Actions

Work Header

Como traumar a los Juniors de la secta GusuLan

Chapter Text

 

La noche fría y solitaria llegaba dando inicio a el toque de queda en el Receso en las Nubes, por lo que nadie podía entrar y salir, los discípulos se iban a la cama temprano para madrugar, eso era lo que tenían establecido y todos debían cumplir, pero para Wei Wuxian seguir las reglas no era lo suyo -ni aunque estuviera casado con Lan Zhan- quería experimentar la misma adrenalina que cuando era joven, cuando se escapaba a escondidas al pueblo más cercano a buscar su querida sonrisa del emperador.

Esta noche su cacería era exitosa, estaba seguro que nadie lo notaría, había olvidado lo divertido que era hacer estas cosas, el cuerpo de Mo Xuanyu era algo frágil y delicado, a diferencia de su cuerpo anterior, le costaba algo más de esfuerzo cruzar el gran muro pero su recompensa lo valía, cruzó sin que nadie lo viera, se felicitó por su trabajo, trató de no hacer mucho ruido al pisar la hierba del jardín, volvería a hurtadillas al Jingshi, de seguro Lan Zhan le debía estar buscando.

Iba a seguir avanzando cuando sintió unos brazos fuertes inmovilizarle y arrastrarle detrás de un árbol en plena oscuridad, Wei Wuxian trató de golpear a aquel desconocido con los frascos de licor que tenia en su mano pero aquel sujeto era bastante ágil y pudo esquivarlo con facilidad despojándolo de sus únicas “armas” que cayeron al suelo sin romperse para su tranquilidad pero quedando lo suficientemente lejos de su alcance, sintió entonces como aquellas manos firmes le tomaban del antebrazo evitando que pudiera sacar algún sello para defenderse al tiempo que sentía como el sujeto hacia disminuido la distancia entre ambos sintiendo su cuerpo presionar el suyo desde atrás mientras una mano rozaba su abdomen como si quisiera despojarle del cinturón que mantenía su ropa ajustada, quiso gritar al oír la respiración de su atacante en su oído pero su voz no salía dejando inquieto y desconcertado a Wei Wuxian, trató de resistirse pero su atacante era fuerte, esta persona no estaba haciendo guardia por casualidad, esta persona quería mantener en secreto su captura, fue arrojado con fuerza al suelo quedando boca abajo y aunque hacia el esfuerzo por ver el rostro de su atacante no lograba distinguirlo entre las sombras, pudo sentir como sus manos eran atadas tras su espalda, entonces sintió un escalofrío, trato de patear a su captor pero sus movimientos fueron bloqueados.

"Mierda!"

Wei Wuxian había cometido un error, ahora sentía una gran angustia. ¿Que acaso su atacante no sabía era la pareja de el gran Hanguang-Jun? ¿Dónde estaba Lan Zhan?

"¡Lan Zhan, me van a violar!" gritó en su cabeza al sentir como era despojado de sus pantalones y no podía hacer nada para evitarlo, trato de girarse y evitarlo, pero una mano fuerte lo forzó a dejar su cara en la hierba.

"Lan Zhan" trató de llamar, aunque su voz no salía.

Se tensó aún más al sentir que sus nalgas eran separadas dejado expuesto aquel lugar tan íntimo.

"¡No, no, no!" volvió a resistirse, pero sus fuerzas eran nulas, no podía usar ningún sello o arma a su disposición ¡¿cómo podía ser tan descuidado?! el temido Patriarca Yiling estaba siendo sometido de esta manera tan vergonzosa.

Sintió un dedo entrar en él, trató de detenerlo, pero claramente "todos los días" tenía su resistencia en ese lugar a favor de su atacante.

"¡Oh por dios, esto no me puede estar pasando! ¡Lan Zhan! ¡quien sea!"

Wei Wuxian sintió terror cuando sintió algo más grande que los dedos de su atacante abrirse paso dentro suyo, ningún pene que no fuera el de Lan Zhan había estado allí, no pudo evitar sentir algo de dolor y desesperación cuando terminó de entrar, su atacante estaba tan callado y concentrado en lo suyo, realmente no era rival para él, un par de lágrimas salieron de sus ojos al sentir que estaba traicionando a Lan Zhan.

Sus intentos de pedir ayuda estaban frustrados, hasta que se escuchó una voz conocida.

- ¿Hay alguien allí? - esa era la voz de Lan Sizhui.

- ¿Qué pasa? - ahora se escuchaba la voz de Jingyi.

- Creo que escuché algo por allá - respondió Sizhui.

Se podían oír sus pasos acercarse, Wei Wuxian quería llamarle, pudo sentir que su atacante se había detenido posiblemente asustado de la posibilidad de que le atraparan, era su momento se aprovechar la vacilación de su atacante para quitárselo de encima, los golpes se escucharon atrajeron la atención de los jóvenes.

Wei Wuxian había logrado liberar sus manos de la cinta usada como cuerda para atar sus manos, cuando sintió algo familiar, conocía esa cinta, y pudo distinguir mejor a su atacante que le miraba imperturbable hasta que los jóvenes se acercaron encontrando una escena un tanto desconcertante y perturbadora.

Esto se podía comparar con los típicos cuentos de niños que encontraban por accidente a sus padres en pleno acto, los colores en las caras de Sizhui y Jingyi eran de un rojo intenso, tanto así que no parecían soportar lo sucedido ambos se desmayaron.

- ¡Oh Por dios! ¿que hemos hecho? ¡hemos matado a nuestros hijos! - la voz de Wei Wuxian salió alto y claro, sorprendiéndose de sí mismo, el hechizo silenciador había sido disuelto.

- Están bien, solo se han desmayado - dijo Lan Zhan completamente imperturbable.

- ¡No! ¡Nada está bien! ¿Por qué siempre tienes que elegir los peores lugares y momentos para hacer estas cosas? - se quejó Wei Wuxian sobando sus muñecas.

- Tu dijiste que querías hacerlo.

- ¡¿Qué?!

- Lo dijiste, que te hubiera gustado que te sometiera y reclamara tu cuerpo sin piedad - Wei Wuxian rodó los ojos recordando su primera vez y como entre gemidos había dicho aquellas palabras sin esperar que Lan Zhan realmente se las tomara en serio.

- ¡Te has hecho demasiado descarado Hanguang-Jun! - exclamó con una risita burlona - Bueno es más que obvio que estas cosas no se pueden hacer sin previo aviso, ahora ayúdame a llevarlos a sus camas - señaló a los jóvenes discípulos en el suelo mientras buscaba como subirse los pantalones - Pobres, de seguro le has dejado un trauma a nuestro hijo, ahora creerá que su padre ataca ferozmente y sin ninguna contemplación a su débil y frágil madre.

Chapter Text

 

 

Este era uno de los momentos en los cuales los chicos podrían considerar perturbador, en realidad habían visto muchas cosas a lo largo de sus vidas en sus entrenamientos como cultivadores: bestias, cadáveres andantes y otras atrocidades, pero claro estaba que no esperaban ver semejante escena cuando inocentemente buscaban al Maestro Wei Wuxian y pedirle su opinión respecto a un tema que consideraban importante.

 

Lan Sizhui sabía que su padre era alguien de pocas palabras, correcto y de buen corazón, nunca haría nada para dañar a su "madre"

 

Lan Jingyi simplemente no tenía palabras para describir la escena.

 

Wei Wuxian en el suelo siendo sometido de una manera tan dura con las manos atadas a su espalda, sus pantalones estaban tirados a un lado mientras Lan Zhan se adentraba en su interior, lo más importante era que le habían visto derramar lágrimas mientras parecía asustado, aunque estaba oscuro pudieron distinguir todo aquello muy bien.

 

- Eso que pasó anoche no fue un sueño. Es imposible que tú y yo hubiéramos tenido el mismo sueño - dijo completamente convencido Lan Jingyi rompiendo el silencio incomodo entre él y Lan Sizhui, ambos habían despertado extrañamente esa mañana en sus camas, no estaban seguros de cómo habían terminado allí, lo que más les perturbó fue ver a Wei Wuxian caminar tranquilamente por los pasillos de la secta junto a Hanguang-Jun, Wei Wuxian sonreía y ni siquiera les había hecho algún comentario referente a lo pasado anoche.

 

"¿Anoche? ¿qué paso anoche?" le había preguntado Wei Wuxian fingiendo ignorancia cuando ellos trataron de preguntar por su extraño "sueño"

 

- Padre no pudo hacerle eso a mamá - dijo Lan Sizhui algo temeroso.

 

- ¿Entonces que fue eso? tu viste lo mismo que yo - exigió Lan Jingyi.

 

- Quizás fue un accidente - refutó Sizhui.

 

- Oh vamos, no seas tan inocente, somos jóvenes, pero no idiotas, dime que no has ojeado algo del porno que esconden entre los libros de la biblioteca - Jingyi le echaba más leña al fuego.

 

- ¿De qué están hablando? - La voz impaciente de Jin Ling se escuchó detrás de ellos y casi se les salía el alma del cuerpo del susto.

 

- Nada, no hablábamos de nada importante - Sizhui forzó una sonrisa que no convencía a nadie.

 

- Solo son tonterías, un sueño que tuvimos anoche - dijo Lan Jingyi tratando de aparentar normalidad.

 

- ¿Creen que soy tonto? llevo rato escuchándolos hablar de mi tío - dijo Jin Ling bastante ofendido provocando que se sobresaltaran, pues referirse a Wei Wuxian como "mamá" o "tía" era algo muy evidente.

 

- Para nada es nuestra intención ofenderle líder Jin - respondió Lan Sizhui siendo muy respetuoso - Es solo que es algo muy complicado.

 

- No te asustes doncella Jin, es solo que quizás vimos algo que no debíamos.

 

- ¿Algo que no debían? explíquense - Jingyi miro a Sizhui quien tenía la mirada al piso evitando a toda costa el tema.

 

- Y-Ya sabes cosas de adultos, cuando están muy cariñosos ellos hacen cosas...

 

- ¿Qué cosas? - Jin Ling solo los alteraba más, era obvio que el más joven no entendía del todo el tema.

 

- Y-ya sabes... eso - Lan Jingyi no pensó estar en tal situación donde debería explicarle a alguien sobre esos temas - Los adultos se besan y.… duermen juntos... sin ropa- dijo esto último en un susurro, Jin Ling no parecía muy satisfecho con su respuesta, aunque si estaba algo avergonzado, lo pudo notar por el leve rubor en sus mejillas.

 

- Entonces ¿por qué dijeron que estaba llorando? - esta vez sí se les pusieron los pelos de punta, ¿cuánto había escuchado el más joven? - ¿Hanguang-Jun le hizo algo malo a mi tío?

 

- ¿Eh? ¡no! bueno mi padre no le haría nada malo a mamá, digo al Maestro Wei - dijo Lan Sizhui saliendo de su silencio.

 

- Esa es una respuesta no muy convincente.

 

- ¡Es que no parecía que el Maestro Wei estuviera disfrutando de eso, incluso tenía las manos atadasagh! - Lan Sizhui le dio un golpe a un costado a Lan Jingyi quien había hablado de más.

 

Ambos miraron a Jin Ling que ahora no parecía avergonzado, lo contario, parecía enojado y muy serio, cosa que sorprendió a ambos cuando se dio media vuelta avanzando por el pasillo sin decir nada, los jóvenes Lan le siguieron preguntándose qué pasaba por su cabeza.

 

- Líder Jin ¿A dónde va? - Lan Sizhui se atrevió a preguntar al ver que caminaba con cierta prisa.

 

- Nosotros somos chicos, no podemos meternos en asuntos de adultos - aquella respuesta sorprendió ambos juniors - Así que le diré a mi tío Jiang Cheng.

 

Tanto Jingyi como Sizhui se miraron las caras algo desconcertados hasta que entendieron lo que el más joven iba a hacer mientras abría la puerta de uno de los salones y allí dentro vieron a Jiang Cheng tomando el té junto a Zewu-Jun.

 

- Jin Ling, ¿por qué nos interrumpes? - Jiang Cheng parecía estar hablando de algún asunto importante con Zewu-Jun.

 

- Es un asunto urgente - casi se tragaba sus palabras ante la fría mirada de su tío.

 

- Espera Líder Jin, no creo que...- Lan Sizhui trataba de persuadirlo para que no dijera nada.

 

- Como no va a ser importante cuando Hanguang-Jun le hace cosas obscenas y sin consentimiento al tío Wei.

 

Lan Xichen en ese momento se había mantenido imperturbable tratando de tomar la intromisión de los jóvenes con serenidad ahora había escupido su té y casi se ahogaba con lo poco que había tomado.

 

Jiang Cheng dejó caer la taza de al piso derramando su contenido.

 

- Esto, Líder Jin, ¿está seguro de lo que dice? es de mi hermano de quien hablamos, no creo que él pueda hacer algo para hacerle daño al Maestro Wei - dijo Lan Xichen tratando de mantener la calma.

 

- N-nosotros los vimos anoche - dijo Lan Jingyi arrojando más leña al fuego.

 

- ¿Qué fue lo que vieron? - Exigió saber Jiang Cheng, no le estaba gustando para nada lo que estaba escuchando.

 

- ¡Jingyi! - Lan Sizhui estaba que se moría de los nervios, pues la situación era muy tensa.

 

- Creemos haber visto a Hanguang-Jun abusar del Maestro Wei detrás de los jardines.

 

- Esa es una acusación muy seria - dijo Lan Xichen, notando la tensión en la sala.

 

- Realmente no estamos muy seguros de lo que vimos - aclaró Lan Sizhui - Pero mis padres, ellos estaban haciendo esas cosas de parejas - admitió muy avergonzado.

 

Se hizo un silencio incomodo como si todos en la sala trataran de pensar en la situación y tratar de llegar a conclusión plausible.

 

- ¿Pero que pasa aquí? esto parece un funeral - la puerta se abrió nuevamente dejando ver a la feliz pareja, Wei Wuxian sonreía tranquilamente sin comprender del todo la situación, pero parecía que hablaban de algo muy importante - ¿Interrumpo algo?

 

- ¡Wei Wuxian! - gritó Jiang Cheng provocando que Wei se sobresaltara preguntándose internamente si tanta había sido su descortesía al entrar sin tocar previamente, tembló al ver al que fue su hermano jurado levantarse y acercarse con rapidez hacia él, frunciendo el ceño al ver como Hanguang-Jun se colocaba al frente impidiéndole llegar a su "hermano" - Apártate - exigió Jiang Cheng.

 

- Líder Jiang, creo que deberíamos hablar con calma el tema - pidió Lan Xichen viendo que nada de esto terminaría bien.

 

- No hay nada que hablar cuando él le hace cosas indecentes a mi hermano - dijo Jiang Cheng rojo y enojado cuando logró apartar a Wei Wuxian de Lan Zhan y exponiendo sus muñecas, las marcas que a simple vista no se veían y que el muy tonto trataba de esconder entre sus mangas.

 

Aquello era una evidencia innegable, para Lan Jingyi y Lan Sizhui no era algo nuevo saber que Lan Zhan solía atar con la cinta de su frente a Wei Wuxian, pero quizás para los demás era algo extraño y perturbador.

 

- Nos iremos a Yunmeng, anularas tu matrimonio con este abusador - Jiang Cheng estaba completamente fuera de sí y Wei Wuxian buscaba soltarse de su agarre.

 

- ¿Pero qué está pasando aquí? pensé que ni me querías ver ni en pintura - Wei Wuxian tragó saliva pesadamente al ver lo que parecía ser la preocupación en los ojos de su hermano.

 

- Hermano, por favor explica esta situación - exigió saber Lan Zhan.

 

Lan Xichen se aclaró la garganta llamando la atención de todos los presentes.

 

- Al parecer esto tiene que ver con algo que tú y el maestro Wei estaban haciendo anoche, Lan Jingyi y Lan Sizhui los han visto hacer algo que ellos consideran abuso, ya que dicen que lo que vieron no parecía ser consentido.

 

Wei Wuxian miró a Lan Zhan cuyas orejas estaban demasiado rojas luego a los juniors, después a su hermano y a su sobrino y no pudo evitar reír con ganas cayendo al piso de madera mientras sostenía su estómago.

 

Jiang Cheng pensó que Wei Wuxian había enloquecido.

 

- P-pero que bueno - logró decir entre risas - L-lo han malinterpretado todo - dijo Wei Wuxian calmándose un poco.

 

- Mamá, pero te vimos llorar - dijo Lan Sizhui preocupado.

 

Wei Wuxian esta vez aclaró su garganta - Eran lágrimas de felicidad - mintió descaradamente - Realmente queremos disculparnos por lo de anoche, fue mi culpa, solo nos dejamos llevar y queríamos recrear una fantasía de nuestra juventud - admitió mientras fingía vergüenza.

 

- La culpa es mía por no haberle avisado antes a Wei Ying - habló Lan Zhan.

 

- No, para nada, no hiciste nada malo Lan Zhan, cumpliste con mis expectativas realmente reclamaste mi cuerpo sin piedad...

 

- ¡Cállense! ¡sin vergüenzas! - Jiang Cheng estaba tan rojo mientras buscaba cubrir los oídos de su sobrino.

 

- Lamentamos mucho que hayan visto eso, evitaremos hacer cosas como esas en lugares públicos - la disculpa de Wei Wuxian no parecía convencer a nadie - Por lo que reflexionaremos sobre nuestras acciones practicando la seclusión en el Jingshi - Wei wuxian tiró de las mangas blancas del uniforme de Lan Zhan mientras se retiraban lentamente.

 

- Nosotros también nos retiramos sentimos mucho importunarles - Sizhui y Jingyi arrastraban a Jin Ling mientras Jiang Cheng aun no parecía salir de su asombro. ¡¿Como podían ser tan descarados?!

 

La suave risa de Lan Xichen lo devolvió a la habitación.

 

- ¡No te rias!

 

- Sera mejor olvidar esta situación, líder Jiang ¿quién más té?

Chapter Text

"No acercarse a Wei Wuxian"

Era la regla 4001 del famoso muro de reglas de la secta GusuLan.

En un principio los juniors se lo tomaron como algo excesivo y sin ningún fundamento por parte del gran maestro Lan Qiren, del cual era bien sabido que Wei Wuxian no era del todo de su agrado, mucho más había pegado el grito al cielo cuando había tenido el descaro de volver diciendo que ahora era el compañero de cultivo de Hanguang-Jun y habían hecho las tres reverencias correspondientes indicando que aquello no era un simple compromiso.

- ¿Ahora somos... familia? ¿Debería cambiar mi apellido a "Lan"? - había preguntado Wei Wuxian tratando de contener una risita burlona tras la larga manga de su túnica negra. Quizás aquello había sido la gota que había derramado el vaso.

-Zewu-Jun, ¿no cree que esa regla es algo... exagerada? - Jingyi mencionó mientras veía a lo lejos a Wei Wuxian alimentar a su querido burro manzanita- El maestro Wei vive aquí es imposible no acercarse a él, además ¿no va a ayudarnos con las cacerías nocturnas?

- Es necesaria - dijo Lan Xichen con su sonrisa imperturbable.

- Realmente lo es - pudo escuchar la voz de Sizhui que también sonreía de la misma manera, le pareció un tanto forzada.

- No entiendo - dijo Jingyi.

- Wangji es muy receloso con lo que le pertenece - fue lo último que dijo Xichen antes de marcharse, dejando más preguntas que respuestas al joven discipulo.

Lan Jingyi prefirió no indagar más en el asunto, la verdad no entendía bien a lo que se refería Zewu-Jun, pero tenía un extraño tono de advertencia.

Sizhui podía acercarse al maestro Wei como si nada, e incluso le hablaba y no notaba que hubiera consecuencia alguna, quizás estaban exagerando.

La noche llegó y todos se preparaban para la cacería nocturna, Wei Wuxian parecía emocionado mientras daba un breve discurso como si fuera todo un catedrático, incluso Hanguang-Jun estaba presente para sorpresa y entusiasmo de muchos.

Fueron al bosque donde se supone se había reportado la presencia de cadáveres andantes, no sonaba realmente como algo grandioso pero la presencia de sus seniors preferidos hacía especial la ocasión.

Se dividirían en dos grupos uno liderado por Wei Wuxian y otro por Hanguang-Jun. Jingyi eligió ir junto a Wei Wuxian al igual que Sizhui y otro par de jóvenes.

Lograron avistar un par de cadáveres, como era de suponer el cultivo del maestro Wei no había mejorado mucho, aunque lograba apoyar muy bien usando sus artes mágicas, de repente aquellos cadáveres no eran algo que simplemente pudieran erradicar, se preguntaban de donde habían salido tantos, ahora estaban rodeados, Wei Wuxian se veía en la obligación de usar a Chenqing.

Llamaría a Wen Ning, el cual no tardó en acudir y como un rayo acabó con todos esos cadáveres dando oportunidad de que los juniors pudieran terminar con los pocos cadáveres que faltaban.

- Ha sido una noche larga ¿no? - Wei Wuxian sacudió algo de polvo de su túnica - Muchas gracias por ayudarnos hoy Wen Ning - palpó amistosamente el hombro del general fantasma.

- No ha sido nada Maestro Wei - respondió Wen Ning.

Jingyi pudo observar cómo Hanguang-Jun había llegado junto al resto del grupo que parecían haberse encontrado una situación igual de difícil que la suya, vio a Hanguang-Jun acercarse a donde estaba Wei Wuxian junto a Wen Ning y entonces de manera inesperada había levantado su mano y la bajó provocando un fuerte estruendo y dejando ladeada la mejilla del general fantasma.

- Aléjate - dijo Hanguang-Jun de manera autoritaria, Wei Wuxian no tardó en reaccionar colgándose de la mano que había utilizado para abofetear al cadáver.

- Lan Zhan no es para tanto, Wen Ning nos ayudó - dijo Wei Wuxian tratando de aligerar el ambiente - No es para que estés celoso, después de todo yo soy tu "esposa" - finalizó con un beso en la mejilla.

Jingyi pasó saliva con dificultad por su garganta, no pensó que Hanguang-Jun reaccionara de esa manera. Las palabras de Zewu-Jun hicieron eco en su cabeza.

Hanguang-Jun simplemente avisó que regresarían y mientras montaba a Bichen llevó a Wei Wuxian en sus brazos.

Lan Jingyi simplemente había entendido algo, esa regla no se aplicaba al hecho de que Wei Wuxian pudiera influir de alguna manera negativa en los discípulos o algo parecido, no, esto era una clara advertencia para cualquiera que osara acercarse a Wei Wuxian, ya que quien osara acercarse recibiría la ira del buen y noble Hanguang-Jun.

Chapter Text

Wei Wuxian no era alguien que solía despertar temprano, madrugar era algo que Wei Wuxian no acostumbrara, por lo que ya era costumbre dejarlo dormir hasta ya pasadas las 9:00 am, ya que ni siquiera Lan Zhan era capaz de despertarlo antes de esa hora, empleara el método que empleara.

Entrar al Jingshi sin permiso era considerado una ofensa grave, entonces ¿por qué la puerta del Jingshi estaba entreabierta de manera descuidada?

Jingyi y Sizhui quienes caminaban para avisar de algo importante al maestro Wei Wuxian, ambos bromeaban mientras se acercaban hasta que escucharon un sonido raro venir del Jingshi, iban a tocar pensando que era lo más apropiado.

- ¡Ah! ¡No! - se pudo escuchar desde dentro de la habitación, era la voz de Wei Wuxian.

- ¿Qué ha sido eso? - susurró Jingyi a Sizhui que estaba igual de confundido que él.

- ¡Ah! - se volvió a escuchar el grito esta vez más fuerte - ¿dónde estás tocando? duele, me vas a matar - se escuchó un gimoteo que alertó ambos cultivadores.

Ambos se miraron algo indecisos hasta que se escuchó un fuerte estruendo provenir del interior Jingshi.

- ¡Maestro Wei! - gritaron ambos discípulos abriendo la puerta de manera violenta - ¿Se encuentra... bien?

Dentro estaba Wei Wuxian junto a Hanguang-Jun, en una pose bastante comprometedora, el piso del Jingshi estaba mojado y podían verse los restos de la bañera de madera regados de un extremo a otro.
Esta era la tercera que rompían en el mes.

Chapter Text

trauma#5

Wei Wuxian no era alguien que tuviera mucho pudor a la hora de mostrarse frente a otros, mucho menos mostrar su piel, muchas veces sus prendas desarregladas eran motivos de regaño por parte de Lan Qiren quien se quejaba de que se negara a usar las ropas representativas de su clan y sobre todo que osara vestirse de una manera tan desarreglada en ocasiones.

- Esta bien, le tomaré la palabra - había dicho Wei Wuxian con una sonrisa pícara mientras el gran maestro comenzaba a pensar si podía retractarse de sus palabras, algo no le parecía que estaba bien, después de todo a Wei Wuxian sus palabras le entraban por un oído y le salían por el otro.

Ese día había accedido casi de manera obediente, lo cual desconcertaría a cualquiera, para Wei Wuxian las prendas de color blanco de GusuLan no eran tanto de su agrado, siempre le pareció que daban la impresión de ser ropa funeraria, pero si bien había algo que no había hecho aún y era usar estas prendas, dejó la cinta de la frente de lado dado que sentía que no era su estilo, tomó la cinta para más bien usarla como listón y atar su cabello.

Sabía que todos le esperaban en la entrada, hoy acompañaría a Lan Zhan en una clase donde irían por la montaña recolectando hierbas medicinales, esto ayudaría a los más jóvenes a aprender a identificarlas y como usarlas.

Corrió como pudo sintiendo que quizás su nueva túnica era algo larga y casi tropieza.

Todos se quedaron sin palabras al verle, era como ver un cadáver de dos cabezas, alguna criatura mitológica, o esa impresión le daba al ver las miradas de asombro de los jóvenes.

- ¡No puede ser que me quede tan mal! - Wei Wuxian rompió el silencio al no obtener ningún comentario.

- Wei Ying luce bien con cualquier cosa que use - dijo Lan Zhan calmadamente.

Lan Zhan siempre le decía palabras como esa, pero si a Lan Zhan le gustaba no le importaba mucho lo que otros pensaran.

Lan Sizhui y Lan Jingyi se miraron las caras y forzaron una sonrisa no era que Wei Wuxian luciera mal ¡para nada! lucía perfecto, pero ¿por qué usaba el traje de cultivadora de la secta?

Prefirieron no hacer comentarios al respecto.

Bajaron por la montaña, el clima estaba soleado y era bastante cálido, pudieron encontrar varias de las plantas que estaban buscando, habían recolectado un buen número de ellas, Lan Sizhui tenía un mortero donde había molido algunas y creado alguna especie de pasta que se podía aplicar en las heridas su olor no era muy agradable para los menores.

- ¡Por aquí! - Wei Wuxian llamó cerca del río donde habían un par de flores de color blanco que lucían muy hermosas, algunos de ellos nunca las habían visto - Esta flor es muy especial, tiene buenos efectos relajantes, se puede hacer un té delicioso con sus hojas y flores - explicó - Tomaré algunas - anunció mientras se acercaba sin percatarse de que estaba algo resbaloso cerca del río, terminó resbalando y cayendo estrepitosamente a las frías aguas que venían de la cascada más alta de la montaña.

- ¡Maestro Wei! ¿se encuentra bien? - Lan Sizhui se había apresurado junto a los demás para tratar de sacarlo del agua.

- Estoy, solo tengo algo de frío - Wei Wuxian se abrazaba a sí mismo como si buscara darse calor de manera inconsciente, tener ropas mojadas encima quizás no era la mejor idea, decidió deshacerse de su túnica superior sin mucha ceremonia mientras exprimía con fuerza el agua el agua de la tela.

Wei Wuxian simplemente bromeó sobre su torpeza pero los demás no hacían algún comentario, los jóvenes estaban en silencio con el rostro pálido, la verdad esto no sería algo preocupante para los jóvenes pero con Wei Wuxian no sabía que debían esperar, la piel blanca y nívea de Wei Wuxian tenía extrañas marcas y moretones, sobre todo en sus hombros, si detallaban bien eran mordidas, algo aterrador, junto a eso algunas marcas en sus muñecas eran aún más visibles, como si las hubieran atado con fuerza.

- Maestro Wei ¡¿esas son marcas de un cadáver andante?! - se atrevió a preguntar Jingyi y los demás palidecieron.

- ¡Oh! - Wei Wuxian rio nerviosamente - No es nada de lo que deban preocuparse, esto son cosas de adultos - dijo fingiendo timidez de un momento a otro.

Hanguang-Jun no tardó en llegar al escuchar el alboroto inicial, de inmediato se quitó su túnica superior cubriendo la piel expuesta de Wei Wuxian quien solo agradeció el acto de caballerosidad de su esposo con un ligero estornudo.

- El pantalón también está mojado - indicó Lan Wangji, la prenda mojada era más lo que revelaba que lo que cubría.

- ¡Lan Zhan! - Wei Wuxian cubrió su rostro con la túnica de Hanguang-Jun - ¡Que indecente! ¿quieres hacer esas cosas frente a los chicos?

- Te vas a resfriar - dijo Lan Wangji manteniendo la calma ante sus provocaciones, los jóvenes sencillamente temblaron ligeramente desviando sus miradas dado que Wei Wuxian había asentido, lo que Lan Wangji había dicho era lógico, por lo que se deshizo de sus pantalones sin mucho pudor quedándose únicamente con la túnica superior de Lan Wangji cubriéndole - Volvamos - ordenó Lan Wangji sin mediar muchas palabras.

Al día siguiente los jóvenes no entendían por qué debían cumplir con un castigo escribiendo las reglas de la secta parados de manos.

Chapter Text

-¡Sorpresa! ¡tendré un bebé! - Wei Wuxian había anunciado con una sonrisa radiante dejando sorprendidos y sin palabras a muchos de los jóvenes discípulos, Jin Ling incluido quien se atrevió a formular una pregunta que no pudo mantener solo dentro de su cabeza.

"¡¿Cómo?!"

Wei Wuxian amplió su sonrisa y su rostro se oscureció - ¿Estás seguro de que quieres saber cómo? - Jin Ling sintió los vellos de su nuca erizarse y estuvo a punto de reconsiderarlo Wei Wuxian simplemente sonrió complacido por la expresión en su cara y procedió a explicarse - Lan Zhan le ha dado demasiados besos y abrazos a este Maestro - dijo escondiendo una risita maliciosa detrás de la manga de su túnica.

Aquello no solucionó la duda del Joven líder, más bien la acrecentó.

Un beso solo era eso: un beso.

O eso había querido pensar. Los besos se describían como una hermosa muestra de afecto entre amantes, aquello había atacado su curiosidad de manera terrible, después de todo siendo tan joven la primera vez que había visto a un par de adultos besarse había sido un accidente, lo más vergonzoso e impactante de aquella incómoda situación había sido que esos adultos de que se habían besado eran dos hombres, Wei Wuxian y Lan Wangji.

Pensaba que Wei Wuxian había sido afectado por las costumbres de manga cortada de Mo Xuanyu, pero creía imposible que Hanguang-Jun hubiera cedido ante sus encantos. Después de verlos tan felices pensó que todo aquello no era tan malo, Wei Wuxian aún seguía siendo su tío pese a todo lo sucedido.

Aquella situación había estado dando vueltas en su cabeza y ahora era un pensamiento recurrente, había tratado de imaginarse en un futuro casándose con su esposa, pero sencillamente era imposible que pudiera imaginarlo, besando a una joven desconocida.

- Jing Ling, ¿algo te molesta? - la voz tranquila de Lan Sizhui le sacó de sus pensamientos y había disparado una flecha descuidada errando el blanco frente a él.

Había pensado que practicar el tiro con arco resultaría beneficioso para aclarar y calmar su mente, pero ese pensamiento recurrente en su mente hacía estragos en el impidiéndole concentrarse, había pasado los últimos días así y como era de suponer, aunque tratara de ocultarlo alguien se había dado cuenta.

La mirada curiosa y preocupada de Lan Sizhui le hizo sentirse descubierto y algo nervioso.

- ¿Jin Ling?

- ¡Me encuentro bien! solo... estaba pensando en algo.

- Debes tener cuidado, podrías lastimarte - dijo Lan Sizhui con un tono amable - ¿Aquello que te aqueja son deberes de tu secta?

- N-no, digo sí... - que mal mentiroso era.

Lan Sizhui simplemente le sonrió devolviéndole la flecha extraviada. Su sonrisa le impactó como los primeros rayos de sol al amanecer, algo dentro de él estaba inquieto, quiso tomar la flecha y cancelar la práctica, no estaba en su mejor condición, sintió que su ritmo cardíaco no era normal, sentía su rostro muy caliente, apartó la mirada rompiendo todo contacto visual.

- Jing Ling, tu rostro está muy rojo, ¿no habrás pescado un resfriado? el Maestro Wei se preocupará - expresó Lan Sizhui con preocupación ante el comportamiento tan extraño de su amigo.

Jin Ling no supo cómo reaccionar ante el acercamiento repentino de Lan Sizhui, el suave contacto de su mano en su frente le hizo temblar, ni siquiera pudo articular una palabra coherente, quiso apartarse y dejar de sentirse como idiota terminó tropezando con sus túnicas sintiendo como se iba en cámara lenta hacia atrás, pudo ver como Lan Sizhui había hecho un movimiento desesperado para ayudarle, pero terminó tropezando igual de torpe que él.

Lo siguiente que supo era que habían caído al piso, el dolor que pudo haber sentido al impactar contra el piso de madera era completamente nulo, se había quedado paralizado al ver el rostro de Lan Sizhui tan cerca, pero eso no era lo más impactante, la situación no podía ser peor, sus labios se habían encontrado de manera torpe en la caída, incluso habían chocado sus dientes con fuerza, la fuerte impresión que esta situación le causó le impedía moverse, hasta que el joven Lan pareció reaccionar alejándose de golpe cubriendo su boca con su mano cubierta por su túnica con un sonrojo tan fuerte que contrastaba de manera llamativa con respecto a sus ropas inmaculadas que era imposible ocultarlo.

Ninguno de los dos pudo decir nada, solo se miraron en silencio con una sensación tan incomoda en su estómago como si tuvieran miles de mariposas que luchaban por salir.

- Sizhui... - Jin Ling fue el primero en intentar hablar.

- Lo siento tanto Líder Jin, realmente no sé qué hacer para disculparme, reportaré esto ante el Líder de secta, debo recibir un castigo adecuado por esta ofensa - Lan Sizhui estaba fuera de sí, tenía la mirada pegada al piso y el sonrojo no desaparecía, más bien se le había sumado la preocupación por su imprudencia.

- ¿Qué? ¿Un castigo? ¡pero si ha sido un accidente! no debes ser castigado por una tontería como esta - se apresuró a decir tomándole de los hombros.

- ¿Una tontería? - la voz temblorosa de Lan Sizhui le hizo congelarse, se sintió aun peor al ver su expresión herida ¿Por qué? Lan Sizhui se había levantado tomando una distancia prudencial.

- Sizhui - Jin Ling no sabía que decir o que debía hacer, sentía que cada vez que abría la boca lo echaba a perder todo aún más - Por favor, ignoremos esto, ha sido un accidente nada más - probó a decir nuevamente esperando que su amigo entrara en razón, lo que menos quería era que el joven fuera castigado por algo tan trivial como lo que había pasado, no se lo merecía, ¡si alguien debía ser castigado debía ser él! Todo esto había sido su culpa.

Notó como Sizhui le miraba un poco más calmado pero se sintió un tanto inquieto, lo vio forzar una sonrisa muy mal, no entendía muy bien que significaba aquel gesto, lo vio marcharse rápidamente entonces no había notado la reciente presencia de Lan Jingyi quien había llegado anunciándose ruidosamente, había ido a buscar su equipo de practica y se había tardado un poco, quizás demasiado, llegando para encontrar una situación tan tensa y preocupante cuando vio a Lan Sizhui pasar de él casi corriendo.

- ¿Qué está pasando?

- No, ha pasado nada - Jin Ling se limitó a responder.

Jingyi le miró no muy convencido, estaba más que claro que algo había ocurrido.

El resto del día se sintió tan pesado para Jin Ling, quien hubiera pensado que de tanto pensar en algo como un beso había terminado dando su primer beso a su preciado amigo, de una manera tan torpe y accidentada, lo peor era que se sentía como un idiota, nunca pensó que su primer beso sería con otro chico, mucho menos que ese chico sería Lan Sizhui.

No había visto a Sizhui ni siquiera a la hora de la comida, solían comer y conversar juntos, en cambio solo estaba Lan Jingyi a su lado, había informado que Lan Sizhui estaba indispuesto por lo que no comería con ellos, ciertamente era preocupante.

¿Qué debía hacer?

Miró a Lan Jingyi y se preguntaba si era buena idea platicarle de lo ocurrido, después de todo los tres eran cercanos, no estaba bien ocultar las cosas, pero temía la reacción del otro.

¿Sería considerado un "manga cortada" solo por un pequeño accidente como ese? ¿Acaso eso era lo que le podía preocupar a Lan Sizhui? Sabía que la secta GusuLan era muy estricta con sus normas, le preocupaba como se pudieran tomar esta situación si se llegara a saber. No quería que su amigo fuera lastimado, aunque había notado lo herido que estaba cuando lo vio por última vez.

"Lan Zhan le ha dado demasiados besos y abrazos a este Maestro, ahora tendremos un bebé" La voz burlona de Wei Wuxian hizo eco en su cabeza.

¡Imposible!

¿Como un simple beso podía causar tantos estragos?

Se negaba a creerlo.

Había terminado en el pabellón de la biblioteca del Receso en las Nubes con la excusa de poder ilustrarse y aprovechar algo de su tiempo adquiriendo conocimientos de provecho. Simplemente había llegado allí como si ese lugar le fuera a dar una respuesta a sus problemas.

Vio entre las estanterías libros de cultivo e historia que solo le hicieron arrugar la frente con amargura porque sentía que no podía encontrar una respuesta a lo que estaba sintiendo en ese momento. Un libro llamó su atención llamado "guía para la vida en pareja", sin pensarlo mucho lo tomó y comenzó a ojearlo esperando que nadie le descubriera leyéndolo.

El libro no parecía de mucha ayuda hasta que vio de reojo un título que captó su atención: "muestras de afecto".

Besar a tu esposa no está mal, es necesario demostrar afecto con algo de contacto físico e íntimo en el matrimonio, después de todo sus almas estarán unidas hasta el día de su muerte y en la eternidad. Es normal que después de esta muestra de contacto físico tu esposa presente extraños síntomas de enfermedad, pero no debe preocuparse después de todo debe alegrarse, lo más seguro es que su esposa este esperando a su primogénito...

Jin Ling soltó el libro como si le hubiera quemado la mano ¡no podía ser cierto eso! ahora que se preguntaba no sabía realmente como se hacían los bebes, sabía que la madre daba a luz a los hijos, pero no sabía el proceso detrás de este milagro llamado concepción. Siempre le habían dicho que los hombres no podían dar a luz, pero ¡Wei Wuxian estaba embarazado! Abandonó tan rápido como pudo el pabellón, estaba ahora aún más confundido.

Se sintió aun peor cuando llegó la noche y no había visto a su amigo en todo el día. Lan Jingyi se había acercado con una expresión desganada impropia de él avisándole al resto que Lan Sizhui no se presentaría para la cacería nocturna de esta noche junto a él Wei Wuxian también se había ausentado por lo que Hanguang-Jun lo supliría en sus clases.

No supo cómo tomarse esa noticia.

- ¿No me dirás que pasó entre ustedes? - la voz de Lan Jingyi le había traído de vuelta de sus pensamientos - Han estado actuando tan raro, es raro que Sizhui se salte una cacería nocturna no parecía enfermo hasta que los encontré en la sala de arquería.

- N-no ha pasado nada - se mordió la lengua.

- No me engañas, sabes me duele que mis amigos no confíen en mí.

Jin Ling sintió ese comentario como un duro golpe.

- Lo siento- se apresuró a disculparse - Tienes razón también eres mi amigo.

- Acepto tus disculpas doncella Jin - Jingyi sonrió complacido - Ahora dime que pasó y podré ayudarte.

Jin Ling aun le miró con duda, pero respiró hondo y entonces se atrevió a decir lo ocurrido con pelo de detalles, dejando a Jingyi con una cara estupefacción que nadie esperaría. Jin Ling sintió que quizás había hablar demasiado.

- ¿Eres un manga cortada? - preguntó Jingyi sin mucho tacto.

- ¡C-claro que no! Ya te dije que fue un accidente. Ayúdame a disculparme con él.

- Esta bien lo haré, lo haré porque son mis amigos y esta situación es algo desastrosa ¿sabes? Sizhui es algo sensible, así que ve pensando cómo te disculparás, estoy seguro de que si le haces llorar Hanguang-Jun te golpeará.

Jin Ling no sabía si Jingyi le estaba dando ánimos y haciéndole reconsiderar su deseo de disculparse para huir.

Al día siguiente durante las clases matutinas apenas vio a Lan Sizhui, pero este ni se había volteado a mirarle, sintió una punzada en su pecho. Tenía que disculparse cuanto antes.

Estuvo siguiendo a Lan Sizhui durante el resto del día, pero en ningún momento lo encontraba solo, se sentía cohibido de acercarse cuando había otros discípulos cerca.

Jingyi miró con desanimo sus intentos fallidos de acercarse. Realmente parecía que la Doncella Jin estaba en aprietos, así que decidió intervenir.

- Ve al prado de los conejos, le dije a Sizhui que fuera allí para que alimentáramos a los conejos y al burro del maestro Wei, no lo arruines - Jingyi le dio un empujón esperando que el más joven entendiera el mensaje.

Jin Ling no pudo evitar sentirse agradecido, se apresuró a ir allí cuando no vio a Lan Sizhui cerca.

Corrió rompiendo una de las reglas de la secta, pero en ese momento no le importó, ya pagaría después por su imprudencia.

Llegó al prado de los conejos donde todo parecía calmado, pudo identificar a Lan Sizhui pero entonces se dio cuenta de que no estaba solo, era tarde para ocultarse cuando había llegado haciendo tanto alboroto.

- ¡Jin Ling! - la voz enérgica de Wei Wuxian le hizo retroceder tanto a él como a Lan Sizhui, para Wei Wuxian el comportamiento extraño de los dos no pasó desapercibido - ¡Muy bien! parece que tienen asuntos que arreglar - Wei Wuxian había atrapado a ambos de sus túnicas cuando les vio las intenciones de huir - No he querido intervenir, pero ustedes son amigos. Me duele verlos en esta situación, también preocupan a Jingyi y a sus demás compañeros, es mejor que aclaren que ha pasado.

Ambos tenían la mirada en el suelo, no se atrevían a levantar la mirada temiendo encontrarse con el otro.

Jin Ling no pudo evitar pensar que esto no podía seguir así. No quería que esto siguiera así.

- Yo he besado a Lan Sizhui ¡Fue un accidente!

- Jin Ling... - la voz temblorosa de Sizhui apenas se escuchó.

El silencio incomodo volvió a presentarse.

- ¡Wow! vaya no esperaba que esto hubiera pasado - Wei Wuxian rompió silencio. Notó cierto malestar en las expresiones de su adorado hijo - Jing Ling, A-Yuan, besar a alguien no tiene nada de malo, entiendo que el primer beso es algo muy importante y como deben sentirse de confundidos por que ocurriera algo así, pero entiendo que hay cosas que no se solucionan con solo una disculpa, después de todo eso debe ser una experiencia muy preciada para ambos.

Jing Ling entonces se sintió algo tonto porque se había apresurado a decirle a Lan Sizhui que olvidara todo respecto a lo ocurrido cuando eso debía ser algo muy importante para él y haberlo estropeado quizás era más de lo que hubiera podido entender en ese momento. Decidió entonces tomar la palabra y ser responsable como el líder de secta que era, si su tío Jiang Cheng estuviera allí le habría roto las piernas de seguro.

- Lan Sizhui. Yo Jin Ling, líder de la secta Lanling Jin me disculpo por mis actos. No debí pedirte que olvidaras algo que podía ser importante para ti ¡la verdad es que ha significado mucho para mí! - sentía que el corazón se le iba a salir por la boca.

Lan Sizhui esta vez decidió tomar la palabra - Jin Ling, yo también te debo una disculpa, creo que te hice sentir mal cuando decidí ignorarte, espero que me puedas perdonar.

- No hay nada que perdonar, Y-yo me haré responsable de mis actos y por supuesto de las consecuencias de mi imprudencia - Jin Ling se había acercado tomando la mano del mayor con decisión.

Wei Wuxian no daba crédito a todo lo que veía y escuchaba, trataba de no hacer algún ruido mientras contenía una risita divertida.

- Jin Ling... creo que todo está bien, acepto tus disculpas, así como tu aceptas las mías - Sizhui se sintió algo incomodo cuando el agarre en su mano se hizo un poco más fuerte.

- No, esto no es algo que se pueda solucionar con una disculpa, Lan Yuan prometo que te haré feliz a ti y a nuestro hijo - esta vez ni A-Yuan ni Wei Wuxian sabían que decir.

- ¿Vaya pero que está ocurriendo aquí? - Wei Wuxian había decidido intervenir - ¿Como esto ha pasado de una disculpa a una propuesta de matrimonios e hijos?

- ¡Maestro Wei! - A-Yuan había olvidado que Wei Wuxian estaba allí presente.

- Tío Wei, yo cuidaré de Lan Yuan, después de todo nos besamos, así sea por error es probable que tengamos un hijo. Es lo que dice el libro que está en la biblioteca y lo que usted dijo, Jingyi también me dijo que era cierto.

- ¿En serio tú creíste eso? Seguro leíste ese libro de "la vida en pareja"- Wei Wuxian se agarró de su estómago mientras luchaba por no reír ruidosamente - Quizás debí explicarme mejor de como Lan Zhan logró poner un bebé en mí.

Jin Ling notó como Lan Sizhui se sonrojaba a no más poder.

- ¡Jin Ling, no es de esa manera que se hacen los bebés! - había dicho Lan Sizhui algo alterado.

Wei Wuxian no dejaba de reír con las reacciones de ambos jóvenes.

Chapter Text

Contaban los rumores que había una sección prohibida en el pabellón de la biblioteca, los jóvenes no dejaban de hablar de ello entre susurros y trataban de mantener el rumor lejos de los oídos de sus líderes, en especial del gran maestro Lan Qiren.

Se decía que en dicha sección prohibida se escondían libros que no eran aptos para los jóvenes sobre todo por su contenido.

Lan Jingyi suspiró cansado masajeando su muñeca, esto le pasaba por seguir a Sizhui anoche para ir a la ciudad, los castigos no eran algo que le agradaban, pero no pudo negar haberse divertido. Levantó la mirada encontrándose con la expresión tranquila de Lan Sizhui quien parecía absorto en el libro que tenía frente a él, parecía estarse tomando un descanso por lo que veía casi terminaba su asignación.

- ¿Qué estas leyendo? que parece que te vas a meter en ese libro.

- Sencillamente son poemas - respondió Lan Sizhui con una sonrisa tranquila, y Jingyi levantó una ceja.

- Que aburrido – suspiró - ¿Hay alguno bueno? - dejó la tinta a un lado.

- Puede - Sizhui cerró el libro de golpe.

- Los chicos estaban hablando de libros extraños en la biblioteca - dijo Lan Jingyi con algo de desinterés.

- No he visto nada raro - Sizhui volvió a su tarea.

Lan Jingyi no entendía porque, pero sentía algo raro, vio el libro de poemas, luego a Sizhui, después a su asignación.

- ¿Hanguang-Jun te hizo leer ese libro?

- Mas bien fue el maestro Wei – forzó una sonrisa y aquello hizo que la curiosidad de Jingyi creciera.

Sin dudarlo mucho tomó el libro de poemas que descansaba sobre la mesa, ese libro era sospechoso. Lan Sizhui reaccionó tomándolo a mitad de camino mientras su sonrisa forzada se hacía más grande.

- Este libro, ¿no será de esos libros? - hizo énfasis en el término "esos libros", sabía que Sizhui no era tonto.

- Para nada.

- Mientes, sabes que eso también se castiga - dijo Jingyi endureciendo su mirada.

- No miento - soltó de golpe el libro - Esos libros de los que todos hablan no existen - Jingyi casi se va de espaldas mientras sostenía el libro, no dudó en abrirlo y revisar de manera rápida las páginas, solo páginas con cientos de poemas.

- Creo que tienes razón, solo son rumores ¿no? - Jingyi se sintió algo tonto dejando el libro de lado y Sizhui sonrió como siempre.

- Ya he terminado, iré a estirar las piernas - dijo el joven levantándose dejando a su compañero para que terminara su asignación.

Salió de la biblioteca, necesitaba caminar un poco, una vez algo lejos del recinto y sin nadie que estuviera cerca metió la mano en su manga sacando un par de páginas bastante llamativas con ilustraciones bastante explicitas sobre el arte amatorio.

- Casi me descubre, ¡el Maestro Wei me hará perder la cara! - dijo completamente resignado, mientras buscaba como deshacerse de aquel material tan dudoso.

-------------------

- Estas muy feliz hoy, ¿pasó algo? - Lan Wangji preguntó al ver que su esposo no hacía ningún esfuerzo en contener su emoción.

- No puedo ocultarlo de ti Lan Zhan - Wei Wuxian soltó una carcajada - Es que le di un libro de poemas a A-Yuan - Lan Wangji alzó una ceja - Sabes como padre me preocupa su crecimiento, la educación aquí es muy restrictiva con ciertos temas – dijo con un aire de preocupación.

- Wei Ying - Lan Wangji cerró sus ojos con resignación, esperaba que A-Yuan no se metiera en problemas.

Chapter Text

Si bien el Receso en las Nubes era conocido en la región por sus talentosos cultivadores, lo primero que a la gente se le venía a la cabeza era la elegancia y belleza que desbordaban los dos Jades de Gusu, cualquiera a su alrededor simplemente quedaba impactado, ciertamente eran los mayores exponentes de su secta como los mejores cultivadores de su generación, no había ninguna doncella que no suspirara al verlos o algún joven discípulo que no pudiera alabar de manera sincera la belleza de los jades y la gran admiración que les hacían profesar.

Zewu-Jun, Líder de secta era alguien encantador con una sonrisa que derretiría a cualquiera, su hermano Hanguang-Jun, en contraparte era poco expresivo, pero había un aire de misterio que le envolvía que resultaba igual de atractiva.

Las jóvenes doncellas de la ciudad no dejaban de suspirar pensando en los jades, incluso los jóvenes discípulos tenían un aspecto prometedor, pero los jades lucían inalcanzables.

Un grupo de doncellas trataba de esforzarse siempre que pudieran ver a algún miembro de la renombrada secta pasear por las calles de la ciudad, esperando ser notadas, después de todo no podía haber mayor honor que ser elegida por un maestro cultivador de su nivel.

Pudieron ver a un pequeño grupo con las vestimentas representativas de Gusu Lan de color blanco inmaculado con los característicos símbolos de las nubes adornando las prendas, los discípulos eran jóvenes y muy conocidos en la ciudad, junto a ellos no podían creer que veían al gran Hanguang-Jun acompañándolos.

Las chicas comenzaron a susurrar entre ellas pensando en que hacer para llamar su atención, una de ellas de manera premeditada dejó caer su bolsa aromática llamando la atención del grupo de cultivadores.

Como era de esperarse Hanguang-Jun tan amable y noble, la recogió, la chica se quedó sin habla ante la figura tan imponente que parecía rozar la perfección.

- Aquí tienes - Lan Wangji extendió su mano con la pequeña bolsa la chica petrificada no era capaz de formular una respuesta coherente, ni siquiera era capaz de moverse, las chicas detrás de ella casi estaban a punto de entrar en pánico también.

- ¡Lan Zhan! - un joven de túnicas negras que parecía salido de la nada, se había colgado del brazo del imponente Hanguang-Jun - ¡La estas asustando! deberías sonreír un poco más como tu hermano - Wei Wuxian le habló con una sonrisa radiante mientras le arrebataba la bolsa de las manos y la colocaba con cuidado en las delicadas manos de la joven.

La joven agradeció con torpeza, preguntándose quien era ese joven que le hablaba con tanta familiaridad a Hanguang-Jun, le hablaba incluso con su nombre de nacimiento, debían ser muy cercanos, aunque sus vestimentas oscuras discordaban con las de habituales del Receso en las nubes.

Las jóvenes cuando reaccionaron Lan Wangji ya estaba caminando hacia unos puestos más adelante, las jóvenes se quejaron con la doncella osada por haber despreciado su oportunidad, ¿De todas maneras quien es él?

- ¿Los alcanzamos? - se escuchó preguntar a uno de los juniors del grupo.

- Mejor mantengamos la distancia, es incómodo mirarlos así - dijo otro de los jóvenes señalando con la mirada al par de adultos.

La joven osada al ver que los discípulos discutían entre ellos y decidió obtener algo de información.

- Disculpen que los interrumpa jóvenes maestros, pero puedo saber algo acerca de Hanguang-Jun ¿Qué tipo de chicas le gusta? ¿Tiene prometida o algo así...?

Los juniors intercambiaron miradas.

- ¡Oh! dulce doncella, Hanguang-Jun no tiene prometida, tiene "esposa" - dijo con mucho pesar notando que la sonrisa de la joven se borraba rápidamente.

- ¿Esposa? - la joven sintió aquello como un valde de agua fría.

- ¡Jingyi! - se escuchó a uno de los jóvenes quejarse, dado que el estado marital de Lan Wangji aún no había sido anunciado de manera oficial.

- ¿Ella es hermosa? - preguntó sin importar su insolencia, simplemente necesitaba saberlo.

- Oh, por supuesto una belleza exótica, única en el mundo- respondió Lan Jingyi con seriedad fingida.

- He escuchado hablar de ella - uno de los vendedores del puesto de maquillaje a su lado decidió intervenir - Dicen que es muy bella, perteneciente a la familia Mo, dicen que su madre era la joven más bella de la ciudad, su cabello muy largo y hermoso, me lo dijo alguien que logró reconocer a Hanguang-Jun el día de su boda, que fue algo clandestino.

Las jóvenes doncellas sintieron como se quedaban sin esperanzas. Los juniors simplemente estaban impresionados por como la información y rumores llegaban a la gente.

- Me niego a creerlo - dijo con la voz quebrada la joven osada.

- Oh, dulce doncella, no está permitido mentir en el Receso en las Nubes - corrigió Lan Jingyi con seriedad en su rostro - Incluso tienen un hijo – señaló de manera divertida a Lan Sizhui que estaba a su lado, quien tembló al verse señalado con las miradas.

- ¡Jingyi!

- ¡A-Yuan! ¡Chicos dense prisa! - Wei Wuxian les llamó mientras hacia un gesto con su brazo al aire.

La joven se quedó sin palabras al no obtener una respuesta negativa, dirigió la mirada hacia donde Hanguang-Jun se había detenido junto a aquel joven maestro de túnicas negras, ella entonces pudo notar algo, Hanguang-Jun no apartaba la mirada de él, el joven maestro sonreía sin cesar, su cercanía no era normal, por lo menos no en dos hombres. Entonces pudo notar un detalle apenas visible, sus manos, estaban entrelazadas, ¡Imposible! sacudió su cabeza, fue solo un breve momento, pero creyó ver como el joven maestro de túnicas negras le había mirado como si le diera una señal de advertencia, no era muy hábil para leer los labios, pero claramente había podido discernir lo que decían esos labios habían querido decir con una sonrisa juguetona de manera silenciosa.

"Es mío"

Chapter Text

Todos los días son demasiados días.

 

Wei Wuxian lo entendió cuando su cuerpo le había hecho saber que era suficiente, o más bien que la pasión desmedida de Lan Zhan finalmente lo había agotado, su cuerpo no era como antes, quizás en su cuerpo original hubiera podido soportar el amor pasional de Lan Zhan sin muchos problemas, pero al cuerpo de Mo Xuanyu carente de una buena cultivación y resistencia le estaba pasando factura.

Había tratado de ocultarlo, no quería llamar mucho la atención respecto a esos temas, ya tenían suficiente con tener que hacerlo todas las noches y que Lan Qiren a la mañana siguiente le lanzara miradas asesinas y tuviera que pretender que no sabía que pasaba.

- Maestro Wei, ¿no tiene demasiados cojines? - la voz de Lan Sizhui llamó su atención, tenía dos cojines debajo de sus posaderas, sino no creía soportar estar sentado durante el resto del banquete familiar, dado que hoy era un día especial en el Receso en las Nubes por lo que ameritaba de una reunión familiar.

- Para nada A-Yuan, además más cojines son más cómodos - forzó una sonrisa teniendo a Lan Wangji a su lado, no quería hacer público su malestar mucho menos herir los sentimientos de su esposo, entendía que hacia lo humanamente posible por contenerse después de más de trece años de abstinencia.

Trató de tener un comportamiento ejemplar durante el banquete familiar, sentía la mirada de halcón de Lan Qiren, no quería provocar muchos problemas el día de hoy, más bien no tenía la fuerza para eso, comió en silencio, no tuvo que quejarse porque su comida no tenía suficientes especias ya que había sido preparada especialmente para él.

Todo estaba en silencio cosa que alarmó a mucho de los presentes, Lan Jingyi y Lan Sizhui habían intercambiado miradas incrédulas, el silencio era extraño, estremecedor, más aún porque estaban en un banquete junto a Wei Wuxian, las palabras silencio y calma no era algo que hubieran conocido desde que Wei Wuxian estaba en el receso en las nubes. Incluso Lan Xichen miró extrañado a su tío que parecía esperar alguna clase de movimiento por parte de Wei Wuxian, pero este parecía demasiado metido en sus pensamientos como para notar la extrañeza y ansiedad de los demás presentes.

En algún punto Lan Wangji se encontró con la mirada preocupada de su hermano frente a él y entendió el mensaje, él también estaba preocupado, quien diría que un Wei Wuxian tan silencioso podía causar tanto pánico.

- Wei Ying - la calmada voz de Lan Wangji rompió el silencio llamando la atención de su esposo quien dejó sus alimentos para mirarle algo sorprendido ya que se suponía que una de las reglas era "no hablar durante la comida".

- ¿Lan Zhan?

- Wei Ying ¿Ocurre algo? - preguntó y los demás estaban atentos a cualquier movimiento.

- Para nada - dijo con una suave sonrisa - Uhmm... creo que ya he terminado -dijo mirando su plato prácticamente vacío - Me retiraré - dijo con un tono calmado levantándose con una lentitud casi ceremonial de su puesto, los demás presentes hacían lo posible para no dejar caer sus platos.

Lan Sizhui sostenía temblorosamente en cuenco de sopa en sus manos, cosa que no pasó inadvertida para Wei Wuxian, siendo tan despistado como para tropezar gracias a la pequeña distracción que le había provocado, pisando parte de su túnica para caer ruidosamente al suelo, el sonido del estruendo quedó completamente opacado por el grito de dolor por parte de Wei Wuxian.

Lan Wangji se levantó de su puesto contra toda regla, romper una regla era lo que menos le preocupaba cuando el grito de Wei Wuxian le había preocupado más que otra cosa pensando que se había lastimado.

- Wei Ying - Lan Wangji se acercó a Wei Wuxian examinándolo de pies a cabeza.

- Estoy bien, ¡Auch! - se quejó cuando sintió una punzada dolorosa en su parte baja al momento que había decidido sentarse en el piso para tratar de reincorporarse mejor.

- ¡Wei Ying! - Lan Wangji no pudo evitar sobre reaccionar al verle quejarse de dolor - Te lastimaste.

- Estoy bien solo me duele el trasero - Lan Wangji bajó su mirada a donde Wei Wuxian se sobaba con insistencia, de inmediato recordó el comportamiento extraño de Wei Wuxian desde la mañana.

- Wei Ying, he lastimado a Wei Ying - dijo con un deje de tristeza en su mirada provocando que Wei Wuxian se preocupara.

- ¡Oh! mi querido Lan Zhan, Hanguang-Jun, Er-gege mírame - Wei Wuxian posó sus manos en el rostro de Lan Wangji obligándolo a mirarle fijamente - Estoy bien, quizás debí decirte que fuiste algo rudo con este esposo, pero no debes sentirte mal, el dolor se irá pronto, quizás hoy debamos intentar hacerlo más lento y con cuidado - besó rápidamente a Lan Wangji mientras le dedicaba una sonrisa complaciente.

- Mn - Lan Wangji alzó a Wei Wuxian en sus brazos y se marchó del recinto sin siquiera detenerse a mirar el rostro de los demás presentes.

Todos en la mesa estaban petrificados, Lan Qiren estaba tratando de no vomitar sangre, la cual se escurría por la comisura de sus labios sin control. Lan Xichen miró a su tío con preocupación esperando que no estallara mientras veía a los demás discípulos tratando de mantener la calma y comer en silencio.