Actions

Work Header

Blue Ocean

Chapter Text

"Blue Ocean"

Capítulo 1: Fate

 

 

Sus fríos ojos dorados reflejaban las llamaradas del fuego que consumían lentamente al barco que se hundía frente a él. Podía ver como las personas corrían envueltas en llamas y se lanzaban al océano en un intento de apagarlas, sin siquiera importarles el hecho de que en el mar había trozos del barco que atravesaron sus cuerpos cuando cayeron sobre estos.

Los gritos desgarradores, tanto de hombres y mujeres, pidiendo auxilio, eran escuchados únicamente por aquellos seres mitológicos que miraban la escena trágica en medio de la noche, pero nadie fue en su ayuda, no cuando habían capturado de la manera mas cruel a uno de ellos y la habían amarrado en la proa como si fuera un trofeo.

 

-Unnie...-

 

Al escuchar la voz temblorosa de su hermana menor, Taehyung volteo de inmediato, viendo como las lágrimas resbalaban por las mejillas de Suni al ver a su hermana mayor amarrada en aquel barco. Aquello solo lo hizo apretar mas fuerte sus puños, lleno de un sentimiento de impotencia al no haber podido hacer nada para evitar que su hermana fuera capturada por los humanos.

 

-Oppa, ¿porque no haces nada para rescatarla?- le pregunto Suni con la voz rota -¡Unnie necesita nuestra ayuda!-

 

Sin siquiera esperar respuesta, la sirena se sumergió y nado en dirección al barco, haciendo caso omiso del llamado de su hermano mayor. Cuando llego a la parte de la proa, la sirena salto una y otra vez en un intento de agarrar a su hermana, pero dado que el barco aun no se hundía por completo, la proa era inalcanzable para ella.

 

-Suni, detente- le ordeno Taehyung.

-¡Necesitamos sacarla de allí!, ¡yo sé que puedo hacerlo!-

-¡Eunji está muerta!- le grito.

 

Suni detuvo sus intentos de inmediato y miro con sus ojos llenos de lagrimas a su hermano, subiendo nuevamente su mirada para observar a su hermana, la cual no parecía responder ante ninguna clase de estímulo.

 

-Estas mintiendo... ella no...- su voz apenas era un susurro.

-Esperaremos a que el barco se sumerja un poco más, entonces allí la sacaremos-

 

Suni asintió y se quedo fielmente a un lado del barco, mordiéndose el labio inferior angustiada al ver lo que se demoraba este en hundirse. Cuando el barco estuvo lo suficientemente sumergido, los demás tritones y sirenas que lo acompañaban desataron el cuerpo inerte de la princesa, entregándosela con cuidado a Taehyung, el cual lo sostuvo entre sus brazos, chequeando con rabia, los golpes que había en su rostro y los moretones en su cuerpo.

 

-¡Unnie!, ¡unnie despierta!- suplico Suni con lagrimas en los ojos -¡Por favor!-

 

De pronto, los parpados de la sirena se abrieron, dejando ver los ojos ambarinos que caracterizaban a la realeza, con la única diferencia de que estos lucían opacos, casi sin vida, en comparación con los ojos vivaces de sus hermanos.

 

-¡Oppa!, ¡unnie está viva!- celebro Suni emocionada.

 

Pero Taehyung no la escucho, su atención está centrada únicamente en su hermana moribunda, la cual lo miraba de vuelta, casi como si estuvieran comunicándose por medio de sus ojos. La sirena con dificultad levanto su brazo y apunto a su derecha, moviendo sus labios en un suave movimiento mientras pronunciaba su última palabra.

 

-Sálvalo...-

 

El brazo de su hermana cayo abruptamente en el agua y sus parpados se cerraron otra vez, pero esta vez, era para siempre.

 

-¡Unnie!, ¡no te vayas por favor!, ¡abre tus ojos!- lloro Suni a su lado, tomando su mano entre las suyas -No nos dejes...-

 

Taehyung apretó la mandíbula y le entrego el cuerpo de su hermana a Jimin, uno de sus guardianes de mayor confianza, y también, mejor amigo. Sin pensarlo dos veces, se sumergió y nado hacia el lugar que le había indicado Eunji, buscando entre los escombros a lo que su hermana quería que salvase, pero por mas que busco, no encontró nada más que un sinfín de cadáveres y partes del barco.

De pronto, el sollozo de una hembra capto su atención, acercándose con sigilo hacia el lugar, en donde hallo a una mujer tratando de subir el cuerpo de un joven a una de las partes del barco para resguardarlo, sin importarle su propio bienestar. El muchacho parecía estar inconsciente, pero lo que llamo su atención fue el collar en su cuello, el cual pertenecía a su hermana, llenándolo de ira. ¿Acaso a eso se refería Eunji con salvarlo?, ¿a él?, ¿uno de los humanos que la había capturado?, definitivamente no podía estar refiriéndose a eso cuando le dijo que lo salvara.

 

-Tienes que vivir- le dijo acariciando una de sus mejillas -El reino te necesita hijo, jamás olvides que tus padres te aman-

 

La mujer le dio una ultima sonrisa a su hijo y se hundió cuando se soltó de la plataforma en la que se agarraba, hundiéndose en las oscuras aguas del mar a causa del peso de su elegante vestido. Taehyung observo la escena con frialdad, no sentía nada mas que rencor hacia estas personas, las cuales eran las responsables de la muerte de su hermana, por lo que poco le importaba lo que sucedía con ellos, pero la imagen moribunda de Eunji, recitándole su última voluntad, que era salvar a ese humano, lo tenían en una encrucijada.

Además, ¿qué haría con él?, dejarlo morir sería demasiado fácil y no saciaría su sed de venganza, torturarlo sonaba tentador y mantenerlo lo era aún más, pero se trataba de un ser humano, de naturaleza frágil y perecedera, que no podía vivir en el agua por mucho tiempo o moriría. Aunque, los tritones y sirenas poseían un poder que les permitía hacerlos respirar bajo el agua si así querían y que sus cuerpos resistieran la constante exposición al océano.

Taehyung se aproximo a la plataforma en donde el humano estaba inconsciente y se detuvo a examinarlo, poniendo especial atención a los gruesos labios entreabiertos de este. Tenia que admitir que, a pesar de ser un simple humano, poseía una belleza sin igual, la cual podía competir fácilmente hasta con las sirenas más hermosas del océano que había conocido.

El tritón tomo del brazo al castaño y lo arrastro fuera de la plataforma, envolviendo un brazo inmediatamente alrededor de su cintura una vez que estuvo en el agua, siendo cuidadoso de no ahogarlo mientras nadaba de vuelta hacia donde están los demás.

 

-Taehyung que...-

-Lleva a Suni y el cuerpo de Eunji de vuelta a casa- lo interrumpió Taehyung -No menciones nada acerca del humano, yo le explicare a mi padre más tarde cuando regrese- Jimin asintió.

-Está bien, pero... ¿qué planeas hacer con él?-

-Solo dedícate a cumplir mi orden Jimin-

 

El pelirrosa agacho la cabeza en señal de disculpa y se llevo el cuerpo de Eunji y a Suni, a pesar de las protestas de esta última, la cual se negaba a irse sin una explicación. Pronto, se quedo solo en medio del océano con el humano a su lado, apretando el agarre en su cintura antes de comenzar a nadar hacia una cueva submarina a la cual solía ir a menudo cuando quería estar solo o necesitaba pensar.

Al llegar, subió el cuerpo del humano a la superficie y se sentó a un lado de este, mirándolo fijamente unos segundos antes de posar su mano en su frente y posteriormente, en su mejilla, notando la baja temperatura corporal que poseía. Taehyung chasqueo la lengua fastidiado y procedió a quitarle las elegantes prendas al castaño, teniendo problemas para hacerlo, ya que no estaba familiarizado con estas.

A medida que retiraba las prendas, no pudo evitar pasar sus ojos por la pálida piel que poseía, libre de cualquier imperfección y sumamente suave al tacto. Una de sus manos recorrió su pecho desnudo y bajo por su abdomen, llegando a la ultima prenda que le faltaba por quitar. Tenia curiosidad por las piernas de los seres humanos, quería ver que había entre ellas y como se reproducían. La mayor envidia que le tenia su especie era que poseían piernas y no una cola de pez como ellos, por lo que siempre fue un misterio ver con detalle las piernas de los humanos, ya que comúnmente iban cubiertas por pantalones o acampanados vestidos.

Pero, justo cuando Taehyung puso sus manos en la pretina, los ojos del castaño comenzaron a abrirse, mirando con una mezcla de susto y sorpresa, al hombre de ojos dorados y cabello calipso que se alzaba sobre él.