soulmates

Chapter Text

 

"Llorar es como el cuerpo habla cuando tu boca no puede explicar el dolor que sientes

 

 

"Llorar es como el cuerpo habla cuando tu boca no puede explicar el dolor que sientes."

 

 

 


 

 

 

 

El mundo estaba lleno de Alfas, Betas u Omegas.

Los Alfas están en lo más alto de la pirámide. Son los dominantes, los más fuertes y con más autoridad. Los Alfa Prime eran sumamente escasos pero mucho más poderosos, incluso por encima de otros Alfas. Los Alfas podían tener hijos con otros Alfas pero era muy difícil y peligroso, aunque sus hijos saldrían Alfas. Con los Betas era más fácil pero sus hijos serían Betas o Alfas de bajo rango. Con los Omegas era muchísimo más fácil. Sus hijos saldrían Omegas o Alfas. Y si el Alfa era un Prime el bebé sería más poderoso. Si un Alfa Prime estaba con un Omega Prime el hijo tendría lo mejor de ambos padres ya fuera Alfa u Omega. Cuando los Alfas entran en celo cada seis meses por 24 horas se vuelven mucho más agresivos, territoriales y protectores. Si no tienen un Omega podían perder el control y acostarse con el primer Omega que se les cruce. Los Alfa Prime no tienen este problema de perder el control a menos que sea con un Omega Prime. Sus sentidos del olfato, la vista y el oído eran los mejores y si era un Prime eran mucho mejor. El olor de un Alfa es fuerte y dominante, especialmente para marcar su territorio. Los Alfas tienen un nudo en la base de sus miembros que se hincha dentro del Omega una vez que llega al orgasmo, no se pueden salir hasta que bajé la inflamación. Esto es para asegurarse de que el Omega quede preñado.

Los Betas son los más normales y los Segundos en la Pirámide. Sus sentidos y su fuerza son normales. Su compañía es buena para los Omegas pues ellos no se salen de control y pueden cuidarlos cuando entren en celo. Los Betas no pueden tener hijos con Omegas y por eso los Omegas siempre los buscaban si entran en celo. Su olor es normal. Si un Beta tiene un hijo con otro Beta, entonces el hijo podría ser un Alfa, Beta o un Omega.

Los Omegas eran los últimos en la Pirámide. Eran los más delicados y menos fuertes en cuestión de fuerza bruta (aunque Luffy no entra en esa categoría exactamente). Sus sentidos son mejores que los Betas pero no tanto como los Alfas. Los Omegas Prime son incluso mas escasos que los Alfa Prime y el último Omega Prime visto fue hace 100 años. Los Omegas son sumamente hermosos pero si se trataba de un Omega Prime su belleza y olor eran mucho mayor y mejor. Es por eso que se extinguieron pues antes fueron cazados hasta que no quedo ninguno. El olor de un Omega es dulce y suave. La única diferencia con los Omegas Prime era que los Prime olían a hogar. Los Omegas Prime también son extremadamente fértiles y normalmente suelen tener más de un hijo en un solo embarazo. El celo de un Omega ocurre cada tres meses durante tres días, además de crear su propio lubricante. También cuentan con supresores que ayuda al Omega en ocultar su olor, evitar su celo y evitar que quede embarazado. Los Omegas tienden a ser tranquilos y sumisos, encargándose de cuidar a los niños. Un Omega suele crear un nido cuando esta embarazado, hecho de ropas u otras cosas con el olor de su Alfa para que le de tranquilidad y un sentido de protección.

Los olores son una manera de encontrar a alguien y unirte a una persona si el olor te gusta mucho. El olor de los Alfas sirve para hacer que otros mas débiles caigan en un estado de sumisión. El olor de los Omegas sirve para que un Alfa se excité al seducirlo y ayuda para que un Alfa, Beta u otro Omega se tranquilice un poco, pero solo un Omega Prime puede tranquilizar a un Alfa Prime y tranquilizar a un persona al 100%.

Los Lazos son importante pues el Alfa muerde al Omega en su cuello y esa marca no desaparecerá jamás dando a entender que el Omega ya tiene un Alfa. Después de esto ningún Alfa puede tomar a ese Omega. Este lazo dura para siempre y es inquebrantable al menos que el Alfa lo rompa o uno de ellos muera.

Las Almas Gemelas son las más importantes y no todos las tienen pero el porcentaje de aquellos que las tienen no es muy bajo. Aquellos que las tienen son muy dichosos pues tienen a su otra mitad. Para identificarse entre ellos, los Alfas contienen un dibujo con algo escrito que les informaría quien es su Alma Gemela. Los Omegas solo tenían un dibujo único que sus Alfas reconocerían tan pronto lo vean.

 


 

Monkey D. Luffy se sintió dichoso cuando supo que tenía un Alma Gemela. Y tan pronto la vio aprendió rápidamente a cubrir su marca y su olor a muy temprana edad.

No quería que nadie supiera quien era su Alma Gemela porque tan pronto supo a quien le pertenecía esa marca, su corazón tembló. Esa marca le pertenecía a un Alfa Prime sumamente famoso, poderoso y peligroso. El miedo inundaba su corazón sabiendo que él podía ser utilizado en contra de su Alma Gemela.

Es por eso que entrenó.

Entreno su cuerpo y su mente y a la vez creo una máscara para esconder sus verdaderas emociones. Así sería mas difícil descubrir sus debilidades. Y lo uso para aprender y hacerse más fuerte.

Sin embargo, no podía engañar a su abuelo.

Monkey D. Garp, a pesar de ser un loco, era alguien sumamente poderoso y ya sabía que su nieto se ocultaba. Sabía que era más poderoso de lo que un niño de 5 años debía ser y muy inteligente como para esconder su marca. Si Luffy algún dia decidía ir en contra del Gobierno Mundial, era muy probable que en un futuro este gobierno cayera. Garp creía que Luffy podía cambiar este mundo para bien. Es por eso que también lo entreno.

Poco tiempo después Luffy quedo al cargo de Dadan y conoció a sus hermanos mayores en donde su máscara funciono y se perfecciono. Luffy al principio no se llevo muy bien con ellos. Ace lo trataba horrible y Sabo siempre lo apoyaba. Fue después del accidente del tesoro que su relación se torno a una de hermanos. Es por eso que simplemente les deseo buena suerte cuando ambos emprendieron su camino al mar para ser piratas. Él formaría su propia relación y sería el primer Omega Prime que sea el Capitán.

Luego comenzó su aventura con los Mugiwara, en donde cometió grandes locuras junto a su tripulación. Luffy estaba feliz, nadie sabía que era un Omega Prime y todos pensaban que era un Beta o un Alfa de bajo rango, y él jamás lo negó o lo acepo. Luffy agradecía tener chicas en su tripulación que le ayudaban a esconder su delicada apariencia con maquillaje y su curvilíneo cuerpo con la ropa adecuada.

Sin embargo, Luffy jamás se detuvo en buscar a su Alma Gemela, quien también era un hijo del mar.

Marco el Fénix.

Su marca era un hermoso fénix azul que se encontraba justamente a lo bajo de su espalda. Nani y Robin dijeron que ese había sido un muy buen lugar y Luffy se sonrojó. Había entendido porque dijeron eso.

Luffy jamás paro de buscar en donde podía estar, pero tuvo que dejarlo de un lado cuando las cosas se pusieron peor y tuvo que luchar y cometer más locuras. También se puso feliz cuando se entero que Ace y Sabo se habían unido a los Piratas de Barbablanca.

Pero Luffy jamás imagino cuanto dolor esto le causaría.

 


 

Portgas D. Ace sabe que lo que esta haciendo, esta mal.

Luffy es su lindo hermano pequeño y Ace no tiene la marca del hermoso fénix azul que Luffy tenía en su espalda. Es por eso que Ace a la misma vez odiaba a Luffy con la misma intensidad con la que lo amaba. Y Sabo no sabía nada y la única razón por la que Ace sabía cual era la marca de Luffy era porque la vio por accidente. Luffy ni sospechaba el hecho de que Ace había visto su marca.

Pero es que Ace ama a Marco. Le gusta estar con él. Marco lo hace feliz y lo ayudó a salir del oscuro túnel en el que se encontraba por ser quién es. Y Marco parecía muy feliz junto a él. Luffy no era necesario. No importaba que fueran Almas Gemelas. Su hermano menor era un bobo y estas cosas no le interesaban. Él no entendería algo tan precioso como el amor. Ace necesitaba amor por ser el hijo de Gol D. Roger y por el daño que esto le causó. Es por eso que cuando lo vio, lo quiso para él. Marco el Fénix debía ser su Alfa.

-Mi padre es Gol D. Roger. -había dicho Ace cuando Barbablanca les dijo a ambos hermanos que se unieran a su tripulación.

Todos dejaron de hacer lo que hacían para observar a Marco, quien también estaba en un shock. Todos ellos sabían que la marca de Marco era un dibujo del sombrero de paja que Gol D. Roger usó con una oración que decía: "¡Larga Vida a la Reina!". No podía ser otra persona que no fuera Ace, el hijo del Primer Rey de los Piratas y un Omega. Y aunque no tenía el sombrero de paja, podían hablar con Shanks para que se lo diera.

-Mi Alma Gemela. -susurró Marco acercándose a Ace.

Sabo se encontraba confundido. Ace jamás había hablado de eso pero suponía que era por que Barbablanca era el enemigo de su padre y porque simplemente no estaba seguro de que debería ser feliz por ser hijo de Roger. O simplemente algo paso con su marca.

-Alfa. -contestó Ace mientras se acurrucaba en las brazos de Marco. El Alfa Prime de cabellos rubios parecidos a una piña olió a su Omega, encontrándose con que este no era un Prime (Ace estaba tomando supresores por lo que debe estar muy cerca para oler el olor) lo cual era raro pues si se habla de Almas Gemelas, los Alfa Prime siempre tenían un Omega Prime pues solo ellos pueden tranquilizar a un Alfa Prime.

Esa fue la primera prueba.

Pero todos estaban ciegos.

 


 

Unas semanas después Shanks fue a visitarlos para molestarlos, como siempre. Pero esta vez ellos querían el sombrero de paja. Un sombrero de paja que no se encontraba en la cabeza del pelirrojo.

-Ese sombrero se le fue dado a la nueva era que se acerca, que estará bajo el régimen del nuevo Rey Pirata. -dijo Shanks con una pequeña sonrisa al pensar en Luffy.

-¡¿Cómo?! ¡Eso le pertenece a mi Alma Gemela! ¡Su padre biológico fue el antiguo Rey, ese sombrero es su herencia! -gritó Marco enojado y su olor ya comenzaba a afectar a los demás, incluso Ace estaba tratando de resistirse pues aunque era "su Omega" solo los Omega Prime no eran afectados cuando su Alfa estaba enojado con otra persona.

-¿Dónde esta su marca? -preguntó Shanks con los ojos entrecerrados, no es la primera vez que las Almas Gemelas son engañadas para separarlos por el beneficio de otros.

Ace tambaleó.

-Mi marca...mi marca fue quemada antes de que me comiera mi Akuma no Mi, la Mera Mero no Mi. -dijo Ace con los sus hermosos ojos llenos de lágrimas.- Pero era un hermoso fénix azul. -Marco lo abrazó para luego mirar a Shanks seriamente.

-Quiero ese sombrero de paja. -ordenó.

Shanks lo miro fríamente. Shanks era un Alfa, pero Marco no lo intimidaba lo suficiente como obedecerlo.

-Luffy será el Rey de los Piratas. -dijo el pelirrojo seguro de si mismo.- Ese sombrero ahora le pertenece.

-Luffy... -susurró Sabo ido. Hace tiempo que no había visto a su hermano menor.

-¡Pues quítaselo! -gritó Ace de repente.- ¡Es mío! ¡Ese niñato no debería tener lo que por derecho me pertenece!

-¡Cierto! -gritaron muchos de los Piratas de Barbablanca.

-¡Seguramente quiere robarle el Alfa a Ace! -gritaron otros.

Los Piratas de Barbablanca comenzaron a insultar a Luffy y Shanks se les quedo mirando seriamente. Jamás imagino que los Piratas de Barbablanca cayeran tan bajo. Y lo peor era que el mismísimo Barbablanca no hacía nada y solo lo observaba con un claro enojo en su rostro.

-Encuentra a ese muchacho. -le ordenó Barbablanca.

-No. -dijo enojado.

-¿Quien te cre... -comenzó Ace pero Shanks lo había ignorado y les había dado la espalda mientras caminaba a su barco.

-Ah, y no se preocupen, no me volverán a ver colocar un pie en este barco. -dijo Shanks para luego desaparecer en su Red Force.

Y cumplió su palabra.

Shanks jamás se volvió a contactar o a visitar a los Piratas de Barbablanca. Su atención ahora estaba en hacer todo lo posible para que Luffy sobreviva y llegue a la cima. Luffy era el Mesías de la Nueva Era, no debía morir.

Luffy era por quien Roger había esperado.

 


 

La primera vez que lo vio, fue cuando estaban celebrando que Luffy se convirtiera en el Quinto Emperador. Los Piratas de Barbablanca no podían decirle algo pues Luffy era alguien del mismo nivel que un Yonkō ante los ojos de todos (llevando un título por si solo como el Quinto Emperador) y tenía aliados, entre ellos Shanks, y Luffy también tenía toda una flota e islas lista para luchar en su nombre. No podían simplemente causarle daño a toda la tripulación Mugiwara, ellos no eran así y su reputación también se vería arruinada.

Cuando Luffy lo vio, sintió que el mundo entero desapareció y que todo los lazos del mundo lo unían con Marco el Fénix. Luffy simplemente quedo enamorado y rápidamente trato de acercarse para hablar con su Alma Gemela, un Alfa Prime, su Alfa. Pero Ace rápidamente se interpuso entre ellos causando que Luffy se detenga.

-Luffy. -dijo Ace con una sonrisa y Luffy le sonrió.

-Hola, Ace. -saludo feliz.

-Amor, el es Monkey D. Luffy, Capitán de los Mugiwara. Luffy, este es Marco el Fénix, el Comandante de la Primera División de los Piratas de Barbablanca. -dijo Ace tomando la mano de Marco. La sonrisa de Luffy se tambaleó un poco y sentía que esta estaba apunto de caer, al igual que sus lágrimas.

-Ace, nunca me dijiste que encontraste a tu Alma Gemela. Jamás vi tu marca. -dijo tratando de que su voz no sonara rota con una gran sonrisa en su rostro. La sonrisa de Ace cayó.

-No tiene por que decírtelo. Aunque seas su hermano, no hay nada de malo si lo quiere mantener en secreto. -dijo Marco fríamente. Luffy lo miro a los ojos tratando de encontrar un indicio de que todo era mentira. Que Marco no estaba ciego y que podía sentir que él era su Alma Gemela. Su sombrero de paja debía de ser una señal, aunque Luffy no estaba muy seguro de cual era la marca que Marco contenía, su sombrero de paja era algo que lo distinguía.

Pero no. Marco en verdad era feliz con Ace. Marco en verdad creía que Ace era su Alma Gemela.

Luffy no podía creer que Ace fuera capaz de robarle a su Alma Gemela, él estaba seguro que Ace no sabia nada. Nadie nunca había visto su marca. Luffy quería gritar a los cuatro vientos la verdad pero cuando vio la sonrisa y los ojos brillantes de Ace, no pudo. Jamás había visto a Ace tan feliz. Luffy no pudo decir nada.

Y Ace lo sabía. Ace sabía que al verlo tan feliz, Luffy no diría nada. El dulce joven no se atrevería a robarle su felicidad. Y Ace estaba jugando con eso.

Luffy por primera vez se dio cuenta de sus alrededores. Como si hubiera despertado de un sueño. Los Piratas de Barbablanca lo miraban fijamente y de una manera hostil. Luffy sentía que el mundo le daba vueltas al saber que su otra mitad había sido robada. Y que la familia de dicha Alma Gemela lo miraban con odio. Luffy supo que estaba perdido.

Él jamás tendrá a su Alma Gemela.

-Es-Estoy muy contento por ti, Ace. Te mereces ser feliz. -dijo Luffy con una sonrisa que escondía como su mundo se estaba cayendo en pedazos frente a sus ojos. Pero lo que dijo no era mentira. Ace merecía ser feliz después de todo lo que a sufrido por ser el hijo de Gol D. Roger.

-Gracias, Luffy. -le sonrió Ace para luego besar a Marco quien gustosamente le devolvió el beso.- Nos vemos y felicidades por ser el Quinto Emperador del Mar.

-Gracias y felicidades por encontrar a tu Alma Gemela. Fue un gusto conocerte, Marco. Iré a saludar a Sabo. -Luffy solo quería huir para esconder las lágrimas que se estaba aguantando.

Luffy les sonrió a todos y les agradeció mientras trataba de huir. Al final se encontró con Shanks que lo saco de ahí.

-Pequeño. -le susurró Shanks mientras trataba de tranquilizar al Omega.

-Shanks. -sollozó, contándole lo que pasaba entre balbuceos, rogándole que no diga nada. Luffy estaba dispuesto a quedarse con ese dolor escondido en su pecho. Ese dolor sería una daga incrustada en su corazón que nunca sería sacada hasta el día de su muerte.

Y por más que Luffy quiere ir con su Alma Gemela, su mente le dice que Ace merece ser feliz. Que él ya tiene a los Mugiwara y su sueño de ser el Rey Pirata estaba cada vez más cerca.

Ser desinteresado siempre fue una bendición y ahora sería su maldición.

No había nada mas doloroso que ver a la persona que amas, amar a otra persona.