Actions

Work Header

Como traumar a los Juniors de la secta GusuLan

Chapter Text

 

La noche fría y solitaria llegaba dando inicio a el toque de queda en el Receso en las Nubes, por lo que nadie podía entrar y salir, los discípulos se iban a la cama temprano para madrugar, eso era lo que tenían establecido y todos debían cumplir, pero para Wei Wuxian seguir las reglas no era lo suyo -ni aunque estuviera casado con Lan Zhan- quería experimentar la misma adrenalina que cuando era joven, cuando se escapaba a escondidas al pueblo más cercano a buscar su querida sonrisa del emperador.

Esta noche su cacería era exitosa, estaba seguro que nadie lo notaría, había olvidado lo divertido que era hacer estas cosas, el cuerpo de Mo Xuanyu era algo frágil y delicado, a diferencia de su cuerpo anterior, le costaba algo más de esfuerzo cruzar el gran muro pero su recompensa lo valía, cruzó sin que nadie lo viera, se felicitó por su trabajo, trató de no hacer mucho ruido al pisar la hierba del jardín, volvería a hurtadillas al Jingshi, de seguro Lan Zhan le debía estar buscando.

Iba a seguir avanzando cuando sintió unos brazos fuertes inmovilizarle y arrastrarle detrás de un árbol en plena oscuridad, Wei Wuxian trató de golpear a aquel desconocido con los frascos de licor que tenia en su mano pero aquel sujeto era bastante ágil y pudo esquivarlo con facilidad despojándolo de sus únicas “armas” que cayeron al suelo sin romperse para su tranquilidad pero quedando lo suficientemente lejos de su alcance, sintió entonces como aquellas manos firmes le tomaban del antebrazo evitando que pudiera sacar algún sello para defenderse al tiempo que sentía como el sujeto hacia disminuido la distancia entre ambos sintiendo su cuerpo presionar el suyo desde atrás mientras una mano rozaba su abdomen como si quisiera despojarle del cinturón que mantenía su ropa ajustada, quiso gritar al oír la respiración de su atacante en su oído pero su voz no salía dejando inquieto y desconcertado a Wei Wuxian, trató de resistirse pero su atacante era fuerte, esta persona no estaba haciendo guardia por casualidad, esta persona quería mantener en secreto su captura, fue arrojado con fuerza al suelo quedando boca abajo y aunque hacia el esfuerzo por ver el rostro de su atacante no lograba distinguirlo entre las sombras, pudo sentir como sus manos eran atadas tras su espalda, entonces sintió un escalofrío, trato de patear a su captor pero sus movimientos fueron bloqueados.

"Mierda!"

Wei Wuxian había cometido un error, ahora sentía una gran angustia. ¿Que acaso su atacante no sabía era la pareja de el gran Hanguang-Jun? ¿Dónde estaba Lan Zhan?

"¡Lan Zhan, me van a violar!" gritó en su cabeza al sentir como era despojado de sus pantalones y no podía hacer nada para evitarlo, trato de girarse y evitarlo, pero una mano fuerte lo forzó a dejar su cara en la hierba.

"Lan Zhan" trató de llamar, aunque su voz no salía.

Se tensó aún más al sentir que sus nalgas eran separadas dejado expuesto aquel lugar tan íntimo.

"¡No, no, no!" volvió a resistirse, pero sus fuerzas eran nulas, no podía usar ningún sello o arma a su disposición ¡¿cómo podía ser tan descuidado?! el temido Patriarca Yiling estaba siendo sometido de esta manera tan vergonzosa.

Sintió un dedo entrar en él, trató de detenerlo, pero claramente "todos los días" tenía su resistencia en ese lugar a favor de su atacante.

"¡Oh por dios, esto no me puede estar pasando! ¡Lan Zhan! ¡quien sea!"

Wei Wuxian sintió terror cuando sintió algo más grande que los dedos de su atacante abrirse paso dentro suyo, ningún pene que no fuera el de Lan Zhan había estado allí, no pudo evitar sentir algo de dolor y desesperación cuando terminó de entrar, su atacante estaba tan callado y concentrado en lo suyo, realmente no era rival para él, un par de lágrimas salieron de sus ojos al sentir que estaba traicionando a Lan Zhan.

Sus intentos de pedir ayuda estaban frustrados, hasta que se escuchó una voz conocida.

- ¿Hay alguien allí? - esa era la voz de Lan Sizhui.

- ¿Qué pasa? - ahora se escuchaba la voz de Jingyi.

- Creo que escuché algo por allá - respondió Sizhui.

Se podían oír sus pasos acercarse, Wei Wuxian quería llamarle, pudo sentir que su atacante se había detenido posiblemente asustado de la posibilidad de que le atraparan, era su momento se aprovechar la vacilación de su atacante para quitárselo de encima, los golpes se escucharon atrajeron la atención de los jóvenes.

Wei Wuxian había logrado liberar sus manos de la cinta usada como cuerda para atar sus manos, cuando sintió algo familiar, conocía esa cinta, y pudo distinguir mejor a su atacante que le miraba imperturbable hasta que los jóvenes se acercaron encontrando una escena un tanto desconcertante y perturbadora.

Esto se podía comparar con los típicos cuentos de niños que encontraban por accidente a sus padres en pleno acto, los colores en las caras de Sizhui y Jingyi eran de un rojo intenso, tanto así que no parecían soportar lo sucedido ambos se desmayaron.

- ¡Oh Por dios! ¿que hemos hecho? ¡hemos matado a nuestros hijos! - la voz de Wei Wuxian salió alto y claro, sorprendiéndose de sí mismo, el hechizo silenciador había sido disuelto.

- Están bien, solo se han desmayado - dijo Lan Zhan completamente imperturbable.

- ¡No! ¡Nada está bien! ¿Por qué siempre tienes que elegir los peores lugares y momentos para hacer estas cosas? - se quejó Wei Wuxian sobando sus muñecas.

- Tu dijiste que querías hacerlo.

- ¡¿Qué?!

- Lo dijiste, que te hubiera gustado que te sometiera y reclamara tu cuerpo sin piedad - Wei Wuxian rodó los ojos recordando su primera vez y como entre gemidos había dicho aquellas palabras sin esperar que Lan Zhan realmente se las tomara en serio.

- ¡Te has hecho demasiado descarado Hanguang-Jun! - exclamó con una risita burlona - Bueno es más que obvio que estas cosas no se pueden hacer sin previo aviso, ahora ayúdame a llevarlos a sus camas - señaló a los jóvenes discípulos en el suelo mientras buscaba como subirse los pantalones - Pobres, de seguro le has dejado un trauma a nuestro hijo, ahora creerá que su padre ataca ferozmente y sin ninguna contemplación a su débil y frágil madre.