Actions

Work Header

US

Chapter Text

Revisa por millonésima vez la hora en tanto que sigue corriendo como alma que lleva el diablo. Va a llegar más de veinte minutos tarde y ¡eso no puede ser! Jamás le pasa, pero vamos que es culpa suya por haberse distraído con la puta hora por ser un empedernido a la práctica. Sea como fuere, debe llegar rápido y en lugar de veinte sean treinta minutos de tardanza.

Dio una larga exclamación de alivio al ver a su novio parado viendo su celular, esperando justo donde acordaron. Se hizo el cabello atrás, inspeccionó que las flores que traía no se hayan dañado en medio de su carrera y más importante se aseguró de que los nervios no fuesen a matarlo. Le da mucha pena retrasarse cuando fue él quien planeó la salida.

Caminó hasta él y le dio un par de toquecitos en el hombro. Cuando se giró le tendió el ramo con una gran sonrisa que le cerró totalmente los ojos. La risita que vino debido a su gesto provocó que se doblara un poco por la ternura que le provocó.

— ¡Felicidades por el ascenso Jungkookie! —celebra emocionado y ladeando un poco la cabeza.

No es un ascenso como tal, pero aun así es una mejoría—ciertamente no sería el nombre común pues no funciona con esa clase de sistemas, pero no se le ocurría otro modo de decirlo—. Gracias, apreciamos mucho el gesto —dice tomando el ramo de flores rojas—. Aunque Jimin-ssi llegó tarde~

—Pu-puedo explicarlo. Me quedé practicando y... y... perdón Kookie, enserio, se supone que iba a llegar antes, pero entre que me quedé distraído y el metro no funcionaba se me hacia imposible llegar. —explica totalmente apenado. Jungkook le sonrió.

Jimin se lo quedó mirando un momento. Hoy está muy pálido, hay veces en las que parece un muerto y hoy está un poco menos, sus ojeras son enormes y quisiera cubrírselas con un poco de maquillaje para que no dé ese aspecto tan enfermizo de no haber dormido en más de dos semanas.

Jungkook se limitó a permanecer sonriente ante la expresión ligeramente pensativa de su lindo novio de cabello rubio. Se le nota aún el sudor y el cansancio que le provocó la carrera de llegar hasta este punto. El salón de baile en el que practica queda a más de hora y media de este lugar. Debió vérselas muy negras para no tardar tanto.

 Debió vérselas muy negras para no tardar tanto

—No tenemos problema en esperarte. Sabemos que siempre vas a llegar y por eso no nos preocupa que te retrases. —afirma metiendo una mano en su bolsillo mientras en la otra sostiene el pequeño ramo que Jimin le regaló.

—Lo siento. Enserio lo siento... Bien~ Podemos-

—Nosotros también te trajimos un regalo. —anuncia sacando la mano de su bolsillo con una pequeña bolsa de tela de gamuza. Jimin lo miró confuso un instante sin entender del todo que es lo que quiere decir eso.

A quién están celebrando es a Jungkook, no a él ¿Por qué el celebrado da regalos?

—Gra... Gracias... ¿sabes que no hace falta porque se supone que yo soy quien debe darte regalos y pagar todo? —pregunta tomando la pequeña bolsita. Jungkook sonrió encogiendo los hombros y arrugando la nariz.

—Nos gusta darle regalos a Jimin-ssi.

Jo, como si eso tuviera sentido. Dejó caer el contenido de la bola en sus manos y le brillaron los ojos. Son un par de anillos plateados—Este es de oro blanco y este de acero inoxidable—. Menciona señalando cada cual. Jimin se sacó los que tenía para ponerse los nuevos y verse como quedan en su mano. Jungkook ya le conoce la medida exacta por la manía que tiene a los anillos.

—Son muy lindos, de verdad no debiste molestarte. —dice dando una palmadita a su brazo.

—Estamos felices de que te gustara. Sabemos cuánto adoras los anillos. —sonrió y Jimin hizo lo mismo con animosidad. Aun así, no pasó de alto eso...

Eso que lleva notando desde la primera vez que hablaron.

Jungkook siempre y sin falta a todo lo que involucra sus acciones lo dice en plural: Hicimosvamosestuvimos, comimos, dormimos... Llegados a este punto de noviazgo llegó a pensar que lo estaba engañando de la manera más descarada posible. No obstante, desde el inicio hablaba de ese modo y se autoconvenció de que era normal en su forma de ser. No es molesto o algo del estilo así que tampoco ha tenido razones para cuestionar al respecto.

La segunda conclusión que tuvo es que Jungkook tiene algún cable suelto y alucina con alguien constantemente a su lado. Una que otra vez lo ha visto hablar solo. Nuevamente no tuvo como probar eso. Su familia aseguraba que no le pasaba nada aparte del distanciamiento que tomaba de todo y de todos... Menos él.

Jungkook es raro, es su novio desde hace seis meses, amigo por ocho y también es Raro.

Quizá aún más raro que él, es su persona por permanecer a su lado sin siquiera pensarlo o forzarse a descubrir más. Sencillamente lo adora, lo ama y puede pasar por alto esos detalles que no suman ni restan puntos a todo. Es... hablar consigo mismo y decir que hay alguien siempre presente. Resultaba escalofriante desde cierta perspectiva y muy suicida de su parte ignorarlo.

Sea como sea, Jungkookie es su lindo novio que le da regalos de vez en cuando y está siempre al pendiente de lo que haga.

—Te ves un poco pálido hoy ¿Te sientes mal? —acota sin poderlo aguantar más, le mide la temperatura. Hace un clima ligeramente caluroso por ahora, pero Jungkook tiene más sudor del que debería. Es un evento recurrente en realidad.

—Sólo calor y un poco de hambre. Ayer no comimos... bien. —culminó tras una pausa muy larga. Jimin ladeó la cabeza.

—Entonces vamos ya. Yo invito hoy. —le da un pequeño beso en los labios y Jungkook le sonríe.

Tuvieron un enorme y largo almuerzo en el que Jimin no se dio cuenta de que Jungkook casi no come. Hablan tanto y hacen tantas bobadas como es la sagrada costumbre junto a besitos de tanto en tanto que ese detalle es totalmente omitido. Cuando acabaron y siendo ya bastante tarde se despidieron; Jimin está totalmente satisfecho de haber logrado su objetivo de celebrar el ascenso de Jungkook en su trabajo y cada uno toma su rumbo a casa. Debido a que no han tenido tiempo lo de vivir juntos no se ha podido aunque ya acordaron mudarse a casa de Jimin.

Quién sabe, Jungkook tiene pensado usar el dinero que ha guardado y su nuevo salario en comprar un departamento más cerca de todo y así Jimin se mude sin pensar en que llegará tarde a práctica o al estudio.

Al momento en que se alejó Jungkook miró al callejón justo al lado izquierdo de él. Entró en este a paso relativamente lento y enfocó su atención en el hombre que aparentemente estaba ahí dentro por contar dinero de un bolso femenino. Un ladrón, no le interesa, se tronó el cuello.

— ¿Tenía buen dinero? Queremos saber si valió la pena que lo tomaras y te metieras aquí.

—Lárgate niñato o-

—Nos dices niñato—murmura—. Quizá uno de nosotros es un niñato, pero ofende que nos llames a así a ambos.

—No voy a perder mi tiempo contigo. Lárgate o despídete de tu cara. —amenaza con una pistola. Jungkook se mostró más enfurruñado.

—Amenazarnos. Patético como tantos otros.

El hombre se paralizó totalmente por el color lechoso que cubrió enteramente los ojos del joven que llegó a molestar. Junto con eso y como si no fuese suficiente su piel se volvía oscura a partir de todas sus venas. Era como una mucosa horrible que lo empezó a recubrir hasta concluir en un rostro de ojos alargados, blancos y colmillos por montón. Gritó por un breve instante hasta que su cabeza ya no estuvo en su sitio sino entre los colmillos ensangrentados.

Cogió el cuerpo antes de cayera y de grandes mordidas siguió devorando hasta que no quedó absolutamente nada del hombre

Cogió el cuerpo antes de cayera y de grandes mordidas siguió devorando hasta que no quedó absolutamente nada del hombre. Se relamió y rugió leve antes de, con la misma parsimonia, cambiar de forma nuevamente. Jungkook se tronó el cuello y tomó el efectivo del piso.

Sí, sus buenos ahorros llegan así, buen método y buena fuente ¿eh?

Chapter Text

» Podemos ir a quedarnos con Jimin. «

—Si. Diremos que se nos quedaron las llaves en casa o algo así—guardó el dinero en su bolsillo de su pantalón—. Tal vez lo alcancemos si nos apresuramos un poco. Aunque... Aún tenemos hambre.

«Buscaremos más comida de camino. No importa si no llegamos a la vez»

—No obstante, podría ayudar a que empecemos antes—sonríe a la figura casi espectral de babosa negra que sale de su espalda—. Aprovechar la luz que queda... Jimin-ssi es muy lindo en la luz del atardecer.

«Lo es y precisamente por eso debemos comer bien. Justo porque nos pertenece no podemos devorarlo.»

—Cierto, cierto...

«Vamos probemos suerte a ver si llegamos.»

Eran casi las siete cuando llegó a casa de Jimin y este lo dejó entrar en plena confianza de que en serio había perdido las llaves, con una adorable sonrisa. La realidad es que ni siquiera las necesita. La inocencia de su pareja es tan tierna que los encanta y a sí mismo, es casi agradecido que Jimin no preste atención a la sombra de Jungkook. Más grande, con babosas extensiones de sí mismo que lo mantienen sujeto. Si hay algo en lo que ambos coinciden... es en que Jimin les pertenece y antes asesinan a todo Seúl que permitir que eso cambie.

Jimin no es precisamente el mejor cocinero, pero es de la clase que está decente y tiene su propio gusto en la comida. Si bien no necesita comer esta clase de alimentos, lo hace para no hacerlo sentir mal, la sospecha que Jimin pueda tener no es realmente nada. Nunca lo llevaría a la verdadera conclusión.

A nadie en realidad.

—¿tendrás que viajar ahora?

—No creemos. Es posible que ahora simplemente nos encarguen bandas conocidas, politos, eventos... Más no viajes, al menos no muy largos y fuera del país. —juega detraído con la taza de café ya vacía.

«Nunca entenderé como esa mierda les gustaMe quitaste todo el gusto que me dejó nuestra verdadera cena.»

—Eso es bueno. Sabes que una relación a distancia no es lo mío... Lo intentaría obviamente, pero no es mi estilo. Me gusta demasiado tenerte aquí—tras secarse las manos se recostó totalmente de la espalda de Jungkook—. También me darían muchos celos ¿Qué si te envían a américa y te enamoras de alguna americana o latina?

—No tenemos ese nivel de demencia. Jimin-ssi es perfecto para nosotros y no podría reemplazarlo nadie. —asegura con una sonrisa amplia en lo que arruga la nariz. Jimin le dio un beso en los labios y luego se lo quedó mirando.

— ¿Quieres ir a dormir un poco? Me preocupan demasiado estas ojeras... ¿Duermes bien? ¿O te la pasas demasiado editando? —Jungkook miró a otro lado, pensó un poco que decir ante la expresión preocupada de su rubia pareja.

«No es mentira que si pasamos demasiado tiempo editando, pero vamos, gastamos más tiempo comiendo que haciendo otra cosa. No necesitamos el descanso en realidad... Desvíalo.»

—No, estoy bien, solo he tenido mal dormir porque aun no estamos viviendo juntos—lo jala suavemente para que acabe sentado en su regazo, Jimin se dejó de forma sumisa hasta el punto de acomodarse—. Apenas son las ocho treinta ¿Tú que harás?

—Pensaba que pasaría la noche solo así que solo ver una película ¿Quieres? Pondré alguna que te guste. Aun eres a quién hay que festejar. —indica al jugar con el arete de Jungkook, uno de los cuatro que tiene en la oreja derecha y de los cinco que tiene en la izquierda.

Espera con toda la seriedad del mundo que no cumpla con lo de ponerse uno en un área un "poco" privada.

— ¿Nuestra palabra es ley hoy? —pregunta ligeramente cantarín y con gesto pícaro que Jimin no captó a decir verdad. Escuchó su celular y por ello desvió la atención de Jungkook hacia el aparato en la mesa.

—Algo por el estilo si lo quieres ver así—se estiró por la tabla de la mesa para tomar el celular y ver el mensaje—. Mañana tengo una cita con Suga aparentemente... Quizá para otra colab-

—Yoongi...

—colaboración o algo del estilo. Desde que Hoseok me lo planteó ha querido hacerlo antes. Creo que está celoso o algo así. Es muy tierno—ríe divertido—. Bueno, como te decía, que peli-

Jimin no tiene especial gusto por el trato brusco, cosa que a Jungkook se le da especialmente bien. Un rasguño en el área de la cintura por debajo de la camisa es una señal muy clara de lo que quiere y Jimin se resignó a desechar los planes tranquilos, inocentes y que no ponen en riesgo su estado físico.

Una vez empieza con estas no hay quién lo pase y para qué negar que él también le sigue la corriente

—Dijiste que hoy nuestra palabra es ley, no te distraigas. —indica metiendo la mano derecha por la debajo de la camisa y la izquierda buscando de desamarrar el cordón del pantalón. Jimin hizo un puchero, siente los diez de Jungkook rozarle la nuez.

—No me muerdas en la clavícula o los hombros, es lo único que pido al respecto.

—Ya veremos, si se nos olvida, se hará sin querer.

—Eso es tram-

Cayó el reclamo por ser alzado de manera repentina. Tuvo que abrazarse a Jungkook para no caerse. Aún no se explica cómo es capaz de levantarlo con tanta facilidad. Es como si no pesara absolutamente nada. El punto de todo, acabaron en la alcoba.

Ya es muy obvio que pasa una vez ahí con apenas luz del pasillo.

— ¡A-ah! ¡Koo-Kookie...!

—Jimin-ssi~ Nos encanta como se ve Jimin-ssi...

Fue puesto de cara contra la cama y no tardó en apretujar la almohada que antes estuvo abajo de su espalda. Gime y se arquea ante los embistes de su novio tan espontáneo en cuanto a querer hacerlo. Se levanta con las manos por sentir dolor lacerante en la espalda. Esta mordiendo... piensa en sollozos. Es algo normal sea de la forma en que sea: Jungkook lo muerde y duele como si estuviera siendo devorado por un animal. Sus dientes se sienten filosos y se le clavan en la carne.

Se ha acostumbrado a esto y posiblemente ya le gusta y todo. No está muy seguro. Lo cierto es que sentir ese balanceo constante en su interior junto a las mordidas lo ponen a llorar y gemir como un animal agonizando. Al momento en que los dientes se clavan en su nuca se le escapa un sollozo escandaloso y se viene. Tiembla por la sensación orgásmica que quedó en su área abdominal al tiempo en que Jungkook se hunde tanto como puede y se corre. Lo siento.

—Ro-rompiste el condón... de nuevo... —jadea.

—El condón es inútil para nosotros, pero tu pides que lo usemos. —responde con una voz excesivamente gruesa y profunda. Está atontado por sentir como le comen la espalda y muy aparte su novio rompe un condón -que además de quedarle apretado siendo la talla más grande-, de tanta fricción, que ese detalle apenas lo nota. En esta situación es totalmente normal.

Es puesto boca arriba de nueva cuenta. Jungkook le abre las piernas para dejar ver a entrada rebosante del más bajo. Jimin suspiró al momento en que introdujo los dedos con la intención de sacar un poco de líquido seminal. Sería muy molesto de sacar más tarde y el vientre hinchado de Jimin por tanto dentro molesta al hombre, no a ellos.

«Déjalo así. Continuemos, continuemos...»

—Se va a molestar si No hacemos esto.

«No se va a dar cuenta. Le gusta, solo basta con mirarlo. Quiero seguir, quiero seguir... Queremos seguir.»

—Espera un poco-

—Jungkook~ —lo jaló de la camisa abierta que lleva puesta. Jungkook se inclinó hacia adelante para permitir a Jimin besarlo. Por inercia se juntó más a él hasta ahogar el gemido que provocó la penetración. Tomó sus muslos para llevarlos casi al mismo nivel que el pecho de Jimin, salir y embestir de manera brusca—. ¡Gaah...!

—Adorable. —dice dando besitos a la quijada hasta bajar al cuello finalizando en la clavícula. Su lengua se extendió. Al tiempo que sus colmillos hacen aparición lamen sin dificultad desde la nuez hasta la mejilla de Jimin. Se pone de cara a él.

Las ligeras quejas por las penetraciones duras no les importaban mucho en realidad. En su cara es obvio que lo disfruta aún si no es del todo. Abrió la boca llena de colmillos y lengua apenas de tamaño normal Jimin no entendió que fue lo que dijo, el dolor apenas placentero en la parte baja junto al beso donde por algún motivo la lengua ajena tocando su coronilla lo hizo gimotear.

Jungkook le toma de las manos para que no lo empuje. Hay vibraciones en su espalda que empieza a tener una coloración oscura. Los espasmos en su cuerpo no lo interrumpen para nada. Al separarse Jimin se lo quedó mirando con ojos vidriosos. Jungkook tiene la mirada lechosa y logra intimidarlo.

—Jimin... Ssi. —fue un llamado gutural, gritó, Jungkook lo mordió en el cuello y aguantó removerse como un animal a nada de ser devorado.

Se alzó, Jungkook se había separado de él. Con un beso de lo más tierno limpio los restos de sangre que tiene en los labios. Jungkook se dejaba hacer con suaves chispazos placenteros en respuesta al tacto tan tierno y suave de los labios que tanto le encantan... Los encanta. No hay algo en lo que estén más de acuerdo.

—Te amo... No seas tan brusco siempre ¿si? —pide un tanto constipado.

—No te prometemos nada. —responde. Jimin siguió dándole beso en el rostro hasta quedar el arriba montándolo.

Le causa un placer morboso ver que Jimin no termina de acostumbrarse a su proporción y aunque le duela, busca tanta fricción como sea posible. Le araña las piernas, la cadera y un poco las nalgas.

Ojalá Jimin pudiera saber de lo mucho que los complace.

Chapter Text

Estuvieron un rato viéndolo dormir. No necesitan hacerlo, no tras haber comido tanto. Jungkook jugó con el cabello de Jimin por un rato hasta que Jimin se acurrucó más en él. De la espalda de Jungkook brotó con lentitud la baba negra que pronto tomó forma frente a él. Sacó la lengua y exhibió sus colmillos. Lamió la mejilla de Jimin quién apenas suspiró incómodo entre sueños.

«Debía estar cansado de más temprano, de otro modo no se habría agotado tan rápido.»

—Si, posiblemente, recuerda que llegó tarde a nuestra cita...

«Aún no estamos saciados. Ya descansó lo suficiente»

—No creo. Él es más frágil que nosotros, puede serle perjudicial.

«Nada que no vaya a perdonar después»

—En eso tienes razón.

No se le hizo muy cuesta arriba dejar a Jimin boca arriba, mucho menos abrirlo de piernas y penetrarlo. La mayor parte de la piel de Jungkook está recubierta de fluido negruzco. La zona de su cuello y un poco la quijada marcado con venas negras al tiempo que una sonrisa se afila en sus labios. Jimin no ofrece demasiada resistencia, se queja y remueve, debe pensar que es un sueño.

La mayor parte del cuerpo más pequeño quedó inmovilizado en la cama por la sustancia negra que lo presiona. Jimin entreabrió los ojos. Ha tenido la misma alucinación muchas veces, tantas que no sabría contarlas todas... Porque no es posible que realmente Jungkook se vea, tenga o esté así.

Es solo un sueño extraño.

~***~

En la academia de artes a la que asistió, había un alumno destacado. Quizá no el número uno, pero si él que tenía mayor seguimiento por parte de la gente alrededor. Él siempre estuvo observándolo por... "Curiosidad". No es que por ser dos años mayor no pudiera acercarse, esa persona fuera malhumorada... ¡Para nada!

Park Ji-Min es un mochi literal y figurativamente. Dulce, suave y que si te acercas a hablar de manera amistosa posiblemente te responda y siga una linda conversación de esa manera. Quién sabe, incluso ser su mejor amigo como es el caso de básicamente su cinco amigos más cercanos.

No obstante, Jungkook es una persona muy tímida. No se atrevía a acercarse. Aunque Jimin le había hablado en algún que otra ocasión debido a que concordaban en espacios y una que otra clase... Jungkook se limitaba a huir prácticamente llevado por el diablo ¿Por qué? Porque no sabía cómo responder.

Se volvía una rotunda mierda porque coño, estar orbitando a su alrededor y enterarse de todo es... frustrante. Quería estar cerca, quería justificar la atracción que siente. Le tomaba fotos a la distancia. Quedaban muy bien y quería entregárselas aunque quedara como un acosador de alta clase.

— ¿Jungkook? —alzó la cabeza, Jimin lo está nombrando casi a la punta del comedor—. Es muy tierno, pero es como si me odiara... le hablo y me huye. Me gustaría hablar con él y saber que pasa.

—Quizá solo te odia y ya. Pasa.

—Yoongi por favor...—ríe—. No creo que sea eso. Es muy penoso, tal vez cree que lo voy a morder o algo.

—Muchos aquí quieren que los muerdas. —asegura Taehyung.

—Solo quisiera pedirle disculpas en lo que sea que haya hecho y estar bien... Creo que le hace falta un amigo. —hace un puchero.

—si no se deja, pobre infeliz. No te amargues mucho la existencia. —sugiere Yoongi sin mucho interés.

Ese día Jungkook quería morirse por ser tan cobarde. Es solo ir a decirle que quisiera ser su amigo y punto final. No hay mayor drama, pero no, hasta su último cabellito se avergüenza de estar a menos de un metro. Iba de lo más molesto consigo mismo por mucho tiempo. Incluso se graduaron de la academia de artes y no dejó a Jimin acercarse.

Una contradicción bárbara. Para empeorar la materia, la agencia en la que entró como fotógrafo... Es donde Jimin trabaja. Como si el mundo se empeñara en ponerlo frente a él y avisar que de ahí no se irá. Jimin cesó los acercamientos, como creyendo que Jungkook sencillamente lo odiaba.

Un día de esos pasó la rareza.

Iba reprochándose de camino a casa. Tratando de prometerse a sí mismo que al día siguiente sería diferente y le hablaría. Mentira, pues lo ha hecho muchísimas veces antes. Cuando iba a cruzar la calle un auto casi lo atropella, no obstante, chocó justo a un par de metros. Llamó a la policía y una ambulancia casi al instante. Se acercó al auto para ayudar al conductor. El vehículo tenía mucho fuego.

— ¿E-esta bien? Una ambulancia ya vien-

—Ham... bre...

—Ya viene una ambulancia. Déjeme ayudarlo a-

Su expresión se volvió asqueada al instante en que por los ojos, nariz y boca del hombre que conducía y se está quemando empezó a brotar un fluido negro. Dio un par de pasos atrás y por inercia iba a empezar a correr. Ya hizo lo que debía y no tenía más obligación de estará hi. Al momento de estar más que determinado a salir huyendo... El hombre se contorsionó hacia él y una enorme cantidad de fluido se le pegó a la cara y torso.

Chilló espantado y se volvió aún peor cuando esa sustancia empezó a introducirse en su cuerpo aun por encima de la ropa. Se palpó confundido ¿Qué fue eso? Sintió horcajadas y como si el estómago estuviera totalmente vacío aun cuando viene de comerse dos malditas hamburguesas de triple carne.

«Devoralo, devoralo, devoralo... ¡TENEMOS HAMBRE!»

No supo ni porque acabó arrodillado en el suelo tomándolo para empezar a comerlo. La voz no paraba, solos e hacia más fuerte a medida que el cuerpo iba desapareciendo, sin dejar ni siquiera los huesos ahí. Tuvo ganas de vomitar una vez terminó y vio sus manos llenas de sangre.

«Hora de irnos, andando, andando.»

Empezó a correr arrollando frente en su camino hasta que llegó a su casa. Angustiado fue al baño e intentó limpiarse. Se quitó la camisa y el pantalón casi rompiéndolo sin poder medir su fuerza. Una vez frente al espejo, prácticamente empapado vio como las venas de su cuerpo se iban poniendo negruzcas. Sollozó angustiado ¿Qué coño es lo que...?

«Es curioso que seamos tan compatibles. Asúmelo como una suerte para ti que no te vas a morir por ser un inútil para mi»

— ¿Qu-quién habla...?—pregunta en un hilillo de voz, angustiado.

«Estoy dentro de tu cuerpo. No te asustes. Ahora somos uno. Siendo así no puedo ni quiero que te pase nada. Me perteneces»

Se agarró la cabeza y se la golpeó contra una pared tan, pero tan fuerte que acabó por sacarse sangre en la cara. La voz se sigue buscando. Buscó todo lo que pudiera ser nocivo en su casa y la uso en contra de si mismo. Se cortó el brazo, intentó cortarse el cuello, el pecho, el estómago. Nada.

Empezó a tragarse todo lo que pudiera ser dañino para su organismo. Entró por su boca... más o menos, así que en teoría si lo regurgita debería estar bien. Acabó por beber de todo, también tragarlo todo y no se sentía mal, como si no afectara su cuerpo en lo más mínimo. Está empapado en sudor y por torpeza en combustible de la moto que aún tiene en reparación.

El tipo del auto soltó esta cosa porque se estaba quemando. Tomó el encendedor y estuvo a nada de prenderse fuego hasta que su cuerpo fue totalmente recubierto por una especie de viscosidad negra que logró hacerlo llorar angustiado. Solo queda su cabeza libre. Tuvo la suficiente fuerza para encender el yesquero y-

Chapter Text

«Jimin.»

— ¿A-ah...?

«Quieres acercarte a ese chico llamado Jimin ¿no? Baila muy bien, es lindo también... Quisieras estar más cerca ¿cierto?»

—Yo... Y-yo...

«Eres tan patético, te da vergüenza solo mirarlo ¡QUÉ TONTERÍA TAN MISERABLE! Tan grande y no puedes ni dirigirle la palabra ¿No te frustra? Yo puedo ayudarte a que ese muchacho sea nuestro.»

— ¿De que hablas...?—una especie de calma extraña empezó a invadirlo. Una especie de rostro de ojos lechosos, colmillos y sonrisa enorme se formó frente a él.

«Si estamos juntos podemos lograr que se fije en nosotros y más aún, lograr que nos pertenezca. Que venga por si mismo como un pequeño animal a la trampa. No lo devoraríamos, solo tendríamos lo que queremos de él... cercanía... ¿No te lo imaginas? Podrías tener finalmente todo lo que siempre has querido»

—Yo no quiero-

«quieres acercarte; quieres hablar con él y queremos ser algo más importante para él que solo amigos. Gracia sa mi tendrás la fuerza para obtenerlo y el suficiente atrayente para que no se vaya. Piénsalo un poco... ¿No te gustaría más de él? Darle un beso... morderlo...»

Ideas muy raras que realmente nunca han pasado por su mente llegaron de golpe y porrazo. Besarlo, acariciarlo, abrazarlo... morderlo hasta sacarle sangre. Dejó el yesquero a un lado viendo confuso al rostro que no tiene más expresión que al de lucir como un burlón parásito que está obteniendo lo que quiere de manera muy extraña.

—Enserio... puedes hacer que... Yo a... Jimin...

«¿Qué puedas acercarte? Podemos hacer mucho más que eso siempre y cuando no intentes matarte y a mí por consiguiente. Somos un equipo. Debes considerar en todo lo que haremos juntos y que ante son podías.»

—Lo dices en serio...—murmura, más que una pregunta, es una afirmación.

«Obviamente que es enserio. No pienso permitir que nos dejes siendo una criatura patética que no es capaz ni de hablar con un niñato. Así que solo confía en nosotros.»

—Vale.

«Mi nombre es Baileoseu. Aunque es evidente que nadie sabrá que estoy aquí... Lo único que tienes que saber, es que mientras estemos bien alimentados y seamos heridos con fuego u ruidos muy agudos... Estaremos bien. Todo lo que queramos y más lo tendremos. Así como tú ya eres mío.»

Al día siguiente fue muy extraño ir al trabajo. Todos se lo quedaban mirando y es que es distinto ver a un muchacho de veinte años totalmente encogido con la mirada en el suelo a lo que está ahora: Camina recto, dejando a la vista totalmente la altura y musculatura que tiene para mostrar. Las gafas no funcionan como impedimento para apreciar el rostro bonito que tiene.

Es como si ahora tiene una actitud totalmente acorde para su apariencia. Se ve confiado, incluso egocéntrico. Paso de largo a mucha gente que quiso hablarle y lo hizo con un gesto de lo más despectivo y burlón que nada tiene que ver con Jeon Jungkook. Al momento de llegar a donde se encontraba su objetivo se sentó junto a este y sonrió.

—Hola. —Jimin lo vio como si una segunda cabeza le hubiera salido.

—Hola... —responde en el estupor.

—sé que no he sido muy... comunicativo, pero... ¿Te gustaría ir a tomar un café después? Hace mucho me gustaría hablar contigo y quizás ser amigos ¿Qué me dices? —interroga ladeando la cabeza y manteniendo cierto gesto coqueto en su persona.

—Oh... ¡Claro! Déjame que terminen la sesión de fotos y vamos. Conozco una buena cafetería que no queda muy lejos ¿O ya tu pensaste en una? —se había hecho el cabello atrás y relamido los labios. Es un gesto prácticamente crónico de su parte.

—si conoces una mejor, no tenemos porque negarnos. Lo importante es que nosotros pagamos.

—Yo pued-

—Nosotros pagamos. —enfatiza en tono más grueso. Jimin no rebatió y creyó que lo hacía por jugar así que se carcajeó un poco por el gesto. Jungkook sentía que el lugar estaba muy... acalorado, desde que llegó lo sentía así. Tomó el control del aire acondicionado y lo subió en lo que Jimin hablaba quién sabe de qué cosa.

«En tanto estemos juntos, él será presa cazada»

Lo triste del asunto, es que Jungkook se dejó caer totalmente ante esto y por ello, perdió desde un principio sin siquiera darse cuenta.

~***~

—te ves fatal ¿Qué te pasó?

—Yoongi, no es por nada, pero si quieres decirme algo, que sea eso y no resaltarme que debo ponerme corrector de ojeras y no tuve tiempo de delinearme los ojos. Tuve que- ¡HEY!

—Me lo supuse.

Yoongi volvió a tomar asiento en su silla una vez dejó de estirar el cuello del suéter que Jimin lleva puesto. Este se sobó un poco la zona de la clavícula en tanto que hace un mohín por la mueca de desagrado y molestia que tiene Yoongi. Cree tener muy claro porque lo citó aquí.

—Escucha...

—No. Me es irrelevante lo bien que creas que te joda ese tipo. Me vale mierda—dice con tanto tacto como solo Min Yoongi puede demostrar una vez está enojado—. Quiero que termines con el de una puta vez.

—Yoongi-

—Cállate. Te va a terminar matando. Aparte de todo ¿Como es normal esa mierda que te deja en la espalda? Ese tipo es un fenómeno un imbécil que te está alejando de todo el mundo sin que te des cuenta y no me hace falta tener el coeficiente de Namjoon para saber que tienes el cuello, los brazos y los muslos llenos de morados.

—Kookie es un poco rudo, no me molesta. Ya me acostumbré y para algo esta el maquillaje. No sé de qué te preocupas, no me quejo de Hoseok cuando le dejas el cuello-

—Es distinto, no parece que lo mordió un puto animal con más colmillos que un tiburón; tampoco le impidió verse con amigos o lo trato de alejar discretamente. Date cuenta que te está haciendo daño. No eres un masoquista o un imbécil como para estar disfrutando o permitiendo que te trate de esa manera.

Le trajeron el batido de piña que le habían pedido y sorbió de la pajilla con cierto encogimiento. Si, Jungkook es brusco y pareciera que intenta aislarlo algunas veces, pero no es nada malo o nocivo para ninguno de los dos. Sobre las mordidas, no lo molesta, se ha acostumbrado a ellas y le gustan a pesar de la molestia de que sean en sitios visibles.

—Cree un poco en mi ¿sí? Jungkook no es malo y tampoco me está haciendo daño. Yo sé que él me quiere y es... tierno.

—te creería de no ser porque te vino siguiendo. Adivino, le dijiste que venías a hablar conmigo y es tan obsesivo que tuvo que venir a vigilarte.

Jimin se dio una suave palmada en la cara. Si, Jungkook está en el mostrador pidiendo una bebida y lo peor es que ni siquiera intenta ser discreto ¿Qué le pasa por la cabeza? Honestamente, a veces es tan raro que no lo entiende. Intentó excusarse con Yoongi, aunque este no dijo nada y se quedó con una postura muy clara que tiene meses andando...

Corta con ese malparido en este instante.

Nin... guna de sus amistades aprueba la relación. Todos le tienen un recelo terrible en ese aspecto. Como amigos, lo que quiera, pero entrado en la categoría de novio es como si fuese el mayor criminal de Corea. Esto es lo malo de ser el bebé en un grupo de amigos. No hace falta decir que quién peor estima le tiene es Yoongi. Él no se corta en dejarle ver lo mucho que le desagrada.

— ¿Me puedo sentar? Si, va~le. Jimin-ssi salió muy apurado y me preocupe de que tuviera algún accidente de camino. —Jungkook se tomó la libertad de sentarse y pegarse a Jimin. Yoongi no disimuló para nada su molestia.

—si bueno, tampoco estamos tan le-

— ¿De qué hablaban? —se apoya un poco de la mesa—. Digo, no creo que sea malo contarme. No es nada malo asumo.

—No, la verdad no. Solo que iría a verme en la presentación de esta noche.

Yoongi bufó cruzándose de brazos. No entiende como Jimin es capaz de hacer lo posible por excusar a Jungkook; por decir que no tiene nada de raro la manera en la que se llevan. Si, hay un gran cariño entre ambos, está muy a la vista, pero al forma en que Jungkook la manifiesta no es para nada sana y menos para alguien tan... "dependiente" emocionalmente como Jimin.

Jungkook con su rara forma, con lo que sea que tenga en la cabeza, acabaría por lastimarlo y están todos preocupados que de que ese día llegue. Todo por... "Ellos"

Chapter Text

«Hay tanto escándalo en este lugar...»

—Es lo natural, además, viene de Jimin.

«No hablo de él; que llegue a esas notas es nuestro único placer masoquista. Me refiero a todos estos imbéciles alrededor... Son tan escandalosos.»

—Sí, realmente lo son. No obstante, Jimin hace bien en exprimirles el dinero.

«Él cree que hace esto por amor al arte. Que adorable»

—Tiene su realidad propia.

«Humano al fin y al cabo.»

—Tal vez.

«Ay no... Los auriculares.»

Se acomodó cuanto pudo los pequeños auriculares para cubrirse los oídos en lo que una ovación enorme y escandalosa llenaba el enorme teatro. Aplaude un poco encogido y controlando que el dolor del estruendo causado por todos se mostrara. Baileoseu es sensible a los ruidos demasiado fuertes en general; lo irritan y si son muy agudos lo hacen sufrir.

Con Jimin cantando es algo que pasa de manera regular al llegar a notas muy altas. Aunque doloroso, ambos lograban sentir una especie de gusto placentero ante ese ruido. Como quién dice, el amor perdona todas las heridas y vamos que ellos andan enamorados de ese dolor. Jimin lanza besos desde la tarima en la que está al tiempo que jadea y la cortina se va extiendo. Las luces vuelven a su total fuerza y la gente se levanta de sus asientos.

— ¡Eh! ¡Kookie! —abrió un ojo y vio a Namjoon agitando todo el brazo para llamar su atención. Dio un suave bufido hastiado. Él estaba lejos y aun así había escuchado sus gritos de felicitación a Jimin.

«Es sencillamente humano. No entiende lo molesto que es y por ello es aún más molesto ¿Por qué aun no lo devoramos? Con su tamaño, estaríamos bien por dos semanas enteras.»

—Es amigo de Jimin, no podemos matarlo porque se pondría triste y no tiene gracia que esté triste. No hace otra cosa que suspirar. —un ligero gruñido se le escapó estando muy cerca y Namjoon lo observó con extrañeza por ello.

—Si tienes hambre iremos a comer después, aunque supongo que ya lo sabes... Dudo que Jimin no te haya dicho—menciona cruzándose de brazos, Jungkook metió una mano en sus bolsillos mientras que en la otra tiene un gran ramo de flores—. Ya tenemos permiso de ir a los camerinos... El problema es que algunos camarógrafos y entrevistadores también. Vamos, vamos.

— ¿Son muchos? —pregunta girando un poco el cuello y mirando a los lados. Que solo esté Namjoon es raro ¿Dónde está el resto de la manada que apoya a Jimin con tanto furor? Yoongi sobre todo.

Es enano de mierda que parece solo servir para molestar.

Tal como pensó, estaban todos ahí pero también una cantidad considerable de gente con pase y cámara en mano junto a papeles con preguntas. Frunció el entrecejo y sintió su pecho vibrar por las iras. Uno de los reporteros le había dado a Jimin un ramo de flores que el bailarín aceptó.

—Muchas gracias, aunque me avergüenza un poco. Siento que me están dando muchos regalos por nada en estos últimos días. —expresa avergonzado, recordar a Jungkook ayer con los anillos lo pone mal.

—Se los merece, estuvo especialmente bien hoy ¿Algún motivo en especial? —pregunta curioso el entrevistador. Jungkook entrecerró los ojos con aquella sensación de molestia acentuándose en él.

—Nada. Solo tuve un buen dormir. —miente con ligereza y en realidad, sin tener una idea de porque o como es que no estuvo a nada de morir fatigado en el gimnasio.

Jungkook no lo dejó dormir prácticamente nada; la espalda la tenía horrible a mordiscos y Yoongi lo sabía; las piernas le temblaban por la mañana, estaba a medio morir una hora antes de la presentación y de repente todo estuvo perfectamente bien. Como si nada le doliera. Como si no tuviera la espalda hecha un desastre por tanta mordida que nunca, por obra y gracia del espíritu santo, tiene tanta flexibilidad y movimiento como siempre.

Ha ocurrido otras veces ahora que lo piensa en retrospectiva, pero esta es la más notable porque enserio estaba cansado al punto de casi pedir que se cancelara la presentación. Quién sabe, quizá era cosa del cerebro... O de que el masaje que Jungkook le dio fue mágico y reparador.

Con una sensación de pegaste... Humm.

Su novio y lo que haga es sinónimo de rareza indudablemente.

Por la presencia de Namjoon y Jungkook la entrevista tuvo que ser un poco apresura por parte de los que estaban ahí. No impidió que muchos se tomaran los típicos atrevimientos de preguntas mal intencionadas, algún que otro contacto y conseguir información de algún otro artista que sea conocido. Como bien pueden ser Suga, J-Hope o lograr sacar algo del mismísimo Rap Monster.

Jungkook está mucho más que irritado. No se callan, no se largan, le quitan la atención que por ser su novio y dueño amerita. Lo tomó del brazo de manera discreta para hacerlo venir, Jimin muy apenas tembló por el gesto brusco.

—Gracias. —dice a modo de despedida antes de dejarlos decir nada más. Jungkook sonrió complacido en lo que entraba junto a Jimin al camerino, Namjoon no varió su expresión extrañada.

—Que molestos son. —bufa Jungkook sentándose perezosamente.

—Hacen su trabajo y no son malos. —dice Jimin quitándose los pendientes que usaba en ese momento antes de tomar un paño húmedo para limpiarse.

— ¿Algún problema con ellos, Jungkook? —pregunta Namjoon cruzado de brazos.

—solo que nos roban a Jimin por más tiempo y sin él no nos vamos a comer. —responde arrugando la nariz. Sacudió suavemente la cabeza. Es una respuesta normal. Más de las que suele dar.

Sin embargo, sigue pensando en ese temblor que tuvo Jimin por el agarre. Eso no es bueno de ninguna manera y no le encuentra excusa. Jimin no tardó demasiado -contrario a lo natural-, en quitarse todo lo que fuese con respecto a su presentación y volver a una ropa más normal, un delineado de ojos muy leve y zapatos con plataforma. Jungkook no se aguantó la risa.

—Puedes ponerte unos tacones si quieres. Siempre serás un enano.

—No molestes. —dice con un puchero y lanzando una envoltura. Jungkook la atajó con tal velocidad y perfección que Namjoon abrió los ojos impresionado.

—Ustedes podrían adelantarse al auto, creo que dejamos algo en mi asiento y quizá lo podamos encontrar. —menciona levantándose de un saltó. Jimin asintió y Jungkook salió pasando de Namjoon. El más alto contó hasta cinco y se acercó a Jimin.

— ¿Todo va bien con él? Digo... tu relación y eso—el gesto de Jimin hizo saber que la pregunta se la hacen demasiado seguido y muy para mal de Namjoon, no iba a responder—. Jungkook está mucho más raro que antes y me preocupa, también a Jin y-

—A Yoongi, a Tae, a Hobi. Ya-lo-sé—no quería sonar impertinente o irritado, pero es inevitable—. Jungkook es así desde el principio, se los aseguro. No hace nada malo conmigo, me respeta mucho y también me quiere. Es lo único que realmente importa. —afirma con tono enamoradizo. Uno que delató que no iban a poder hacerlo ver lo contrario y es que... ¿Cómo?

Saben que Jimin es alguien absorbente y aunque muy complaciente, si no tenía atención posiblemente entrara en depresión por llamarlo de alguna manera. Jungkook podía llenar perfectamente el estándar de Jimin: Muy pendiente, cariñoso, discreto cuando hace falta, capaz de mezclarse con las amistades de este...

Y aun con eso y la alegría que Jimin desprende, Namjoon no puede sentirse cómodo.

Jungkook da una mala vibra, la forma de comportarse fuera de la vista de Jimin es más que espeluznante. Más de una vez da la impresión de que podría matar a alguien. Es como una amenaza permanente.

Sin mencionar de que es obviamente un posesivo de mierda. Él lo es con Jin, pero no lo restringe de salir o hablar, Jungkook lo hace, pero de una manera tan discreta que Jimin no es capaz de darse cuenta. Es más, cree que son solo accidentes o cosas del estilo como estar ocupado y demás.

A menos que Jimin lo vea matando a alguien, no va a haber ningún cambio y maldita sea que casi quiere que Jungkook lo haga para deshacerse de él de una santa vez.

Chapter Text

—Como fotógrafos estamos seguros de que una sola tarjeta de memoria es suficiente para un solo evento. Más aún considerando que alguien tan mediocre como tú no sacó las suficientes tomas. Mucho menos que sean buenas en su totalidad.

El hombre había respingado a más no poder por escuchar a Jungkook. Este ladeó la cabeza con una sonrisa amplia y aparentemente tensa y escalofriante en su rostro de adonis. Tartamudeó de forma ininteligible y Jungkook solo silbó divertido, cerca de él. Hay un detalle chistoso en su silbido.

Es el que hace siempre que va contra alguien por motivos en específicos y no el hambre.

—Ta-también tomé video y la me-memoria no me-

Su grito lo irritó lo suficiente para hacer una mueca disgustada, sin embargo, gracias a la baba negra pudo tomar la cámara de manos ajenas. Revisó todas las fotos con velocidad y venas oscuras brotando lentamente por su cuerpo, más visiblemente de su cuello. Se detuvo en una en específico.

La más especial si hay que calificarla de alguna manera. Jimin podrá ser alguien penoso, pero una vez tiene ese interruptor de artista arriba no hay que lo pare. Así que por ello no es sorpresa que descubra su pecho en una coreografía. Más específicamente en una canción llamada "Serendipity". De las más bellas que tiene su pareja.

La foto fue tomada en un momento tan exacto que aparte del abdomen, puede verse parte del pecho, el pezón y la sonrisa de Jimin es muy dulce a pesar de todo.

— ¿Qué ibas a hacer con estas fotos? ¿Um? —sacó la memoria, podría tomar ese foto y alguna que otra. Tiró la cámara al piso y la pisó, el tipo no hacía nada, paralizado de miedo por la cubierta que comienza a crecer en Jungkook—. ¿Masturbarte hasta irritarte? Pensar en alguna otra manera de conseguir otra foto así; meterte un dildo por el culo; venderla a algún enfermo para que vea y toque con la foto de nuestro novio...

A medida que hablaba avanza y al mismo tiempo, se completa hasta que finalmente ni siquiera se ve su rostro, sino aquellos colmillos enormes y amarillentos, la lengua larga con salivación excesiva. Antes de que el miserable gritara lo mordió del cuello, tomando parte de la columna vertebral y dejando apenas un poco de carne uniendo la cabeza y el cuerpo.

Tomó el cuerpo que iba a desplomarse y empezó a engullirlo como si fuese una cobra constrictora, rasgando la carne en la medida de lo posible hasta que solo quedó mancha de sangre en el suelo.

«Eso estuvo bastante bien... Comida extra, anda mal»

—Comida chatarra. Últimamente nos comemos hasta la última porquería.

«Teníamos que hacerlo»

—Obviamente, de otro modo seguiría asistiendo a esta clase de eventos para hacer lo mismo.

«¿Qué dirás? Que el único capaz de masturbarse y soltar tanto semen como un caballo por culpa de una foto de Jimin somos nosotros ¿Eh? No me quejaría, pero sería espectacular que lo admitieras»

—Te diré que si solo porque después de eso siempre vamos a su casa y-

Chilló y todo el traje se contrajo hasta dejarlo simplemente tambaleante. Se cubrió los oídos con ambas manos y miró en dirección a donde vino el sonido tan horrible. Tuvo que recorrer un par de pasillos no muy grandes, pero al salir encontró un auto con los vidrios abajo y una música estridente que lo iba a volver loco.

—¿Ya vieron? Subes la música y aparece como un perro apaleado. —su mirada se endureció en dirección a quién va de copiloto. La puerta trasera fue abierta antes de pudiera decir nada.

—Tae no lo molestes... Vamos Kookie, perderemos la reservación del restaurante y esta vez no será culpa mía.

—Solo baja el volumen a la puta música, nos van a dejar sordos. —dice en un gruñido con el pecho temblando en el fastidio y ganas de asesinar mínimo a Taehyung por imbécil. Tomó asiento al lado de Jimin no sin antes cerrar la puerta y acelerar.

Los asientos traseros de la furgoneta están ocupados por Namjoon, Hoseok -pareja de Yoongi-, y Yoongi... quién no puede verlo con mayor y frío desdén. Sería casi un récord. Le sonrió cínico y se recostó de Jimin. El rubio estiró el brazo con el celular y haciendo un corazón con los dedos se tomó la foto junto a Jungkook.

— Para no dañar el ramo pedí que lo enviaran a casa, el manager-

—Pensamos que ya no tenías manager. —dice antes de dejarlo terminar.

—La compañía me lo exige. Y solo es una ayuda. Le di la llave de mi departamento. La dejara en la mesa y-

—No me gusta que le des tu llave a alguien. Para la próxima lo traes y yo me hago cargo. No tengo ningún problema.

—Imbécil...

—te oímos gatito. —agrega y Yoongi creyó ver una especie de vena negra en el cuello de Jungkook.

Una vez en el restaurante todo siguió bastante bien a pesar de la incomodidad que pudiera generar la mala actitud de Yoongi hacia Jungkook. Cuando estaban comiendo el postre Namjoon llamó la atención de manera medianamente intencional, pues realmente se le cayó la copa del agua y se rompió.

Un gasto que pagaría él, evidentemente.

—Como saben Jin y yo hace tiempo que queríamos ser un poco más... formales.

—Como si les hiciera falta. —bromea Tae con una mejilla llena del pastel que comía.

—Hombre, desde que empezaron a salir parecen esposos, así que-

—Nos vamos a casar.

Fueron unos tres segundos de silencio hasta que saltaron en exclamaciones y gritos como si fueran niños de cuatro años. Excepto Jungkook que tuvo que cubrirse los oídos con el pecho vibrando, Yoongi muy apenas pudo darse cuenta de que aun debajo de la camisa fue como si algo se inflara.

— ¿¡cuando!?

— ¿Desde cuándo tenían esto planeado? ¡SON UNOS DESCONSIDERADOS!

—Pensamos ir a estados Unidos para casarnos y pasar un par de semanas de luna de miel—explica Jin girando la argolla de compromiso en su dedo anular, Namjoon asintió con notoria vergüenza. No es de los que hablan de su relación, de hecho, lo molesta hacerlo. El asunto es que esto es totalmente aparte y sus amigos debían saberlo. Sobre todo porque serán invitados—. No serán muchos invitados, ustedes, la hermana de Hobi, el hermano de Jimin, el de Yoongi y... más nadie.

—El lado bueno, es que habrá capacidad de que Namjoon se emborrache como guste.

— ¡NO POR FAVOR! —quejumbra Jungkook de inmediato—. Quizá mis amigos también quieran ir, si gustan.

—No hay problema. —afirma Jin con ese mismo espectro entristecido.

Jungkook vio a Jimin de reojo, quién parecía pensativo y podían adivinar fácilmente: Jin está decepcionado de que a su boda no pueda ir mucha gente o que más bien, solo vaya poca gente. Su familia no acepta la relación, la familia de Namjoon menos; sería muy malo que la prensa se entere si no es de forma específica y...

Jimin se está reflejando en ellos.

Se inclinó hacia él para susurrarle al oído.

—No te preocupes, pronto no dependeremos de corea y no se tratará de puro secretismo.

«Esto será complicado, pero valdrá muchísimo la pena»

—No es tan fácil. —sonríe tembloroso.

—Lo es. Para nosotros lo es. Despreocúpate.

— ¿Hobi?

—Na-nada, creo que me mareé.

Creyó haber visto que la lengua de Jungkook era muchísimo más larga y sobresalían colmillos de su boca. Trató de convencerse de que eso fue una total alucinación, pero que del cuello de Jimin haya una cortada producida por dichos colmillos no lo ayudó en lo más mínimo.

 

Chapter Text

—¿Tomaste fotos? No vi tu cámara.

—Es del celular.

—Ah... salió muy bien, casi parece de cámara profesional.

Jimin tenía una curva muy bella al momento de apoyarse en la mesa y quedar en esa postura. Jungkook tomó provecho para darle un suave y cariñoso apretón en una nalga sin ser brusco o realmente vulgar. Jimin soltó una risita.

—Hoy lo hiciste fenomenal.

—Me sentía perfecto, lo cual es raro, por lo general estoy muy cansado.

—Eso es porque damos masajes mágicos.

—deberías darme masajes más seguido en lugar de dejar que los hagan en la compañía—menciona haciendo un puchero—. ¿Qué vas a hacer con ellas? No creo que te sirvan de nada.

—Um... Podemos tocarnos mientras te vemos en estas fotos. No estaría nada mal-

— ¡ESO ES HORRIBLE!

—aunque admitimos que ya lo hemos hecho muchísimas veces, no es para nada lo mismo y por eso llegamos más sudados de lo normal—Jimin se puso colorado a más no poder—. Vas a decirnos... que nunca te has masturbado. —se inclina para estar más cerca. Apenas hay luz tenue y la más significativa es la que viene de la pantalla de la computadora.

—Por supuesto que me he masturbado alguna vez.

— ¿Con una foto nuestra? Adorable ¿Cuál sería, Jimin-ssi?

—Desde que salimos no necesito eso y menos una foto—admite ofendido—. Para andar fantaseando con un pene que ya tengo ¿Para qué usar otra cosa?

Gimió entre dientes por el apretón que le dio Jimin en el miembro. Bueno, tiene un buen argumento en su contra. Cien por cien válido y convincente para él. Jimin recargó el rostro en su mano derecha en lo que metía la izquierda bajo el pantalón holgado de Jungkook.

Está en su "pijama" que consiste en un miserable pantalón de dormir y una camisa de manga larga. Dio un suspiro de aire caliente, apoyando más en una pierna que en la otra en lo que frota aquella parte de su pareja.

—Además... ¿Con que esperas que lo suplante? Creo que tendría que buscarme un dildo si o si, porque con mis dedos no me bastaría. —reniega haciéndose el que no ha hecho nada de nada.

Actitud de niño mimado típica suya cuando es quién quiere iniciar todo bien tentas de más a Jungkook. Quién no espera demasiada invitación.

Gracias a que se trata de un taburete no costó en lo más mínimo subírsele encima para comerse la boca mutuamente. No tener ninguna clase de cansancio o evidencia del día anterior lo pone muy tranquilo y muy dispuesto a esto. Tiene ganas, así de sencillo. Jungkook metía las manos en el pantalón y bóxer de Jimin para apretar las nalgas de este.

«Es una carne muy suave, es muy suave, suelta sangre tan fácil. Quiero morderlo»

Baileoseu tiende a perderse muy pronto cuando es Jimin quién empieza sin necesidad de decirle nada. Es como el gusto más grande que tiene -aparte de obligar discretamente-. Por la brusquedad que empezaba a tomar, con las venas de Jungkook oscureciéndose... aunque Jimin trató de no perder equilibrio... cayeron al suelo.

— ¿¡Estás bien!? —Algo que no supo definir entró por su culo, logrando que respingara—. N-no seas idiota, t-te golpeaste o algo...

—Estamos bien, no pasa nada, no queremos que algo así interrumpa... ¿Dónde te quedaste? —Jimin bufó, siempre tan raro—. Puedes romper la camisa si gustas. No nos importa.

El más bajo prefirió simplemente quitársela como un era normal que aprecia posesiones materiales que cuestan dinero. En lo que asume, son dedos moviéndose dentro de él, se dedica a hacer algo que personalmente le fascina y eso es morderle el pecho y abdomen a Jungkook.

No es precisamente complicado, pero tampoco sencillo.

Tiene la piel muy fibrosa y los músculos muy marcados, así que suele quedar con cierto dolor de mandíbula... Y Jungkook sin una sola marca al día siguiente. Cosa que desconoce como logra.

Con las piernas a cada lado de la cintura de Jungkook acabó por penetrarse a si mismo. Haciendo un ligero esfuerzo se levantaba a si mismo, con los brazos en los hombros del ojeroso y... extraño novio que está empezando a gruñir.

El placer morboso lo invadió cuando la lengua larga de Jungkook prácticamente le llenaba toda la garganta y las manos de este le abren más las nalgas para recibir la erección al desnudo. Se siente mejor así, a falta de condones decentes...

Lamió la lengua de Jungkook una vez lo permitía tener aire. Cogió la muñeca derecha de Jungkook para ponerla en su miembro al tiempo que hacía un ligero puchero.

—No es jussssssto. —extiendo con voz pesada y lánguida, casi interrumpida.

Por algún motivo la mano de Jungkook se siente muy... ¿húmeda? Como si de hecho, fuese crema, rasguña la espalda de este a más no poder, hasta el punto de sentir sangre en sus dedos. Quizá sea la costumbre de sentirse un enfermo que alucina, pero el largo apéndice lamiendo sus labios es algo ya placentero.

Igual que abrir la boca sabiendo que posiblemente va a sentir que se ahoga por ello. Apretó las piernas y el culo cuando el clímax llegó y los jadeos exceden su capacidad. Jungkook lo presionaba para soltar todo su semen el interior de Jimin.

—Umm... Quisiera-

Chilló ligeramente espantado. La computadora cayó al suelo cuando Jungkook la tiró al apoyarlo en la isla que conecta la sala con la cocina. Antes de quejarse fue como tener un pegoste impidiendo que se quite de ahí. Alzó la cabeza, arqueado hacia atrás cuando la penetración profunda fue de golpe.

Apoyó la mejilla con una sonrisa débil y lasciva, con los rasguños en las piernas.

«Que sangre más, necesito más sangre, no es suficiente, porque no haces más, apúrate, quiero algo más apresúrate no es suficiente esto tiene la boca libre ahora es mi turno como mínimo»

—Unmhm... Uughhmm... Gggahh...

Muy bien, no entiende qué mierda está pasando ahora. Aparte de que no ve nada, se siente muy en la luna, como si estuviera totalmente borracho y si, bebió bastante, pero... ¿Enserio fue suficiente? Aparentemente si, es como si estuviera haciéndole un oral.

—GHGAHM... UNNJNGH AAY, DUELE, DUELE, DUELE YA, KOOKIE YA.

Su grito pudo haber alertado a cualquiera de no tener paredes insonorizadas.

No supo cómo pudo ver en el reflejo de la cocina de hecho, Jungkook le había arrancado un pedazo de carne del costado. Antes de volver a sollozar por el dolor fue jalado del cabello y girado muy apenas.

—Te vamos a curar, pero no-grites-de-nuevo.

Hipó asustado, es como si la lengua de Jungkook fuese lo suficientemente extensa y fuerte para ahorcarlo y honestamente aunque esté tan ido es capaz de darse cuenta que al menos este último detalle no es normal.

Siguió gimiendo hasta que el semen se le escurre por las piernas y los colmillos numerosos y filosos se le clavan en el hombro y espalda.

—te queremos mucho Jimin-ssi. Te amamos demasiado... sin nosotros ¿Quién cuidaría de ti?

Era un claro doble sentido, pues Jimin ya estaba acostumbrado y lo satisfacía en demasía este tipo de sexo. Nadie más que ellos podrían dárselo. A si mismo, nadie más podría cuidarlo de los que tienen claro deseo por él.

Jimin sollozó aún angustiado con el dolor en esa parte de su cuerpo.

Y lo peor del caso, es que los besitos y caricias tiernas fueron suficientes para calmarlo al menos un poco.

 

Chapter Text

«Tengo muchos conocidos en estados unidos, no será ningún problema o complicación complacerlo en lo que quiere»

—Desea con muchas ganas entrar en el mercado norteamericano con fuerza. Ya lo ha hecho, pero no ha sido lo suficientemente consistente...

«Entiendo, entiendo. No desconfíes de nada. Está todo perfectamente planeado y calculado»

—También la manera de quedarnos sin que aquí empiecen a joder.

«de eso ya te encargaste»

—Lo mejor del caso es que ya no tendremos ningún interrupción, será un departamento compartidos para los tres... Ah, será perfecto.

«Por supuesto que lo será ¿Cómo no lo sería?»

—Mierda... si empieza a ponerse humilde...—rascó su frente, parando el empaque de su maleta para viajar—. Va a rechazar nuestra oferta de mudarnos allá con la excusa de que debería conseguirlo él por sí mismo para ser un buen artista y como el resto.

«Que estupidez, como si no fuese suficiente con estrenar la habitación para convencerlo de que si es una buena idea»

—Posiblemente.

«tenemos un as bajo de la manga, no te olvides de eso»

— ¿um? ¿Qué exactamente?

«Que no tendríamos que esconder la relación. Nada lo haría más feliz que pasársela encima nuestro por la calle... Aunque bien podría significar un peligro»

—Es de todo menos legal tener sexo en público, que se diga de-

«Podemos comernos a todos alrededor. Imagina hacerlo en un vagón de metro sobre algunos cadáveres y tripas...»

—A él no le gustaría...

«Le gusta mancharse la espalda de semen. Tripas, leche, es casi lo mismo »

—No si nos ve matando. Hay un límite para lo que podemos hacer. Matar-frente-a-él-NO. —cerró la maleta con más fuerza de la necesaria.

«Vale... Igualmente si yo introduzco un poco de mi ni siquiera podrá ver lo raro. Hay que tomar ciertas medidas para que sea disfrutable en su totalidad»

—Sea como sea, matar no. A nadie, ningún conocido. Lo demás... Oí que hay mucha gente latina allá y tú querías ver si tienen mejor sabor a los coreanos ¿cierto?

«Uh... latinos, gente morena... Hay un problema más»

— ¡NO PUEDE SER!

—KOOKIE—Respingo por el grito para llamarlo—. Llevas veinte minutos balbuceando ¿todo bien? ¿te sientes mal o algo del estilo? Podemos ir al médico.

—Estamos bien, solo pensábamos en detalles del viaje. —Jimin no se sintió del todo convencido con aquella explicación, pero tampoco tendría nada mejor de él. Acomodó un poco los lentes y se hizo atrás el cabello con una mano.

—Creo que ya tengo todo ¿Qué hay de ti?

—Namjoon dijo que llevaría nuestras cámaras para que nuestro pasaje no tuviera cargo extra. Son muchos equipos y ya que sereno los fotógrafos. —se encoge de hombros.

—Vale... Maquillaje, ropa, los trajes, la computadora, las memorias, cables; zapatos, estuche para los lentes, lentes de sol, los aretes... eh... ¿Algo más? —increpa revisando el desastre que lleva siglos tratando de ordenar. Típico de él.

—la lencería que te regalamos y que deberías usar para nuestra temprana Luna de miel. —menciona abrazándolo por la cintura.

—Que odioso eres ¿para qué usar lencería?

—E sexy.

—La vas a romper, me rompes todo, hasta mi ropa favorita. —Jungkook hizo un suave puchero, Jimin le jaló las mejillas—. Tienes las ojeras enormes hoy y fiebre... Puedes ir a descansar y yo ordenó este desastre que simboliza mi vida entera.

—No quiero, estoy bien.

—No lo estás... debes tener cuarenta de fiebre y sudas a más no poder.

—hace calor—finge inocencia al respecto—. Mejor iré a comprar algo de comer ¿Qué quieres?

—Hamburguesas. —dice reclinándose en él.

—Vale, iré a traerte algunas hamburguesas.

Jimin lo vio irse y una vez supo que estaba ya bastante lejos se echó en un sofá a llamar a Jin para que lo ayudara a ordenar su maleta. Es un maldito desastre y el tema de la lencería... Ya lo había pensado, pero necesitaba ayuda de Jin para saber si es realmente una buena idea usarla.

— ¿seguro que Jungkook no está?

—Si, seguro, se fue a comprar hamburguesas y solo hay a cuarenta minutos mínimo. —responde rascando su nariz.

Vale... Espero que sea así enserio y si llega le pides otra cosa. No quiero toparme con él.

—No será que quieres venir a regañarme ¿o sí? —interroga. Jin le colgó la llamada y Jimin no hizo más que ver con molestia el celular.

Tomó una galleta que había en la mesa de centro. Si. Iba a ser regañado debido a Jungkook de nuevo.

Honestamente... sus amigos son fastidiosos cuando quieren. Sigue entero y aunque alucine como si estuviera borracho hasta las cejas o drogado directo a la vena sigue bien...

Está perfectamente bien...

A pesar de que debe esconderle a su pareja que llamó a casa una migo para que lo ayude.

Bueno, puede decirse que ocurre porque quiere evitar que se peleen. Algunas veces se llevan mal... si, eso es todo.

Solo es una mala interpretación de sus amigos. Nada malo pasa aquí. Jungkook lo cuida únicamente, eso es lo normal en una pareja que se quiere.


 

Jimin:

Jungkook:

Jungkook:

Jungkook:       

Yoongi:

Yoongi:

Hobi:

NamJoon       

NamJoon

NamJoon

Jin

Tae:

Tae:

Tae:

Chapter Text

—Se nota que no puedes vivir sin mi para armar tus maletas— silba ante el desastre monumental que es la sala de Jimin con las pertenencias del mismo -también algunas de Jungkook-, desperdigadas por todo lugar—. Solo será unos pocos días ¿Qué tanto llevas?

—Me quedaré un par de semanas ahí con Jungkook, así que necesitaré muchas cosas. Quedarnos ya será mucho dinero. —explica abriendo un lugar para sentarse.

—Ah...

—Fue una sorpresa, pero mira: Vuelo de regreso en casi un mes, una casa temporal en California ¡Es genial! —Jin ve las imágenes de los boletos de avión y el pago por el alquiler de una pequeña casa cercana a la costa. Sonrió forzado.

No sabe que sentir con todo esto.

En parte una gran alegría. Jimin tendría un buen descanso, pero no puede evitar la incomodidad que le hace conflicto con dicha alegría antes mencionada. Jungkook no había mencionado nada de esto, menos tener tanto dinero. No es precisamente barato lo que Jimin enseño.

—Pues... si es genial aunque—a medida que divaga dobla y ordena ropa y Jimin la va metiendo en la maleta de la manera en que el mayor indica vagamente con las manos—. No tengo muy claro si quiero que él vaya.

— ¿Por qué? Es mi acompañante, no voy a ir solo. —dijo Jimin confundido.

—Ya lo sé.

—Entonces no hay-

—No me gusta la manera en que es. Como se comporta.

Jimin no pudo esconder la confusión creciente ante esto, pues es totalmente ridículo. Antes de preguntar y obtener una respuesta más clara Jin habló, sentándose en un lado y cogiendo uno de los dulces que Jimin puso para su invitado.

—Eres un adulto capaz de decidir por ti mismo, pero... Jungkook desde hace un tiempo para aca no me da buena espina. Últimamente ni siquiera me gusta la manera en que es contigo... es algo mio, no lo vas a entender.

—Lo dices como si me hiciera daño. Kookie no hace nada malo; solo es raro para hablar. Con eso de confundir plurales y singulares.

—Quizá es simplemente que no lo dices, pues es obvio que si hay algo que hace.

—Más allá del sexo y que me guste no hace nada—excusa con aire avergonzado—. Eso te lo dijo Yoongi.

—Puedo notarlo por mi cuenta, gracias—bufa con deje ofendido—. Tienes moretones en todo lado.

—Es sexo. No me molesta. Tú también tienes moretones.

— ¿Los cubres? —sabía que Jimin intentó compararlo, pero no iba a darle la oportunidad.

—Obviamente. No es siempre y-

—Eso no está bien, Jimin.

—Lo está.

—Entonces por qué lo niegas, por qué lo escondes, por qué tiemblas cuando te jala, por qué te va a llevar tan lejos de donde estaremos. Debes darte cuenta de que ese tipo no está bien.

—No me gusta ser visto y no tiemblo.

Jin suspiró agotado. A decir verdad, Jungkook no es un maltratador que se pueda calificar en lo típico. Si, lo aísla, también lo lastima aunque Jimin se niega y lo "acepte" sin más. Sin embargo, Jimin no se retrae, tampoco abandona sus costumbres, mucho menos ha tenido bajones de autoestima sino todo lo contrario: Es la mejor etapa de su vida. Jungkook lo trata como a su mimada y talentosa estrella del espectáculo.

El asunto es como actúa con él. Tan obviamente cínico y falso. Admite que al inicio no pudo darse cuenta, Namjoon fue quién le hizo notar esos pequeños detalles que delatan toda la mala situación. Darse con la realidad del "tierno" Jungkook fue muy extraño. Pues siendo el menor del grupo hasta cierto punto resultaba adorable.

La realidad es que es un manipulador, así de simple.

Y Jimin está perdidamente enamorado de él.

No va a darse cuenta a menos que lo vea.

—ya te lo dije: No soy quién para decirte que hacer, pero créeme que quiero lo mejor y él sin dudas no lo es. Puede acabarte de un segundo a otro y-

— ¿Quién acabaría con quién? Tardamos un poco con las hamburguesas.

—Nadie...—murmura Jin.

«Cree que no nos dimos cuenta. Imbécil.»

—Ya mi maleta está lista... Vaya, trajiste muchas.

—Nos dio la impresión de que tendríamos visitas. Aunque no nos avisaste.

—Creí que se iría antes. Hice más desastre del que pensé. Buscaré platos. —informa yéndose con la bolsa llena.

Jin mordisquea otro dulce, sintiéndose incómodo por la presencia de Jungkook. Este lo miraba, pero no prestaba real atención a su persona.

«No nos dijo»

—Jin es irrelevante, no tiene las de hacer nada y por eso no importa.

«Podría hacerlo con otro»

—Vamos a asegurarnos de que no sea así.

—Me contó el plan que tienen. —comenta Jin para sacar platica.

—Tenemos amistades que nos ayudaron a conseguirlo todo.

—Es lejos.

—Un poco, pero es menos escandaloso.

— ¿Tanto te molesta?

—Nos irrita... tanto como alguien metido en la casa de nuestra pareja... Y no saberlo... —se había acercado demasiado a Jin, tanto que este olió el asiento apestoso a sangre que manó de el boca de Jungkook—. Aunque ahora solo eres tú... Por eso podemos estar tranquilos... y tú también... Nada podría pasarte a no ser que estuvieras hablando mal de nosotros ¿o eso hacías?

Jin parpadeó de forma demasiado continua, había visto por un instante una sonrisa enorme en el rostro de Jungkook, con colmillos amarillentos, ojos alargados y lechosos.

— ¿Jin?

Fue hasta la mesa para comer la hamburguesa que Jimin le había servido. Jungkook no comía, solo hacia algo en su computador y aun así el hombre de hombros anchos se sintió terriblemente observado. Jimin, como siempre, ignorante al mal ambiente.

«asustarlos y hacer que crean que es una alucinación es lo único que compensa no matarlos»

—Esa diversión tendrá que esperar un buen rato considerando que estaremos relativamente solos después de la boda.

«Hay otro problema con la boda...»

—¿Ahora qué?

«El sitio está muy será de una iglesia y tiene campanas. Sin mencionar que el vuelo también tiene sus inconvenientes para mi. Nunca he subido a uno en forma de pasajero»

—No importa. Nos las apañaremos de alguna manera en ambos casos... Lo importante aquí es que no podemos evitar ir, Jimin nos quiere ahí y bien que algo beneficioso siempre viene de complacerlo en esta clase de caprichos.

«saldrá incluso mejor que eso. Estados Unidos, a diferencia de Corea... es donde por fin podrás conocer a más como nosotros y te aseguro que ser más que satisfactorio»

— Mientras no cree un peligro o problema con Jimin, lo que sea.

«Él jamás será afectado, nuestro trabajo es impedirlo a fin y al cabo. Es nuestro y solo nosotros le hacemos daño.»

—Entonces solo habrá que pensar en excusas y-

—Jungkook está balbuceando mucho de nuevo—suspira Jimin—. Luces más rarito de lo normal haciendo eso Kookie.

—No pretendemos ser raritos, pero eso te gusta.—sonríe encantador.

—No cuando tienes fiebre ¿No ibas a descansar?

Blanqueó los ojos antes de ir a la habitación. Dormir tampoco viene mal para la digestión considerando las dos personas que devoró en el camino. Jin solo siguió con su comida sin intervenir en eso. No es su problema y aquí nada que hacer al fin y al cabo.

 

 

Chapter Text

Dio un respiro profundo y trato de hallar comodidad en el asiento. Baileoseu ya puede afirmar que odia los viajes en avión. La presión, los oídos tapados y las ganas de no sentirse en una lata lo están enloqueciendo. Acostumbrado a sentirse con más libertad de movimiento esto es una maldita pesadilla que tardaría un buen rato en acabar.

Que fastidio.

Aparte no tiene nada que comer, el vacío en el estómago acabaría por matarlo indudablemente.

— ¿Cuántas horas estaremos aquí? —rasgar el posa brazo no es la mejor idea, pero es inevitable. Debe soltar la menos un poco de tensión y esta es la única manera que conoce.

—alrededor de... ¿once? —chocó la cabeza con la ventana cerrada—. Puedes dormir y te despierto cuando traigan la comida.

Negó, sin ánimo de nada y repitió su anterior acción, respirando profundo por la boca. Está demasiado acalorado a pesar de tener el aire al máximo. Este no ayuda en nada y suda hasta el punto de tener la camisa demasiado húmeda. Como si fuera un cerdo.

«Hay que cancelar el vuelo de venida y buscar un maldito crucero o lo que sea. Esto es una puta mierda que no vale la pena.»

Jimin lo vio de reojo, se lo nota muy incómodo. Cuando después de un rato parecía que Jungkook se había dormido abrió la ventana; el cielo nocturno pero estrellado de un ambiente un tanto frío. Tras volver a poner sus audífonos de manera apropiada tuvo la intención de mover un poco a Jungkook, el problema es que este se movió primero.

A decir verdad, de la mejor manera de describirlo es que el cuerpo contrario convulsionó de manera involuntaria y muy extraña; veía su pecho inflarse más de la cuenta bajo la camisa negra totalmente empapada en sudor. Jungkook abrió los ojos. Quizá por la oscuridad se ven tan extraños.

— ¿Estás enfermo? Puedo llamar para que te busquen medicina o-

—Estamos... bien...—su voz sonó demasiado gruesa. No parece él. Sin embargo, podía ser por el sueño que está ronco—. No te alejes... de nosotros... bajo ningún concepto.

—Eso suena dramático Kookie—sonríe cordial. Alzó el posa brazos y se arrimó hasta Jungkook—. Estás sudado, pero puedes recostarte de mi si quieres, quizá así puedas dormir bien.

— ¿No dormirás?

—En un rato, quiero ganar algo primero—menciona balanceando el celular sin el más mínimo cuidado—. Enserio, estate tranquilo, estamos los dos ¿o no?

Asintió vagamente antes de recostarse levemente de él. Estuvo un rato viendo que jugaba, como pasaba niveles hasta que casi se le cae el aparato y se dedicó a descansar. Estando medio adormilado no podía evitar dejarse ir. Si, están juntos... podrían estarlo más...

—Ma-mamá...

—shh.

Jimin quejumbro muy apenas en lo que Jungkook había alzado la vista hacia la niña que había hablado, señalándolo. Le sonrió tan escalofriante como puede verse cuando tienes colmillos. Jimin no es capaz de darse cuenta de la baba negra que empieza a recubrirlo parcialmente. Como parece amarrarlo y que la espesura nocturna ayuda a que no se perciba de manera apropiada.

Lo tomó del rostro e introdujo su lengua para besarlo sin que Jimin replique por aire o ahogo. Un pequeño hilo de baba quedó en los labios rosados cuando acabó.

—Tan nuestro.

Su ronroneo satisfecho vino a eso que no puede hacer casi nunca: Amarrarlo... Es algo que adora, pero por obvias razones es incapaz de hacerlo tanto como quisiera. Que importa de momento. Ya habría tiempo y... Ya encontró que comer.

...

—Pobre señora... ¿Cómo se desaparece una niña de esa manera? Espero que no haya pasado nada grave.

—seguro que no.

Relamió sus labios. La carne de los niños es mucho más suave, en este caso, también con poca grasa y sabor especialmente salado. Que llorona era, afortunadamente no hizo gran escándalo. Igualmente, no habría pensado en devorarla de no ser porque lo vio y evidentemente eso no puede ser.

El sonido del ambiente americano lo aturdió momentáneamente, prefería corea sin lugar a dudas. Fueron recibidos por el resto, quiénes ya llevaban un día o dos ya en Estados Unidos para arreglar detalles técnicos, instalarse y demás asuntos que no le importan ni incumben.

La boda llegó demasiado pronto y el clima es tranquilizadoramente frío. De otro modo su traje negro estaría empapado. Como favor de ser el fotógrafo se tomó el tema muy en serio, pero no perdió la oportunidad de fotografiar a Jimin en todos los momentos apropiados.

Es su pequeña y tierna musa.

— ¿si estás tomando algo que no sea Jimin, no? —pregunta Namjoon al notar que Jungkook enfoca al muchacho de pelo rosa.

—Evidentemente. Aunque no nos paguen, nos lo tomamos en serio—réplica un tanto mosqueado—. A pesar de que...

—si, el ruido es molesto, pero tampoco es para tanto.

—dilo por ti. —bufa malhumorado. Claro, las maldita corneta son iban a matarlo a él, sino a ellos.

—Por cierto, esto es como un pago por el favor—Jungkook vio con extrañeza la bolsa que Namjoon le tendió—. Que Yoongi no se entere, me mataría; no lo usen mucho y duerme un poco maldita sea, tus ojeras dan miedo.

—No necesitamos dormir—menciona sonriente—. Solo comer... y quizá lo hagamos hoy cuando Jimin se duerma... Aunque podemos hacerlo antes si-

— ¡JIMINIE ESO NO, ALÉJATE DE ESE POBRE HOMBRE!

— ¡CHIMCHIM ESTÁS YA AMARRADO, NO ES VÁLIDO!

— ¿Alguno puede simplemente salvar a ese camarero?

—Solo es una plática común y corriente con Tony.

«Te dije que esto sería un problema»

—Lo sé. Lo sé.

«ya hay que comer»

—Es algo.

Namjoon sostuvo al cámara y la bolsa antes de llegar de un par de zancadas y separar a Jimin del camarero de piel oscura. Jimin hizo un puchero a Jungkook—Solo estoy jugando, no me veas así. —reclama como un niño pequeño.

—Nosotros queremos jugar y podemos ir a hacerlo justo ahora.

—Pero la fiesta no acaba aun—dijo la hermana de Hoseok—. Quizá un rato des-

Hoseok carraspeó ante la mirada que le dirigió Jungkook a su hermana. Esto no evitó que un gesto extraña invadiera el rostro del ojeroso hombre, quién ladeó la cabeza y tenía una cena negra marcándose en su cuello.

—Metete, en, tus, asuntos... zorra—le susurro, cosa que no pudo oírse por la música—. O nos importaría hacer un par de cosas aparte de devorarte si sigues molestando.

— ¿Algún problema o debo golpearte para que dejes a mi hermana? No dijo nada malo. —Hoseok prácticamente había empujado a Jungkook, aunque no lo movió mucho de su sitio.

—nada, nada; solo nos irrita que se metan en algo que no les incumbe. Si estamos cachondos como un centauro es cosa nuestra y si nos queremos violar a nuestro novio es cosa nuestra. —Yoongi no pudo más que sentirse molesto e incómodo por la forma en que se expresó.

—Kookie...

— ¿Por qué no me sorprende que lo digas así?

—Podemos ser más específicos, como diciendo que posiblemente lo hagamos romper a llorar y rompamos más ¿Envidia o que, enano? —sisea muy cerca de Yoongi—. Casi diría que les tienes tantas ganas como nosotros de joderlo hasta que quede inconsciente y-

—SUUUUUUUUUUUUUUUUUUFICIENTE—interrumpe Jin—. Toma, la habitación de ambos... ustedes, todos, lo que sea. Gócenla, aparezcan al buffet.

—Gracias. Vamos, vamos. Hasta más tarde. —despide Jimin totalmente nervioso. Namjoon le dio a Jungkook la cámara y la bolsa; Yoongi casi rompe una copa cercana.

—Eso fue divertido.

—Fue innecesario. Vas a hacer que-

—No nos importa—interrumpió—. No de momento... Vamos a la habitación, queremos hacerlo en el baño. —ronronea tomándolo de ambas manos. Jimin rió divertido por el gesto infantil. Olvidando totalmente lo ocurrido.

—Pues... en toda la suite si quieres ¿Qué es eso?

—Veamos en la habitación. Ahí estamos más cómodos.

Necesitan sentirse cómodos por una vez en este viaje ¿Qué mejor que así?

Chapter Text

—Esta habitación es enorme, incluso tiene jacuzzi ¿seguro de que puedes pagar sto? Puedo ayudarte con la diferencia.

—No hace falta. Tenemos más dinero del que piensas—afirmaron sonrientes—. No vas a decirnos que no te gusta ¿o si?

—Solo me asusta el dinero que derrochas. Yo también puedo pagar ¿sabes?

—Preferimos que no lo hagas.

Jimin dio un bufido, un tanto molesto. Claro, que ofrezca y pague es todo un sueño, peor hace sentirse un enorme aprovechado. Lo peor del caso es que ni siquiera hacía falta, Jin había pagado habitaciones para los siete, como una especie de regalo de amistad. Una para Yoongi y Hobi -el último la tituló "Tierra Sope"-, una para Tae y finalmente una para ellos. Jungkook prácticamente tiró el gesto a la mierda.

Todo para una habitación más grande, en el piso superior, un jacuzzi y un balcón. Incluso sus maletas ya están ahí.

—A las nueve en el buffet, máximo las diez. —murmura leyendo el mensaje.

—No vamos.

— ¿Por qué no iriam...? —le dio un par de golpecitos para que lo soltara, meter las manos por debajo de la camisa es una señal clara. Jungkook gruñó en lo que el otro se cruza de brazos—. No vas a romper esta ropa, me gusta.

—Compras una igual.

—No. Nada de eso. Quizá el bóxer, pero lo demás no. Espera a que me desvista.

— ¿Podemos ver?

—Me ofendería que no lo hicieras.

«Algunas veces es un niñato de mierda»

—Es tierno, es un niño. —Jimin se deshizo de la chaqueta, el chaleco y los zapatos.

«Un niño con demasiado culo. »

—También pene tamaño normal, superando lo que se esperaría de él.

«Cualquiera diría que temes que haga algo con eso.»

—podría estar con una mujer...

«Siendo como es... Lo dudo. La mataríamos antes de que ocurra.»

—aja...

«Quiero arrancarle los lunares»

— ¿ya podemos? —apoya la mejilla en el espaldar del sofá desde el cual está viendo.

—No. También quítate la ropa, no quiero nada roto hoy.

Jungkook tragó duro con el calor acumulándose en sus zonas bajas. Su pecho tembló bajo la camisa «Solo vamos ¿¡Que estamos esperando!?» Pudo aguantarlo, quitó toda la parte superior de su vestimenta y a medias el pantalón.

— ¿Quién te dio esto? —notó la bolsa y revisó su interior.

—Jin y Namjoon...

—Me lo voy a probar.

«¿¡Que pasa que no te mueves!? ¡LO HACE A PROPÓSITO, QUIERE QUE LO VIOLES, MÍRALO!» Aunque estuviera desnudo, Jimin se puso con supuesta lentitud, aunque la realidad es que así lo sintió Jungkook, un conjunto. Primero una especie de cachetero muy corto y rosa claro. Luego unas median que iban con un ligero de encaje y por último un Babydoll traslucido. Jugó con la liga de novia hasta ponérsela, finalizando con una gargantilla sencilla.

Aunque parece un collar de perro. Incluso tiene placa.

—Vaya. Si así me queda la lencería quizá me la pruebe ¿Qué pien...?

Sintió una puntada de miedo junto a un escalofrío por la forma en que está Jungkook. Su lengua larga fuera de su boca, babeando de manera copiosa; algunas manchas negras en el pecho y lo que más resaltaba era el bulto enorme en la entrepierna.

—Emm... ¿Te sientes bien?

Su mirada acelerada y turbia se fijó en algo en el pecho de Jimin, apenas cubierto; pero al igual que toda su piel... tiene una dulce coloración rosada.

Cerró los ojos por el aliento caliente de Jungkook. No supo que lo tenía tan atolondrado. Le tomó de la mano para que lo siguiera, dejando el pantalón en el camino. Él no era capaz de ver la enorme mancha palpitante en la espalda ajena.

—Calma—le da un beso en la boca—. Un poco—otro igual—. Esa—de nuevo—. emoción—lo tomó del rostro—. ¿Vaaaaale? —no hubo respuesta—. ¿Uso mi boca?

Ahora que se fija, Jimin es rosa.

El pelo que está jalando.

La piel que se perla en sudor.

Las mejillas colorados por la vergüenza y esfuerzo.

Los labios de comisura rojiza.

—AY, o-oye no- umgh, humphg ughhghu. Gaagmh, uumghg.

Lo había girado para que esté abajo y así embestir contra su boca. Lo tiraba muy apenas del cabello. Jimin se aferró a los costados de Jungkook, con los ojos entre abiertos. Cuando se apartó seguía corriéndose.

—Está levantado aún—ronronea dando un besito al glande y seguido lamer el falo a su alcance. Resopló, casi le entra semen en la nariz y ene los ojos. Lo tiene en toda la cara.

—Quédate echado. —ordena. Jungkook le abrió las piernas.

Tomó a su novio del rostro para besarse, él apoyó las manos en la pared y el cabecero. Al separarse Jimin le lamió la lengua antes de que Jungkook cubriera su boca y así impedir que el grito agudo brotara muy estridente.

«Está temblando»

Fue muy paulatino el movimiento, las manos de Jimin quedaron a cada lado de su cabeza. Cada vez que su piel chocaba contra la tela roja le generaba una mínima cosquilla así como un sonido constante de piel contra piel.

—Kookie u-un poco más Len-lento-

La cabeza empezó a doler.

Las manos de Jungkook son... ¿negro carbón?

Parece una figura oscura sin más ahora que lo mira.

«No queremos.»

—Ya... ya me cansé, por-

«¿Qué importa?»

—N-no hagas eso. —lloriquea.

«No es suficiente. Tampoco en tu boca. Ahógate, te voy a llenar tanto que no vas a poder sacar tanto semen»

—Ummñ...

«Te gusta de todos modos, que te presionemos la barriga y alga todo. No podrías estar con otro que no tenga el clímax de un maldito caballo. Además... que el semen haga rosa con tu sangre. Todo tú eres»

—Rosa. —jadea rasguñando la espalda y costados; mordiendo y aun sin sacar los colmillos bajar para empeorar la herida.

Rojo como fuese negro combinado con el rosa y blanco que se carga Jimin.

Todo aquí son simples colores.

...

—Voy a llamarlo, dijo que vendría.

—se habrá quedado dormido.

—O Jungkook no lo deja-

— ¡Jiminie!

—Buenos días.

La cara de todos estaba deformada a una mueca de total desagrado. Decir que algo va mal es un eufemismo gigante. Jimin viene pálido, incluso con la capucha ven el cuello morado casi negro; cicatrices enorme y quién sabe cuanta cosa más.

—Jungkook sigue dormido, comamos sin él. —murmura, su mano tembló tanto que Taehyung cogió el plato para que no cayera.

—Estar hecho un maldita desastre.

—Estoy bien—lo tomaron de la cintura, esa respuesta e s como decir lo contrario y que Jimin necesita ir a un manicomio—. ¡Ya dije que...!

Yoongi mostró su mano, la palma de esta manchada de sangre que brota de Jimin sin duda. 

Chapter Text

— ¿¡Como te lo hizo!?

—Llevaba cuchillos.

— ¿Acaso lo hicieron con un perro o que...?

— ¡YA DIJE QUE ESTOY BIEN!

Tuvo que manotear a más no poder para que lo dejaran, aunque no sirvió de mucho pues está tieso como un fuerte roble. Lo habían arrastrado a una mesa privada con paredes y puerta para tener un mínimo perfil; estuvieron haciendo mucho escándalo. La chaqueta de Jimin chorreaba sangre a estas alturas, Namjoon creyó ver algo bajándole por las piernas, pero no está seguro.

Su cabello también era un maldito desastre, sin embargo, lo preocupante era su cuello y todo el abdomen, habían logrado alzar la prenda negra y húmeda para apreciar que tan grave es el estado del pálido pelirosa.

Ya estaban más que mentalizados a que sería horrible.

—Estoy... estoy bien. —balbucea mareado. Es extraño, es la primera vez que se siente tan destruido. Por lo general es muy normal y aunque jamás habían llegado a la misma intensidad, si un poco menos y no ha tenido la sensación de que se desmayaría en cualquier segundo.

—estás imbécil—escupe Yoongi sin tacto alguno—. Te hizo esto y tienes la incapacidad cerebral de darte cuenta que aparte de violarte, te destruye.

—No me violó, solo-

— ¿Querías esto?

—Y-yo-

— ¿¡QUERÍAS O NO!? —no pudo evitar gimotear y sollozar poco después, asustado. El zarandeo le recordó a Jungkook, también el tono imperativo.

Los demás estaban un poco nerviosos por la forma tan brusca en que Yoongi cogió a Jimin de los brazos y lo sacudió con esa cara de malhumorado tirando a que podría darte un golpe en la cara si lo provocas más. Hoseok no sabía exactamente qué hacer.

—No. —dijo finalmente con la cara colorada por el llanto así com.

—Entonces te violó.

—No fue eso-

—Dijo que lo haría cuando te sacó de la fiesta. No es algo puedas negar. —interrumpe Hoseok, separándolos con suavidad.

Yoongi es obviamente el más entregado a que esto termine de una buena vez. No se lo culpa, ni se le impide, pero es un poco incómodo de ver cómo intimida a quién en teoría ya está intimidado por otro.

—Vamos al hospital, lo denuncias y se acabo todo este problema. —invita, Jimin niega con la cabeza de manera vehemente, haciendo pucheros aparentemente.

—N-no importa; va a curar, siempre sana. Es-

—Lo normal, claro—bufa—. Deja de tener esa estupidez como "normal". Entiende de una puta vez que-

—Creímos que esto era un plan en nuestra contra, de no ser una estupidez ¿Qué no íbamos a desayunar?

Jungkook apareció sorpresivamente tras Yoongi. Tan ojeroso, pálido y sudoroso como es la costumbre, pero dando una impresión mucho más sombría. Su sonrisa se nota falsa y forzosa, tiene esa especie de hinchazón excesiva en su pecho cubierto por la camisa negra y aun así lo demás tan relajado como siempre.

A Yoongi lo molesta que pueda aparentar tan tranquilo siendo como dejó a Jimin.

—Creo que no notas algo que sin dudas aplaza un desayuno. —dijo Taehyung como quién resalta lo obvio y bien podría gritarle en la cara al más alto.

—Creímos que no le importaba, a final de cuentas bajó así. Tan atolondrado que ni siquiera vio el semen que se le va bajando por la pierna y chorreó el suelo. —menciona con aire divertido y risueño. Namjoon no tardó en demostrar asco por eso.

— ¿¡Qué...!?

—Es que tenía mucha hambre. —gimotea, igual de atolondrado y comienzan a creer que ni siquiera está entendiendo que pasa a su alrededor. Nada muy complicado siendo que el dolor debe estarlo matando, junto a la sangre que cae, malestar en general.

Jimin es sensible.

Que esté aun en pie es un milagro.

Jungkook le quitó la capucha y acarició los moretones en su cuello.

—Te dijimos que esperaras al despertar. Vamos, curaremos eso. —menciona dándole un besito suave que causó un quejido en Jimin.

— ¿Cómo mierdas curas eso? Escucha hijo de puta, esto-

—Secretos de pareja. Si no pudiéramos curarlo, no lo lastimaríamos en primer lugar. Queremos un novio vivo y que esté activo para copular, gracias por su comprensión. —bromea.

—Estas demente si enserio crees que estando así voy a dejar que hagas nada con él.

—si tanto quieres vernos, no tengo problema.

...

—¿Qué es esta porquería?

«Algo mejor que lo que te sale por el culo, caballo mal cogido»

—Ni siquiera tiene olor—arrebató el frasco de las manos de Hoseok, bufando en su cara. El pobre tosió haciendo una mueca—. Tienes un aliento fatal ¿siquiera te lavas los dientes?

—desayunamos antes de ir a buscarlo. Nos crujían las tripas.

«Y una desgraciada que no sabe gemir ocupaba la habitación de al lado. La silicona sabe fatal y deberíamos ir a comer algo más antes de que considere a nadie en este habitación excluyendo a mi perra»

—que mal humor, no le digas así.

«Puedo decirle así siendo que anoche fue mi perra hasta el punto de que hoy salió roto y ni siquiera lo disimuló»

—Tiene hambre, es como nosotros.

«Como si no tuviera el estómago lleno.»

—Un poco.

«Yo se lo llené, si lo aprieto le saldrá seguro y si lo haces frente a ellos los va a hacer dejar de molestar»

—O que insistan y eso no tiene sentido. Será más molesto y hay cosas que hacer.

— ¿Estamos seguro de que esta pareja está bien o hay que llamar a un manicomio? —pregunta Taehyung en voz baja, Yoongi se aprieta el puente de la nariz y Hoseok tiene la misma cara de extrañeza que el hombre enfundado en Gucci.

Y es que... vamos, aunque esté aplicando su "cura mágica" no es posible ver con buenos ojos que hable solo mientras lo hace.

Jimin se había dormido y estaba lleno a matar de esa cosa negra que Jungkook no tuvo la gentileza de decir el nombre o que era siquiera. Lo cierto es que salieron de la habitación para dejar al pelirosa dormir en paz y Jungkook se fue a quién sabe dónde. Le había dejado una nota a Jimin y pues... así quedó zanjado el asunto, al menos por ahora.

—Esto me preocupa demasiado—menciona con los brazos en la cerámica al borde de la piscina—. ¿Cómo haces esa clase de heridas para empezar? Nunca lo había visto tan mal. —Jin no encontraba una explicación normal.

Estaba a poco de considerar que enserio metieron a un perro a un animal a su habitación que le volvió mierda la espalda al pelirosa.

—Lo que importa es que Jungkook es un infeliz al que hay que alejar tan pronto como sea posible. —dice en un inflable que el daba sombra y capacidad de tomar vino en total calma mientras flota.

—Hablar con Jimin bien... sin un Jungkook salvaje en acción—murmura Namjoon—. Apareciendo de la nada ¿Soy al único que el de miedo que haga eso?

—A mi también. —dice Taehyung alzando la mano, Yoongi rueda los ojos y Hoseok permanece con media cara bajo el agua. Es muy obvio que piensa tirar a Yoongi del inflable y lo hubiera hecho de no ser porque alguien le ganó.

— ¡DEJA DE BEBER!

El susto fue general. Había salido del agua repentinamente sacudiendo la cabeza y el cabello rosa quedó alborotado por ello. Jimin rió por la cara de Yoongi, quién tiene las claras intenciones de ahorcarlo hasta que se percató en un detalle.

— ¿Y todo lo que tenías a onde se fue? —preguntó con cara de pasmo. Jimin se palpó el pecho y el cuello.

—se fueron. Siempre pasa, Jungkook es increíble ¿a que sí? —menciona encantado y sonriente, se vieron entre todos con la misma cara—. No va a venir hoy a nada de lo que hagamos, estará ocupado arreglando algo de la casa en la que nos quedaremos y ya que no quiere incomodar se quedará allá si eso quieres.

—E-eh... no hace... falta...—balbucea Jin.

—Vale ¿En que estaba?

Antes de rebatir a que esto no tenía sentido Yoongi acabó los hombros de Jimin y pudo haber continuado así de no ser porque apretó las piernas para que no le llegara aire y así se callara. Todos menos Yoongi rieron por ello.

De repente, fue como si ellos no se acordaran de lo que pasó temprano; que ya no es algo relevante o por lo cual discutir con Jimin. Lo cierto es que tampoco habían visto la pequeña gota negra que entró en ellos por la boca en momentos de entrar y salir del agua.

Pequeña forma de... cerciorarse de que no sean una molestia en lo que resta de estadía juntos.

Chapter Text

—Así que el pedazo de mierda que dejamos en Corea realmente vino. Creímos que el vuelo en avión iba a acobardarlos.

—Eso es subestimarnos y bien, siempre hay que expandir el horizonte.

Frente a Jungkook está un hombre de aspecto desaliñado por llamarlo de alguna manera. Se ve perezoso, ojeroso y que tiene un fastidio que nadie le va a quitar de encima, de debajo de la sudadera que tiene puesta se deslizó barba espesamente negra, al igual que de la camisa manga larga que Jungkook lleva puesta.

Antes de siquiera tocarse, parecen haberse repelido y vuelto a su sitio.

— ¿Qué se siente tener un alíen metido por el culo? Varios años y aun no me acostumbro a esta mierda. —comenta encendiendo un cigarro. Jungkook alzó una ceja extrañado.

¿Cómo puede hablar así? Es decir... Son ellos, no debería hablar de esa manera, como si estuviera solo. En cuanto a lo demás no pudo evitar una risita.

—No es como si nos molestara esa clase de cosas... Al fin y al cabo es algo que se aceptó desde un principio ¿Te molesta a ti tener a nuestro "papá" metido por el culo? —ladea la cabeza con gesto encantador, el contrario lo vio totalmente irritado. El aire acondicionado del lugar ayuda a que no estén sudando en el espacio tan cerrado.

—Tu "Papá" es un dolor de culo esté fuera o dentro. Preguntaba por ti, no... "ustedes". —encogió los hombros.

—No hay realmente un yo. Somos nosotros—enfatiza de manera más que natural—. Parece que a diferencia de ti... Somos uno y no dos, con uno dentro de un lugar bastante oscuro.

» Parece que te superaron en ese punto, Eddie «

—Bueno verte. —sonríe Jungkook ante la cabeza que se asoma desde la espalda de Eddie, el cual rueda los ojos con fastidio.

» Lo que cague en Corea cobró vida. Quién iba a decirme eso... Aparte de parásitos, la más mínima parte de mi formó una personalidad propia. Una que vive en perseguir a un afeminado cualquiera. Aun así, logra que funcione mejor que lo mio con Eddie «

A medida que Venom se acercaba a Jungkook ocurrió algo muy diferente y es que aquella baba negra que debía ser el rostro de Baileoseu se formó alrededor de Jungkook; cubriendo el rostro y haciendo notar alguna que otra diferencia entre ambos: Baileoseu es mucho más opaco que Venom, sus ojos más rasgados y blancos.

También más pequeño.

—Me preocupa muy seriamente esto de estar tranquilo con un alíen parásito dentro tuyo, aunque es obvio que eres un niño—resopla Eddie—. Esto conseguí en cuanto a lo que pediste. —dice cambiando el tema. Tomó el folder con una enorme cantidad de papeles en su interior. Revisó por encima que la gran mayoría son propuestas de modelaje.

—No hay mucho de baile.

—Es lo que había. —encoge los hombros. Asintió con simpleza—. Demasiada preocupación ¿Tanto les importa el niño que andan tan interesados?

—Jimin lo merece.

—Solo por sexo nos imaginamos—silba con el celular en mano—. Tiene bien culo, boca de puta; no está operado, es joven... Una maravilla andando.

—No hables ni mires de lo que no es tuyo.

—Aceptas al alien en el culo por otro culo, es un nivel de prioridad qu-

—Yo lo amo.

Estuvieron en un silencio prolongado, Jungkook sintió extraño usar el "Yo" por primera vez en tanto tiempo -casi un año y medio-, que fue desagradable en su opinión. Eddie estuvo más bien complacido por ello.

—La única razón por la que hay más en nuestra vida es él. Nos da más emoción, alegría; es gratificante tenerlo ceca y que sin saber que está preso permanezca a nuestro lado. —explicó. El otro apoyó el codo en la mesa.

—Olvídalo.

—¿Qué?

—a él—giró el celular mostrando la foto—. Olvídalo. Permanece porque no sabe la verdad. Si la sabe lo más seguro es que los deje o... Traté de ayudarte, se quede como un tanto y sigan juntos de todos modos.

 Traté de ayudarte, se quede como un tanto y sigan juntos de todos modos

» Acabando como la novia de este infeliz. Loca y muerta para variar «

La acotación de Venom hizo que Jungkook se crispara ¿irse? Jimin no se iría aún con la verdad... corrección, no se iría a ningún lado, ni físico ni figurativo como el más allá. Venom, tan sonriente como de costumbre volvió a acercarse:

» Hay humanos muy frágiles. La realidad los abruma, lo extraño los asusta y atrae al mismo tiempo. Tocan una flama y hay los que se adaptan a ella, como tú; y los que perecen, como puede hacerlo él. Siendo ustedes, pensaría que tanto importa «

«Mucho y no va a cambiar, tampoco le va a pasar nada.»

»¿Qué si yo quiero devorarlo?«

El rugido fue mutuo, aunque fue Jungkook el sometido ante el otro que e de una proporción mucho mayor. La risa gutural de Venom pudo haberle producido escalofríos, pero en su lugar solo provoca las ganas de apretarlo hasta que Eddie fuese un simple despojo y por ende, Venom debiera buscar otro huésped.

—Aléjense...

—No lo vamos a hacer y tus... hermanos, menos. Muchos de ellos cumplirán los favores que quieres y ahora que Eddie está solo no me costaría convencerlo de que te moleste. —fue extraño, pero por un momento la cara de Venom fluctuó, como si Eddie no estuviera de acuerdo con él y por ello no hay total control.

—Jimin es nuestro.

—es comida.

— ¡ES NUESTRO! —reclamó de nueva cuenta, su boca haciéndose más grande que la del mayor para sorpresa de este—. ¡MATAREMOS A CUALQUIERA QUE LO INTENTE! ¡ESTADOS UNIDOS, COREA, DONDE SEA!

—entonces lo vas a perder y apenas se aparte, yo lo mataré.

Volvieron a su forma normal, Eddie tomó uno de los peces en la pecera y lo comió antes de salir. Jungkook tomó la carpeta y alió también, sin pensar más en el tema. Quizá no debieron pedir ayuda en ese tema en primer lugar. Aunque bueno... Eddie es reporteo, tiene contactos y es "papá" de Baileoseu junto a Venom; dejar pasar el chance sería tonto.

Igual que todo lo que pasó. Menuda bobería. Jimin no se iría aún si se entera. No lo iban a permitir bajo ningún concepto.

¿Kookie? ¿Ya vienes? Te perdiste totalmente y no me respondías a nada. Iré con los demás a visitar un parque, Hobi quiere encontrar una ardilla o eso entendí... ¿te espero?

—No hace falta, iremos directo al hotel con una sorpresa. Seguro no te lo crees cuando lo veas.

— ¿Sorpresa? Ay, Kookie, eres como un niño... No hacía falta nada, enserio.

—queremos dártela de todos modos. Esto no puede devolverse.

Espero que no sea un perro, aun recuerdo los gatos de el avecina que desaparecieron y empiezo a creer que doy mala suerte. Me maullaban a mi y al día siguiente no estaban—silbó, fueron buenos aperitivos—. Avísame cuando llegues a la habitación. Te llevaré algo. Será un intercambio.

—Espero sea lencería.

— ¡Cómo crees que iré a comprar eso! —quisquilla avergonzado. Se escuchó algo desde atrás—. Solo es Kookie tonteando como siempre, me tiene un regalo ¿a qué es tierno? Me recuerda a mi primo.

—Oye-

Es como un niño a veces. Me encanta... Me tengo que ir, llámame más tarde, te amo ¡Adiós!

Estuvo a poco de romper el celular. "Como un niño". Venom lo trató así, Jimin lo ve así... Que odioso ser el menor para todos. Se serenaron un poco y teniendo el tiempo libre decidieron buscar algo de comer. Seguramente y por la mañana ya habrían los avisos de personas desaparecidas... o más de los normales.

Estados Unidos es el nido de la familia de Baileoseu, es decir, la guarida de los simbiontes. Seguramente el único a salvo es Jimin. El resto... Podría ser la cena de cualquiera y ni siquiera lo sabrían. Relamió sus labios ante de sonreír, exhibiendo los colmillos. Puede ser muy divertido quién causa mayor caos de todos.

Y en algo que coinciden Baileoseu y Jungkook es... ser los menores.

Así como los mejores en lo que les pongan enfrente.

Hora de jugar.


 

Eddie y Venom:

Eddie y Venom:

     

Chapter Text

—se parece a ti.

—El caballo ardilla.

—Que sale con un gato.

Yoongi había reído por este último comentario de Hoseok. De algún modo habían agarrado una ardilla en el parque, esta permanecía tranquilamente en las manos de Hoseok, quién le había dado nueces. Taehyung había bromeado que quizá la envenenaron con eso y tiene al menos cinco días de vida hasta que sus intestinos exploten.

—Me la quiero quedar.

—Mickey se la comería, Holly tiene demasiada clase como para hacer algo así.

—Aja. —crean en broma. Jimin sacó una foto con Hoseok y la ardilla.

—Cuidado te rasguña o algo ¿no? —la ardilla había saltado al hombro de Jimin, quién logró sacarse un par de fotos antes de que bajara por su brazo y finalmente al suelo para salir huyendo—. A final de cuentas ¿Jungkook no vendrá?

—No, irá al Hotel con una sorpresa. —comenta emocionado.

—Quizá sea que se va. —vio mal a Yoongi mientras caminan a un centro comercial cercano.

—O consiguió a alguien más. —Prosigue Taehyung.

—Se están volviendo muy odiosos con el tema ¿sabían?

—Soñar es libre. —bromea Taehyung, tuvo que toser para disimular pues Jimin no tiene buena expresión.

—Sea lo que sea, posiblemente sea algo... increíble—dice Namjoon con la intención de apaciguar el mal ambiente que formaron—. No creo que- ¡JIN!

— ¿Por qué él si puede comprar ardillas y yo no? —cuestiona Hoseok a Yoongi que no se esforzó en disimular su desinterés en el tema. Jin entregaba su tarjeta de crédito mientras Namjoon trata de detenerlo.

—Ni siquiera son ardillas. —bufa Yoongi

Al final... Tenían dos "Sugar Gliders" en una linda jaulita.

— ¿Enserio lo vas a comprar?

—Son bonitos. Seguro le gustan. —afirma midiendo el anillo con la mano de Yoongi. Son las más próximas en tamaño a las de Jungkook.

—Jimin.

— ¿Ummm? —apenas le prestó atención, revisando que anillo era mejor para hacer conjunto del catalogo que le brindó el encargado.

—Nada, nada. —Hoseok calló a Yoongi y el de cabello negro no hizo más que cerrar la boca con expresión de reproche mientras su pareja le sonríe forzado.

Algunas veces solo queda dejar ser.

...

— ¡Kookie! Compramos muchísimo Panda Express y casi diez litros de Sprite para cenar—cierra la puerta tras él con el pie—. Iremos a comer en la habitación de Hobi y... ¿Kookie? Yujuuuuuu... Traje regalos para ti... ¿No está aquí o no me está escuchando? ¡Kooookie! —parecía una madre llamando a su hijo.

O simplemente llamando a un perro.

—Oh, te estabas bañando. —Jungkook salió del baño y cerrar tras de sí al instante.

—Estábamos muy sudados—excusa—. No te recomendamos entrar ahí, deja que salga un poco el vapor y demás. —aconseja con deje risueño. Como quién se hace el inocente.

«Deberíamos dejarlo pasar y hacerlo bañarse en esa sangre ahora que aún está caliente»

—No vale la pena—susurró muy bajo—. ¿Qué nos trajiste? —Jimin dejó las bolsas sobre el sofá y dio un coqueto apretón a la nalga de Jungkook, apenas cubierta por una toalla blanca de hotel.

—Un poco de todo lo que vi y creí que te gustaría.

Jungkook disfrutaba demasiado estos gestos, aunque de estar presente no lo permite. Lo incomoda. Le gusta lucir como quién más mima, quien da más y tiene el absoluto control de la relación. Solo su parte débil acepta esta clase de detalles. Lo agradece cual infante mientras le lado más dominante y reacio quisiera rechazarlo.

Ropa, un nuevo bolso, una cinta para la cámara, memoria, cargadores; auriculares y lo que más llamó su atención fue una caja pequeña hasta debajo de todo con un anillo dorado y plateado en su interior.

«Es... muy bonito»

—De verdad y es... raro. —Jimin prácticamente se le subió a la espalda.

— ¿Qué te parece?

—Lindo...

—Menos mal... No le digas a nadie la marca.

— ¿Por qué no? —Jimin le susurró y Jungkook abrió un poco los ojos—. ¿Y que tendría de malo decirlo?

—Es como un secreto entre nosotros ¿vale? Espero que mi indirecta sea lo suficientemente directa. —le da un beso en la sien y se separa de él, entrando a la habitación como tal.

«Son de matrimonio, al menos eso recuerdo de esa marca ¿o me estoy equivocando y por ende tú también?»

—No, si son esos, pero... ¡JIMIN-SSI! ¡NO ENTENDEMOS LA INDIRECTA! —por la prisa sin querer se le cayó la toalla, Jimin le tiró un bóxer, pantalón y camisa—. A-ay...

«N puede apuntar a nada y ahora si da con la hebilla en plena frente.»

— ¡entiende lo que quieras, lento idiota! ¡Quiero comer, vístete rápido!

«Luego yo soy el cruel ¿eh?»

— ¡No te daremos tu sorpresa!

— ¡No es justo! ¡Te traje como diez regalos! —Jungkook acabó cayendo al piso por el infantil empujón. De un saltó prácticamente imposible acabó nuevamente en pie. Jimin se asustó con eso ¿Como coño hizo eso?

—Bueno... Vale... Pero debes decirnos que exactamente con el anillo—asintió, rememorando la pirueta sin poder creerla aún. Jungkook caminó hasta una mesa de noche y tras tomar el folder se lo entrego—. ¿Feliz día de anillos?

—Ja-ja, muy gra...—su expresión se aflojó, leyendo en su precario inglés lo que decía la primera hoja. Con dificultad pasó el siguiente y el siguiente hasta que—. Esto... ¿Es enserio? —pregunta en un hilito de voz.

—anda, te dijimos que era una sorpresa.

—Pe-pero...

—Tenemos contactos, cariño—ronronea divertido por la cara de incredulidad de Jimin ante lo que lee y entiende—. No llores. —lo hizo totalmente a propósito y Jimin acabó con la cara colorada y una mano en la cara para cubrirlo junto a las lágrimas que se le escapan.

Desde que empezaron a salir y como muchos otros artistas, tenía la ilusión de entrar al mercado estadounidense aunque no contaba con una forma de hacerlo. Es popular, si, pero en corea y eso no traduce a un éxito inmediato en todo el globo. Su Twitter e Instagram están a reventar de seguidores, pero eso tampoco es que lo ayude del todo.

Que Jungkook aparezca de la nada con tantas propuestas -aun si son de modelaje-, lo deja muy mal.

Tanto que llegó como un niño pequeño a la habitación de Hoseok con todos ahí, quienes explotaron en felicitaciones y gritos que iban a terminar matando a Jungkook mientras Jimin seguía en ese mismo estado de sorpresa, incredulidad y llanto indefinido.

—Muy bien hay que organizar esto. Vas a aceptar primero las de ropa, de último las de ropa interior.

—Esas deberían ir primero. —aconseja Hoseok entre risas. Parecían estar planeando un ataque terroristas, todos en una mesa redonda con los papeles y comida en la superficie plana. Jin miró mal a Hoseok.

—Tiene que hacer más ejercicio si piensa hacer esos trabajos ¿Qué nos aves que aquí también destruyen a la gente por eso?

—A-ay no...—balbucea Jimin, no ha hecho mucho ejercicio últimamente, así que no anda muy marcado que se diga.

Siendo Jungkook el centro de su atención y no se ha quejado lo olvidó por completo.

—Tiene culo y el abdomen lo suficientemente marcado. No hay problema con eso—niega Jungkook con tranquilidad—. Lo cierto es que si, eso irá de último. Primero ropa normal, luego maquillaje...

«Luego joyería y los celulares»

—Este video musical no se ve nada mal, sería bueno para que vean tu capacidad como bailarín. —comenta Hoseok.

—Esto te tendría mucho tiempo aquí ocupado ¿no? —dice Yoongi fijándose en la cantidad de trabajo tan abismal. Podría durar meses en eso y si recibe más llamadas aumentaría. La compañía no iba a negar algo así.

No tienen porqué. Jungkook no traería nada que perjudique a Jimin, está más que demostrado; también sigue a la perfección el reglamento de la empresa. Jungkook es como un segundo manager de Jimin ya que lo analiza. Volviendo al caso...

Esto lo tendría lejos de Corea.

—si... debería-

—nosotros nos haremos cargo de todo, preocúpate por disfrutarlo.

Namjoon se encogió al mismo tiempo que Yoongi. Vaya...

Captaron muy tarde que toda la intención de Jungkook era apartar a Jimin de ellos cumpliendo su sueño más antiguo y básico.

¿Cómo pedirle que lo rechace?

Y ahora más que nunca, Jungkook es el novio perfecto, imposible que Jimin vea lo contrario a esa ilusión.

Chapter Text

— ¿Por qué no puedo usar el baño?

—Queremos llenar el jacuzzi para jugar un poco antes de dormir. Hay que celebrar la sorpresa.

Jimin hizo un ligero mohín antes de asentir, se las apañaría para que fuese algo corto. Una vez -solo una-, logró que así fuera así que tiene fe en que podría hacerlo nuevamente. Se quitó parte de la ropa, quedando en bóxer y tirado sobre la cama viendo Instagram mientras Jungkook hace lo que sea que tenga que hacer en el baño.

Puede ser un tema intestinal y le preguntará si dura demasiado.

Jungkook cerró tras de si y puso las manos a cada lado de su cintura. El baño es un maldito desastre con el cadáver de la mujer tirado en la tina. Falta un brazo, más de la mitad de su pierna derecha e izquierda. Totalmente abierta y con el sexo expuesto. Chasqueó la lengua fastidiado.

Baileoseu tuvo un impulso demasiado fuerte y ya que no podían librarlo en Jimin porque significaría matarlo dejó que lo hiciera en esa mujer que encontraron en la calle. La pobre se dejó llevar solo por la cara bonita, la habitación en un buen hotel y el aire misterioso.

Cosa que la mató.

Estúpida...

«Creo que puedo ver su útero. Al final no era tan elástica como creí. No le cupo.»

—A Jimin si, aunque sangra mucho cuando pasa. —dio una suave patada al pie que cuelga. El sonido de goteo lo empieza a molestar.

«Funcionó lo suficiente y para lo que vino. Ahora, a terminar de cenar.»

¿Qué cuál es la diferencia? Sencilla. Aquí Baileoseu toma totalmente el control y nada de Jungkook queda a la vista. Es solo ver a un animal copulando con lo que se está comiendo. La piel viscosa tiene temblores fuertes, la boca creciendo de tamaño al engullir hasta los huesos y que nada vaya a quedar.

Jimin escuchaba una especie de craqueo desde afuera y no prestó atención un buen rato hasta que fue un golpe considerable. Se puso una camisa de Jungkook y abrió el baño. Jungkook se sacudía la cabeza, estando en una posición demasiado extraña con la cabeza casi en el suelo, las piernas hacia arriba y el brazo derecho torcido hacia atrás.

— ¿estás bien? —pregunta en una risita.

—El piso quedó resbaloso.

— ¿ya está listo al menos o sigo esperando? —cuestiona recostándose del marco de la puerta. La camisa -como siempre-, se le escurre por el hombro sin problema. Jungkook tragó grueso y su pecho no hizo más que vibrar, influenciado por Baileoseu.

—Espera un poco más. Aún no se termina de llenar.

—Vale, vale...

Miró la pila de toallas con sangre. Serán caníbales de alto calibre, pero no iban a lamer el suelo para limpiar el maldito caos. Tras levantarse tomó las toallas y las metió en la bolsa que hay de la basura, la amarró y colocó donde Jimin no se le ocurriría abrir siquiera.

Hasta arriba en una repisa.

Porque no iba a llegar.

«ventajas de tener un novio enano»

—Cruel, pero cierto... ¡ya está listo!

Jimin volvió a entrar al baño y antes de siquiera poder quitarse la camisa o el bóxer Jungkook lo jaló dentro del jacuzzi, botando buena parte del agua. Hizo una mueca de desaprobación por ello. Acabaron uno sentado frente al otro, por puro berrinche no se ha quitado la camisa, aunque Jungkook también lleva puesta la suya.

—me entró un poco de miedo por todo esto. Lo conseguiste muy... rápido.

—Ya te lo dijimos, contactos. —sonríe simpático, Jimin rodó los ojos, un gesto bastante odioso, pero en un ambiente como este puede ser una chispa.

— ¿Y tú? Dime que puedo mantenerte. —dijo Jimin sonriendo divertido y juguetón.

—No. En muchas de las sesiones seré el fotógrafo. No quisiera que otro pueda llevarse las fotos ¿o tu si? Si modelas en mayas como en esa ocasión... Sería una pena que otro robara eso. —comenta en tono siseante. Jimin se inclinó hacia adelante.

—A mi me gustaría verte usando mallas... con un chocker... —Si hay algo placentero en este mundo, es sentir las manos de Jimin acariciando suavemente la piel que quiere ver expuesta o bien, que pretende jugar con ella—. Tal vez un corsé... sería muy sexy.

—Que gusto tan extraño el tuyo ¿eh? —gorgotea complacido por las atenciones. Jimin había metido las manos bajo la tela y serpentea los dedos por todo su pecho.

—Lo dice el que le gusta ver a su pareja hombre usando lencería femenina. Tengo mis propias fantasías contigo.

— ¿Me quieres ver usando un collar de perro mientras uso ropa femenina? —increpa. Jimin se subió al regazo de Jungkook, estirándose para tomar algo tras este. El moreno dio algunas mordidas pícaras al abdomen de Jimin en el entretiempo, aun por encima de la tela.

—algo de eso lo consigo fácil—estiró el cinturón negro entre sus manos, Jungkook ladeo suavemente la cabeza antes de permitir que le pudiera le cinturón en el cuello—. ¿ves?

Sonrió tembloroso, queriendo reprimir las hagas de amarrarlo también, pueden hacerlo si quiere...

Amarrarlo hasta cubrirlo totalmente. Hasta vestirlo como si fuera uno de su propio ser.

Sin embargo, tuvo con agarrarlo.

Apretarlo así como Jimin le aprieta el cuello.

No va a haber problema, no necesita detenerlo.

Lo rasguña de manera superficial.

Le muerde los labios, lo besa para robarle el aliento y la razón.

Sigue sintiendo las caricias en el pecho, incluso en la espalda por momentos.

Baja por la cintura hasta llegar a la zona erógena e importante.

Tuvo la necesidad de quién estuviera arriba, así que no tardó en ponerse encima. En eso se percató que el agua tenía una coloración rosada. La cual se va oscureciendo hasta ser totalmente roja. Inhaló suavemente el aroma y es...

—Sangre... ¿te gusta eso, no? —cuestiona Jimin levantando la mano hasta el rostro de Jungkook, acariciando las mejillas y luego los labios, dando un suave tirón al labio inferior con el dedo pulgar.

Haciendo trazos con sus dedos en la piel pálida de Jungkook, que sobresale del agua ensangrentada. Se desborda al suelo, como si en ningún momento se terminara. Solo crece más y más hasta el punto de que ya está al mismo nivel todo.

Le fascina el sabor a sangre en el beso que comparten.

Que sea Jimin quién lo esté manchando del líquido carmesí tan tibio.

—Te amamos demasiado...

—Y yo a ustedes.

La masa negra que brotó de él prácticamente los cubrió, como si los absorbiera y-

— ¡AY!

«¿¡debo recordarte que cuando duermes del lado derecho te caes o qué!? IMBÉCIL, LO ARRUINASTE, CON LO QUE NOS CUESTA TENER SUEÑOS.»

— ¡NO ES...! —Cerró un ojo y se asomó antes de suspirar. Jimin sigue dormido en la cama, aunque sin enterarse de que se ha caído de la cama. Menos mal.

Está muy cansado y es preferible curarlo mientras no ve.

Al intentar levantarse se resbaló casi totalmente, palpó la cama y abrió los ojos con ligera sorpresa, Baileoseu brotó de su espalda, viendo lo mismo con una sonrisa más grande de la usual antes de reír divertido.

— ¿Esto es enserio...?

«Agradezcamos que la cama no es un ser vivo y fértil, de otro modo ya serían muchas crías. Mira nada más cuanto salió.»

—Todo por un sueño.

«Era un buen sueño»

— ¡ya lo sé! pero mierda... mira todo es- ¿Esta en el techo? —replica notando la gota que cae, Baileoseu se estiró y entrecerró los ojos—. ¿Cómo mierda...?

«El "Ustedes" fue muy potente al parecer... manguera a presión.»

—Que puto asco.

«Como si no te tragaras el de Jimin»

Tragamos.

«Lo que sea. Quizá haríamos realidad ese sueño si le decimos de una maldita vez que yo estoy aquí.»

—No haremos eso.

Se volvió una discusión larga en la que Jungkook empezó a sufrir tics en la ceja, la boca y en toda la cabeza, gruñendo al igual que Baileoseu. Es... la primera vez que no están de acuerdo en algo y el golpe que se dio contra la mesa de noche fue evidencia de lo mal que sienta.

El tema fue dejado de lado, Jimin puesto como oruga en el suelo mientras quitan la sabana y poder colocarlo nuevamente. Farfullando por lo bajo al meter la sábana y demás tela que uso para limpiar el techo en la bolsa con toallas llenas de sangre.

Menudo desastre por una noche satisfactoria.

Tenía pensado tirar la bolsa al maldito océano para que nadie la notara, eso si no encontraba una chatarrería con incineradora antes.

Lo malo es que la bolsa se rompió y al recoger todo con la intención de envolverlo en el resto de plástico noto a alguien más en el pasillo.

— ¿Necesitas algo, Hobi?

—N-no...—balbucea con el sueño ya desaparecido. Iba a saludar super adormilado hasta que vio la tela ensangrentada caer al suelo.

—Bien. Regresa con tu gatito... Y no digas nada de prácticas ajenas ¿vale? —la cercanía lo hizo inclinarse hacia atrás, asustado—. No querrás que nosotros revelemos algunas que otras tuyas ¿o si~?

—Y-yo no vi nada, nada de nada. —afirma, Jungkook lo agarró del hombro antes de que huyera.

—Bien, entonces nosotros tampoco vimos nada con Taehyung—le susurra, Hoseok se crispó al instante, lo tomó con mayor fuerza—. En el baño anoche... cuando te emborrachaste sin querer. Sería una pena que Yoongi se enterara ¿A que sí?

—Tú no-

—No diremos nada, si mantienes la boca cerrada y mantienes a tu fiera a raya. Molestan mucho—bufa al separarse un poco—. Deberíamos hablar con él también, hay trapitos sucios que sacar, pero será en otra ocasión. Adiós. Que tengas buena mañana.

«Qué día tan bien empezado»

—En realidad si, quién lo diría.

Disfrutó enormemente seguir con su camino tras haber visto la cara de espanto y confusión de Hoseok.

Iniciar el día con una fantasía no estuvo tan mal.

Chapter Text

Hace cierto tiempo que habían despedido a los demás que volvían a corea mientras ellos permanecían en estados Unidos. Jimin no pudo aguantarse poner a llorar por separarse de ellos, siendo uña y mugre desde prácticamente siempre; este es la primera vez que están tan lejos y aunque él no se haya dado cuenta.

Es la primera vez que está aislado.

No tiene ningún conocido en el país y su comunicación con otros es muy parca debido a su débil manejo del inglés. Es imposible decir que por ello le esté yendo mal, todo lo contrario. Tiene muchas más propuestas de trabajo por su actividad continua y en la buena recepción por parte de los medios a su presencia.

Fue calificado como un "Hombre encantador, de presencia cautivadora y actitud muy dulce". Ha ido a algún que otro programa de televisión, con ayuda de Jungkook que se tomó el papel de traductor para ayudarlo y compartir tanto tiempo juntos como se pudiera. La realidad es que no quería dejarlo solo con tanto público.

Quería que los rumores empezaran a correr.

Que las sospechas abundaran.

Ya lo hacían en corea, ahora se intensifica a medida que pasan los días.

La misma cuestión revolotea sin parar en las redes sociales de ambos.

¿Es solo idea mía o se comportan de una manera muy íntima?

Tienen anillos iguales

Van juntos a todos lados. Incluso parecen vivir juntos.

Jimin no sentía real preocupación, la libertad de mostrarse con Jungkook lo hace sentir feliz. Quizá la emoción de todo lo que pasa nubla su juicio al respecto. En algún momento tendría algún regaño con respecto a "no hacer creer que se trata de una pareja homosexual". Hasta que ese momento no llegara nada iba a cambiar seguramente. Jungkook tampoco está muy dispuesto a seguir ese reglamento de la empresa.

Sea como sea. Actualmente están a poco de iniciar una sesión de fotos y video para una revista muy interesada en tener a Jimin en la portada junto a una pequeña entrevista que ya se le hizo. Siendo el Boom del momento no es de extrañar que quieran hacer algo con él antes de que esto pase.

—Tienes unos labios bellísimos... Nunca habíamos visto unos así naturalez en un hombre. Son redondos. —la estilista tenía ya cuarenta minutos circulando a su alrededor buscando de arreglar hasta el mínimo detalle.

—Creo que se ven más gordos por la pintura...—opina con los ojos cerrados de momento.

—No importa. Son una proporción perfecta—afirma ella. Jungkook entró al lugar, justo al momento en que ella se relamió los labios—. Nos encanta... son un detalle que te diferencia mucho.

—De algún modo eso me recuerda a Jungkook.

—Ah... tu amigo es buen fotógrafo. Aunque si quieres podemos hablar con algún otro que pueda hacerlo mejor y tenga más repercusión. Mientras más famoso sea, más oportunidades tienes ¿sabes? La fama conduce a la fama, nos encantaría ayudarte.

—Eh...—la vio sumamente incómodo, menudas ojeras más enormes se carga la mujer. Parece que ni el maquillaje puede cubrirlas—. No hace falta, Jungkook es un buena migo y-

—Los amigos quieren verte triunfar aun si no es con ellos. Creemos que sería bueno para ti considerarlo. Nos puedes llamar si cambiar de opinión. —ofrece sonriente y ladeando la cabeza. Jimin negó con la cabeza.

—Gracias, pero enserio no hace falta. Estoy bien. —antes de que ella pudiera decir nada Jungkook se aclaró la garganta entrando. El resto de los que estaban ahí habían salido hace ya un par de minutos.

—Puedes ir acomodándote, ya vamos—indica Jungkook, Jimin simplemente asintió, saliendo con el celular en la mano y sin prestar real atención. Tenía un mensaje de Namjoon. La estilista puso ambas manso en su cintura—. Así que... ¿hermana? ¿te llamo Noona?

—sé coreano, más no tengo muy claro ese tipo de formalismos, hermanito... ¿Me das de tu cena? —increpa sacando la lengua que bien llega hasta la mitad de su pecho, sus uñas se alargaron—. Con lo delgado que estaba... lo has engordado un poco. Tengo debilidad por los hombres de labios bonitos. No te imaginas lo complicado que es conseguir.

—Jimin no es cena de nadie, al menos no literalmente.

—Ah... Podría ayudarte a ver que es comida. — ofrece relamiendo sus labios

— ¡Kookie, ya hay que empezar!

Ella solo rió antes de dejarlo, gruñendo por lo bajo y una cara que evidenciaba su molestia. Quería matarla, es muy peligroso que alguien como él esté cerca de Jimin. No tuvo más que guardar las apariencias y llegar al set donde Jimin ya se había acomodado en su sitio tras recibir las vagas indicaciones de que sería lo que debía hacer más o menos.

Jimin siempre ha sido alguien muy natural frente a la cámara. No es secreto para nadie que tomarse fotos es uno de sus hobbies junto a leer o jugar videojuegos -al menos mientras se está quieto-, por lo que no cuenta con mucha de esa vergüenza o pánico escénico que muchos otros si.

El truco también está en que sabe perfectamente cómo posar para Jungkook.

Casi leyéndose la mente del otro en cuanto a qué hacer.

«Ella lo está mirando»

—Lo sé.

«Quizá no pensamos tan bien esto...»

—Posiblemente debimos considerar que esto pasaría... exponerlo a estos trabajos no iba a hacer otra cosa que

«Ponerlo a la vista de todos»

—Me gusta esta—apenas prestó atención al comentario de Jimin señalando la foto en la pantalla al mismo tiempo que cubre media cara con la manga del suéter negro que usa. Asintió simplemente con la cabeza—. ¿te pasa algo?

—Nada... No nos pasa nada, solo tenemos hambre. Un poco de estrés también. —agrega con un gruñido y dolor de cabeza. Como migraña. Jimin apoyó más el cuerpo al costado de Jungkook.

—La estilista es muy rara—alzó una ceja ante el comentario—. La recuerdo de la semana pasada a la foto de los perfumes y también con los lentes de contacto... Creo que me está viendo, pero a estas alturas ya no sé.

—Si, si te está mirando. Quizá es muy ilusa pensando que podrá comerte.

— ¿Comerme?

—Nosotros te devoramos, de a poco y con cariño... ella no merece ni una sola gota de sangre —estiró hasta besar el cuello de Jimin que asintió vagamente sin haber entendido del todo a que se refería—. Tranquilo, no va a molestar más.

—Pues... ¿Vale? ¿La conoces?

—Puede decirse. No es una buena relación precisamente. Despreocúpate, nos encargaremos de todo, tú sigue disfrutando de ser una estrella internacional.

— ¿Cuánto como una siendo que solo estoy en Corea y un poco Estados Unidos? —bromea juguetón.

—Al momento en que tanto homos y heteros te desean por igual tras ver tu trabajo siendo de distintos países... si, diríamos que si cuentas como intencional.

—Vaya.

Sabe o que se siente tener miradas de admiración encima, incluso lujuriosa y de odio, peor las de esa mujer no las entiende para nada. Lo incomoda enormemente que aparente tanta cordialidad cuando algo en ella es todo lo opuesto a eso. Miró su celular por una notificación a su correo.

Se trataba de una invitación a una fiesta privada organizada por un grupo de modelos con los que trabajó hasta hace unos días. Lo pensó un poco, lo hablaría con Jungkook después de filmar el video. Con suerte diría que sí y podrían disfrutarlo un rato. Considerando que no han ido a ninguna desde la boda de Jin y Namjoon.

Hobi

¿Crees que pueda ir a visitarte esta semana? Me salió un trabajo allá y también quisiera conversar contigo.

Yo

Por supuesto, no tengo ningún problema uwu

Vienes con Yoongi?

Prepararé la otra habitación de la casa en al que estoy para que no paguen un hotel

Hobi:

Si, me va a acompañar.

— ¿Jungkook? —prestó atención a su entorno. Su pareja no estaba y en medio de su búsqueda visual todos bajaron la mirada. Todos lo estuvieron mirando en ese breve instante, una mujer incluso sigue con el celular en mano, grabándolo de forma descarada. Guardó su celular y siguió su camino.

Ya encontraría a Jungkook, siempre lo hace y en lo que terminan de preparar para grabar prefiere quedar lejos de la atención ajena.

Chapter Text

— ¿Alguien ha visto a Jungkook? Jimin lo está buscando para poder irse.

—No lo hemos visto en un rato... ¿Aún está aquí? Quizá me pueda tomar una foto con él, es muy tierno y anda en todos lados.

—Se ve muy amable. Te dirá que si seguramente. Vamos, vamos... ¿Eh?

—¿Qué?

—Creí haber escuchado algo de ahí-

—Quizá se cayó algo simplemente. Sea como sea, vamos, no sabemos si ya lo encontró y tampoco sabemos si lo veremos por aquí de nuevo.

«Quién diría que también sería una buena tapadera»

—Jimin puede hacer de todo sin siquiera proponérselo.

«Incluso encubrir un asesinato»

Escupió el cráneo con apenas carne y piel adherida al hueso. Su larga lengua babeó en exceso un líquido entre transparente y rojizo. Relame sus labios filosos para luego lamer sus dedos negros de forma exagerada y repugnante. Su cuerpo comúnmente negro azabache igual de opaco tenía una coloración y brillo más rojizo al mismo tiempo que brotaba.

Como si sus músculos se estuvieran expandiendo.

Algunas venas se hinchan con esa misma coloración carmesí.

Aplastó el cráneo con una mano, gruñendo como un animal y la sonrisa siendo tan grande como en aquel encuentro con Venom y Eddie.

Haber asesinado a su hermana no costó demasiado a pesar de que ella peleó por evitarlo. Era más pequeña a pesar de ser mayor; tenía poca fuerza y muchas ganas de ser asesinada por la provocación tan excesiva. A pesar de llevar las de perder seguía con lo mismo:

»Va a ser una cena sin valor y solo por molestarlo van a estar con otra persona«

Le había arrancado la garganta de un mordisco y aunque se regeneró empezó a morderla con mayor apuro; golpearla; rasguñarla y desprender miembros hasta el punto de que ya no pudiera hacer nada. Aunque el simbionte pegado a la humana trató de huir lo atrapó y volvió parte de si.

Estaba tan lleno de sangre que quizá por eso ahora está un poco colorado. Pudo haberse mezclado con su propio ser. Sea como sea todo salió satisfactoriamente bien. Al contraerse Jungkook tuvo temblores inverosímiles a su estructura. Tics nerviosos en la cabeza, palpitar del pecho, torcer mucho el brazo derecho hasta finalmente girar el cuello y sonreír a su adentros viendo sus manos con la cubierta negra.

Si esto es lo que ocurre cuando consume a sus "hermanos" se aseguraría de hacerlo apenas se enterara de su existencia. Seguramente ellos quisieran hacer lo mismo; quizás ellos también aspiraran a quitarle a Jimin y es una forma perfecta de impulsarse a seguir consiguiendo poder.

Incluso podría devorar a Venom.

Ser el más fuerte de todos...

Que nada sea un obstáculo para ellos

— ¡Ah! ¡Por fin! Pensé que te habías ido sin mi o algo, no respondes al... Oh la batería—hizo una mueca disgustada ante el aparato descargado. Jungkook le sonrió ladeado la cabeza—. Vamos a cenar, hoy quiero hamburguesas ¿sí? Así va perfecto con el gimnasio mañana y el ensayo para el clip.

—Como desees. —Jimin se alzó de puntas y le empezó a sobar los labios con el pulgar. Alzó una ceja extrañado por el gesto repentino.

—Tenías algo extraño. No sé que andabas comiendo sin mí. —restregó con toda su mano, afortunadamente solo quedaba un débil rastro de sangre.

—No creemos que te gustara si te dábamos a probar. —dice por desviar la atención.

—Vale... —salieron del lugar directo al auto que los llevaría al departamento y de allí ellos tendrían que trasladarse como pudieran a donde quisiera ir—. Por cierto, Hobi y Yoongi vendrán a pasar unos días por trabajo. No te molesta que se queden con nosotros ¿O si?

—Un poco. Si ellos están, tendrías que reprimir tus gritos de perra en celo y eso nos disgusta. —lame la mejilla de Jimin, quien se limpió al instante riendo por el gesto de Jungkook.

—Podemos intentar una misión de sigilo por una vez... y si fallamos, siempre tenemos al grabación de Hoseok gimiendo en el baño de la fiesta de primavera el año pasado. —agrega con aire maligno.

Jungkook curvó los labios al cruzar los brazos ¿eso? Era poco con lo que él tenía para chantaje. Más de uno y de todos sus amigos. De Hoseok es lo más gracioso porque seguramente es quien menos quisiera ser expuesto, Yoongi tal vez pudiera hacer control de daños; Taehyung se molestaría mucho con él e intentaría convencerlo de olvidarlo; Namjoon no tenía -de momento-, ningún punto lo suficientemente negativo como para exponer el trapo sucio; lo mismo con Jin.

Es fuerte desde todo aspecto. Tiene el terreno asegurado para que anide lo moleste y-

«Cuando llegue el momento será irreversible así que... Ya para ese momento no va a importar una mierda»

Baileoseu siempre tan entusiasmado. Por algún motivo tiene algún plan en mente que no logra entender aun, pero cuando lo hiciera seguramente estaría de acuerdo con él. Siempre lo- casi siempre lo están y no duda de que será beneficioso desde todo aspecto.

Y con todo aspecto es claro que se refiere a Jimin.

—¡También tengo una invitación a una fiesta! —exclama repentinamente con emoción—. ¿Puedes creer que de verdad me invitaran? Puedo llevar un acompañante ¿vamos? Será pronto, con luz negra... nunca he ido a una de luz negra, creo ¡Puede ser genial!

Quiso negarlo por la menos un instante, pero la oferta resultó extrañamente tentadora. Con suerte sería un buen lugar y acabara acaparando algún rincón para gozar de buena manera la luz negra. Es bueno dibujando, si es él quién hace el dibujo de Jimin seguramente será el más perfecto de todos.

Asintió con la cabeza simplemente y Jimin lo abrazó dándole un beso fuerte y sonoro en una de las mejillas

...

Los reportes de personas desaparecidas van en gran aumento. Se cree que trata de una mafia nueva o bien, un asesino serial muy experimentado capaz de ocultar desde la evidencia que lo incrimine hasta los cadáveres.

Se han encontrado partes de cuerpo humano como: Dedos, ojos, manos, pies; se han hallado prendas y pertenencias. Este fenómeno tiene tanto tiempo y se ha intensificado hasta le punto de que las autoridades no se dan abasto para tratar de solucionar la situación.

No hay discriminación por raza, sexo, estatus, orientación como puede verse claramente en las siguientes imágenes. Se encuentra más activo en California y otros estados turísticos del país. Con la excepción de ciudades menos conocidas donde se llega a asociar a inconvenientes paranormales o asociado a una pandilla como fue mencionado anteriormente.

Esto...

— ¿Es buena idea permanecer aquí? ¿Qué si pasa algo aquí también?

Jimin muerde la manga de su suéter al mismo tiempo que la jala en un gesto de estar preocupado y estresado. Sin dudas no es lo mejor que se puede escuchar por la mañana en un desayuno tranquilo en pleno día libre. Jungkook dio un lánguido bostezo y estiró los brazos con su espalda hinchándose para luego volver a la normalidad.

Eddie dando noticias así es muy gracioso. Considerando que es el causante total y absoluto de esas "desapariciones" directa o indirectamente es una total ironía y cinismo de su parte el hablar con supuesta seriedad y preocupación del tema.

Mientras ve la imágenes de la gente desaparecida reconoce a un par de personas, pues ha sido él quien las devoró. Al menos puede decir que no es tan descuidado como Eddie.

Abrazó a Jimin por la espalda y le besó al coronilla.

—Somos tan fuertes que nada te podrá dañar. Nosotros te protegeremos... de todos... y de todo. —Jimin cerró los ojos por el beso en la frente.

Aunque siente que es aún más peligroso así.

No entiende porque.

Chapter Text

—Hay más de cien desaparecidos en este Estado ¿seguro que es buena idea seguir aquí?

—Según Kookie si lo es. Además se da lejos de aquí. estaremos bien hasta que deba volver a Corea—bebe su malteada—. La empresa se ofreció a pagar un guardaespaldas si llego a sentirme amenazado.

—Con lo enorme que está Jungkook, no hace mucha falta.

Hoseok dio un largo e incómodo sorbo a su bebida en lo que ve a Jungkook hacer ejercicio. Que levante pesas tan fácil lo está asustando. Parece que se va a desmayar por lo pálido, ojeroso y sudado; la realidad es que quería darle toques en los brazos tan firmes y tensos con las venas marcadas en sus antebrazos.

Por el clima Jungkook y Jimin no pudieron ir al gimnasio, contrario a Jimin que tradujo la situación a estiramientos sencillos, Jungkook levanta pesas pertenecientes a quién les alquilan el departamento. Yoongi y Hoseok, quienes se quedan como invitados no hacen otra cosa que observar.

Ambos igual de espantados.

Jungkook está más grande y dos persona son pueden alucinar igual.

Es-más-grande

—Quizá ordene comida.

—Jungkook da miedo...—susurra Hoseok.

— ¿ah? —lo ve extrañado.

—Está más grande y no debe ir más de mes y medio desde la última vez que lo vi.

— ¿Te ha lastimado? ¿Hecho algo malo? —pregunta Yoongi con suavidad y en voz baja.

—Para nada. —afirma con tranquilidad. Antes de replicar sonó un golpe.

—dijiste que estas haciendo rutinas de ejercicio ¿Qué tal si nos acompañas? —ofrece Jungkook repentinamente. Yoongi balbuceo sin sentido hasta resignarse e ir. Tenía ropa apropiada pues es la que uso para dormir consecuencia del calor en su habitación.

Como fue obvio no podría con el mismo peso que Jungkook una vez hizo calentamiento, estiramiento y lo necesario para pasar a las pesas. El ojeroso lo ayuda a aguantar y marcar un ritmo hasta que el pesado objeto cayó más de la cuenta: Amenazando su cuello. Movió las piernas y ve a Jungkook, quién tiene una expresión impasible así como sonriente.

— ¿te preocupa mucho Jimin?

—Quita... no la puedo...

—Eres quién más insiste en alejarlo de nosotros ¿Por qué?

— ¡JEON...!

— ¿Aun quieres acostarte con él? ¿te interrumpimos el paso?

Jungkook podía recordar demasiado perfecto aquello. Yoongi consumiendo a Jimin durante el tiempo en que eran estudiantes. Fue una total casualidad como los encontró. Iba caminando por la academia, entró a un salón con la intención de dibujar o dormir. Al final decidió a dormir hasta que llegara el tiempo de su última clase.

Hasta que dos personas entraron al lugar.

Fue escandaloso y muy brusco.

Estuvo temerosamente escondido en su sitio hasta asomar apenas la cabeza para ver. Obviamente pudo distinguirlos sin ser descubiertos, pero al mismo tiempo le produjo un impulso extraño. Junto a la vergüenza y el desazón.

—Yoongi—dice lánguido con una expresión enfurruñada—. Puedo pagar el hotel si-

—No quiero ir a un hotel, aquí estamos bien.

—Para mí no tanto.

—Gracioso que lo digas, pero no impidas que te quite el pantalón.

— ¡Porque ya me emocionaste! Es tan injusto—se deja besar el cuello, teniendo a Yoongi entre las piernas desnudas.

—Lo dudo, Minie. —ríe suavemente. Bajó el bóxer y aunque fuese incómodo acabó por penetrarlo; Jimin aprieta los hombros de Yoongi y presiona los labios—. Te quiero. —ronronea jalando ligeramente el labio inferior de Jimin.

—Yo también, eres muy tierno. —aprieta las mejillas de Yoongi que tienen un leve carmín como las propias y la piel sudada. La de Yoongi más pálida que la suya.

Jungkook se removió en su sitio, cubriéndose la boca y haciendo presión en su entrepierna con la otra mano; puede ver la cara de Jimin a la perfección; escucha los sonidos quedos escaparse de sus labios, como su piel y la de Yoongi chocan. Reprimió el gemido que le produjo dejarse venir y tener húmeda su ropa interior por una razón simple:

Jimin vio hacia él.

No a él específicamente, sino a la penumbra del salón.

Sin embargo, ese gesto fue más que suficiente para acabar de dar forma a la fantasía que tanto anhelaba dar vida. El deseo de ser a quién mire de esa forma tan perdida y llena de placer; a quién le haga producir los sonidos cada vez más erráticos que varían de profundidad o agudez; el sudor que para él sabría dulce, pues Jimin es dulce como una cereza.

Apretar los muslos.

Morder su cuello.

Que solo esté fijado en él.

Podría hacerlo si sostiene su cuello...

Aunque lo buscó un par de veces de manera totalmente intencionada, no era precisamente el centro de su vida, no así sus hormonas ¿Recuerdan las fotos que tomaba a escondidas y que quisiera entregarle a Jimin? Pues bien, aun con la suficiente fuerza de voluntad se ve incapaz de dárselas todas.

Algunas las tomó mientras lo veía tener sexo con Yoongi.

Y de la misma manera, llegó accidentalmente a un momento muy crucial... estaban Yoongi y Hoseok hablando cuando:

— ¿Cuándo les diremos de esto? Ya tenemos ocho meses saliendo... Podrán aguantarlo ¿no?

—esperemos hasta diciembre. Será una sorpresa navideña tal vez.

Arrugó el entrecejo ¿Ocho meses...? Pero tiene al menos cinco viéndolo con Jimin...

¿Qué mierda pasa aquí?

No supo qué fue lo que ocurrió, solo que Jimin y Yoongi pararon su relación a escondidas y todo fue tan amistoso que no podía evitar sentir que Jimin es un real amor. Él no sabía de la relación de Yoongi y Hoseok, también en invertido. El único enredado es Yoongi.

Tenía pareja.

Y se acostaba con un amante, jurándole cariño a ambos; fidelidad a uno solo.

Quién sabe cómo se sentiría Hoseok de enterarse... no lo dejaría pasa por alto...

Yoongi no entendía a qué se refería Jungkook, pues no tendría forma de saber lo que tuvo con Jimin hace ya tanto tiempo y que no viene a cuento para nada. Está con Hoseok, Jimin con Jungkook aun cuando este último es un trozo de mierda. Jungkook presionó un poco la pesa, amenazando con matarlo en ese instante y disimularlo como un accidente.

— ¡Ay pobrecito! No te sobres fuerces ¿sí?

Jungkook levantó la pesa a último minuto, Yoongi se dejó desparramar del todo en el suelo y Jimin ríe suavemente, inclinado hacia él. Miró a Jimin y Jungkook alternativamente. El ojeroso alzó una ceja con una sonrisa más que amenazante y que advertía decir que si sin más. Estuvo a poco o nada de quejarse por lo ocurrido hasta que...

—Quién sabe, quizá si entrenara de manera adecuada por ocho meses en lugar de engañarse por cinco podría tener mejores resultado—hizo una mueca—. Jimin-ssi, nos traes agua—asintió y se encaminó a la cocina—. Lo sentimos, quizá a la próxima se nos resbalen las manos en Hobi... a ti se te resbalaron en Jimin ¿o nos equivocamos?

La cara de espanto de Yoongi los llenó de satisfacción.

—No te-

—Nos atreveríamos. Sería divertidísimo... No aun, a menos que pretenda seguir queriendo quitarnos a Jimin. Podemos mostrarte cómo es tener sexo de verdad con él, pero no puedes tocar ni hacer ruido ¿um? ¿te parece?

—Toma...

—¿Panda Express?

Quedó con la boca entreabierta sin saber qué hacer. Aunque Hoseok fue quién habló, miró a Jungkook al decir:

— ¿sí?

Jungkook rió dejándose caer en un sofá.

Buen momento de hacer que otro sea el observador.

Chapter Text

—Yoongi y Hobi están durmiendo ¿Por qué no vamos a un hotel? Puedo pagarlo.

Sintió un potente déjà vu ¿Jimin siempre ofrece lo mismo? Al menos es considerado con ellos. Hoseok se durmió con auriculares puestos, las posibilidades de que despierte son menos que nulas a estas alturas. Así no notaría que no está ahí, sino en el closet de la habitación de la pareja.

Iba en pijama -pantalón y camisa de manga larga con Kumamon delante-, y tiene la impresión de que sea por aburrimiento o vergüenza se va a dormir ahí mismo. Debe mencionar que tampoco lo interesa ver a Jungkook desnudo y posiblemente le produzca repelús o total bochorno.

—Ambos duermen como tronco. No van a escucharnos ni un poco. —afirma Jungkook con gran confianza y cero interés en que eso suceda. Si es por él, que se entere todo Estados Unidos.

«Uno nos está mirando a final de cuentas. Esto será como hacer una película porno»

—Jimin sería un buen actor.

«Muy natural y dejado, casi snuff»

—Además, no es la primera vez que tiene un espectador.

«Hay que lograr que ese espectador esté hasta el final. Listo para que sea forzado a ello en caso de necesitarse»

—Entonces podemos empezar.

—Igual me da un poco de pena. Puede que se levanten a por agua y... bueno...

—No la tengas, estás con nosotros y solo nosotros te vemos y oímos a final de cuentas.

Alzó una ceja. Vaya que Jungkook se presta para hacer engaños. La incomodidad lo invadió al instante por la manera de dominación de Jungkook. Admite ser alguien muy brusco, pero Jungkook es diez veces peor si es que eso es posible. Le rompe la ropa como si fuese de papel; aprieta la carne sonrosada y le corta la respiración en comer los labios tan carnosos del pelirosa.

Observó con suma reprobación como lo muerde y trata de entender como es posible que esa sea la forma de la mordida sangrante. El líquido carmesí que baja por el mentón de Jungkook también desciende por el cuello y clavícula de Jimin. Los objetivos de aquel ataque. Jungkook relamió los labios de Jimin y este lamió la lengua extrañamente larga del otro.

— ¿Enserio? Que raro. —ronronea con la cabeza embotada. Yoongi no entendió que es lo que quería decir con eso.

—Hoy tenemos el antojo. —su voz gutural le provocó un desagradable escalofrío a Yoongi, a Jimin como total masoquista logró hacerlo gemir con gusto por esa misma sensación.

Esta muy incómodo. Jimin demuestra estar sufriendo: Jungkook lo jalaba con demasiada fuerza del cabello para marcar el ritmo que desea para complacerse, incluso cuando el clímax que llegó una vez. Tanto ahogando como manchando el rostro con semilla blanquecina. Con ojos llorando y expresión adolorida fue forzado a que el pene de Jungkook ocupara su cavidad bucal nuevamente como hasta hace unos segundos.

Junto a ello vinieron las ganas de detener el acto. Por experiencia recopilada sabe que Jimin no le van esa clase de tratos aunque pueda resultar moderadamente masoquista y sin remedio. Es bastante fácil de complacer, cierto, pero la agresividad lo conduce pronto al pánico. Su intención fue totalmente interrumpida.

«Estate quieto»

Sin ruido, algo lo cubrió: Lo ata y adhiere de pies y manos al suelo y puertas del closet. Incluso sentía que tenía un bozal que lo impide hablar y mover la cabeza. Fijo en un mismo punto para que no tenga más alternativa que mirar por la enorme rendija y así mismo, el acto que se lleva a cabo.

«debes ver bien como llora. No fue algo que tu lograras hacer apropiadamente a final de cuentas, enano»

Está en mayor crisis por escuchar una rara voz hablando por segunda vez ¿De donde mierda viene? Trató de apretar las piernas o soltarse cuando sintió que su entrepierna es rodeada por algo que se siente igual de viscosos que esto que lo mantiene atado. Hubiera gemido de no ser por la mordaza que se lo impide.

«Mira a Minie, es lo que importa aquí. míralo, míralo, míralo. Ya no es tuyo, es nuestro y puede decirse que es mejor así»

— ¡AAH, AAAH... AGHH...!—la cabeza le cae por el borde de la cama por lo bruscos que son los empujones de Jungkook, algunas gotas de semen le caen de la cara hasta el suelo— M-me estás... last- ¡KOOKIE...!—lloriquea por sentir las mordidas en el cuello, más exactamente la yugular. Jungkook mantenía la cintura de Jimin agarrada.

Yoongi no entendía que ocurría exactamente. Se volvió demasiado extraño y... Aun así, empezó a gustarle. Era un placer extraño y enteramente voyerista ver a Jimin tan lastimado, sollozando por el dolor y como los fluidos van recorriendo su cuerpo. Sean suyos o de Jungkook.

Incluso ver como la lengua de Jungkook limpia el rostro rojo por el calor y la vergüenza; se va introduciendo lentamente en la boca entreabierta y creando gemidos ahogados. Jungkook lo había subido más a la cama y pegado contra el cabecero, golpeando la espalda de Jimin constantemente contra la madera.

Yoongi casi podía sentir lo mismo.

O esa era la impresión.

Baileoseu disfrutaba enormemente como Yoongi perdió el sentido y al igual que Jungkook y su ser, vuelto un simple animal movido por la lujuria.

«te gustaría ser tú ¿cierto?»

Abrió los ojos a más no poder cuando Jimin miró en su dirección sin lograr distinguirlo. Teniendo los labios ligeramente hinchados y húmedos. Con baba o semilla goteando. Su cara algo inflamada, el cabello pegándose a su frente o estando simplemente mojado. Lo último que vino fue como empezaba a llorar tratando de apartar a Jungkook y la masa negra consiguiente que lo está mordiendo y apretando de forma irregular.

Jimin se ve tan suave...

Quizá siga siendo dulce...

Le duele mucho la entrepierna y quisiera venirse en él como antes.

Lo extraña mucho...

Ama a Hoseok con demasiada fuerza, cierto, pero también siente un cariño muy especial por Jimin. No podía esconderlo a pesar de que lo intentara. Queriendo ser sincero así fuese en sus pensamientos, una de sus principales razones de odio a Jungkook es que tiene algo que él quiere.

A Jimin.

Y él no hace otra cosa que aceptar a otro sin considerarlo a él.

Lo quiero de regreso. Quisiera tenerlos a ambos: Hoseok y Jimin. Sería eternamente feliz con eso.

«Eso no sucederá»

No supo que se lo dijo, pero no importó, tampoco el mensaje. El deseo culposo seguía presente y no mermaría, no tras ver esto y tener la imperiosa necesidad de correrse por haberlo visto aun con lo enfermizo y desagradable que fue poniéndonos teóricos.

Mucho menos después de recibir esa mirada que Jimin daba a cualquier mundo muerto cuando el place lo embargaba. Es inevitable.

Así como el hecho de que Jimin no sabría de lo ocurrido en esta ocasión.

Jungkook le dio un tierno beso en al sien. Como una felicitación al mismo tiempo que sonreía satisfecho... Puede decir con total tranquilidad que ya se vengo de tanto que le "hizo" Yoongi. Ya entendería lo que sufrió en esas tantas veces que lo vio con Jimin en los salones.

...

— ¿Están bien...?

— ¿Te ha pasado que de repente te despierta un gato en pleno celo? Pues eso pasó esta mañana y quiero seguir durmiendo, pero también tengo hambre. —Jimin miró a Yoongi que luce igual de enfurruñado que Hoseok.

—Eh...

—Soñé algo. —responde sin más. Hoseok lo miró acusatoriamente.

—¿¡y por eso...!?

—Mejor dejémoslos en su mundo... —aconseja Jungkook, él y Jimin los dejaron solos lentamente, aunque Yoongi había observado a Jimin hasta le momento en que salió de su campo de visión.

Claro... un sueño.

Algo tan raro y que le produjo una erección en la madrugada debe ser el sueño más húmedo que tendrá en su vida. Así lo quiere explicar todo, desde lo raro hasta lo más sencillo como lo es admitir sus deseos más carnales y aun latentes.

Sus placeres culposos que no se saciaran jamás.