Actions

Work Header

Alguien que pudiste haber sido (Someone you might have been)

Chapter Text

 

  someone you might have been

 

CAPITULO UNO

 

Jared es alto, guapo, tiene grandes habilidades sociales y un gran corazón. Jared habla con fluidez cinco idiomas, es muy competente usando tecnología de vigilancia avanzada, es un tirador experto y conoce ochenta y siete maneras de matar a una persona con sus propias manos en menos de un minuto.

Tiene también una hermosa sonrisa capaz de hacer que tus rodillas se derritan.

“Espía” no es en realidad la etiqueta que elegiría para definir lo que es. Es demasiado dramática y ligeramente histérica. Es una palabra cargada. Dices la palabra “espía” y la gente piensa en James Bond, y Jared sabe que es mucho más hábil que eso. Prefiere "agente encubierto" o "agente del gobierno". Ambas son frases bastante geniales, pero un poco más maduras.

Fue elegido entre las filas de reclutas del ejército cuando era poco más que un niño. Combinando un perfil psicológico altamente interesante con algunas espectaculares puntuaciones durante la instrucción, el resultado fue la rápida reubicación de Jared en una instalación gubernamental de alto secreto, donde procedieron con un entrenamiento de la leche. Piensa que hay más información en su cráneo de la que podría usar en tres vidas pero no se queja porque, en este tipo de trabajo, a pesar de lo que dicen las películas, nunca se sabe demasiado.

Y ocho años más tarde, Jared es una celebridad en su campo, aunque muy poca gente podría elegirle entre una rueda de reconocimiento. Lo prefiere así. Excesiva paranoia aparte, Jared hace lo que puede para mejorar las estadísticas de su esperanza de vida.

A las siete de la mañana, Jared se levanta, se ducha, se viste, mastica una tostada mientras lee el periódico de ayer y se las arregla para para pringar de mantequilla toda la sección de deportes. Una vez que ha terminado con el periódico, sale de su apartamento y se dirige al 7/11 local para comprar algo de leche y el periódico de hoy. Charla un rato con el viejo del mostrador y luego se va. Coge el camino largo a casa, a través del parque.

De vuelta en su apartamento, abre su portátil y pasa a la sección de negocios del periódico. Se conecta a su bandeja de entrada utilizando las cifras relevantes que aparecen en la NYSE.

Le espera un único mensaje de Cohan: una hora, una dirección y una foto de su nuevo enlace. Jared parpadea ante la foto porque, a pesar de que antes ha tenido enlaces que eran un regalo para los ojos, este tipo es realmente algo más. Tiene unos ojos tan verdes que a Jared le lleva un tiempo dejar de mirarlos y ver el resto de él, y una boca que parece que el fotógrafo no pudo evitar besarlo durante media hora o algo así antes de tomar la foto.

No es de extrañar que Cohan firmara el mensaje con una carita sonriente. Le había dicho que a ella no le importaría este préstamo, y Jared debería haberla escuchado.

Jared ha sido prestado a diferentes agencias del gobierno antes. De hecho, ha sido prestado tan a menudo que ya no sabe a quién pertenece específicamente. Sólo… al gobierno de los EE.UU., supone.

Hoy comienza un período con una rama para la que no ha trabajado nunca. No ha oído hablar de sus siglas antes, pero eso no es raro. Tampoco sabe cuál es su área de interés en particular, pero aún así… no es raro. Él simplemente hace lo que se le dice, y no mira el panorama al completo, no trata de encajar las piezas. Es un jugador solitario en un juego global.

 confidential

 

La dirección es de un ático en un bonito lugar de la ciudad. Jared se toma un momento para evaluarlo y catalogar en su cabeza el proceso que usaría para infiltrarse y escapar. Es un hábito arraigado y que no tiene intención de abandonar. Mantiene la puerta abierta para que salga una mujer joven, le lanza una sonrisa deslumbrante y luego se desliza hacia adentro antes de que la puerta pueda cerrarse. Demasiado fácil.

Eludiendo la puerta de seguridad, Jared nota la falta de cámaras de seguridad visibles o de un portero. Limpio.

Es una impresionante exhibición de pelotas por parte de su futuro enlace, establecer una base en un lugar tan desprotegido. Es arrogante en su vulnerabilidad: trata de forzar la entrada si te atreves. O bien tiene algo mucho más inteligente escondido en la manga para proteger su propio espacio personal, o realmente cree que es así de bueno.

Jared tiene curiosidad por saber cuál de los dos.

Escogiendo las escaleras frente al ascensor, Jared sube al ático. La luz se inclina desde el techo alto y espacioso y Jared sube las escaleras lenta y contemplativamente, sus pasos medidos y regulares sobre la madera pulida.

En el piso superior, Jared inspecciona la puerta brevemente y luego asiente con la cabeza, razonablemente impresionado con la potencia de la cerradura. Tal vez no sea tanto un caso de arrogancia como un intento deliberado de pasar desapercibido. Puede entender la precaución.

Jared llama a la puerta y luego se inclina contra la pared para esperar. Hay silencio en el pasillo y luego se oye el sonido de un cerrojo que se retira y la puerta se abre.

—Hola, —dice Jared, poniéndose a la vista—. Soy el novio de Lauren. Dijo que tenías algo suyo que quería que recogiera, ¿sí?

Y luego sonríe, dulce y llanamente, porque el tipo es aún más sexy en persona. Debido a que la foto era solo de la cara, no incluía los hombros anchos, las caderas estrechas y las piernas largas. Jared realmente cree que va a disfrutar de este plazo.

El tipo en la entrada se toma un momento, echa un vistazo a Jared, luego asiente con la cabeza y mantiene la puerta abierta. Jared lo sigue, apartando la vista del gratamente redondeado culo del tipo el tiempo suficiente para comprobar si hay amenazas potenciales en el lugar. Hay una cámara de seguridad montada en la pared, pero aparte de eso, el lugar parece limpio.

Sorprendentemente limpio, ahora que Jared lo considera. Parece un apartamento normal, despejado y frío. Obviamente no es por tanto su base principal. No es un procedimiento común, pero no está tan lejos de lo habitual como para perturbar a Jared. Ha tenido a otros jugando así antes; a algunos enlaces les gusta mantener una saludable distancia con sus operativos.

—¿Quieres un café? —dice el tipo.

Jared se encoge de hombros y asiente con la cabeza mientras se desliza sobre una silla en la mesa de la cocina.

—Claro, gracias.

El tipo se mueve a su lado y empieza a preparar café. Todo es muy discreto y Jared se pregunta si es que  está preocupado porque su conversación está siendo supervisada o si está tratando de hacer una lectura de Jared antes de ponerse manos a la obra. Sea lo que sea, Jared puede ser paciente.

Le sonríe cuando pone la taza de café frente a él, y luego añade un par de cucharadas colmadas de azúcar. El tipo lo está observando mientras lo hace, y Jared se lo permite. La cuchara tintinea suavemente contra el lado de la taza mientras mueve el azúcar.

—Puedes llamarme Jensen —dice el tipo al fin.

—Ese es un nombre bien raro, tío —contesta Jared—. ¿No se te ocurrió algo un poco más creíble?

Es mi nombre, —dice Jensen, su tono es decididamente helado. Hace una pausa, tal vez dando cortesmente a Jared una oportunidad para disculparse (lo que Jared no hace), y luego pregunta— ¿Sigues pasando por Jared o quieres que te llame por otro nombre diferente?

Hay un número ridículo de respuestas ingeniosas con las que Jared podría contestar a eso, pero aprendió desde el principio que enemistarte con tu enlace —la única persona que te conecta con el gobierno y demuestra que no eres un psicópata mercenario cualquiera— no es una buena idea.

—Es mi nombre, —dice, con una sonrisa burlona—. Creo que lo conservaré.

Jensen asiente con la cabeza y dice, calmado y serio:

—Durante la duración de tu contrato con nosotros, tu nombre en clave será Sasquatch(*).

Jared suspira y pone una mueca.

—Vaya, debéis haber puesto vuestras mentes más creativas a trabajar para inventaros eso —murmura sobre su café.

—Mi nombre en clave será Zoolander(*) —dice Jensen. Se encoge de hombros y añade—, si te sirve de consuelo.

Jared casi se atraganta con un trago de café. Mira a Jensen con una mirada risueña, y luego asiente con la cabeza con sincera aprobación. Es un alivio saber que el tipo tiene sentido del humor después de todo; Jared puede soportar muchas cosas, pero no la ausencia de humor. Hay una sonrisa metida en las comisuras de la boca de Jensen, la más mínima elevación de sus labios. No es una sonrisa, pero casi.

Tiene pecas, nota Jared con distanciamiento. No cree haber tenido antes un enlace con pecas.

—Lo creas o no, en realidad no son un requisito laboral. No me ayudan a hacer mejor mi trabajo —dice Jensen, y Jared parpadea, algo asombrado al darse cuenta de que en realidad había dicho esa última parte en voz alta.

Jared respira y frunce el ceño ante lo que queda de su café.

—Normalmente, —dice con suavidad—, soy mucho mejor siendo sutil. Soy tan sutil que a veces ni siquiera yo entiendo lo que digo.

—Bueno es saberlo, —dice Jensen—. Creo.

Todavía está observando a Jared, sus ojos formando líneas en las comisuras mientras deja que la sonrisa crezca. Esa primera sonrisa parece eliminar alguna barrera invisible entre ellos. No es como si Jensen de repente se transformara en un tipo charlatán y abierto, sino que se relaja un poco, y la atmósfera entre ellos se vuelve un poco más cálida.

Parece que Jared alcanza el estándar o se ajusta a las expectativas de Jensen o lo que sea.

—Vale —dice Jensen, mirando directamente a Jared a los ojos mientras se pasa la mano sobre la boca—. Supongo que podemos ir al grano. Tu misión, —dispara a Jared una leve sonrisa exasperante—, si decides aceptarla

—Excepto que en realidad no tengo otra opción porque el gobierno podría cabrearse un tanto si me rebelo y probablemente trataría de hacer que me mataran, —interrumpe Jared. Sonríe de una forma que espera que Jensen encuentre encantadora—. Pero aparte de eso, adelante.

La broma cuelga, intacta, en el aire. Jensen le echa una mirada que Jared no puede descifrar. Entonces, después de un momento de silencio, Jensen continúa como si nada hubiera pasado.

—Tu misión, si decides aceptarla, va a ser muy fácil. Sólo para empezar. Para que veamos lo que puedes hacer.

Jared se inclina hacia adelante con sus codos sobre la mesa y retuerce su sonrisa lo suficiente como para pasar de encantadora a sucia.

—Tío, puedo hacer mucho.

—Ajá, —dice Jensen, sin convencimiento—. Bueno, vamos a fingir que no queremos que te hagas un tirón, ¿vale? —mete la mano en uno de los cajones de la cocina y saca una carpeta marrón manila, que coloca sobre la mesa frente a Jared. Jared la abre y comienza a leer, su atención finalmente se aleja de Jensen.

Jensen se apoya en el aparador y lo observa leer, antes de finalmente romper el silencio.

—He preparado algunas estrategias de inserción y salida para ti. Y si necesitas más información, hazme saber lo que necesitas y te lo conseguiré.

A Jared no le lleva mucho tiempo leerlo todo, los mapas y los planos del edificio, las listas de personal y las rutinas de seguridad. Si la información es exacta (y no tiene motivos para sospechar lo contrario), entonces Jensen tiene razón: es fácil. Casi insultantemente fácil, excepto que Jared no tiene ego porque ha visto a demasiados tipos caer porque preferían alardear a salir con vida.

Además, puede ser fácil, pero también parece bastante divertido.

Cierra el expediente y lo empuja hacia Jensen.

—Vale —dice—. Dime cómo vas a hacerme entrar, Zoolander.

 

 

 


 

N.T.

Sasquatch es lo mismo que Big Foot, nuestro Piegrande o Yeti; y además es como llama Dean (y unos cuantos más) a Sam en la v.o. de Sobrenatural

Zoolander, es una comedia en la que: “Derek Zoolander (Ben Stiller) ha sido el modelo masculino más cotizado durante los últimos tres años. La noche de la gala que podría suponer su cuarta corona, el galardón se lo lleva un nuevo modelo llamado Hansel (Owen Wilson). Derek queda en entredicho y como un idiota, y decide retirarse. Sin embargo, un prestigioso diseñador Jacobim Mugatu, le pide que desfile para él con las oscuras intenciones de matar al Primer Ministro de Malasia. Ahora, Derek, junto a una reportera del Times, deberán evitar que el asesinato se realice.” Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Zoolander