Actions

Work Header

La esperanza de un anhelo

Chapter Text

Aunque Lan WangJi amaba pasar tiempo a solas con su esposo, también disfrutaba mucho el tiempo que pasaban con los junior del Clan Lan o sus compañeros invitados, especialmente Jin Ling. Sabía que eran buenos discípulos, siempre ávidos a aprender. Sin embargo, con la presencia de Wei WuXian como su maestro invitado se llenaban de un gozo que nunca les había visto. Él tenía una experiencia práctica que no podía enseñarse en un salón de clase, aunque la razón de ello no era de dominio público. Pocos sabían que había tenido que sobrevivir tres meses en Burial Mound sin armas o energía espiritual alguna después de que renunciara a su núcleo dorado y mientras aprendía sobre la cultivación demoníaca. Era algo que aparte de él solo Lan SiZhui y Jin Ling sabían y tenían un acuerdo tácito de no decirlo a nadie para respetar el deseo de Wei WuXian y no molestar a Jiang Cheng.

Esa era una de esas noches en que estaban todos juntos de cacería nocturna. Aunque sus oponentes eran de bajo nivel, en realidad estaban investigando la razón por la cual había un repentino aumento de energía maligna en la región lo que provocaba un ascenso en la cantidad de cadáveres feroces. Era una tarea que Wei WuXian y Lan WangJi podrían haber tomado solos, pero era una rara oportunidad para enseñarle a sus estudiantes favoritos incluido Jin Ling.

Los dos Senior estaban allí solo para observar, corregir los movimientos de sus pupilos, intervenir si algo llegaba a salir mal aunque rara vez ocurría porque todos estaban muy animados y deseosos de demostrar lo mucho que habían mejorado bajo el cuidado de sus maestros favoritos. Lan WangJi dejó de observar un momento la pelea para mirar a Wei WuXian que no se perdía un instante de los movimientos de los chicos, observando desde su lugar encima de una gran roca. Su mirada era vigilante, podía parecer inmóvil pero siempre estaba alerta por si era necesario intervenir, intentando contener su deseo de tomar a Chenqing y controlar a todos esos cadáveres para que no le hicieran daño a ninguno de sus preciados chicos. Sin embargo, había algo más en la mirada de Wei WuXian que hacía que esos momentos fueran sus segundos favoritos en la vida. Estaba orgulloso de los progresos del grupo, aunque para él era evidente que tenía predilección por cierto trío y los miraba con una devoción muy maternal.

No era la primera vez que lo notaba. Más de trece años atras, en su breve encuentro con él y A-Yuan pudo percibir que a pesar de su siempre burlona forma de ser, su forma de cuidar al pequeño era muy devota y el pequeño a pesar de ser objeto de las bromas del mayor, también le expresaba un enorme cariño. Su deseo de cuidar de A-Yuan después de la muerte de Wei Ying era a partes iguales compasión por un niño inocente y un deseo de preservar ese cálido recuerdo que tenía del hombre que amó en secreto, sabiendo que protegerlo era uno de los mayores deseos del Patriarca de Yiling. Con cada progreso que Lan Yuan hacía se llenaba de un orgullo paternal y pensaba que Wei Ying hubiera estado igual de orgulloso que él. Cuando escogió su nombre honorífico, lo hizo pensando también en Wei Ying.

Antes de saber que él había regresado, escuchó atentamente el entusiasmo con el que SiZhui y JingYi hablaron de la pelea que los cadáveres feroces le dieron al brazo endemoniado y sobre el joven maestro Mo que a pesar de ser un lunático los ayudó a descifrar el misterio. Cuando lo volvieron a encontrar en el monte Dafan tuvo la oportunidad de expresar su agradecimiento –al modo Lan Zhan– y pensó que allí había terminado todo. No se alejó mucho de donde había dejado a los jóvenes de su secta, inquieto por alguna razón. Ahora se alegraba de no haberlo hecho o quizá se habría perdido de esa melodía que había salido del fondo de su corazón y aunque carecía de una interpretación agradable al oído se había convertido en el sonido más hermoso que había escuchado en más de trece años.

En el camino rumbo al Receso de las nubes, los jóvenes le contaron cómo el joven maestro Mo les había ayudado y que gracias a él todos seguían con vida. SiZhui fue el más detallado en su relato y mientras lo escuchaba su entusiasmo también se le contagiaba. Si SiZhui supiera que quien los ayudó esa noche era la misma persona que lo cuidaba de bebé o si Wei Ying supiera que ese joven era aquel chiquillo que se aferraba a su pierna y lo seguía a todos lados, ¿qué reacción tendrían?

A partir de ese momento y cada vez que sus caminos se cruzaban, notó cómo la admiración de los más jóvenes hacia él aumentaba y cómo el ala protectora de Wei Ying se extendía más sobre ellos. A pesar de que no sabían de su pasado juntos, la afinidad entre SiZhui y él era natural. A pesar de todo el rencor que Jin Ling le guardaba por la muerte de sus padres, Wei Ying ponía como prioridad la seguridad de su sobrino, lo que le mereció una oportunidad para volverse parte de la vida del chico aunque fuera un proceso lento.

Wei Ying ya le había contado sobre ese recuerdo feliz que conservaba en su memoria sobre sus padres y él y cómo mientras iban de camino con Manzanita no pudo evitar relacionarlo con ese momento. «Aunque nos hace falta un pequeñito, porque me parece que SiZhui es muy grande como para que lo lleves en hombros», concluyó bromeando.

Pero Lan Wangji sabía que no bromeaba. Al menos no del todo. No había sido la única vez que, aunque entre bromas o comentarios sin sentido, mencionaba un bebé, un pequeñito, una personita. Wei Wuxian tenía un fuerte instinto paternal y en él existía un anhelo tácito que Lan Wangji juró cumplir en silencio. Quizá podrían adoptar a otro pequeño como A-Yuan pero esta vez para criarlo juntos. Aunque no inmediatamente ya que deseaba disfrutar un poco más de su tiempo exclusivo con su esposo después de más trece años de anhelo.

Wei Wuxian giró hacia su esposo. —Ah, ¿no estás viendo la pelea? Te perdiste un excelente movimiento de tu hijo. Asegúrate de felicitarlo luego.

—Mmn —respondió girando su rostro hacia el lugar de la batalla justo para ver a JingYi, SiZhui y Jin Ling rodeados de cadáveres y a la señal de su hijo, los tres atacaron al mismo tiempo acabando por completo con sus oponentes. Wei Wuxian celebró quedito mientras que ellos lo hicieron con más entusiasmo mientras el resto de los junior se encargaba de los pocos cadáveres que aún quedaban. Una vez terminada la batalla, Wei Wuxian bajó a examinar los restos en busca de una pista sobre el origen de los cadáveres feroces. Los junior se agruparon detrás de él en espera de la siguiente parte de la lección.

—¿Qué observaron mientras peleaban? —preguntó sin voltear a ver a los chicos mientras seguía examinando los restos de los cuerpos.

Al principio solía tomarlos por sorpresa al preguntarles sobre cosas que ellos no consideraban importantes, pero ahora ya sabían que debían agudizar sus sentidos y ver más allá de lo que estaba ante sus ojos.

—Todos eran hombres, de complexión similar —observó uno.

—Fueron asesinados por estrangulamiento —añadió otro más—, todos tienen una marca en el cuello.

—La forma de las marcas indica que usaron una soga para hacerlo.

Wei Wuxian se levantó sonriente y dio una mirada alrededor. —¿Qué más?

Todos entraron en pánico porque no sabían qué más había allí que ver. Repasaron lo que sus compañeros habían mencionado y miraron los cadáveres a su alrededor buscando otras pistas. Tres voces sonaron casi al unísono. —¡Ah!

Wei Wuxian se giró hacia el origen de las voces y sonrió al ver que era su trío favorito el que había hablado. —¿Y bien?

JingYi tomó la palabra. —Las marcas en el cuello se alzan por detrás de las orejas, no parece que alguien hubiera estado sosteniendo la soga sino que fueron colgados de ella por el cuello.

Jin Ling fue el que siguió. —Es una forma de ejecución… Pero entendería si fueran un par, pero son demasiados.

—Exactamente —Wei Wuxian sonreía de oreja a oreja—. ¿Y a qué creen que se deba?

—Creo que… —Lan SiZhui pensó un poco más su discurso antes de continuar— quizá esté especulando demasiado pero podría ser que fueron condenados a muerte sin un juicio justo y ahora buscan venganza.

—Es una buena especulación. Si ese fuera el caso, ¿cómo deberían comprobarlo?

Jin Ling se apresuró a contestar. —Averiguar quién aplicaría la condena para ver si han habido eventos a su alrededor.

—Suena a la salida más lógica, pero también es la que toma más tiempo —Jin Ling se desanimó un poco por no haber acertado, pero todavía se sentía más motivado a seguir intentándolo. Era demasiado orgulloso para admitirlo, pero admiraba la forma que Wei Wuxian tenía de enseñarles a pesar de que a veces sonaba burlón.

—La invasión inició hace pocos días. Además los cadáveres no están vestidos como las sectas locales. ¿Puede ser que se hayan trasladado aquí recientemente?

—¿Y por qué harían eso? —continuó preguntando.

Lan SiZhui y Jin Ling hablaron casi al mismo tiempo.

—Están tras la persona que les hizo eso.

Otro de los junior se atrevió a intervenir. —Entonces quizá deberíamos preguntar en los pueblos cercanos y entrevistar a los forasteros.

Alguien más hizo su intervención. —¿Para qué? Ya acabamos con los cadáveres. No es como si pudiéramos ejercer venganza por ellos.

Wei Wuxian rió cortamente. —Tuvieron una muy buena batalla, pero si el grupo se ha estado movilizando por un tiempo, ¿no creen que otros cultivadores hubieran acabado ya con todos si estos fueran los únicos cadáveres que hay?

A lo que todos exclamaron: —¿Hay más?

Con una sonrisa socarrona muy típica en él, llamó un nombre que ya era familiar entre los chicos y los hizo sonreir. —Wen Ning.

El mencionado bajó de su lugar entre los árboles. —Jóvenes maestros… —saludó con una leve inclinación— Hay varios grupos dispersos que se dirigen hacia acá desde el sur. Llegarán con uno o dos días de diferencia y son al menos cinco. Otros cultivadores se han cruzado en su camino, pero no han disminuido significativamente su número pues no se reúnen hasta estar cerca de este lugar.

—Eso quiere decir que la persona que buscan está cerca —Lan SiZhui habló sin vacilación.

—Así que debemos comenzar a buscarlo antes de que vuelva a moverse.

Todos a sintieron, menos JingYi que tenía una última duda. —¿Y qué haremos al encontrarlo?

Aunque los cadáveres feroces tuvieran una buena razón para buscar venganza, no podían simplemente entregarles al sujeto. Lan Wangji tomó la palabra y habló con autoridad. —Vamos a retenerlo mientras nos encargamos de los grupos dispersos. Evitaremos que sigan dando problemas a más regiones durante su persecución. Después lo entregaremos a quien le corresponda juzgar sus crímenes.

Hubo una pequeña emoción en la mirada de todos. Eso significaba que sus lecciones se extenderian por unos días más.

Lan Wangji miró a su esposo que ahora se encargaba de darle observaciones detalladas y felicitaciones a cada chico sobre sus movimientos en batalla. Lan SiZhui se acercó a Wen Ning que también le hizo algunos comentarios sobre el estilo de combate de los Wen que le estaba enseñando a su sobrino y una vez terminó, se retiró en silencio. SiZhui volvió con el grupo y recibió las correcciones y felicitaciones de Wei Ying y al final dio una felicitación especial a su trío favorito por su excelente trabajo en equipo en ese último movimiento. —Ahora vamos todos hacia donde se dirigían los cadáveres y encontraremos probablemente a nuestro sujeto.

Aún quedaba tiempo antes de la hora en que el Clan Lan debía irse a dormir, así que al llegar al pueblo se dividieron en grupos para investigar un poco, observar a los locales y encontrar alguna pista sobre la persona que buscaban. No era un pueblo muy grande ni tenía muchas tiendas donde tuvieran que investigar, así que podían reunirse para una pequeña cena en una modesta posada. Antes de entrar, el grupo volvió a reunirse alrededor de los dos senior.

—¿Y bien? ¿Qué fue lo que averiguaron?

Lin Jing habló con confianza. —Definitivamente está en esa posada. No pasan muchos visitantes por aquí y todos estaban muy emocionados de vernos así que se portaron muy generosos en dar información.

Lan JingYi tuvo que hacer un comentario al respecto. —Claro, no tiene nada que ver que fueras extremadamente generoso en la recompensa por su ayuda.

Aunque los dos jóvenes comenzaron a pelear como era usual, Wei Wuxian solo pudo sonreir porque de cierta forma le recordaba lo perdido que estaba Lan Wanji cuando fueron a buscar información en Yueyang, pero también le causó gracia recordar que hizo que el mesero de aquel local adoptara el apellido Lan diciendo que era el suyo sin saber que meses después ese sería el caso aunque fuera en forma simbólica porque aunque Lan Qiren parecía tener cierta tolerancia a su relación con Lan Zhan de ninguna manera iba a admitir que Wei Ying fuera reconocido como el esposo de su sobrino de la misma manera que nadie fuera de su secta sabía que SiZhui había sido criado como hijo de este. No quizo preguntar si era porque estaba relacionado con él o por su origen como un Wen porque cualquiera que fuera la razón iba a enfadarse y lo que menos quería era causarle problemas a Lan Zhan con su tío. Al menos no más de los que ya le había causado.

—Bien hecho, Jin Ling. Cuando se necesita realizar una investigación es bueno usar los recursos que tenga a su disposición, ¿verdad? —preguntó dirigiéndose a su esposo con una mirada burlona, como si fuera un chiste privado y como no parecía mostrar reacción, los junior no sospechaban de qué se trataba, pero él pudo captar un ligero temblor en la ceja de Lan Wanji que provocó que su sonrisa se ensanchara más.

—¿Qué vamos a hacer ahora? ¿Cómo vamos a capturarlo? —se apresuró a decir Lan JingYi.

—¿Y quién habló de capturarlo? Vamos a hacer que esa persona colabore con nosotros así que… ¿quién tiene hambre?

En la posada los jóvenes pudieron ser testigos de la forma en que Wei Wuxian se agenciaba de la información que necesitaba haciendo gala de su simpatía. Le indicaron que solo había un forastero más esa noche en la posada, pero que había pedido ser atendido en uno de los cuartos privados, así que como en aquella posada después de los eventos de Ciudad Yi, los mayores se separaron de los junior para ir a atender asuntos más importantes.

Cuando todos se levantaron por la mañana, el hombre en cuestión bajó junto con la pareja y decidieron tomar su desayuno junto con el pequeño grupo de discípulos.

—¿Cómo lo hicieron? —preguntó Lan JingYi, pero de inmediato supo que hubiera sido mejor no preguntar. Wei WuXian mostró su sonrisa más desvergonzada y se inclinó un poco hacia Lan WangJi mientras que su invitado se llevó una mano a la frente, una reacción que el par usualmente causaba a quienes se acercaban mucho a ellos durante la noche.

—Quizá anoche fuimos un poco escandalosos a propósito, pero así logramos conocer a Wang Tao.

Wei Wuxian solicitó que los pusieran en la habitación más cercana a la del otro huésped y después ordenó la cena, asegurándose de que hubieran platillos adecuados a las exigencias de los paladares de ambos y los respectivos tarros de licor que quería beber. Ambos tomaron asiento para comer, tan juntos como siempre. Desde hacía un rato Wei WuXian había notado que su esposo no le despegaba la mirada de encima, así que estaba curioso de qué se trataba esta vez. No era que se estuviera poniendo más guapo cada día, ¿no? —¿Tengo algo raro en el rostro? —dijo algo nervioso pero deleitado por la intensidad que ya podía discernir de esos ojos en apariencia fríos.

—¿Por qué no usaste tu flauta? —hizo la pregunta pero solo quería confirmar su respuesta pues ya lo sabía. Wei WuXian sonrió como esperaba que lo hiciera.

—Eso le hubiera quitado la diversión a los chicos, ¿viste sus rostros? Están encantados de que la cacería nocturna continúe.

—Veo tu rostro. No son los únicos encantados.

Un ligero sonrojo se posó en sus mejillas. —Estoy contento de poderles enseñar, además eso le da una oportunidad a Jin Ling de estar rodeado de más chicos de su edad, olvidarse un rato de que es el líder de la secta Jin y relajarse para ser un adolescente más y poder relacionarse mejor con sus pares, no sea que termine en una lista negra como Jiang Cheng. A-Yuan y JingYi se alegran mucho de verlo también.

—Mnn. —Lan WangJi acercó a su esposo envolviendo un brazo en su cintura— Pero tú también estás disfrutando pasar más tiempo con ellos y no es solo porque sea divertido. Les has tomado mucho cariño.

Wei Ying se sintió algo abochornado. Por supuesto que les había tomado cariño, no solo habían pasado aventuras aterradoras juntos sino que se pusieron de su lado cuando todo el mundo estuvo en su contra y no tomaron en cuenta su pasado sino lo que habían vivido juntos, incluido Jin Ling quien tenía toda la razón para estar en su contra. Por eso deseaba protegerlos y ayudarlos cuanto le fuera posible.

—Son buenos chicos y luego de todo lo que pasamos juntos, ¿cómo no iba a tomarles cariño? Me gusta verlos tan entusiastas en estas pequeñas excursiones así que qué tiene de malo darles la oportunidad de practicar en un campo de batalla real y lucirse ante su admirado Hanguang-jun. Para todos ellos, ganarse la aprobación de sus mentores es muy importante, contrario a lo que yo solía ser.

Por supuesto, él no necesitaba la aprobación de sus mentores porque estaba orgulloso de sus propias habilidades. Aún así quería llamar la atención de sus camaradas y sin comprender la razón, también de Lan Zhan, aunque creyó fracasar grandiosamente en ese propósito. Si ambos hubieran sido un poco más sinceros en el pasado… ¿cómo habrían resultado las cosas? —Lan Zhan, Lan Zhan… suficiente con los niños. Hay que hablar de cosas de adultos ahora… la posada está casi vacía y los chicos están abajo, no importará si hago ruido, ¿verdad? Hanguang-jun, escucha los deseos de tu esposo…

Wei Wuxian ni siquiera tuvo que terminar de hablar, Lan Wangji lo atrajo con fuerza y contuvo su voz con un profundo beso que no se rompió sino hasta que llegaron a la cama. Sus ropas rápidamente fueron dejadas de lado. Como era de esperarse, Wei Wuxian no podía mantener su boca cerrada ni guardarse las reacciones que las incesantes arremetidas de su esposo causaban en su interior. Tras un escandaloso orgasmo, se escuchó un golpeteo en la puerta.

—Un momento. —Wei Wuxian rió sabiendo que ese sería el resultado y tras limpiarse rápidamente, ambos se pusieron la ropa que usaban para dormir para atender a su visitante, que no lucia demasiado contento. —Adelante, adelante. Estábamos esperando su visita para hablar sobre la horda de cadáveres que lo está persiguiendo.

Wang Tao de inmediato olvidó el motivo de su visita.