Actions

Work Header

Safe Place to Hide Away (Traducción)

Chapter Text

Stiles estaba adolorido y corría tan rápido como podía de los restos de su Jeep y fuera de la vista. Su pierna estaba rota, lo que le impedía escapar, pero no debía pensar en eso ahora. Había otro daño del que era consciente, de una manera distante, pero una vez más no podía detenerse en ello. Necesitaba escapar, llegar a un lugar seguro y rápido.

La manada sabía que los cazadores estaban en el pueblo, con Chris Argent lejos, en Francia, tratando de convencer al resto de su familia para que aceptara el nuevo código de Allison era lo que los cazadores consideraban la oportunidad perfecta para atacar. Antes había habido escaramuzas y la Manada había prevalecido, pero parece que los cazadores estaban probando diferentes tácticas ahora. Tras perseguir a Stiles solo, chocando contra su Jeep, no tenía ninguna duda de que lo hubieran tomado como rehén o lo habrían matado si el accidente no lo hubiera herido de muerte.

Cambió a su forma más pequeña sin dudarlo un segundo. El Stiles humano no habría salido ileso de allí. Ser un gato o un gatito en su caso, le proporcionó los medios para escapar de la vista antes de que los cazadores fueran a su Jeep para buscarlo. Todavía estaba cerca del centro del pueblo, demasiado lejos para llegar a su casa o incluso al apartamento de Scott y Derek estaba en la dirección opuesta, tendría que dirigirse de nuevo hacia los cazadores para intentar intentar llegar allí, en cualquier caso, era demasiado arriesgado. Sin embargo, Peter Hale tenía un apartamento un poco más adelante en la dirección en la que corría. Podía llegar allí, la parte difícil sería convencer a Peter para que lo ayudara sin revelarse.

Era una lucha interna que tenía desde hace un tiempo, desde que los hombres lobo se convirtieron en algo más que las historias que su madre le contaba por la noche cuando explicaba a las diferentes criaturas que se mantenían ocultas del mundo, si debería o no decirle a la manada lo que realmente era. Su madre le había dicho muchas veces lo importante que era mantener esta parte de sí mismo escondida de los demás, desde que cambió completamente a los cinco años. Ni siquiera su padre sabía la verdad, sobre él, sobre su difunta esposa. Aún con todo lo que amaba y confiaba en Noah Stilinski, estaba tan arraigada en ella la idea de mantener su secreto que, por extensión, quería que Stiles también lo hiciera.

Era como los demás cambiaformas en muchos aspectos, tenía todos los sentidos intensificados, la vista, el oído, el olfato, el gusto y la fuerza. Sin embargo, su curación era ligeramente diferente, más lenta que la de un hombre lobo, pero mucho más rápida que la de un humano normal. Sus heridas de esta noche tardarían al menos un día o más en sanar por completo, su pierna rota podría durar por al menos otro día. Cambiar de nuevo a humano solo extendería el proceso de curación, esa era otra diferencia que descubrió, mantenerse en su forma cambiada le permitía curarse más rápido que ser humano.

El control sin embargo, eso era algo completamente distinto. Stiles tenía un control impecable, no sentía el tirón de la luna o la rabia y la sed de sangre de otros cambiaformas como los lobos o los coyotes. No, el suyo era un animal mucho más simple de controlar. Aunque no tenía un verdadero cambio Beta como el resto de los lobos o el resto de los cambiaformas con los que tuvo experiencia de primera mano, al menos. Era algo intermedio, podía acceder a sus garras y colmillos y cambiar el color de sus ojos, pero el resto de su apariencia era muy humana. Más sutil y práctico para salir de situaciones difíciles, especialmente cuando se encuentra atado por una bruja o por un cazador con mucha frecuencia. Y cambiar a algo tan pequeño y sencillo le permitía escapar por lugares inadvertidos. La manada probablemente se volvería loca si realmente supieran cuántas veces ha sido secuestrado en los últimos años.

Su madre le había enseñado bien, le había enseñado todo lo que sabía sobre ser un cambiaformas gato. Ella era la Alfa de su muy pequeña camada y joder, si esa no era la palabra más extraña que había escuchado, pero los lobos tenían manadas y los gatos tenían camadas, simplemente es lo que es. Cuando murió, el poder alfa le fue transferido, definitivamente no fue la oleada de poder que había visto en Derek cuando mató a Peter, no era como una manta caliente que se enroscaba alrededor de él y lo mantenía unido en su dolor. Podría tener su propia camada si quisiera, el poder estaba allí y podía convertir a la gente como cualquier cambiaformas Alfa, pero nunca fue algo que quisiera. Los gatos pueden no ser solitarios, pero la necesidad de una camada nunca estuvo allí y tenía a su padre, a Scott y a la señora McCall y eso era suficiente para satisfacer sus dos lados, el humano y el animal.

Se había preocupado cuando aparecieron los lobos de que lo fueran a olfatear, que lo sabrían por la vista o el olor, pero nunca fue un problema. Su madre siempre había tenido mucho cuidado en enseñarle a ocultar su olor, a mantener oculto su lado animal, no era fácil cuando solo era un Beta, pero como Alfa era tan natural como respirar. Cuando era humano, a eso era a todo lo que olía y cuando era un gato no había rastro de nada que ver con él, barcos metafóricos que navegan por la noche y nunca se encuentran.

Recordó haberle preguntado antes por qué, sin importar cuán mayor se hiciera desde que tenía cinco años, era aún tan pequeño cuando cambiaba. Incluso la forma cambiada de su madre seguía siendo la de un gato mucho más joven de lo que su verdadera edad implicaría. Ella se reía y pasaba sus dedos por su pelo, explicando que el gato envejece a un ritmo mucho más lento que el humano, que sería su adorable gatito durante bastante tiempo. A los dieciocho años, había esperado que se pareciera menos a un gatito y más a un gato adolescente. Al menos habría facilitado sus siguientes tareas, si fuera más grande.

Al mirar hacia el edificio de apartamentos no había una entrada clara a la vista. Había una puerta en el edificio que estaba cerrada con llave para desalentar a los intrusos, así que entrar sin que alguien abriera la puerta para que pudiera deslizarse hacia adentro estaba fuera de discusión. No es como si hubiera podido abrir dicha puerta, incluso si no estuviera cerrada con llave, ya que solo pesaba unos cuantos kilos. Rodeó el edificio, manteniéndose en las sombras por si acaso y vio una escalera de incendios. No era lo ideal, especialmente con una pata trasera rota y un dolor en las costillas que había decidido darse a conocer ahora al tomarse un momento en su carrera de escape cargada de adrenalina.

Miró la escalera de incendios y el contenedor con desdén. Puede que sea más fácil cambiar para subir la escalera, pero se arriesgaría a exponerse al hacerlo. Está oscuro, temprano en la noche, pero el área está lo suficientemente iluminada como para que un adolescente pálido y desnudo subiendo por una escalera de incendios no pase desapercibido. Alguien que me diga por qué Peter tenía que vivir en el tercer y último piso del edificio, ya que hace que la siguiente parte sea más difícil de lo que tiene derecho a ser.

Salta hasta el borde de la ventana baja, equilibrándose con cuidado y trata de quitar tanto peso de la pierna como puede antes de saltar al borde del contenedor de basura, aunque no lo consigue sin sentir un dolor que lo hace morderse la lengua para evitar que un maullido de dolor salga de él. Se toma un momento para respirar a través del dolor mientras avanza lentamente hacia el borde del contenedor y más cerca de la escalera. Una vez que ha alejado el dolor tanto como puede, se lanza hacia la escalera, atrapa el último peldaño con sus patas delanteras y se levanta para pararse precariamente en él.

Al menos solo tiene que subir la escalera hasta el rellano en el tercer piso del edificio de apartamentos. Coloca su pierna lesionada en el peldaño, probando cuánto peso puede soportar antes de que el dolor sea demasiado grande y, cuando tiene una idea, se equilibra y se estira, centímetro a tortuoso centímetro, hasta que sus patas delanteras se encuentran con el siguiente peldaño y puede levantarse, apenas pudiendo alcanzar la distancia con su pequeño cuerpo. Repite esto una y otra y otra vez hasta que se derrumba en el rellano del segundo piso por agotamiento y dolor. Jadea e intenta respirar a través del dolor en sus pulmones y la sensación casi aplastante de sus costillas. Sin embargo, no puede quedarse aquí, está demasiado expuesto y no está a salvo.

Se levanta con una dificultad increíble y sube los peldaños uno a uno, enfocándose en llegar a la cima a toda costa. Manosea en el último peldaño antes del rellano del tercer piso y casi se resbala y cae, pero se agarra firmemente y se endereza en el último segundo. Llega al rellano y se arrastra hasta la ventana, la ventana de Peter y las luces están encendidas, así que debe ser una buena señal, Peter tiene que estar en casa, ni siquiera había pensado en lo que haría si el lobo no estuviera.

Se enfoca lo suficiente como para escuchar el latido del corazón de Peter, el ritmo fuerte, firme y calmante, antes de comenzar a arañar la ventana y maullar o tratar de maullar, ya que su garganta está seca e irritada. Está perdiendo fuerza rápidamente, sus arañazos se vuelven más débiles cuanto más tiempo pasa y seguramente Peter ya debería haberlo oído, pero aún no ha llegado a la ventana. El dolor está empezando a abrumarlo y está a punto de desmayarse, no había pensado que era tan malo cuando huía del Jeep. Tal vez se está muriendo. No está seguro de poder saberlo en este momento.

Descansa su cabeza contra el frío vidrio mientras sus ojos se cierran, su única pata en la ventana aún araña ligeramente la ventana, pero hace mucho que dejó de intentar maullar. La ventana se abre justo antes de que caiga en la inconsciencia y lo empuja a un estado de semi alerta, la mano de Peter lo atrapa antes de que caiga en la habitación. Un momento está siendo agarrado por la mano de Peter y al siguiente es presionado con cuidado en el pecho del lobo.

"¿Qué estás haciendo pequeño? ¿Hmm? ", Murmura Peter mientras pasa un cuidadoso dedo por la cabeza de Stiles. Dios, ronronearía si pudiera al contacto, pero está demasiado ocupado tratando de no desmayarse. Puede sentir a Peter tomando su dolor mientras lo sostiene y se mueve por el apartamento.

Maúlla bajito, tratando de agradecérselo a Peter de alguna manera, acariciando un poco su pecho con su cabeza.

A salvo.

Está a salvo.

Peter hace una llamada telefónica, pero Stiles está demasiado cansado para preocuparse y el dolor es demasiado para luchar, así que solo cierra los ojos y se relaja, cayendo en la inconsciencia.