Actions

Work Header

¡Te amo Piojoso!

Chapter Text

-¡Que onda Temistocles!¿Porque esa cara tan apachurrada?- Papancho le dijo mientras entraba a la elegante oficina desde donde Francisco López, dueño y accionista mayoritario de Grupo Inversor López Torres, comandaba uno de los imperios empresariales más grandes del mundo, centrado principalmente en la Moda y la Belleza.

Como se podía imaginar “los López” eran inmensamente ricos, la familia estaba listada en importantes revistas de negocios, como una de las fortunas más grandes del mundo, no solo de su amado país. Pero a diferencia de lo que se pudiera intuir, los López no eran muy opulentos o alardeaban de su riqueza. Preferían llevar una vida relajada, fuera de los reflectores y los escándalos. Un comportamiento humilde si le preguntabas a otras familias de su estatus.

Pero para Cuauhtémoc López lo que podía parecer solo dicha, era más un tipo de maldición. Él era el cuarto de los hijos de papancho, como lo llamaban sus hermanos y él con cariño, tenía 5 hermanos más; Pepe su hermano mayor sumamente sobreprotector, Ana que parecía más una madre que una hermana, Guadalupe su compañera en la mayoría de las pendejadas que hacía y por último las calcomanías, sus queridos hermanos menores que eran un desmadre total.

A pesar de que su familia estaba llena de bendiciones, no habían podido escapar de algunas desgracias. Primero la muerte de su mamá durante el parto que lo trajo a este mundo y que dejó sin soporte no solo a él, sino a sus hermanos mayores y a su amado padre. Después de haber asimilado esa pérdida tras algunos años de dolor y luto, su papancho se volvió a enamorar y ellos no pudieron negar que el encanto de Rebeca, tambien se habia logrado hacer un hueco en su corazón, justo al lado de su mami Laura. Pero por segunda vez la desgracia los golpeo, Rebeca falleció en un accidente cuando sus calcamonias apenas y podían comprender el concepto de la muerte.

Todo eso había sucedido en sus apenas 19 años, aprendió a fuerza de putazos que el dinero no solo no lo era todo, sino que por más que abunde, no es capaz de asegurar nada en la vida. Por eso Temo protege su frágil corazón de todo aquel que intente tomarlo, hasta que lo conoció a él.

Temo sonrió ligeramente después de recordar todo lo que había sido su vida hasta ese momento, sabía el aspecto deplorable que daba. Noches completas de insomnio, pláticas consigo mismo tratando de responderse el porqué la vida se metía así con él. Arrebatando no una, sino dos veces el amor de una madre, y justo cuando pensaba que había conocido el amor de verdad, se da cuenta de que solo lo veían como una cuenta de banco con muchos ceros y un bonito trofeo que presumir en las opulentas fiestas de la elite mexicana y mundial. Sin dudas Jerry Barreiro se había llevado parte de sus esperanzas de ser feliz.

-¡Temo… Cuauhtémoc López principe de los Aztecas…!- Su papancho lo sacó de sus profundos y tristes pensamientos.-Ay, papancho, no me grites así- Temo dio un brinco sacado de onda.-Pos como chingados no, si te vas a no se donde Temo. Mira hijo, yo se que no te sientes bien después de lo de Jerry- Al escuchar ese nombre, Temo sintió un profundo estremecimiento desde lo más profundo de su ser.

-Trata de no mencionar a ese pendejo papa, la neta no se como pude creer que de verdad me quería.- Temo aun sentía un dolor lacerante al recordar cómo había entregado su corazón el hermoso chico, para su suerte aun mantenía su castidad intacta. A veces le causaba gracia que fuera tan pinche ridiculo y no quisiera cojer hasta que se casara.

-Hijo, ya te dije que si tú quieres podemos arruinar a ese cabrón y su familia.- Su padre era una persona de buen corazón, escuchar esas palabras salir de su boca solo confirmaba el inmenso amor que le tenía. Pero eso era algo que un López, educado en los valores del amor y el respeto no podía decir.-¡Claro que no papa! No digas eso, por más dolor que sienta por lo que me hizo jamas seria capaz de tomar venganza, y mucho menos hacerle un mal a los demás o que tu lo hagas por mi. Los López no somos así.-.Exclamó temo con orgullo

-Perdón Temo, pero sabes que nadie puede lastimar a mis bebes, eres uno de los grandes tesoros que tengo.- Temo sintió como sus ojos empezaban a nublarse por las lágrimas.-Tú eres el arcoiris de la familia, el bebé hermoso que rompió el molde de sus hermanos. Que no te valoren es lo más despreciable que te puedan hacer.- Perfecto, ahora estaba llorando como si tuviera de nuevo 4 años dejándose caer en el sillón a su lado.

-Mi amor, se que Jerry solo te quería por nuestro dinero y poder, pero quiero que sepas que eres más que eso. Tú eres un ser excepcional, el universo te dio una belleza que hace palidecer todo a tu alrededor, eres amable, fiel, sincero, inteligente, modesto, tierno, lindo y sobre todo irradias una luz que compite con la del Sol.- Y por ese tipo de palabras amaba a su familia por sobre todas las cosas, sabía que siempre contaría con ellos.- Y no creas que no me doy cuenta que la pubertad te pego muy bien, la gente mira tu cuerpo Temo, tal vez tu no te das cuenta, pero Pepe ha venido aquí echando madres al oir como se expresan de ti. Pero bueno.- Pancho parecía incómodo con ese tema en particular, sabía que no era agradable para un padre escuchar que media Ciudad de México, y algunas capitales extranjeras querían reventarle el culo a su hijo, hacer cosas indecentes con su boca o bien dejar que Temo pusiera su pene donde quisiera.

Temo tambien habia escuchado esos comentarios, al parecer justo al lado de los “es tan lindo”, “Awww que tierno”, “sus ojos son hermosos”, “su sonrisa parece el sol”, “su cara es bellísima” se habían agregado los “Pinche culito rico”, “Con esa boca la debe mamar conmadre”, “Su ano debe ser jodidamente rosa”, “Esa cara se vería mamalona llena de mecos”. Entre otras marranadas más, que para ser sincero lo excitaban un poco.

-Claro que también tienes algunos defectos, sería bastante injusto que fueras perfecto.- Temo sonrió levemente.-Eres un cabrón terco, caprichoso e impulsivo, aunque eso es algo gracioso porque pareces chihuahueño- Su padre se carcajeo como solo él sabía.- También eres inseguro, que yo no entiendo porque Temístocles, pero esos son rasgos que también te definen. En fin, ya dije muchas cosas y no te pedí venir aquí para eso.- Finalizó papancho.

Temo se aclaró la garganta.-¿Entonces para que papancho?- dijo algo mas tranquilo después de esa platica.-Tal vez esto no te guste, pero ya hable con todos tus hermanos y están de acuerdo conmigo.- Al oír eso sabía que esto era algún tipo de artimaña <> pensó.

-Como sabes, después de la pérdida de tu mamacita santa y de mi Rebequita, el trabajo y ustedes fueron mi único refugio, no e podido disfrutar de todo lo que hemos logrado por ese dolor que aún me embarga cuando las recuerdo. Pero Pepe, Ana y Guadalupe dicen que debo darme un descanso, un tiempo para descansar y encontrarme a mí mismo en el proceso.- Temo sintió inmediatamente como la culpa y la tristeza por su padre lo invade, asintió levemente.-Bueno, pues ese momento llegó, Julio y Lupita están de acuerdo en que abandonemos la Ciudad de México y nos vayamos a un lugar más tranquilo.- Su papancho tomó asiento frente a él mirándolo fijamente.

-!Okeeeeey! ¿Y eso que tiene que ver conmigo?- Pregunto temo con algo de nerviosismo.- Pos que eres el único de tus hermanos mayor de edad, que no tiene actualmente nada que hacer, por esa misma razón vas a ir a Oaxaca a remodelar la casita que compre para mi y las calcomanías.- Contestó pancho como si fuese lo más lógico del mundo.

-¿Qué?- exclamó Temo dudando si de verdad su papancho había dicho eso.-Esto debe ser una jodida broma, no hay ninguna puta manera de que yo vaya ¡Papá, está hasta el culo de lejos!- Grito enojado.

-Cuida esa buche Temocles, no empieces de majadero porque le hablo a tu tía para que te de unos buenos chanclazos, aunque estes petacon te van a doler. Y a todo esto te estoy ordenando, no preguntando si quieres o no ir- Le dijo pancho.

-Además, tú te vas a ir con nosotros, no te voy a dejar solo en esta ciudad. Tus hermanos y tíos ya tienen una vida hecha.- Temo no podía creer lo que escuchaba salir de la boca de su padre, dejar todo lo que conocía para ir a un lugar que estaba prácticamente desconectado de la civilización.-Temo, la universidad la puedes estudiar en línea, te construyo un pequeño aeropuerto si necesitas viajar seguido para ver tus amigos, si es necesario tómate un año sabático de tus estudios. Pero tú te vas conmigo y las calcomanías, ellos aun te necesitan, yo te necesito hijo. Y debes también lidiar con tu dolor.- El pequeño y roto corazón de Temo sabía que no ganaría esta batalla, principalmente porque su padre tenía razón.

-¡Voy a tomar esto! Pero quiero que sepas que estoy muy ofendido.- Respondió haciendo sus famosos pucheritos,- Y quiero un avión nuevo, y me vas a dejar elegir la decoración y el estilo de la casa.- Demandó con un tono infantil.- Lo que tu quieras Temo, tomalo como uno de esos pequeños caprichos que nos damos de vez en cuando.- le contestó papancho.

-¡Bien! Si no tienes más trampas en las cuales envolverme, me paso a retirar. Aun tengo hacérsela de pedo a esos culeros que tengo por hermanos.-Dijo temo levantándose del cómodo sillón en el que se había recostado.-Temo, creeme que esto nos hará bien, necesitamos cambiar de aires.- Le susurro pancho al darle un abrazo de despedida.

-Dios te oiga papancho. Puede que irme sea lo que necesito para recuperarme de lo que paso con Jerry.- Temo respondió en un bajo susurro, y rogó a cualquier deidad existente que lo escuchara.

Lo que no sabía, era que todas esas deidades lo escucharon a la vez, asintiendo con su todopoderosa presencia hacia el deseo de uno de esos escasos puntos de luz, que aún quedaban entre los mortales…

Chapter Text

Doña Imelda Sierra era conocida como la cabeza de “Los Córcega” había luchado durante muchos años para sacar a su familia adelante, No podía decir que había logrado su objetivo a la perfección, pero no estaba del todo mal. Sus hijos varones forjaron un pequeño negocio de albañilería y mantenimiento, el cual era apoyado por sus ahora nietos. Eran famosos en Oaxaca por la calidad de su trabajo, pero últimamente uno de sus integrantes le había dado dolores de cabeza.

Y ese era su nieto Aristóteles, no era que no lo quisiera, pero ese cabrón salió revolucionario. Cuando Ari dijo años atrás que su sueño era ser modelo, para poder viajar y conocer el mundo, le pareció tierno y gracioso también, pero cuando vio que eso iba en serio no dudo en intervenir.

Ella había logrado someter a todos los miembros de su familia directa y política, a sus deseos de mantenerse unidos, trabajando en algo en común como era la albañilería y la venta de comida típica. Y para ser honesta consigo misma, esto no les daba para vivir tan bien, pero los mantenía juntos. Sobre todo, impedía que la dejaran sola; el miedo que tenía era ese, morir sola. Por ello se encargó por todos los medios de matar los sueños y esperanzas de todos sus familiares, para que así nunca la dejarán. Pero aristóteles había dado muchos problemas, olvidaba ya el número de veces que corrió a reclutadores de talentos que venían por su nieto...

-¡Que onda abuela! ¿Para qué soy bueno?- Aristóteles llegó con toda la energía que lo caracterizaba, sacándola de sus oscuros pensamientos.-Hijo, que bueno que viniste, acabo de recibir la llamada de un posible cliente, quiere que le ayudemos a remodelar una propiedad en la zona más importante de Oaxaca. En caso de que le convenzamos quiere que dediquemos todo nuestro tiempo a su proyecto, dijo que no importa cuanto cueste.-Ari escucho con total desinterés las palabras de su abuela.

-Abue, no es por ser grosero, pero neta crees que yo puedo ir y convencer a un cliente.- Sabía de antemano que no era la mejor opción, no era secreto para nadie que no era muy listo, y hablar con las personas directamente tampoco era su fuerte.- Aristóteles, la razón por la que te lo estoy pidiendo a ti, es porque nuestro cliente enviará a su hijo y solo tiene 19 años, quiero que otro joven como tú conecte con el, no le llevas mucho, 21 no es tanta diferencia.- Dijo la mujer mayor con fastidio

-Además Aristóteles, ya va siendo hora de que vayas involucrándote más en el negocio familiar.- continuo imelda.- Abue, ya no se como decirles que a mi no me gusta este pedo, ¡somos albañiles abuela! Y no tiene nada de malo, al contrario es un trabajo digno, pero no quiero continuar toda mi vida de esta manera. Tengo sueños, ambiciones y se que puedo llegar a ser alguien.- Respondió Ari.

-¡Ay hijo! Ya deja esas fantasías de tu adolescencia atrás, ya experimentaste con esa chingadera del modelaje ¿y que paso?- preguntó su abuela, para seguido responderse.- ¡Absolutamente nada! Nadie vino a pedirte autógrafos, o que representaras una marca, o ya de jodido que salieras en algún anuncio de la calle. Sí hijo, admito que eres guapo y que tienes un cuerpo bastante llamativo comparado con el promedio, pero no eres excepcional.- Remato su abuela.

-Ahora, agradeceria que ocuparas ese cuerpo que tanto te gusta presumir, en ayudar a un cliente a construir la casas de sus sueños, y de paso ayudar a tu familia que tanto lo necesita.-Ari recibió esto como un vergazo en su marcado abdomen, pero como siempre se guardó sus sentimientos en lo profundo de su corazón, junto a sus sueños.

-Esta bien Abue, dime que es lo que necesitas, y porque es tan importante.- Ari decidió dar por zanjada la conversación y seguir por lo que había sido llamado. Imelda por su parte esbozo una ligera mueca de victoria en su envejecido rostro.

-Un cliente llamado Francisco López, acaba de comprar una residencia en una de las zonas más exclusivas de Oaxaca. Por lo que menciono es muy grande, aproximadamente 1,500 m2. Pero quiere adaptarla a su gusto y para eso enviará a uno de sus hijos, no mencionó su nombre, solo me dijo que llegaría en 2 días desde Ciudad de México.- Aristóteles quedó sorprendido, una residencia de ese tamaño en una zona exclusiva de la capital Oaxaqueña debía estar valuada en decenas de millones de pesos. Podía ver ahora porque tanto interés de su abuela.

-Ok, comprendo. Pero donde entro yo ¿Me puedes explicar?.- Imelda suspiro al oír su pregunta.- Como ya te mencione el Señor López me dijo que su hijo tiene 19 años, por lo cual si envió a tu padre, a tu tío Eugenio o a tu tío Tulio puede que no se entiendan, y Juan Pablo está muy ocupado con la última construcción que nos pidieron.- Ya podía darse una idea más clara de lo que quería la anciana.- Aristóteles esta es una oportunidad muy importante, este tipo de cosas las suelen hacer las constructoras o los despachos de arquitectos. Pero el Señor López quiere que esto sea más discreto, y tener más contacto directo con gente que conoce la comunidad, las costumbres y la cultura del lugar.- Ari estaba entendiendo por fin porque les estaban dando esto, pero aun veía con algo de dudas el plan de su abuela.

El estaba super pendejo, cosa que enmascaraba con con una cara de indiferencia, acompañada de una reticencia al contacto con la gente fuera de su ambiente. Pero generalmente las personas, sobre todo las mujeres, veían esto como algo sexy y misterioso. Lo cual era sumamente estúpido, porque Aristóteles era incapaz de mantener una conversación decente con una morra, y aunque había estado ya con varias mujeres, podría decir que preferia mas la compañia masculina.

Si, otra cosa por la cual Aristóteles sentía que no pertenecía a esta familia, era porque él era bisexual, con más tendencias homosexuales si era sincero consigo mismo. Pero ese era un secreto que solo su pequeño hermano Arquímedes sabía. Y ahora que lo pensaba, solo su jefa Polita y su carnalito eran valiosos para él, no era que no apreciara a su padre o no sintiera algo de cariño por los demás, pero él nunca tuvo ese clic, nunca embono dentro de su conservadora estirpe.

Por razones como esas era por lo que él soñaba en irse, viajar y conocer el mundo. Ser reconocido por su belleza y su cuerpo. <> se dijo a sí mismo. Pero nadie había creído en él, salvo su madre y su hermano que llevados por las presiones de la familia decidieron callar sus ánimos.

-Ari ¿Puedo contar contigo entonces? ¿Puedo esperar que cumplas con esto, como tu deber familiar? Si logramos convencer al hijo del Señor Francisco, la presión económica sobre nosotros terminaría. Y podría pensar incluso en apoyar alguna de esas locuras que se le pasan por la cabeza a ti y a tus primos.- Su abuela le dijo, sacándolo de sus reflexiones.

-Esta bien Abue, iré a ver que onda con este negocio. A todo esto ¿como contacto al cliente?.- era algo que no se había preguntado, algo válido según él.- Ay hijo, no te preocupes por eso, me tomé la libertad de darle tu teléfono personal al señor Francisco.- <> pensó irritado.- Mmmmh, esta bien, bueno me voy al gimnasio abuela, adiós.- Aris salio lo mas rápido posible de la casa, antes de que Imelda agregara algo más.

&

Cuando llegó a casa después del gimnasio encontró a su hermano viendo televisión, una serie sobre dos jotos que se conocían justo después de tirar un pastel de “auténtico chocolate de Oaxaca y mil leches”. La pareja del momento “Emiliaco” la llamaban, la verdad a él le daba mucha risa esa mamada, porque evidentemente eso no pasaba en la vida real. Pero a su carnal le gustaba el drama de esa novela.

-Ey, ¿que onda Arqui?.- Llamó la atención de su hermano.- Nada, aquí viendo a los jotos, sigo esperando como pendejo a que se den un pinche becerro después de ver más de 100 episodios. Pero pues nomas no, si fuera el puñetas ese que canta, ya me hubiera hasta fajoneado al Joaco, la neta se pasan de verga.- Su hermano se quejó con toda la indignación del mundo, robándole a Aris una carcajada.- Arqui, no seas mamón, apenas aprendiste a limpiarte la cola como para andar pensando en fajonearte a un wey de la tele, no te pases de verga.- Ari le respondió con una sonrisa a su hermano.

-Tengo 14 pendejete, y a todo esto, ¿tu que traes? Te ves triste.- Como siempre era imposible esconder algo de los afilados ojos de su hermano.- Ay Arqui, lo de siempre, mi abuela menospreciando mis sueños, queriendo que siga perpetuando la mediocridad de esta familia. No se porque se empeña en que todos sigamos aquí estancados.- Sono frustrado a sus propios oídos, pero continuo.- Todos los varones tenemos que seguir en la albañilería, todas nuestras primas metidas en la cocina con mama y nuestras tías. La verdad no se como Julieta que viene de otro ambiente aceptó esto. Y estudiar prácticamente es una locura a oídos de la abuela. La verdad no se Arqui, aveces siento que no encajo en ningún lugar.- dijo decaído Ari.

-Uuuuy, y eso que no saben que te encanta la verga.- Arqui casi se ahogaba de la risa cuando agrego otro predicamento para Aristóteles.- No, ya enserio wey. Dejate de mamadas. Eres un cabrón super buen pedo, eres amable, atento, dedicado, te desvives por los seres que amas, no te rindes a pesar de todo. Estas guapo cabrón, tienes un cuerpo pasadisimo de lanza, y ya sabes lo que dicen.- Arqui hizo la cara de cuando sabes un sucio secreto.

-¿Que… que dicen?- Ari titubeo en su pregunta.- Ay, no te hagas pendejo carnal, mucha gente susurra en los pasillos de la escuela y en el gimnasio que la tienes de caballo cabrón.- Arqui sonrió malicioso.- ¡Que vergaaaaaa wey!.- Grito Ari.- Exacto, que vergota tan legendaria la de mi carnal, ¿es neta que es tan gruesa como una lata?.- Siguió presionando Arqui.- No seas mamón Arquímedes, como me preguntas eso weeeey, soy tu hermano.- Ari se puso rojo.

Y si, Aristóteles tenía un pene digno de una película porno, 25 cm de carne colgaban entre sus piernas cuando estaba erecta, y como bien dijo su hermano, tan grueso como una lata de refresco. Pero eso le habia traido mas problemas que ventajas, tanto hombres como mujeres entraban en pánico al verlo o al contrario, se obsesionaban con él al punto de acosarlo. No es que no estuviera orgulloso de ser uno de esos pocos hombres con ese tamaño de herramienta, solo que aveces se sentía más como un pene con bonita cara.

-Ya Ari, relajate un chingo, no pasa nada. chingon que la tengas de burro. Solo quiero que por favor entiendas que eres un gran hermano, valoro mucho todo lo que has sacrificado por nosotros. No creas que no se que rechazaste una oferta para modelar en Ciudad de México por nosotros.- Aristóteles palideció ante lo que dijo su hermano.

- No se de que hablas. ¿de donde sacaste esa mamada?- Ari dijo nervioso.- Wey, eres pésimo fingiendo demencia, vi la carta de Elite Models justo antes de que la quemarás. Y se que lo hiciste porque no querías dejarme a mí y a la jefa solos.- Arqui continuo, más tranquilo.- Tu nivel de nobleza raya en la pendejes, aunque creo que tu pendejez se debe a que tu pene se lleva la sangre que le toca a tu cerebro. Si te bañas seguido y dejas de vestirte como para hacer el aseo, estoy seguro de que podrías conseguir otra oportunidad.- Su hermano le sonrió con calidez.

-No puedo decir algo malo de ti hermano, siempre has sido el mejor. Pero si debo agregar algo a tu catálogo de virtudes y defectos, añadiría un poco de egoísmo. Necesitas pensar más en ti y menos en los demás. Como sea ya te están juzgando.- Aristóteles empezó a llorar por las palabras de su hermano, nunca pensó que escucharía algo así de otra persona.

-Ya. ya… no seas puto, suficiente drama tengo con la novela de los jotos como para que vengas tú a joder también.- Arqui trato de disimular sus lágrimas y el tono emotivo de voz.- Neta wey, gracias por esto, te juro que voy a luchar por mis sueños.- Ari sonaba decidido.

-Eso espero wey, eeeh. Para que me pagues las putas y el perico cuando cagues lana.- Arqui sonrió con alegría.- Vas a ver que si cabrón, ya es justo que me pase algo bueno, el destino no puede ser tan culo.- Grito Aristóteles mientras se dirigía al baño.

Él no imaginó que en ese momento las deidades lo habían elegido para protagonizar una historia de amor junto a uno de los seres más bellos de la creación, pero Ari tenía que demostrar que era digno de tan magnífico ser. Porque ya saben, a los dioses les gusta el drama…

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

A pesar de que la familia López no podía ser acusada de presunciosa, no significaba que no disfrutaran de su riqueza. Aunque su padre mantenía al principio una filosofía de no derroche, tras la muerte de su Laurita y Rebe su mentalidad cambió; al final del día “no nos vamos a llevar nada” decía, pero era bastante duro respecto a perder el piso. Su papancho siempre recalcó que nunca debían menospreciar a la gente por su origen o condición. El dinero era algo banal, que no debía convertirse en una obsesión para ellos.

Era tan profundo ese mantra dentro de su alma y mente que mucha de la elite económica con la que convivían de vez en cuando, no comprendía porque Pepe su hermano, no cambiaba de Coche cada año que Ferrari o Porsche lanzaban una edición nueva. O inclusive porque prefería autos más modestos para su estatus de alto ejecutivo. La misma lógica se aplicaba a sus hermanas, que no tenían miedo a repetir ropa o usar marcas comerciales. Por ese motivo los 6 López se sacaron de onda cuando papancho compró una residencia gigantesca en Lomas de Chapultepec, justo a la casa a la que su chofer lo estaba llevando.

-Parece que sus hermanos están en la casa Joven.- Le dijo Roberto, su chofer personal sacándolo de sus pensamientos.- Rober, ya te dije chingos de veces que me digas Temo cabrón, así parece que te doy miedo.- Respondió algo fastidiado, él no veía a un chofer, miraba a un buen amigo, casi casi alguien de la familia.- Ay joven, es que me da pena ya ve que uno queda traumado uno después de trabajar con tanta gente rica mamona, además su hermano Pepe se me quedó viendo bien feo el otro día que me escuchó decirle así.- Temo comprendía el trauma de su chofer, había presenciado en varias ocasiones como miembros del personal de servicio de otras familias eran maltratados y abusados por sus jefes.- Pero nosotros no somos así Roberto, no mames, o dime ¿quién te ha hecho mala cara? para ir reclamarle.- lo reconfortó Temo.

-No nadie señ… digo Temo, al contrario ustedes son a toda madre, la neta no se que hice bien para poder jalar aquí con ustedes.- Roberto parecía conmovido.- Entonces deja de ser tan formal conmigo, y del pendejo de mi hermano me encargo yo, cree que todo mundo me la quiere meter.- el chofer comenzó a reír un poco.- Temo ¿no te ves al espejo cuando te levantas o algo así?.- le preguntó Roberto con más confianza.

-Ay, obvio wey, como todo mundo, ¿Eso que tiene que ver?- pregunto sacado de onda.- Que yo soy un hombre felizmente casado y con 3 hijos, pero muy a mi pesar usted hace tambalear la sexualidad de cualquier heterosexual, y por lo que se también hace que las mujeres lubriquen con verlo.- Temo comenzó a ponerse totalmente rojo, pero Roberto remato.- Y yo sin pedos, si le ando poniendo la verga en la cara, pero pues me acuerdo que es el patrón y se me bajan las ganas.- el chofer le dijo sonriente mientras lo miraba por el espejo retrovisor.

-¡Pinche vato enfermo, Weeeeeeey! Qué te pasa.- Grito temo, mientras su chofer se cagaba de la risa por su reacción.- Ya joven Temo, obviamente estoy bromeando, jamas podria verlo de manera sexual. Pero es verdad que muchas personas se ven atraídas por su luz, belleza eso sin mencionar su cuerpo, ya ve al Jerry ese tanto que lo rondo para que tirara su afecto a la basura. Mucha han sido las ocasiones en que sus guardaespaldas y yo hemos escuchado comentarios lascivos hacia usted; solo por favor tenga cuidado.- Temo sonrió con afecto a Roberto abriendo la puerta para bajar.

-Mas te vale cabrón, ahora deja ir y hacérsela de pedo a la bola de culos que tengo por hermanos.- dijo con seguridad.- ¿Modo chihuahua activado señor?.- contestó entre risas su chofer.- Ora, ¿tu tambien culo? te woa correr eeeh, pinche igualado. Bueno ya bye, a la verga.- se fue corriendo hacia la puerta, mientras su chofer agradeció al cielo trabajar para los López.

&

Pepe, Guadalupe, Ana, Lupita y Julio, estaban en la gigantesca sala de la residencia familiar. Ellos sabían lo que se avecinaba, de entre todos ellos Temo era el de carácter más cambiante, mientras Pepe era más tranquilo y amigable; Ana platicadora y alegre; Guadalupe espontánea y comprensiva; Julio juguetón y peleonero y Lupita, coqueta e inteligente. Temo era todo eso y más, pero su mayor cualidad era tirarse al drama; todos ellos habían sido víctimas y testigos presenciales de las escenas de Temo.

Y cuando escucharon el azote de la puerta principal seguido por lo que pretendían ser pasos enfurecidos, sabían que iban a ser parte de otra. Aunque esta vez su hermoso hermano tenía razones para estar molesto; ellos habían urdido un plan junto a su padre para sacarlo de Ciudad de México, ya todos eran conscientes de lo que había pasado con el hijo de puta de Jerry, ese cabrón quería usar a su hermano para hacer que su familia escalara a la cima de la elite nacional; además de acceder a través de temo a una parte de su fortuna.

La verdad a ninguno de ellos les importaban las primeras dos cosas, lo que sí lo hacía era el hecho de que se hayan atrevido a usar a su hermano como un objeto, y segundo, menospreciarlo. Muchos de sus más allegados amigos no comprendía por qué la familia López tenía una extraña fascinación por el cuarto hermano, hasta que lo conocían bien.

Cuando su mami Laurita murió dando a luz, Temo fue lo único que mantuvo cuerdo a su papá, y evitó que se fueran al abismo del dolor; cuando ellos lo vieron por primera vez supieron que todo estaría bien, irradiaba tanta luz que esa oscuridad que quiso tomar sus corazones retrocedió en pánico. Temo creció y la luz que lo acompañaba pronto fue igualada por la belleza exterior del niño, a donde iba se robaba la atención de los demás, sumado a eso, era tierno hasta el extremo e increíblemente noble y bueno.

La llegada de Rebeca fue inesperada, aunque Pepe y sus hermanas tenían cierto recelo al cambio que podía representar; Temo, a sus escasos 5 años de nuevo demostró que solo veía por la felicidad de quien lo rodeaba, cautivo a Rebeca e hizo que sus hermanos la aceptaran como parte de su familia y como nueva esposa de su papancho. Al nacimiento de los mellizos, Temo se encargó de cuidarlos junto a Rebeca. Tanto llegó a ser su devoción por sus hermanos que aprendió a cambiar pañales; hacerles de comer y enseñarles a caminar; les mostró cómo leer a corta edad, entre muchas cosas más. Cuando Rebeca murió, Temo volvió a ser el Sol de medianoche que alumbraba la oscuridad de sus corazones.

Su carnal creía inocentemente que no había maldad, que todo se podía arreglar hablando y haciendo las cosas de buena fé. Pero desgraciadamente asi no funcionaba la sociedad, Jerry Barreiro había tomando el precioso corazón de su hermano y lo había usado para limpiarse la mierda del culo, desgraciadamente no era el unico que creia que podia jugar con la pureza de su hermano y sacar ventaja de ello. Por eso ellos harían lo que fuera para proteger a su Sol de la maldad, harían que se fuera para que sanara y creciera un poco más, antes de salir al mundo.

-¡A ustedes los quería ver, traidores malditos!- Temo saco a todos de sus pensamientos, pero en lugar de dar miedo como debería, temo daba risa, estaba en modo chihuahua activado.-¡Temito bebé!- Gritaron sus 3 hermanas.- ¡Que pedo carnal!- agregaron Julio y Pepe.- Se ven muy tranquilos cabrones, ¿Que fue esa perra mamada de mandarme a Oaxaca?¿Y ustedes dos pinches culos? les limpie la cola cabrones, no se me pasen de verga.- Temo gritaba exaltado por toda la sala, dando vueltas, mientras sus hermanos resistían las ganas de reir.

-Ya Temo, relájate no es para tanto.- Le dijo su hermana Guadalupe.-¡Sí Temo!, no hagas tanto pedo carnal no es por mala onda lo que hicimos.- Ahora dijo Julio.- ¿Como vergas no? Me quieren sacar de la ciudad cabrones, yo que les hice.- Y había empezado.- ¿Es porque ya no me quieren ver? Juro que voy a ser bueno, Pepe plis. Ya no me voy de antro si quieres y te juro vestirme más holgado.- Pepe estuvo casi tentado a aceptar la propuesta de su hermano, pero Ana tomó su brazo deteniendolo.

Temo era un cabrón persuasivo cuando quería, no por nada era el que más cosas tenía de todos ellos, muchas pagadas por ellos mismos.- Temito, no tenemos nada contra tí, pero creemos que por lo que paso debes alejarte un poco del ambiente en el que nos desenvolvemos. Además papancho de verdad necesita tomarse un largo descanso, lo ideal sería que todos fuéramos a Oaxaca pero no se puede.- Ana lo encaro, la única entre los 5 que había desarrollado algo de inmunidad a los encantos de su hermano.

-¿Es neta? me están mandando al exilio porque creen que no puedo sobrellevar una relación fallida, no pues que bonita confianza me tiene culeros.- Temo contraataco. con lo que se podía decir era un golpe bajo, su solecito podía no tener maldad en su corazón pero se le dio en su lugar una boca afilada.- ¡Ay, claro que no Temo! No es eso, confiamos en tí plenamente; pero que nos asegura que Jerry no volverá a buscarte; o peor, que algún otro pendejo trate de acercarse a ti sabiendo que aun estas vulnerable. No hermano, primero date un tiempo para sacar todo lo que traes.- Lupita ahora fue la encargada de enfrentar al dramático de su hermano, ella era una de las debilidades probadas de Temo.

-A todo esto ¿Ustedes que? en serio pretenden cambiar asi como asi de escuela, solo por esto.- Temo reviro hacia Lupita y Julio, para ellos él era como una especie de Dios básicamente ir contra los deseos de su hermano mayor era un pecado; pero Julio decidió que iría contra él si era necesario.

-Si Temochas, nos cambiaremos de escuela, la neta no nos llevamos bien con la bola de mamones que tenemos por compañeros, puede ser que en Oaxaca agarremos algo de barrio la Lupe y yo. Además podemos venir a la ciudad cada fin de semana, así que te valga verga; te vas con nosotros y punto.- Temo retrocedió al escuchar a su hermano, en qué momento sus bebés crecieron tanto como para llevarle la contraria, se vio abrumado por el sentimiento de repentina soledad al ver a sus 5 hermanos unidos contra él.

-Mi sol, no pongas esa cara.- Escucho la voz de su hermano Pepe.- No hacemos esto para dañarte, sabes que eres la luz de esta casa; lo que nos mantuvo lejos del abismo en los momentos más oscuros que vivimos; te pedimos por favor que mantengas a papancho bajo esa luz que te caracteriza y cuides de las calcomanías también. Podrias hacer eso por nosotros 3, que tenemos que suplir a papancho.- Pepe jugaba el único As bajo la manga que tenían en caso de que temo llevará esto al extremo de ponerse llorar, porque sí lloraba los 5 y su papá cederían a los deseos de su Sol.

-Está...está bien Pepe, yo los cuido lo prometo.- Su pequeño temo era tan puro, que si apelabas al bienestar de sus seres queridos cedía fácilmente, algo sucio para su gusto pero lo único que se les ocurrió para convencerlo.- Además carnal como muestra de nuestra buena fé y agradecimiento; cada uno te va dar cualquier cosa que nos pidas.- Pepe sabía que a su carnalito debias distraelo rápido antes de que diera con algo raro, ofrecerle cosas solía ser efectivo; temo era como un cachorro fusionado con un gatito por lo fácil de distraer y engañar.

-¡En serio!.- Temo comenzó a dar saltitos emocionado por la propuesta, hasta que repentinamente reaccionó.-¡Espera cabrón! ¿Como se que no estás tratando de engañarme? Porque sería muy ojete de su parte si están tratando de engañarme, me lastimaria mucho.- Empezó hacer pucheritos, ¡Demonios! Pepe y sus hermanos entraron en pánico, hasta que la agilidad mental de Guadalupe los salvó.- Porque cada uno de nosotros te va dar cualquier cosa que pidas, pero solo una eeeh.- Ana recalco lo más segura que pudo.

-¡Neta!¿Cualquier cosa? Mmmmmh.- Temo volvió a dar saltitos.- Si hermano, cualquier cosa.- dijo esta vez Guadalupe.- ¡Oooh! Bueno Pepe, dame tu carro.- dijo de manera repentina con una sonrisa maliciosa.- ¡Queeeeeeeee, Temo no mames mi coche no!.- gritó Pepe alterado, no pensaban que Temo iba ser tan desgraciado.

-Dijiste cualquier cosa cabrón, así que a la chingada quiero el carro.- Temo continuo.- Ana y Guadalupe, sus boletos para ver a Gaga y Adele, los quiero.- Sus hermanas mayores se pusieron pálidas.- Vete a la verga Temo, esos boletos los compramos desde hace un chingo y son Meet and Greet.- Respondieron al unísono.- Pues ya mamaron perras. Y ustedes pinches calcomanías traidoras harán mi tarea de la universidad un semestre entero.- Dejó a los 5 con expresión de consternación total.

Cuando Temo comenzó a reírse como demente, con ese tono angelical de voz que tenía se tranquilizaron un poco.- Obvio estoy jugando pendejos, no soy tan culero como ustedes conmigo.- Temo dijo más tranquilo, pero no pudieron evitar estremecerse bajo su intensa mirada, y continuó.- Aprecio de verdad que estén tratando de protegerme de todo el mal del mundo porque eso es su objetivo real; no hacerme cuidar de papancho o de las calcomanías; ni tampoco intentan que yo me distraiga; lo que hacen es alejarme de un problema, porque en su cabecita me ven como algo que se puede romper y admito que es tierno que mis hermanos de 12 años traten de defenderme. Pero el mundo no es así, no funciona de esa manera.- Ninguno le respondió.

-Sinceramente me conmueven carnales; pero por favor, no insulten mi inteligencia y sobre todo no subestimen mi capacidad para sobreponerme a los problemas. Les recuerdo que e pasado por peores cosas, esto no me va matar.- Temo les ofreció una sonrisa llena de sinceridad antes de girarse.- Iré a Oaxaca solo porque tienen razón respecto a que debo alejarme de este ambiente por un tiempo; pero como le dije a papancho, lo tomaré pero sepan que sigo muy ofendido.- Eso les saco un suspiro, era la típica frase de temo cuando dejaba pasar algo.

-Ahhh, tambien tomare la otra parte que ofrecieron ingenuamente.- Se podía escuchar la diversión en su voz.- Ya veré que se me ocurre, mañana ire con Diego a platicar de su pequeña conspiración en mi contra y a arreglar unas cosas. Me voy el viernes si todo sale bien, bueno los dejo putos montoneros.- antes de subir por las elegantes escaleras repentinamente se giró.

-¡Ay que pendejo, casi se me olvida! ¡Pepe!- El aludido dio un salto.- Deja de asustar a todo lo que se me acerque, como si yo fuera bien puta ¡no te pases de verga! Hasta el chofer me dijo, ¡no mames!.- En menos de 30 segundos su Sol había roto la tensión del momento, confirmando en el acto porque lo adoraban tanto.

-¡El que no se debe pasar de verga eres tu pinche Temo! Vas con tus putas nalgotas y tu cuerpo todo suculento por la calle como si medio mundo no te la quisiera meter.- Gritó Pepe en modo hermano sobreprotector.- ¡Estas bien meco weeeey! como me la va querer meter medio mundo, no seas ridículo.- Minimizo Temo.

-¡Tienes razón carnal! La otra mitad quiere que se la metas.- Remato Pepe con una sonrisa, todos comenzaron a reír incluido Temo.- ¡Pinche bola de corrientes!.- Les dijo Lupita.- Ay carnal de seguro piensas todas esas cosas porque también le traes ganas al Temo, ¡Puto pepe enfermo wey!- Se carcajeo Julio por la cara que puso Pepe.

Continuaron platicando, haciendo comentarios groseros y riendo hasta que llegó papancho para la cena. Mostrando el inmenso amor que se tenían, aprendiendo en el proceso a no subestimar al llamado Sol de la familia.

Lastima que ese sol, pronto brillaría para alguien más..

Chapter Text

Al despertar la mañana siguiente a su plática con Arquímedes, Aristóteles se sintió totalmente repleto de energía; ese sentimiento que te hacer creer que puedes comerte al mundo; por fin había escuchado algo que lo motivara de nueva cuenta a tomar las riendas de su destino. El, Aristóteles Córcega Castañeda iba romper las cadenas que le habían sido impuestas.

Salió rumbo a la cocina, donde ya estaba su carnal, la jefa y su padre Audifaz; con este último no llevaba una relación buena del todo, su padre siempre criticó sus sueños y que buscará sobre todo destacarse de esa manera tan de “jotos” como él llamaba de forma despectiva a los homosexuales. <> sonrío por su pensamiento.

-¡Buenos días, familia!- Ari dijo, sin permitir que la presencia de su padre lo desanimará.- Buenos dias, mi amor.- Le sonrió su mamacita.- Buenos días carnal.- le saludo Arqui.- Buenos dias Aristóteles.- Volteo a verlo su padre con esa mirada de desaprobación, que heredó de la anciana.- Veo que hoy amaneciste con muchos ánimos Aristóteles me alegra mucho, porque necesito que alguien me ayude a batir la mezcla para la placa de los Álvarez.- Le dijo su padre.

Usualmente Aristóteles iniciaría una discusión con su padre, la cual trataría de hacerlo entender de que a él no le gusta eso y que quiere enfocar su energía en otras cosas; como el modelaje y el gimnasio para mantener su cuerpo, pero hoy no.- Claro pá, solo desayuno, me cambio y te acompaño sale.- Hasta Arqui volteo a verlo sorprendido por su respuesta, pero la cara de Audifaz era más cómica.- Pues que bueno hijo que por fin te cayo el 20 de que estás malgastando tu tiempo en esas joterias, los verdaderos machos como los Córcega estamos hechos para el trabajo duro que no.- Dijo su padre con genuina alegría.

Lastima que Aristóteles no pensaba igual.-No pá, no me malinterpretes; ni me cayo el 20, ni malgasto mi tiempo y mucho menos creo que estemos hechos para eso.- le contestó con la tranquilidad de alguien que tiene claro su destino.- Los voy ayudar a ti, a mis tíos y a la abuela hasta que finalicemos lo del negocio del Señor López; después de eso yo me voy a buscar una oportunidad lejos de sus ataduras y fuera de sus cerrados pensamientos.- Finalizó.

-¿Que pendejas estas diciendo Aristóteles? ¿Cómo es eso de que te vas después del trabajo que te pidió tu abuela, que no ves que es la oportunidad de expandirnos? Ya sabemos nos saliste pendejo cabrón, pero no digas mamadas tan temprano.- Contestó exaltado Audifaz.- Pues ninguna pendejada pá, y el pendejo frente a ti habla muy en serio. Ahora o desayunamos paz y armonía; dejas que me cambie y te acompaño con gusto a la obra; o bien, tu y la pinche placa se van mucho a la verga ¿como la ves?- Le contestó con total indiferencia.

En otro tiempo Audifaz se hubiera agarrado a chingazos al puñetas de su hijo, como muchas veces lo había hecho no solo con él, sino también con su mujer y Arqui. Pero ahora ya no estaba frente a al niño de 10 años que lloraba cuando lo obligaba hacer algo que no quería; ahora miraba a un hombre que supera el 1.80 metros, con un cuerpo musculoso definido por el trabajo y el deporte que fácilmente superaría los 80 kilos, y una mirada que prometía sangre si continuaba por el camino del abuso.

Audifaz supo en ese momento, que si volvía a tentar su suerte recibiría algo más que la mirada proveniente del atractivo rostro de su hijo.-¡Esta bien! comamos en paz Polita por favor, sirvenos y dame un café.- Respondió su padre con semblante pálido.- Ya nos vamos entendiendo viejo, ahora pásame la salsa roja por favor, que me esta cargando la chingada de hambre.- Ari dijo como si hace 10 segundos no se fueran a ir a los golpes.- Oye carnal, pasame una tostadita no seas ojete.- y comenzó a comer bajo la desconcertada mirada de su jefa y carnal.

-S...si mi amor deja te sirvo tus frijolitos y tu huevito como te gusta, mi aris a ti te tengo unos molletes bien sabrosos.- Su mama salio de su trance y comenzó a darles de comer.- Oye Arqui, regresando de la obra vamos a entrenar un poco, necesito un compañero para hacer mejor el abdomen.- Ari comenzó una agradable plática con su hermano.- Simon mi Ari, nomas hago la tarea y te acompaño.- contestó Arqui.

Así comenzó el día del nuevo Aristóteles Córcega. Mientras tanto en otro lugar…

&

¡¿Queeeeeee?! Cuauhtémoc, dime que dices la verdad y no una de las mamadas que te inventas cada vez que te tiras al drama.- Le demandó Diego, su mejor amigo, prácticamente su hermano desde que tenía memoria.- ¡Claro que sí pendejo! Y no soy dramático wey.- Dijo Temo indignado.- Ay Temo, no mames, siempre vives inventando cada mamada para justificar tu propia idiotez, lo que sí tienes es un vergo de suerte para que tu encanto te saque de pedos.- Diego continuo.

-Pero bueno ya, a ver dime como esta ese pedo de que te vas a oaxaca; y explicamelo bien porque llegas a mi puta casa, gritando como loca, sin saludar a mi gente de servicio, sin avisarte y más importante; con esas pinches garras tan feas cabrón parece que las sacaste de alguno de esos almacenes a donde va la gente pobre y fea.- Su amigo lo miró como si estuviera viendo basura.

Diego Ortega Rivero o D´or como le gustaba acortarlo, era una de las personas mas importantes en la vida de Temo; estaba a la par de sus carnales y papancho, era tal vez su único amigo de verdad uno que se acercó a él no por interés, sino porque citando sus palabras “alguien tenía que tomar el trabajo de protegerte fuera de tu casa pendejo”. Y ese era Diego, el único ser conocido hasta ahora que era totalmente inmune a los encantos de Temo; siempre era capaz de ver con sus hermosos ojos verdes las a veces nada inocentes acciones de su amigo.

Pertenecía igual que los “López Torres” a la todopoderosa élite económica del país y del planeta. Los “Ortega Rivero” nacieron cuando los padres de Diego se casaron y junto a esto fusionaron sus capitales, formando un grupo empresarial llamado en el mundo de los negocios como “OrVero” el cual era tan grande que poseía desde grandes torres departamentales hasta pequeñas tiendas de la esquina, pasando por bancos y plataformas petroleras.

Unos años atrás justo después de la muerte de Rebeca los OrVero casi caían en la ruina tras una sucesión de malos negocios y ambiente económico dañino. Temo se dio cuenta de esto casualmente, al quedarse a dormir en casa de su amigo; escuchó a los padres de Diego, Arturo Ortega y Teresa Rivera hablar extensamente sobre la terrible situación y de cómo podían irse a la calle, pero lo que más les preocupaba era el futuro de sus hijos.

Temo no entendía mucho de esas cosas, pero sabía que su familia tenía mucho dinero así que no dudo en entrar a la habitación de sus anfitriones y ofrecerles ayuda. A la pareja mayor le pareció sumamente tierno que el hermoso amigo de su hijo tratará de ayudar, pero sabían que en el país se podían contar con una mano las familias con el suficiente capital para respaldarlos, y desgraciadamente para ellos no se llevaban bien con ninguna. Y salir a pedir ayuda al extranjero solo dejaría pedazos del inmenso imperio que ellos se resitían a ceder.

Pero la pequeña criatura no se rindió, de alguna forma los convenció de hablarle a su papancho a media noche; aunque accedieron más por los lindos encantos del niño que por verdadera esperanza. Eso cambió radicalmente cuando vieron pasar su puerta a Francisco López, durante todos esos años su hijo había traído a casa al hijo del hombre más rico del país y uno de los primeros 10 del mundo. Cuando el niño le dijo a su padre que tenía que salvar a la familia de su amigo o se iba poner muy triste, Francisco solo sonrió y dijo que si.

Días pasaron y tras el sorpresivo anuncio de que Grupo inversor López Torres había respaldado el 100% de la deuda de los “OrVero”, Temo respiro más tranquilo. De esto Diego se enteró años después tras darse cuenta que sus padres se habían unido al club de adoradores de su mejor amigo. Pero esto en lugar de causar algún tipo de conflicto le demostró a los dos que su amistad era eterna cosa que quedaría más clara al salir ambos del Closet.

-¡¿Oye Imbecil?! ¿Sigues vivo o se te olvido respirar?¡Lupeeeeeeeeeeeee, traeme un palo plis, pa picar al temo a ver si se mueve!- Grito Diego .-¡Ay, claro que sigo vivo cabrón! qué te pasa.- reaccionó temo.- Pues que no me haces caso pendejo, tengo 10 minutos criticando tu pinche ropa de mercado y sabes que mis criticas salen caras puta; como para que vengas y me ignores, ¡no señora no! a mi casa no vienes a ignorarme.- Diego sonaba airado.

-Equis tus pinches comentarios clasistas eeeh, ni al caso.- dijo Temo.- ¿Como que equis puta? Eres Cuauhtémoc López wey, toda tu pinche familia parece sacada de una revista de moda pero se visten bien culero, sobre todo tú. Y ya me estoy cansado de que me pregunten si me junto con el wey que recoge la basura de la Uni.- Continuo Diego.

-¡Lupeeeeeeeeee, olvida el palo; la puta esta ya reacciono, mejor traenos un atolito pliiiiis!.- temo se tapó los oídos por lo berreos de su amigo.- Ya deja de gritar, estupido, pobre Lupe y deja de decirme ¡puta!,- suspiro Temo.

-Yo te digo como yo quiera, ¡puta! Además ya va siendo hora de que asumas los beneficios de mi amistad, no puedes ir por la calle con esa ropa tan fea; primero, porque ustedes son dueños de las mejores marcas de ropa del planeta; segundo, porque van a pensar que estas en depresión y las bonitas no nos deprimimos, solo somos bonitas; tercero, tienes un cuerpazo casi tan verga como el mio, seria una lastima no sacarle provecho, y por último y más importante me estas dando mala imagen.- Temo solo lo escuchaba por la promesa del atole.

-Jovenes, aqui les traigo su atolito.- Dijo Lupe, la señora encargada de la cocina en casa de Diego, una agradable mujer que ambos conocían desde que tenían memoria.- Muchas gracias Lupe, a ver si asi este pendejo se calla y me deja hablar a mí.- le sonrío Temo y tomo su delicioso atole.- Ay joven, dudo de verdad que alguien logre domar al joven Diego, ya sabe lo diva que es.- Le respondió la agradable mujer

- Oye si pendejo, se me había olvidado que la gente tiene problemas más graves que no ser mi amigo; recapitulemos entonces. Te vas a ir a Oaxaca porque Pancho y tus hermanos te tendieron una emboscada para sacarte de la Ciudad después de lo que paso con el imbécil ese de Jerry, que por cierto yo te adverti que no te metieras con el, pero vas tu todo meco como siempre.- dio un sorbo a su atole y continuo.- A no mames que rico Lupe, gracias neta.- Le sonrío a la mujer antes de que esta diera vuelta para irse.

-Y porque quieren que Pancho se tome un merecido descanso, ¿es eso básicamente no? Si es asi, no veo donde este el problema Temo.- lo miro Diego con sus bellos ojos verdes.- A ver tu sabes que tu papá merece rehacer su vida o mínimo ya descansar. Tú por otra parte creo que debes tomar esta oportunidad para aprender más sobre ti como individuo, te la has pasado intentando mejorar la vida de los demás, es momento de que seas más egoísta y comiences a pensar en que es lo que quiere Cuauhtemoc.- dijo el de ojos verdes con seriedad absoluta.

-¿Sabes que? A la mierda tienes razón ocupo cambiar y aquí puede que no lo logre, vamos a tomar esto con toda la actitud ¡asies!.- Dijo Temo decidido.- Me alegra escuchar eso puta, porque ya va siendo hora de que se te quite lo pendejo, eres demasiado bueno Temo ojalá y esta experiencia te haga crecer más.- le respondió su amigo.

-Ahora hablemos de el cambio de imagen que tiene que venir con esta nueva etapa y de lo afortunado de que eres de tener a la mera verga venuda de Diego Ortega Rivero para ayudarte con esto.- Su guapo amigo lo jaloneo dentro de la enorme casa para experimentar con su vestimenta.
De esa manera Temo sufrió una transformación de que pondría a Pepe a llorar sangre y a un piojoso le ocasionará dolor de huevos.

 

&

-¿Oye carnal que fue todo ese espectáculo de la mañana?.- pregunto Arqui mientras trotaban por el parque.- Mi manera de dejarles claro que ya no voy a permitir que nadie me manipule o menosprecie, y creo que funciono.- respondió Ari.- Pues quedo mas que claro cabrón, al jefe casi se le caen los bigotes pero pues la neta me siento muy orgulloso de ti.- Sonrió Arqui.

-Pues la neta ya tengo un chingo de ansias porque sea mañana, ya quiero conocer al morro ese ricachón para ver que pedo y ya por fin zafarme de esta mierda carnal; en cuanto tenga algo seguro me regreso por ustedes wey.- Comentó Ari.

-Yo se que si puto, ojala el cliente no sea ojete, ya ves como son los ricos asquerosos de mamones; oye, igual y te toca putito si es así estoy seguro de que con unos buenos riatazos en la cara se enamora de tí, nada más no lo vayas a matar ¡eeeh pendejo!.- Arqui se partió de risa por su comentario.

-Tu solo pensando cada mamada, pero ojala y a partir de mañana todo cambie.- respondió Ari con mucha ilusión.

Esa noche ambos durmieron con la esperanza de iniciar un nuevo capítulo de su vida…

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

El viernes comenzó como un día extraño con una energía fuera de lo normal como si una corriente eléctrica recorriera su cuerpo, una tensión latente bajo su suave y tostada piel. El día de hoy se encontraría con el hijo del señor López y para ser sincero no sabia que esperar.

Suspiro por enésima vez mientras buscaba algo que ponerse, no tenía mucha ropa porque casi todo su dinero se iba en gimnasio, comida, suplementos y ayudar a su mamá y hermano. Pero se pondría algo ligero, después de todo iba a tener que revisar muchas cosas de la casa.

-¿Oye pelos de panocha?¿Estás bien?- Arqui lo sacó de sus pensamientos.- ¡vete a la verga pinche meco! no me digas asi, pero si estoy bien solo me siento raro como nervioso.- le contestó Aristóteles a su hermano.- Mmmmh, puede ser porque hoy inicia la cuenta regresiva para que abandones la familia. Respondió el menor

-Lo más probable, en fin. No sabre que onda hasta que el niño rico me hable, según la abuela llega hoy así que tengo que ir a preguntarle los por menores de este pedo para que no me agarren en curva.- Aris decía mientras se alistaba para salir rumboa casa de la cabeza de los córcega.

-Muy bien carnal, todo va salir bien no te preocupes solo ten en mente que después de esto vas a poder comenzar tus planes.- Lo animó Arqui.- Clarines, bueno te dejo bro.- Ari se encaminó hacia la puerta de su casa, para llegar con su abuela solo debía bajar un piso ya que todos vivían en el mismo edificio.

Cuando toco la puerta su abuela ya lo estaba esperando.- Hijo, que bueno que llegas; ven siéntate aquí tengo una libreta y una pluma para que vayas anotando lo que quiere el cliente, y también es importante que anotes las medidas exactas de la casa para poder calcular la cantidad de materiales que vamos a necesitar. Por favor Ari, esto es muy importante solo necesitas ser amable y atento, toma esto es la cantidad inicial que vamos a cobrar por este trabajo.- Su abuela le tendió un papelito con un número garabateado en el.

-¡Vergas! 120,000 pesos Abuela, ellos de verdad aceptaron pagar esto por todo el trabajo.- Preguntó Ari.- Esa boquita cabrón, y eso fue lo que aceptaron pagar por ya no hacer más trabajo hasta que finalicemos el suyo, aún no fijamos el cobro por la obra.- Iba seguir preguntando hasta que recibió un mensaje de un remitente desconocido.

“Esta es la dirección donde nos encontraremos para hablar de la remodelación:
Calle de las Sirenas
#149
Entre Av. Siempre Viva y San Ángel.
Colonia del Tule
La puerta es de madera, nos vemos a las 2 pm se puntual.
Te espero :3”

-¿Que paso hijo?.- le pregunto imelda.- El cliente me mando la dirección y la hora de encuentro es a las 2 pm, aun tengo algo de tiempo para alistarme.- Respondió bastante nervioso.- No, eso seria todo solo no olvides hacerte su amigo para poder sacar más provecho de seguro el muchachito ese no va saber nada de lo que hablaras y no le va importar el dinero.- Sonrió con malicia su abuela, algo que le revolvió el estómago.

-Lo que tu digas Abue, ya me voy no quiero llegar tarde.- Aris salió casi corriendo bastante ansioso por un simple mensaje.

Mientras tanto en otro lugar…

&

-Me puedes decir porque vienes pegado a mi como si fueras algún tipo de sanguijuela Roberto.- Le dijo Temo a su chofer al arribar aeropuerto de Oaxaca en su vuelo privado.- Porque el señor Pepe me dijo que lo protegiera de todo enfermo que tratara de violarlo Don Temo.- Reviro su interlocutor.

-No seas mamon, de cuando aca soy “Don Temo” y ¿porque tratarían de violarme?.- dijo mientras caminaba elegantemente para salir de la terminal.- Desde que el joven Diego tuvo la idea de encoger su ropa 2 tallas y que su hermano amenazara mi zona genital si le faltaba al respeto o dejaba que se lo faltaran.- el castaño solo soltó un suspiro por la respuesta de su chofer/guardaespaldas.

-Mi hermano es un exagerado ve por la camioneta mientras yo le mando la direccion al contratista, debe estar en la zona exclusiva de la terminal, la asistente de mi papancho pidió que la agencia la dejara ahí.- Temo sacó su teléfono del ajustado pantalón que Diego eligió para él y su nueva imagen, era tan apretado y la tela tan delgada que estaba seguro que si la gente ponía algo de atención a su entrepierna podía ver cómo sucedía la espermatogénesis dentro de sus bolas.

Temo busco con atención el número que su papancho le dio, solo le dijo que era el nieto de la dueña de ese negocio de albañilería, pero cuando lo encontró y abrió su chat para enviar un mensaje, fue atraído hacia la foto de contacto.

Cuando la abrió con algo de curiosidad lo saludo un torso desnudo sumamente trabajado, sin ningún vello, pero lo que más lo sorprendió era lo que muy a duras penas guardaba el apretado boxer que se veía al final. Temo fue embargado por una excitación repentina, que alejo quitando la imagen y escribiendo los datos que papancho le proporcionó de la nueva casa.

-¿Temo, te sientes bien? Te ves muy rojo.- el aludido salto de la sorpresa, no se había dado cuenta en qué momento Roberto llegó con la camioneta y comenzó a subir su pesado equipaje.- Si si, claro solo estaba mandando el mensaje, tenemos que llegar antes de las 2 por que a esa hora lo cité cuando lleguemos por favor vas y haces algo de mandado por que no se si haya que comer, serás un afortunado al probar mi cocina.- Temo se sacudió el sentimiento de calor que se instaló en su bajo vientre.

&

Aristóteles llegó sin problemas a la dirección indicada, aun que seria el colmo de su parte perderse en una Colonia donde había menos de 20 casas, todas y cada una de ellas eran monumentos a la belleza. Pero cuando llegó al #149 se dio cuenta para su desgracia que casi no había nada que mejorar y eso que solo estaba viendo la fachada rebosante de enredaderas de un vibrante verde bajando por la alta barda de cantera.

Se acercó a la puerta de madera con recelo, pudo notar como esta estaba bellamente trabajada con figuras del folclor Oaxaqueño, eso era trabajo de un ebanista no de un carpintero, y solo la puerta debió costar una fortuna. Ari se sintió pequeño pero alejo esa sensación y toco la puerta.

Escucho unos pasos y una hermosa voz proveniente de dentro, se sorprendió a sí mismo al notar la emoción de su corazón, se irguió en su 1.82 cm de estatura e inflo el pecho para parecer más imponente y espero paciente a que quien estuviera del otro lado abriera la hermosa puerta, pero él no esperaba lo que vio.

Unos hermosos y brillantes ojos cafés enmarcados en el rostro masculino mas bello que había visto lo recibieron, cuando movió su mirada lejos de su cara vio un elegante cuello que pedía a gritos que se le mordiera, una ajustadisima playera de corte en “V” dejaba entrever la suave piel de su ligeramente marcado pecho, esa misma playera denotaba una curvilínea figura que se veía ejercitada. Justo por debajo de la magnífica pieza de tela un pantalón tan pegado al bonito niño que casi pudo saborear la piel de esas pecaminosas piernas.

Ari sintió el nacimiento de una erección cuando captó el delicioso aroma amaderado y dulce proveniente del mortalmente hermoso sujeto frente a él. Trato de mantener la compostura pero sus sentidos estaban totalmente embriagados por el ser que tenía frente a él, parecía sacado de una sesión de fotos de esas revistas mamonas de moda o de sociales que sus primas leían. Fue repentinamente sacado de sus cavilaciones cuando la irreal criatura habló.

-Hola, me llamo Cuauhtemoc López, y pedí que vinieran para remodelar esta casa- Dijo Temo al alto sujeto frente a él, que parecía sacado del barrio más bajo de Oaxaca.<> Eso pensaba hasta que escucho lo que contestó su interlocutor.

-...Mames esta bien rico.- Aristóteles no pudo detener sus palabras a tiempo y Cuauhtémoc, como decía llamarse el bello ser las capto.

-¿Que dijiste piojoso?- Respondió Temo algo perturbado por lo dicho por el desconocido sujeto.

-Aaaah, perdón, perdón. Me llamó Aristóteles Córcega, mi abuela dijo que llamaron para cotizar una remodelación- <<¿No mames que dije eso en voz alta? El bonito debe pensar que soy alguna clase de enfermo sexual. Y me llamo piojoso ¿que verga con el morro este?>>

-¿Aristóteles? Siento que me estas madreando, pero x´s, pasa tenemos mucho que ver.-
Cuando Temo le dio la espalda a Ari, este se percato que no solo estaba hermoso y tenia buen cuerpo, tambien se cargaba en su opinión y experiencia, el mejor culo que había visto en su vida.

Tal vez, solo tal vez su suerte había mejorado un poco… Solo si se hace su amigo y despues se lo ligaba podría tener un bello novio y coger ese culito tan delicioso que veía con deseo. Ari estaba sumergido en sus fantasías mientras Temo lo veía con recelo.

-Oye Aristóteles podrías ponerme atención llevo 2 min hablándote para decirte que vamos a cambiar de la entrada.- El bonito sonaba molesto así que Ari sacudió la cabeza y se concentró.- Si, claro perdón me podrías repetir mientras anoto que es lo que deseas.- el bonito le repitió lo dicho con algo de fastidio.

-Bien, entonces vas a querer que abramos una entrada para coches en la barda de cantera, es mi deber decirte que solo hacer eso va salir muy caro, sin mencionar que es un desperdicio tirar algo que seguro costo un chingo.- Le dijo el piojoso a Temo después de anotar sus instrucciones.

El noto inmediatamente como el piojoso lo miraba, usualmente no se daría cuenta de eso pero el hombre junto a él era imponente; no solo le sacaba más de 10 cm de estatura si no que viéndolo atentamente podía ver que en efecto, ese sujeto que se veía algo desagradable era el dueño de aquella imagen. Temo sintió de nuevo ese calor subyacente en su vientre mientras iba contestando las inquietudes de su huésped.

-Si, no importa cuanto cueste, el dinero no es pedo y si quieres pueden llevarse la cantera para usarla o venderla, lo que se les ocurra. De hecho mejor tiren toda la barda.- minimizó la bella criatura.- ¡No seas mamon! es un chingo de lana bonito.- Ari casi se enterraba la pluma en el culo cuando se escuchó.

-¿Que te valga verga no? El que va pagar soy yo, no tu.- Temo dijo fingiendo molestia a la graciosa actitud del semental de cabello grasoso.- Perdón, perdón neta señor López, no fue mi intención.- Le respondió Ari al bonito mientras se cortaba la verga mentalmente, hasta que una bella risa que parecía más el canto de los ángeles lo sacó de su lamentación.

-¡Jajajajajajaajajaja! Estoy jugando piojoso relajate se que es mucho dinero pero equis, me preocupa mas que haremos con las plantitas.- el bonito le dijo haciendo pucheros que solo lo pusieron más caliente.- Usted no se preocupe por eso, mi Tío Eugenio sabe de Jardinería lo más seguro es que se puedan mover y volver a plantar para la barda que usted decida poner.- Ari se sintió útil cuando el bonito le sonrió como si hubiese dicho lo más inteligente del mundo.

-¡Eso suena excelente Ari! Me pondria muy triste si esas plantitas mueren por mis caprichos ¡Ay! ya me tomé mucha confianza diciendote Ari y piojoso.- El bonito parecía avergonzado, pero nunca su nombre había salido de tan bellos labios antes.- No se preocupe señor López, usted me puede llamar como quiera.- Ari dijo algo avergonzado de su coqueteo.

-Temo, me puedes llamar Temo.- López sintió como el ambiente se ponía tenso de una agradable manera y había notado el sutil coqueteo del semental frente a él.- Temo, mucho gusto Temo.- respondió Ari, saboreando el nombre del bello ser en su boca acercándose suavemente al espacio personal del bajito.

Cuando Aristóteles se acercó a él, pudo por fin captar el embriagador aroma del macho que tenía enfrente, era una especie combinación entre sudor y desodorante. Pero podía captar en él la promesa de sexo salvaje acompañado de mucha pasión. Su vientre se apretó a la par de sus bolas y sintió su boca salivar en abundancia por el deseo de probar el lugar donde estaba seguro, ese aroma de macho preñador estaba más concentrado.

Una imagen fugaz del enorme bulto bajo los boxers de Ari paso por su mente. Mientras tanto Córcega veía como los labios del bonito se entreabrieron para dejar asomar una pequeña y pecaminosa lengua rosácea que estaba seguro se veria bien chingona lamiendo su enorme verga como una paleta. No supo porque pero se atrevió a tomarlo entre sus brazos para sentir ese pequeño pero delicioso cuerpo.

Temo sintió el jalón del semental llamado Aristóteles y no puso resistencia alguna. El aroma antes descrito se intensificó y sintió su pantalón como una puta tortura, al apretar su verga de manera tan agobiante. Aun así inhalo la penetrante esencia y recordó como Jerry olía siempre delicioso pero nunca como hombre de verdad. Y eso lo hizo sentir aún mejor.

El bonito tenía un cuerpo más delicioso de lo que pensaba; al acariciar sus costados noto como este era relativamente ancho en la parte de sus hombros y se iba haciendo cada vez más delgado hasta finalizar en su pequeña cintura. Estaba seguro de que si lo empinaba y lo ponía de perrito su vista desde atrás iba ser magnifica, sus dos manos tocándose a través de la estrechez de la cintura de Temo y empujándolo hacia su vergota. La cual despertó solo de imaginar en destrozar el hermoso ano que estaba seguro el chaparrito tenía.

Temo soltó un suave jadeo de sorpresa cuando justo en su vientre noto lo que parecía una lata de aerosol presionando contra él. Debía ser eso lo que la ropa del semental apenas y podía esconder en esa foto. Él sabía que si continuaba pegado al maravilloso espécimen de hombre perdería la cabeza y ahora si Diego lo tacharía de puta cuando se lo contara.

-E...l, el gusto es mío.- Dijo con una voz que sonaba sacada de una película porno gay y se alejó lentamente de Ari.- Me gustaría que tu te encargaras de todo lo relacionado a la remodelación, si eso no te molesta claro.- Dijo con más control de sí, al haberse alejado del imponente macho de cabello rizado.

Ari sintió el abandono del pequeño y delicioso cuerpo como una puñalada en el pecho, aún flotaba por su mente el suculento aroma que desprendía el cabello del bonito pero aun así se obligó a responder.- Claro que sí Temo, todo lo que tu quieras se hará.- Su voz sonaba profunda y ronca por la remanente excitación de su cuerpo, pero no le importo.

-Perfecto, me alegra escuchar eso en cuanto llegue Roberto nos ponemos de acuerdo para los trabajos y por supuesto te daré la compensación por no recibir más solicitudes de trabajo hasta que acaben aquí, ¿te parece?.- Ari dejó de escuchar al bonito en cuanto menciono a otro hombre,<>. Justo cuando pensaba eso el otro hombre llegó.

-Temo, perdón por la demora no sabia que pedo con las calles en la ciudad y me perdí varias veces, espero no estes molesto. Traje todo lo que pediste y pase ya al banco a retirar las cantidades que solicitaste.- Ari hizo mala cara cuando vio al dueño de esa voz, un cabrón casi tan alto como el, musculoso, un rostro masculinamente atractivo y como este se veía bien al lado del bonito.

-Ari, este es mi chofer y guardaespaldas Roberto me va acompañar durante todo este tiempo así que no dudes en apoyarte en él si no te puedo ayudar.- Sonrió Temo empujando a su chofer para que le tendiera la mano a Ari.-¿Chofer? ¡Gracias Dios Mio!.- Ari casi saltaba del placer al escuchar eso hasta que se dio cuenta de la pendejada que dijo.

-Digo mucho gusto Aristóteles Córcega, para servirles.- Tomó feliz la mano del guardaespaldas, solo para sentir el fuerte apretón de manos venir de él.- El gusto es mío Señor Córcega.- Respondió Roberto con una mirada fija en los ojos de Ari, dándose cuenta del más que evidente interés del mugroso albañil por su apreciado jefe.

-Bueno, ya que se presentaron los invito a comer, solo dejen que Temo se encargue de todo ¿¡Seeeeee!?.- Grito el más pequeño de los presente con suma alegría, rompiendo la tensión del momento entre los sementales. Ambos vieron cómo se giró de manera sexy y elegante para después salir corriendo a la cocina.

-¿Siempre es así de enérgico?.- Preguntó Ari sintiendo como su corazón se emocionaba más por la bella criatura.- Eso y mucho más Aristoteles, solo ten cuidado con él, no eres el primero ni el último que cae bajo sus encantos.- Le dijo el chofer dándose vuelta para ir tras su adorado Jefe.

Aristóteles camino por el mismo sendero que siguieron los otros dos pensando en las palabras dichas por el chofer de Temo, por lo que entendió el hermoso morrito con el que había tenido un clic instantáneo tenía ese efecto sobre todo mundo; lo cual creía firmemente, como no iba ser de esa manera si solo bastaba verlo un segundo para darse cuenta de su insultante belleza; eso sin mencionar su cuerpo que incitaba al pecado y su pinche aroma tan exquisito.

Él tenía que pensar en una manera de hacer que por lo menos fueran amigos, no sabia porque pero estaba seguro que ahora toda la órbita de su existencia giraba entorno a una estrella llamada Cuauhtémoc López.

&

Arquímedes estaba plácidamente acostado en la habitacion que compartia con su hermano viendo una película donde dos negros se disfrazan de rubias, esa pinche pelicula esta super cagada. Cuando su hermano entró por la puerta con la cara de pendejo que siempre llevaba encima, pero con un brillo especial como si hubiera sido testigo de un milagro.

-Oye hairy pussy, ¿qué vergas tienes? me estas asustando.- Y era verdad, en su vida jamas le habia visto esa cara a su carnal.-¿Como te fue, todo bien? Verga wey di algo.- Arqui comenzó a ponerse nervioso, hasta que Ari suspiro.

-Es perfecto wey, es perfecto. Y yo todo naco y pobre, ¡puta vida!- Ari dijo abatido.- ¿De que vergas hablas?- preguntó sacado de onda.

-¿Pues de quien más? De Temo cabrón, no mames Arqui si lo conocieras te cagas. O no es mejor que no lo veas, despues me lo vas a querer quitar.- Ari le respondió absorto en sus pensamientos.

-¿Que chingados es un Temo?¿Y porque vergas quisiera un Temo?- Su hermano se movió de una manera tan veloz que no tuvo oportunidad de nada una vez que Ari lo tomó del cuello.-¡No digas el nombre de temo con ese sucio vocabulario cabrón! Cuidadito.- Arqui reacciono dando un golpe en los huevos de su hermano.

-¡Que tienes pendejo! ya me diste miedo.- Arqui dijo asustado.- ¡Ay wey perdoname! Me mal viaje, es que Arqui el cliente, Temo es perfecto todo el y cocina mejor que me Tía blanca y la jefa juntas.- Su hermano sonaba más normal después del golpe que ni siquiera noto.

-¿Osea que te fue bien? Ya platícame imbécil parece que vienes drogado.- Dijo con frustración.

-Ya perdón, perdón. Si me fue bien, super bien es otro pedo Arqui, al principio fue algo pesado pero porque le dije una mamada sin querer pero después empezó a ser super lindo y educado. Viene de la capital del país con su chofer y guardaespaldas como acompañante, prácticamente la casa la quiere hacer toda nueva, a si que me pidió que fuera a diario para ir viendo las modificaciones y lo mejor de todo es que quiere que yo me quede con él todo el proyecto.- Continuó emocionado.

-Lo abrace Arqui, fue algo mágico; su aroma; su cuerpo; sus ojos; su piel y esa paz que sentí al tenerlo pegado a mi. Jamás tuve tantas ganas de reventarle el culo a nadie como a él, está delicioso y esa combinación entre inocencia y perversión me vuelve loco. Lo tengo que tener Arqui.

-Cuauhtemoc Lopez tiene que ser mío, no me importa contra quien me enfrente, él será la estrella que alumbre mi camino.- Finalizó su hermano.

-Eso suena muy bonito pendejo ¿pero cómo lo harás? Para empezar es rico, dices que el morro está más bueno que la chingada, es buena onda, cocina bien y para colmo es guapo. ¿Y tu? Osea si estas guapo, tienes buen cuerpo, y la vergota cuenta como punto a favor creo, pero pues nada más carnal.- Dijo arqui más tranquilo.

-¡Pinche puta amargada weeeeeey! ojala te coja un perro por mamón. pues a ver que pedo, pero ya mañana sera otro dia para ver a Temito. Me iba a bañar pero aun su aroma esta en mi, así que hoy no.- Su hermano se dispuso a dormir, dejando a Arquímedes intrigado por el tal Temo y su encanto tan especial.

Esa noche era la primera de muchas en las cuales Aristóteles sólo pensaría en Temo, el nuevo sol que alumbraría su vida.

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Temo despertó tarde ese sábado, contrario a su costumbre de levantarse temprano para poder aprovechar la mañana con sus rutinas de ejercicio y para desayunar como es debido. Pero los recuerdos del dia anterior no lo habían dejado dormir hasta ya muy entrada la noche y para su vergüenza sólo después de tocarse a sí mismo.

Tan solo de recordar el musculoso cuerpo de ese albañil se ponía caliente, pero ese aroma tan profundo y masculino fue lo que más lo abrumó y aunque Temo mantenía su virginidad anal intacta. Sabía de antemano que su pequeño ano pedía que lo alimentara con la verga de ese macho, cosa que aunque parte de su ser deseaba a gritos su yo más consciente le decía que no era prudente.

Había salido por casi 2 años con Jerry Barreiro un chico con una belleza abrumadora y un encanto sobrenatural. Era también conocido por casi todos los círculos sociales que frecuentaba Temo. Su familia era famosa por el despacho que llevaba su apellido; conocidos en el mundo empresarial por siempre conseguir lo que querían, aunque en palabras de su papancho “sus métodos son muy cuestionables”. Se conocieron en una fiesta que dio Mely una amiga muy allegada de Diego y él, aunque también había sido su novia; la primera y única de hecho...

Decidió bajar antes de que sus pensamientos lo llevará a divagaciones que no quería tener en ese momento, aunque el tema de Ari el albañil caliente rondaba muy cerca de la superficie de su mente.- Buenos días Roberto, ¿Desayunaste ya?.- Saludo Temo al entrar a la amplia y practicamente vacia cocina.- Buenos días Temo, no aun no desayuno pero estaba por hacer café de olla pude conseguir uno que olía espectacular ayer que salí por la despensa ¿quiere que le prepare uno?.- Dijo su chofer vestido solo con un short bastante corto y ajustado además de no llevar camisa.

-Eso me gustaría mucho y deja que papi Temo se encargue del desayuno. Por cierto, que buenas tetas y abdomen Roberto.- Su joven y atractivo jefe rozo suavemente las yemas de sus dedos por su pecho, dirigiéndose hacia la amplia alacena. Roberto no pudo evitar bajar su mirada y observar ese hermoso culo que era la perdición de cualquier heterosexual.

El chofer recobro la compostura al recordar la furiosa cara de Pepe López.- Si mmh, si prefiere que me cambie yo lo haré con gusto Joven Temo.- Dijo lo más serio que pudo, hasta que la melodiosa risa de su protegido lo distrajo.- ¡jajajajaja! no seas ridículo, estoy jugando contigo yo te aprecio Roberto jamas te faltaria a ti o a tu familia el respeto de ninguna manera y se que tu a mi tampoco. Además nunca un chico gay y joven como yo va permitir que un macho musculoso, guapo y casado se vista si puede evitarlo por no mencionar que Diego me mataría si le digo que te deje hacerlo.- Le dio una de esas famosas sonrisas que aseguraban que todo iba a estar bien y se volteo.

Roberto suspiro aliviado al dejar de sentir esa enorme presión que todo aquel que recibiera un coqueteo inocente de Cuauhtémoc López debían sentir, aunque una punzada de decepción también lo acompañó. Definitivamente su joven jefe era ajeno a las bajas pasiones que levantaba, ahora comprendía más a Pepe.

-¿Oye Roberto, y cual es tu opinión del cholo que vino ayer?- Roberto pudo oír la ligera tensión en la voz de temo, pero agradeció la salida que se le daba a sus pensamientos.- Pues dejando de lado su apariencia parece una persona bastante decente, aunque pude notar también cómo lo miraba durante toda la comida y parte de la tarde.- le contestó al bajito.

-¿Si, y como me miraba segun tu?- El joven disimulo su curiosidad tomando varios de los ingredientes que trajo el dia de ayer.- Temo, no mames que no te diste cuenta que te miraba como los perros a un trozo de carne, y uno muy jugoso por como casi babeaba cada vez que usted se acercaba para decirle algo.- le contestó con burla en su voz.

-¡Ay pendejo, claro que no!- Contestó su jefe de manera nerviosa, aunque era bastante tierno su sonrojo.- Claro que sí Temo, pero no se le puede culpar realmente, como ya le había dicho antes su belleza hace tambalear la sexualidad de cualquiera. Además la ropa que traía puesta ayer era demasiado sugestiva por así decirlo.- Roberto tenía que reconocer que el día de ayer Temo había robado muchos suspiros a lo largo del día.

-Ni me lo digas, quitarme el pantalón fue todo un reto y por un momento pensé que se me había perdido un huevo porque se me subió ¡Weeeey!, yo no se como Diego puede usar esa ropa como sin nada.- Temo había entrado en modo drama.- Además de eso, Diego no me dejó traer nada de mi ropa habitual; me amenazó de hacerme cosas horrorosas si me atrevía a usar otro tipo de prendas que él no haya aprobado, y eso no es lo peor.- Su joven jefe dejó de cocinar para verlo muy serio.

-Me di cuenta cuando me estaba bañando que mi ano esta super irritado porque Diego me obligo a usar tanga, quesque segun él si usaba otra cosa arruinaria la vista de mis pantalones.- Roberto casi se ahoga cuando su imaginación trato de recrear la imagen del punto más íntimo de su jefe de un delicioso color rosáceo <<¡PIENSA EN PEPE LÓPEZ, PIENSA EN PEPE LÓPEZ!>>.

-¿Estas bien Roberto? te ves pálido.- le dijo temo como si no hubiese dicho nada fuera de lugar, a veces era tan jodidamente inocente.- No, nada Temo todo bien, toma tu café a ver si te gusta.- dijo el mayor con disimulo en su voz.

-Mmmmh, esta perfecto gracias.- dio pequeños sorbos a su café y comenzó a servir en los platos lo que había preparado.- Espero te gusten, son los famosos chilaquiles López; se supone que no debo comer esto pero como ya no pude hacer ejercicio pues voy a pecar completo.- Roberto tomó lo que se le ofrecía y empezó a comer con deleite la comida de su jefe, nunca imaginó que cocinara tan bien.-¡Estan bien vergas! ¿donde aprendiste a cocinar?- preguntó curioso ya que era la segunda vez que temo cocinaba y estaba bastante sorprendido.

-Justo después de que Rebeca muriera le pedí a mi Tía Candy y a mi Tía Chela que me enseñaran a cocinar y también me ayudaron mucho las señoras encargadas de la cocina de mi casa.- Roberto sintió vergüenza al preguntar algo que le trajo recuerdos tristes al pequeño.-Yo lo siento mucho Temo, no debí preguntar eso.- Se reprendió mentalmente.

-No te preocupes dejó de doler hace mucho y me dejo muchas buenas anécdotas, y aprecio que te guste mi comida.- dijo temo como si no pasara nada.

-Ahora debemos concentrarnos en la visita de los demás Córcega, Aristóteles me dijo que traería a sus Tíos y papá a ver la casa.- Roberto escucho un poco de nerviosismo en la voz del pequeño, pero puso atención a sus palabras.- Necesitamos calcular junto con ellos los materiales; la cantidad de ellos; las nuevas ubicaciones; las prioridades en las obras y más importante el presupuesto aunque para ser realistas es lo menos complicado.- dijo su pequeño jefe mientras recogía los platos.

Aunque por su aspecto mucha gente creía que Temo era un pequeño niño rico, tonto y mimado, la realidad era totalmente opuesta. Desde que estaba en preescolar hasta la universidad ocupó siempre el primer lugar de su clase y generación; era excelente en deportes a pesar de su pequeño cuerpo, hablaba 5 idiomas además del español y para colmo bailaba, cantaba y actuaba. Y ahora se enteraba que también cocinaba.

-¿Y que propone mi estimado jefe Temo?-pregunto para seguir la platica del pequeño.- Pues de entrada tenemos que prepararnos para recibir a los Córcega, por favor ve al mercado y consigue carnes, verduras, quesos y bebidas. Aaah y plis algo de botana, lo mas seguro es que nos sentemos el día de hoy solo a conversar los por menores.- Temo le pidió mientras subía a su habitación temporal.

&

Aristóteles estaba más nervioso que el día anterior, darse cuenta de la impresionante atracción hacia el pequeño ser irreal lo había perturbado de muchas y muy buenas maneras, pero mostrarle a los demás Córcega no era algo que lo emocionara. Aunque debía ser más profesional tenía que cumplir un trabajo y además hacer primero que el bonito fuera su amigo.

-¿Con que en esta colonia esta la casa de los López? La famosa colonia del Tule.- Dijo su padre a todos dentro de la camioneta en la que se movían.- La verdad no pense que estuvieran cagados en tanta lana esas gentes, las casas aquí no sólo no son baratas sino que debes tener un estatus.- Agregó sorprendido su Tío Tulio.

-¿Como, no entiendo?¿porque es famosa?.- Ari les pregunto con duda genuina en su varonil voz.- Ay hijo, deveras que tu no cambias pa pura madre.- se burló de él Eugenio, el más grande de sus tíos.

-En esta colonia Aristóteles sólo pueden vivir o comprar aquellos que tengan una fortuna ganada durante años de trabajo y que su apellido sea referente de una buen familia. Por eso aunque es la colonia más elegante y prestigiosa, no hay políticos, artistas o nuevos ricos.-Su tío Tulio contestó su duda con algo de asombro en su voz.

Con eso en mente ninguno de los 3 le creyó a Aristóteles cuando les dijo que el enviado por el señor lópez era un tranquilo y amable muchacho de 19 años que sólo viajó acompañado por su guarura. Ellos tenían muchas dudas aún porque el dia de ayer Ari parecía bastante fuera de lugar.

Ellos, sobre todo Audifaz sabían que su sobrino era de un carácter sumamente explosivo, era como muchos lo llamaban un macho Alfa, el menor de los Córcega podía ser increíblemente violento. En una sola ocasión vieron una pelea donde Aristóteles casi mata a su oponente, si no fuese porque 5 jóvenes lo habían detenido no estaría compartiendo el vehículo con ellos ahora.

Por eso cuando Ari llegó muy tranquilo como si hubiese pasado la mejor tarde en su vida, les llamó mucho la atención. La descripción del joven López fue muy escueta, salvo por la insistencia de Ari de que era muy amable y educado. Ellos de verdad no sabían qué esperar y más cuando les llegó con 120 mil en efectivo de parte de él.

-Buuuuueno, pá y tíos aquí es, porfa traten de ser amables.- Les dijo Ari mientras se estacionaban detrás de una elegante camioneta que tenía aspecto de valer más que todo su trabajo anual junto. Cuando descendieron vieron la magnitud de aquella residencia y por supuesto no sabían en qué mente cabe la posibilidad de modificarla o mejorarla.

Tan solo la imponente pared de cantera era una maravilla y al llegar frente a la puerta finamente trabajada supieron porque Ari estaba tan nervioso.- Bueno que esperas Ari, golpea la puerta para que nos abran.- Dijo con cierta tensión su padre, Ari lo obedeció y con la aldaba llamó a la puerta.

Los 3 Córcega de más edad sintieron escalofríos al oír una varonil pero suave voz proveniente del otro lado, la ominosa sensación de que no saber qué encontrarían los inquietaba. Pero al abrirse la puerta entendieron a la perfección porque el más joven de ellos no había podido describir al López.

Lo primero que los golpeó fue un suave y delicioso aroma amaderado, fresco y ligeramente dulce. Después se percataron de lo bajito que era para su sexo, seguido de lo que parecía un delgado y frágil cuerpo aunque prestando más atención se percataron que a través de la fina tela que lo cubría se podían observar músculos discretamente trabajados.

Sus piernas aunque delgadas se veían trabajadas y muy a su pesar bastante tentadoras; la cara era otro problema, para ellos no había manera masculina para describir la cara del bajito sin que sonaran como uno de aquellos “hombres” a los que tanto despreciaban sus anticuadas mentes. Una apenas se le acercaba y era la palabra “Hermosa”.

Pero lo más impresionante de esa cara eran los ojos, esos ojos desprendían un aura opresiva sobre ellos, como si estuvieran ante un ser superior en todos los aspectos posibles. No había manera de que ellos pudiesen trabajar con aquello viéndolos como si fuesen una pelusa en su costosa ropa.

Eso hasta que el casi Divino ser frente a ellos les ofreció una cálida sonrisa.-¡Hola! Soy Cuauhtémoc López, me disculpo por tardar en abrir estaba algo ocupado. Pero pasen por favor.- Los tres soltaron el aliento que no sabían que estaban reteniendo.- Hola Temo, me da mucho gusto verte de nuevo.- Ari sonaba como si fuera un cachorro que veía a su amo después de mucho tiempo.

-Estos son mis tios Tulio y Eugenio Córcega y mi padre Audifaz Córcega. Solo faltaria mi Primo Juan Pablo pero está ocupado acabando otra chambita, después te lo presento.- Ari los presentó ante el joven mientras este daba la vuelta y los encaminaba a una elegante mesa de cristal.

Los tres siguieron al más joven de los Córcega y su extraño anfitrión, observando con curiosidad la inmensa residencia, la verdad ninguno de ellos sabía cómo diablos podían mejorar aquello.- Por favor tomen asiento, Roberto por favor trae la comida mientras yo voy por las bebidas.- El bajito se se fue dejandolos en el hermoso jardín bellamente decorado, Ari parecía desolado por la partida de su cliente.

-Aristóteles ¿que onda, como estas?.- Un sujeto alto con un cuerpo musculoso salió de la casa cargando una bandeja con distintos recipientes.- ¡Hey! Rober aquí con el jefe y los tíos, Temo me pidió que los trajera para hablar de todos los planes que tiene para la remodelación. Veo que hoy vamos a tener más de ese honor.- Contestó Ari con una sonrisa de oreja a oreja, aunque ellos no sabían de qué estaban hablando.

Después de unos momentos el llamado Cuauhtémoc salió cargando una cubeta con cervezas y hielo, además de una pequeña hielera de mano.- Bien, el día de hoy solo nos relajaremos para hablar sobre negocios y sobre los planes que tengo sobre esta residencia, quiero sus opiniones al respecto en caso de que vean que me estoy pasando de verga con algo ¿Sale?.- el menor entre ellos se veía confiado a pesar de su aspecto.

-Muy bien, me parece excelente hablemos entonces sobre qué es lo que necesita.- Contestó Tulio.- Hablemos mientras comemos, se va enfriar y seria una lastima.- Temo parecía dominar muy bien el ambiente a pesar de su edad.

-Esto es delicioso Cuauhtémoc, dígale a la morrita que la preparo que se ganó unos buenos becerros.- Los 3 Córcega mayores vieron de inmediato la tensión en la mandíbula de Aristóteles así como el paso adelante que dio el guardaespaldas de López al comentario de Audifaz.- Pues a menos que a usted no le moleste, y claro eso sin mencionar a su esposa e hijos va tener que darme los becerros a mi. Yo fui quien cocine.- Dijo Temo con desdén y molestia.

-Ya decía yo…- Susurró su padre, solo poniendo a Aris aún más tenso.- ¿Decir que Audifaz?.- Temo dijo indiferente.- Que te ves bastante delicadito, por no decir puñalon.- Contestó altivo su padre al parecer sin saber su posición.- Con que eso piensas solo por cocinarles y ofrecerles de comer a mis invitados.- El bonito parecía divertido con la situación.

-Sabes, es gracioso que algunos machos heterosexuales crean que cocinar, limpiar, coser o algunas otras actividades etiquetadas como femeninas son algo degradante. Pero es una cuestión de perspectiva; tener la capacidad de convertir los alimentos en comida o el simple conocimiento de cómo hacerlo es poder, el que haya elegido privarse de dichas cosas comete un error, porque en el mundo salvaje vale más aquel que puede alimentar a otros que aquel que debe ser alimentado.- Temo sacudió de manera elegante su hombro y fijó sus bellos ojos sobre su Padre.

Audifaz sintió de nueva cuenta esa ominosa sensación de opresión viniendo de la penetrante y profunda mirada de Cuauhtémoc López, sabía que no tenia argumento alguno que pudiese ganar ante aquel ser que lo observaba con diversión.- Disculpe mi atrevimiento Cuauhtémoc.- se forzó a decir.- Señor López, Audifaz. trate de no olvidarlo.- El jovencito tomó una cerveza y se tomo asiento a lado de su hijo.

-Pero coman por favor, casi me quemo varias veces haciendo esa mamada.- Y así como llegó, la tensión se rompió.- Ahora déjenme decirles que la verdad estoy muy feliz por el hecho de que aceptaran nuestras condiciones, es muy importante para nosotros mantener un perfil bajo, ya que mi papancho viene a esta ciudad a descansar.- Temo comenzó a contarles con tranquilidad los motivos de su cambio a Oaxaca.

-Por favor, quiero que sean conscientes que necesito su total apoyo en cuanto al aspecto cultural, de comunidad y de costumbres en la región. La razón por la que quiero cambiar toda la casa es porque no representa ni al país y mucho menos a Oaxaca. Si, es muy bonita pero no tiene raíces.- Temo dio un discurso de identidad nacional y cultural que dejó a todos sorprendidos.

-Bien, no les quito mas su tiempo señores. Agradezco que se hayan tomado la molestia de venir hasta aquí, como parte de la filosofía de los López tratamos de que nuestros empleados trabajen solo de Lunes a viernes, para que se desarrollen en otras actividades los fines de semana, hoy falte a esa filosofía al ser sábado pero a partir del lunes y hasta que finalice este proyecto solo trabajaran bajo ese esquema.- Los 4 Córcega estaban sorprendidos por la imponencia que daba el menor.

-Muchas gracias Señor López, y una disculpa por las palabras fuera de lugar de mi hermano Audifaz. Fue un placer probar su cocina.- Dijo tulio en un tono más que nervioso.- No se preocupe por eso, ese tipo de comentarios los atribuyó a la ignorancia. En fin, los dejo.- Se giro pasando de lado de Ari, pero este lo detuvo.

-Te..Temo, ¿podemos hablar a solas?- Le dijo lleno de nervios.- Pues claro mi cholo piojento, ¿que paso?- Temo sonrió mostrando la faceta dulce y tierna que tanto le había sorprendido.- Mmmmh, q..ue, ¿qué harás mañana?.- Ari se sentía mas pendejo de lo normal, y el no era así era un macho semental seguro de sí mismo, pero el bonito lo tenía babeando.

-Mañana nada en especial, solo voy a buscar un gimnasio porque si no me pondré gordo y feo, no me importaría estar así, pero Diego dice que a nadie le gustan los gordos.- Dijo el chaparrito con esa actitud que nada tenía que ver con aquella que demostró horas atrás.

-¡Yo, yo te llevo! puedes ir a mi gimnasio, no está muy lejos de aquí y así nos veríamos todos lo días.- Ari quería saltar de la felicidad por la oportunidad que se le estaba presentando.- Claro Ari, me encantaría ir contigo al Gym y Roberto también debe ir.- Ari ignoró esa parte de la conversación y solo se enfoco en “me encantaría”.

-¡Perfecto! Después te puedo enseñar Oaxaca para que te des ideas, ¿Que opinas?- le propuso al bonito sin importarle quedar como un desesperado.- ¿Como una cita?.- Temo le dijo haciendo hermosos pucheros.- Como lo que tu quieras Temito.- Contestó emocionado Ari.

Ambos se abrazaron ignorando al resto del mundo a su alrededor, temo inhalo el embriagante aroma a sudor y desodorante que tanto le gustaba, y noto en sus fosas nasales las picantes notas del olor de semen seco proveniente de más abajo del torso de Aris. Al parecer este no se bañaba tan seguido, pero esa fragancia hizo a su irritado ano contraerse alrededor del suave hilo de la tanga que tenia puesta.

Una vez más estaba en el cielo sujetando ese pecaminoso cuerpo contra el suyo, la mejor parte del día sin dudas y mas cuando captó un gemido de parte de su pequeño Temo, rápidamente su enorme verga se puso tiesa y se frotó contra el bajito. Ya soñaba con pasar su pitote lleno de presemen por toda su cara y llenarla de su aroma, para que todo mundo supiera que ese culito era suyo.

Pero el carraspeo de su Tío Eugenio los sacó de ese trance.- Ari, tenemos que irnos y es seguro que el señor López tiene cosas que hacer.- Dijo con algo de incomodidad.- Si, si, por supuesto perdón Temo. Te veo mañana ¡Adiós!.- los 4 Córcega se fueron por la elegante puerta de madera mientras Temo apenas se podía mantener de pie por las sensaciones de su cuerpo.

-¿Temo que fue eso?- Preguntó Roberto.- Eso Roberto, eso fue mi ano gritando que lo dejen chorreando leche...- suspiro, mientras Roberto estaba en shock.

Y asi termino el segundo día entre Ari y Temo, con la promesa de una cita en la que todo podía suceder.

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Imelda Córcega despertó ese apacible domingo muy feliz, el estúpido de su nieto por fin había servido para algo y consiguió que el joven López los contratará formalmente para llevar a cabo ese proyecto que tenían en mente. El dinero que les había entregado sólo por aceptar sus términos sirvió para aliviar las presiones económicas de la familia y dar pequeñas recompensas a sus hijos, nietos y nueras.

Así que si, Imelda estaba feliz pero había algo que no la dejó del todo tranquila. Primero Aristóteles había vuelto de esa cita actuando como si estuviese drogado o bajo el efecto de algo muy fuerte, se comportó dócil, no decía groserías, no sonada con el desinterés habitual en él, además que estaba sonriendo como un idiota.

Segundo, la noche de ayer sus hijos varones parecían haber sido testigos de algo espectacular. Justamente volvieron con la cara que que tenía Aristóteles cuando le pregunto por el tal López. Cuando los interrogó a los 4, solo Tulio atino a decir que era algo peculiar estar ante su presencia.

Tercero, y lo que mas llamo su atención fue el cambio repentino de conducta de sus hijos para con sus mujeres, hermanas e hijas. Audifaz el más machista se ofreció ayudar a su mujer Amapola con la Cena cuando se estaban yendo hacia su casa. Además de Tulio y Eugenio que pusieron la mesa para la cena de esa noche y no dejaron de darles halagos a las mujeres de la familia.

Todo eso después de ver al López, y Tulio antes de irse la dejo pensando al decirle que cuando lo conociera sentía en carne propia la imponente presencia del pequeño ser. Aunque Imelda tenía curiosidad no tenía ganas de conocer al cliente si no era necesario, ella no era una persona impresionable como los demás, asi que no creía nada de las patrañas que dijeron los débiles de sus familiares.

Imelda nunca espero que el encuentro con Temo López terminará minando su control sobre su familia.

&

-¿Oye carnal?¡Carnaaaaal!- Arqui gritaba en su oído mientras él giraba para evitarlo.- Levántate verga de burro, ocupo saber que pedo paso ayer.- Arqui siguió insistiendo.- No estes jodiendo wey, es muy temprano y estaba soñando que le mamaba el culo a Temo, ¡No mames que rico!- Se tapó la cara con el antebrazo.

-¡Ya weeeey! no seas mamon y cuéntame que paso ayer, el jefe venia bien raro, casi casi como tu el viernes.- Dijo Arqui muy intrigado.- Conoció a Temo carnal, eso paso. Y pasadisimo de verga we, mi temito bebé hermoso dejó bien callado al jefe.- Ari sonrió con cariño al recordar la escena.

-¿Y eso porque?- Arqui estaba muy ansioso por saber.- Pues porque el jefe le dijo que era maricón por cocinar para nosotros, pero mi bello Temo lo mando a la verga diciendo básicamente que era más importante el que da de tragar que el que traga. Obvio él lo dijo más elegante pero yo estaba poniendo más atención a cómo se vea su culito ayer.- Ari terminó por levantarse y estirarse.

-¿Por cierto, qué hora es? Tengo que alistarme.- Ari le dijo emocionado.-¿Para que? Es domingo wey nunca haces nada.- Su hermano parecía bastante animado esa mañana.-Pues van a ser las 10 de la mañana, pero ¿a dónde vas o que?- Arqui insistió en la pregunta.

-Tengo una cita con mi Temito bebe precioso.- Su hermano se estaba volviendo un adolescente enamorado nuevamente; uno de metro ochenta, con más de 80 kg de peso y una verga que podría matar de un golpe a un perro.- ¡En serio!¿Así que si salio puto?.- Su hermano debía tener mucha suerte.

-Para ser sincero no lo se Arquímedes, solo se que existe una magia entre nosotros que no se puede evitar. Es super raro hermano cuando lo tengo cerca me siento en paz como si todo fuera a estar bien, y lo deseo tanto Arqui que empiezo a sentir que es algún tipo de demonio sexual.- Ari parecía bastante serio.

-No me voy a quebrar la cabeza con eso ahora, debo bañarme y ponerme guapo para él aunque dudo pueda por lo menos llegar a igualar su belleza.- Ari abandonó la habitación que compartían dejando a Arqui aún más curioso por el tal Temo, estaba sorprendido de que en 48 horas su hermano y su papá estaba visiblemente afectados por haberlo conocido.

-Debo conocerlo, para ver si es tan magnífico como dicen…- Susurro el menor, al vacío de la habitación.

&

-¡A TI TE QUERÍA VER PEQUEÑA PUTA TRAIDORA!- Diego le gritó en cuanto respondió su videollamada.-¿¡Ay, porque vergas me gritas!?- Le dijo temo saltando del susto- ¿Como que porque pendejete? ¡48 horas! y no has sido para mandarme ni un puto mensaje.- Su mejor amigo se veía molesto.- Perdón amiga, estaba muy distraído.- Y era verdad, estaba pensando en un cholo piojoso con olor a macho.

-A mi no me vengas con esas mamadas Temo, para mamadas las que yo me aviento. Todavía que me tomo la molestia de mejorar tu imagen, eres una puta fea, ya no te quiero.- Sabía que no se iba a calmar hasta que le ofreciera algo jugoso para distraerlo.- Diego, amigo. Tengo una cita.- Inmediatamente esas palabras salieron de su boca, los ojos verdes de su guapo amigo se fijaron en él.

-Wow, ¿así que la perrita de mi amigo tiene juguete nuevo?- Diego parecía genuinamente interesado.- En 48 horas conseguiste macho nuevo en Oaxaca, tu culito debe tener mucha hambre.- su amigo lo miraba divertida y pervertidamente mientras él se ponía rojo.
-¿Como se llama?¿Esta guapo?¿Esta mamado?¿La tiene grande?¿A que se dedica?- Diego lo bombardeó con muchas preguntas seguidas que él comenzó a responder como pudo.- Se llama Aristóteles Córcega, supongo, super mamado weeey, pues se le siente grande la verga y es albañil.- Dijo en orden.

-¡Espera!¿Que?¿ Albañil dijiste? Temo, ¿estas urgido o algo asi?- Diego sonó bastante sorprendido.- Comprendo perfectamente que uno llena el vacío anal y existencial con objetos o las caricias de un hermoso chacal, pero de eso a una cita con un albañil hay mucha diferencia.- El de ojos verdes le dijo entre serio y burlón.

-Aveces me pregunto seriamente porque somos amigos, sabes que eso no me importa Diego. Y aunque lo digas de manera despectiva es algo bastante decente, lo único que me causa conflicto es su vestimenta; pero salvo eso es muy atractiva su presencia para mi.- Temo le dijo seguro de sí mismo.

-¡Esta bien. esta bien! Tranquila putita, ya no voy a criticar a tu albañicholo. ¿Y que? ¿Vas a que te llene de su mezcla el culo?- Diego se estaba meando de la risa por la leperada que le dijo.

-¡Ay, asqueroso! solo vamos a que me muestre el gimnasio donde entrena y después me dijo que me mostraria lugares de Oaxaca para ver si me inspiran.- Le respondió Temo con un sonrojo en su cara.

-Mi bello Temo, a veces eres tan inocente que caes mal. Pero bueno, como el único amigo que soporta tu estupidez voy a darte el gusto de modelarme, a ver encuerate pendejo y deja que Daddy D´or te vista putita.- Temo se vio obligado por su manipulador amigo a desfilar distintos atuendos para él hasta que estuvo satisfecho.

-¿Por cierto, como esta tu ano?- Le pregunto diego de manera repentina después de aprobar su vestuario para ese dia.- ¡SI PENDEJO! ¿porque vergas no me dijiste que se me iba a irritar el culo?- Temo le gritó a su amigo alterado.- ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! Andele por ogete.- Diego estaba casi llorando de la risa.

-Ya, ya en serio, se me olvido decirte que podrías irritarte un poco, con algo de crema humectante estará tan bello y rozagante como siempre.- Diego le sonrió.- Y cuidate mucho Temo, no vayas demasiado rápido, piensa bien las cosas y sabes que siempre voy a estar para tí... toujours pour vous, mon cher ami.- Su único amigo le sonrió dulcemente y finalizo la llamada, siempre era así cuando Temo le preocupaba y no quería mostrar debilidad.

Ahora debía alistarse, ya que Aristóteles pasaría por él para que éste aprendiera el camino de la casa al gimnasio. Dio un último suspiro preguntando si esto estaba bien y comenzó a prepararse.

&

Aristóteles llegó a las 2 en punto a la puerta de casa del hermoso ser llamado Temo, y estaba sumamente nervioso. Había escogido lo que según él eran sus mejores ropas, pero no estaba seguro si era algo medianamente decente al lado del aspecto del pequeñito. Si se vestía hoy como los días anteriores no quedaría tan mal, se dijo.

Se había puesto una playera algo holgada pero que según él acentuaba bien su estilo ligero y despreocupado, el pantalón elegido era una talla más grande de lo que le correspondía para mantener la comodidad en caso de que comieran en algun lado, ademas traía encima un suéter de zipper. Y sus tenis favoritos.

Cuando golpeo la puerta con la aldaba escucho el suave caminar de Temo, pero no estaba nada preparado para lo que vio y en definitiva ahora parecía un pepenador. El pequeño hermoso vestía una playera de manga larga con gorro incluido prácticamente fusionada a su piel, de un color rojo intenso que solo hacía resaltar el bello brillo de su blanca piel y delineaba cada curva y músculo de su cuerpo. El negro pantalón dolorosamente ajustado a las piernas de Temo solo hacía que su culo se viera más grande, jugoso y mordible.

Y observó algo que no había notado antes, lo pequeños que eran los piecitos de su hermoso bebé. Si sus cálculos no fallaban debía rondar el número 4 o 5, eso significaba que podía usar uno de sus tenis como llavero, lo cual solo término por excitarlo más.

El carraspeo de Temo lo sacó de su pervertida mente.- Mmmmh, ¿todo bien Ari?- susurro el bonito.- Claro Temo, ¿puedo abrazarte?- Dijo mientras ya lo estaba atrayendo a su musculoso pecho.- Menso, si ya lo hiciste.- Dijo Temo enterrando su rostro en él.

Ari delineo el cuerpo exquisito de Temo bajo esa fina ropa y aspiró su suave aroma como si de una droga se tratase. Temo por otro lado no dejaba de recordar las palabras de Diego pero aun así, inhalo el masculino aroma que tanto alteraba sus más profundos deseos. Se separaron cuando notaron el tiempo correr y sus deseos filtrarse.

-Vamos bonito, déjame guiarte en este mundo llamado Oaxaca…

&

Cuando llegaron al gimnasio donde Ari entrenaba, Temo quedó sorprendido de la calidad del mismo; para ser sincero consigo mismo, no esperaba ese nivel en un Estado como ese. Pero Aristóteles le dijo que su dueño Ben era un apasionado del ejercicio y cuando lo conoció lo confirmo.

Ben Zárate vio como su amigo Aristóteles Córcega entraba por la puerta de su gimnasio, acompañado de lo que inmediatamente noto era el mejor “triple C” que hubiese visto en la vida. El acompañante de Córcega apenas y pasaba el 1.60 por lo cual debía ser muy ligero para sementales como él y Aristóteles que pasaban el 1.80 de puro músculo. Por ello sacó el pecho y a fino su varonil voz para recibirlos.

-¡Que pedo Córcega! Pensé que descansabas los domingos bro. ¿Y quién es este pequeñin?- Ari noto de inmediato el interés bajó la voz seductora de Ben, si bien solía solo ir por mujeres este nunca se negaba a la “triple C”, bonita Cara, buen Cuerpo y Culo mamalon. Y Temo a su lado era el ejemplo perfecto de esas características reunidas y llevadas a la perfección.

-¡Temo! se llama Temo, Ben. No pequeñín y respetalo por favor.- Ari le dirigió una mirada de advertencia a Ben, que este al parecer no capto.- Hola Ben, mucho gusto. ¡Wooooow! Estas super mamado.- Dijo Temo con los ojos brillantes de emoción.- ¿Te puedo tocar?- Preguntó el pequeño, sin ver la cara de Ari convirtiéndose en una expresión de desagrado o la de Ben que se veía complacida por su atencion.

-¡Claro Temo! tu puedes tocar lo que quieras, cuando quieras y cuantas veces quieras.- Dijo Ben en un tono seductor.-¡¿En serio?! Gracias, que lindo eres. Woooow, que brazote.- Esa debía ser una puta broma, Temo no se percataba del coqueteo de Ben y también era ajeno a lo que estaba haciendo.

-¡Cuauhtemoc! ¿Porque no te pones a leer este folleto sobre los beneficios del gimnasio y los costos? Mientras yo hablo con Ben, a solas.- Remarco esto último mientras le entregaba el papel a Temo.- Esta bien, lindo cuerpo Ben.- le guiño un ojo y se giró a sentarse a leer.

-¡No te pases de verga Córcega!¿Ya le viste el culo, las piernas, esa cintura y la boca?¡Su puto ano debe ser una obra de arte!. No mames Ari, me lo tengo que coger cabrón y sin condon papa, quiero un bebe de esa puta.- Ari luchó contra todos los pensamientos de asesinato que invadieron su mente y apretó con toda su fuerza reprimida el musculoso brazo de Ben.

Se deleito como un pinche enfermo cuando vio la expresión de dolor de Ben, nadie en ese gimnasio era más fuerte que Aristóteles Córcega, ni Ben que se veía más musculoso.- Escúchame bien hijo de tu puta madre: jamás vuelvas a usar una grosería para dirigirte a Temo cabrón; no vuelvas a verlo con esa cara de enfermo; no lo toques; no te lo intentes ligar, es más no respires cuando este cerca de tí porque si lo haces te mato Carnal. ¡Entiendes!- Ari no lo soltó hasta que el pálido rostro de Ben asintió.

-¡Ya wey, ya entendi! Perdón, no sabia que era tuyo.- Ben acarició la zona donde Aristóteles lo había tomado, sabía que no estaba mintiendo con su amenaza ya todos conocían el carácter del Córcega.- Que bueno wey, porque me caes bien como para matarte a golpes; y no, aun no es mio pero será mi morro. Ahora se un buen anfitrión y muestrale el gimnasio.- Ari llamó a Temo y Ben sintió lastima por el pequeño, no sabía que Aristóteles Córcega era un cabrón dominante y celoso.

Pero Ben no sabía que Temo era una fuerza de la naturaleza difícil de contener...

&

Temo y Ari abandonaron el gimnasio después de que el primero pagará. El pequeño pudo notar la incomodidad de Ben al estar a su lado, pero lo dejo pasar y prefirió ver las instalaciones del mejor gimnasio de la capital oaxaqueña en palabras de su dueño. Ahora su acompañante manejaba su elegante camioneta al centro de Oaxaca para mostrarselo.

Cuando encontraron estacionamiento decidieron bajar y caminar por las hermosas calles empedradas del centro, un ambiente relajante se envolvió alrededor de ambos, a pesar del silencio surcado por los ruidos ajenos de la calle, nada se sentía mal. Temo fue el primero en romper esa confortable burbuja ausente de ruido.

-¿Puedo preguntar porqué te vistes asi?- Dijo suavemente con algo de pena.- ¡jajaja! ¿como así?- Ari tomó la pregunta con humor.- Pues con ropa que no te favorece en nada, no soy muy experto en esas cosas. Pero hasta yo puedo notar que lo que usas opaca tus atributos.- Dijo Temo con temor en sus palabras.

-Nunca nadie me había dicho eso, solo pensé que me miraba bien. Mi estilo siempre ha sido este, relajado.- Respondió Ari aun con humor.- Eso no es relajado piojoso, es descuidado. Casi como si te diera pena mostrarte como eres.- dijo su pequeño compañero.

-Bueno, eso seria muy lamentable para alguien que aspira a ser modelo.- Temo se sorprendió por la respuesta de Ari.- ¡Es neta! nunca imagine que quisieras eso, y si es así ¿porque sigues de albañil?- Una pregunta legítima a oídos de Ari.- Bueno, eso seria porque nadie ha creído en mí como para apoyarme en esa locura.- Le dio una triste sonrisa a Temo y se sorprendió de lo fácil que era hablar con él.

-Eso se acabó, yo te creo, te apoyo en tu locura y te voy ayudar a cumplir tu sueño.- Temo le dio una hermosa sonrisa que nunca había visto, sintió como una ominosa oscuridad abandonaba su corazón y un sentimiento de paz infinita se albergó en su lugar. En ese momento quedó cegado por la infinita luz que aquello llamado Temo emanaba y supo que solo había logrado ver su exterior, pero sí veía en lo profundo de sus maravillosos ojos todo el universo podía ser contemplado.

Ari sintió las lágrimas bajar por sus mejillas, pero no eran de tristeza, eran de felicidad pura. Había encontrado a alguien que creía en él y que estaba dispuesto a ayudarlo. Una razón más para hacer que ese hermoso destello de luz llamado Temo fuera el que alumbrará su camino. Solo debía esforzarse y ser día a día una mejor versión de él.

Unos labios calientes tocando su mentón lo sacaron de su mundo.- Oye, ¿dije algo malo?- El bajito beso la lágrima que bajaba por su mentón y le susurro esas inocentes palabras.-No, al contrario. Me dijiste lo que jamás pensé en escuchar, muchas gracias Temo.- Lo tomo entre sus brazos y se prometió nunca dejarlo ir.

-Muy bien piojoso, nos tenemos que poner de acuerdo para quitarte esa finta de cholo. Ahora se bueno y llevame a comer, me muero de hambre.- Dijo Temo mientras se adelantaba y él podía sentir como su cuerpo se obligaba a seguirlo con gusto. La atracción se convirtió en algo más fuerte para él.

&

Después de preguntarle a Temo si era exigente respecto a los lugares en los cuales comía y la respuesta negativa de este, Ari decidió llevarlo a su lugar preferido. La “Guaracha Feliz” era la mejor fonda según él, era barato y la comida tenía proporciones bastante decentes por supuesto con un gran sabor.

-¿Es neta Aristóteles?¿Una fonda?¿La Guaracha Feliz? No si tu si sabes matar el ambiente piojento de mierda.- Temo le dijo muy serio tapando su bello rostro, Ari de inmediato se sintió invadido por la tristeza e incertidumbre, como se le había ocurrido eso.- ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA! ¡TU CARA WEY, NO MAMES!- Temo se agarró el estómago y comenzó a llorar por la risa.- ¡ME MEO CHOLO, AIUDA!- El bajito daba saltos como loco.

-Mucha pinche risa putito, te woa meter unos vergazos a ver si te ries.- Ari dijo aliviado al oír que era una broma.- Mientras los vergazos sean literales y en la cara, yo encantado.- Le guiño un ojo y le dirigió un beso el pequeño Temo.- Bueno, ¿vamos a comer o no?- Ari tuvo que forzarse a sí mismo a caminar después de lo dicho por su pequeño acompañante.

-S..i si claro vamos.- Entraron ambos a la pequeña fonda coloridamente decorada y tomaron asiento en una pequeña mesa retirada del bullicio.- Qué desean ordenar muchachos.- Les dijo una amable mujer con una agradable sonrisa.- ¡Yo primero! Avientame unas tlayudas de chorizo con quesillo bien ricolinas por favor.- Temo dijo muy feliz.

La mesera sonrió muy divertida al ver la felicidad en cara del pequeño y guapo muchacho y volteo a ver al otro hombre.- ¿Y usted?- le pregunto al atractivo hombre.- A mi deme un molito por favor.- le sonrió.- ¡Perfecto¡¿Algo de beber?- pregunto de nuevo.-Una cerveza Indio por favor, para mi.- Le sorprendió Temo por su elección de bebida.

-Bueno como yo voy a manejar una camioneta muy costosa, Agua de Limón por favor.- Ari se quejo.- Maricona…- Temo susurro con gracia.- Enseguida jóvenes, y permitanme felicitarlos por hacer tan hermosa pareja.- La mujer no dio oportunidad para la corrección y se giró al instante.

-Buenooooo, ya que al parecer somos novios. Cuénteme algo de su vida, por ejemplo ¿Como se llaman tus papás?- Dijo Ari con curiosidad.-Francisco López, Laura Torres y Rebeca Treviño.- dijo Temo con tranquilidad mirándolo a los ojos.- ¡Aja! ¿porque tres?- continuó el de pelo rizado.

-Pues porque papancho se volvió a casar después de que mi mamita Laura muriera dándome a luz, Rebequita fue mi segunda madre hasta que falleció en un accidente.- Le dijo ofreciéndole una linda aunque triste sonrisa.- Ay Temo, perdoname yo no quería hacerte sentir mal.- Ari no sabía bajo qué piedra meterse.

-No te preocupes piojento, todo bien.- Lo tranquilizó su bebé, mientras la mesera les dejaba la comida.- Disculpen la tardanza.- La mujer colocó los platos frente a ellos junto a las bebidas y de nueva cuenta les sonrío.- Cualquier cosa estoy a sus ordenes.- Y se fue.

-Temo, neta no quería recordarte eso, perdon soy un imbecil.- Ari seguía reprendiendose por esa pregunta.- Que no te preocupes, mejor te digo que tengo 5 hermanos mas.- Temo lo sorprendió con ese dato.- Se llaman Pepe, Ana, Guadalupe, Lupita y Julio. Estos últimos son los que se vendran a Oaxaca junto con papancho.- Temo parecía feliz al hablar de su familia.

Ari y Temo comenzaron a platicar plácidamente sobre sus metas, sueños y anhelos mientras comían la deliciosa comida del lugar. Las horas pasaron como minutos y pronto se oscureció por lo que ambos decidieron salir del lugar. Temo insistió mucho en pagar la cuenta como agradecimiento por guiarlo todo el día, y Ari perdió en cuanto el pequeño hizo pucheros.

Ari manejo la lujosa camioneta de Temo como lo había hecho todo el día y los llevó hacia la residencia de los López. Justo después de estacionarse tras el viejo auto que Ari usaba, un tenso silencio se instaló entre los dos. Aristoteles se giro para ver a Temo y despues de una profunda respiración le hablo.

-Temo, ¿Puedo besarte?.- Susurró mientras invadía el espacio personal del menor, Temo se giró a verlo a los ojos y con un ligero asentimiento también se acercó. Ari tomó entre sus callosas manos el delicado rostro de Temo y posó sus delgados labios sobre los suaves y rosados del pequeño.

Inmediatamente conectaron Temo sintió la electricidad del primer día recorrerlo, aunque debía admitir que Ari era muy malo besando. Después de todo Ari era uno de esos chicos malos musculosos y machotes que creían con verse bien y tenerla de caballo bastaba. Temo rio internamente por su pensamiento y alejó a Ari un poco.

-Oye mamado, tranquilo. No me muerdas tanto y no me babes, no me voy a ir corriendo.- Temo le susurro y Ari se sintió mas pendejo de lo habitual, nunca nadie lo había criticado por su forma de besar.- Perdón, es que me pones bien caliente Temo, ¡por favor dejame tocarte!- Ari le susurro entre besos y caricias torpes en su rostro.

Temo decidió arriesgarse y subir aún más la apuesta. Tomo las manos de Ari y las colocó en su cintura, mientras él llevaba una de sus manos a la entrepierna del macho que lo devoraba. Inmediatamente hizo esto pudo notar que en efecto Ari era un semental completo. La cosa bajó su mano era enorme y palpitaba demandando su atención.

Ari se sentía en la gloria, los labios de temo eran mejor de lo que pensaba. Más suaves de lo esperado y tomando el consejo del precioso ser disfruto más de sus besos. Y cuando Temo agarro sus manos y las puso en su estrecha cintura las cosas solo mejoraron. Se dio la libertad de meter sus manos bajo la delgada tela que la cubría. Tanteando con miedo a romper algo hermoso y delicado como la piel de temo que era suave al tacto y ligeramente cálida.

La sorpresa lo invadió cuando Temo tocó su bulto sobre el pantalón que llevaba y solo aumentó cuando la mano del pequeño bajo su cierre y se coló dentro del boxer, apretando su gruesa verga. Captó un gemido de sorpresa y excitación cuando su bebé noto el tamaño de su pene, eso lo animó a cometer una locura.

Usando su fuerza atrajo más el pequeño cuerpo frente a él e inclinado como estaba, tanteo su camino a traves del pantalon de Temo solo para notar que este llevaba una delgada tanga. Eso solo hizo aumentar más su deseo y apretó con su mano libre el redondo, grande y suave culo de su pequeño. Los gemidos de Temo le decían que estaba haciendo bien así que se animó a algo más arriesgado.

Entre la espesa niebla de excitación y deseo que consumía lentamente a Temo, este sintió como la enorme y callosa mano de Ari apartaba ligeramente su tanga. Para después con una delicadeza que rodeaba la devoción, tocar con la punta de su dedo anular su pequeño y palpitante ano.

Temo soltó un gemido que jamás se había escuchado hacer, ni cuando Jerry había chupado su culo. Ari hizo algo de presión y sintió como su esfínter lo chupaba hacia dentro de su cuerpo. La enorme verga de Ari latio y el solo apretó la enorme cabeza que chorreaba presemen.

Su beso continuó durante varios deliciosos minutos hasta que Ari decidió que aunque quería tomarlo en ese momento, debía ir más lento para que su bello bebé no pensara que solo se lo queria coger. Así que muy a su pesar se separó de él no sin antes besar su frente, y con la mirada vidriosa de Temo sobre él, chupar el dedo que había estado en su interior.

-Mmmmh, eres delicioso Temo.- Dijo mientras saboreaba su dedo.-Pero recuerda que la próxima vez pienso probar directamente la fuente.- Se giró y abrochó sus pantalones para después bajarse de la calurosa camioneta.

Temo quedó paralizado unos instantes ante las acciones de Aristóteles, su ano estaba palpitando como si gritara por la atención del atractivo macho que lo había invadido. Pero se recompuso no sin antes llevar la mano que había tocado la gran verga de Ari a su nariz y aspirar el suculento aroma a macho que desprendía. Y probando algo del presemen del mayor que aún perduraba entre sus dedos.

Ambos se despidieron dándose un casto beso, que nada tenía que ver con la pasión de los anteriores. Los dos preguntándose si eso era el inicio de alguna historia de amor.

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
Polita aun estaba despierta cuando escucho la puerta de su pequeño pero acogedor departamento abriéndose, se giro solo para ver al mayor de sus hijos cruzar el portal de la puerta. Le llamó la atención el aspecto salvaje y cargado de sensualidad que tenía, ella aunque era su madre, no era ajena a los comentarios que se hacían sobre su hijo.

Aristóteles había crecido muy bien de todos y cada uno de los lugares correctos, lo único que su bebé no tenía era mucha inteligencia. Quitando eso y su carácter explosivo podría decir que su hijo era un monumento de hombre, por eso verlo tan cambiado de la noche a la mañana llamó profundamente su atención, no había tenido oportunidad de charlar con él como lo hacía antes, desde que inició una vida sexual plenamente activa.

Su niño ya era un hombre pero sintió dentro de sí, que esa era la oportunidad de hablar con él y así lo hizo.-Hola mi amor, ¿donde andabas? No te vi en todo el día y eso que es domingo.- Dijo Amapola animada por ver a su distante hijo.- Hola ma, andaba con Temo fui a mostrarle el gimnasio donde entreno y el centro de Oaxaca.- Dijo su Ari bastante animado, como si fuese aquel de años atrás.

-¿Temo? ¿El cliente nuevo?- pregunto curiosa.- Si mami, ese Temo.- Su niño se sonrojo al decir eso, como si tan solo decir ese nombre evocará los más hermosos sentimientos. <<¿podría ser que su bebé estaba enamorado de ese niño? ¿Pero el era heterosexual no? De cuántas cosas se había perdido>> Pensó en lo profundo de su mente.

-Pero cuentame como te fue mi amor, te veo muy feliz. ¿Pasó algo interesante?- Amapola estaba realmente interesada, sin importar lo que le dijera su pequeño Ari.- ¡Ay mama! No me preguntes esas cosas me da pena.- Ari volvió a la actitud inocente que tenía antes de que el veneno de los Córcega infectara su corazón.

-¿Porque pena mi amor, soy tu mama?¿O mi bebe hizo algo malo?- Ari se sonrojo pero le dedico una linda sonrisa.- ¿Es que no se como lo tomes ma? Yo mmmh, puede que no sea lo que ustedes esperaban y así.- su niño de metro ochenta susurro con algo de temor en sus ojos.

-No mi vida, tu siempre vas a ser mi bebé revoltoso y eso no lo va cambiar nada. ¿Ahora dile a Mami, que te pasa?- Amapola atrajo a su hijo hacia su regazo y este empezó a llorar.- Esque mami, yo siento...no, yo estoy seguro que estoy enamorado de Temo, y se que solo han pasado 3 dias pero se que es el, es el correcto todo él es hermoso. Mami, por favor ¿dime que esta bien?- Ari decía entre sollozos, ya no esperaba la aprobación de nadie daba por hecho que nadie creería en él, hasta que llegó Temo.

Ahora lloraba como un bebé sujetado al regazo de su madre, a la cual por alguna razon habia dejado de lado desde que sus sueños fueron reprimidos. Pero ahora sentía como si hubiese vuelto a casa, y se sintió mejor cuando escucho las palabras suaves de su madre.- Ay mi Ari, ¿cuando amar a estado mal? Si estas medio pendejito mi amor. Obvio no pasa nada, tal vez deberías no decirle a tu padre tan pronto, pero cuentas conmigo.- Su mamá le sonrió y lo apretó a su cuerpo.

-Solo una cosa mi vida, si creo que es muy rápido y muy repentino lo que sientes por ese niño. Pero si de verdad tu estas seguro de que es amor, ve con todo bebe.- Amapola beso la frente de su hijo y acaricio su cabello rizado como cuando era un pequeño niño y no un hombre como ahora.

-Gracias, muchas gracias mami de verdad. Y voy a necesitar mucha suerte, porque Temo es demasiado, ya quiero que lo conozcas. Vas a ver que te va a encantar, hasta mi papá le tiene respeto.- Y Ari tenía razón, desde ese encuentro con el joven, audifaz había sido más considerado y amable con ella.

Ahora una verdadera curiosidad la embargaba, quería conocer al causante de que su hijo estuviera tan enamorado y su esposo tan cambiado. Amapola pronto conocería Cuauhtémoc López y se convertiría en una fiel seguidora del culto a Temo…

&

Jerry Barreirio gustaba de fumar justo antes de iniciar un día de clases, algo que a su pequeña puta llamada Temo no le agradaba mucho. Después de meses de convivencia con él pequeño había aprendido a amarlo a su manera retorcida, pero este se había enterado de sus intenciones iniciales para con él.

Sabía que temo regresaría a él, todos lo hacian. Temo a pesar de su belleza era bastante ingenuo del efecto que tenía sobre los demás por lo cual, el enano nalgon no sería la excepción. Jerry sobaba su dormida verga al recordar ese cuerpo que era la envidia de todo el Campus, afortunadamente su ex novio vivía cegado por la ignorancia de su propio aspecto.

Su línea de pensamiento fue cortada por Ian, uno de sus mejores amigos y allegado a Diego. - ¿Fumando tan temprano Barreiro?- Le dijo mientras se ponía a su lado.- ¿Que te valga verga no?- Respondió exhalando el humo hacia el atractivo rostro de su amigo.- Desde que López te dejo has estado de un humor de la chingada wey.- Y tenía razón, Temo era un bálsamo para su habitual carácter detestable.

-Hablando del enano, ¿Te enteraste de la noticia?- Le dijo Ian bastante serio.- ¿Que noticia imbécil?.- Jerry arrojó el cigarrillo al suelo y lo piso.- La mitad de los López abandonara la Ciudad de México, mis padres dicen que los tres López mayores han tomado los cargos directivos más importantes del GILT* y recientemente han aumentado la presión sobre sus enemigos empresariales.- Los 3 López mayores no eran como Francisco su ex suegro, a pesar de su apariencia inocente los hermanos mayores de Temo eran sumamente agresivos en el plano empresarial. (Grupo Inversor López Torres)*

Salvo el grupo OrVero que era su aliado más importante, los López habian iniciado una caza monumental para derribar a otros grupos empresariales. Habían vuelto loco el mercado bursátil comprando y vendiendo acciones como si de barajitas se trataran, por eso sus padres le pidieron hacerse son Temo. Guadalupe López los estaba sometiendo a una presion increible al ir sobre todos los negocios en los cuales habían participado de alguna manera, era ampliamente conocido que nunca fueron bien vistos por la familia del pequeño y menos aún cuando Ana López se enteró que ellos tenían mucho que ver con la casi ruina de los Ortega Rivero.

involucrarse con Temo había relajado un poco la presión sobre sus ellos pero se había ganado en su lugar la enemistad de Pepe López. Eso hasta que todo se fue a la verga cuando Temo descubrió que le era infiel y también los planes de él y sus padres. La presencia oscura y elegante del hermano mayor de su novio esa noche confirmo lo que él sospechaba.

El mayor de los López se apareció justo la noche que Temo había terminado su relación, cuando entró en su casa vio a sus padres pálidos sentados frente a un Pepe que él desconocía, vestido con un traje ceñido a su musculoso cuerpo y con un vaso de Whisky en su mano, su ex cuñado fue claro con ellos. Seguían vivos por la gracia y amabilidad de su pequeño hermano Temo.

Los López podían ser considerados los billonarios más amables y humildes que existían, pero eran a la par extremadamente peligrosos si lastimaba a uno de los suyos. Después de esa noche Ana, Guadalupe y Pepe López habían hecho su deporte favorito arruinar todos y cada uno de los negocios de su familia. Y ahora se venía a enterar que su pequeña perra se iba de la ciudad.

-¡Eso no puede ser posible cabrón!- Grito alterado.- El es mio, no se puede ir sin mi permiso.- Dijo más contenido.- Pues es verdad Jerry, de hecho supe por Bruno, uno de los dildos andantes de Diego que ya se fue.- Eso solo término por deprimir más a Jerry.- No wey, el no se puede ir, es mio.- susurro con dolor.

-Te dije que no le jugaras al verga con Temo, pendejo. Tu sabias que estabas tentando tu suerte.- Y era verdad su amigo le repitió hasta el cansancio que el enano no era idiota.- Sí cabrón pero no mames, te juro que era la última vez que me iba a ver con Yolo.- Aún se arrepentía de ese dia.

-Bueno pues si quieres hacer algo vas a tener que esperarlo, o averiguar a dónde se fue. Nadie en la ciudad lo sabe y tú más que nadie conoce que la lealtad de todos los que rodean a esa familia es infranqueable.- Ian tenía razón, era imposible sobornar a un empleado de los López por información o favores, eran como una especie de secta.

-¿Crees que regrese Ian?¿Crees que me perdone?- susurro las preguntas a su único amigo.-No lo sé cabrón, pero lo que sé es que tienes tiempo para redimirte y cambiar esa mentalidad enferma que tienes. Ahora vamonos, se hace tarde.- Ian lo jalo suavemente al interior del edificio mientras el solo pensaba en todo el tiempo que perdió.

&
Temo despertó el lunes muy temprano, a pesar de que no había llegado tan tarde el día de ayer se había quedado platicando con Roberto sobre el gimnasio y lo emocionado que estaba de plasmar sus ideas para la casa. Como pudo evito el tema sobre porque su aspecto se veía tan desalineado, con labios hinchados y rostro sonrojado.

Pero Roberto no insistió, sabía que su hermano pepe lo había enviado como espía. Pero en palabras de su chofer “entre menos sepa es mejor para mi sanidad mental”. Temo había tenido un orgasmo anal esa noche, mientras aspiraba el penetrante aroma de la mano que había estado tocando el enorme pene de Ari.

Sabía mejor que nadie que después de ese momento todo había cambiado entre ellos, ya no era solo atracción. Había nacido otra cosa, una, que el respeto y cuidado de Ari hacia él hacía crecer dentro de su lastimado corazón. Decidió levantarse y enviarle un mensaje al cholo para pedirle su dirección.

Ayer mientras conversaban se enteró que para hacer la obra que requería necesitan más personas, por lo cual iban a tener que dar varias vueltas por la gente. Así que Temo le haria un favor al llevar la camioneta y de paso podría ver a su macho piojoso. Con eso en mente envió el mensaje y se metió a bañar.

&

Ari se despertó por un mensaje en su teléfono como por la incómoda y dolorosa erección que se presionaba en su abdomen. Intentó acomodarla lo mejor que pudo pero casi 26 cm de verga dura y gruesa como una lata eran difíciles de maniobrar. Pero cuando vio de quien era el mensaje dejó de molestarle.

Su bello y bajito Temo le había enviado ese mensaje mandandole guiños y corazones, además de pedirle la dirección de su casa. Ari no sabía si estaba listo para mostrar la pobreza en la que vivía, pero era incapaz de negarle algo al bonito. Así que envió la dirección seguido de un “¿para qué la quieres?” pero no fue respondido hasta unos minutos después.

Casi volvía a caer dormido cuando el zumbido de su teléfono lo despertó de nuevo, cuando leyó lo escrito salto de la cama y corrió hacia el baño. Su hermoso Temo venía al edificio Córcega.- ¡Ay!, ¿Qué te pasa pendejo?.- Arqui se desperto, para su fortuna estaba de vacaciones.- ¡Mi Temo viene para aca!- Su hermano salió corriendo solo con un boxer puesto y una toalla.

-Interesante, creo que tambien debo alistarme.- Arquímedes se levantó para saciar su curiosidad.- ¿Qué le pasa a tu hermano? Salió corriendo casi en verijas de aquí.- Preguntó su madre al entrar al cuarto.- Pasa que el famoso Temo López viene hacia acá, y yo quiero verlo.- Arqui le sonrió a su madre.

-Pues ya somos dos mi niño, déjame le digo a tu papá a ver qué cara pone.- Amapola salió del cuarto dejando atrás a su hijo menor, para ver a un recién levantado Audifaz en la cocina poniendo agua para café.- ¿Porque tanto alboroto Polita? Aun es muy temprano, el señor López nos dijo que nos quería ver a las 8 am y son las 6 apenas.- Le pregunto en cuanto la vio.

-El señor López viene para acá, por eso el alboroto.- Audifaz perdió 5 tonos de color de golpe y como hizo su hijo salió disparado a cambiarse. Amapola al igual que Arqui estaba sumamente intrigada por conocer al famoso Temo.

&

Blanca Córcega, como todas y cada una de las mañanas desde que vivía en el edificio salia a barrera la calle justo enfrente de su local de comidas corridas. Que eran muy famosas en esa parte de la ciudad, ella era la mayor de las nueras de Imelda y como tal la que más había sufrido la opresión de la anciana.

Hace ya muchos ayeres que ella había dejado sus sueños y aspiraciones de lado sujetándose a los deseos de su vieja suegra. Aunque para ella la fonda que llevaban era un refugio, pero también un recordatorio de que se había estancado, que su sueño de tener un gran restaurante y llevar la cocina milenaria de su tierra por el mundo estaba casi extinto.

Blanca se decía todas las mañana que su familia era su mejor logro, en eso pensaba justamente hasta que vio a lo lejos una lujosa camioneta acercarse mas y mas hacia donde estaba ella. Quedó impactada cuando de ella descendió un bello joven, que al verla le sonrió.

La mujer frente a Temo puso cara graciosa cuando él le dedicó una sonrisa, pensó de inmediato que se podía ver mal o algo asi. Pero recordó que revisó su atuendo más de 5 veces antes de salir así que solo ignoro eso y decidió hablarle.- Buenos días, soy Cuauhtémoc López estoy buscando la casa de los Córcega y según esta madre está aquí, o por aquí.- Le dijo sonriente Temo apuntando su teléfono.

El atractivo joven frente a ella habló y su voz sonaba como una medicina para el corazón, era suave, pero profunda a la vez. Blanca siempre había sido una persona bastante espiritual y sabia que lo que estaba frente a ella era algo más cercano a un ángel que a un humano.-h...hola disculpe me distraje, ¿Cuauhtemoc López dijo? ¿No es usted el cliente importantísimo que contrató a mi marido y sus hermanos?- tras su pregunta la bella criatura con apariencia humana se rio. una risa que jamas olvidaria.

-Me halaga señora, pero no soy importantísimo ni nada por el estilo, pero si ese soy yo merengues.- Humilde, el bello ser era humilde. Blanca no sabía cómo actuar, ahora comprendía el comportamiento errático de los varones Córcega.- ¡Ay, pero que grosera! Pase pase porfavor, aun no abrimos la fondita pero con gusto le doy un cafecito, si es de su agrado claro.- Invito a pasar al joven al negocio con la esperanza de que aceptara su hospitalidad.

La esbelta pero bella figura se movió hacia su espacio personal para responder a su invitación, y en cuanto se acerco, su aroma penetro en sus fosas nasales. Naturaleza, fruta fresca, chocolate y algo que recuerda al hogar componía esa sinfonía de olores. Blanca se sintió 20 años más joven de golpe.- ¡Aaaaah casi se me olvida!.- El joven se apartó de ella y tuvo oportunidad de recomponerse del golpe y ver como este regresaba a la camioneta, casi lamento la perdida hasta que lo vio regresar con una enorme canasta de pan dulce.

-Mi papancho dice que si uno llega muy temprano y con las manos vacías, es lo más cercano a un hijo de puta.- La bonita boca del ángel sabía maldecir y eso le arrebato una sonrisa.- Tu papancho parece una persona muy sabia hijo, pero no tenias que molestarte. Aún no abrimos pero pude haberte preparado algo.- Le dijo algo apenada por la muestra de bondad del niño.

-Ay, no se preocupe Doña….. no me dijo como se llama.- Blanca se golpeo mentalmente al ser tan descortés con el ángel.- Blanca, soy Blanca Señor López.- Dijo esta vez imprimiendo toda la cortesía y el respeto que pudo en su voz.- ¡Ay, yo también! Bueno, apiñonado o algo asi, ¡AH SE CREA DOÑA BLANCA! ¡JAJAJAAJAJAJA! Ay dios estoy bien pendejo.- Blanca comenzo a reir por la broma del bello joven.

-Temo, dígame Temo Doña Blanca, y ahora usted me prometió un café y yo aparte un marranito bien ricolino para comermelo. Así que sea buena con Temo y deme mi café.- Blanca no pudo evitar llenarse de ternura al ver los pucheros del pequeño.- Claro Temo, enseguida te lo traigo sale, por cierto ¿buscabas a alguien?- preguntó con curiosidad.

-Es verdad, busco al cholo piojento con pelos de maruchan. Estoy seguro de que lo a visto, no se si sea familiar de usted, aunque usted se ve muy decente para el.- Temo comenzó a describir a lo que ella sabía era Aristóteles su sobrino mayor, pero no lo interrumpió porque era gracioso escucharlo.- ¿A eso viniste Temo, a hablarle mal de mi a mi tia Blanca?.- La voz de Ari cortó sus pensamientos y el parloteo del pequeño.

-Hola cholostoteles, estaba aquí con Doña Blanqui tomandome un cafe y un pan de marranito, ¿quieres?.- Le sonrió inocente el menor, pero Blanca pudo notar la cara de devoción de su sobrino.- Claro Temito.- Ari se colocó rápidamente a su lado y antes de sentarse lo abrazo.

En ese momento tanto Polita como Arqui entraron a la fonda, vieron como Ari abrazaba una delgada figura sentada frente a Blanca, pero solo hasta que lo soltó y este este se percató de su presencia pudieron conocer a Temo. Ari carraspeo y la dio la mano a su acompañante para que se levantara a presentarlo.

-Mami, carnal el es Temo López.- Arqui y Polita quedaron mudos ante la visión que Aristóteles les presentaba, debía medir unos 20 cm menos que él, su cuerpo delgado mostraba músculos bajo esa ropa que evidentemente era costosa. Y sus ojos eran hermosos lo mas hermoso en esa perfecta cara.

El ser etéreo llamado Temo les ofreció una cálida sonrisa y ambos entendieron el extraño poder que ejercía sobre las personas esa pequeña persona. Sintieron que todo estaría bien a partir de ahora y se dejaron arrastrar por la imponente gravedad que ejercía sobre sus almas.- Mucho gusto Señor López, Amapola Castañeda para servirle, pero puede llamarme Polita si gusta.- Dijo nerviosa mientras estrechaba la pequeña mano del casi irreal joven, solo para ser arrastrada a un beso de mejilla por parte de él.

-Hola Polita, me puedes llamar Temo, y el gusto es mío, pero déjeme decirle con todo respeto que ya veo de donde el Aris saco esos encantos que tiene. Está usted muy guapa, lo unico malo que tiene es ese marido tan feo.- Dijo el niño que traía loco a su hijo como si nada y ella solo atino a sentirse halagada.- Ay, Temo que cosas dices. Me da mucho gusto conocerte, mi Ari me ha dicho muchas cosas buenas de ti en estos días que te conoció.- Polita podía sentir la energía fluir del cuerpo de temo al suyo y se sintió renovada, casi como la Amapola anterior a casarse.

-Bueno, antes de que agarren buena la platica me presento. Yo soy Arquímedes Córcega, el hermano menor de Ari, un gusto Cuauhtémoc.- Arqui se acercó a sujetar la mano de su casi cuñado, solo para sentir una impresionante energía emanando de ella. Su hermano estaba pendejo si se quería ligar a eso que se llamaba Temo.

Y usaba la palabra “eso” no para menospreciar o insultar al amable crush de su carnal, si no porque era literalmente de otro mundo. Pudo notar que Temo era ajeno al efecto de su presencia y sobre todo de su aspecto; hablaba como si no existiera ninguna diferencia entre ellos; los miraba con curiosidad y diversión, pero no había muestra de desagrado o juicio en sus ojos hermosos; se reía con ellos y participaba en la plática de manera activa como si su sola presencia no fuese ya un regalo; Cuauhtémoc López era sumamente peligroso y no por lo que todos pensarían.

Al contrario de su mezquina abuela Imelda, que mataba toda dicha y esperanza de los corazones de aquellos a quienes alcanzaba. Temo era una fuerza llena de vida, luz y esperanza. Te pedía el corazón para curarlo y tu obediente se lo entregabas, su probable cuñado era peligroso porque atraía todo a su alrededor como los agujeros negros a la materia.

Ari iba a sufrir mucho si ese bello ser le hacía caso, así que solo sonrío y espero lo mejor.- El gusto es mío Arquímedes, veo que tu si tienes educación, no como tu hermano que dijo que estaba bien sabroso el primer dia que me vio.- Y así Arqui perdió toda esperanza de emparentar con algo cercano a lo divino.-¡TEMO NO MAMES PORQUE LES DICES ESO!- Los gritos de su hermano causaron la risa de todos los presentes.

-Pues tu que andas de corriente, y eso que no le e dado la queja a tu mama de ayer qu.- La mano de su hermano cubrió la bella boca de su casi cuñado.- Bueno ya no, vamos a tomar cafecito mientras esperamos a los demás.- dijo nervioso su hermano.- Buenos días a todos.- Audifaz entró del brazo junto a su abuela.

Arqui tomó un pan dulce y con disimulo se sentó desde donde se viera mejor todo, porque sabía que se iban a poner buenos los putazos.

&

Imelda fue llamada por Audifaz esa mañana con la noticia de que Cuauhtémoc López estaba por llegar de visita. Ella escuchó esto con desagrado ya que era muy temprano y como cabeza de la familia se daba el lujo de levantarse hasta entrada la mañana. Pero dada la importancia del cliente se levantó.

Aunque pudo notar un poco de emoción en la voz de Audifaz, lo dejo pasar para alistarse. En cuanto cruzó la puerta de la fonda que sus nueras, hijas y nietas atendían pudo notar el ambiente alegre y jovial, eso solo hizo más que terminarla por irritar. Al parecer su familia le hacía mucha fiesta al tal López.

-Buenos días, usted debe ser Doña Imelda, un gusto me llamo Cuauhtémoc López Torres mi padre envía sus saludos y agradecimientos por permitirnos usar su talento.- Temo se forzó a ser amable, pues algo le decía que esa mujer no era nada buena. Podía sentir en sus huesos una amargura y resentimiento hacia la vida que lo ponía nervioso.

De inmediato noto como todos se quedaron rígidos ante la aparición de la mujer y eso no le gusto.-Por favor, estábamos a punto de tomar café que Doña Blanca amablemente nos ofreció, siéntese con nosotros mientras se reúnen los demas.- Temo trato de aligerar el ambiente ominoso de la habitación insistiendo en la comida.

-Vaya, nunca había sido invitada a tomar asiento en mi propia casa. Es obvio que alguien nos mira hacia abajo.- Dijo con desdén tratando de incomodar al López por su atrevimiento, pero no esperaba que él pequeño fuera a responder.- Oh Imelda, lamento extender la amabilidad de mi propia casa a la suya, a veces olvido que no todos nacemos con educación o algo de cortesía por lo menos.- Todos los presente vieron con asombro el cambio radical de actitud del pequeño.

Para Imelda eso fue como un puñetazo en la cara, nunca nadie se había atrevido a contestarle y menos de tan elegante manera. Y justo en ese momento reparó en que ese mocoso enano no era normal. Cuando puso atención lo vio, una presencia arrebatadora y esos ojos que ahora la miraban como si no fuese más que una pequeña hormiga en su camino.

La presión sobre ella era inmensa y empezó a sudar bajo su ropa, todos notaron el cambio radical en el ambiente, cuando la actitud de Temo cambio. Podía ser amable y lindo, pero no agachaba la cabeza ante nadie, todos los presentes sintieron admiración por él. Y sólo aumentó cuando volvió hablar.

-Bueno Imelda, hablemos pues de lo que realmente le interesa, Doña Blanca llévese el café por favor.- Temo dirigió toda su atención a la matriarca Córcega y adoptó una elegante pose al cruzar sus piernas.- A partir de hoy el horario mientras estén trabajando para mí será de 8 am a 5 pm de lunes a viernes, yo cubriré los alimentos y las bebidas, así como un seguro de gastos médicos mayores y de responsabilidad civil. Por supuesto esto no se va rebajar del costo que ustedes fijen por su mano de obra, pero le advierto con su familia como testigo que en un mes y medio a partir de hoy mis demandas deben ser cumplidas.- La sentencia sobre sus hombros fue demoledora, Imelda lamento haberlo molestado con todo su corazón.

-Y como usted no ve en mí un ser humano sino un cheque andante debemos tener claro que no me interesa cuanto cobre por hacer este trabajo, me interesa que se haga bien y en mis términos. Y solo una cosa mas, si me entero de alguna manera que no se está pagando correctamente a sus trabajadores sean familia o no, usted tendrá problemas conmigo.- Las palabras de Temo solo hacían que se sintiera aun más miserable y humillada.

-¿Quedó claro Imelda?- El López la presiono con su mirada e Imelda sabía que no podía escapar de sus ojos, esos ojos que la juzgaban. En qué momento ese niño se había vuelto tan imponente.- Muy claro joven López, y una disculpa por la descortesía.- Se obligó a decir.

-Excelente, ahora que nos entendemos me gustaría que me dijeran que vamos hacer hoy y cuantas personas somos, traje mi camioneta para ayudar con el transporte.- El cambio radical en el ambiente no pasó desapercibido por nadie, pero todos aprendieron a no molestar al pequeño López.

-Señor López, dudo que usted quiera ensuciar su camioneta o exponerla a que se dañe.- Esta vez Audifaz fue más respetuoso con el pequeño.- Ay, no te preocupes por eso, me gustaría ir con Ari a ver materiales mientras ustedes planean cómo proceder. ¿Qué les parece?.- Ari tomó eso con felicidad y cabeceo asintiendo.

-Si todo está en orden pues vamonos.- Con esas palabras Temo se levantó de su asiento agradeciendo la hospitalidad de Blanca y despidiéndose de Arqui y Polita. Salió por la puerta dejando atrás a unos fascinados Córcega y a una Imelda llena de rencor ante su humillante derrota.

De esa manera iniciaría el primer dia de trabajo de los Córcega bajo la dirección de Cuauhtémoc López y el preludio de la caída de Doña Imelda como guia familiar…

&

-No sabia que tenias tanta familia cholo, aunque ya vi de donde sacaste lo mal educado.- Temo le dijo mientras hacían cardio en el gimnasio de Ben.- ¿Lo dices por mi abuela? Pues la neta no se porque se puso en ese plan, aunque siempre a sido asi la ñosca.- Ari le respondió.

Ari trataba con todas sus fuerzas no ver a Temo directamente ya que este estaba vestido para pecar. Temo llevaba un short de licra color amarillo que llegaba unos pocos centímetros por de debajo de su entrepierna y dejaba ver ese moldeado culito en toda su santa gloria, y esas piernas.

Las malditas piernas de temo eran torneadas sin exagerar y casi sin vello, la parte superior tampoco era una buena idea para posar su vista directamente. Era una playera de tirantes holgada de color rojo, que dejaba asomar sus pequeños pezones color cobrizo, coronando sus pectorales bien definidos, y el sudor cayendo entre ellos solo los hacia ver mas atractivos.

Ari por otro lado estaba usando una pantalonera holgada y una playera igual de suelta. Aunque el sudor estaba comenzando hacer que se pegara su musculoso torso.- Oye Ari, ya vamonos no quiero llegar tan tarde e hice que Roberto hiciera algunas vueltas por mi, y debería estar entrenando.- Temo se dirigió hacia los vestidores y él lo siguió de cerca admirando ese bello culo además de vigilar que nadie más lo viera con deseo.

Cuando llegaron Temo busco tranquilamente su maleta y se agacho, dejando frente a él esa hermosa sucursal del cielo en forma de durazno que era el culito de su bebé, decidió acercarse y posar su entrepierna justo en la división de sus nalgas, y apretar sus masculinas manos en la cintura de Temo.

-¿Q..qu..e haces Ari?- Pregunto nervioso su pequeño Temo.- Tomando lo que quiero bebe, quiero chuparte el culo, ¿me dejas?- Ari decidió arriesgarse con su solicitud.- ¿pero esta sudado Ari? sii, mmmh, si quieres deja que me bañe y entonces podrias…- Ari lo interrumpió apretando más, su ya palpitante verga contra el calor que emanaba de la raja entre sus nalgas.- No mi bello Temo, yo quiero probarte asi, quiero saber a qué sabes.- A Temo le temblaron las piernas de la excitación, pero como estaba se giró a verlo y asintió levemente.

El semental lo jalo al baño más cercano y como pudo cerró la puerta para después empujar a Temo contra la pared y bajar su short. De inmediato se topó con otra tanga pero esta podía verla y era de color blanco que solo resaltaba el hermoso color rosado del ano del bonito. El cual estaba palpitando como si lo llamara, Ari sintió como su boca se llenó de saliva y de inmediato hundió su cara entre las suaves y paradas nalgas de su niño.

Temo mordió con fuerza su playera para ahogar los gemidos que amenazaban con salir de su garganta, el piojoso había separado sus nalgas con sus enormes y callosas manos para después meter toda su cara entre ellas. Lo sintió apartar su tanga y recorrer con su lengua desde el nacimiento de sus bolas hasta su pequeño ano virgen.

La gloria eso era el culo de temo en su boca “gloria”, su sabor era adictivo y acompañado de la sensación de sus nalgas suaves entre sus manos era mejor. Ari se esforzó como nunca por meter más dentro del cuerpo de Temo su lengua, aspirando en el proceso su embriagante aroma a hombre. Sentía su pene ya totalmente erecto y sumamente pesado entre sus piernas, mojado con su líquido seminal. Podía sentir como su bello bebé se retorcía y su pequeño punto rosa lo jalaba hacia dentro, invitándolo a comer más de él.

Se separó de su ahora comida favorita e irguiéndose en su 1.82 cm bajo su pantalonera y dejo salir su enorme pene lleno de venas para después colocarlo entre el calor de las nalgas de Temo y se frotó contra ellas, apretandolas para aumentar la fricción y el placer que sentía. Punteo con la gruesa cabeza de su verga la diminuta entrada y siento como esta beso su punta con hambre.

La ausencia de la boca de Ari sobre su culo lo puso inmediatamente triste y anhelante, pero ese sentimiento fue rápidamente reemplazado por la sorpresa cuando sintió la descomunal verga de Aristóteles posicionarse entre sus nalgas. Estaba casi llorando del placer, nunca se había sentido así en su vida, la química con su cholo era espectacular y eso lo asustaba.

Podía sentir cada vena del enorme falo y como las gotas que salían de este se embarraban en sus nalgas. Quería probarlo y verlo directamente, así que luchó contra el fuerte agarre de Ari en su cintura y se giro solo para llevarse una GRAN sorpresa. Lo que vio no era un pene, era un puto brazo saliendo de la entrepierna de Ari y sus testículos eran gigantes, ahora entendía porque sentía las gotas de presemen tan fácil.

-E...s es muy grande Ari.- apenas y pudo susurrar.- Si, te...e te mmmh ¿te asusta?- el nunca se había preocupado por eso, pero si Temo sentía miedo de él, no sabría qué hacer.-Un poco, si. ¿Puedo… puedo chuparla? por favor.- Ari casi tiene un orgamo al ver la cara de anhelo de su bebé junto a sus lágrimas de deseo.

Ari acercó su verga palpitante y babosa a la cara de Temo, que había tomado asiento en la tasa del baño. Con su amplia mano tomó la cabeza del pequeño por la nuca y lo empujó hacia él. Su bebé posó sus lindos labios sobre glande y chupo el presemen que salia como si fuera lo mas delicioso del mundo, abrió más su pequeña boca y se metió la cabeza entera para después sacarla y chupar la piel que la cubría.

Temo perdió la razón de sí en cuanto probó los fluidos que emanaban del enorme semenatal llamado Aristoteles, abrio su pequeña boca para abarcar mas de ese gran pene sin circuncidar, sintió el reflejo del vómito pero lo suprimió para tomar centímetros adicionales de él. Recordó sus experiencias pasadas con Jerry, pero no había punto de comparación, el cholo le sacaba unos 10 cm más de largo y eso sin hablar del grosor.

Se propuso tomarlo todo dentro de su boca, se agarró de las marcadas caderas de Ari y se empujó hacia él sintiendo como su garganta se abría hasta el punto del dolor, pero este era reemplazado por el placer de forma inmediata, Temo se dio el lujo de recorrer con sus manos el escultural cuerpo de su macho, bajo una mano hacia los testículos y estos apenas cabían en su palma, los acaricio fascinado por su peso y tamaño. Sintió los vellos de las bolas y un deseo por chuparlos surgió repentinamente en su mente.

Ari sintió disgusto cuando temo lo sacó de su deliciosa boca pero se sorprendió cuando el pequeño comenzó a chupar sus testículos con su pequeña lengua. La visión desde donde él estaba era un sueño, su enorme pene cruzaba toda la cara se su bebé hasta posicionarse en su frente dejando caer gota tras gota de presemen por toda su cara. Temo aspiraba profundo el aroma de entrepierna y el mismo extendía la viscosa sustancia por todo su rostro.

Lo apartó de su bolas con algo de resistencia por parte del bello ser y volvió a introducir su verga en el. Apretó su pequeña nariz y obligó a Temo a tragarlo hasta el fondo, vio con morbo como su boca se extendió hasta el máximo para poder abarcar su grosor a la vez que su garganta se ensanchaba, podía ver la silueta de su vergota en el elegante cuello de su hermoso compañero.

Temo empezó a llorar por la presión ejercida sobre su garganta y las inmensas ganas de sacar eso de su boca, pero la sensación de dominación de aquel macho sobre él, hacia que resistiera sus propios límites. Comenzó a gemir enviando vibraciones por todo el falo de Ari mientras con una de sus manos rozaba su aun humedo ano.

Ari comenzó a ser más rudo, metiendo y sacando con mayor velocidad su vergota de su maltratada boca, sintió como las venas del pene del semental se hinchaban aun más dado a entender que se iba a correr dentro. Ari presiono con una fuerza increíble su cara contra su propia entrepierna, bufando como un toro cuando chorro tras chorro de espeso esperma se vació en su garganta, yendo directo a su estómago.

Sintió como se vaciaba por completo en la garganta de Temo y vio como el bello rostro de este estaba presionado contra su vello púbico previamente recortado, vio lágrimas bajar de sus bellos ojos y leche salir de su nariz por la increíble cantidad que le había lanzado. Relajo su fuerte agarre y temo retrocedió lentamente hasta sacar casi la totalidad de sus casi 26 cm de su boca, solo para ver cómo el pequeño succionaba las últimas gotas de leche como lo haría un becerro hambriento.

Las últimas gotas del semen de su macho le supieron a gloria, quito los restos que habían salido por su nariz y tambien se los bebió, le dolía a horrores la garganta pero había valido la puta pena, también se dio cuenta de que había eyaculado en el piso. Aquello no fue sino la confirmación de que aquel semental de pelo rizado estaba hecho para él.

Cuando Temo habló su voz sonaba ronca pero muy sexy al saber que él era el causante.- Eso fue increíble piojoso, pero por favor dime ¿cuánto mide esa madre?- preguntó mientras dejaba un pequeño beso en su glande.- casi casi 26 cm Temo.- el respondió ayudando a que se incorporara y se cambiara de ropa.- ¡Es neta! ¿como pretendes que vaya a cagar después de que tengamos sexo?- Ari solo escucho lo que quiso.

-Así que si deseas que te la meta bebé, me vas a dejar romper ese bonito ano.- Le dijo seductoramente, mientras Temo se puso más rojo de lo que ya estaba.- Lo voy a pensar, pero tienes que ser gentil, esa cosa es muy grande y yo ya sabes…- Dijo su pequeño con pena.

- ¡Woooow, awebo weeeey! ¡Te voy a estrenar el culo!- Dijo Ari con alegría sacándole un suspiro a Temo.- ¿Así que solo te importa eso? Nada puede ser tan bueno después de todo.- Las palabras del pequeño salieron con amargura mientras salía apresuradamente del vestidor.- ¡Queeee! No, no. Temo espera, no quise decir eso, por favor.- Ari corrió tras el pequeño.

Solo lo alcanzó cuando este se estaba subiendo a la camioneta.- Temo, por favor no quise decir eso, no de esa manera, por favor déjame explicarte.- El pequeño se giró a verlo con ese rostro que había dirigido hacia su padre y abuela alguna vez y dijo.- Hoy no, después hablaremos Señor Córcega. Buenas noches.- Y se fue dejándolo solo.

Ari casi se arranca el cabello por el nivel de su estupidez, era el mejor arruinando los mejores momentos. DIOS…. si solo no hubiese abierto la boca. Se dejó caer al piso y comenzó a llorar de la frustración aun con el ligero sabor de Temo en su boca.

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Arqui era fiel como cada semana a ver su novela favorita “Emiliaco”, la cual estaba casi llegando a su final y perderse un capítulo era impensable, cada día que pasaba la mierda se prendia mas por ese motivo estaba en la sala cuando su carnal llegó. Aunque pudo notar de inmediato que aquello que entro por la puerta sólo se parecía a Aristóteles.

Suspiro, porque su papel en la vida al parecer era ser el terapeuta de la familia.- Oye Ari, ¿como te fue con el elfo?.- Le dijo a su hermano para sacarlo de lo que sea que estuviera rondando su mente.-¿Elfo?- La curiosidad de su hermano al parecer logró hacer que reaccionara.

-Si, Temo tu príncipe azul es un Elfo.- comenzó una plática para relajar a su hermano, para su fortuna la novela ya había acabado.- ¿porque dices que miTemo es un Elfo?- su hermano contestó a través de la niebla que se podía ver en sus ojos.- Pues despues de darle muchas vueltas concluí que mi “casi cuñado” es un Elfo, es demasiado perfecto para ser un humano común, y esa presencia que despliega es verdaderamente aterradora. La anciana Abuela casi se derrite bajo su intensa mirada y eso sin mencionar que todos estamos deacuerdo en que huele genial.- Concluyó Arqui orgulloso de su razonamiento.

-Mmmmh,si Temo es perfecto.- Su hermano susurro aun abstraído en su mente.- ¿Y tu que tienes? ¿No te fue bien el dia de hoy con el Elfo?- le pregunto harto de la actitud de su hermano.- Si, todo iba perfecto hasta que lo arruine. A veces creo que tengo algún tipo de maldición que no me dejara ser feliz.- Su hermano parecía estar en modo automático.

.-A ver imbecil, cuéntale a tu hermano mas listo que fue la mamada que hiciste.- Arqui tomo se giró totalmente para ver a Ari y centró toda su atención en él.- Mmmh, pues estemmm, el y yo estábamos ya sabes.- Su carnal parecía de 5 años y no de 21.-¿Estaban que pendejo? No me voy asustar.- Sabía por dónde iba eso pero queria oir al imbécil decirlo.

Ari suspiro y por fin habló más claro.- Yo le estaba comiendo el culo a Temo pero después de poner mi verga entre sus nalgas se ofreció a chuparmela, cosa que hizo de maravilla para después tragarse todo mi semen. Justo cuando nos estábamos alistando para salir del gym insinuó que podíamos tener sexo completamente, pero dijo que debía tener cuidado porque era virgen, cosa que como el mayor estúpido célebre porque iba ser el primero y el lo tomo como si solo me interesa cogermelo.- Finalizó.

-¡Verga wey! Pinche morro meco todo salado.- Arqui ahora entendía la actitud de su hermano, había pasado de la gloria al infierno en menos de 24 horas.- Pero wey, es que como chingados se te ocurre hacer eso, ten un poco más de decencia cabrón. ¿Y ahora que vergas vas hacer?- pregunto realmente serio.

-Pues recuperarlo Arqui, no me voy a quedar así. Él es el amor de mi vida y voy a luchar.- Su hermano salió de esa bruma y respondió más seguro.- Aunque me tome toda la vida siempre regresare a él.- Arqui sonrió sorprendido por las palabras de su hermano.- Que bueno pendejo, pero no va ser fácil.- Le dijo para hacerlo pensar.

-Yo lo se, pero no me voy a rendir. Por ahora voy a bañarme porque mañana inicia una nueva etapa.- Ari se veía más tranquilo aunque sonaba preocupado, Arqui deseo que el Elfo no fuera rencoroso.- Esperemos que te vaya bien hermano, ya me veía con un ser mítico como cuñado.- Le dijo para animarlo.

Pero Temo no iba a ser facil, despues de todo era maestro del drama, Ari no sabía que lo que le esperaba…

&

Temo aguanto todo el camino de regreso así como parte de la noche al estar con Roberto para no llorar, le tomó todos sus dotes actorales hacerlo hasta que llegó a su habitación. En cuanto cerró la puerta tomo su telefono y llamo a la única persona que lo escucharía sin juzgarlo o asustarse, solo esperaba que no estuviese dormido.

Después de 3 tonos el pecho desnudo de Diego lo saludo.- Espero que valga la jodida pena como para dejar ir 20 cm de jugosa verga salir por mi puerta. ¡Espera! ¿Porque lloras bebé? Noooo, no llores sabes que odio que llores, deja de llorar y dime que paso, ¿podrías hacer eso por mí Temo?- Diego lo obligó a tranquilizarse.

-Es...que esqueeeee yo..o.- Temo no podía hablar por las lágrimas.- ¿Tu que? Temo calmate si.- Temo suspiro tratando de calmarse.-Estuve tonteando con Ari y yo...yo pensaba que habíamos conectado y que quería algo especial conmigo.- Temo seguía llorando mientras le contaba a Diego.- Pero el, el me dijo… celebrando como si fuera un premio que awebo iba ser el primero.- Temo volvió a llorar con desesperación.

-Temo, necesito que te relajes un chingo y me hables más claro que no te entiendo nada, asi que amarrate un huevo y respira.- Diego vio como su amigo asentía y se relajo.- Ari me comio el culo en la tarde y después yo le hice un oral, me tome todo su semen Diego, Dioooos soy una puta.- Temo iba comenzar a llorar.- ¡No! No te atrevas a decir de esa manera, solo no lo digas.- Diego le gritó.

-Pero yo, yo... Diego solo lo conozco hace poco y casi pierdo mi virginidad con él, dejé que me hiciera cosas que tarde meses en hacer con Jerry. Soy una p.- El grito de Diego lo detuvo.-¡QUE NO TE DIGAS ASI CHINGADA MADRE¡ No tiene nada de malo Temo, sentir deseo, conectar con alguien, darte el placer que te has negado. Eso no te hace perder tu pureza ni tus valores, tu eres demasiado bueno para este mundo. Así que deja de decirte asi porque si no sale de mi boca suena horrible.- Temo se sintió afortunado de tener a Diego.

-Pero amigo estoy seguro de que como siempre te estás super mamando, ¿que fue lo que te dijo Ari exactamente?- Diego preguntó más calmado ahora que Temo había controlado sus emociones.-Pues yo le dije que podíamos intentar tener sexo como es debido,pero que tenía que ser más gentil porque su pene es enorme y yo soy virgen.- Temo comenzo de nuevo a lagrimear.

-¡No! ni se te ocurra llorar otra vez termina de contarme para que papi Diego te ayude.- Temo se aclaró la voz y continuo.- El.. el comenzó a celebrar que iba ser el primero, como si fuera algún tipo de logro o premio Diego, Dios soy tan estúpido.- Ahora comprendía el drama de Temo se sentía usado.- Así que eso dijo y qué más.- Siguió presionando.- Pues yo salí corriendo y no lo deje hablar, intentó disculparse y decirme que no lo decía que esa manera pero no lo deje hablar.- Su amigo se había dejado llevar por sus emociones en lugar de escuchar.

-Ay Temo, creo que lo que dijo sí fue muy desagradable, pero también creo que debes de darle la oportunidad de explicarse más a fondo, Después de todo va trabajar para ti y tu sientes una atracción muy fuerte por él.- Temo miro directamente la pantalla y asintió.- Tienes razón, debería darle el beneficio de la duda.-contestó con una sonrisa en sus labios.

-Siempre tengo razón amigo, ahora cuéntale a papi Diego ¿que tan enorme es tu albañil?- Temo se empezo a reir junto con Diego y asi se olvidó un poco del dolor que sintió.- Es enorme Diego, me dijo que eran casi 26 cm y es demasiado gruesa.- Diego abrió los ojos cómicamente.- Ay weeeeey, cuando te la saque se te van a ver hasta las amígdalas, ¿Y da mucha leche?.- preguntó el de ojos verdes curioso.

-¡Ay Diego! no me estes preguntando eso.- Temo se sonrojo.-¡Uuuuuy, discúlpeme princesa! Solo trataba de distraerte, pero bueno en estos días hazte el dificil para que no crea que recuperarte será fácil y aprenda su lugar. Y Temo, por favor deja de ser tan mojigato y déjate llevar. solo recuerda que antes de que te la deje caideles por donde haces popo te limpias bien eeeeh, a nadie le gusta que le llenen de frijoles la berenjena.- Temo subió 3 tonos de rojo después de las palabras de Diego.

-¡PINCHE CERDO WEY! No me estés diciendo eso, ya saquese a la verga.- Temo hizo ademán de despedirse.- ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! Bye, puta.- su amigo colgó.- Diego tiene razón, pero haré que el cholo sufra un rato.- Susurró Temo para sí mismo.

&

Blanca estaba cocinando unos chilaquiles con pollo para esa mañana, sabía que Temo no tardaría en llegar, pues se había ofrecido amablemente a recoger a parte de los trabajadores para empezar con la demolición del muro que rodeaba la propiedad. En eso pensaba cuando lo vio llegar y bajarse de la camioneta con su ropa elegante.

-Buenos días Doña Blanca, qué bien huele esta mañana.- Dijo mientras entraba por la puerta y la saludaba, para de inmediato sentir ese subidón de energía.- Te estoy preparando unos chilaquiles Temo para que desayunes mientras esperamos a los demás.- El joven le sonrió mientras tomaba asiento.- La verdad no se hubiera molestado, pero ya que insiste alimente a Temo porque se muere de hambre.- Blanca puso frente a él un plato bien servido junto a un café.

Mientras Temo estaba comiendo Ari entró al negocio, para observar cómo el pequeño comía con gusto mientras su tía Blanca tenía una expresión feliz.- Buenos días Tía, buenos días Temo.- Se iba acercar para abrazar a su pequeño, pero este se tensó al escuchar su voz.- Muchas gracias por el desayuno Doña Blanca, Aristóteles buenos días los espero afuera, no tarden.- el pequeño abandonó la fonda dejando a un Aris desolado por el sentimiento de abandono y a una Blanca impresionada por el cambio de actitud del angel.

-¿Qué le hiciste Ari?- Blanca preguntó algo molesta.- ¿Porque piensas que yo hice algo tía?- Ari se puso a la defensiva.-Porque esa personita que acaba de salir por la puerta, es incapaz de lastimar a alguien, así que eso solo te deja a ti.- Demonios, Temo era demasiado perfecto que hasta se había ganado a su familia.- Yo pude haber dicho algo ayer que lo lastimó.- Admitió ante su tía.

-Pues espero de todo corazón que lo arregles y no hay comida para ti por pendejo.- su tía se giro dejando a un Ari sorprendido por su reacción.- Tía no mame, como me voy a ir sin comer.- Ari rogó por alimento.- cual tía cuál tia, saquese a la chingada de aquí mugroso piojento.- Su apacible tía blanca se había convertido en una seguidora de Temo sin saberlo.

Después de fracasar terriblemente en obtener comida todos se encaminaron a la residencia López, ese día se iban a encargar de demoler el muro de cantera así como erigir una barda perimetral provisional. El dia de ayer su tío Eugenio y él se había encargado de quitar las plantas que Temo había solicitado.

Durante toda la mañana el pequeño lo había evitado de manera magistral pero eso no había sido lo más molesto. Temo solo estaba usando un short corto y una playera de tirantes que dejaba ver su cuerpo por los costados. En distintas ocasiones había captado hasta a su padre mirar con atención las hermosas piernas de Temo.

La semana entera había transcurrido hasta llegar al viernes y Temo lo evitaba hasta en el gimnasio, su único consuelo era que Roberto mantenía a raya a todos los que se le acercaban a su pequeño Temo. Pero esto no podia seguir asi, Ari sentía como su corazón se marchitaba dia tras dia.

Se las arregló para de alguna manera acorralar a Temo en los vestidores, justo después de que Roberto se vistiera.- Hola Temo.- el mencionado salto del susto solo para voltear y mirarlo con algo de miedo.- Por favor, no te vayas déjame hablar contigo te lo suplico.- Ari escucho la desesperación en su propia voz, pero no le importo.

-Esta bien Ari, te escucho.- Se sorprendió por la respuesta de Temo, pero continuo.- Escucha yo no quería decir lo que dije de esa manera, o que lo mal interpretaras, yo de verdad siento mucho haber sonado como un pendejo de mierda. Jamás pienses que yo solo te veo por tu cuerpo o tu dinero, tu eres mas que eso para mi.- Ari suspiro nervioso por lo que iba a decir, pero tenía que hacerlo y dejarle en claro a Temo que el iba en serio.

-Escucha sé que apenas y nos conocemos, que yo no valgo la pena como para que tú decidas estar conmigo; que debe haber muchos hombres o mujeres que son mejor opción que yo. Pero yo te amo si, estoy perdidamente enamorado de tí. por favor dejame amarte.- Ari se acercó lentamente a los labios de Temo, pero este lo empujo poniendo una mano en su musculoso pecho.

-Ari, perdón es que yo, yo no puedo responderte, yo no soy gay. Lamento que la pasión te hiciera pensar cosas que no son.- Temo le dijo con una seriedad aplastante y Ari sintió como su corazón se fragmentaba en miles de partes.- Y..o yo pense que tu, que tu y yo…- Las lágrimas de Ari bajaron espesas por sus hermosas mejillas.

-Aaaaah veda, verdad que se siente bien ojete culo.- Las palabras de Temo cargadas de humor le dieron algo de esperanza.-¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA ERES UN PINCHE MEME ANDANDO! Obvio soy puto cholo, me metiste la lengua en el culo, no mames. Me trague tus mecos cabrón, estas bien pendejo neta.- Temo se empezo a reir con fuerza mientras él sentía como su alma regresaba a su cuerpo.

-Me asustaste un chingo, pensé que ya no podía volver a estar contigo.- Ari se volvió acercar a Temo, solo para volver a ser rechazado.- ¿Que, que pasa mi Temo?.-Ari volvió a estar asustado.- Ari, de verdad aprecio que hayas sido sincero conmigo, pero yo no sé si siento lo mismo.- Temo le dijo serio.

-Existe una química innegable entre los dos y mentiría si dijera que no quiero explorar más esa parte. Pero de eso a entrar en una relación contigo hay mucha distancia.- Las palabras de Temo calaron profundo en su corazón.- En estos días lejos de ti, me di cuenta que me falta mucho por superar de mi relación anterior, mi ex me hacia sentir como un objeto, algo que solo servia para hacerlo ver mejor.- Ari comenzó a entender por dónde iba esto.

-Pero, pero yo jamás....- Ari trato de negar que el fuera asi, pero Temo lo callo colocando un dedo en sus labios.- Yo se que tu no, se puede ver que no eres asi. Pero yo debo de sacar todo eso de mi sistema, trabajar para cuando tenga una relación no sentirme como un bonito adorno.- Ari asintió comprendiendo su punto.

-Si estás dispuesto a esperar, podríamos intentarlo.- Temo le ofreció una opción.- Yo te amo Temo, se que estas hecho para mi, y voy a esperar todo el tiempo que sea necesario. Voy a tomar tu oferta y no me importa lo que pase. ¡TE AMO CUAUHTÉMOC LÓPEZ!- Ari grito, avergonzando a Temo.

Temo se acercó y de puntitas beso los suaves labios de Ari, su beso fue rápidamente correspondido. La temperatura se elevo y ambos sintieron como la pasión comenzaba a consumirlos. El cholo lo tomo por la cintura mientras el rodeo su cuello con ambos brazos, pronto sintió como Ari tomaba sus nalgas entre sus grandes manos.

Él decidió frotar la zona genital de Ari con su pierna, solo para sentir la enorme erección corresponderle. Para ser sincero había extrañado el calor, sabor y olor del semental en su boca pero no premiaría al piojoso tan rápido. Corto el beso cuando sintió una de las manos de Ari adentrarse entre sus nalgas para tocar su ano palpitante,

-No tan rápido chico listo, estás castigado hasta que yo lo decida.- El gemido lastimero de Ari sonaba como cuando le quitas a un perro su juguete favorito.- Pero Temo, te prometo que solo lo voy a tocar tantito.- el cholo parecía un niño.- Nop, ya vámonos, le dije a Roberto que me esperara y ya paso mucho tiempo.- Ari se separó de él para verlo con cara de duda.

-Pero yo pensé que ya se había ido por eso te acorrale aquí.- Dijo Ari sin entender.- No Ari, yo dejé que me acorralaras aquí, no eres nada discreto, de hecho nada en ti es discreto. ¿En serio creías que que pasabas desapercibido mientras me veías de lejos con cara de cachorro apaleado? ¡Claro que no!- Las palabras de Temo lastimaron un poco su orgullo.

-Un Córcega jamás hace cara de cachorro apaleado. Somos machos dignos de respeto.- Dijo inflando su musculoso pecho.- Lo que digas cholostoteles,nos vemos mañana.- Temo se encaminó hacia la salida mientras Ari hizo cara de dolor al perderlo de nuevo.- Noooo, espera mi amor.- Ari corrió tras él.

Ari se dio cuenta que Temo tenía razón, pero no le importaba mientras pudiera estar con él. Y así pudo por lo menos recuperar la amistad pasional con su Temo, y lo esperaría el tiempo que fuese necesario: Estaba convencido que ambos se pertenecían, ahora solo debía encontrar la manera de enamorarlo.

&

Guadalupe López estaba plácidamente sentada en su oficina con vista a paseo de la Reforma en plena capital de México, la inmensa torre que albergaba las oficinas del GILT había sido diseñada y construida por OrVero, su principal socio. Era considerada la torre más alta y vanguardista de este lado del mundo y era el símbolo de una nueva Era para su familia.

Cuando Temo llegará a la edad correcta el reinaría sobre el piso más alto de esta torre, como el lugar que le corresponde al sol en el sistema solar, en eso pensaba cuando su secretario entró por la puerta e interrumpió sus pensamientos.- Señorita López, lamento interrumpir pero Jerry Barreiro exige audiencia con alguno de ustedes.- En cuanto escucho ese nombre su buen humor se evaporó.

-Carlos, deja de ser tan formal conmigo cabrón, y dime ¿Quien dejó pasar a ese imbécil?- El nombrado titubeo antes de responder.- Lo siento Lupe, pero amenazó con golpear a los empleados si no lo dejabamos pasar.- la respuesta de su secretario no lo sorprendió, esa mierda era así.

-Bien, déjalo pasar. Hasta suerte tiene de que ni Ana ni Pepe están aquí.- Se sirvió un vaso de Tequila y tomó asiento frente al inmenso ventanal de vidrio.- Guadalupe, que bueno verte.- La voz y la cara de Jerry causaron un desagrado inmenso que fue acallado por el trago de tequila que dio.- Tienes bolas para venir aquí pendejo.- Le respondió a Jerry.

-Tan educada como siempre cuñada.- Jerry se sentó frente a Guadalupe.- Te ofrecería algo pero esto sera rapido, ¿a que debemos la visita?- el barreiro se incomodo frente a la intensa mirada de su ex cuñada, ella era famosa por su carácter calculador por algo ocupaba la presidencia financiera.- Vine a que me dijeran donde está Temo.- La risa de la joven y hermosa mujer sonó por la inmensa oficina símbolo del poder de su familia.

-Las drogas debieron haberte jodido el cerebro pequeño imbécil. Claro que no te diremos eso.- El rostro de una de las famosas bestias López mostraba diversión pero también bajo esa fina capa, una ira contenida.- ¡Ustedes me lo deben! Pepe fue y amenazo a mis padres. Después se encargan de arruinar todos nuestros negocios, casi estamos al borde de la ruina.- Su voz sonaba histérica, pero el vaso de cristal pasando justo al lado de su cabeza la cortó de golpe.

-¡A TI PEQUEÑA MIERDA ANDANTE, NO TE DEBEMOS NADA! ¡TÚ Y TU ASQUEROSA FAMILIA TIENEN SUERTE DE QUE MI HERMANO SEA DEMASIADO BUENO!- Los gritos de la siempre calmada Guadalupe llenaron la habitación infundiendo miedo en su corazón.- Ahora retírate, antes de que decida arrojarte por la ventana.- Jerry decidió no tentar la suerte de uno de esos demonios que Temo tenía por hermanos.

Jerry Barreiro maldijo el día en que decidió jugar con el amor de su vida…

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
Esa mañana de sábado Ana López decidió tomar el café en el jardín de la residencia familiar, su papancho aun estaba dormido debido a que últimamente había decidido relajar su ritmo de trabajo. Las calcomanías salieron desde temprano con sus escasos amigos a pasear, así que eso la dejaba solo a ella y a su hermana Guadalupe, que ayer había regresado bastante extraña de la oficina.

Desde la platica con papancho sobre su retiro, lentamente habían ido absorbiendo funciones entre los 3. Pepe era ahora el Director General de GILT, Guadalupe era la Directora financiera y ella se había quedado con la Dirección de Recursos Humanos. Aunque tenían puestos y funciones definidas era bien sabido que los 3 no se movían sin consenso.

Eran ampliamente temidos en el mundo de los negocios, los 3 demonios López los solían llamar, pero todo era temporal. Temo tomaría el control de todo cuando creciera lo suficiente, su hermano tenía todas las virtudes y ningún defecto. La gente lo quería y lo respetaba, confiaban en él con su vida, creían en sus planes y sobre todo en su inteligencia.

Lo mejor de todo es que Temo era bueno por naturaleza y siempre encontraría la manera de beneficiar a su empresa y a su gente.- Oye estupida.- La voz de su hermana interrumpió sus pensamientos.-Buenos dias para ti tambien pendeja.- le contestó de buen humor. ¿estamos solas?.- preguntó su hermana algo rara.

-Salvo los 21 millones de habitantes de esta ciudad, mi papancho dormido arriba y nuestros amigos encargados de la casa, sip estamos solas pendeja.- Le dijo a su hermana con burla.- Muy graciosa morra meca, tengo que decirte algo. Pero júrame que solo es entre las dos.- Ana asintió algo nerviosa.

-¿Que paso pendeja me estas asustando?- Su hermana era famosa por siempre mantener la calma y la cabeza fría, por algo era la mejor directora financiera del continente.- Ayer antes de salir de la oficina llego Jerry pidiendo hablar con alguno de nosotros.- Ahora comprendía la actitud de su hermana.- ¿Y que vergas quería ese perro?- Preguntó sin una pizca de humor.

-Queria saber donde estaba Temo, obviamente no dije nada pero no me gusta esto Ana y si Pepe se entera va hacer un cagadero.- Guadalupe tenía razón, su hermano mayor tenía muchas ganas de cometer asesinato.- No te preocupes estupida, no le diremos nada a Pepe ni ha Papancho, pero tenemos que vigilar más a los Barreiro.- suspiro con cansancio.

-Bien, ahora pasame un pan, no seas culera.- Empezaron a conversar más tranquilas, aunque la incertidumbre de ocultarle algoa su hermano era grande entre las dos.

&

Habían pasado ya 3 semanas desde que Temo llegó a su vida, cada dia que pasaba con el solo aumentaba más su convicción de que el era el correcto. Su hermoso bebe lo escuchaba sin juzgarlo, se reía de sus tontos chistes, apreciaba su trabajo y recien habia insistido en hacerle un cambio de imagen.

La casa de los López iba avanzando rápidamente con la ayuda de todos los trabajadores de los Córcega, Ari le había presentado a su primo Juan Pablo que por supuesto también había quedado encantado por el pequeño. Justo el día anterior habían comenzado con la remodelación de la cocina la cual había tomado muchos de los consejos de su tía blanca.

Ari comenzó a pensar en cómo el pequeño se había ganado lentamente a su familia y eso le daba mucho gusto, lo hacía sentir especial y querido, su relación con Temo avanzaba lentamente con pequeñas muestras de afecto sin ninguna carga sexual. Su bebé le permitia los besos y las caricias pero había un acuerdo tácito entre los dos de no avanzar más allá.

Aunque mentiría si dijera que eso no lo estaba molestando le había jurado a Temo que lo esperaría, y eso haría aunque sus testículos se pusieron morados. El amaba al pequeño y cada día que pasaba eso solo se confirmaba más, Ari no sabía cómo su vida cambio tanto en tan poco tiempo, pero estaba agradecido con eso.

-¡Hey¡ ¿Porque te ves tan feliz piojento?- Temo llegó sin que se diera cuenta, rápidamente lo rodeo con sus brazos y hundió su rostro en su cabello.- ¡Temo! Te extrañe tanto.- susurro.- ¡jajajaja¡ Awwww, nos acabamos de ver hace como 10 horas mugroso, pero yo tambien te extrañe.- Temo se apretó a su hombre musculoso y aspiro ese aroma que tanto le gustaba.

Cada día que pasaba al lado de Aristóteles su corazón sanaba gracias al amor y la dedicación que él cholo le daba, su piojoso era muy amoroso se desvivia por el. Y lo más importante era que respetaba su decisión, Ari no lo había presionado para nada, tambien renuncio de buena gana al contacto sexual, a veces solo pasaban los minutos abrazados acariciándose y susurrandonse cosas lindas.

Pero Temo se sentía listo para avanzar nuevamente, los días le habían servido para aclarar su mente y darse cuenta que no tenía nada de malo darse una nueva oportunidad de querer y sobre todo experimentar el placer con alguien con quien tenía una química espectacular. Pero eso debía esperar, ahora mismo tenía que cumplir su promesa de ayudar a su cholo con su sueño.

-Llegaste muy temprano Ari.- Le susurro mientras aun estaba enterrado en su musculoso pecho.- Perdón es que estoy nervioso de que me citaras aquí y con equipaje.- Temo podía escuchar como el corazón de Ari estaba alterado por la emoción.- Tranquilo, solo es un pequeño viaje. Roberto ya debe estarse encargando del vuelo.- le susurro para calmarlo.

-Temo, no me dijiste a donde vamos ni cuanto es del boleto, no tengo mucho dinero ya sabes pero pues estoy seguro de que lo puedo pagar.- Su piojoso sonaba tenso.- No Ari, no necesitas boleto ni necesitas pagar nada, es un vuelo privado, ni siquiera necesitamos pasar por los filtros del aeropuerto.- Ari abrió muchos los ojos con lo que le dijo.- ¡No te pases de verga Temo¡ ¿Es neta? ¿Y de quien es el avión?.- El piojento era muy gracioso.

-Pues como que de quien, pues mío Ari.- Cuando escucho a su pequeño decirlo como si fuese algo tan evidente se dio cuenta que realmente no conocía mucho sobre su origen.- ¿Temo neta el avión es tuyo? No pensé que fueras tan… rico, y eso.- Ahora Ari se sentía fuera de lugar parado junto a alguien que tenía mucho más dinero del que pensaba.

-No te malviajes Ari, mejor acompáñame ya todo debe estar listo para abordar. En el camino te cuento lo que quieras saber.- Temo lo llevó hacia el área de abordaje donde Roberto los estaba esperando para subir al hermoso avión privado de su bebé.- Listo Temo, el capitán está preparado para despegar en cuanto lo ordenes. ¿Estás seguro de no avisar a nadie que vas a la ciudad?- Roberto le preguntó preocupado.

-Claro, despreocupate solo vamos de entrada por salida.- Temo le sonrió a Roberto y se dirigió a las escaleras del avión llevando a Ari con el.- Vamos mi cholo, siéntate donde quieras, vamos a llegar en 1 hora pasadita. Si quieres algo solo pidelo.- Temo se fue hacia la parte trasera del avión.

-Así que te enamoraste de Temo sin conocer bien quién era.- Roberto le dijo en cuanto Temo salió de su vista.- Yo solo sé que lo amo por lo que es Roberto,- Ari contesto seguro de sí, pero con dudas sobre si alguna vez sería lo suficientemente bueno para Temo.- Eso es bueno, la mayoria lo busca por lo que tiene. Y eso lo ha marcado mucho, más después de lo de Jerry.- Susurro el guardaespaldas.

-¿Jerry? ¿A qué te refieres con eso?- Preguntó Ari bastante interesado, pero Roberto solo cabeceó negativamente.- Eso no es algo que me corresponda decirte, solo diré que por favor no lo decepciones. El se ve mucho más feliz desde que te conoció.- Las palabras del chofer calaron hondo en su mente.

-Tenlo por seguro Roberto, y gracias por decirme esto.- Ari le sonrió de manera sincera.- Bien, iré a decirle al piloto que podemos irnos, te recomiendo un vaso de Mezcal en caso de que sea tu primer vuelo. ¡Ah! y siéntate no me gustaría que te lastimaras.- Con esas palabras el chofer de su pequeño se fue a la cabina y el se quedo admirando la belleza del lujoso avión propiedad del amor de su vida.

&

Cuando llegaron al inmenso Aeropuerto de la ciudad de México Ari no sabia que sentir, la plática durante el vuelo había sido bastante reveladora. Su pequeño era parte de la familia más rica del continente y una de las primeras 10 del mundo; eran dueños de marcas de ropa que él soñaba con modelar: productos de belleza que sus primas usaban a diario y por los cuales tenían que ahorrar; marcas de tecnología que estaban por toda su casa, tiendas y establecimientos en los cuales él había estado varias veces.

Tenían varios bancos nacionales y en el extranjero; 3 equipos de fútbol; varios hospitales por todo el mundo; arenas de espectáculos y estadios; vaya, que si Ari seguía preguntando solo haria mas grande el abismo que lo separaba de Temo. Y el no tenia nada para ofrecerle, el golpe a su autoestima fue brutal y este solo se hizo más grande cuando su pequeño e inalcanzable amado le reveló el motivo del viaje.

-Piojoso, hoy te traje a la Ciudad de México para ayudarte con tu sueño de ser modelo.- Le dijo con una inmensa sonrisa que no hizo más que apretar su corazón por la incertidumbre de no poder ofrecerle nada.- ¿Que tienes? ¿Porque haces esa cara de Maluma a medio morir?- Le dijo cuando él hizo una mueca entre sonrisa y dolor.- Sabes que el trato de ligarme haciendo esa misma cara, me pareció muy desagradable, por favor no la hagas tú.- Ari trato de sonreír mejor pero no pudo.

-Ari, ¿que pasa? ¿que tienes?- su pequeño tomo sus manos entre las suyas más pequeñas tratando de reconfortarlo.- Temo, yo, yo no puedo aceptar esto, tu eres demasiado y yo no soy nada. No puedo ofrecerte nada, ¡Por dios cómo pude pensar que tendría una oportunidad contigo!- Ari comenzó a llorar de la frustración de saber que nunca sería suficiente para su pequeño.

-¿De que estas hablando? ¿Porque dices eso?- Su pequeño Temo tan hermoso como era apretó sus manos contra su pecho y se acercó a él.- De que no soy nadie Temo, no soy nada para ti, ¡mirate! Eres hermoso, buena persona, tienes un cuerpo precioso y eres rico. ¡Y Yo! Yo no soy nada, no tengo nada ¿que podria darte un muerto de hambre como yo?- La reacción de Temo fue la menos esperada, pero lo que terminó por hacer que su alma le perteneciera al pequeño.

Temo beso sus manos con una devoción casi religiosa y sus palabras fueron lo más hermoso que jamas escucho.-¿Qué te parece si solo me ofreces tu amor? Y si agregas ese maravilloso cuerpo sería un bono más que suficiente. Ari, yo te quiero, no me importa lo que tengas o lo que no tengas.- Las palabras fueron selladas con un beso que transmitió todo lo que no se podía decir con palabras

-Algún día cuando seas el modelo masculino más cotizado podrás darme lo que crees que merezco, por ahora tu amor incondicional me basta y sobra Ari, eres mi piojoso adorado.- Temo beso sus lágrimas y le ofreció una hermosa sonrisa llena de afecto.- Te amo hasta el infinito Temo.- Susurro mirándolo directamente a los ojos.

-Bien, ahora límpiate esa cara porque la persona que veremos es muy exigente.- Las pequeñas manos de Temo tocaron su rostro con suavidad.- ¿Y con quién vamos?.- Pregunto, tomando las manos de temo para besarlas.- Es mejor que te lo presente directamente, estoy seguro de que va querer hacer su propia entrada.- Su pequeño le dijo con humor, solo logrando que se pusiera más nervioso.

&

La lujosa camioneta conducida por Roberto los llevó a través de la bulliciosa ciudad de México hasta donde su bebé le dijo era la avenida más cara y exclusiva. Presidente Masaryk era su nombre y como Temo dijo en esa calle estaban las tiendas de las marcas más importantes en las que alguna vez el soño modelar.

La camioneta pronto se acercó al acceso de un impresionante edificio de departamentos cuando escucho a Roberto hablar por primera vez desde que abandonaron el aeropuerto.- Buenas tardes Jorge, venimos con el Señor Ortega Rivero.- Dijo en una voz clara al guardia que vigilaba el acceso.- Roberto, tenía tiempo sin verte pensé que el señor López se había peleado con el Señor Ortega, adelante es un gusto verte por aquí de nuevo.- Respondió el atractivo guardia de seguridad.

-Ari escuchame, la persona con la que nos encontraremos es muy importante para mi, es mi mejor amigo y confidente. Le conté sobre nosotros y sobre tu sueño de ser modelo, prometió ayudarme pero por favor, trata de llevarte bien con él si, es algo especial.- Temo se veía nervioso.- Si, claro que si mi amor, lo que sea por tí.- Ari le dijo para tranquilizarlo.

Temo se adelantó hacia el ascensor dejando a Roberto y Ari solos en la camioneta.- ¿Debería preocuparme Roberto?- Pregunto nervioso al Chofer.- Solo dire que le tenga mucha paciencia al Señor Ortega, es el mejor amigo de Temo y uno de sus mayores defensores. Hacerlo enojar solo trae desgracia, así que sea cuidadoso recuerde que Temo lo quiere.- Roberto susurro con una voz misteriosa que en nada ayudó.

-Bueno, gracias supongo.- bajó rápidamente de la camioneta y corrió al lado de Temo.- ¿A qué piso vamos Temito? Imagino que el departamento debe ser pequeño, que bueno que solos somos nosotros dos.- Dijo para aligerar el ambiente.- Al último piso Ari y el departamento de Diego abarca todo el piso.- La respuesta de Temo no hizo más que ponerlo más nervioso.

-¡Vergas! ¿Cuánto debió costar eso?- dijo al aire.- Bueno, si tu pregunta es legítima unos 7 o 10 millones de dólares.- Temo respondió mientras llegaban al piso indicado, Ari iba seguir la conversación hasta que se toparon con una hermosa puerta color negro.- Bien, llegamos Ari, tu tranquilo, todo irá bien.- Dijo su pequeño mientras tocaba el timbre.

Cuando la puerta se abrió Ari casi se desmaya por lo que se aguardaba tras ella, al parecer todos aquellos cercanos a Temo venían de otra dimensión donde la imperfeccion no existia. A lo mejor su hermano tenía razón y todos eran elfos, unos ojos verdes como el bosque más profundo los miraban enmarcados en un hermoso rostros cuya sonrisa era divertida y curiosa a la vez.

Su cuerpo era delgado y pequeño como el del Temo, vestía un holgado suéter verde abierto por enfrente, dejando ver una ceñida playera negra con transparencias con formas de flores y tras ellas una pálida piel blanca lechosa. Todo a juego con unos joggings color negro.

-¡Amiga!- El elfo amigo de Temo se lanzó a los brazos de su amado ignorándolo en el camino.- ¡Que bueno que llegaste, te extrañaba tanto puta fea!- Aunque Ari se molestaria normalmente por escuchar el nombre de Temo seguido de una grosería, en los labios del Elfo sonaba extrañamente bien.- Pasa, bebamos como cosacos mientras me platicas del cholo vergon.- Al parecer el amigo de Temo seguía sin verlo.

-¡Diego! El está aquí.- Temo sonaba nervioso.- ¿En serio?¿No me digas que es el que parece que recoge la basura?- Por fin el sujeto llamado Diego lo miró de frente analizándolo como si fuera alguna especie de animal salvaje.- Vaya, tus gustos van a dar mucho de qué hablar Temo.- Solo dijo eso y los invitó a pasar.

El departamento de Diego era como entrar a otro mundo, uno donde cada objeto era más caro que el anterior. Todo estaba finamente decorado y ordenado de manera que hubiese un panorama limpio y estético a la vista. Colores tierra como el verde y el café predominaban, dándole una atmósfera acogedora.

Diego llamó rápidamente al servicio, pero no fue el tono que esperaba cuando lo conoció. El llamo a la servidumbre como si de amigos cercanos se trataran, no como empleados a su disposición.- Juany, la puta esta que hace tanto no vemos llegó de visita con un cholo, así que antes de que nos hagas el favor de traer pisto para agarrar mamalon el pedo esconde todo lo que sea de valor, uno nunca sabe las mañas.- Las palabras de Diego serían graciosa si no estuvieran dirigidas a él.

-¡Oye, yo no soy ningún ladrón carnal!- Le dijo Ari a la defensiva.- Me vale verga cholo, siempre hay que tomar precauciones.- Le respondió Diego mirándolo con sospecha.- Pueden por favor comportarse, necesito que tu me ayudes Diego, y tu Ari se mas cortes con nuestro anfitrión.- La voz cansada de Temo interrumpió su naciente conflicto.

-¡Bien!- contestaron ambos a la vez.- Dime entonces ¿en que te puedo ayudar Temo?- Dijo el Ortega más tranquilo.- Veras amiga, aquí Aristóteles tiene el sueño de ser un modelo de renombre así que no pensé en alguien mejor que en tí para lograrlo.- Su niño hermoso le dijo al odioso elfo.- ¿Y como pretendes que yo haga eso con el trozo de mierda seca que me traes?- Diego sonó bastante despectivo.

-Mira hijo de tu puta madre, ¿que tal si embarro tu cara contra el piso? Para que veas una mierda seca de cerca.- La voz masculina y reverberante de Ari hizo estremecer a Diego.- ¡BASTA LOS DOS! ¿Que les pasa wey?- La voz Temo sono apunto de romper en llanto, algo que ninguno de los dos permitiría.- ¡Ya! ya, ya, perdón Temo me voy a portar bien lo juro mi amor.- Las palabras de Ari desconcertaron a Diego.

-Perdoname Diego por favor, no quería faltarte el respeto.- el mencionado vio con asombro como el imponente hombre ante él se doblegó solo por la amenaza de las lágrimas de su amigo.- Esta bien, disculpa tú también.- Respondió aun sorprendido por la actitud tomada por el acompañante de su amigo.

- Si vas a querer mi ayuda, primero debes mostrarme de que estas hecho.- Diego dijo tomando en serio la petición de Temo.- ¿Y que debo hacer?- Ari sonaba seguro de si.- Muestrame tu cuerpo cholostoteles, quiero ver si tienes madera para modelar.- Ari volteo a ver a Temo por aprobación, el cual solo asintió de manera afirmativa.

Ari se puso de pie y caminó hasta ponerse frente a Diego y Temo. la verdad nunca había mostrado su cuerpo, él pensaba que con su cara y estatura bastaba pero al parecer no era así. Se quitó primero el suéter que llevaba para después despojarse de la playera, arrancó sus tenis empujandolos con los dedos década pie para seguir bajando sus pantalones, quedando así solo en un boxer muy ajustado.

Cuando Ari miró las expresiones de Temo y Diego se sacó de onda, su bebe se habia puesto un cojín entre las piernas y su color rojo lo extraño. Por otra parte Diego estaba con la boca abierta y bastante pálido. Ambas cosas llamaron mucho su atención. Pero nada lo prepararía para lo que venía.

-¡Vergaaaaaaaaaaaaaa wey! ¡Tu pinche cholo esta bien rico!- Diego no creía lo que veía, Ari el piojoso pretendiente de su amigo tenía un cuerpo que solo podía ser definido como espectacular. Los músculos elegantes y definidos bajo su tostada piel eran fantásticos, ni muy grandes ni muy pequeños justo en el punto donde son sexys sin verse exagerados.

Los brazos de Ari parecían tallados en mármol, podían verse las venas recorrerlos pero sin verse grotescas. Las piernas eran largas y muy definidas, con el grosor necesaria para que uno dijera que estéticamente no le faltaba nada. Su abdomen también era un verdadero ejemplo de dedicación, no tenía un six pack si no unos 8 elegantes cuadros muy delineados.

Y para coronar todo ese paquete, las hermosas líneas de su cadera elegantemente marcadas dirigían la vista hacia la enorme entrepierna de ese monumento de hombre. Diego sintió un destello de envidia seguido de un sentimiento de dolor al imaginar a su pequeño amigo tomar todo eso en su virginal cuerpo. Ari iba tener que ser muy cuidadoso y Temo parecería pavo de navidad después de eso.

-Bien. supongo que puedo hacer algo con eso.- Su voz salió algo chillona por el impacto del cuerpo de Ari sobre el.- ¿¡Enserio?! Gracias Diego.- El cholo se acercó para abrazarlo pero Temo se interpuso entre ellos.- Creo que es mejor que te vistas Ari, ¿Diego vamos a ir de compras entonces?- Vaya, su pequeño amigo estaba marcando territorio.

-Claro Temo, por eso los cite en mi departamento. Tenemos todas las tiendas en esta avenida, aunque prácticamente la avenida es tuya.- La risa de Diego llamó la atención de un Ari ya vestido.- ¿A qué te refieres con eso?.- Temo parecía nervioso por la pregunta.- ¿La pequeña puta esta no te lo dijo? La familia de Temo es dueña de casi la mitad de la ciudad, y eso incluye esta avenida y prácticamente cada negocio en ella, ahh y por si fuera poco también es dueño de las marcas.- Le dijo el pequeño elfo mientras tomaba sus llaves.

Temo se veía incómodo pero no dijo nada, solo ofreció una sonrisa tranquilizadora.- Esta bien, solo que yo no tengo tanto dinero y todo aquí parece bastante caro.- Respondió con algo de pena.- No es que sea caro pobrestoteles solo es que tu no lo puedes pagar. Pero no te preocupes, aquí tu sugartemo va pagar todo lo que tomemos.- Diego se giró para ir rumbo a la puerta dejándolos atrás.- ¿Estas bien con eso de pagar todo por mi?- Pregunto antes de salir por la puerta.- Claro Ari, para eso te traje. No te preocupes por eso.- Ambos salieron rumbo al pasillo donde Diego los esperaba.

&

Diego y Temo caminaban plácidamente por la calle como si fueran dueños del mundo, la forma de caminar de ambos era bastante llamativa. Sus movimientos de caderas estaban sincronizados dándoles un aspecto bastante elegante. El en cambio estaba fascinado por la elegante avenida y la cantidad de tiendas de lujo en ella, Diego ya había descartado 3 de ellas alegando que no eran buenas para el estilo que tenía en mente.

Finalmente Diego se decidió por Hugo Boss, cuando entraron a la tienda Ari noto de inmediato que todo estaba fuera de sus posibilidades económicas. Cada artículo superaba las 4 cifras y solo empeoro cuando Diego comenzó a seleccionar prendas a lo loco. Pero Temo parecía no preocuparse e incluso estaba participando activamente.

-¿Oye cholostoteles? Deja esa cara de dolor, a Temo no le importa gastar en ti, pero si lo prefieres puedo pagar yo, lo vería como una inversión. Estoy seguro de que con un buen impulso vas a llegar lejos.- Las palabras del elfo de ojos verdes lo tranquilizaron, al parecer no era tan malo.- Pero en serio preferiría que pagará Temo, se ofende muy fácil y no quiero ver uno de sus dramas.- Se alejó antes de que tuviese oportunidad de contestarle.

-¡No mames que bonito blazer! Temo también pagas esto para mi.- Al parecer también estaba un poco loco.- Bien, creo que es todo en esta tienda. Vamos a la que sigue.- Se dirigieron hacia la caja donde rápidamente Temo fue reconocido por el que parecía el encargado de toda la tienda.- ¡Señor López Torres! Es un honor tenerlo en la tienda insignia de Hugo Boss.- El hombre parecía verdaderamente emocionado, mientras Temo mantenía un semblante tranquilo.

-¿Porque lo conoce Diego?- Ari pregunto intrigado.- Tu realmente no escuchas nada o eres estúpido verdad, te dije que casi toda la avenida es de la familia de Temo, junto a los negocios y las marcas en ellos. Y esta es una de esas combinaciones, para resumir, la tienda es de Temo.- Dijo con algo de fastidio.- Y si pasa esto en la tienda que sigue ya sabes porque.- El elfo no le tenía tanta paciencia.

Temo pareció intercambiar algunas palabras con el gerente y los empleados, era todo sonrisas que dejaron cautivados a todos los presentes.-¿El, el siempre es así?- pregunto a Diego que parecía cansado de esperar.- ¿Que? ¿te refieres a que si siempre es encantador? Pues si, Temo aunque es el cuarto de sus hermanos es el más famoso y admirado de todos los López. En unos años va tomar la presidencia del Grupo Inversor López Torres y tu pequeño amado se convertirá en el segundo hombre más poderoso del país.- El de ojos verdes contestó como si de algo evidente se tratara.

Diego se dirigió a la puerta cuando noto que Temo regresaba de pagar las cosas y así se dirigieron a la segunda parada. Brioni era una tienda de súper lujo donde los ricos y poderosos se vestían, Ari no era ninguna de las dos pero sus pequeños acompañantes si. Apenas entraron el gerente de la tienda saludo a los dos con una pleitesía insultante de la que él ya no se sorprendió.

Ari trato con todas sus fuerzas no ver los precios en pro de su salud mental, pero fracasó terriblemente. Si la anterior era cara, esta la superaba por mucho. Casi se desmaya cuando vio a Diego arrojar una elegante chaqueta de cuero negro con un precio de 6 cifras al montón de ropa que ya había acumulado.

Su pequeño cerebro trataba a marchas forzadas de hacer cuentas en su mente, de cuantos años le llevaría pagar todo eso.- Ven piojento, quiero que te tomen medidas para unos trajes.- Diego lo arrastró con el sastre de la tienda, el cual quedo encantado con las proporciones del cuerpo de Ari.

Cuando salieron de Brioni, Diego los dirigió hacia Prada donde otra vez sus acompañantes se robaron la atención de la tienda. En ella solo compraron accesorios, Ari ya no se molestó en observar los precios, Temo solo deslizaba esa elegante tarjeta negra y las cosas se pagaban por arte de magia.

Después de dar vueltas toda la tarde y visitar tiendas de todo tipo Diego dio por finalizada la búsqueda de su ropa. Ari estaba algo triste de saber que no había podido pagar nada aunque quisiera, pero las palabras del elfo y la actitud feliz de Temo lo tranquilizaba, algun dia el seria capaz de regresarle con creces todo a su bebe hermoso.

-Ari y Temo pedí todo a mi casa para que lo entreguen mañana mismo, asi que lo espero puntuales vamos a estar bebiendo así que preparen sus estómagos. Y si Temo ya se que mañana se regresan a Oaxaca, pero me vale verga. Así que Bye pendejas.- Diego se giro dejándolos solos en el estacionamiento donde Roberto ya los estaba esperando.

-¿Que tal la tarde?- Preguntó el chofer apenas entraron.- Bastante productiva, Ari va tener mucha ropa para todos los eventos a los que pienso llevarlo conmigo.- Temo sonaba bastante animado, pero eso llamó su atención.-¿Eventos? ¿De qué hablas?- Se volteo a ver a Temo.

-Te voy a presentar a la gente que debes conocer para triunfar en tu sueño Ari, no solo se trata de ropa y lucir bien, debes conocer a la gente correcta en los lugares correctos. Tu y yo volaremos cada semana a esta Ciudad para que te des a conocer en las fiestas.- Temo lo miro directo a los ojos y tomando su mano le sonrio.

-Pues entonces prepárate Ari, esas fiestas y eventos son todo un espectáculo.- Roberto suspiro y sonrio burlon.- No creo que sea algo fuera de otro mundo.- Dijo con seguridad en sí mismo, pero él no se imaginaba cuanta de su paciencia estaria a prueba.

&
A partir de este punto inicia la razón por la cual este fic tiene como etiqueta sexhard o sexoduro, por favor si son muy suceptibles no lo lean. No quiero problemas o comentarios quejándose por el mismo.

Están sobre aviso…

Bueno, por lo menos lo intente :C

 

Roberto los llevo a un elegante edificio de departamentos aun más grande que el de Diego, pero este estaba en pleno paseo de la Reforma. De nueva cuenta se dirigieron al último piso donde estaba el departamento de Temo.- ¿Si pregunto cuánto costó esto me vas a contestar?- Ari dijo con un humor bastante apagado.

-No, porque no se cuanto, mi hermano me lo regaló por mi cumpleaños número 18. Desde entonces ha sido mi refugio cuando necesito pensar, solo Diego y tu han venido aquí además de mis hermanos.- Ari sintió un placer indescriptible al saber que Temo confiaba en él lo suficiente como para traerlo a su lugar especial.- Gracias Temo, en serio gracias, no se como agradecerte todo lo que has echo por mi.- Ari lo abrazo por detrás apretando su cuerpo contra el suyo.

Ese simple contacto que no tenía nada de sexual rápidamente elevó la temperatura entre los dos, avivando el deseo latente bajo la piel de ambos. Temo se giró para capturar los finos y suculentos labios de Ari entre los suyos, a lo que su acompañante reaccionó gustoso de tenerlo dentro de su boca.

Antes de que todo avanzara mas Temo se separó.- Voy a bañarme, ponte cómodo por favor.- Le guiño un ojo mientras avanzaba dentro del enorme departamento. Ari se tragó su frustración y observo el lugar, maravillandose por la vista privilegiada que tenía, así como el estilo minimalista del mismo.

Definitivamente Diego y Cuauhtémoc eran totalmente diferentes, aunque el departamento de Temo se veía elegante y lujoso, no estaba muy cargado y sus colores eran tonos entre negro y blanco nada muy llamativo. Al parecer su pequeño usaba la impresionante vista que tenía como su principal decoración.

Ari se dejó caer en el sillón de piel negro que había frente al inmenso ventanal y pensó en cuán valioso se había vuelto Temo en menos de un mes, ahora mismo no sabia que pasaria con el si el pequeño lo dejaba por alguien que si valiera la pena. Desconocía en qué punto se cuerpo, corazón y alma se habían consagrado al López, solo podía pedir a lo más sagrado que nunca lo apartaran de su lado.

Temo entró nervioso al baño de la habitación principal, su ser ya no podía resistir más la tentación de estar con Aristóteles, queria tocar su piel, aspirar su aroma e impregnarse de las mieles que ofrecía ese cuerpo. Se metio a bañar para quitar toda la suciedad de su cuerpo y perfumó su piel con las esencias de los finos shampoos que usaba.

Pero el paso más importante lo puso algo nervioso, cuando estaba saliendo con Jerry, Diego le regaló una ducha anal para cuando decidiera dar el último paso para consumar su relación. Afortunadamente no había tenido que usarla ya que descubrió los engaños de su ex antes de decidirse.

Pero ahora con Aristóteles estaba seguro de dar ese paso, así que se decidió e instaló el pequeño aparato para iniciar su lavado rectal. Sabia que tenia que hacerlo correctamente y de manera profunda ya que su piojoso era demasiado grande, así que decidió tomarse su tiempo. No quería causar un accidente en su primera vez.

Después de ver como el agua de su interior salía totalmente limpia temo se unto un poco de lubricante con un agradable aroma a miel y avena que también tenía un ligero sabor dulce. Salió de la lujosa ducha y una vez seco, se dirigió así como estaba solo con una bata de baño a donde estaba su musculoso semental.

Ari no sabía cuánto tiempo estuvo sumergido en el mar de sus pensamientos, pero en cuanto captó el sonido de los pasos de temo, seguido de un exquisito aroma se incorporó de inmediato. Solo para ser recompensado con la vista de un temo recién bañado y solo con una bata de baño cubriendo su cuerpo, se acercó suavemente hasta quedar a un paso y así éste pudo observar el ligero color sonrosado de su piel.

Estaba un poco confundido, no sabia el porque de la actitud de su pequeño así que decidió preguntar.-¿Q...ue, qué es lo que pasa Temo?- Apenas pudo articular embriagado por la vista y el aroma de Temo.- Yo… yo, mmmh quiero estar contigo Ari.- susurro de manera casi inaudible de tal manera que si no hubiesen estado solos en el silencio de esa habitación no lo escucharía.

Iba a preguntar a qué se refería pero con un elegante movimiento Temo dejó caer la bata mostrando su maravilloso cuerpo desnudo. La piel de su amado era perfecta, no había ninguna imperfección en ese lienzo, admiro como los músculos de temo se marcaban en los lugares correctos, sus pezones de un color cobrizo eran preciosos.

Bajo su vista hacia la cadera del pequeño y admiro por primera vez su pene, el cual era de un color unos tonos más oscuro que el resto de su cuerpo, sin circuncidar y con un glande de un bonito color rosado. Sus testículos al igual que su pene eran de tamaño promedio nada muy grande o exagerado pero tampoco se podía decir que era pequeño.

Sus piernas como ya las habia visto no tenían casi vello y se veían preciosas así de cerca. Ari lo tomó de la cintura acercándolo un poco más a él y preguntó con una voz llena de deseo.- ¿Estás seguro mi amor?- Temo que había mantenido sus ojos cerrados, los abrió solo para asentir de manera afirmativa.

Con ese gesto Ari se dejó ir desatando toda su pasión reprimida sobre el pequeño y hermoso cuerpo que se le ofrecía. Término de jalar a Temo sobre él y lo sentó en su regazo tomando sus labios y colocando su mano en la erección de su hermoso manjar para proceder a masturbarlo.

Temo prácticamente se derritió sobre sus piernas, dejándolo profanar su boca y entrepierna sin resistencia, pero Ari no tenía suficiente así que lo tomó por la cadera y usando su fuerza hercúlea lo levantó poniéndolo sobre su entrepierna abierto de piernas y dejando su ano expuesto.

Cuando estuvo satisfecho con la nueva posición Ari tomó con una de sus manos la cabeza de Temo para ajustar los besos que se daban y con la que tenía libre comenzó a tocar el suave culo de su pequeño en busca de su apretada entrada. En cuanto dio con ella noto como esta se encontraba húmeda y resbaladiza dándole a entender lo que su bebé quería.

Con eso en mente se dio a la tarea de profanar el ano de Temo con sus dedos mientras comenzó a chupar el cuello y los pezones de su bebé. Lo escucho pidiendo más entre jadeos y él no podía dejarlo sin darle lo que pedía. Decidió cambiar de posición esta vez arrancando parte de su ropa en el proceso.

La nueva posición elegida por su semental lo dejó con su rostro presionado al sillón de piel y con toda su parte trasera a la total disposición de Ari, cuando iba a protestar por ser privado de los besos y las caricias, la experta lengua de su macho se adentro en su recto dejándolo sin palabras y babeando el carísimo sillón.

Debido a su posición poco podía ver, pero alcanzo a notar que Ari ya no tenía la parte superior cubierta y como de entre sus pantalones se asomaba la enorme y jugosa verga de su macho. Al ver esto un ramalazo de deseo recorrió su cuerpo entero provocando un espasmo que contrajo su esfínter, atrapando la lengua del semental en su interior.

Ari no había dejado de acariciar su pene masturbadolo, recorria la totalidad de su raja desde las bolas hasta su ano cada vez más húmedo. Temo estaba casi llorando del placer que le producía ese hombre su hombre, pero necesitaba también chuparlo. Le tomó mucha fuerza mental poder articular palabras pero cuando lo logro casi desconoce su voz.

-Ar…i, aaagh Ariiii, po...por fa..vor, aaaay, mmmhg, de..ja dejame mamarte.- en cuanto Ari captó lo que decía, una nalgada muy fuerte seguida de un dulce beso en la zona violentada hizo que su cholo se apartara de lo que al parecer era su comida favorita.- ¿Dónde está la habitación?- fue lo único que dijo, cuando señalo la puerta indicada sus musculosos brazos lo levantaron como si no pesara nada y lo llevaron hacia allá.

Al cruzar la puerta y ver la espaciosa cama, Ari solo lo arrojó sobre ella y se quito lo último de su ropa dejando ese glorioso cuerpo expuesto. Por fin esa deliciosa verga estaba a la vista, su cholo notando el hambre en su mirada lo volvió a tomar y susurrarle al oído una deliciosa idea.- Vamos hacer un 69, tu me das culito y yo te doy verga mi amor.- Temo no tardó nada en obedecer y se giro dejando sus piernas apuntando hacia la cara Aristóteles y quedando con la enorme erección frente a él.

Aristóteles agradeció con toda su alma la diferencia de tamaño entre los dos, Temo se extendía sobre todo su cuerpo con una comodidad prácticamente diseñada por los dioses, dejando ese hermoso ano y sus suaves nalgas a su disposición. sintió como la cara de bebé quedó justo sobre su verga llena de presemen.

Escucho la inhalación de Temo justo antes de meterselo a la boca, al parecer su pequeño tenía un fetiche con su aroma. Disfruto de la sensación de su lengua recorriendo todo su venoso tronco y los pequeños mordiscos en sus pesadas bolas peludas, como Ari no penso que tendria sexo pronto y como ya era incapaz de tener una erección si no era pensando en Temo había descuidado un poco su zona genital.

Pero por lo que estaba experimentando a Temo no parecía importarle que su vello púbico estuviese más largo, se lo estaba chupando sin importarle nada y él estaba agradecido por ello. Usando la ventaja de su cuerpo más grande y fuerte, Ari movió sus piernas para colocarlas sobre la nuca del pequeño, aprisionando su cabeza en un agarre mortal.

Para cuando Temo se dio cuenta de lo que pretendía ya era muy tarde, Ari empujo la cabeza del pequeño hasta que sintió la nariz del bello ser enterrada en sus enormes testículos dejando caer una gran cantidad de saliva por ellos. Sentía como la garganta de su amado intentaba tragarlo, dándole un masaje a toda su gruesa longitud.

Temo casi no podía respirar y sus ojos estaban llenos de lágrimas, pero un increíble deseo de sumisión lo embargó. Ari lo estaba usando para satisfacerse pero en el proceso él se sentía en la gloria. Su ano estaba siendo abusado ahora por los grandes dedos de Ari y su maltratada garganta estaba alojando a duras penas una enorme verga de película porno.

Ari lo dejó respirar cuando sintió como su garganta se contraía con desesperación por aire fresco, pero apenas dio una profunda bocanada volvió a introducir de golpe toda su gran verga hasta dejarlo viendo sus peludas bolas solo a milímetros de distancia. A temo no le daba pena admitir que tenía un fetiche por el masculino aroma de Ari y cuando a eso se sumó su peluda entrepierna terminó por caer rendido.

Podía sentir que ambos estaban cerca por las ligeras pulsaciones en el pene de Ari, así como por la gran cantidad de presemen que estaba arrojando a su garganta. Pero antes de que eso sucediera su semental lo apartó del paraíso.- Vamos, quítate de encima y ponte boca arriba en la cama.- La voz de Ari no era gentil como cuando le hablaba en la calle o a solas, esta era una voz que solo se escucha cuando uno se deja consumir por sus más primitivos deseos.

El obedeció rápidamente acostándose boca arriba en la cama pero por la bofetada que recibió de Ari, al parecer no había sido tan rápido como él pensaba. cuando iba a protestar un tierno beso en su mejilla lo calmo seguido de un susurro.- Cuando estemos en la habitación, en este mundo idílico solo para los dos, yo soy el amo y señor; y tu, solo sirves para darme placer, y mi placer es tu placer.- Las suaves palabras de Ari no lo ofendieron o incomodaron, al contrario incrementaron aun más el deseo por tenerlo.

Ari no le dio tiempo a contestar cuando con una fuerza brutal pego sus piernas a su pecho, dejando la totalidad de su ano expuesto. Su macho no le dio oportunidad de nada cuando metió su cara una vez más deleitándose del sabor para después incorporarse y escupir en su maltratado ano.

Temo sintió miedo cuando la enorme cabeza del pene de Ari roso su expuesta entrada, apretó más sus piernas contra su propio pecho en un intento de calmarse. Pero esto solo alentó más a su semental.- Bien Temo, muy bien. Eres hermoso, todo tu eres hermoso, ojala te vieras con mis ojos, tan puro, tan perfecto. Ahora relájate mi amor pareme el culito y deje que la magia entre los dos suceda.- con esa palabras su piojoso presiono más fuerte para entrar.

El grito agudo de Temo cuando forzó su verga contra su ano debió haberlo detenido, pero solo hizo que se pusiera más caliente. Miro con fascinación como la pequeña entrada de su bebé parecida un capullo de rosa a medio abrir, palpitando, tratando de mantenerlo fuera de él. Pero fracasó terriblemente, dejó caer su cuerpo para cubrir a su pequeño y colocó su mano derecha en su cuello, apretando su garganta y afianzando su dominio primitivo sobre él.

Cuando la temerosa y llorosa mirada de Temo lo observo directamente a los ojos, comenzó la deliciosa tarea de penetrarlo lentamente. Ari lo estaba partiendo en dos y la enorme mano sobre su cuello le impedía cualquier acción. Lo peor de todo esque lo estaba disfrutando, el dominio total del macho sobre él lo ponía cada vez más caliente.

Sentía como sus paredes anales se abrían a la fuerza para dejar a su semental pasar hasta el fondo, comenzó a llorar cuando sintió la cabeza del pene de Ari metiéndose completamente dentro de él, solo para segundos después salir y llevarse parte de su recto con él e introducirse de golpe esta vez unos centímetros más adentro.

Ari sentía como el culo de Temo se contraía alrededor de la cabeza de su verga haciendo un esfuerzo por acomodarlo, pero lográndolo muy apenas. Su pequeño seguía llorando pero podía ver el deseo en sus profundos ojos, se acercó a besarlo con todo su amor contenido y cuando conectaron dejo ir lentamente centimetro a centimetro la totalidad de su enorme verga.

El interior de Temo era muy suave y caliente, su pequeño dejaba salir sonidos de dolor acompañados de profundos gemidos, el más fuerte de ellos fue cuando la cabeza de Ari roso su punto P, la zona más sensible del cuerpo de un hombre y con ese ligero toque un chorro de presemen salio disparado del pene de su bebé. El como buen semental aprovechó ese momento para dejarse ir por completo.

El grito de Temo fue inaudible, muriendo en su garganta debido a la sorpresa y el dolor. Pesadas lágrimas salieron de los bellos ojos que él tanto amaba y como el causante de ellas las bebió, sintiendo una culpa lacerante pero también un orgullo inmenso al saber que ahora era uno con él.

Dejó que su pequeño se acostumbrara a su inmenso tamaño y se dedicó a besarlo con suavidad, las manos de Temo que nunca dejaron su espalda y ahora lo acariciaban desde los hombros hasta la parte baja de la misma.- Perdoname mi amor, pero no podía detenerme, perdoname por ser un imbécil insensible, pero yo quería ser uno contigo y ahora que por fin lo soy, si decides jamás tener una vez mas sexo conmigo lo aceptaré gustoso. Te amo hasta el infinito.- susurro al oído de Temo mientras besaba su cuello.

Cuando sintió a Temo moverse ligeramente, entendió que podía moverse y de nueva cuenta un deseo irrefrenable lo llenó. Tomando con una de sus manos el cuello de su amante una vez más y con la otra una hermosa pierna del pequeño como punto de apoyo, se salió por completo para después meterla toda de golpe.

EL cholo lo quería matar, eso pensó cuando lo sintió tomando control total de su cuerpo para sacar ese enorme vergon de él para despues enterrarsela hasta que sintió las bolas enormes golpear sus nalgas. Notaba cómo en cada poderoso empuje su interior se acomodaba para dejarlo pasar.

A pesar del dolor y del abuso de Ari sobre su cuerpo, Temo estaba experimentando mucho placer y no era por el dolor en sí o porque fuera masoquista, sino que su cholo piojoso se estaba ensañando con su próstata. Había ya un hilo delgado de presemen corriendo desde la abertura de su glande hasta su abdomen, dejando un pequeño charco de fluido seminal.

Poco a poco el dolor se fue, ahora solo era una molestia que podria facilmente ser ignorada, se dejó llevar por el poder sexual del semental sobre él y disfruto del castigo anal que estaba recibiendo. Ari estaba sudando mucho sobre él por lo que su aroma natural de macho se hizo más fuerte intensificando así su deseo por el.

Temo no supo por cuánto tiempo el piojoso lo mantuvo en esa posición, pero otra bofetada lo trajo a la realidad para después ser tomado por los cabellos y obligado a ponerse boca abajo, rápidamente sintió el enorme vacío que Ari había dejado en él mientras el cholo se acomodaba aprisionando sus piernas entre sus musculosas muslos.

En esa posición donde Ari estaba sentado prácticamente sobre su ano pudo sentir todo el recorrido de los casi 26 cm de verga que lo estaban penetrando y noto como la base de su vientre se aplano sobre el colchón, pudiendo de esa manera sentir claramente donde estaba la cabeza del pene de Ari dentro de su cuerpo.

Esa posición dolía un poco ya que la verga de Ari estaba en un ángulo que empujaba su abdomen, pero también era muy placentera y cuando su macho estaba cómodo sobre él, un musculoso brazo lo tomó del cuello doblando su espalda hacia atrás haciendo aun más profunda la penetración.

Temo comenzó a escuchar el famoso sonido del aplauso carnal cuando Ari se clavaba hasta el fondo en el, haciendo que sus bolas lo golpearan. Su cholo susurraba palabras que elogiaban su cuerpo y le decia tambien cuanto lo amaba, le describía con lujo de detalle lo maravilloso que era por dentro y sus deseos de preñarlo. Lo cual recordó a Temo que no habían usado protección, algo por lo cual se lamentaría más tarde.

Ari lo estaba jalando muy fuerte del cabello y sus embestidas cada vez se hacían más fuertes, él había perdido la razón de sí y sus gritos podían escucharse por toda la habitación junto al sonido de la cama que apenas y podía soportar la fuerza del semental fornicandolo como si no hubiera un mañana.

El sintió como estaba cerca de su orgasmo, el ano de Temo ahora totalmente húmedo gracias a la combinación de sudor y fluidos seminales, hacia un sonido pecaminoso cuando lo chupaba hacia su interior. El estaba sujetando el precioso cabello de su niño como muestra de que era su macho y que lo follaría hasta hartarse, pero ya habia alargado mucho esa primera vez.

Comenzó a notar esa sensación de cosquilleo en sus pesados testículos señal de que estaba cerca, así que usando toda su fuerza obligó a Temo a doblarse hasta el máximo y susurro en su oído unas cortas palabras seguidas de un sucio beso.- ¡Desde este momento, ambos nos pertenecemos!- Justo en ese momento se enterró hasta que solo el bello púbico de la base de su pene era visible fuera del apretado ano de “Su Cuauhtémoc López”.

Temo sintió todas y cada una de las pulsaciones de la enorme verga dentro de él y como esta se vaciaba hasta dejar secas las obscenamente grandes bolas de Aristóteles. Sabía que si fuera una mujer la leche del cholo en su interior le hubiera hecho aparte de un queso y un yogurth, quedar preñada de 8 niños de una sola vez. Pero gracias a dios era un hombre y eso no podía ocurrir.

Ari se dejó caer sobre su espalda totalmente sudado después de llenarlo de su espeso esperma, él también se sentía devastado después de su orgasmo anal así que agradecio cuando su macho piojoso los acomodo de tal manera que quedaron cuchareando. Ari seguía duro dentro de él y movía lentamente sus caderas mientras dejaba pequeños besos por su espalda susurrando palabras dulces que nada tenían que ver con la actitud de hace 5 minutos.

-Temo, Temo mi amor, ¿Te gusto?¿Perdón, Te lastime? A la otra lo hago más suave.- Ari había regresado a ser ese cholo que lo trataba con devoción y eso lo hizo sentir amado.- Si, me lastimaste pero me encanto. Ahora solo debo preocuparme por si debo usar pañal toda mi vida por si no se me cierra el culo y eso.- Temo susurro pero su respuesta solo hizo reír a Ari.

-Eres un menso, sigues igual de apretado, pero dejame ver.- Ari salió con cuidado de su interior y nuevamente el vacío se hizo notar.- Mi amor, ponte boca abajo para revisarte.- El cholo lo trataba con mucho cuidado, cuando hizo lo que le pidió sintió las grandes manos de su piojoso abriendo sus nalgas.

-¡Wooow!- No esperaba esa expresión de Ari.-¿¡QUE PENDEJO!? ¿SE ME VEN LAS ANGINAS VERDAD? ¡DIOS SOY UN PUTO PAVO NAVIDEÑO! ¡AHORA COMO VOY A CAGAR!- El tono histérico de Temo le saco una sonrisa.- Nada que ver mi amor calmate, solo me quede impresionado por que puedo ver la enorme cantidad de semen que te deje adentro, pero salvo eso tu ano se cierra normal.- Ari dejo un pequeño beso en su maltratado ano.

-¿No me rompí?- Pregunto curioso.- No, para nada, te cierras normalmente y no hay sangrado, eres un pasivo natural mi amor.- Los elogios de Ari lo hacían sentirse bien.- ¿Seguro piojoso?.- dijo con pucheros en su cara.- Si mi vida, yo te amo, jamas te mentiria.- Ari estaba dejando besos por toda su piel.

- Esta bien, te creo. Espero que pueda caminar mañana.- Temo susurro casi al borde del sueño.- Vas a ver que si mi amor, sino yo te cargo. No me importa.- Ari era muy cariñoso después de tener sexo, algo que era muy contrastante con su actitud dominante durante el mismo.- Ahora solo voy a dormir, hasta mañana cholo , te quiero.- fue lo último que dijo antes de caer dormido.

Ari sabía que aunque Temo aun no le decía “Te amo” lo que había hecho hoy era un símbolo de que su hermoso bebé lo estaba amando. Así que se quedó despierto viéndolo dormir, mientras el acariciaba su cuerpo adorandolo como la pieza de arte que era, y esparciendo el semen que escapaba de su interior por sus nalgas, como una forma de marcarlo como suyo.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Esa madrugada Pepe López despertó sudando a chorros al tener una pesadilla horrible y sumamente perturbadora. Soñó como su pequeño hermano Temo era tomado de manera violenta por un cholo mal viviente y muy musculoso. Veía cómo abusaba de su hermano de manera salvaje con su pene enorme y destrozaba su pequeño culo.

La pesadilla solo empeoro cuando vio como su hermano era abofeteado en repetidas ocasiones para que cumpliera con las morbosas demandas de su abusador. Justo antes de despertar observo como su pequeño era preñado en lo más profundo de su cuerpo y solo su rostro bañado por lágrimas era visible.

Pepe trato tranquilizarse y conciliar de nuevo el sueño pero las imágenes y sonidos que rondaban su mente solo lo atormentaban, sabía que su hermanito nunca haría eso. El era tan puro que solo se dejaría tocar por el que considerara el amor de su vida y solo después de casarse.

Con eso en mente se recostó para descansar, lo que Pepe no sabía era que su pequeño hermano se convertiría en un amante de las vergas enormes y mas si estas venian pegadas a cholos musculosos y malvivientes con dudosa higiene.

&

Temo se despertó esa mañana de domingo con su cara enterrada en la axila de Ari, pero lejos de molestarle, le encanto aspirar su masculino aroma. No sabía cuando había desarrollado ese fetiche por el fuerte aroma del cholo pero a eso se le sumó la sumisión y el placer que obtenía al ser sometido y abusado.

Salió de su ensoñación cuando comenzó a sentir los estragos de su faena sexual, su ano estaba palpitando a horrores, su espalda le dolía. Su cabeza punzaba por el abuso sobre su cuero cabelludo, una de sus nalgas tenía una marca muy grande donde había estado la mano de Ari.

Y cuando se vio al espejo se dio cuenta que parecía sacado de una escena de violación, la mano de Ari no solo estaba marcada en sus nalgas, también estaba marcada en su mejilla y por supuesto había dejado una hermosa marca en todo su cuello. Temo intento caminar, solo para caer en cuenta como un chorro de espeso semen caía de entre ellas.

Sus piernas también se resintieron al sentir su peso, al parecer la primera posición a la que había sido sometido por mucho tiempo logró hacer que sus articulaciones se agarrotarán. Su primera vez vez fue devastadora, pero no se arrepentía de nada, bueno solo de una cosa. El no usar protección lo hizo sentir culpable pero seria algo de lo que tenía que hablar con Ari.

Estaba muy feliz tanto que decidió meterse a bañar para después cocinarle a su hombre un delicioso desayuno, debía alimentarlo bien ya que se había vaciado completamente dentro suyo. Temo se esforzó realmente por hacer un desayuno para campeones, para lo cual hizo su receta de chilaquiles López, junto a un licuado de manzana con avena y miel.

Temo le llevo la comida a su macho hasta la cama, aun se sentía muy dolorido pero quería consentir a Ari por la maravillosa noche que habían tenido. Después de todo el los había privado a ambos de ese placer, pero a partir de ese punto su relación experimentó un cambio importante del que tenían que hablar.

Ari despertó solo en la gran cama e inmediatamente extraño a su pequeño Temo, se tranquilizó cuando escucho trastear a su bebé en la cocina. En la madrugada después de que su amante quedara dormido, él se quedó besando y adorando su cuerpo hasta que se quedó dormido por lo cual decidió esperar a que regresara.

Aun estaba desnudo y no tenía intención de vestirse pronto se sentia muy comodo estando asi, y estaba seguro que a Temo tambien le gustaria.- ¡Buenos dias Ari!- el dueño de sus pensamientos entró por la puerta cargando una bandeja, pero eso no fue lo que llamó su atención.

Temo solo llevaba un fino boxer ajustado a sus hermosas caderas que resaltan el bello color de su piel, piel que estaba marcada por las evidencias del abuso que desató sobre él. Ari se sintió mal por ver las marcas en su cuello y su mejilla de un color rojizo, se levantó desnudo como estaba y no sin antes quitar las las cosas que temo llevaba con él lo tomó entre sus brazos para suplicar su perdón.

-Mi amor, perdón perdón, por favor perdóname. Mira como te deje. Dios mío soy un salvaje.- Ari comenzó a llorar, qué tal si Temo ya no quería estar con él, aunque sabía que le había dicho que si decidía ya no tener sexo el lo respetaría, pero sabía que no sería capaz de vivir sin esta conectado de era maravillosa manera.

-¿Que tienes Ari, porque lloras?- Estaba tirado de rodillas abrasado de la cintura de Temo suplicando su perdón.- ¿Cómo que porque? Mirate nada mas Temo, ayer te trate horrible.- Susurraba desesperado.- Ay Ari, no pasa nada. ¿Te arrepientes de lo que paso ayer? ¿Eso es lo que me estás diciendo?- Su pequeño le pregunto mientras le acariciaba el pelo.

-¡Nooo, nooo. claro que no¡ Es lo mejor que me ha pasado estar dentro de ti y hacernos uno. Solo que no quería lastimarte mi amor.- A Temo le perturbaba saber que Ari podía ser tan extremo en sus cambios, era muy lindo y tierno con él pero todo eso cambiaba cuando estaban en la intimidad, se volvía sumamente dominante y violento.

-No te preocupes, me gusto mucho todo lo que hicimos y lo que me hiciste. Pero si debemos hablar sobre algo que me preocupo.- Ari se tranquilizo un poco, decidió levantarse y jalar a Temo sobre su regazo.-¿Que paso mi bebe hermoso?- Comenzó a besar el maltratado cuello de su más grande tesoro mientras acariciaba su cuerpo.

-Paso que no usamos protección Ari, y como sabes yo era virgen hasta hace unas pocas horas que casi me sacas el intestino. Pero por las ganas que le echaste me doy cuenta que tu no.- Temo dijo esto último algo tenso, por lo que pudo vislumbrar a qué se refería.- Temo, yo obvio no era virgen. Pero si te preocupa la parte de la salud no tienes nada porque hacerlo, eres el primero con el que no usó protección.- Ari susurro en su oído mientras aspiraba su aroma.

-¿En serio?- Temo se estaba derritiendo bajo las caricias de Ari, pero trataba de poner atención.- Si mi amor, siempre e usado protección antes aunque agradezco no haber usado contigo. Y preferiría no usarla nunca mas mi amor, los condones aunque sean XL me molestan.- Confesó mientras seguía chupando a Temo.

-¿Pero, pero seremos exclusivos verdad?- Temo sonaba nervioso, como si a él se le pasara por la cabeza estar con alguien más. Además no podía, Ari ya no tenia erecciones si no era pensando en Temo.- ¡Pero por supuesto que claro que si! ¿Como vergas se te ocurre que yo te compartiría? Además a mi ya no se me para si no es contigo, me tienes bien amarrado mi amor.- Ari puso toda su sinceridad en sus palabras.

-Además yo quiero que seas mi morrito, quiero que todo mundo sepa que eres mío. Yo te amo Cuauhtémoc. Te juro que yo nunca, nunca te fallaria, yo soy tuyo, y aunque se que no te puedo ofrecer nada que no tengas, quiero que sepas que yo te pertenezco en cuerpo y alma.- Ari beso sus manos para después colocarlas sobre su corazón.

Temo estaba sorprendido por las palabras de Ari, la verdad lo habian tomado por sorpresa. No esperaba que los sentimientos de este fueran tan profundos, el sabia que tambien sentia algo familiar, aunque por ahora mantendría sus reservas, pero aun asi decidio aceptar.- ¡Claro que si piojoso, quiero ser tu morro! Solo espero no te arrepientas eeeh.- Le dijo con algo de burla.

-¿Porque lo haria mi amor, yo te amo?- Respondió seguro de sí mientras asaltaba la boca de Temo.- Pues porque deberías conocer mejor a mis hermanos.- Logró decir el pequeño entre los besos que cada vez suben más de intensidad.- No creo que sean tan malos bebe, ademas no hay nada que no sea capaz de tolerar por ti.- el cholo ya estaba tocando su ano con claras intenciones.

Temo se apartó de golpe antes de que Ari entrará en modo dominante, no se creía capaz de resistir un trato como el de la madrugada tan pronto. Además tenían que ver a diego en unas horas.- Perdón Ari, pero hoy no, deja que me recupere y podamos tener sexo. por favor come antes de que se enfrie mas, tambien te hice un licuado.- Ari suspiro decepcionado pero asintió dándole un beso.

Ari comenzó a comer la deliciosa comida que su ahora novio le había preparado, pero su mente ya estaba imaginando su segunda vez, así como a la familia de Temo. Después de todo ¿que tan malo podría ser? Se preguntó,mientras una sonrisa adornaba su rostro.

&

Diego estaba muy feliz ese día, las visitas de Temo siempre tenían ese efecto, pero además de eso también estaba de buen humor porque iba a usar sus habilidades para la moda en alguien que se veía con futuro. Claro que era algo que él no confesaría fácilmente, por otro lado era feliz porque su amigo había encontrado una persona que de verdad lo amaba.

Había observado detenidamente al cholo mamado y no tardó en darse cuenta que trataba a Temo con una devoción casi religiosa. Como si su amigo estuviera hecho de cristal, o fuera algo que no pudiese ser visto por los mortales, era muy diferente a como Jerry lo había observado, como si solo fuera un mueble bonito.

Pero no quería amargarse el dia pensando en eso, decidió servir un poco de botana y comida ligera. Como era domingo Juany su ayudante no estaba, así que le tocó preparar todo a él, pasó un tiempo desde la última vez que había bebido con Temo y sabía que a pesar de su tamaño tenía una resistencia al alcohol brutal.

De hecho ambos la tenían, en varias fiestas tanto de la universidad como de amigos de ambos, eran conocidos por ser invencibles en muchos juegos de borrachos. Asi que se había aprovisionado bien, ya que tampoco conocía que tanto tomaba Aristóteles, esperaba que esa tarde fuera muy divertida.

Así que cuando escucho el timbre de su puerta ya tenía todo listo, pero él no estaba preparado para lo que vería tras ella. Su bello e inocente Temo parecía sacado de una escena de porno gay bondage, tenía marcas de manos y mordidas en el cuello, y su mejilla estaba aun roja por las fuertes bofetadas que seguramente había recibido.

Ari tenia una cara de imbecil orgulloso de si mismo, asi que no dudo que ese sujeto fue el autor, pero por la cara de Temo todo había sido consensuado. Por lo que después del shock inicial soltó una carcajada.- ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! ¿TE AGARRARON DE MORDEDERA O QUE VERGA? ¡NO MAMES TEMO!- La risa de Diego resonaba por toda el piso.

-¡YA DEJAME PENDEJO! ¡SUFICIENTE TUVE CON LA CARA DEL POBRE ROBERTO CUANDO ME VIO!- Temo también gritaba indignado.- ¿¡y como chingados no pendejo!? Traes una carita de que te dieron verga por todos lados. Estoy orgulloso de ti, eres un ¡Power Bottom! ¡Como de que no, eso verga!- Diego saltaba de felicidad.

-¿Qué es eso?- Ari pregunto desconcertado por el término, el elfo saltarin solo rodó sus ojos verdes con fastidio.- Dejaré pasar tu falta de cultura gay solo porque estoy orgulloso de mi Temo. Es un tipo de pasivo que no tiene miedo de un activo por más violento o dominante que sea, no le importa que tan grande sea una verga, su ano se la come aun así lo haga llorar, y por último, participa activamente en el sexo y como puedes ver, aquí mi puta favorita tiene mucho de eso.- La verdad es que Ari solo pudo asentir a las palabras de Diego.

Temo lloro mucho, pero en ningún momento le pidió que se detuviera. Y por si fuera poco una vez se acostumbró él mismo se penetraba con fuerza.- Diego, ¡por Dios! ¡cállate!- Su bebé se puso de mil colores.- ¡Ay bye, Temo! Me saliste puta de las chingonas, comerte una vergota como la que dices que tiene el piojoso en tu primera vez anal es todo un logro. Sacaré el Vodka ¡Puta madre!- Diego los dejo en la puerta y se fue corriendo como loco.

-Creo que me saque la loteria contigo mi amor.- Ari no podía dejar de sonreír- ¡Neta! ¿Tu tambien pendejo?- Temo se fue indignado hacia el interior.- Ya mi amor, no te enojes.- le susurro a su pequeño con cariño.- Esta bien, solo porque has sido muy cariñoso conmigo.- le sonrió Tomó con dulzura.

-Ahora si, ya volvi. Vamos a celebrar que te rompieron el culo, así como el nacimiento de un nuevo Power Bottom, porque habemos muy pocos. Ah y antes de que se me olvide, Ari en ese cuarto está toda la ropa que seleccione para ti, ve y pruebatela vas a modelar para ambos.- Le dijo mientras entregaba shots de Vodka para los 2.

-Claro, ¿neta vamos agarrar el pedo?- pregunto antes de entrar por la puerta indicada.- Pero por supuesto que sí cholo rompeculos, es una nueva etapa en la vida de Temo como pasivo y para ti como modelo. La próxima semana vamos a iniciar las fiestas y eventos para darte a conocer, así que si van a coger duro, plis no le hagas marcas a Temo tan visibles.- Diego respondió mientras tomaba como si fuera agua el vodka que había servido.

-¿A todo esto? ¿Ustedes ya son algo? Recuerdo que Temo había dicho que solo tendría sexo con una pareja estable o cuando se casara, pero ustedes llevan de conocerse que ¿3 semanas no?- La pregunta provocó que Temo se bebiera su shot de golpe.- Ari y yo somos novios.- Contestó después de beberse todo.

- Saliste mas cabrón que bonito, pero bueno. Me alegro por los dos, y tu no me hagas esperar.- Dijo el elfo señalandolo, pero justo antes de volver a entrar a la habitación señalada escuchó la última pregunta de Diego.- ¿Y cuando le diras a Pepe?- La pregunta solo provocó los gritos de Temo.

-¡VERGAAAAAAAAAAAA, PEPE!- Temo comenzó a estirarse el pelo.- ¿Que pasa mi amor, quién es ese Pepe?- Ari corrió al lado de Temo para arrodillarse.- Es tu cuñado genio, y es el hermano más sobreprotector que existe.- Recordó de inmediato que Temo lo había nombrado, pero no entendía la reacción de su novio.

-¿Y qué tiene de malo que sepa que somos novios?- Ari de verdad no comprendía.- Pepe López es el mayor de los hermanos de Temo, y lo adora como si fuese su tesoro más grande Ari, y cuando vea que te lo cojiste como si fuera un puta pues…- La cara de Diego le dio a entender que no sería nada agradable.

Después de un breve intercambio de palabras sobre lo que representaban sus hermanos para Temo, Ari se dio una idea de porqué estaba tan preocupado su pequeño. Su novio y el elfo comenzaron a beber como locos mientras él modelaba y conforme avanzaba la tarde fue bajando cada uno de los conjuntos que terminaba de modelar a la camioneta de Temo.

Para cuando se había dado cuenta él tenía un ligero mareo por el alcohol que consumió durante toda esa tarde, pero Temo y Diego eran otro caso. Esos pequeños cuerpos habían consumido 3 botellas de alcohol cada uno y seguían bebiendo, pero los dos ya estaban muy borrachos, se reían por todo y Temo le estaba describiendo con lujo de detalle su noche de sexo.

- Y entoncessss el semental que vezs ahi paraduo, me hagaro bien ojete de los peloss.- Temo trataba de hablar pero estaba fallando de manera terrible, Diego por otro lado ya estaba casi inconsciente.- Desspierta putaaa, teess toy contando la mejor parte.- Ari recogió el ligero cuerpo de Diego del sillón y lo llevó a su cuarto.

-Nuuuoo teeee llevezz a mi amigaaa sholooo vergon.- Temo trato de detenerlo, pero no podía ni pararse. Cuando dejó a Diego volvió para encontrarlo tirado echo bolita, cosa que le dio ternura. Lo cargo delicadamente, tomó sus últimas pertenencias y antes de bajar llamo a Roberto para que los llevara al aeropuerto.

Cuando bajó al estacionamiento para llevar a Temo a la camioneta, Roberto llegó caminando plácidamente, pero al ver el estado en el que estaba Temo y a él maniobrando con algunas cosas corrió para ayudarle.-¡Wooow! Estuvo buena la peda con el señor Ortega.- Solo dijo cuando quitó algunos objetos de los brazos de Ari tratando de no molestara un Temo profundamente dormido.

-Ni que lo digas, no sabia que podian beber tanto, son tan pequeños.- Ari estaba verdaderamente sorprendido por su aguante de ese par.- Si, ambos son famosos por beber en exceso. Pero tu te ves algo decaído, ¿paso algo?- Roberto era bueno observando.- La razón por la que Temo bebió tanto es porque Diego le mencionó a su hermano Pepe.- Confesó al chofer con algo de incomodidad.

-Y por tu cara te estas malviajando, ¿verdad? Mira Ari, la relación de los hermanos lópez con Temo es algo extraña, lo ven como algo más que su hermano. Lo sobreprotegen mucho, por eso insistió en no decir que estaba en la ciudad.- A pesar de las palabras de chofer, Ari aun se sentía algo inquieto.

-Pero qué tal si cuando me los presente se de cuenta que nunca seré suficiente para él, que tal si me deja por escuchar que sus hermanos no me aprueban como pareja.- Ari no pudo evitar que su voz se quebrara un poco por la emoción contenida.- Yo no podría resistir que él me dejara Roberto, yo lo amo.- Ari apretó más el cuerpo de Temo contra su pecho.

-Eso no va pasar, confía más en Temo. Ahora sube a la camioneta, debemos irnos antes de que se haga más tarde.- Ari obedeció metiendo con mucho cuidado a Temo que se aferró a su cuerpo como un koala, por lo cual todo el camino hasta el Aeropuerto estuvieron abrazados.

Al llegar al Avión, Ari continuó cargando a Temo hasta subirlo. Justo cuando lo iba dejar en la cómoda cama que había dentro, este despertó aun bastante ebrio, pero ahora sus palabras eran más claras.- ¿Que paso? ¿Dónde estamos? No te vayas, no me dejes Ari.- Su bebé hizo unos pucheros hermosos que lo dejaron embobado, asi que decidio acostarse junto a él.

-¡Shhhh! Claro que no mi amor, yo te amo. Jamas te dejaria.- Le susurro mientras lo apretaba a su cuerpo.- Espero de verdad que Pepe y mis hermanos te acepten.- Las casi inaudibles palabras de Temo hicieron que se tensara.-¿Por, porque dices eso?¿Crees que digan que no soy suficiente para ti, que me dejes?¿Me dejarías?- Ari sabía que estaba mal preguntar eso cuando Temo no estaba plenamente consciente, pero no podía dejar de darle vueltas en su cabeza a ese tema.

De nuevo unas palabras casi inaudibles le respondieron, mientras el avión se encaminaba a pista.- No me da miedo que no te acepten, el que te tiene que aceptar soy yo, y eso ya lo hice mi piojoso. Solo, no quiero que te digan o hagan algo que te lastime, no me lo perdonaría.- Temo se removió apretandose por la sensación de la aeronave acelerar.

-Y creo que en este punto, ya soy incapaz de dejarte…- El último suave susurro de Temo le devolvió la vida al cuerpo y quitó un peso de sus hombros que no sabía estaba cargando. Ari pasó el resto del viaje acostado junto a su novio, velando su descanso mientras acariciaba su cuerpo, noto como parte de la tripulación y Roberto los miraban fascinados por la escena, pero los ignoro.

El mundo de Ari se había reducido sólo a una persona, su persona. Poco sabía que no era el único atrapado por la fuerza de la naturaleza llamada Cuauhtémoc López…

&

Temo despertó con una cruda horrible, una cruda que no experimentaba desde que había terminado con Jerry y decidió retar a Diego a beberse su peso en alcohol. Pero había una diferencia sustancial con esa ocasión, ahora un reconfortante calor acompañado de un masculino aroma estaba presionado contra su espalda.

Se giro solo para encontrarse con un muy desnudo Aristóteles Córcega presionado contra su musculoso cuerpo. Temo se percató de que él tenía un diminuto bóxer y que además estaban en una casa que no conocía, por su aspecto pensó que podía ser de Ari hasta que una voz algo familiar lo alertó.

-Hola Elfo, toma un poco de agua y este ibuprofeno. Por tu aspecto se ve que lo necesitas mucho.- Los ojos de su cuñado lo veían divertido.- Gra...gracias.- Su voz sonaba ronca y solo el esfuerzo de hablar acarreo un dolor inmenso de cabeza.- Ahora veo porque mi hermano está tan enamorado de ti, bonito cuerpo Elfo.- Temo no se molestó en cubrirse porque no sentía que cuerpo fuera algo deseable y el cholo aunque desnudo, no estaba mostrando nada indebido.

-¿Elfo? ¿Porque me llamas así?- Logró preguntar después de beberse toda el agua junto a la pastilla, era un apodo extraño.- Parece que de verdad no eres consciente de tu aspecto cuñado, pero ya hablaremos de eso luego. ¿Cómo te sientes?- Preguntó como si le hablara a un convaleciente.

-Un poco mejor, gracias por la pastilla y el agua. Por cierto, ¿Qué hago aquí?- La ligera risa de su cuñado lo incómodo, dios que había hecho en su peda.- Mi carnal dijo que te negaste a dejarlo ir cuando llegaron de su viaje, que fue imposible hacer que te despegaras, y que cuando te dejaba por más de 1 minuto llorabas. Así que decidido traerte aquí dando la excusa de que estabas enfermo y tu guardaespaldas no podía cuidarte por un compromiso.- Su cuñado aclaro su duda con una sonrisa burlona.

-Pero cuando estaban entrando a esta habitación seguidos por mamá y yo, escuchamos claramente como le pedías al carnal que te culeara bien duro como en su primera vez.- La sonrisa maliciosa de Arqui incómodo en todos los niveles posibles a Temo.- ¡¿Es neta?!- fue lo único que se le ocurrió decir.- Sip, y después Ari tratando de que no te desnudaras nos dijo que eran novios. Todo bien eeeh, mi mamá está muy ilusionada.- Ese niño era el demonio, se llevaría bien con Julio.

Temo se puso rojo por la pendejada que había dicho anoche, no sabia como le daría la cara a la mamá de Ari.- Emmmh ¿tu papa?- Fue lo único que se le ocurrió para desviar la atención.- Ya se fue a tu casa, son las 12 del mediodía cuñado llevas pegado a mi carnal desde que entraron por esa puerta. Y claro que no dejaste que se fuera a trabajar.- Su cuñado parecía disfrutar de su lamentable situación.

-Por cierto, mi jefa quiere hablar contigo. Cambiate, porque con ese aspecto dudo que pueda pensar racionalmente.- Arqui le lanzó ropa limpia, al parecer suya.- Espero te sirva, se que no es de tu nivel pero es lo único que tengo.-Su cuñado parecía apenado.- Gracias, y ropa es ropa. No te malviajes.- Temo se iba comenzar a cambiar cuando arqui salió corriendo del cuarto.

Arqui tuvo que salir corriendo del cuarto antes de que el elfo llamado Temo se vistiera frente a él, era increíble que no se diera cuenta de que su cuerpo era impresionante. Tenía algo de celos pero por otro lado estaba feliz por que su carnal había logrado conquistar al hombre que lo tenía loco.

-¿Que paso Arqui, porque sales corriendo?- La jefa se le quedo viendo raro.-La funda de mi carnal no sabe que esta buenisimo o se hace pendejo, pero no quería verlo en verijas y después vivir sin poder verlo a la cara.- Apenas terminó decir eso un Temo vestido con su ropa salió del cuarto que compartía con Ari.

-Buenas tardes señora.- Temo parecía algo incómodo por la situación, pero era educado como siempre. Arqui no sabia que le habia visto a su hermano, ademas de la vergota.- Buenos días Temo, no me digas señora, se oye muy feo. Mejor dime suegrita.- Su jefa se estaba riendo como loca, al parecer disfrutaba de tener al elfo como yerno.

-Bueno, suegrita. Le ofrezco una disculpa por los desfiguros de anoche, yo usualmente soy bueno bebiendo pero ayer fue un día muy intenso, ah tambien por mentirle respecto a que estaba enfermo.- Temo inclinó la cabeza para darle énfasis a su disculpa.- No te preocupes Temo, ven siéntate a comer. Quiero hablar sobre su relación.- Arqui vio como su mama secuestro al elfo, así que decidió molestar a su hermano.

Aristóteles estaba cómodamente acostado, había sentido cuando Temo se fue de la cama pero no lo detuvo. Ayer su bebé no se había querido despegar de él al punto de que se lo tuvo que traer a su casa por lo cual se quedó velando su sueño. Ari apenas había dormido, por ello no se levantó a trabajar, estaba seguro de que su sexy jefe no se molestaría.

-Oye imbecil, ya levántate. Tu novio él elfo está platicando con la jefa sobre cuando se hicieron novios. Y felicidades por eso, no pensé que lo lograras.- Su hermano a veces era un cabrón insoportable.-Gracias supongo.- contestó mientras buscaba su boxer.- De nada pendejo, el jefe dijo que no te salvarías de no ir a trabajar que te va descontar el día.- no todo podía ser perfecto.

-Esta bien, para mi es mejor estar con Temo. Por cierto ¿dónde quedaron todas las bolsas que traje ayer?- Preguntó mientras se puso la prenda que buscaba.- Mi mama las ordeno todas en la sala, hablando de eso ¿Como vergas pagaste eso? Todo se veia super caro wey.- Y su hermano tocaba un tema del que no quería hablar.

-Temo lo pago Arqui, y la neta no quiero hablar de eso. Mi ego ya esta muy lastimado como para que vengas tu a burlarte.- Soltó de maner amarga.- ¡Uuuuy, pues chinga tu madre! Solo espero que de verdad valores a tu novio, aunque ayer vi lo empelotado que estas.- Ari asintió con una sonrisa, no podía explicarle jamás a su hermano cuanto lo amaba.

-Voy a salir con Temo toda la tarde, ¿quieres que te traiga algo?- Le pregunto a su hermano mientras salía del cuarto para dirigirse con la jefa y el mencionado.- ¿Y lo vas a comprar tu, o tambien lo va pagar tu vato?- La cara de Arqui era de clara burla.- ¿Ya te dije que te querían abortar puto?- Le respondió con humor.- ¡Culero! Me traes de cenar.- Le contestó su pequeño hermano mientras se tiraba en la cama.

Cuando salió encontró a su novio de espaldas cocinando, mientras su madre platicaba algo con él, fue una escena tan cálida y hogareña que le gustaría ver toda su vida. Ninguno noto su presencia hasta que tomó a Temo por detrás y lo beso en la nuca,-¿Que haces mi amor?- Lo apretó a su pecho mientra su madre los miraba enternecida.

-Buenas tardes cholito, te hacia un huevito con jamón porque me acabe la comida que tu mama hizo.- Temo se giró para abrazarlo y besarlo como era debido.- Awwwww son tan tiernos, te hubieras puesto mas ropa Ari. Casi traes todo de fuera.- su jefa se veía feliz.- Ay jefa, al Temo le gusta que ande así.- Mientras decía eso le arrimo la verga a su novio.

-¡Eeeeh! Tranquilo, me vas a filerear aquí. Siéntate para servirte, tengo que regresara la casa a ver los avances y tú a trabajar aunque sea unas horas.- Su novio comenzó a ordenar la mesa para servirle.- Pero mi amor yo pensaba en estar contigo toda la tarde y salir a pasear, hasta le dije a Arqui que le traíamos de cenar.- Amapola noto como su hijo parecía un cachorrito triste cuando su yerno arruinó sus planes.

-Pues no, tengo cosas que hacer Aristóteles y tu no puedes tomarte a la ligera el faltar a tu trabajo. No creas que por ser novios voy a pasar por alto estas cosas. Así que desayuna, te cambias y nos vamos.- Su yerno tenía carácter a pesar de su pequeño tamaño y aspecto inocente, Polita no podía negar que estaba encantada con él, era perfecto.

-Esta bien mi amor, lo que tu digas.- Su musculoso e imponente hijo obedeció sin oponer resistencia, por fin alguien había domado a su Aris.- Asi me gusta, iré a ordenar tu ropa. Temo se fue dejándola sola con su hijo.-Vaya que es especial hijo, quien te viera tan dócil.- le dijo burlona.- Ay mamá, ni me lo digas, es perfecto.- Su Ari suspiro

Posterior a esa plática Temo y Ari salieron rumbo a la casa del primero, su bebé se la paso haciendo llamadas y en la computadora mientras él trabajaba en la remodelación de la cocina, su tía Blanca los visito a petición de su novio para que le diera su opinión. Ambos decidieron no decir nada sobre su relación por el momento.

&

Ari estaba muy nervioso, de hecho habia estado nervioso desde que bajaron del avión esa noche, Temo había insistido en llegar desde este viernes para comenzar sus planes. Ese día iniciarán las presentaciones que su novio había mencionado, lucirse con él en las fiestas y darse a conocer.

-Temo, ¿seguro que todo esto está bien?- su pequeño novio estaba dando vueltas por todo el departamento.- Claro que sí, ¿porque no lo estaría?.- Su novio gritaba desde la habitación donde elegía las prendas que se pondrían.- Pues porque yo no se como comportarme con la gente rica, ¿que tal si hago el ridículo?- Le gritó de vuelta mientras se bañaba, Temo había evitado el sexo pero en cambio le había permitido darse gusto con su boca y ano.

-Solo tienes que ser tu mismo Ari, no va pasar nada y si pasa yo voy a estar contigo en todo momento. Además a la fiesta que vamos es de una amiga de la universidad, y Diego va estar presente también.- Temo se acercó a la amplia regadera de cristal y le paso una suave toalla para que se secara.

-Esta bien mi amor, confío en tí. Pero me quedaría más tranquilo si me dejaras meterte la puntita nada mas, ya sabes para sacar toda la tensión en ese lindo culo.- La risa de Temo le saco una sonrisa.- Muy listo piojento, pero esa madre no tiene cuello y se me puede ir completa, y si pasa eso no vamos a salir de aquí. Pero te prometo que si todo sale bien esta noche, te dejaré hacerme lo que quieras.- Su sexy novio le guiño un ojo, mientras se alejaba con un movimiento sugerente de caderas.

Después de vestirse y perfumarse con una deliciosa fragancia que Temo eligió para él bajaron al estacionamiento del edificio donde se encontraba el departamento de su novio, Roberto no los iba llevar, por lo cual hoy usarían el auto personal de su pequeño, pero no era el estilo que él esperaría de un joven de su edad.

Un hermoso auto de lujo color negro obsidiana los esperaba, pero era uno que se atribuiría a personas por encima de los 30 años, no menos de 20 como Temo. Se giró para ver a su novio de forma interrogante.-¿Que pendejo? ¿esperabas un Ferrari o alguna de esas mamadas? Yo soy de autos con una elegancia más sobria, y este bebé es un Cadillac CTS V, no es tan caro pero tampoco barato.- Temo no le dio oportunidad de contestar cuando le arrojó las llaves.

-Tu manejas piojento, odio el trafico y tu necesitas causar impacto con tu llegada.- Ari solo sonrió y atrapó las llaves en el aire.- ¿y será que el piojento puede saber cuanto cuesta esta sobria belleza?- Le dijo curioso mientras le abría la puerta.- A ti de verdad te gusta torturarte con estas cosas verdad. ¿En serio quieres saber?- Su novio le dijo con algo de tensión en su voz, pero él sabía que si quería estar con Temo, debía aprender a ser más indiferente a esas cosas.

-Si mi amor, quiero saber para tener más cuidado en caso de que sea muy costoso.- Temo le torció la boca ligeramente pero suspiro derrotado.- Este auto me costo mas de 2 millones de pesos.- Su novio dijo esto y se metió al auto dejándolo procesar el dato.- ¡Vergas!- Ari se dio la vuelta al coche para subir por la puerta del piloto, y cuando entró el pequeño se veía algo serio.

-Ari, quiero que sepas y que tengas muy presente que el dinero no debe ser algo determinante ni importante en esta relación. Vamos a ir a un lugar donde las personas dan mucha importancia a eso y yo no quiero que te sientas mal o fuera de lugar por tener o no tener algo. Yo te quiero si, aun no puedo decir que te amo, pero te quiero.- Temo respiro profundo y lo volteo a ver.

-Jerry, mi último novio, solo me quería por que era un seguro de vida para su familia y para él. Estoy seguro de que tu no eres así, y por eso mismo me he permitido cosas que antes serían impensables, cosas que me hacen entender y ver, que puedes ser el indicado. Que nadie te diga que vales mas, o menos por lo que tengas en la cartera o en una cuenta de banco, porque yo se que eres más valioso que muchos de ellos juntos. Y porque cuando me ves, realmente me ves, no solo miras el dinero y las cosas lindas que me pongo.- Temo se lanzó a sus brazos aferrándose a su cuerpo.

-Claro que si mi amor, y no te preocupes. Yo puedo amar por los dos.- Ari le ofreció una sonrisa, mientras besaba la parte superior de su cabeza.- Te amo Cuauhtémoc López, y no voy a dejar que nadie arruine nuestra felicidad esta noche.- Ambos se separaron después de un largo momento, Ari encendió el elegante vehículo y se encamino a la dirección ofrecida por Temo.

&

Melissa Ibarrola Arteaga se consideraba a sí misma una las personas mas allegadas a Temo, aunque desde la salida del closet de este se habían distanciado un poco. Melly como era usualmente llamada por sus conocidos no era rencorosa, la verdad se alegraba por que su ex novio fuese feliz, pero si lamentaba que eso los haya separado tanto.

Cuando Diego le dijo que Temo quería venir a la fiesta que había organizado, no dudo en decirle que si, sus fiestas eran famosas en toda la ciudad por reunir a la gente más importante e influyente. Educada para ser una gran anfitriona, la familia de Melly se dedicaba a la producción de grandes espectáculos, financiar proyectos de entretenimiento por todo el mundo y búsqueda de nuevos talentos.

Por esas razones ella y su familia, estaban conectados a toda la gente importante y poderosa con la que debía, y que el más valioso de los López se apareciera era una razón más para hacer de esta fiesta una de aquellas especiales. Se tomo la libertad de invitar a personas de alto perfil, ya estaba imaginando la cantidad de contactos que se harían.

Melly estaba de pie en la enorme entrada de su casa recibiendo uno a uno a sus invitados, así que cuando vio llegar el único coche que no encajaba con el estilo de todos los presentes, y ese era la sobriedad. Temo preferiría la elegancia clásica y no el lujo extravagante del 99% de los invitados a la fiesta.

Lo que no esperaba era el acompañante. Un alto, musculoso y atractivo hombre cruzó por el frente del lujoso auto para abrirle la puerta a su ex novio, pero Melly no estaba preparada para el shock de verlos juntos. Temo vestía una playera de manga larga en V color gris fusionada a su cuerpo, dejando ver lo hermoso que este era, sus pantalones de un azul deslavado en los muslos tenía rasgaduras que permitían ver su piel además de unos tenis blancos. Todo ese look lo hacía ver precioso por donde se viera.

Por otro lado su acompañante era un monumento de hombre, una camisa color negro de manga a ¾ hacia no solo resaltar su musculoso cuerpo y excelentes brazos, sino que también hacía que el color de su piel resaltará, sus piernas musculosas estaban enfundadas en un pantalón del mismo color y, al igual que el de Temo, desgarrado en todos los lugares correctos, al contrario de este el mamado usaba unos bonitos zapatos, y si su ojo no la engañaba eran Prada.

Melly no pudo evitar notar el enorme bulto entre las piernas del hermoso hombre, así como tampoco pudo evitar apreciar el hermoso culo de Temo cuando este la abrazo.- ¡Temo, cariño! ¿cuanto tiempo sin verte? ¿Quien es el grandote?- Melly apenas tuvo tiempo de recomponerse por el impacto visual. Una lastima que su ex fuera gay, pero podía intentar ligarse a su amigo.

-Ya se wey no mames, pero ya sabes que paso y tenia que darme un tiempo. Por cierto, te presento a Aristóteles Córcega, mi novio.- Melly se alegró de inmediato por saber que su ex novio ahora tenía a otro hombre que no fuese Jerry, pero se lamentó por otro hombre que se iba al lado oscuro.- Un gusto Aristóteles, Melissa Ibarrola Arteaga ex novia del que te estas tirando ahora.- Melly dijo esto ultimo con algo de burla.

Temo sintió de inmediato como la mano que sujetaba su cintura se apretó de manera dura, su novio era bastante celoso y posesivo.- ¿Que? ¿Ex novio?- La voz de Ari aunque tranquila era bastante tensa.- Si, aun recuerdo cuando perdimos la virginidad a los 16 ¿No te contó?- La cabrona de Melly era muy hija de puta cuando quería, era la definición de una perra rica.

-No, no me conto ¿verdad amor?- Ari le iba dejar marcas si esto seguia asi, pero Melly no lo dejó hablar.- Era bastante bueno con ese hermoso pene que supongo ya viste, una pena que ambos estén fuera del mercado femenino. En fin, bienvenidos a mi humilde casa, tomen lo que quieran.- Melly los despidió como si sus declaraciones no fueran gran cosa.

-¡¿Que vergas fue eso Temo?!- Ari estalló en cuanto estuvieron relativamente solos.-¿Que cosa cholo?- Espero que fingir demencia lo salvará, pero el fuerte agarre de Ari en su antebrazo le decía lo contrario.- Ari, tranquilo. Melly fue mi primera y única novia, si fue mi primera vez. Y esa fue la actitud que toma la gente rica cuando quiere incomodar a alguien, asi que tranquilo, ahora estamos juntos.- Temo lo beso y Ari aprovecho para reclamarlo como suyo con un beso mas profundo.

-Temo, por favor, por favor nunca me dejes si, solo prometemelo.- Temo nunca imaginó que alguien con el aspecto de Ari pudiera sonar tan inseguro.-Claro que no, nunca te haría eso. Ahora relájate, tenemos una fiesta por delante.- Ari se relajó bajo las palabras de Temo, caminaron hacia el interior tomados de la mano.

Ari estaba sorprendido por la elegancia de la casa y el jardín, mucha gente ya estaba acumulandose en los distintos puntos, todos vestidos de manera elegante pero casual. Se sacó de onda cuando muchas miradas se posaron en ellos, como si un reflector gigante los apuntará.

Temo sabía lo que pasaba, el rumor de que había dejado la ciudad después de lo que paso con Jerry así como el anuncio de que sus hermanos se preparaban para tomar la empresa estaba en boca de todos. Y ahora él aparecía de la mano con otro hombre solo después de 1 mes después de irse.

La alta sociedad tenía un valores retorcidos, y eso lo aprendió justo después de la muerte de Rebeca. Pero Temo había desarrollado defensas infalibles para enfrentar todo eso, por algo era considerado el más valioso por su familia, y por eso tomaría la presidencia del GILT a su debido momento.

Ahora su papel era apoyar a su novio en esto, y eso haría aunque tuviera que destruir a media fiesta. Temo apretó fuerte la mano sudorosa de Ari y poniendo una máscara sobre sus facciones se encaminó hacia un grupo de personas que le ayudaran en su objetivo. Valentina Carvajal y Juliana Valdés eran vitales para lograr su meta.

-¡Valentina! ¡Juliana! ¡Un gusto verlas de nuevo!- Ari se sorprendío por la rápida acción de Temo, adaptándose al ambiente con maestría y soltura.- ¡Cuauhtemoc! El gusto es nuestro tanto tiempo sin coincidir en un evento, escuchamos por Diego que te habías ido de la ciudad.- El tono de la hermosa mujer que hablaba con su novio era educado y nada hostil, parecía ser agradable.

-¡Esa perra chismosa! Pero si Vale, ya sabes lo que paso y para mi fue bastante desagradable, así que por salud mental decidí alejarme un poco. Por cierto, el es Aristóteles Córcega, mi novio.- Los ojos de ambas mujeres se fijaron en él, y pudo notar la evaluación a la que fue sometido por ambas.- Vaya Cuauhtémoc, tus gustos no decayeron, al contrario mejoraron bastante.- Esta vez la mujer que pensó era Juliana contesto por ambas.

-Yo soy Valentina Carvajal.- Le ofreció la mano y se inclinó a darle un beso en la mejilla.- y yo Juliana Valdés, un gusto.- Ella repitió el gesto de Valentina.- El gusto es mío.- Fue todo lo que pudo decir ante los nervios que lo embargaban. Después de eso su novio retomo la conversación.

-¿Verdad que si? Se ve mejor sin ropa, y ustedes de hecho están de suerte.- Temo era bastante bueno manejando la conversación- ¿Ah, sí? No sabia que estabas enterado de nuestra fantasía sexual de tener un intercambio de parejas.- La voz dulce de Valentina acompañada de un gesto sensual logro perturbarlo un poco.- Podría pensarlo sabes, aunque dudo que Juliana acepte que mi grandote ponga su enorme pene entre tus piernas.- Su novio también era peligroso.

-Suficiente niños ricos.- Juliana no sonaba molesta, pero si algo cansada.- Podrías regresar al punto Cuauhtémoc.- La bella mujer suspiro.- ¡Cierto! Mi Ari está interesado en el modelaje pero no ha tenido el apoyo de nadie, me complacería mucho que ustedes fueran las primeras además de mi claro.- Las últimas palabras de su novio dejaron entrever que de hacerle un favor les iría bien.

-No tienes que usar ese tono con nosotras López, sabes que apreciamos a tu familia por el apoyo que siempre han brindado a todos nuestros proyectos como pareja.- Hasta ese momento Ari se percató de que estaban tomadas de la mano y eran pareja.- ¡Woow, son machorras!- No se dio cuenta de lo que dijo, hasta que la cara de Temo y la carcajada de ambas mujeres resonó.

-¡jajajajajaja! ¿¡No mames López, de donde lo sacaste¡?- Ninguna de las dos parecía molesta, pero él se sentía como un imbécil.- De una perrera por lo que veo.- Ari se sentía muy apenado por lo que dijo, pero no se sentía capaz de abrir la boca sin cagarla.- Es...es, auténtico, me gusta. Cuenta conmigo para lanzar su carrera.- Juliana lo miró con verdadera curiosidad.

-Y conmigo para darle proyección a su imagen. Que por cierto, veo el trabajo de Diego en él.- Valentina le sonrió con simpatía.- Yo, de verdad no quería faltarles al respeto. Solo que no estoy acostumbrado a esto, de verdad les ofrezco una disculpa.- Ari se obligó a sí mismo a decir algo hacia la buena vibra de ambas.- No te preocupes, eres como una bocanada de aire fresco entre tanta falsedad, hablar con tu novio era muy complicado cuando estaba con Jerry.- Valentina le sonrió sincera y tomo su mano.

-Y por tu aspecto, diría que no perteneces a este mundo lleno de frivolidades. Eres como mi Juliana.- Valentina abrazo a su novia con afecto, mientras le ofrecía una sonrisa.- ¿A qué te dedicas Ari? ¿Si puedo llamarte así y preguntar, o es algo que te molesta?- Esta vez Juliana hablo por ambas.-No, claro que no me molesta, y si, puedes llamarme Ari. Soy albañil.- Agacho la cabeza esperando las burlas de ambas.

-Impresionante, al fin un hombre de verdad en esta fiesta, salvo por ti Cuauhtemoc, tu eres demasiado bonito para ser un hombre.- Las burlas no llegaron y en cambio ambas comenzaron a conversar de manera amigable con los dos.

-Muy graciosas lenchas de mierda, iré por pisto. ¿Quieren algo? Les encargo al cholo, es algo pendejo.- su novio se fue dejándolo solo.- No tengas miedo, estamos seguras que nadie se va meter contigo de manera directa, supongo que ya sabes que tu novio es la persona más importante de esta fiesta, seguido por mi y después por la anfitriona. Y también sabemos que debes saber pelear muy bien por el aspecto de tus nudillos.- Ari se sintió más tranquilo.

-Gracias, yo aun no me acostumbro a estas cosas. No deja de ser raro para mi que Temo me haya hecho caso viniendo de un mundo totalmente diferente al mío.- Ari sintió el impulso de sincerarse con la pareja.- Comprendemos sabes,también pasamos por esa etapa, pero todo solo puede mejorar. Además, es mejor que este contigo a que este con el arribista de Jerry.- Juliana sono ácida con ese comentario.

-Últimamente me lo han mencionado mucho.- Ambas se voltearon a ver y continuaron hablando.-Era un parasito que solo quería a Temo por su dinero, los que apreciamos a su familia nunca lo vimos con buenos ojos. Tú por otro lado, te ves enamorado.- Valentina finalizó.

-Bien, ya volvi. Ten piojento, algo de Tequila para que te relajes un chingo.- Tras el regreso de Temo los 4 se enfrascaron en una cómoda conversación sobre los planes que tenía Aris como modelo, y todas las ideas que ellas tenían para apoyarlo. Diego se les unió esa noche más tarde.

Ari fue presentado con muchas personas diferentes, cada una más importante que la anterior en el medio que él quería. Tuvo oportunidad de ver los dotes de su novio como negociador y la influencia que este tenía sobre las personas. Conforme avanzó la noche, las muestras de afecto de ambos no se hicieron esperar.

Lo que ninguno pensó, es que en esa fiesta había ojos y oídos indiscretos….

°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Pancho López estaba muy feliz, solo estaba a dos semanas de hacer la entrega formal de su puesto como presidente, al consejo formado por sus 3 hijos y colaboradores más cercanos. Julio y Lupita ya habían elegido una escuela que les gusto y su Temo le hacía llegar puntualmente avances de las obras en la nueva casa, así como los gastos que estaba haciendo.

Esperaba por fin, después de tantos años de trabajo disfrutar de su tiempo y de los frutos de su esfuerzo. Sus hijos mayores se estaba encargando del máximo evento organizado por ellos, La fundacion Lopez Torres llevaba a cabo uno de los eventos de beneficencia más influyentes del mundo y Temo vendría de Oaxaca antes de mudarse formalmente con ellos.

Eran los últimos años que disfrutaría plenamente con sus 3 pequeños, después Temo se graduaría de la universidad y comenzaría su ascenso como el próximo presidente del Grupo Inversor López Torres. Pancho aun no creía que su niño fuese tan brillante pero así era, y todos habían decidido que él se quedará al frente.

Antes de empezar a desayunar Pancho tomó el periódico como era costumbre cada mañana, la información era importante para el trabajo que desenvolvía como presidente. Y esa no sería la excepción, pero lo que vio en la portada le arrancó el apetito de golpe.

“Vuelve el hijo pródigo: Cuauhtémoc López; heredero del imperio López Torres, es captado en fiesta con un amante”

-¡ANA, PEPE, GUADALUPE!- Su grito estremeció la inmensa casa desde los cimientos, los pasos apresurados de sus 5 hijos se escucharon bajar corriendo desde los pisos superiores. ¿Que paso papancho? es sábado, no manches.- Julio se tallaba los ojos mientras Lupita bostezaba.- ¿Me pueden explicar que chingados es esto?- Su papancho arrojó el periódico hacia ellos y Pepe lo tomo.

El hermano mayor de los lópez paso de la somnolencia a la alerta total al leer el texto que la nota contenía.- ¿Que vergas es esto? ¿De donde salió papá?- Su hermano estaba muy alterado como para ser racional, así que Guadalupe le arrebató el diario para leerlo en voz alta:

“El dia de ayer Melissa Ibarrola ofreció una fiesta para sus amigos más cercanos, pero nadie esperaba la sorpresa que la maravillosa anfitriona tenía preparada. Cuauhtémoc López uno de los 6 herederos de Grupo Inversor López Torres y que es considerado como el próximo presidente del grupo empresarial más importante de América Latina y uno de los más grandes del mundo, hizo una aparición después de meses de ausencia.

Y lo hizo de la mano de un nuevo amante, todos recordaremos que hace unos meses el cuarto López terminó su relación homosexual como Jerry Barreiro de manera repentina, luego de fuertes rumores que indican una infidelidad de parte de Barreiro.

Pero tal parece que Temo, como es llamado por sus allegados, se recuperó rápidamente en los brazos de un atractivo hombre, el cual se hizo llamar Aristóteles Córcega y es un aspirante al mundo del modelaje.

La pareja no solo llamó la atención por su repentina aparición, si no por su increíble aspecto cargado de sensualidad y las muestras de afecto subidas de tono entre ambos. Al parecer el llamado astro de los López logró desprenderse de esa imagen pura e inocente que ha cautivado a la élite mundial.

Ahora adopta una imagen salvaje y sexualizada que ha logrado despertar aun más la fascinación que muchos y muchas teníamos por el más codiciado de los López. Los dejamos con algunas imágenes de la fiesta que marcó el inicio de una nueva etapa en la vida nocturna de las elites de esta ciudad.”

Las imágenes que le seguían a la nota solo terminaron por confirmar las más oscuras pesadillas que sabían tenía su hermano Pepe, Temo estaba entre los brazos de un hombre que fácilmente le sacaba 20 cm y estaba lleno de músculos que a pesar de la baja calidad de la imagen se veían capaces de doblar a su hermanito por la mitad y someterlo.

-Papá, por favor déjame usar nuestros contactos para retirar todo esto del ojo público.- el mayor de ellos habló con una seriedad pocas veces vista.-¡Calmantes Montes Pepelepu! Esto ya está en todos lados, no hay manera de ocultarlo mijo no manches. Mejor tenemos que pensar en que le vamos a decir a su hermano.- Su papancho tenía la característica de que los enojos no le duraban mucho y siempre guardaba la calma.

¡Pero papancho!- Su hermano no estaba conforme.-¡Pero papancho nada! Mejor busquen dónde está su hermano, aun debe estar aquí porque se ve que la fiesta estuvo buena. Ahora debo recordar porque me suena ese apellido.- Su papancho se puso a comer mientras repetía lugares.

-¿Osea como?¿Conoces al novio de mi hermano?- Lupita pregunto por todos.- No es que lo conozca, pero me suena de algun lado.- Los 5 veian con ansiedad como su padre pensaba.- Sientense a desayunar, ahí paradotes no van a conseguir nada, y tu Pepe quita esa cara o te meto unos moquetazos, caes gordo hijo.- Pepe solo bufo.

-¿Córcega, córcega de donde me suena eso? ¡Ah pos que pendejo! Así se apellidan los albañiles que contrate para la casa de Oaxaca.- La reacción de 4 de ellos fue de sorpresa, pero la quinta fue desagrado.- ¿Un albañil?- Pepe exclamó con incredulidad.- ¿Mi hermano se esta besuqueando con un albañil? Comienzo a pensar que Jerry era mejor.- Cuando esas palabras abandonar su boca, noto la tensión crecer a su alrededor.

-¿Que verga Pepe? ¿Es neta que dijiste esa mamada?- Ana lo increpó, seguida por Guadalupe.- Espero neta que la cruda que me cargo me haga escuchar mal, porque no creo que hayas dicho eso pendejo.- Sus hermanas rápidamente se pusieron a la defensiva.- No quise que sonara de esa manera, pero neta ¿ustedes quieren que ande con un simple albañil con sueños de grandeza?- Las dos quedaron calladas, pero Lupita contesto por los 4.

-Yo creo que debemos respetar las decisiones y elecciones de pareja de Temo, por sobre nuestros gustos o expectativas personales.- Su hermana menor era muy sabia a pesar de su corta edad.- Además no te pases de verga pinche Pepe, tú has andado con cada vieja corriente y nadie te dice nada mamon.- Y Julio lo termino de rematar.

-¡Ya chiton! No vamos a discutir aquí los gustos de su hermano, eso le incumbe solo a él, no seamos metiches. Alguien mejor digame donde creen que esta.- su papancho dio por zanjada la discusión.- Yo creo saber donde puede estar.- Guadalupe contestó después de sorber un poco de café.- Vamos al departamento que le regalo Pepe cuando cumplio18 años, Temo lo ve como un refugio.- Todos asintieron.

-Cuando acabemos de comer, se me van las dos al departamento de su hermano.- Ambas dijeron que sí, pero Pepe no estaba conforme.-¡¿Queeee?! ¿porque solo ellas dos?.- Esa era una pregunta que Pancho ya esperaba.- Porque tú, José López eres muy impulsivo y si tu hermano esta con su pareja ya se lo que vas a querer hacer. Así que te vas a quedar aquí sentadito esperando a que tu hermano venga hablar con nosotros.- Pepe no tuvo más remedio que comer de mala gana.

&

El siguiente texto contiene descripcion de sexo entre dos personajes homosexuales de la ficción, podría resultar ofensivo para muchos o pocos de ustedes debido a la presunción de que no es consensuado. Aclaró que en la relación de ambos en este Fic la dinámica sexual es de Sumiso/Dominante.

Por lo cual podría entenderse como abusiva la actitud de un personaje, quiero hacer hincapié en que no es de esta manera. Dejando esto claro, los invito a leer y que lo disfruten, si tienen algún comentario negativo, favor de hacermelo llegar de manera privada. Sin mas disfrutenlo.

&

Ari despertó primero esa mañana, aun tenía algo de sueño porque la fiesta de ayer había sido bastante intensa. Conoció a mucha gente distinta e importante del medio del espectáculo y la moda. Se sentía feliz de conocer a Juliatina, como se llamaba así misma la pareja que había conocido ayer.

Se había quedado con ganas de cogerse a su novio cuando llegaron en medio de la madrugada, Temo se había metido a bañar para quitarse el aroma a alcohol y cigarro. Pero tambien se habia limpiado para tener sexo anal, ese era el plan de ambos hasta que su pequeño cayó dormido.

Pero ahora era otra historia, Ari descubrió el cuerpo de Temo cubierto por la delgada sabana observando bajo está, el hermoso cuerpo de su novio. Comenzó a pasar sus manos callosas por la sedosa piel, deleitándose por la exquisita forma que su novio tenía. Llevo una de sus manos entre las nalgas del pequeño para meter uno de sus dedos en su ano.

Sintió como Temo se removió por la intromisión dentro de su culo, pero a él no le importó quería cogerselo duro como la primera vez. Saco el dedo del interior de su novio y decidió bajar hasta la altura de sus nalgas. Una vez al tenerlas frente a su rostro las abrió con las palmas de sus manos, dejando a la vista el hermoso botón color rosado de su pareja.

Aspiró el aroma que emanaba del íntimo lugar, detectado entre la especiada fragancia las notas dulces del jabón íntimo que Temo había usado para lavarse. Pasó su lengua desde la parte baja de los testículos hasta el pequeño agujero, concentrándose en este para abrirlo con su lengua.

Temo comenzó a soltar pequeños gemidos cuando Ari unió sus dedos a su lengua en la exploración de su ano. Cuando estuvo satisfecho con el aspecto hinchado y húmedo de la estrecha entrada de su pequeño, se posicionó entre sus piernas para colocar la cabeza de su verga entre las nalgas, haciendo presión para entrar.

Su novio despertó cuando sintió la presión a la que estaba siendo sometida la pared de su esfínter, pero no lo dejo actuar. Aristóteles tomó sus brazos y los puso detrás de su espalda sometiendolo por completo bajo su peso y fuerza, para después dejar caer sus caderas penetrando de golpea Temo.

Solo el sollozo ahogado de su novio lo alertó de que había despertado por completo, pero para Temo ya era demasiado tarde. Ari no lo dejo acostumbrarse cuando comenzó a embestirlo con fuerza, los gritos del pequeño se podían escuchar por todo el piso suplicandole que se detuviera un momento para acostumbrarse,

Pero Ari no lo estaba escuchando, usando su poder y posición, jalo a Temo hasta ponerlo de rodillas, con su pecho y cara presionando el colchón. Pero para él no era suficiente, maniobrando sobre el cuerpo de su novio colocó su planta del pie sobre el bello rostro que tanto adoraba como muestra de dominio.

Temo sintió como su novio presionaba su cara contra el colchón usando la fuerza de su pie, en esa posición estaba completamente abierto y a disposición de Ari, que podía abusar de su cuerpo como quisiera. Estaba llorando por el dolor inicial de la penetración pero ahora lo estaba por la desesperación que sentía.

Ari lo estaba montando por completo y la mano en su cadera lo mantenía firme en su lugar para recibir las embestidas que su novio le daba con fuerza, podía sentir como los testículos pesados del cholo golpeaban su perineo. Su punto P estaba siendo estimulado de manera ruda cada vez que la verga enorme salía y entraba de él.

No supo cuánto tiempo estuvo en esa posición, pero sus brazos dolían gracias al fuerte agarre en el que estaban, su espalda estaba llena de sudor que caía sobre él proveniente de Ari. Repentinamente su novio salió de él y sus brazos fueron liberados, pero antes de que pudiera tomar un respiro, su novio lo giro para abrir sus piernas, tomar una de ellas y estirandola al máximo ponerla sobre su hombro. De nueva cuenta introdujo su pene de golpe y justo cuando iba a gritar, una fuerte bofetada llegó.

Ari tomó su rostro en su gran mano y apretó sus mejillas obligándolo a abrir su boca, cuando estuvo satisfecho con eso le escupió en la cara.- ¿Te gusta perrita? ¿Te gusta que tu macho abuse de ti?- Las palabras susurradas por un Aristóteles totalmente transformado lo excitaron tanto que su ano se contrajo de manera involuntaria, haciendo que el ritmo duro que su novio llevaba se alentara momentáneamente.

La nula respuesta de su parte debido a la excitación fue castigada con otra bofetada.- ¡Contestame!- Los gritos de Ari lograron sacarlo de la bruma de placer en la que estaba.- S...i, sii me gusta.- Apenas y pudo responder cuando un escupitajo llegó.-¡Cuando te pregunte algo tú respondes! ¡¿Quien es tu dueño Temo?!- Más gritos llegaron y Temo apenas podía mantener su conciencia entre las sensaciones de posesión total de su novio sobre él.

-¡Tuyooooo, Soy tuyo! ¡Ariiiii, por favoooor!- Temo comenzó a suplicar por piedad, quería tocarse pero la posición y el agarre de Ari sobre sus manos se lo impedía.- ¿por favor que? ¡No mames, estas bien rico!- Su novio bufaba por el esfuerzo- ¡Deja por favor que me toque!- Logró decir entre sollozos.- ¡Nooooo! ¡Solo yo puedo tocarte! ¡¿Entiendes?!- La respuesta del semental era terminante.

La desesperación de Temo era muy grande, el roce de los abdominales de Ari no era suficiente para él. Pero su novio había dejado claro que no se le permitía tocarse a si mismo, dentro de sí el placer de ser dominado era inmenso, nunca había imaginado que sentirse como propiedad de un hombre sería tan placentero. Pero sabía también que solo funcionaria con Ari, el solo pensar en someterse contra alguien que no fuera su piojoso le causaba repulsión.

El culo de Temo hacia un sonido pecaminoso al chocar contra su pelvis, el cual llenaba toda la habitación, la deliciosa sensación del interior de su novio apretandolo y chupandolo era increíble. Su pequeño era muy sumiso en la cama, pero solo porque él se lo permitía, estaba consciente que tenía por pareja a una fuerza de la naturaleza. Fuera de esas 4 paredes el pequeño López era imbatible.

Ari decidió cambiar la posición en la que estaba follando, era momento de que su novio tomará un rol más activo. Sacando su verga venosa e hinchada del húmedo ano en la que estaba enterrada, liberó la pierna de Temo y se posicionó a la altura de su rostro. Su pequeño no tardó mucho en captar sus intenciones y abrió al máximo su boca tratando de tragarla.

¡Fracaso! Eso fue lo que experimento con esa posición, su pene no llegaba ni a la mitad en la estrecha garganta de Temo, con frustración vio como este por mas esfuerzo que hacia no podia tomarlo. Una rabia por no poder profanarlo como quería lo embargó, así que bajandose del pecho de su novio, lo tomo del sedoso cabello para jalarlo hacia la orilla de la cama.

Temo comenzaba a pensar que Ari tenía un fetiche por jalar su cabello además de las cachetadas, pero no opuso resistencia cuando lo colocaron boca arriba filo de la cama. Su musculoso novio se bajó de ella y se puso justo frente a su cara, pronto su visión del techo fue reemplazada por la enorme erección y pesada bolas de su macho.

Ari se agacho y mirándolo fijamente hablo de manera autoritaria.- ¡Vas a ser una buena perra y te vas a comer toda mi verga hasta el fondo!- Cuando terminó le dio unos pequeños golpes con su verga en la frente y, tomando con una de sus manos las mejillas de su novio, las apretó para abrir su boca y de nuevo meter de golpe su pene hinchado.

Temo comenzó a soltar lágrimas ocasionadas por el reflejo del vómito, Ari no le había dado oportunidad de tomar suficiente aire cuando ya había empujado la totalidad de su gruesa verga dentro de su garganta. Ahora solo veía las peludas bolas de su novio colgar a la altura de su nariz tapandola casi por completo.

Sus pequeñas manos se apretaron a los musculosos muslos de su novio para tratar de empujarlo, pero fue inútil. Noto como la fuerte y gran mano de Ari se apretó en su cuello justo bajo su manzana de Adán, esa sensación de agarre hizo que los musculos de esa zona se contrajeran masajeando la verga del cholo.

Aunque Temo estaba muy excitado un sentimiento de urgencia lo comenzó a molestar, justo cuando iba comenzar a patalear. Su novio saco su inmenso pedazo de carne palpitante de su boca dejándolo respirar con libertad, un hilo de espesa saliva con presemen goteaba hacia rostro enrojecido.

Comenzó a toser en un esfuerzo por jalar oxígeno a sus pulmones, pero apenas se estaba recuperando cuando Ari lo volvió a someter. Esta vez empezó a mover sus caderas metiendo y sacando su verga como si estubiera cojiendose su garganta. Tuvo que acostumbrarse al ritmo para poder encontrar un momento para respirar un poco.

-¡Eso mi amor, ya ves que puedes ser una buena perrita para papi! ¡Abre esa boquita preciosa para tu macho!- Las palabras de aliento de su novio lo animaron a mover su garganta de tal manera que masajeaba el tronco venoso de la verga que lo abría hasta el límite. Las lágrimas nunca dejaron de bajar por sus ojos, pero valía la pena.

En un determinado momento Ari lo libero, pero cuando abrió los ojos este le estaba dando la espalda para meter su cabeza entre sus piernas. en esta nueva pose su novio podía verlo directo a los ojos mientras metia toda la extensión de su pene dentro de su garganta.- Eso bebe, saque la lengüita para que chupe las bolas de su macho.- Temo como pudo lo hizo,y aprecio el sabor a salado que tenían.

-¡Que rico mi amor! Eso, asiii chupe su biberonsote.- Las palabras que decía lo ponían cada vez más caliente.- Ojalá vieras lo que yo veo, como te tragas toda mi verga. Eres hermoso.- Ari tapó su nariz y apretó su cabeza entre sus piernas cuando ya tenía toda la verga adentro.-¡Ah su puta padre! ¡Que rico mamas chiquito!.- A sus lágrimas se unieron chorritos de saliva que escapaban por las comisuras de sus labios.

Desconocía cuanto tiempo paso haciendo eso, pero su novio lo liberó cuando ambos notaron que sus bolas se apretaron, dando a entender que estaba cerca de su orgasmo. Lo dejo relajarse un rato, mientras Ari luchaba contra las ganas de eyacular en su cara.- ¡Levántate! Es hora de ver que tal muevas el culo.- De nueva cuenta lo tomó por el cabello y lo obligó a ponerse de pie, para después sentarse en la orilla de la cama.

Cuando Ari se sentó, puso a su pequeño frente a sí para observarlo con detenimiento. Estaba temblando y respirando con dificultad, consecuencia del oral maravilloso que le había hecho, no podía evitar sentir orgullo de ser capaz de someter así a Temo, su amado Temo. Los recientes recuerdos de ver cómo su garganta se hinchaba por el paso de su enorme verga lo ponían más caliente.

Pero aun no era suficiente, queria mas, queria ver de que era capaz. Con eso en mente lo giro para poner el suave y respingón culo de su novio frente a su cara, y con ambas palmas lo abrió. Aun seguía húmedo por el beso negro que le había hecho y por el presemen que dejo dentro de él.

También se veía hinchado y algo rojo, paso uno de sus dedos sobre su borde y sonrió al ver como se contraia invitándolo a pasar de nuevo. Palmeo las nalgas de Temo para llamar su atención y cuando su novio volteo de reojo a verlo le hablo.- Ahora mi amor, vas a ser una buena perra y te vas a cojer tu solo. Haz que papi se sienta orgulloso de ti y te de su espesa leche como premio.- Los hermosos ojos de su pequeño brillaron por la propuesta y cabeceo afirmativamente.

Abrió sus musculosas piernas y tomando su pesada verga la colocó en posición para que Temo se sentara en ella. Se recostó un poco para mejorar su vista y la pequeña mano de su novio reemplazo la propia, para colocar la rojiza cabeza de su pene en su palpitante entrada. Ambos dejaron escapar un gemido cuando las paredes anales de Temo le dieron la bienvenida nuevamente.

En un punto se sintió obligado a tomar su cintura y sentarlo por completo de golpe, pero se resistió, quería ver cómo lo podía sorprender su bebé. Temo se tomó su tiempo para introducir la verga de su novio dentro de sí, realmente no había tenido la oportunidad de sentir cada detalle de esta con su ano, pero ahora era su oportunidad.

Ahora podía notar las hinchadas venas que recorren todo el tronco así como el impresionante grosor de este. Su mano apenas podía abarcar la totalidad del ancho de la verga de Ari, estaba sorprendido que todo eso pudiera ser acomodado en su interior, por no hablar del largo, el cual se hizo notar en cuanto se introdujo el pene hasta la base.

Justo bajo su ombligo podía notar el pene de su macho palpitar, se quedó un momento disfrutando de la sensación de ser llenado hasta ese punto. Sabía que ya no podría estar con nadie más, no se sentía capaz de abandonar esa sensación de pertenencia hacia alguien.

Apoyándose de las rodillas de Aristóteles, comenzó a moverse de manera circular sobre la pelvis, mirando hacia el techo disfrutando de la sensación de movimiento que la vergota hacia al unísono, estimulando su interior. Cuando se sintió listo se levantó, dejando escapar unos centímetros de su novio fuera de sí. Un gemido apagado llamó su atención y cuando se giró pudo observar los ojos llenos de placer de su novio.

Obligó a su novio a abrir un poco más sus piernas para darle espacio, Temo se inclinó hacia el frente para poder culearse a si mismo con mayor profundidad y ritmo. La nueva pose pareció encantar a su cholo pues seguido de hacerlo vinieron los elogios.- ¡Aaaah no te pases de verga! ¡Que rico cabron! ¡Que rico culo no mames!- Se empujó rítmicamente hacia atrás y adelante.

Las manos de Ari se colocaron en sus caderas marcando un ritmo delicioso para ambos, sentía como su próstata era aplastada por el paso de la gruesa cabeza del pene de su novio. Miro hacia abajo solo para ver a su olvidado órgano sexual manar un espeso hilo de presemen al piso de la habitación.

En un momento Ari sacó toda su verga del interior de Temo, solo para ver con morbo y placer como su ano formaba una perfecta “O” que dejaba ver con la luz que entraba por el ventanal, los bordes rojizos de su esfínter, así como el suave aspecto de sus paredes anales. De nueva cuenta sentó a su novio de golpe sobre su erección, pero esta vez se enderezo por completo para pegar su pecho a la espalda de Temo.

Temo sintió como Ari junto su pecho a su espalda y con sus manos comenzó a jugar con sus pezones apretandolos muy duro, con su boca beso el cuello y tras sus orejas, mientras le susurraba cuanto le encantaba estar con él. Entre caricias y susurros, una de las manos de su macho bajo a su entrepierna para acariciar su abandonada erección.

Lo masturbo mientras él dictaba el ritmo de la penetración, cayó en un juego donde cada vez que se sentía cerca del orgasmo, Ari apretaba fuerte sus testículos regresando al inicio. Aquello lo desesperaba pero a la vez alargaba su placer, había perdido la noción del tiempo, pero estaba seguro que llevaban más de una hora teniendo sexo y su semental no daba señales de cansancio.

Si esto iba ser así siempre, Temo no sabía si podría vivir una vida normal. La química y la pasión entre ellos era abrumadora, los gemidos roncos de Ari solo alimentaban los propios. Por momentos juraba que podía escucharle dentro de su cabeza diciéndole cuánto lo amaba, cuánto lo deseaba y como no podía vivir sin él. Lo había encontrado, había encontrado su alma gemela.

Repentinamente sus pensamientos fueron cortados por un movimiento de su semental, que usando su fuerza aplastante, unió sus trabajadas piernas, mientras pasaba sus musculosos brazos tras sus rodillas para después unir sus manos en la parte posterior de su cabeza. Esa posición era incomoda pero cuando se vio en el espejo le encanto.

Su Temo quedó totalmente empalado y solo sus pesados y grandes testículos eran visibles fuera del abierto y enrojecido contorno del ano cuando se giró para verse al enorme espejo en la habitación. Acompañados del rítmico movimiento de las bolas y pene de temo cada vez que se lo culeaba.

Se lo comenzó a culear con fuerza en el aire y su novio gritaba como loco cada vez que el tocaba el fondo. Ari no se movió de su lugar frente al espejo, para que Temo pudiera ver lo fácil que era para él someterlo y usarlo como su juguete, para que observará como su pequeño ano era estirado hasta su límite por su gruesa y venosa verga, y como esta, estaba clavada hasta lo más profundo de su cuerpo, a tal punto que solo sus bolas llenas de vello se podían observar.

Durante mucho tiempo Ari se lo follo asi, deleitándose con el sonido que hacían sus cuerpos al chocar. Pero ya estaba cerca y sabía por el ligero temblor de los músculos de su novio que la posición lo estaba comenzando a molestar mucho, su bebé no se quejaba, pero él aunque presa de su propio deseo, cuidaba no lastimarlo mucho más de lo que era necesario.

Lo liberó sobre la cama y antes de que reaccionara o se moviera lo golpeó fuerte en ambas nalgas.- ¡Ponte en 4!- Su pequeño reaccionó a sus deseos, pero apenas era capaz de mantener la posición que le pidió.- ¡Parame bien el culito! Aguanta mami, ya casi llega tu premio.- Lo animó para que tomara una buena posición, y funciono al parecer, ya que Temo encorvo la línea de su elegante espalda y sacó su culito ofreciéndose.

Colocó un casto beso que estaba fuera de lugar entre todo el sexo rudo y depravado que habían tenido hasta ahora, pero era un premio por ser tan obediente. Justo después jalando su cabello, le dejó ir la verga de nuevo hasta el fondo arrancándole un duro gemido a su novio.

Ari comenzó a empujarlo muy fuerte con los choques de su cadera sobre su ya maltratado culo, pero el fuerte agarre en su cabello lo mantenía en su lugar. Mientras tanto la mano sobrante de su salvaje novio apretaba muy duro su nalga derecha. Hubo una pausa momentánea en el pecaminoso sonido sus cuerpos chocar.

Pero comprendió rápidamente que esta era porque su novio se había subido a la cama para montarlo. Sintió la amplia palma de la mano que antes estaba en su nalga, ahora colocarse en el centro de su espalda, sirviendo como punto de apoyo para la brutal culeada que le estaba dando.

Los fuertes golpes de la pelvis de su novio regresaron con más violencia, potenciados por la posición adoptada. Temo apenas y podía resistir la combinación de peso y fuerza sobre él, pero la estimulación salvaje de su próstata lo obligaba a mantenerse de pie. Bajando la vista pudo ver como su pene se movía como una campana, pero en lugar de emitir sonido dejaba caer líquido seminal en abundancia.

Un golpe de placer lo abrumó, y su mente se nublo. Las plantas de sus pies se apretaron desde sus dedos, señal de que un brutal orgasmo venía desde el centro de su cuerpo, justo donde Ari estaba clavado, alcanzo a ver como su verga pulso antes de soltar un chorro de esperma que fue seguido de otros compulsivamente.

-¡SIIIII, AQUI TE VA LA LECHE!- El masculino y ronco grito de Ari fue el único aviso antes de que este le diera una última estocada antes de empezar a bufar y soltar grandes cantidades de esperma en su interior.- ¡QUIERES MIS BEBES MAMI! ¡ERES MI BANCO DE ESPERMA! ¡TE AMO!- Esas fueron las últimas palabras antes de que su semental se dejará caer sobre él, venciendo su última resistencia.

Ambos respiraban con dificultad, él aun estaba enterrado en Temo, aunque su erección estaba bajando lentamente. Beso la piel sudorosa de los hombros de su niño, era todo un guerrero. Ari estaba sorprendido de la resistencia que tenía, nunca nadie antes pudo con él a plena potencia, su vida sexual era bastante aburrida. Limitada por el tamaño de su pene que nadie aguantaba completo y por sus tendencias dominantes que provocan el miedo de los pocos pasivos que se animaban a coger con él a pesar de su aspecto.

Su Temo estaba hecho a la medida para él.-¿Estas bien mi amor?- Le pregunto con suavidad, una que nada tenía que ver con su ser dominante de hace unos minutos.- S..i, solo, podrías traerme un poco de agua.- La voz de su niño sonaba ronca, causa del maltrato a su garganta y los gritos que dio.

-Claro que si bebe, solo dejame ver algo.- Salió del interior de Temo y bajo su rostro para revisar que su entrada estaba bien. Cuando la abrió un chorro espeso de su leche bajo y el decidió chuparlo para hacer algo que tenía morbo por experimentar. El gemido de sorpresa de su novio hizo que se apartara para volver a la altura de su cara, para después besarlo y pasarle parte de su semen.

Temo recibió el beso de Ari con agrado, pero de inmediato noto el sabor inconfundible del esperma de su macho en el, pero esta vez más amargo, intensificado. Se dio cuenta que esto era porque venía de su ano, Ari había sacado la leche de su culo y se lo había dado con un beso. Se trago la abundante carga con placer, al parecer estaba desarrollando ciertos gustos gracias a su novio.

-¡Wooow! Siempre quise hacer eso. Ahora si bebe, voy por tu agua.- Ari se levantó fluidamente de la cama, y lo vio ponerse un short antes de salir por la puerta. Temo se sentía bastante cansado y satisfecho sexualmente, su cuerpo dolía de la manera correcta. Su ano pulsaba levemente y sentía como el esperma de su novio salía lentamente de su interior.

Ari salió del cuarto principal para caminar alegremente hacia la cocina, evito usar ropa interior porque su pene aun goteaba esperma y le molestaba que esta se pegara. Así que a cada paso que daba su bulto se movía de manera graciosa y sugerente. Tomo el vaso de agua que su bebe le habia pedido para después encaminarse de nuevo a la habitación.

Justo cuando pasaba por la sala del departamento de su novio, el timbre sonó. Avisando que el ascensor que daba acceso al piso que le pertenecía a Temo estaba llegando. Ari no pensó mucho el si debía o no abrir la puerta, así que se encaminó justo antes de oír como esta era golpeada.

Pero no imagino todo lo que se vendría en cuanto la abriera…

&

Ana y Guadalupe llegaron al impresionante edificio donde Pepe había decidido comprar el departamento que regaló a su hermano. El guardia no dudo en darles acceso cuando vio que se trataba de ellas. Se estacionaron junto al Cadillac de Temo y caminaron hacia el ascensor privado.

Cuando llegaron al último piso sintieron nervios por no saber qué encontrarían al otro lado, pero rápidamente se repusieron y avanzaron con seguridad a la entrada. Golpearón 3 veces antes de escuchar movimiento tras la puerta. Pero cuando esta se abrió quedaron momentáneamente impactadas por lo que vieron.

Un musculoso y amplio pecho las recibió, notaron como este no tenía vello alguno dejando ver una hermosa piel que se veía ligeramente tostada por el sol. Recorriendo con su vista vieron unos sexys abdominales que se perdían hasta llegar a las marcadas líneas de su cadera, que solo era una invitación hacia el notorio bulto bajo esos holgados shorts.

La mirada de ambas bajo a ver unas hermosas piernas que supusieron podían cargar el peso de ambas o el de Temo fácilmente. Rápidamente y antes de comenzar a babear sobre el espécimen decidieron subir de nuevo su vista para ver el rostro de aquel hombre. Solo para que tanto Ana como Guadalupe suspirarán por la arrebatadora belleza que poseía.

Dieron un brinco cuando escucharon la varonil voz hablarles claramente.-¿Hola? ¿Están bien?- El maravilloso hombre frente a ellas parecía genuinamente desconcertado, pero captaron de inmediato que aunque era el mismo sujeto de las fotografía, estas no le hacían honor.

Guadalupe fue la primera en contestar.- Perdón perdón, ella es Ana y yo Guadalupe López, hermanas de Temo. Serias tan amable de dejarnos pasar.- Ari quedó paralizado, tenía frente a sí a sus cuñada y él parecía sacado de una peli porno <> pensó, pero ya era muy tarde.- Este, si, adelante pasen.- Se hizo a un lado para que las hermosas mujeres entraran.

Ari sabía que apestaba a sudor y sexo, pero no podía irse y dejar solas a sus cuñadas, así que solo pensó en ponerse una playera.- Me, ¿me podrían disculpar un segundo?- Antes de que contestaran se fue corriendo hasta la habitacion donde su novio aun estaba acostado después de esa sesion de sexo intenso.

Ana y Guadalupe no pudieron evitar notar como su supuesto cuñado parecía salido de una sesión reciente de sexo y no solo por su aspecto, sino por el profundo y especiado aroma que desprendía. Agradecieron que Pepe había sido retenido a la fuerza por su papancho o esto se hubiese vuelto una masacre, que estaban seguras su hermano podría perder fácilmente contra aquel hombre.

-¡Mi amor!- dijo nervioso mientras dejaba el vaso de agua sobre la mesita de noche al lado de la cama.- Mi vida, levántate por favor.- Ari comenzó a buscar una player algo desesperado.- ¿Que pasa Ari, porque tan nervioso?- Temo se enderezó y se bebió el agua de golpe.- Pasa que tus hermanas están en la sala.- Logró ponerse una player algo ajustada antes de arrodillarse a la altura del rostro de Temo.

-¡¿Que?! ¡No mames!- Su novio se levantó de golpe para vestirse con lo primero que encontró, pero él decidió salir para acompañar a sus cuñadas.- Te espero en la sala mi amor.- Ari salió de la habitación con la poca decencia que le quedaba dispuesto a dar la cara.- Les ofrezco una disculpa por dejarlas sola y hacerlas esperar. Ya le hable a Temo. estem...¡¿puedo ofrecerles algo?!- Ari se sentía fuera de lugar frente a las hermanas de su novio, que parecían sacadas de una sesión de fotos. Ahora entendía que la belleza de Temo venía de familia.

-No, no te preocupes, siéntate. ¿Aristóteles Córcega verdad?- Pregunto Guadalupe, aun sorprendida por el aspecto del novio de su hermano.- Si, ese soy yo, para servirles.- Ari ofreció su mano algo sudorosa por los nervios, no se atrevía a besarlas porque su cara había estado hace unos minutos tocando partes íntimas de Temo.

-Igualmente Aristóteles, nos gustaría esperar a Temo antes de hablar libremente.- Esta vez Ana fue la que hablo.- Si, claro no se preocupen. No debe de tardar.- Justo cuando decía eso su novio salía de la habitación caminando algo incómodo, en otro momento seria gracioso pero ahora le daba mucha vergüenza.- ¡Ana, Guadalupe! ¿que hacen aqui?- Temo vestía una playera blanca y una pantalonera gris, parecía nervioso.

Ambas hermanas escucharon la voz de Temo algo ronca y al voltear a verlo comprendieron la razón de eso. Su hermanito tenía todo el aspecto de haber sido tomado de manera violenta y salvaje. Pero el brillo en sus ojos y movimientos relajados al lado de su novio les daba a entender que todo estaba bien con él.

-¿No crees que esa pregunta la deberíamos hacer nosotras?- Ana se puso de pie y abrazó a su hermano, captando el aroma a sexo.- Es verdad, tú deberías estar en Oaxaca. No de fiesta.- Esta vez Guadalupe fue la que abrazo a Temo, captando la misma fragancia sexual del otro hombre.- Eso, eso es correcto.- La voz de su hermano menor sonaba nerviosa.

-Papancho nos envió, supongo que por como se ven, estaban haciendo cosas más importantes que leer periódicos o ver noticias.- Aunque el objetivo de Ana era ser severa, un tono burlón se le escapó.- ¿p..or porque? ¿Que tendría de interesante?- Su hermano se estaba poniendo tenso, y eso que aun no le decían nada.- Tiene de interesante que eres el chisme en boca de toda la ciudad Temo. Fotos tuyas y de tu novio están por todas parte.- Guadalupe le soltó la razón de golpe.

-¡¿Que?! Eso no puede ser verdad. Las fiestas de Melly siempre son super discretas.- Guadalupe le entregó un periódico, donde en la portada aparecían él y Ari besándose apasionadamente.- Esto, esto no puede ser verdad.- Temo empezó a temblar de coraje, esos hijos de puta una vez más se habían metido en su vida privada.

Ambas se sorprendieron por las acciones y palabras del Córcega.-No mi amor, calmate.- el hombre tomó el periódico de su manos y lo atrajo a su pecho.- No importa, no te preocupes por eso. Son personas sin vida propia, relájate mi amor.- El amor que transmitía las enterneció y ver el efecto inmediato que tuvo en su hermano fue un suceso increíble.

Temo volteo a verlas desde el pecho de su novio.-¿Papancho lo vio?.- Su pregunta sonó nerviosa.- De hecho Cuauhtemoc, fue él que lo encontró, quiere que vayan a la casa a saludar.- Ana respondió su pregunta.- Y por cierto, Pepe esa enterado tambien, te recomiendo que tengas algo bueno que decir al respecto.- Esta vez guadalupe hablo.

-No se preocupen, iremos con gusto a saludar. ahora si nos disculpan. Nos gustaría alistarnos y hablar un poco sobre todo esto.- Aristóteles se levantó de manera que se veía imponente y entendieron que estaban siendo despedidas del lugar.- Esta bien, Temo no hay problema alguno. Papancho solo quiere hablar al respecto.- Ambas se levantaron para dirigirse a la puerta seguidas de cerca por Ari.

Cuando Ari se volvió Temo estaba llorando, se movió hacia él con rapidez para arrodillarse y tomar sus manos.-No mi amor no llores, ¿que tienes?- Su pequeño estaba temblando.- Es que no quería que las cosas se dieran de esa manera, no pensé pasaría esto. Creo que fue muy rápido para volver a salir en público, pero me preocupa más el efecto que esto tenga sobre ti.- Beso sus manos y lo abrazo.

-No mi amor, no te preocupes por eso, es lo de menos. Esto de alguna u otra manera era inevitable, algun dia teniamos que visitar a tu papá y tus hermanos, así que no importa.- Ari tomó su rostro con delicadeza y beso su frente.- Si esto de alguna manera puede afectar no importa, mi mayor sueño es estar contigo.- Temo lo se abrazó fuerte a él.

-Vamos mi amor, tenemos que bañarnos y cambiarnos. No quiero empeorar mas la impresion que ya di.- Ari lo cargó entre sus brazos y lo llevó a la habitación. Era momento de consentir a su niño con un buen baño. Solo deseaba que todo saliera bien para ambos, porque nunca se alejaría de Temo.

&

Los Córcega tenían una tradición desde que Canuto, el fallecido patriarca de la familia los había dejado años atrás. Solían reunirse los fines de semana para convivir todos juntos en el negocio familiar de comida, de esa manera pasaba el tiempo juntos mientras apoyaban en la atención del mismo.

Cuando la afluencia de clientes se calmaba platicaban, jugaban o veían la televisión, como justamente hacían en ese momento. Imelda estaba en compañía de sus hijos, nietos y nueras, el único que faltaba era Aristóteles, que se había hecho buen amigo del López, tanto así que los fines de semana se la pasaban juntos.

La matriarca, así como Tulio, comenzaban a sospechar que entre esos dos había algo más que una amistad, pero no tenían pruebas o eso creían hasta que fijaron su atención al programa de chismes. Todo comenzó normal hasta que el nombre de su cliente fue mencionado por la conductora.

“-¿Y a que no saben quien reapareció en esta gran ciudad?-
-No, ¿quien Paty? Espero que sea alguien de interés.-
-Porque ultimamente la vida de la alta sociedad en esta ciudad está muy aburrida.-.
-¡Claro que si Paco! Nada más y nada menos que Cuauhtémoc López.-
-¡No manches! ¿La joya de la corona de los López?-
-Ese mero Paco, y para a quienes no les suene su nombre, él es el cuarto hijo del billonario Francisco López, dueño de la mitad de la Ciudad de México.
-¡Nombre Paty! Si ese hombre es casi dueño del país entero y todo lo que este de México hacia abajo y algunos pedazos del mundo.-
-¡Ya seee! Pero bueno, resulta que el dia de ayer hubo una fiesta. De esas que hacen los super ricos ya sabes.-
-Y fue en la casa de Melissa Ibarrola, esta muchachita que es hija de los mejores productores del continente, dueños de muchas cosas, bueno tu ya sabes.-
-De hecho, solo para apuntar los Ibarrola son los que van a llevar de gira a los “Emiliaco”.-
-¡¿Ah mira?! Esa no me la sabia Paco.
-Para que veas que uno anda en todo menos en misa, ¡jajajajajajaja!. Pero prosigue Paty.
-Pues resulta que Temo, como sus más allegados le llaman, apareció de nuevo en público.-
-¿Bueno, y eso como porque, donde andaba? ¿O de que se escondía?
-Pues en eso está el chisme.-”

Los Córcega de inmediato se reunieron alrededor de la pantalla, llenos de curiosidad por saber algo del misterioso cliente. Aunque el López era bastante amable y educado con ellos, tenían que admitir que era algo cerrado respecto a su vida privada. Todos sabían que era rico, pero nunca imaginaron que su cliente venia de la familia más poderosa del país.

Arquímedes y Polita estaban especialmente nerviosos, algo les decía que esa nota no iba ser nada buena. Y peor aun, no iba ser tomada de buena forma por la parte más radical de la familia. Aunque Audifaz había mostrado mucho entusiasmo por la amistad de Ari y Temo, no sabían cómo reaccionaría hacia el noviazgo que ambos aun ocultaban de la mayor parte de ellos.

“-Pues resulta que este chavito, Temo, es Gay, que aclaro no tiene nada de malo. De hecho ese no es el punto.-
-No, no, claro que no, cada quien es libre de amar a su manera Paty.-
-¡Exacto!- Bueno, el punto es que este chavito, porque hay que aclarar es un chavito de 19 años. Tenía una relación con Jerry Barreiro.
-Y ustedes dirán ¿Pero Paty quien carajos es Jerry barreiro?-
-Pues este otro niño que viene de una familia de súper ricos de aquí de la capital.-
-¿Los Barreiro no son los Abogados estos de narcos y políticos?-
-¡Andale Paquito! Esos merengues.-
-¡Valgame Dios! Esto parece novela.-
-¡Jajajajajaaj! y deja que te cuente bien.-
-Pues dicen en los altos mundos de los ricos que, el tal Jerry le puso los cuernos al Temo, y con una niña.
-¡Amonos, como de que no!
-Pero oye, si este niño Temo está precioso ¿como se le ocurrió?-
-Es que dicen, que los Barreiro mandaron a su hijo a ligarse al López. Y pues este chavo Jerry esta super guapo.
-¿Bueno y que paso? ¡Cuenta, cuenta!
-Mi paco, paso que Temo los cacho en la movida. Descubrió que lo engañaban y que lo estaban usando.-
-¡Santo Jesús Wey! Esto si es un novelón de los bueno Patricia.-
-Pero se pone mas sabroso Paco. Resulta que despues de eso, nuestro Temo desapareció por un mes.-
-Claro, eso hasta ayer.-”

Después de ese dato todo comenzó a tener sentido para los Córcega; la llamada desde la capital avisando de la llegada de un joven como representante del cliente; el apuro de Temo porque todo concluyera lo antes posible por el traslado de su familia; su contratación a pesar de no ser lo mejores para este tipo de proyectos y sobre todo la insistencia de pago en efectivo y el hincapié en la discreción.

Para todos la presencia de Temo era extraña, sólo en esa ciudad sin conocer a nadie, únicamente acompañado de su chofer. La compra de la casa en esa colonia en especial, que era famosa por su discreción. Las formas altamente refinadas de actuar y hablar, asi como ese encanto natural que solo se consigue de cuna.

Temo era un ser que había escapado de un escenario horrible, y se exilió en el lugar donde no se imaginaría nadie que un millonario como él se ocultaría. Para Polita y Arquímedes eso bien podía significar que el pequeño novio de su hermano, que tanto los había cautivado podría estar jugando con él, usándolo para olvidarse de su ex novio.

“-Pues ayer a esa fiesta llegó el López, pero no llegó sólo.-
-¡Achis! ¿Pues no que estaba soltero?
-Estaba Paco, porque ¡No señora, nooooo! Que llega de la mano de un monumento hombre.
-Senoras en casita, les van a dar ganas de cometer violación.-
-¿Ay paty, tanto así?
-Ahora que veas las fotos mi Paco, vas a reafirmar tu joteria.-
-Pero no solo por él novio nuevo, sino porque el López también cambio de Look.-
-Si sabía que ese niño se vestia muy fachoso, aunque los que lo conocen dicen que es un amor y es muy guapo.-
-¡Aja! De hecho es un cambio súper radical, pero volvamos al punto.
-Aqui estan las imagenes de ambos, para que veas que no exagero en nada.-”

Cuando las imágenes ocuparon toda la pantalla no quedó duda alguna, Aristóteles y Cuauhtémoc estaban tomados firmemente de las manos, estaban muy cerca uno del otro, y su integrante tomaba de una manera íntima la espalda baja, así como la cintura del López. Se les veía cómodos conversando con los demás invitados.

Pero en definitiva su aspecto como pareja era espectacular. Ropa ceñida al cuerpo mostraba sus atributos masculinos de una manera sensual y elegante. Todos vieron como la palma de la mano de Ari se colocaba cómodamente arriba de la curva del culo prominente de Temo, abarcando su cintura de manera dominante.

La figura de su familiar se veía alta y musculosa, al lado de la de Temo más pequeña y refinada. Ambos eran un deleite visual, que solo se incrementó cuando las imágenes avanzaron. De pronto una de ellas mostró como la sensual pareja se besaba de manera pasional, con los brazos de Temo rodeando el cuello de Ari y los brazos de este sujetando su estrecha cintura.

“-¡¡¡No te pases de lanza Paty!!! Esto es horario familiar aun.-
-¡jajajajajaja! Yo te adverti Paco.
-¡Dios mio! Eso es mucha pasión despedida,
-Lo sé Paco, y para todos aquellos que quieren saber quien es el novio. Pues se llama Aristóteles Córcega y por lo que sabemos es aspirante a modelo.
-Oye no me suena de nada ese apellido.-
-No Paco, de echo a nadie. Tal parece que Temo lo conoció en estas semanas en donde sea que haya estado.
-Pero tenías razón, es espectacular ese hombre, y Temo no se queda atrás. Que cosa tan brutal Paty.
-De hecho me atrevería a decir que es la pareja homosexual más impresionante que ha visto el país y tal vez, solo talvez el mundo.
-¡Super Same! Estas fotos la están rompiendo en Twitter, porque es la definición de pareja perfecta Paco.
-Pues nuestros mejores deseos a esta nueva pareja. Vamos a ver cómo lo toman los López y los Córcega.-

Esto fue tras la Elite, se despide Paty del Villar y Paco de la Garza…”

Todos los presente quedaron mudos por el Shock, en menos de 10 minutos habían descubierto la razón de la llegada del López, la cantidad de poder y dinero que tenía, que era homosexual, que su nieto también lo era, que parecía haber retomado su sueño de modelaje y lo más cabrón de todo, es que eran novios.

Querían respuestas y, las obtendrían. Especialmente una anciana con un pensamiento sumamente conservador. Arquímedes solamente pidió que su hermano no saliera lastimado, ya había sufrido mucho…

Chapter Text

Ian se despertó esa mañana con una cruda horrible, se fue de antro con unos amigos cercanos y en la peda se había olvidado de cuidar su consumo de alcohol. Ahora solo recordaba que había tenido sexo con un chico y una chica, al parecer fue bueno porque tenía marcas por todo el cuerpo, él solo lamentaba que Jerry se lo había perdido.

Desde lo de Temo, su amigo se había vuelto bastante retraído, ya casi no salía y mucho menos tenía la vida sexual de antes. Era una lástima porque el Barreiro era bueno cojiendo, eso lo sabía de primera mano, pues ellos experimentaron varias veces, aunque nunca pasó de eso y lo prefería de esa manera, su amigo le demostró que lo respetaba lo suficiente como para no arriesgarse a perderlo.

Tomó su teléfono para comenzar a ver Twitter, Whats y Face, pero cuando abrió el primero comenzó a ver todas las publicaciones que tenían como protagonista a Temo. Foto tras foto desde diferentes ángulos lo captaron con un nuevo look que resaltaba la inmensa belleza de la que era dueño, ian se lamentó porque Jerry había perdido un manjar.

Pero en las imágenes también resaltaba otra belleza, mucho más masculina y dominante que la de Temo, cuando comenzó a ver los comentarios para buscar de quien se trataba noto que todos se desviven en elogios hacia la pareja, hacían notar lo increíble que se veían y por supuesto la química entre ellos.

Ian dio con el nombre buscando entre toda la red de comentarios, Aristóteles Córcega, un aspirante a modelo de origen desconocido. También encontró que en efecto eran novios y junto a eso varias imagenes de besos y caricias que no dejaban duda alguna de la cercanía de la pareja.

Busco su laptop para abrir en ella twitter y decidió realizar una video llamada con Jerry, estaba seguro que no se había enterado de nada. Cuando localizo las imágenes nuevamente y ubico los comentarios, decidió comunicarse con jerry. Después de insistir varias veces por fin le contestó.

“-¿Que onda Ian? espero que sea algo importante, estaba durmiendo.-
-¡Temo apareció, imbécil!-
-¿Que dijiste?-
-Que tu ex novio apareció, ayer andaba de peda en casa de Melly.-
-¡Que verga weee! ¿Y porque no sabía?-
-Porque Diego Ortega le pidió el favor a Melly, y como sabes no eres santo de su devoción.-
-Esa perra de ojos verdes. ¿Pero no mames? Esta chingon que haya regresado.-
-No tan chingon, hay algo más que debes de ver perro.-
-¿Que paso, porque pones esa cara joto?-
-Mira wey, la neta me da algo de cringe decirte este pedo.-
-Ya we, no estes cagando el palo, dime que verga.-
-El Temo llegó con novio a la fiesta we.-
-¿Que?¿No estes mamando, ya dime que pedo?-
-¡Te estoy diciendo bien! !puñetas!-
-Esque wey eso debe ser puro mame tuyo, como mí Temo va regresar con vato, no seas mamon.-
-¡Puta vida! ¡Mira puñeton!”

Ian se colocó de tal manera que la cámara del celular pudiera enfocar la pantalla de la computadora y a su vez le permitiera ver la cara de Jerry. La cual cambio de la incredulidad a la ira en menos de 10 segundos.

“-¡No seas mamon!-
-Jerry, calmate we.-
-¿¡Como vergas me calmo eeeh?! ¡Mi puto ex novio anda dandole el culo a otro cabrón que ni se quien es!-
-Cosa que no deja de ser tu culpa puñetas.-
-¡Si! ¡Si, pendejo ya entendi! Ya se que es mi puta perra culpa, ya se que yo la cague.
-Creeme que ya me quedó claro Ian, ya deja de atormentarme con eso por favor. Suficiente tengo con mis papás que como maman que todo es mi perra culpa.
-Ok ok, ya. Solo quería decirte que Temo está en la ciudad, pero nadie sabe por cuánto tiempo o si se va quedar aquí.
-Eso vale verga ahorita wey, ¿quien es el vato ese? Puta madre we, se ve mamadisimo.-
-Esta mamadisimo wey, el vato es modelo o quiere ser modelo. Se llama Aristóteles Córcega y nadie vergas sabe de donde pinches salió.-
-¡Pero ve como lo agarra cabron! Temo nunca me dejo hacer eso en público. ¿Y si ya se lo cojio?-
-¡Neta! ¿Estas preguntando eso?-
-Ian, Temo nunca me dejo hacer nada más allá de orales y besos negros, y las muestras de afecto en público ni hablar.-
-Eso no quiere decir nada Jerry, deja de torturarte.-
-Si dice algo amigo, dice que algo cambió en él. Eso es lo que me da miedo.-
-Bueno, olvidate de eso. Tengo un plan para que lo veas.-

Jerry e Ian se quedaron conversando por algunas hora más sobre diferentes temas, el Barreiro realmente estaba muy desconcertado por lo que había pasado. Jamás imagino que Temo se mostraría tan cambiado, tan libre de actuar al lado de otro hombre como si nada pasara, como si se pertenecieran…

&

Temo estaba muy nervioso por la situación en la que se habían metido, después de la salida de sus hermanas ambos se metieron a bañar para alistarse. La verdad era que no tenía mucho miedo sobre lo que su papancho dijera, su principal preocupación era Pepe. su hermano mayor cuya manía por sobreprotegerlo era algo molesta.

Ari manejaba tranquilamente por las calles de la ciudad de México, siguiendo de manera puntual las instrucciones del navegador, sentía la tensión venir de parte de Temo, pero no quería decir nada que pusiera peor a su novio. Solo se limitaba a poner su mano sobre la rodilla para dar un poco de confort.

No podía negar que también se sentía nervioso por encontrarse con toda la familia de su novio, pero no mostraría sentimientos que fueran interpretados por Temo como algo negativo, asi que solo se dedico a sonreírle para calmarlo.- Mi amor,ya casi llegamos. ¿Quieres que pasemos por algo?- Ari preguntó antes de entrar a la exclusiva colonia.

-No Ari, todo bien. Cuando lleguemos al acceso baja la ventana de tu lado, de lo contrario no nos van a dejar entrar a la casa.- Asintió notando como Temo estaba muy tenso, pero decidió no decir nada mas al respecto. Cuando iban llegando a la inmensa residencia, Temo apretó su mano.- No hagas caso a comentarios desagradables en caso de que haya, yo te quiero y estoy contigo.- Al terminar de decir eso beso sus labios.

Pepe estaba dando vueltas como loco por la sala mientras su papancho y carnales lo miraban como si estuviese loco, pero el sentia la presion correr por su espalda, enrrollandose a ella como una serpiente. su hermanito vendría con un albañil cholo asqueroso y violador, no comprendía porque todos estaban tan tranquilos, en especial sus hermanas que solo se rieron cuando pregunto como era en persona.

Salto cuando escucho la puerta abrirse y los pasos de dos personas acercarse rápidamente, toda la familia López se giró para ver a su integrante más amado cruzar el elegante arco que daba acceso a la sala. Lo primero que pepe vio además de la increíble belleza de su hermano fue como sujetaba fuertemente la mano de un hombre alto y con un cuerpo musculoso, su rostro varonil no mostraba ninguna emoción aparente.

Su ego se resintió al notar que ese wey podría proteger a su carnalito de cualquier cosa, se veía lo suficientemente experimentado como para salir vencedor de una batalla. Incluso sintió la duda de si podría ganarle en alguna pelea a puño limpio, aun así se acercó a la pareja de manera amenazadora.

-Cuauhtemoc, qué bueno que te dignas a venir a ver a tus hermanos y tu padre.- Pepe sonaba molesto.- Si verdad Pepe, decidí darme la vuelta.- Temo aunque tenso evito la confrontación.- Hola mijo, que bueno verte. Te extrañamos un chorro mi Temo.- Su papancho se acercó para abrazarlo con mucho cariño.

-Pues al parecer él no papancho, ya ves que prefirió irse de fiesta que venir a ver a sus carnales.- Su hermano mayor parecía aferrado a comenzar una discusión.- Por cierto ¿Quien es tu amigo, Temo?- La pregunta fue hecha con el claro afán de incomodar, pero Temo no cayó en su provocación.

-El es Aristóteles Córcega, y no es mi amigo, es mi novio Pepe. Se los presento.- Temo soltó la mano del hombre y la puso en su espalda,para empujarlo hacia su familia.- Mucho gusto, pueden llamarme Ari si asi lo prefieren.- El atractivo hombre les ofreció una sonrisa sincera, mientras se acercaba a saludarlos a todos.

-Mucho gusto Ari, yo soy Ana Lupe pero me puedes llamar Lupita.- Una de las hermanas menores le ofreció la mano mientras besaba su mejilla con delicadeza, era increíblemente hermosa.- ¿Que onda Bro? Yo soy Julio, el hermano del que te estas cogiendo.- El hermano de Temo lo sorprendió con eso, Julio era tan iconic como Arqui. Estaba seguro que se llevarían muy bien cuando se conocieran.

-Ya sabes quienes somos nosotras, pero mucho gusto denuevo Ari.- Ana contesto por las dos.- Yo soy Francisco López, padre de toda la tropa López. Un gusto Aristóteles.- Su suegro lo estiro hacia un abrazo cuando se puso frente a él.- Espero que me estés cuidando al Temo.- Le dijo mientras lo soltaba para ofrecerle una sonrisa, todos parecían tomar de buena forma su encuentro, hasta que saludo a Pepe.

-¿Aristóteles verdad? ¿El albañil?- El apretón de mano de su cuñado mayor fue duro y abiertamente hostil.- Así es, un gusto. Tu debes ser Pepe.- Ari trato de mantener la calma y no caer en la provocación de su cuñado.- Es correcto, me gustaria hablar contigo a solas.- Temo se movió a su lado.- Pepe no hagas esto por favor, no es necesario.- Su novio miró amenazadoramente a su hermano.

- No creo que su sepas que es necesario o no Temo, ahora déjame hablar con supuesto novio.- Su cuñado hizo a un lado a su bebé, como si su opinión no importara. Ari tomó de manera dura el brazo del hermano de Temo.- Yo creo que no es necesario hablarle de esa manera ni empujarlo.- Cuando terminó de hablar sintió la dolorosa presión de los dedos del novio de su hermano en su brazo.

-Ari, por favor no es necesario que te pongas así.- Su pequeño hermano sonó como si lo estuviera protegiendo a él, y no a su novio.- Esta bien mi amor, pero que no te hable de esa manera, o no me va importar que sea tu hermano.- Las palabras del Córcega calaron profundo en la mente de todos, sorprendidos por la determinación por proteger a Temo. Pepe sintió el dolor desvanecerse lentamente.

-Como sea mi amor, quiero tener unas cuantas palabras con tu hermano y con tu padre. Así que, si nos disculpan.- Todos asintieron a la masculina voz de Aristóteles.- Vamonos Julio.- Lupita, su pequeña y hermosa cuñada jalo a su mellizo.- ¡No mamen! Yo quería escuchar el chisme, se ve que se va poner bueno el desvergue.- Julio se resistió, definitivamente se llevaría bien con su hermano.

Cuando la sala quedó vacía, Ari se adelantó a Pepe.- Primero que nada quiero agradecer la oportunidad de recibirme en su casa y por supuesto ofrecerles una disculpa por toda esta situación. En realidad Temo y yo pensábamos decirlo cuando estuviéramos listo, pero arruinaron eso.- Les dijo de manera sincera, pero noto que solo tuvo efecto en su suegro.- No te preocupes Aristófanes, no hay fijon así son los medios de metiches.- su agradable suegro lo tranquilizo, pero eso no lo dudo mucho.

-Bueno, eso realmente no importa Córcega, aquí la verdadera cuestión es ¿Que haces con mi hermano? Porque para serte sincero no me creo nada esa relación.- Su padre se levantó de golpe.- José López, calmate un chingo.- Pero él ya estaba en modo demonio.-Calmarme pura verga papancho, nose como ustedes pueden tomar todo esto tan a la ligera. Mi carnal pretende salir con un albañil, y digo pretende porque ni siquiera sabemos si este muerto de hambre no está abusando de la buena fe de Temo.- Su cuñado estalló en rabia,pero el mantuvo la calma.

-¡Pepe! Creo que eso es algo que no nos corresponde, lo que haga o no haga tu hermano es su decisión, tenemos que respetarla aunque no te guste.- Su suegro era una persona bastante sensata, se llevaría muy bien con su jefa.- ¿Que no nos corresponde? ¿¡Que perra mamada es esa!? Temo se hará con el control de todo lo que tenemos en cuanto termine todos sus estudios, que esté con este pedazo de basura muerta de hambre nos afecta.- Aunque Ari estaba preparado para una reaccion asi no pudo evitar sentir algo de dolor.

-Además papancho ¿tu crees que de verdad este gato quiere a mi hermano? Claro que no, solo quiere abusar de él como todos los imbéciles allá afuera.- Ari podía aceptar que le faltaran al respeto a él e inclusive soportar que la familia de Temo tratara a su bebé con algo de rudeza en ciertas ocasiones. Pero que jamás dudarán que lo que sentía por él, eso no lo perdonaría.

Pepe no fue capaz de percibir el peligro hasta que lo tuvo enfrente, ni siquiera su padre lo hizo. Aristóteles se movió tan rápido para tomarlo del cuello con una sola mano que no tuvo oportunidad de nada.- ¡A ver hijo de la verga! A mi me puedes faltar al respeto todo lo que quieras, incluso dejare que toques a Temo porque eres su hermano. Pero lo que nunca te voy a permitir y escúchame bien cabrón, es que dudes de lo que siento por Cuauhtémoc.- Pepe comprendió que su hermano había traído a una bestia salvaje a su casa, que solo se contenía por el amor que le tenía.

-¡¿Entendiste Verga?!- La pregunta de Aristóteles fue dicha con una rabia contenida, su papancho tenía una leve sonrisa en su rostro. Una muestra de que ese violador ya tenía su aprobación.-S..i siii, ya entendi. Suéltame wey.- Pepe apenas logró articular palabra debido a la presión en su cuello. Ahora estaba totalmente seguro que Temo estaba bien protegido a su lado.- Más te vale perro, porque a la próxima que dudes del amor que le tengo a mi chiquito bonito si te parto la madre. Y ahora que ese punto está aclarado vamos a sentarnos.- El cholo desgraciado les dijo como sin nada.

Su rostro varonil y atractivo repentinamente hizo una mueca de angustia antes de comenzar a hablar.- Mire Señor López y Pepe, yo estoy consciente y se de antemano que no soy nadie y no tengo nada que ofrecerle a Temo, se que no valgo nada. Tan miserable soy que esta ropa ni siquiera la pude pagar yo, toda fue comprada por mi chiquito bonito. Desde que me enamore de él supe que no lo merecía, de hecho creo que nadie lo merece. El mundo no lo merece.- El violador maldito lucia afligido al decir estas palabras.

-Temo es hermoso en todas las formas posibles y yo lo único que puedo hacer es presenciar su perfección y, pedir todos los días que no se de cuenta del montón de basura que soy ¡Dios yo! Lo amo tanto, no creo que sea capaz de lastimarlo o dejar que alguien lo lastime. Él es todo para mi, yo siento que ahora toda mi existencia gira alrededor de él como los planetas al sol.- Su papancho y él se miraron comprendiendo a que se refiere el violador maldito con lo que dice sobre su hermano.

-Lo único que yo puedo ofrecerle a su hijo y a tu hermano es mi amor infinito, una devoción a su ser que va más allá de la comprensión y la vocación de mi cuerpo y alma para cumplir cada uno de sus deseos.- Esto lo dijo mientras los miraba fijamente, con una convicción en su mirada de una persona que a encontrado su razón de vida.

-Yo quiero ser modelo, triunfar y ser grande en el mundo algún día, mi bebé me apoya en ese sueño pero quiero ser realista y no tener tantas expectativas. Pero de algo estoy seguro, en caso de que eso no se vuelva realidad estas manos y este cuerpo van a trabajar dia y noche para que a mi chiquito bonito nunca le falte nada.- El violador dijo con convicción en su voz, se giró a ver a su papancho solo para ver como este estaba llorando conmovido por las palabras del cholo malviviente.

Pepe tuvo que admitir que el cholo violador malnacido y apestoso sonaba bastante sincero aun para sus oídos de hermano sobreprotector. Así que decidió darle una oportunidad, después de todo se la había dado a Jerry que sonaba a pura falsedad.- Bueno violador de hermanos pequeños, confiare en ti, pero te estaré vigilando.- Le tendió la mano de manera amistosa y su cuñado el apestoso la tomo con gusto.

-Bueno Aristófanes, yo creo que no tengo nada mas que oir al respecto.- Se rio por el nombre que usó su suegro.- Es Aristóteles señor.- Le corrigió con una sonrisa.- ¡Por eso! Como sea solo diré que en caso de que lastimes a mi solecito me asegurare de que nadie logre encontrar tus restos. ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! ¡NO MANCHES!.- Aunque su suegro se rio gustoso, Ari no pudo evitar sentir una amenaza real debajo del humor. Entendió que en esa sala el peligroso no era Pepe.

Ari fue conducido hacia el patio por su suegro y cuñado, y quedó rápidamente maravillado por el tamaño y belleza del mismo. Toda la propiedad donde vivía la totalidad de su familia cabía en él varias veces, cuando se giró pudo ver a Temo corriendo hacia él.- Cholito bonito ¿mi hermano no te dijo nada malo verdad?- Su bebé se veía preocupado, pero decidió guardarse la conversación para sí mismo.

-No mi amor, no paso nada tu no te preocupes por eso.- Ari beso la frente de Temo para tranquilizarlo y este le ofreció una sonrisa.- Bueno, ven a sentarte quiero que conozcas bien a mis hermanos.- Su chiquito lo jalo para que se sentara en donde el estaba anteriormente.- ¿Y tu mi amor?- Pero no le contesto, solo coloco su hermoso culo sobre su pierna y siguió platicando como sin nada.

-¿Oye cuñado? ¿Te puedo llamar cuñado verdad?¿O prefieres que te diga violador maldito como Pepe?- Julio el hermano menor de Temo comenzó a hablar como loco, era increíblemente, realmente esa familia estaba hecha mano guapo.- Bueno como sea te diré cuñado, sacame de una duda y culo si no me contestas.- Era realmente gracioso, le caía bien.

-A ver pues pa´que soy bueno.- Le dijo con interés, pero no imaginaba lo que ese niño diría.- Pues seguro que para coger, porque por la cara que trae el Temo le has de ver batido conmadre los frijoles.- En cuanto esas palabras abandonaron su boca sus hermanas que estaban tomando tranquilamente escupieron el líquido.- ¡JULIO!¡NO MAMES!¡ESO NO SE DICE!- Julio solo volteo los ojos fastidiado.

-Ay pinches culas.- Temo solo se puso rojo sin decir nada.- Mi pregunta era ¿si Temo puja rico? Es que todos mis amigos dicen que por su aspecto todo tierno debe de hacerle bien rico. Yo digo que el Temo es bien caliente pero nadie me cree.- Ese pequeño cabrón era igual o peor que Arquímedes.- Pues solo te puedo decir que si puja bien rico.- Ari dijo con gracia en su voz.

-¡¿Que tienes pendejo, porque le respondes?!- Temo salto de su pierna indignado.- Ay amor no te enojes, ademas si eres bien caliente. Awww ¿quien te quiere mi chiquito bonito?- sus cuñadas tomaban de sus bebidas disimulando su risa.- ¡Awebo! Gracias Choloñado, ya me hiciste ganar una lanita.- Julio se puso a textear como loco.- ¿Choloñado? ¿qué es eso?- Dijo algo confundido.

-Junte Cholo y Cuñado ¿se oye bien verga no?- Seguía haciendo cariños a Temo para que se calmara.- ¿Siempre eres así?- Le dijo directamente.- ¿Así de verga? Si siempre, asi naci choloñado, esta familia está llena de joyitas.- Julio parecía orgulloso de su forma de ser, era realmente agradable.- Me recuerdas a mi carnal, a ver si despues lo conoces.- Le sonrió.

-Puede, después de todo nos mudaremos a Oaxaca después de la fiesta anual.- Dijo tranquilamente su cuñadito mientras seguía pegado al teléfono.- Es verdad Temo, necesitamos ponernos de acuerdo para el evento de la fundación, es dentro de dos semanas y tu vas a ser la figura principal le dijo Ana.- Ari no sabía de qué estaban hablando, pero por la atención que puso Temo, suponía que era importante.

-Es verdad no me acordaba de eso ¿ya revisaron la lista de postulantes?- Ari estaba perdido así que decidió no quedarse con la duda.- ¿Puedo saber de qué está hablando?- Todos los presente incluyendo a su novio se giraron a verlo.- Es verdad, tu no sabes nada respecto a nosotros en general.- Su cuñada Guadalupe fue la que contestó.

-Como parte de nuestra responsabilidad social y como homenaje a nuestras madres decidimos hacer una fundación dedicada a la caridad y el bienestar social.- Su pequeña cuñada continuo.- La conducción del evento se rota entre nosotros, bueno entre nuestros hermanos mayores, y en esta ocasión es el turno de Temo por primera vez.- Ari movió la cabeza para indicar que entendía.

-Y va ser muy importante ya que en unos años más Temo será nombrado como presidente del GILT. Por lo que mucha gente vendrá a conocerlo para afianzar lazos con nuestra familia,es sin afan de presumir, el evento más importante de su tipo en toda américa latina.- Lupita se veía orgullosa, pero no entendia eso ultimo aunque lo habia escuchado varias veces antes.

-¿GILT? ¿Presidente?¿Y a quien invitan?- Pregunto viendo su oportunidad,esta vez guadalupe contestó.- Grupo Inversor López Torres, GILT serían sus siglas para abreviar. Es el grupo empresarial más grande de América Latina y uno de los 10 más influyentes del mundo, Temo debió darte una explicación algo simple, pero nosotros controlamos muchas empresas y marcas a través de la GILT. Participamos activamente en la creación de nuevas empresas y compramos otras con riesgos de quiebra para reestructurarlas, es algo mucho más complejo de explicar.- Su cuñada parecía una mujer realmente inteligente.

-Respondiendo otra de tus preguntas, Temo fue elegido como el candidato ideal para ocupar la presidencia desde hace mucho. No solo es joven y brillante, también tiene el carisma y la habilidad para dirigir, pero aun debe de madurar y ser libre antes de que se ocupe de ese cargo. Hasta que esa fecha llegue Pepe, Ana y yo nos hacemos cargo de todo por medio de un gobierno corporativo.- Estaba sorprendido por todo lo que estaba escuchando, pero realmente estaba de acuerdo en que Temo era el ideal para prácticamente todo ¡Dios! ¿como no amarlo?

En esta ocasión Ana tomó la palabra.- Respecto a los invitados, tenemos una lista muy reducida de aquellos a los que enviamos una invitación formal, realmente deben ser menos de 20 personas, el resto de los invitados deben pagar para ir.- La sonrisa que le dijo que era alguien que evalúa muy bien las reacciones de otros-¿Pagar para ir? ¿Como?- Pregunto ignorando la sonrisa de su cuñada.

-Es un evento de caridad choloñado, para poder asistir debes donar una cierta cantidad.- Dijo riendo al usar el apodo de Julio.- ¿Cierta cantidad? ¿Como cuanto?- Preguntaba porque podía poner unos 100 pesitos, pero la tensión de Temo le dijo que no era como el pensaba.- ¿A ti de verdad te gusta mucho torturarte no?- Su chiquito soltó un suspiro, pero Ana respondió su pregunta.- El año pasado fijamos la cifra en 1 millones de Dólares por persona y contamos con 300 espacios.- Ari no pudo evitar sentir algo de nervios con esa declaración.

- ¿Un millón por persona? Imagino que sobraron muchos espacios.- Fue lo único que pudo responder.- Al contrario violador piojento.- Esta vez la voz de Pepe lo sorprendió.- Tuvimos muchas solicitudes de gente interesada en asistir, por eso este año iremos por 600 invitados. La razón por la cual es tanto la petición de cupo es porque el evento sirve como un gran foro de negocios.- su cuñado mayor se sentó cómodamente al lado de Lupita pero antes le tendió una cerveza a él y Temo.

-Gastar un millón para poder conocer personas que te pueden hacer ganar 100 es una inversión pequeña, además también pagan para conocernos y conocer a Temo en especial.- Esto se lo dijo mientras hacía una sonrisa maléfica.- ¿Conocer a Temo? ¿Para que?- Se puso en alerta.- ¿Como que para que? ¿No terminaste la primaria?- Pepe se rio, pero él no estaba molesto tenia mas curiosidad.

-Pepe, ya deja a mi novio en paz.- Temo lo defendió con un puchero.- ¡Pfff! uno ya no puede bromear con el violador, en fin. Pues porque nuestro hermano es muy codiciado en el mundo de los negocios y no solo por su inteligencia, te sorprendería la cantidad de ofertas de matromonio que recibió papancho cuando cumplio 18, ocacionalmente llegan algunas todavia.- Su cuñado parecía disfrutar de su dolor.

-Ana, ¿cómo se llamaba ese príncipe de Europa? Mmmm no recuerdo, pero muy guapo él, a veces lo intenta cortejar cuando viene de visita.- Ari estaba reprimiendo sus celos con toda su fuerza de voluntad, pero los labios suaves de Temo lo sacaron de esos pensamientos.- No te preocupes Ari, yo te quiero a ti y estoy contigo. Pepe solo te esta molestando.- Después de eso todos empezaron a reír, pero si algo le quedó claro es que tenia que poner más esfuerzo para conservar a su solecito.

Con una plática amena lograron pasar la mayor parte de la tarde sin más contratiempos,aun asi Ari no pudo dejar de sentirse fuera de lugar en ese mundo, parecía irreal. Comenzó a tener ganas de volver a su casa lo más pronto posible, pero Temo se veía feliz y él jamás se atrevería a dejar que algo arruinara su felicidad.

&

A pesar de las insistencias de su papancho y hermanos, sobre todo de Pepe para que se quedaran en la casa Temo declinó la oferta en pro de la salud mental de su cholo adorado. Sabía que Ari se sentía muy desorientado en su ambiente, por lo que era mejor avanzar lento en ese tema, aun así estaba agradecido de que esa etapa hubiese pasado sin tantos contratiempos.

Cuando iban avanzando a través del tráfico de la ciudad recibió una llamada de Valentina Carvajal. Decidió poner el altavoz para que Ari también escuchara:

“-Hola Temito ¿como te va?
-Que onda Vale, bien saliendo de casa de papancho, ¿tu que pedo?
-Excelente tambien, gracias por preguntar. Aquí discutiendo con Juls la nota que salió esta mañana.-
-Ni que lo digas, esa perra mamada me dio muchos dolores de cabeza. No sabes que puto drama, pero bueno ya paso.-
-¡JAJAJAJAJAJAJAJA! No bebe, esto aun no termina, todos los medios están locos por saber quien es Ari y sobre todo invitarlo a trabajar con ellos.-
-WOOOOW, espera Valentina soy yo Ari, me podrias decir que pedo con eso.-
-Que onda Choli, pues pasa que varias agencias me contactaron para preguntarme por ti, dijeron que eras un sueño húmedo andante.-
-Oye siiiii, mi albañil es el hombre mas sexy.-
-Awww te amo Temo.-
-Bueno ya mucha miel no, regresemos al punto.-
-¿Juliana?-
-Esa misma, no me gastes perra, el punto es que queremos verlos mañana a los dos para hablar sobre ofertas de trabajo para Aristóteles.-
-¡Si! ¡Claro que si! Eso suena increíble.-
-Perfecto, a las 9 am te veremos junto a Temo en nuestro departamento, ¿puedes traer a Diego tambien? Quiero hablar con él de varios temas.-
-Claro Juls, pero me gustaria saber antes de ir ¿que es lo que le proponen a mi Aris?-
-Le proponen hacer porno gay en los Angeles, además de algunos anuncios para marcas de condones y juguetes sexuales. Es bien pagado si me lo preguntas.-
-¡Neta pendeja!
-Obvio no meco, lo pensé pero Juls no me dejaría, así que descartamos toda la basura y tomamos las propuestas serias de agencias de modelaje y algunas marcas medianas que estas interesados en que Ari haga pequeños anuncios, es un inicio ¿pero es bueno no?-
-Eso seria increible, neta muchas gracias. Se mega mamaron.
-Lo se somos un crack Ari, dile al estúpido de tu novio que confie en nosotras, las machorras como tu dices no somos tan culeras.-
-Ay aja, bueno muchas gracias Vale y Juls. Mañana nos vemos entonces.-
-Es un trato, y espero que nos traigas algo bueno, no se como Ari en poca ropa.-
-Lo llevare con ropa que se quite facil para desnudarlo en caso de que sea un buen trato.-
-Es un hecho entonces, besitos Temito.-
-Besos Vale y Juls.-

-¿Escuchaste eso mi amor? por fin tengo propuestas. No puedo creer que esté pasando.- Ari estaba muy emocionado, la llegada de Temo a su vida la había llenado de luz y nuevos horizontes.- Es lo menos que te mereces Ari, así que de verdad espero que las aproveches.- Su pequeño se veía muy feliz .

-Por supuesto que sí mi amor, cuando gane mucho dinero te voy a llevar a cenar donde tu quieras.- Ari se giró a verlo con una hermosa sonrisa que antes no había visto, una con esperanza, Temo sintió que su corazón se apretaba por eso.- No te preocupes hermoso, si me llevas a la guaracha feliz estaré bien.- Le devolvió la sonrisa.

-Te amo tanto Temo, no sabes cuanto agradezco a la vida ponerte en mi camino.- Ari apretó levemente su pierna mientras lo decía, sacandole una sonrisa más grande.- Lo se soy conmadre.- Le dijo mientras se inclinaba a besar su mejilla.- Bien cholito hermoso llevame a comer porque me muero de hambre.- Hizo pucheros mientras decía esto.

-Lo que quiera mi chiquito bonito, aunque solo piensas en comida.- Ari dijo con gracia ya que Temo era un gran fan de la comida.- Y en tu pene, nunca olvides eso bebe.- Le guiño un ojo de manera seductora.- ¿A sí? ¿Crees que mi pene pueda salir a pasear esta noche?- Le siguió el juego.- Mmmm no se, puede ser.- Temo colocó su mano sobre su entrepierna.

Entre juegos ambos se encaminaron a algún lugar donde pudieran cenar con tranquilidad, con su corazón lleno de ilusiones y una renovada esperanza. La vida por fin les comenzaba hacer justicia.

°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Temo despertó muy temprano ese domingo, el dia de ayer él y Ari habían ido a comer a uno de sus restaurantes favoritos en Polanco. Todo iba normal hasta que varios comensales los reconocieron como la pareja del momento, fue incómodo, gracioso e interesante a la vez. No pudo evitar reírse y sentir algo de celos cuando las mujeres le coqueteaban de manera directa o discreta a su novio, e incluso varios hombres lo hicieron.

Pero lo que lo había dejado más tranquilo fue la demostración de posesión que dio cuando también le comenzarón a coquetear a él, Temo no se consideraba a sí mismo como atractivo, de hecho siempre dudaba de los cumplidos que le hacían. Los veía como algo que la gente decía por ganar su favor, por eso no tomaba ningun halago como algo serio.

No se sentía con una belleza que rivalizara con la de sus hermanos, todos ellos parecían sacados de una pasarela, pero él no. O bueno, eso pensaba hasta ayer. Aristoteles habia salido muy molesto del local cuando varias veces el mesero le hizo llegar servilletas con numeros de telefono, la mayoria de hombres.

Aunque había tratado de tranquilizarlo diciéndole que todo era porque la gente estaba interesada en su posición social y su apellido solo logró molestarlo más, en cuanto llegaron al departamento su cholo lo jalo hacia la habitación y comenzó a desnudarlo hasta dejarlo sin nada frente al gran espejo.

Ari lo tomó fuerte de los hombros y lo giro, solo para susurrarle levemente unas palabras al oido que quedaron grabadas profundamente dentro de él “mírate, quiero que te mires y me digas que ves” al principio le pareció gracioso pero su novio se lo repitió, hasta que se observó con detenimiento.

“No entiendo Ari, que es lo que quieres que vea, aparte de mi desnudez” fue lo que le dijo al no ver nada relevante o de interés en su reflejo. Su novio resopló fastidiado “¿Es neta? Eres incapaz de ver tu belleza”. Pero él en serio no veía su punto, hasta que Ari pareció comprender algo.

“¡Vergas, por supuesto! Tú piensas que las personas te ven por quien eres, no por como eres o por como te ves”. Y él seguía perdido, no entendía a Aris, pero volvió hablar después de pensar unos segundos “Bien mi amor, hagamos esto. Quiero que te veas al espejo y te imagines como otra persona, que al que ves no eres tu, si no un chico extraño. Un amante en potencia, se que es algo extraño, pero intentalo por favor”. Él solo cabeceó de manera afirmativa.

Temo cerró sus ojos y se imaginó como si fuese otra persona, alguien llamado Joaquín por ejemplo, pero cuando los abrió se sorprendió de lo que vio reflejado. Un hermoso joven le devolvía la mirada con unos brillantes ojos color café enmarcados en un rostro de finas facciones, con unos hermosos labios carnosos color rosado. Un toque de inocencia y sensualidad complementaban lo que veía.
De inmediato noto los finos músculos delineados por una bella piel de color apiñonado que se veía suave al tacto, el tronco superior del cuerpo de aquel reflejo se iba haciendo más delgado conforme bajaba la mirada, topándose con una estrecha y elegante cintura que podía ser rodeada con facilidad. Las caderas del ser etéreo incitaban a ser tomadas con fuerza, y la entrepierna del mismo era visualmente hermosa, no era grande ni pequeña y el vello estaba cortado al ras, dejando ver un pubis ligeramente más oscuro que el resto de la piel.

Unas delgadas piernas que se veían torneadas eran el final de ese homenaje a la vista, pero justo cuando iba regresar la mirada al rostro de aquel reflejo que lo miraba con atención unos brazos lo giraron para que pudiese verlo de espaldas. En esa nueva posición y girando su cabeza al espejo logro ver una hermosa espaldas sin imperfección alguna.

Un lienzo de hermosa y suave piel que pedía ser marcada a gritos, y el culo. El culo de ese reflejo era una cosa hermosa, pequeño pero redondo y muy respingon. Sintió como su erección reaccionaba con interés ante tal vista que se le ofrecía, se quedó mirando con admiración aquella imagen suculenta en el espejo hasta que una roca y masculina voz lo llamó.

“¿Ahora ves lo que yo veo, lo que el resto del mundo ve cuando mejoras el mundo con tu presencia?”. Temo salió del hechizo en el que se sumergió y el shock de ser consciente de su propia belleza lo impactó. Ahora comprendía miles de situaciones, miles de cumplidos, escenas de celos, peleas y discusiones.

Lloro, lloro por no haber sido capaz de reconocerse, por ser incapaz de ver su propia belleza, por todos esos años sintiendo que solo era un apellido, una cuenta de banco y una buena persona. Lloro por haberse menospreciado así mismo, por creer que nunca sería suficiente, se abrazó a Aristóteles como si su vida dependiera de ello y en un beso dado entre espesas lágrimas le transmitió todo lo que sentía por él.

Temo sonrió por ese recuerdo que se quedaría grabado en su mente por siempre, y más importante, Ari se metió aun más profundo en su corazón al mostrarle que era hermoso. Se levantó de la cama sin molestar a su novio, él cual dormía profundamente a su lado; se encaminó hacia el baño totalmente desnudo y en el camino, se miró en el espejo viéndose ahora con una perspectiva totalmente diferente.

Se sentía sexy, deseable a los ojos de Ari y de cualquier otro hombre o mujer. su sonrisa solo se ensanchó cuando se descubrió feliz por ser capaz de lograr reacciones en cualquier persona, feliz por saber que si coqueteaba con quien fuese obtendría una reacción. Su autoestima subió de golpe y se sintió con una nueva y renovada actitud.

La noche anterior Ari se había quedado a velar su sueño después que se acostaran con él hecho un mar de lágrimas, Temo se sentía culpable por hacer que su novio se desvelará tanto justo antes de una reunión importante. Así que decidió despertarlo de una manera agradable.

Se metio a bañar y se limpio a profundidad, ya se había acostumbrado a la sensación del agua en su recto y por supuesto a lo engorrosa que esa rutina podría ser. aun así para Temo todo eso valía la pena, estar con Ari lo valía cada molestia. Además por las dimensiones de su novio debía ser muy meticuloso, por mas sexy que fuera un accidente sería muy desagradable.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Hola!!!

A partir de aquí inicia el sexo rudo que tanto les gusta, de igual manera es mi responsabilidad decirles que sí son susceptibles o mojigatos mejor no lo lean. El siguiente texto contiene descripción detallada de actividad sexual entre dos personas del mismo sexo, así que si eso les molesta favor de abandonar la historia.

Habiendo aclarado eso, disfrutemos juntos de esta maravillosa escena de setzo :3

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Cuando terminó de asearse y secarse se dirigió hacia la penumbra de la habitación, su novio seguía dormido pero se había movido entre su sueño, dejando su cuerpo desnudo parcialmente, pero lo suficiente para mostrar su hermoso abdomen y más abajo su pene flácido entre la mata de vellos oscuros.

Ari era reacio a bañarse pero lo había hecho ayer antes de salir a casa de su papancho, aun así cuando se acercó capto el olor a sudor mezclado con la masculina fragancia que le había regalado golpeó sus fosas nasales. A Temo se le hizo agua la boca cuando se acercó a la entrepierna y aspiró el aroma a macho que desprendían las enormes bolas.

Pego un lenguetazo para saborearlas y se deleitó por el salado gusto que tenían, con ello un sentimiento de deseo lo embargo de manera profunda, continuo chupando las bolas de su novio cada vez con más emoción y al cabo de unos minutos captó por el rabillo del ojo como la pesada verga del cholo se llenaba y crecía hasta alcanzar el tamaño intimidante que tenía.

Se lanzó a chupar el tronco venoso de Ari y a tomar todo lo que goteaba de la gran cabeza, trató de meterse todo lo que pudo del pene de su novio y se palmeó la espalda mentalmente cuando logró dejar afuera solo unos pocos centímetros que alcanzó con su lengua al sacarla para chupar todo lo que podía.

Comenzó a tocarse levemente mientras chupaba la enorme verga de su novio, sus pequeños dedos era muy delicados para hacerle sentir todo lo que su macho lograba hacerle con los suyos. Esa frustración le saco un gemido que hizo reaccionar lentamente a Aris, su guapo malandro le sonrió dulcemente con los ojos entrecerrados y con una mano acarició su rostro.

-Buenos dias mi amor, veo que tienes la boca llena.- Parecía complacido con esa declaración y para reafirmar su dicho, con ambas manos tomo su cabeza y la empujo hacia su pubis, metiendo toda su longitud en su garganta. Temo gimió complacido por la reacción de Aris y sorbió todos los fluidos con avidez.

Estuvieron en esa posición un largo tiempo, hasta que Ari noto en el espejo como Temo no lograba acariciar bien su ano, su chiquito hermoso estaba frustrado por no poder complacerse como era debido, así que decidió cambiar el juego. Golpeó ligeramente la mejilla de su novio para llamar su atención.

Cuando los brillantes ojos de Temo lo miraron hablo.- Vamos bebé, pon ese culito en mi cara te lo voy a mamar.- Ari solo escucho el “Pop” cuando se saco la verga de la boca seguido de un hilo de presemen y saliva, se levantó con gracia para colocarse en cuclillas sobre él.

Ari tenía una vista privilegiada del pequeño hoyo de Temo así como de sus genitales colgando sobre su rostro. Le dio un lenguetazo al rosado agujero. Su chiquito se retorció de gusto y el tomo sus caderas para acomodarlo de una manera más cómoda y por supuesto para tener mejor acceso.

Temo sentía como su novio le estaba comiendo el culo de maravilla, si no fuese por la fuerza de Ari que lo sostenía en su lugar, estaba seguro de que habría caído de lleno sobre su hermoso rostro. Sus piernas estaban temblando por la posición y también por las sensaciones que le hacía sentir la lengua dentro de él.

Aun así no se sentía del todo satisfecho, quería más que solo la lengua de su novio en él. Se levantó con dificultad debido al fuerte agarre de Ari y por supuesto lo la debilidad de su piernas causa de la posición en la que estaba, antes de ir hacia donde quería se inclinó para besarlo profundamente.

Ari se iba levantar para tomarlo como a él le gustaba, pero su pequeño novio se lo impidió, puso sus dedos sobre sus labios y le susurro.- Hoy no campeón, hoy el control lo tengo yo.- La declaración de Temo lo puso muy caliente, nunca había cedido el control en una relación sexual, no había conectado con nadie lo suficiente para hacerlo, pero esta nueva actitud de su bonito le encanto.

Su pequeño bajo y se colocó a la altura de su pelvis, tomó su erección con su manita y colocó su glande justo en la entrada de su cuerpo. Pero antes de introducir su vergota dentro le lanzo un beso y le guiño el ojo, seguido de eso bajó lentamente por toda la longitud.

Disfruto del intenso calor que centimetro a centimetro sintió al deslizarse dentro de Temo, las apretadas y suaves paredes anales pulsaban jalandolo más profundo. Ari colocó sus manos en las caderas de su novio, pero no hizo ningún intento por alterar el ritmo o las intenciones de este.

Se maravillo viendo el hermoso cuerpo de su novio con una ligera capa de sudor y como su pecho subía y bajaba con cada respiración controlada. Temo se estaba tomando su tiempo para adaptarse pero de un momento a otro comenzó a moverse de manera circular y un delicioso placer lo invadió. Su pene se estaba frotando en lo más profundo de su novio contra sus paredes anales, cuando se sintió satisfecho colocó sus pequeñas manos en sus marcados pectorales, como un punto de apoyo para cabalgarlo.

El pequeño cuerpo de Temo comenzó a rebotar sobre él con su gran verga enterrada hasta el fondo, su novio se aseguraba de sacar sólo unos pocos centímetros de su interior pero con el tiempo se atrevió a sacar un poco más hasta el punto de solo dejar la cabeza de su pene dentro. Ari miraba el rostro de su chiquito con adoración al ver como este cerraba los ojos y se mordía los labios por el placer que le causaba.

El sudor comenzó a correr por el cuerpo de su novio y goteaba hasta su amplio pecho, de un momento a otro Temo abrió sus ojos y se inclinó a chupar el salado sudor, en su camino también tomó uno de sus pezones entre sus blancos dientes y lo jalo con fuerza, Ari liberó un fuerte gemido más por impresión que por dolor.

Su lindo novio continuó moviendo sus caderas mientras chupaba y besaba toda la extensión de piel que tenía disponible, pero a diferencia de él, Temo no dejaba marcas, consciente de que más tarde tal vez tendría que mostrar más que su sonrisa. Ari se sentía muy halagado por ese cuidado para con su cuerpo y unas ganas inmensas de besarlo lo inundaron.

Aunque Temo había pedido a Aris que lo dejara al mando esta vez, sintió como su macho comenzó a pistonear con sus caderas su pequeño culo, las manos que había en sus caderas se apretaron con dureza dándole a entender que quería participar. Él levantó su mirada y una sonrisa de su novio lo recibió, ese gesto lo animó a acercarse para un beso, pero no fue lo que esperaba.

El beso que le dio Ari fue muy delicado, lleno de amor más que de deseo como cuando habían tenido sexo anteriormente. Y tampoco estaba siendo tan rudo con él como era habitual, al parecer su novio quería en esta ocasión tuvieran algo más tranquilo. Temo sintió emoción dentro de sí, si bien descubrió que el sexo rudo le encantaba, también quería disfrutar de otras maneras con él.

Aunque las embestidas eran muy fuertes, eran muy lentas comparadas con otras ocasiones, les daban la oportunidad de disfrutar los besos suaves y delicados que se estaban dando, tiempo de saborear la piel de ambos y de conectar sus miradas cargadas de amor. Aunque Temo no había sido capaz aun de decir esas palabras sabía que solo era cuestión de tiempo para que fueran dichas.

Ari abrazo y acaricio su cuerpo con una delicadeza que era bastante contradictoria con la brutalidad y rudeza que había mostrado antes, pero Temo se sentía complacido de ver que sus relaciones podían ser de ambas maneras. Por ahora se concentraría en disfrutar de las nuevas sensaciones que ambos estaban teniendo.

Los sonidos de besos y caricias complementaban al de sus caderas chocando en un ritmo lento que alargaba el placer que ambos sentían. Para Ari era algo nuevo, tenía mucha experiencia previa para ser sincero pero no había sido del todo satisfactoria, el tamaño de su verga era un problema en ocasiones, además de sus tendencias dominantes.

Pero ahora estaba con Temo al cual le encantaba su pene y demostró ser un pasivo sumiso perfecto, además de un power bottom en toda la extensión de la palabra. Era perfecto para él, pero Ari quería más. Pidió a su novio que se levantara de él para ponerse en otra posición y aceptó con gusto.

Ari tomó la pequeña cintura de su novio y lo levantó para ponerlo de lado dándole la espalda en la llamada posición de cucharita, pidió a Temo que levantara una de sus piernas para poner su pene entre sus nalgas y cuando lo hizo, roso la goteante cabeza contra el húmedo ano de Temo.

Estuvo punteado un rato la entrada de Temo mientras besaba su nuca y cuello, pero los gemidos de protesta de su novio se hicieron cada vez más fuertes así como el empuje hacia atrás de su hermoso culo. Por lo que decidio tomar su pene y deslizarlo lentamente hacia dentro del caliente cuerpo de su bonito.

Temo lanzó un suave gemido cuando sintió a su novio introducirse dentro por completo, había estado jugando con él unos 15 minutos que parecieron eternos. En esa posición podía sentir toda la extensión de cuerpo de Ari apretarse contra él con fuerza, y mas aun cuando el cholo envolvió su musculoso brazo alrededor de su garganta, mientras mantenía su pierna levantada con el otro brazo.

Las embestidas de Ari podían ser lentas pero no eran suaves y eso se hacía notar cuando sentía sus pliegues internos expandirse tras el paso del grueso pene de su novio. Escuchar los susurros y gemidos de su semental, acompañados de sus besos lo estaban volviendo loco. Veía como su verga estaba chorreando un hilo continuo de presemen sobre la cama y sentía la piel de su espalda totalmente mojada con el sudor de ambos cuerpos.

Con ese ritmo lento pero constante, Ari noto como se comenzaba a formar una ligera capa blanquecina de espuma alrededor de la base de su pene y el ano rosado de Temo, una muestra de la gran cantidad de presemen que estaba dejando dentro. Sabía que no le faltaba mucho para correrse, pero tampoco tenía prisa por hacerlo. Realmente estaba disfrutando de este ritmo lento que le permitía halagar a su chiquito bonito directamente al oído.

Descubrió también que le agradaba ese toque íntimo entre sus cuerpos, disfrutando de las experiencias que de esta manera estaba conociendo. Cómo delinear el cuerpo de Temo con su mano libre cuando soltaba la pierna de su novio, o aspirar el aroma que desprendía su cuero cabelludo, así como chupar esa zona entre la mandíbula y la oreja.

Encontró una fascinación especial al enterarse que Temo era increíblemente sensible y receptivo, su piel suave y apiñonada había permanecido erizada, fruto de las caricias que no dejo de hacerle. Su hermoso pene jamas dejo de gotear sobre las sábanas cada vez que recorría todo el camino de su recto.

Sus gemidos y súplicas eran una bella sinfonía que estaba seguro nunca dejaría de adorar, pero ya estaba al borde de su resistencia. Ari descubrió que bajo estas condiciones su duración se veía afectada, consecuencia de la amplificación de sensaciones de hacer todo con más calma y concentrarse en los cariños.

Sujeto fuerte el cuerpo de Temo contra el suyo e incrementó la fuerza y rapidez de sus embestidas mientras comenzaba a aspirar el aroma primitivo emanar de su novio. Su pequeño empezó a gemir y gruñir tanto por la excitación como por la fuerza de su culeada, pero no se quejo de eso.

Al contrario, con un largo gemido aviso que estaba eyaculando. Ari alcanzo a ver como un chorro de espeso esperma salpicaba la cara de su niño bonito y otros chorros le mojaban el abdomen, el orgamo fue tan fuerte que las contracciones provenientes de su próstata lo ordeñaron a él.

Dio un fuerte empujón cuando sintió sus bolas apretarse para eyacular y luchando contra su propia fuerza, se clavó hasta el fondo de Temo. Cuando sintió las pulsaciones se quedó quieto y apretó aun el cuerpo de su niño al suyo, Su novio debió notar la expansión dentro de él y su pene presionar su próstata porque dio un gemido ahogado y un pequeño chorro de esperma salió de su casi flácido pene.

Cuando dejo de eyacular lanzó un suspiro que parecía más un gruñido justo detrás de la oreja de Temo, se quedo dentro mientras besaba sus hombros y con su palma tocaba el vientre de su niño tratando de imaginar hasta qué profundidad había dejado su espesa semilla.

La respiración de ambos se fue normalizando poco a poco y cuando los fluidos se comenzaron a secar una sensación pegajosa los molesto un poco. Ari se enderezo y miro como parte el cabello de Temo tenía gotas de semen así como una parte de su rostro,eso claro sin mencionar las sabanas y su pecho.

Salió de él y sin previo aviso lo lamió de la cara para limpiar los restos pero la reacción de Temo fue muy graciosa.- ¡Ay! ¿Que tienes pendejo? Eres un pinche perro o que verga.- Ari se rió como loco pero su chiquito bonito parecía sacado de onda.- Pinche pulgoso, mejor traeme algo para limpiarme.- Aunque pretendía estar molesto le ofreció una sonrisa divertida.

Pero Ari lo ignoró y se lanzó a chupar todos los restos de semen que había por su cuerpo, un sabor salado y algo ácido se mezcló en su boca, cuando estuvo satisfecho subió hasta la altura del rostro de su novio y lo beso con toda la pasión que había sido de alguna forma reprimida.

Temo acepto gustoso su beso que duró algunos minutos, pero cuando el agradable sabor se diluyo, lo rompió y su pequeño hablo con una ronca voz.- Si ya terminaste tus guarradas me gustaría que nos bañaramos, tenemos una cita.- Fue lo que dijo su novio, pero no había acabado aun.

Giro a Temo para ponerlo boca abajo y abrió su hermoso culo, dejando un pequeño y rojizo ano húmedo a la vista. Su novio estaba tan apretado que nada del fluido que había dejado dentro se escapó, solo se veían restos de presemen y algo de esa espuma blanca que se formó por el roce y los fluidos.

-¡Ora Verga! ¡Aaaay!- Fue lo que escucho cuando comenzó a mamar el ano de Temo para sacar su semen, el sonido que se hacía con esa acción lo estaba poniendo muy caliente.- Mi amor, empuja hacia afuera.- Fue lo que dijo antes de volverse a meter entre las nalgas, la verdad por un momento pensó que no lo haría, pero se sorprendió cuando los pliegues el ano se abrieron y dejaron escapar un chorrito de su esperma.

Temo siguió empujando y el tomando todo el semen que había dejado dentro, la verdad confirmó que sus pinches huevotes no estaban grandes nada mas de adorno. Ari estaba seguro que si le hacia un queso con toda la leche que dejo dentro a su bebé, pero en lugar de tragarla cuando termino de sacar todo del interior su novio decidió hacer otra cosa.

Subió hasta su cara y tomándolo de las mejillas abrió su boca para después pasarle todo el contenido. Los ojos brillantes de Temo se nublaron de excitación con esa acción y termino esa muestra de sexo guarro con unas palabras.- Ya que no te puedo embarazar, por lo menos que mi leche sirva para darle de comer a mi bebito bonito.- Su pequeño se puso rojo pero asintió saboreando los restos en su boca.

-Ahora si chiquito vamos a bañarnos.- Ari jalo a Temo fuera de la cama y así como estaban los dos desnudos lo cargo y camino hacia el baño.- Eso perro, carga a tu amo hacia el baño.- el susurro somnoliento de su novio le saco una risa.- ¿Ahora soy tu perro?.- Preguntó con humor.- Si, hace unos minutos parecía tu hueso favorito. Y yo podría ser tu gatito, me encanta tu leche.- Después de decir esto le guiño un ojo y colocó un beso entre su oreja y su mandíbula.

-¡Temo! Todo mundo cree que eres un angel, pero yo se que eres el demonio.- Le susurro mientras lo colocaba con delicadeza sobre la el lavabo del baño.- Lo soy, solo que estoy descubriendo mis nuevas habilidades de seducción. De ahora en adelante las usare mas seguido, tal vez consiga cosas.- El resoplido de Ari llamó su atención.

-No vas a seducir a nadie, es más no vas a usar ninguna nueva habilidad con nadie.- Ari hizo una cara extraña.- No hagas cara de estreñido, estoy bromeando celostoteles.- Le beso en los labios para calmarlo.- Te amo Cuauhtémoc, te amo tanto.- Ari lo miró con un brillo especial en sus ojos.- Lo sé Ari, confia en mi. Yo soy tuyo.- Aun incapaz de decir las palabras Temo solo beso su labios con todo lo que sentía.

-Ahora bajame de aqui o voy a llenar todo el tocador de tus mecos, a veces pienso que en lugar de un pene tienes una pinche ubre de vaca cabron.- Ari se rió y lo cargó de nuevo hacia la amplia bañera, esta vez se bañaron juntos y disfrutaron de un nuevo nivel de conexión en su creciente relación.

&

Juliana y Valentina estaban tomando un necesario café esa mañana de domingo, normalmente estarían profundamente dormidas acurrucadas una con la otra, pero no. Tras la aparición de Temo y su novio la élite de la ciudad se volvió loca, todos querían saber quién era el bello espécimen de macho que tomaba su cintura.

Y como ellas salían en las fotos inmediatamente dieron con ellas, usualmente irían directo tras la familia de Temo, pero era un López y todos temían a Francisco y sus hijos. Despertar su ira no era algo sensato, así que fueron con ellas. Muchas de las llamadas que recibieron eran para hacer preguntas bastante desagradables y otras eran ofertas sinceras de trabajo para Aristóteles.

Ambas se había llevado una gran parte del sábado hablando por teléfono y filtrando las llamadas buenas de las malas, las ofertas que valian la pena y las que no. Y lo hicieron de buena gana, la familia de Cuauhtémoc había apoyado de muchas formas tanto su relación como los negocios que ambas habían decidido emprender.

Cuando salieron como una pareja lésbica muchas personas las rechazaron, el negocio de Valentina de relaciones públicas perdió muchos clientes importantes y de la mano Juliana tuvo un camino muy complicado para avanzar en el mundo de la moda. Pero un buen dia cuando estaban por darse por vencidas Ana, Cuauhtémoc y Guadalupe López aparecieron en su departamento.

Temo las había convencido de echarle un vistazo a los diseños de Juliana y de contratar a Valentina para llevar las relaciones de varios de sus negocios. Las apoyaron cuando muchos de sus supuestos amigos les dieron la espalda, y con ello lograron avanzar en un mundo tan cruel como el de la alta sociedad mexicana, altamente conservadora y prejuiciosa.

Por esa razón, ninguna dudo en apoyar a Temo y su novio en esta etapa de su vida, se lo debian por el apoyo anterior y además porque merecía ser feliz después de todo lo que había vivido. Ambas se miraron con la complicidad que daba una pareja que se tenía confianza, se acercaron lentamente para darse un beso pero el sonido del timbre las interrumpió.

Valentina se levantó para abrir la puerta, pero no era quien esperaba ver cuando la abrió.- ¡Qué onda tortillina! ¿Me dejas pasar o me vas a tener aquí afuera?- Diego Ortega Rivero estaba parado frente a ella con unos lentes oscuros y un tono enfermizo de piel, pero eso no quitaba que fuera una perra.

-Ah, eres tu pequeña perra. Adelante pasa.- Valentina se hizo a un lado para dejarlo pasar.- Vaya, ahora pareces una mierda por dentro y por fuera. ¿Estuvo buena la fiesta puta?- Juliana se levantó a saludar, a pesar de lo que se decían se llevaban muy bien.- Deberias mi ver culo para constatar cerda. Ahora se una buena machorra y dame un café, me esta cargando la panocha.- Diego contestó antes de dejarse caer en la sala.

-¿La panocha?- Valentina se acercó y se sentó frente a él mientras Juliana se iba a la cocina por más café.- Si dijera que me esta cargando la verga lo diría con gusto pendeja, ¿no tienes algo para el dolor?. Como una dosis de morfina por ejemplo.- Diego parecía devastado.- A todo esto ¿donde vergas esta la enana puta del Temo?- La expresión del Ortega les arrancó una carcajada a las dos.

-¡JAJAJAJAJAJAJAJA! No seas mamona Diego, ¿neta quieres a Temo?- Juliana se acercó con una bandeja que contenía café y todo lo necesario para prepararlo.- Claro que quiero a esa enana puta, pero quiero mas a mi cama y al enorme pene venoso que deje dormido en ella. Además esa zorra me cito aquí y no ha llegado.- La diva de ojos verdes tomo con gusto una taza de café y comenzó a prepararlo.

Diego estaba por seguir la conversación cuando de nuevo el timbre sonó, esta vez Juliana fue la que abrió.- Buenos días Juls, perdón por llegar un poco tarde. Nos topamos con algo de tráfico.- La diferencia entre Diego y Cuauhtémoc eran inmensa, a veces no entendía cómo es que se hicieron amigos.

-¡Vaya, hasta que se digna la princesa, nos estaban saliendo raíces por estarte esperando pendeja!.- Los gritos de Diego invadieron todo el elegante piso.- Pasa rápido antes de que se ponga más insoportable, llego crudisimo.- Juliana los jalo hacia dentro.- Estoy de acuerdo con la perra enana, ya es un poco tarde Temo.- Valentina se unió al reclamo.

-¡Ya! Relajense un chingo, son las 9:05 no es tan tarde. ¿Les ofresco algo Temo, Ari?- Les pregunto antes de dirigirse de nuevo hacia la cocina.- Si, café plis Juls, ¿Ari tu que quieres?- Temo se giró hacia Aristóteles, que había permanecido callado desde que entraron.- Ah, perdon perdon, estaba viendo que bonita casa tienen. También un café y un panecito estaría perfecto.- Ari le sonrió a Juliana.

-¿No quieres también nuestras carteras cholo de mierda?- Diego era a la par de insoportable bastante gracioso.- Me conformaria con tu cara contra el piso maldito elfo enano.- Ari no sonaba molesto sino algo divertido.- Quisieras mi cara en otro lado verdad violador.- Respondió el Ortega antes de llevarse el café a la boca.

-¿Bueno ya estuvo no? Vamos a relajarnos, es muy temprano para pelear y Diego por favor deja de ser tan desagradable.- Temo reprendió a los dos, pero Diego no se dejaba.- Exclamó la enana puta que me hizo levantarme temprano, me estan dando ganas de agarrarte a putazos. Pero bueno te dejare en paz solo porque se ve que te dieron una culeada de campeonato.- El último comentario del Ortega rompió la tensión y puso al López de color rojo.

-No comprendo cómo es que son amigos, ten Ari espero te guste.- Juliana le entregó una canasta con diversos tipos de pan dulce.- Alguien tenía que proteger a la puta esta de su propia estupidez. Ahora vamos ahorrarnos tanta perra mamada y vayamos al grano.- Diego se inclinó a tomar un pan.

-¡Oh! Es verdad, tomen.- Valentina les extendió a los 3 unas carpetas con toda la información referente a las oferta para Aristóteles.- ¿Y esto me importa porque?- Diego seguía siendo una perra maldita.- Deja de ser un imbécil y escucha zorra, nos gusto mucho el trabajo que hiciste con el diseño de imagen de Ari y Temo. Así que nos gustaría que apoyaras el proyecto para impulsar a Aris en su carrera.- Valentina explicó a Diego la razón de porqué estaba ahí.

-Me ofende mucho que creas que no voy apoyar las estupideces del imbécil de mi mejor amigo y su novio maloliente. Claro que si Valentina, pero solo por proteger mi imagen de perra insensible, ¿Que gano yo?- Ari noto que a Diego mejoró su humor después de comer un poco, haría una nota mental de llevar comida cuando estuviera con él.

-Al inicio nada, pero una vez que Ari despegue y lo hará, comenzará a fluir el dinero, cosa que sabemos ninguno de los presente necesita más que Ari. Sin ofender bebé.- Valentina se giró para disculparse, y siguió hablando.- Pero más importante usaremos el impulso mediático de Aristóteles y Cuauhtémoc para darte a conocer como asesor de imagen, a Juls como diseñadora y a mi como relacionista pública.- Valentina dio su argumento de manera que era irrebatible.

- Verga wey, eres una machorra muy lista. Toma una galleta, te la mereces.- Diego se quitó las gafas oscuras que llevaba y le ofreció parte de su pan a Valentina.- Estúpido, pero bueno ¿Qué opinas?- Valentina pregunto con algo de gracia en su voz.- Que es un plan maravilloso amiga del colectivo. Estoy abordó con él y por supuesto Temo estará dispuesto a darnos fondos ilimitados mientras el pelos de estopa gana algo de dinero.- Diego siguió comiendo después de decir eso.

-Ari, en tu carpeta estan todas las propuestas que valen la pena, en la de Temo también está la misma información por si desean decidir en pareja. Nos tomamos la libertad de señalar las que creemos más convenientes.- Juliana les explico el contenido y ambos comenzaron a revisar la lista.

-¿Oye Juls? Pero todo esto está aquí en la Capital.- Ari parecía bastante confundido y sorprendido.- Pues claro Ari, todo el trabajo importante está aquí, ¿Que esperabas?- Juliana parecía contrariada por la pregunta.- Pues es que yo soy de Oaxaca, toda mi vida está allá. Yo esperaba no se, buscar algo en ese lugar.- Ari sabia que habia dicho que perseguirá su sueño y dejaría su familia, pero no pensó que tendria que ir tan lejos.

Aunque había rechazado una oferta para modelar en la ciudad anteriormente debido a la situación de su familia, ahora se resistía mas por nostalgia que por otra cosa.- Pues piensalo bien Ari, porque esto implica que debes estar aquí 24/7. No puedes ir y venir cada vez que quieras con Temo tras de ti.- Esta vez Diego sono claro y directo.

-Yo, yo lo se, solo me tomó por sorpresa. Pero mi amor, ¿tu que opinas?- Temo también parecía sorprendido como él.- Opinio que te voy apoyar en todo lo que necesites para cumplir tu sueño, incluyendo si eso implica mudarse permanentemente a esta ciudad.- Su novio no dudo en contestar.

-Yo creo entonces que todo está decidido, vamos a darle con todo a esto. Acepto.- Todos se pusieron de pie para aplaudirle incluido el elfo maldito.- ¡Mamalon! Esto lo tenemos que celebrar.- Juliana corrió hasta la cocina de nuevo y se le escuchó mover cosas con prisa. Cuando regresó cargaba una botella de champaña y 5 copas.- Vamos agarrar el pedo, culos sí no.- Al terminar de decir esto la descorcho como toda una experta.

Valentina les sirvió las copas a todos y entregó la primera de ellas a Ari, cuando todos tenían una, hablo.- Por el comienzo de un sueño Aristóteles Córcega.- Al terminar levantó su copa como saludo y Juliana siguió.- Por los nuevos amigos que conseguirás en tu camino.- Levantó su copa y asintió, esta vez Diego habló.- Por el éxito que te depara.- Diego sonrió sincero y levantó su copa.

Temo los miró un momento y continuó.- Por un futuro juntos.- Ari no pudo evitar soltar una lagrima al escuchar todas esas palabras viniendo de personas que conocía hacía menos de 2 meses, y de inmediato supo que decir.- Por aquello que puso todas estas bendiciones en mi camino. ¡Salud Verga!.- El sonido de las copas fue lo último que se escuchó.

Tras el brindis comenzaron a planear detalladamente toda la agenda de trabajo de Ari, acordaron contactar a todos los interesados en el transcurso de la semana para darle oportunidad de arreglar las cosas en Oaxaca, donde seguramente tendría algunos problemas.

Aristóteles y Cuauhtémoc acordaron regresar para hablar con los Córcega sobre su relación y la nueva oportunidad de él como modelo. Posterior a eso regresaría para hablar con Francisco y sus hermanos sobre la idea de mudarse a CDMX noticia que tal vez no agradaria mucho al patriarca López.

Pero ambos estaban seguros que era el inicio de un sueño, pero un sueño puede volverse rápidamente una pesadilla…

&

Amapola y Audifaz estaban recogiendo los restos de la cena, mientras Arquímedes lavaba los trastes, la influencia del López había sido tan profunda que había alterado la dinámica familiar. Por esa razón todos estaban presentes cuando un sonriente Aristóteles entró por la puerta, Polita no pudo evitar sentir como el aire se enrareció producto de la tensión en él.

-Buenas noches familia, ya llegue gracias a Dios.- Ari saludo ajeno a todo lo que había pasado en las últimas 48 horas.- Hola hijo, qué bueno que llegaste. Sientate, tenemos que hablar.- Polita trato de sonar lo más tranquila que pudo, pero no logró maquillar por completo su tono nervioso.

-¿Paso algo?¿La abuela esta bien?- Ari dejó caer lo que traía en el sillón y se acercó impaciente a la mesa para sentarse.- Si paso algo Aristóteles, pero no tiene nada que ver con tu abuela. Más bien tiene que ver con el Cuauhtemoc López ese, ¿Hasta cuando nos ibas a decir que eran novios?- Su padre sonaba tenso, pero no del todo molesto como esperaría.

-Asi que ya se enteraron de eso.- Fue lo único que se le ocurrió decir.- Si, y no fue agradable hijo o por lo menos no para mi, ya que tu madre y Arqui ya sabían. ¿Porque no me lo dijiste?- Su padre sonaba herido, y no pudo evitar sentirse culpable.- Pa, yo no sabía cómo lo ibas a tomar sí. Siempre hacían comentarios despectivos hacia los homosexuales o las personas con una sexualidad diferente, tenía miedo de tu reacción.- Ari se sincero con él.

-Mira hijo, yo se que no e sido del todo un buen padre para ti y para Arqui, se que tengo muchos prejuicios y que muchas veces la cague con tu madre. Pero estos ultimos dias me e dado cuenta de muchas cosas y comprendido muchas otras.- Su padre tomó un respiro y continuó.- Yo te amo hijo, es difícil para un padre aceptar que todo lo que esperaba de un hijo no puede ser, pero estoy dispuesto a poner de mi parte para hacerlo, quiero ser alguien mejor, alguien al que le tengas confianza.- La voz de su padre se quebró un poco pero continuo.

-El Cuauhtémoc es especial hijo, creo que todos los que lo hemos conocido coincidimos en eso. Me agrada, y realmente me gusta para ti, es...es bueno si, da un poco de miedo cuando se pone en su plan pero es bueno. Y se que a su lado vas a llegar tan lejos como te lo propongas, yo solo quiero que seas feliz y que me prometas que no vas a volver a ocultarnos nada.- Ari jamas penso que escucharía esas palabras saliendo de la boca de su anticuado padre, pero eso no evitó que comenzara a llorar de la felicidad.

Se lanzó a los brazos de su padre como cuando era un niño pequeño.- Papá, papi. Yo te lo prometo, de verdad muchas gracias por aceptarme, por aceptarnos. Ya quiero que mi Temo se entere.- Ari estaba llorando de felicidad en el pecho de su padre.- Claro que si mi Ari, pero no será fácil, una cosa soy yo pero tu abuela no está muy contenta.- Su papá acariciaba su cabello con cariño.

-¿Co...como? ¿Tambien se entero?- Ari estaba confundido.- Claro que se enteró pendejo, saliste en televisión nacional comiendote al Temo.- Arqui respondió por los presentes.- ¿En televisión nacional? Yo pense que solo en el periódico de la ciudad de México, pensé que mi mama te había dicho.- Se despegó de su papá y se giró a ver a su madre, pero esta negó con la cabeza.

-Pues no, saliste en una nota de un programa de chismes el sábado en la mañana. A esta hora ya todo Oaxaca sabe que te estas cojiendo al heredero de la familia más poderosa del país.- Arqui parecía disfrutar su dolor, ese puto se llevaría muy bien con él hermano de Temo.- ¡No mames! ¿Osea ya toda la familia sabe?- Preguntó a los presentes con algo de temor por su respuesta.

-Asi es chico listo, ya todos saben. Aunque realmente a casi nadie le sorprendió, solo la abuela mostró abiertamente su malestar.- Arqui dijo esto con algo de fastidio.- Pero no te preocupes hijo, mañana hablaremos con ella y no importa lo que diga nosotros te apoyamos.- Su madre por fin habló después de permanecer todo ese rato en silencio.

-Tu tranquilo mi Ari, ya veremos que hacemos en familia con eso. ¿hay algo mas que debamos saber?- Su padre preguntó con algo de cautela.- Ya que lo mencionas si papá, conseguí ofertas formales de trabajo como modelo en la Capital, quiero hablar de eso con ustedes y con la familia mañana que venga Temo.- Al principio no iba decir nada pero ya no quería esconder ningún secreto de ellos.

-¡Eso es fantástico mi Ari!- Su madre lo abrazó con fuerza.- ¡Conmadre wey, muchas felicidades!- Su carnal también se levantó para abrazarlo.- Bueno mi Ari, yo que te puedo decir, nada más que le heches muchas ganas y que ojala te vaya bien para que puedas mantener a tu novio.- Su padre dijo eso ultimo con algo de pena.

-¡Muchas, muchas gracias neta! Y si ten eso por seguro, mi chiquito bonito come mucho apesar de su tamaño compacto.- Ari estaba muy feliz por la reacción de su familia, pero por alguna extraña razon sentia un presentimiento desagradable instalarse en su corazon.- Bueno mi amor, siéntate y cuéntanos cómo estuvo todo.- Dicho eso los Córcega castañeda se sentaron a la mesa a escuchar todos los por menores de su experiencia en la gran ciudad, solo omitió la parte del sexo que estaba seguro su padre no estaba listo para escuchar.

Y al terminar ese fin de semana Ari estaba listo para enfrentar una nueva etapa de su vida, una que no estaría exenta de desafíos…

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

El domingo en la noche antes de acostarse, Imelda tuvo un presentimiento sobre la extraña visita que había recibido el día anterior por la media tarde. Aún no lograba discernir como ese muchachito tan arrogante la había convencido de sumarse a su plan. Pero como había pensado anteriormente, no podía negarse ya.

Recordó cada palabra dicha por ambos y no sabía porque creía que aceptar su propuesta era una mala idea, solo le cabía esperar que su reunión de mañana no saliera mal. Su divagación la llevó al ominoso momento en que inició todo.

“-Abuela, un muchacho muy guapo está preguntando en la fonda por ti, dice que tiene algo muy importante que decirte.-
-Que yo recuerde no tenía pendiente hablar con nadie Frida, pero ¿dónde está?-
Soy yo señora, disculpe la intromisión, pero me interesa mucho hablar a solas con usted.

Imelda se sorprendió al sentir su estómago contraerse por un extraño sentimiento de incomodidad, algo parecido a lo que sintió con el López, pero éste era más negativo. Bastante distinto al de inferioridad moral que se sentía con el anterior, sabía que debajo de su bello rostro se escondía una persona muy peligrosa.

“-¿Y tú eres?-
-Mi nombre es Jerry Barreiro, no espero que alguien de su clase reconozca quién soy, pero bueno. Tengo educación.-.
-Por cierto, gracias Frida. Puedes dejarnos solos por favor. Necesito tratar algo con tu abuela.-
-Aah si, claro. Me voy abuela, compermiso Jerry.-
-Gracias hermosa, un gusto conocerte.-
-Igualmente Jerry. Adios.-
-Bien ya se fue mi nieta, ¿En que te puedo servir?-
-Directo al grano, me gusta su actitud señora. Vengo para hacerle una oferta que no podrá negar.
-Se que usted y su familia es muy conservadora, y que recientemente su nieto Aristóteles se relaciono con Cuauhtémoc López. Bien, a mi como a usted me interesa que esa relación se termine.
-En eso tiene razón muchachito, pero sigo sin entender qué haces aquí y porque vienes conmigo.-
-La estuve investigando señora, me bastó hacer un par de llamadas para averiguar que usted tiene muchos secretos.-
-Como por ejemplo que su marido tenía otra familia, y usted lo obligó a abandonar y ocultar a su hija Susana del resto de su familia.-
-O por ejemplo que también obligó a su nieta Linda a abortar siendo menor de edad. O el dinero que ha estado ocultando de su familia para pagar el silencio de mucha gente que sabe de sus fechorías.-
-¡¿Pero como te atreves a decir eso sin ninguna prueba, muchachito insolente?!-
-Me atrevo porque las tengo señora, y deje de comportarse como si fuera la gran cagada. Yo soy un Barreiro, no un López, no dudaría ni un segundo en hundirla si eso me beneficia.-
-Ahora siente su anciano y decadente culo en alguna de esas sillas baratas que tiene en esta pocilga y escúcheme.-”

Imelda sintió que el alma abandonó su cuerpo cuando el hijo de puta que tenía enfrente habló de todo lo que sabía sobre ella. Durante años pensó que todo eso estaba bien escondido, pero subestimó el poder del dinero, hizo lo que ese infeliz le pidió y se sentó para escuchar lo que tenía que decir. Realmente no tenía opción, además creía que él sí cumpliría sus amenazas, a diferencia del López los ojos de este niño eran fríos y carentes de vida.

“-Quiero que su nieto se aleje de mi Temo, no me interesa cómo lo haga o que tenga que hacer, pero que se aleje de lo que es mío.-
-Usted quiere que su familia sea lo más normal y tradicional posible, y si Temo sigue a su lado créame que no va ser posible.-
-Además creo que ya noto que el pequeño tiene mucha influencia sobre la gente, si el sigue cerca créame que usted va perder todo por lo que ha luchado al igual que yo sí no regresa a mi lado.-
-Si me e dado cuenta de eso, pero no sé qué decirle salvo que no es correcta una relación entre personas del mismo sexo.-
-Neta que los pobres no tienen mucha imaginación, ¡puta vida!. No sé señora, dígale que solo lo está usando para olvidarse de mí.-
-Mire señora, Temo y yo eramos novios, teníamos planes a largo plazo y después pasaron cosas entre los dos que nos separarón. Temo apareció aquí y conoció al muerto de hambre de su nieto, pero su lugar está conmigo y con su clase.-
-Es obvio que solo lo está usando para olvidarse de mí, pero quiero que se separen lo más pronto posible.-
-Muy bonita tu historia de amor entre maricas, ¿Pero qué gano yo?-
-Ya se había tardado en enseñar el cobre anciana maldita. Si logra separarlos me haré cargo de ocultar sus desmadritos, y le pagaré una suma de dinero importante.-
-¿Y como sé que puedo confiar en ti?-
-Porque queremos lo mismo, por distintas razones. Y porque si no lo hace toda su familia se va enterar de la clase de persona que es.-”

Imelda sintió sus entrañas oprimirse por las últimas palabras dichas por el bello joven frente a ella, nunca creyó que algún día recibiría el mismo trato que daba a la gente. Pero no era momento de lamentarse, tenía que aprovechar esta oportunidad por su bien y el de su familia.

“-Esta bien niño, tenemos un trato. Mi Nieto debe llegar este domingo por la noche, así que probablemente lo vea hasta el lunes. ¿Hay una manera de mantener el contacto?
-Claro, tome esto. Es un celular nuevo para que usted se comunique conmigo, solo tiene un número guardado que es el mío. Es importante que nadie sepa quién soy yo, invente algo.-
-Si, creo que a mí tampoco me conviene que sepan quién eres. ¿Y tú harás algo o todo me lo dejaras a mi?-
-Si, los López harán un evento de caridad para despedir a Francisco López de la CDMX y por su retiro de sus negocios, ahí pienso ver a Cuauhtémoc y conquistarlo de nuevo. Para ello es importante que su nieto no esté en mi camino.-
-Bien, entonces tenemos un trato mocoso, ahora lárgate.-
-Adiós anciana, trate de no orinar la cama. Nos vemos.-
-por cierto, trate de no amanecer dura, la necesito viva hasta que logre lo que acordamos.-

El joven se marchó con una sonrisa burlona en su rostro de facciones hermosas, Imelda no podía creer que tanta belleza albergará tanta maldad, pero así era. No podía dejar de sentir esa sensación de que ese trato era un error, pero ya no podía hacer nada, solo rezar porque todo saliera a la perfección.

&

Cuauhtémoc se encontró con Roberto en la mañana, habían hablado muy poco desde que el se la pasaba con Ari, pero lo extrañaba. Aun asi decidio dejarlo en casa para que descansara e ir él solo a la casa delos córcega. La casa prácticamente estaba terminada. solo faltaban algunos retoques y tenía que entregar otra parte del dinero.

Se sentía muy satisfecho con el trabajo que había realizado, la casa mantenía un estilo hogareño muy mexicano. La iluminación de la casa era casi en su totalidad natural y muchos materiales usados eran los comunes en esa zona del país, su parte favorita de la casa sin embargo era la cocina y el patio.

Temo se encaminó con tranquilidad al edificio córcega mientras pensaba en todo lo que había pasado en estas últimas semanas, además de la construcción de la casa, había formalizado una relación con Aristóteles, además de que ahora gozaba de una vida sexual plena, logró que su novio comenzará su sueño de ser modelo y ahora pensaba en vivir con él en Ciudad de México.

Se sorprendió que en tan poco tiempo su vida había dado un giro de 180°, uno del cual no se arrepentía, estaba enamorado de Ari y sabía que era cuestión de tiempo para que le declarara su amor. Para cuando se dio cuenta estaba llegando a la casa de los Córcega, pudo ver a Blanca barriendo la calle como era habitual en ella, se estaciono con cuidado y bajo de la camioneta.

En cuanto la amable mujer se percató de su presencia, Temo noto como un sentimiento de incomodidad y sorpresa se instaló en su rostro. Se sintió algo contrariado porque no recordaba haber hecho algo malo, pero decidió ignorar eso y preguntar directamente.- Doña Blanca, buenos dias ¿Pasa algo? ¿porque esa cara?.- La mujer soltó un suspiro y contesto su pregunta.

-Ay Temo, la verdad es que tu te has portado excelente con nosotros y, se me hace algo tonto cambiar nuestra forma de ser por algo que estoy segura no es tu culpa. Pero respondiendo a tu pregunta si, pasó algo.- Blanca tomó su brazo y lo jalo hacia dentro de la aun cerrada fonda.

-Es mejor que te sientes Temo, creo que es algo que debes saber antes de enfrentarte a toda la familia.- Ya se estaba imaginando cuál era el problema, asi que decidio ir al grano.- Supongo que ya saben lo de Ari y yo, vieron la nota verdad.- Blanca hizo un ademán con la cabeza antes de contestar.- Así es, todos en la familia lo vimos, para serte sincera no me sorprendió mucho. No soy ajena a esas miradas de amor y complicidad entre una pareja enamorada.- La sonrisa de complicidad de la mujer lo tranquilizó.

-Pero también debes saber que mi suegra, la cabeza de esta familia es muy conservadora, mi esposo y mis cuñados son algo cerrados, más Tulio que es más cercano a Doña Imelda. Por eso te advierto que no te tomes nada personal de lo que diga, eres un buen muchacho y se que Aris y tu merecen ser felices.- Temo no pudo evitar ofrecerle una sonrisa de agradecimiento, pero justo cuando la iba abrazar, Aristóteles entró por la puerta algo alterado.

-Buenos dias mi amor, oye yo queria decirte que paso algo que no esperábamos.- Aristóteles parecía preocupado.- Ya me entere de eso, tu tia Blanca me acaba de informar eso. Lamento que se haya dando así pero ni modo.- Le ofreció una sonrisa tranquilizadora.- Bueno, como sea mi abuela pidió hablar con toda la familia y contigo, no solo de lo que paso si no también de trabajo.- Temo solo asintió e invitó a Ari a sentarse a su lado.

Estuvieron a solas unos momentos con su tía Blanca, hasta que por la puerta entró su abuela, seguida de cerca por sus tíos y su papá. Su madre tambien entro tomada del brazo de Arqui, seguidos de cerca por Daniela, Juan pablo, Linda y Frida, al parecer la reunión sería más importante de lo que pensaba, solo esperaba que todo saliera bien.

Ari apretó con fuerza la mano de Temo y le dio un pequeño beso en la mejilla justo cuando su abuela decidió hablar.- Buenos días a todos, Señor López, Aristóteles, que bueno que nos acompañan.- el tono de su abuela sonaba algo tenso, pero siguió hablando.- Antes que nada Señor López déjeme decirle que prácticamente hemos finalizado su encargo, como imagino ya vio, su casa solo tiene unos pequeños detalles pendientes.- Temo le asintió un poco rígido por el tono de la mujer.

-Si, si, de hecho quería decirles que hicieron un trabajo excelente. Me siento muy orgulloso de los resultados que obtuvimos, y creanme que su trabajo va ser muy bien remunerado.- Temo se iba adelantar para felicitarlos como era debido pero la voz de Imelda lo detuvo.- Y yo estaría muy satisfecha si además de pagarnos como es debido, te alejaras por favor de mi familia.- La mujer lo miró con molestia y desdén.

-¿Dis..disculpe?- Temo se sintió herido por alguna razón.- Lo que escuchaste Cuauhtémoc, agradeceria que te alejaras de mi familia en cuanto esto finalice, ya le informe a los muchachos que pongan todo su esfuerzo en acabar todo en estos días. Imagino que ya sabes porque he decidido pedirte esto ¿verdad?- Temo iba contestar pero Aristóteles no se lo permitió.

-Abuela, te exijo que le hables con mas respeto a mi Temo y tu no tienes porque meterte en nuestra relación ni prohibirle nada. El y yo somos novios, tiene todo el derecho de venir a mi casa y ver a quien él quiera.- La voz de Aristóteles sonó firme y molesta a la vez.- No puedo creer que esté oyendo esas pendejadas salir de tu boca Aristóteles.- La anciana se veía genuinamente sorprendida.

-¡¿Cuales pendejadas abuela?! Mi relación con Temo no es ninguna pendejada y te pido que la respetes.- La tensión comenzó a crecer en todo el lugar, y Temo se sintió algo inseguro.- Como que cuales pendejadas muchachito, eso de que andas de marica con este niño, no te das cuenta que esas son mañas de la gente que viene de la ciudad. Eso no es normal Aristóteles.- Imelda también comenzó a molestarse.

-Además Aristóteles, ¿no te das cuenta que solo te esta usando como su juguete? ¿No te llama la atención que alguien del estatus del señor López te corresponda asi como asi?- Temo sintió su corazón romperse cuando vio la duda instalarse en el rostro de Ari.- ¿Nunca te preguntaste porque huyó de la capital? ¿O ya te contó de su ex novio, porque tiene ex novio e imagino que sabes como se llama?- Por cada palabra dicha por la detestable mujer, el hermoso rostro de su novio cambiaba de manera radical.

-Ari, Ari por favor, hablemos de eso en otro momento.- Temo fue incapaz de eliminar la angustia de su voz cuando dijo eso, pero Ari solo se giró a verlo de una forma intensa.- Es verdad Cuauhtemoc, ¿no crees que me debes algunas explicaciones?- Temo retrocedió un paso para alejarse de Ari, no podía creer que dudara de él.- Carnal, creo que debes de calmarte un chingo.- Su cuñado hablo para tratar de calmar la tensión.

-Y yo creo que deberias de callarte a la verga ¿no tienes nada que decir Temo?¿Me estás usando para olvidarte de Jerry?- Temo no podía creer que lo que estaba escuchando, pensaba que su relación era más fuerte, sabía que cometió un error al no aclarar eso con su novio, pero no esperaba esa reacción.

-Ari por favor no hagas esto aqui, hablemos despues de eso si, por favor. Te lo suplico.- Temo se estaba aguantando las ganas de llorar, pero Ari parecía no escucharlo.-¡PORQUE, PORQUE NO AHORA CUAUHTEMOC! ¿¡O QUE, TE DA VERGUENZA QUE TODO MUNDO SEPA QUE SOY TU JUGUETE, TU PENDEJO!?- Temo se quebró, el dolor que sintió por las palabras de Aristóteles superaban por mucho al que sintió por la traición de Jerry.

Solo sintió sus lágrimas nublar su mirada y bajar por sus mejillas, trato todo lo que pudo de controlar su voz.- Yo, yo creo que tu abuela tiene razón, creo que debo alejarme de ti. Pense que habia quedado claro que yo jamas te haria algo como eso, pero veo que de nada sirvió todo lo que compartimos juntos.- Temo camino para acercarse hasta estar frente a la matriarca de los Córcega.

-Tome su dinero, me tomé la libertad de duplicar el monto como agradecimiento a todo lo que su familia hizo por mí, considerelo una compensación por hacer de su vida algo desagradable.- Cuauhtémoc trato de mantener toda la dignidad que pudo en su voz.- Temo, por favor mi Ari solo esta algo alterado, seguro no lo dice en serio.- Polita trató de adelantarse pero no se lo permitió.

-No, yo creo que sus dudas me dejaron todo muy claro. al parecer que me entregara en cuerpo y alma a él no es suficiente prueba de mis sentimientos.- Temo le ofreció una sonrisa triste y se adelantó a la salida.- Aristóteles, quiero que sepas que aun te voy apoyar con tu sueño si así lo deseas. Adios.- Cuando Temo dijo esto Ari reaccionó, y se dio cuenta de todas las barbaridades que había dicho.

-No, Temo, Temo mi amor, no, no te vayas perdón.- Ari se movió rápidamente hacia Temo, pero su padre se interpuso en su camino junto a su hermano.- Creo que ya dijiste suficiente Aristóteles, deja que se vaya y se calme. Tú deberías hacer lo mismo.- La voz de su padre sonaba bastante severa, en un tono que no permitía réplicas.

-Deja que se vaya Aristóteles, es mejor asi, ese muchacho es una mala influencia para ti, casi te convierte en uno de esos maricones.- La voz de su abuela penetro nuevamente en su mente, pero ahora en lugar de duda inserto ira.- ¿Cómo te atreviste a decirme todo eso abuela?¿Como se te ocurre que Temo haría eso conmigo? Acaso no vez todo el dolor que me hiciste causarle?.- La voz de Ari sonaba dolida y muy enojada.

-Ay Aristóteles, no seas pendejo, yo no te hice hacer nada. Solo hice preguntas genuinas, tu quisiste decir todas esas cosas porque sabes muy en el fondo de tu corazón que es verdad. Las personas como nosotros no se relacionan con personas como él López, mantenemos nuestros valores como la gente decente que somos.- Las palabras de su abuela calaron hondo en su alma, porque eran verdaderas.

-Tienes razón, he cometido lo que tal vez es el peor error de mi vida, al dejar que tus palabras me envenenaran. Ahora la persona que mas amo ha salido por esa puerta llorando porque te escuche. Pero sabes que, ahora se que jamás debí desconfiar de Temo, que debo recuperar su amor, y luchar porque me perdone.-Ari tomó un respiro antes de continuar.

-Voy a luchar por su amor, contra ti y contra el que se oponga. Pero eso puede que no lo veas tu, porque algun dia puede ser cercano o lejano morirás , puede que mueras sola llena de todo ese veneno y rencor del que todos aquí desconocemos su origen.- Las palabras de Ari sorprendieron a todos los presentes, pero nadie dijo nada. El rostro de su abuela perdió algo de color, pero no dijo nada.

-Ahora si me disculpan, debo comenzar una penitencia para recuperar el amor de mi Temo.- Ari salió hecho una furia del pequeño local seguido muy de cerca por Arquímedes y Polita, los cuales miraron con desprecio a Imelda, pero lo que más sorprendió fue la actitud de Audifaz.- Creo madre que en esta ocasión te excediste, tu no eres nadie para decidir sobre la vida de mi hijo y mucho menos para meterte en su relación de pareja.- Por la cara que hizo Imelda era la menos esperaba esa reacción.

-¿Que chingados estás diciendo Audifaz? ¿No me digas que estás de acuerdo con que tu hijo sea un maricón?- Realmente para ella era muy difícil creer que su hijo pensara eso, teniendo en cuenta que era uno de los mas homofobicos.- Estoy de acuerdo con la felicidad de mi hijo madre, ya desperdicié muchos años de mi vida viviendo de la manera que nos has educado. Me niego a perder a mi hijo y a mi familia por tus ideas tan anticuadas. Dios nuestro señor nos ha enseñado a no juzgar, a perdonar y a vivir una vida sin odio o rencor. Tu deberías aplicar lo que tanto predicas.- Las palabras de Audifaz fueron como una cachetada.

-Por ultimo, deberias de escuchar las palabras de Aristóteles, si sigues por ese camino vas a terminar sola. Ah, y una ultima cosa, si te vuelves a meter con mi familia de esa manera, es mejor que te olvides que tienes un hijo, una nuera y dos nietos.- Diciendo eso, Audifaz los dejo a todos sorprendidos.

-¿Alguien más va salir con un disparate, o ya es todo?- Imelda pregunto más por tener la última palabra, que por obtener una respuesta genuina. Pero fracasó nuevamente.- Pues yo estoy de acuerdo con mi cuñado Audifaz mamasuegra, el joven Temo siempre se portó excelente con nosotros, nunca nos falto al respeto ni se porto arrogante aunque podía. Y estoy segura que todos aquí sabemos que el amor entre ellos dos es genuino, Temo no es el tipo de persona que jugaría con alguien.- Para su desgracia cuando Blanca dijo esto vio como todos se removieron en su lugar como un signo de que estaban de acuerdo con ella.

-Pues bien, quédense con sus pensamientos inmorales, yo hice lo correcto. Y espero que no se arrepientan por cometer este error, Dios nuestro señor los juzgará por esto.- Imelda se levantó para irse, pero antes de que pudiera cruzar el umbral Blanca habló.- Lo mismo digo Doña Imelda, Dios juzgará su acto en su lecho de muerte, lastimar un alma tan pura como la de Cuauhtémoc debe ser un pecado que tiene un lugar especial en el infierno. Solo espero que no se quede sola en ese lecho.- Sintió como un peso enorme se instaló sobre su decadente cuerpo, como si las palabras de su nuera hubiesen invocado la ira del mismísimo señor.

Cuando la matriarca de los Córcega salió, un pesado silencio acompañado de una extraña oscuridad los invadió. Sintieron dentro de ellos como si hubiesen sido testigos de cómo una hermosa luz había sido apagada frente a sus ojos, el rostro lloroso de Cuauhtémoc López aun seguía fresco en su mente, sabían que no será fácil de olvidar ese horrible suceso.

Los Córcega elevaron sus oraciones para que Ari pudiese recuperar a Temo, y que esa luz que vieron apagarse iluminará nuevamente su camino…

&

Roberto saltó del sillón en el que estaba recostado, cuando escuchó el portazo seguido de inmediato por los sollozos de su pequeño jefe. Un pánico lo invadió cuando vio como Temo estaba tirado a unos pasos de la puerta principal llorando, arrodillado como si el dolor más fuerte lo hubiese invadido.

La sensación de tristeza y dolor que emanaba del llamado sol de los López, eran tan intensa que podía sentirla en sus huesos, en lo más profundo de su ser. El sentimientos de paz, calidez y amor que acompañaba siempre el aura de Cuauhtémoc López se había apagado por completo. Roberto no sabía qué hacer, su mente le decía que lo ayudara, pero también le advertía que si lo tocaba lo rompería, se veía tan pequeño y frágil.

Al final se decidió por ayudarlo a levantarse, se inclinó sobre él para tomarlo en sus brazos. Pero esa acción no causó reacción alguna en Temo, la laxitud de su cuerpo denotaba que no le importaba nada de lo que pasaba a su alrededor. Por su cabeza pasaron un millón de posibilidades, algunas como la muerte de algún miembro de la familia, pero ya hubiese sido avisado.

Camino hacia la elegante sala decorada por Temo, colocó su pequeño y delgado cuerpo sobre el sillón donde él estaba recostado hacia algunos minutos. Los sollozos de su jefe solo se hacían cada vez más largos y profundos, los hermosos y brillantes ojos que caracterizaban al cuarto López estaban vacíos, apagados.

Como si toda la luz por la cual era ampliamente conocido y admirado se hubiese ido, Roberto sabía que su jefe era una persona sensible, que lloraba en ocasiones que podían considerarse tontas. Incluso cuando descubrió lo de Jerry lloro como loco, pero esto, esto era totalmente diferente.

La gente que conocía a Cuauhtémoc López, sabía que de hecho era el más fuerte de ellos. Se mantuvo fuerte y entero cuando los peores momentos sucedieron en la vida de su familia, lloró, sí. Pero la luz de sus ojos nunca se apagó, la calidez, el amor y esa sensación paz y tranquilidad que reconfortó a todos a su alrededor nunca se apagó.

Roberto entendió que Temo estaba roto, alguien lo había lastimado hasta el punto de lograr apagar su luz. Se acercó y trató de reconfortarlo, pero la sensación del cuerpo de su jefe contra el suyo era el parecido a sostener algo muerto. Él se sentía cada vez más nervioso, decidió hablarle y ver si así reaccionaba.

-Temo Temo, hey, ¿que paso? ¿porque estas asi?- Noto como había pánico en su voz, pero no le importo. Afortunadamente su voz pareció lograr alguna reacción.- El...el piensa que yo... que yooooo. ¿Por qué?¿Soy malo Roberto?¿Porque no me dejan ser feliz?¿Que les hice, qué hice?- Temo parecía tener una profunda divagación en su mente, que emergió a la superficie con su pregunta.

-Siempre e sido bueno Roberto, me esforcé por nunca darle problemas a mi familia. Me asegure de que mis hermanos fueran felices después de matar a mi mami Laura. Cuide de las calcamonias cuando Rebeca murió.- Temo parecía más hablar para sí mismo que con él, pero todo lo que decía era muy triste, bastante desgarrador.

No imagino que todo eso estaba guardado en lo profundo de su mente, pero apenas había comenzado.- ¿Es gracioso no? Mucha gente envidiando mi estilo de vida, mi aspecto, mi apellido. Si tan solo supieran que solo soy un pedazo de mierda matricida, alguien cuya penitencia es nunca llegar a ser feliz.- Las lágrimas nunca abandonaron los vacíos y oscuros ojos de su pequeño jefe, Roberto apenas y reconocía a la persona que estaba desplomada casi sin vida en sus brazos.

El Cuauhtémoc López que vio partir esta mañana, era una fuerza de la naturaleza llena de vida. Ahora recargada contra él, solo había una carcasa vacía.- Tal vez lo que dijo esa mujer es verdad, deberia alejarme de todos. Solo traigo problemas y desgracia, ya me canse de tratar de ser una buena persona, de sonreir y ser optimista.- Roberto vio con horror como los ojos se apagaron aun más, haciendo que en su lugar solo hubiese un profundo abismo de oscuridad.

Ahora tenía miedo, aquello que sostenía era algo sin alma. Como si una hermosa y gigantesca estrella se hubiese apagado de golpe, y se hubiera convertido en el más grande y horroroso agujero negro. Temo se incorporó lentamente de su lugar entre sus brazos y lo miró con esos espeluznantes ojos sin vida.

-Prepara todo para que me vaya en este momento por favor, y hazlo rápido. Quedate aqui esperando a que los Córcega terminen su trabajo, ya se les pago asi que no hay necesidad de que des más vueltas al banco.- Lo que era Temo se dirigió hacia las escaleras y antes de subir se giró.

-Espero tu discreción sobre esto Roberto, me disculpo por hacer esa escena tan ridícula, no volverá a pasar. Por cierto, si viene Aristóteles ignoralo. Si cualquiera de los Córcega te pregunta por mi, di que no sabes nada.- Diciendo esto subió las escaleras como si no hubiese pasado una tragedia, pero Roberto podía casi ver la oscuridad que rodeaba toda la casa.

Ahora estaba seguro de que Aristóteles Córcega había lastimado a su jefe, la persona que juro proteger con su vida y la cual se había convertido en su amigo. Aunque su sed de venganza era muy grande, sabía que no podía dejarlo solo, la estabilidad mental de Temo pendía de un hilo. Así que arriesgándose a ser destruido por la ira de su jefe, Roberto se comunicó con la única persona que sabía podía lidiar con esto.

Cuando colgó el teléfono se apresuró a cumplir las órdenes de lo que alguna vez fue Temo, pidió en lo más profundo de su corazón que esa luz regresara, o la oscuridad terminaría devorando no solo al cuarto López.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Diego estaba en el último piso de la torre de departamentos donde vivía Temo esperando a que llegara de Oaxaca, había recibido la llamada de un muy preocupado Roberto esa mañana. No sabia porque todos tenían el afán de separarlo de su cama tan temprano, pero ahí estaba, le había dicho al chofer de su mejor amigo que estaba exagerando, pero sonaba muy nervioso, asi que decidio hacerle caso.

Cálculo la llegada de Temo alrededor de las las 2:30 o 3 pm así que no tenía mucho esperando realmente. Se imaginaba que todo era un berrinche de Temo, pero cuando escucho el ascensor abrirse y lo vio, comprendió el escándalo que había hecho Roberto. Se veía totalmente apagado, no había nada en esa persona que le recordara a su mejor amigo.

-¿Que haces aqui Diego?- Hasta su voz sonaba diferente.- Vine a ver cual era el drama en turno. ¿Estas bien?- Diego fue serio esta vez, no quería molestar a este Temo.- Si, estoy perfecto ¿no me ves? Ahora si me disculpas quiero estar solo.- Estaba teniendo un mal presentimiento sobre esto, Temo estaba muy muy apagado.

-Te disculpo, pero no te dejaré solo. Quiero que me digas que paso.-Temo le dirigió una dura mirada, una que no había visto nunca. No pudo evitar encogerse sobre sí mismo.- ¿Porque haces esto? ¿Que te importa que haya pasado o lo que yo sienta? Siempre te estás quejando de mi, ahora es tu oportunidad de deshacerte de mí.- Las palabras de su amigo lo hirieron muy profundamente.

-Temo ¿Sabes que yo soy asi verdad? ¿Sabes que te quiero? Mira yo se que no soy una excelente persona, que soy egoísta, desgraciado, mal hablado, presumido y prepotente. Pero te quiero, eres mi mejor amigo. Al principio me acerque a ti por interes, pero tu corazón puro y actitud bondadosa me atrapó.- Diego tomó un suspiro antes de continuar.

-Yo nunca te voy a dejar solo, siempre voy a estar a tu lado apoyandote, porque como tu mejor amigo es mi deber ayudarte a encontrar la felicidad. Estar a tu lado cuando te sientas solo, reunir los pedazos de tu corazón cuando se rompan y darte ánimos para continuar.- Diego tendió su mano hacia Temo y este la tomo con algo de duda.

-Die...go, te quierooo mucho Diego.- Su amigo comenzó a llorar como loco, como pudo le quitó las llaves del departamento y maniobrando con un Temo aferrado a su costado abrió la pesada puerta.-Ven, siéntate. Te traeré algo de agua.- Camino hacia la lujosa cocina y tomó una jarra de agua junto a un par de vasos. La plática seria muy larga por lo que no quería que su amigo quedara con la boca seca.

-¿Más tranquilo?- Diego acercó un vaso de agua para que lo tomara, Temo asintió y le pego un trago largo y profundo al vaso, vaciandolo por completo.- Gra..gracias, lo necesitaba. ¿que te dijo Roberto?- su pequeño amigo se aclaró la voz, su rostro se veía algo rojo, sus ojos muy irritados e hinchados.

-Realmente no me dijo nada wey, tu guardaespaldas estaba muy alterado. ¿Que paso Temo?- Cuauhtémoc jugó nervioso con el vaso de cristal entre sus manos antes de contestar, con una voz casi inaudible.- Ari y yo tuvimos una discusion muy fuerte frente a su familia, su abuela me dijo cosas horribles y envenenó la cabeza de Aristóteles con muchas preguntas, que yo cometí el error de no aclarar antes.- Diego comenzó a entender un poco más el contexto.

-¿Que clase de cosas?- Diego se colocó frente a Temo con un vaso de agua entre sus manos.-Ella dijo que solo lo estaba usando como un juguete, como una manera de olvidarme de mi ex, que yo no podía ir en serio con él porque no éramos del mismo estatus social.- Temo pareció romperse por un segundo, pero rápidamente se recuperó y siguió.- Dijo que yo había inducido “mañas” sobre Aristóteles, que el antes no era así. Que como yo venía de la capital, tenía otras costumbres, otros valores.- Diego no podía creer lo que estaba escuchando, todo eso era horrible.

-¿Que dijo Aristóteles?- Con esa pregunta los ojos de Temo que habían recuperado algo de su brillo se apagaron de nuevo.- Al principio cuando su abuela pidió que me alejara de su familia Ari reaccionó mal, se molesto mucho en que se metiera en nuestra relación. dijo que no tenía derecho a prohibirme nada.- Diego asintió dándole a entender que prosiguiera, su amigo tomó un respiro y continuo.- Pero después ella empezó a decir todas esas cosas, hizo preguntas que estoy seguro rondaron por la mente del cholo, pero nunca expreso y yo no resolvi.- El López se sirvió más agua y bebió.

-¿Estas bien Temo?¿Quieres continuar?- Pregunto al ver el ligero temblor de sus manos.- Si, si, solo que es difícil recordar todo lo que paso despues. No puedo evitar llenarme de dolor, pero tengo que sacarlo.- Temo dio un par de respiraciones profundas y miró hacia el techo, cuando pareció que ya no diría nada, continuo.- con las preguntas de su abuela, el rostro molesto de Ari cambio a uno de duda y confusión. como si muchas cosas estuvieran teniendo sentido en su mente. Yo le suplique que hablaramos en otro lugar, en otro momento, pero se negó.-Espesas lágrimas comenzaron a fluir de los ojos de Temo, pero este no dejo de hablar.

-Yo sabía que le debía una explicación, que esas cosas se tenían que hablar en algún momento. Pero él las quería en ese momento, en el peor momento, donde toda su familia estaba presente.- Temo paso una de sus manos por su cara para limpiar las lágrimas y siguió su relato.- Me exigio que le diera una explicación a esas preguntas, yo, le dije que ese no era el lugar ni el momento, y entonces comenzó a gritarme como loco.- Un sollozo escapó de sus labios y Diego sintió unas ganas intensas de cometer asesinato.

-Me dijo que porque no quería decirle frente a su familia, que si me daba vergüenza que todos supieran que él era mi pendejo. Diego yo, yo no se que hacer, nose que pensar yo, cada vez que intento iniciar de nuevo pasa algo.- Temo intentó calmarse respirando de forma errática, llegó a pensar que tendría un ataque, pero después de unos minutos se recompuso.- ¿Acaso hay algo malo conmigo? ¿he hecho algo mal?.- La pregunta era genuina, no iba dirigida a la nada, así que como pudo contesto.

-¿Que? No, claro que no. No hay nada malo en ti o contigo Temo, solo que la vida decidió ponerte a prueba porque sabe que estás destinado a cosas más grandes. Y no es momento de darse por vencido, estoy seguro de que Aristóteles te ama, dios sabe que no es tanto de mi agrado por alejarte de mi lado y llevarse tu virginidad anal, pero hiciste las cosas mal.- Temo lo observó con atención mientras hablaba.

-Debiste haber sido más sincero y abierto con él, Ari acepto cada cosa que le lánzate a la cara, en cada una de ellas se esforzó para estar a la altura de tus expectativas. No lo puedes culpar por tener un momento de inseguridad o de duda Cuauhtémoc.- Diego podría ser muchas cosas en la vida, pero nadie diría nunca que no era un amigo sincero.

-¡Lo se! ¡claro que lo se Diego! Pero no estaba listo sí. Por primera vez alguien me ve con ojos de verdadero amor, de una devoción infinita, ¡chingado diego! Ari me veía como si no pudiera vivir sin mi, como si fuera perfecto.- Comprendía a Temo, de verdad lo hacia, pero tenia que dejar esas inseguridades lejos si quería ser feliz.- Y si lo sabías ¿porque no hiciste nada?.- Esa era la pregunta clave aquí y tenía que escuchar la respuesta antes de actuar.

-¡PORQUE NO QUERÍA ROMPER ESA IMAGEN!- Y ahí estaba su respuesta, Temo era un imbécil.- ¿Que imagen? ¿Acaso fingiste ser quien no eras?- Diego quería que viera su error, que comprendiera las cosas por sí mismo.- No claro que no, yo solo fui yo.- Su amigo pareció darse cuenta de algo, pero él aun no terminaba de hablar.

-¿Entonces qué imagen había que romper? Aristóteles se enamoró del Cuauhtémoc López de toda la vida, ocultarle algunos datos de tu pasado no iba cambiar nada para él, pasado es pasado Temo, debes reconciliarte con eso para avanzar en tu presente. Deja de ser un completo idiota y saca tu cabeza del pozo de mierda donde la metiste. ¡Deja de quedar como una estupida!- Diego se altero pero un no terminaba de regañar a Temo.

-Yo…- Su amigo intentó hablar pero no lo dejo.- ¡Tu nada pendejo! Por primera vez en la vida se te da la oportunidad de ser feliz y tú, y tus estúpidas inseguridades van y lo arruinan, ¡No señora no! No mientras yo sea tu mejor amiga. Me niego a ser la amiga de la quedada.- Diego tomó un respiro después de ese ataque de vómito verbal y Temo aprovechó para hablar.- ¡Ya! Deja de decirme cosas, no ves que me siento mal.- Hizo pucheros para demostrar su punto.

-Me vale verga que te sientas mal y que me hagas caras, si no arreglas las cosas con el cholo violador apestoso infeliz, ¡te voy a dar una patada!- Diego plantó sus ojos verdes en los color chocolate de Temo.- ¿Y como hago eso? huí de Oaxaca y no puedo regresar solo así.- Temo respondió más por miedo que por curiosidad, Diego era aterrador cuando se enojaba.

-De eso me encargo yo puta, pero ahora vamos a sacar toda esa tensión con alcohol y películas de comedia. Mueve ese culo gordo y trae tu peso en pisto, tu y yo vamos a empezar el dia con Mean Girls como debe de ser, como de que no.- Temo le ofreció una sonrisa divertida, y vio en la profundidad de sus ojos como el brillo especial que tenía volvía lentamente

Dio un suspiro aliviado al ver eso, porque lo que había entrado por la puerta apenas era su amigo. Merecía una puta medalla por eso, ya pensaba como le cobraria eso a Aristóteles.- Gracias Diego, no se que haria sin ti.- Temo se levantó y le dio un abrazo que transmitió todos sus sentimientos, él por su parte mantendría en secreto que con ese gesto la cuenta estaba saldada.- Por ahora pagame con Vino, tequila, vodka, cerveza y whisky. Y sin mi estarias valiendo verga debajo de un puente bebe.- Diego le lo apretó fuerte a su cuerpo y lo soltó después de un rato.

-Bien, en un momento regreso. Escoge lo que vamos a ver.- En cuanto Temo estuvo fuera de su vista tomó su teléfono para iniciar su misión. Marco el número de su hermano mayor Rodrigo, el cual atendió al segundo timbre.

“-¿Que quieres moco?
-¡Ay! Hola a ti tambien pendejo, ya ni porque te habla tu hermano menor favorito.-
-Solo me hablas cuando quieres algo moco, me adelanto a los hechos.-
-¡Siempre te hablo mamon! Y deja de decirme moco, ¿cuántos años tienes? cinco.-
-Tus ojos son verde moco, así que para mi eres mi moquito bebé. Ahora dime que quieres.-
-Tis ijis sin virdi mici. ¡Pendejo!-
-Bueno, adios moco.-
-¡Noooooo! Rodri hermano bebe, el mas hermoso de los Orvero, no me cuelgues, seré bueno.-
-Asi me gusta, ahora dime ¿que quieres?. Si estoy algo ocupado, no es por ser grosero contigo.-
-Bien, préstame tu Jet privado.-
-Buen intento, pero no.-
-¿Que?¿Por qué no?-
-¿Como que porque? Te lo preste y fuiste a una de esas fiestas de sexo que tanto te gustan, y regreso todo asqueroso, lo siento pero no.-
-¡Ay! Quedamos en que eso quedaría en el pasado hermano, el rencor es malo.-
-El rencor es malo, cabron chingado. ¿Para que lo quieres? ¿a dónde vas?-
-No me interrogabas tanto desde que me acosté con todos tus amigos de la universidad.-
-He ahi otra razón para no prestartelo.-
-Detalles detalles sin importancia. Iré a Oaxaca.-
-¿Que hay en Oaxaca para que me pidas ese favor? Ademas tu deberias tener dinero para comprarte un Jet, te va bien económicamente.-
-Para que, sí tengo a hermanos que ya tienen, piensa en el medio ambiente. ¡Dios! que horrible ser humano eres.-
-¡Diego!
-Ok ok, lo necesito para ayudar a Temo.-
-¿Temo? ¿Que le paso a Temo? ¿Esta bien?
-Sabes, me ofende mucho que te preocupes más por Temo que por mi que soy tu hermano.-
-Temo es todo lo bueno del mundo hecho persona, tú por otro lado eres una amenaza real para la humanidad.-
-Que grosero eres Rodrigo, yo que te amo tanto. Pero bueno, dejaré pasar eso si me lo prestas. ¿Que dices?-
-Bien, está bien. Ponte de acuerdo con mi asistente para que coordine todo para tu salida, y ten mucho cuidado.-
-Por fin suenas como hermano mayor. Gracias Rodri, te quiero mucho.-
-Y yo a ti, saludame a Temo. Adios.-”

Colgó la llamada y su hermano lo hizo llegar por whatsapp la información de su asistente, ahora con eso resuelto solo debía encargarse de que temo se relajara un poco. Se mentalizo para beber grandes cantidades de alcohol porque cuando temo estaba triste o decaído era un bebedor formidable.

Con ese pensamiento inició la operación que llamo “Fificholo”...

&

Imelda estaba muy satisfecha con los resultados de esa platica, aunque no esperaba que toda la familia se pusiera en su contra de esa manera tan desagradable. No sabía en qué momento había perdido el control sobre los suyos, pero fue más que evidente que se mocoso malcriado tenía razón, el López era peligroso.

Había sido un buen momento para actuar tanto para ella como para el barreiro, de haber pasado más tiempo no sabía que hubiera pasado con su familia. Ahora tenía en la bolsa más de un millón de pesos pagados por el Lopéz y pensaba agregar unos cuantos ceros más con el Barreiro.

Camino lentamente a su buró, donde guardaba el teléfono dado por el desagradable sujeto. Lo encendio y cuando el aparato del demonio mostró la señal activa, busco el único número guardado en su agenda de contactos. Una sensación de duda la embargó por unos escasos segundos, pero su avaricia, así como su orgullo la hicieron tocar el símbolo de llamada en la pantalla.

La línea sonó durante algunos segundos, cuando pensó en finalizar la llamada una voz le respondió.

“-Asi que sigue viva, anciana maldita. Bien dicen que hierba mala nunca muere.-
-¿Siempre eres así de grosero?-
-Solo con la gente que no merece respeto. ¿A qué debo su llamada?-
-No voy a discutir contigo muchacho. Solo te queria decir que está listo, Aristóteles y Cuauhtémoc ya no están juntos.-
-¿Qué?¿Tan rápido? Eso no me lo creo.-
-Pues creelo pedazo de mierda, la relación entre esos dos resultó no ser tan fuerte. Pero bueno, era de esperarse, dos hombres no pueden ser una pareja real.-
-Lo que diga vieja bruja, ¿y como se que no me está mintiendo?-
-No tendría porque mentirte maricon, perdemos los dos si esos quedan juntos. Creía que eras mas listo.-
-Tiene un punto anciana, y dígame, ¿qué fue lo que les dijo?-
-Para ser sincera fue muy sencillo, solo le hice preguntas sobre lo extraño de la situación. como por ejemplo que Temo huyó hacia Oaxaca bajo extrañas condiciones, sobre su relación contigo en el pasado y lo más importante, que si creía que Temo siendo de un estatus superior se podía fijar en él.-
-¡Verga! Usted es ruda señora. Al parecer la subestime.-
-Eres muy joven y pendejo, no sabes muchas cosas niño.-
-Supongo que tiene razón. Regresando al tema, cumplio su parte, asi que yo cumplire la mia. ¿Tiene alguna cuenta bancaria?-
-No, ¿Porque?-
-¿Como que porque? Para pagarle, no sea pendeja.-
-Óyeme niño, mas respeto.-
-Pues no se mame, hágase una cuenta, como sea la necesitará para lo que le pagó Temo .-
-¿Como sabes eso?-
-¿En serio creía que no la vigilaría? Soy un Barreiro, no doy un paso sin saber que me espera. Mañana muy temprano vaya al banco, abra una cuenta para que deposite el dinero que le dio Temo, y cuando tenga la clabe interbancaria me la da, para hacer una transferencia de fondos.-
-¿Puedo saber cuanto sera?-
-Es una pillina señora, me agrada. Quinientos mil pesos serán transferidos a su cuenta mañana en cuanto me de el número. ¿Le parece?-
-Me parece. Tenemos un trato Barreiro.-
-Tenemos un trato. Gracias por su cooperación, puede que me sirva después.-
-Adiós malcriado.-
-Adiós vegetal. Y procure no morir, tiene dinero que gastar-

Con esas últimas palabras la llamada finalizo, dejando a una imelda muy feliz por sus resultados. De la noche a la mañana había pasado de ser una mujer pocos ingresos, a una que tenía en su cuenta bancaria casi 2 millones de pesos, agradeció a la vida por haber puesto todo eso en su camino. ahora solo debía resolver el tema de la cuenta bancaria como dijo el Barreiro.

Con lo que Imelda no contaba, era con el oído indiscreto de Blanca Córcega. La cual no podía creer el nivel de maldad de su suegra así como su infinita avaricia. Ahora con más razón creía que Temo debía ser parte de su familia, para que ayudara a sanar con su hermosa luz, una luz que vio cómo se apagaba, que rogaba por que regresara.

&

-¡¿PERO QUE VERGAS TE PASA?! ¡¿QUE VERGAS TENIAS EN LA CABEZA?! ¡¿COMO SE TE OCURRIO HABLARLE ASÍ A TEMO?!- Eso fue lo primero que escucho cuando Arquímedes entró por la puerta de su casa.-¡NO ESTABA PENSANDO SI!.- Fue lo único que se le ocurrió contestar.- Ese es el problema hermano,que no piensas. Te dejaste envolver por todas esas pendejadas dichas por la abuela, sabes que nada de eso es verdad.- Eso era lo peor, que sabía que nada era verdad, que se dejó llevar por el veneno de su abuela y por las dudas que lo consumían.

-Perdón sí, no pense que esto terminaria asi.- Ari sabía que nada de lo que dijera podría justificar lo que ocurrió.- ¿Perdón? A mi no me pidas perdon ¡pendejo!. El único al que debes pedir perdón es a Temo, no puedo creer que le gritaras.- Ari no recordaba haber visto a su hermano tan enojado en toda su vida.- ¿Porque te importa? Es mi puta vida, ¡¿que te valga verga no?!.- Le dijo con todo el coraje que sentía, pero el puñetazo que le dio su hermano no se lo esperaba.

-¡ME IMPORTA PORQUE ERES MI HERMANO PEDAZO DE MIERDA! ¡HAS PASADO TODA TU PUTA Y MISERABLE VIDA QUEJÁNDOTE DE LO LAMENTABLE QUE ES! ¡LLORANDO EN SILENCIO CUANDO CREES QUE NADIE TE ESCUCHA!- Arquímedes gritaba a todo pulmón asustandolo en el proceso.-

-Pero yo lo hago, yo te escucho.- Su pequeño hermano comenzó a llorar.- Eres un imbécil, haciendote el fuerte, al que no le importa nada con esa imagen de macho alfa. Pero yo se que en el fondo te sientes solo y perdido, porque no encuentras tu lugar.- Ari no tenía palabras para lo que escuchaba, no sabía qué decir. Pero su silencio fue compensado por las palabras de su sabio hermano menor.

-Eres un idiota, ¿sabes? La vida te trae casi a la puerta de tu casa la felicidad y tu se la cierras en la cara. Yo no entiendo que sientes o qué piensas, porque no soy tu, no estoy en tus zapatos. Pero ese chico, ese pequeño niño hermoso viene aquí y te trata como rey..- su hermano sollozo ligeramente pero continuo.- Primero te hace caso, a pesar de que no eres ni una décima parte de lo que él es; segundo, te acepta como eres sin poner condiciones; tercero, se entrega a ti sin dudarlo y cuarto; te apoya en tu sueño. !¿Que mas verga quieres Aristóteles Córcega Castañeda?!- Los gritos de su hermano así como sus palabras lo impactaron, y también a sus padres que entraron por la puerta.

-Te suplico hermano, te suplico que hablaran en otro lugar. Y tu vas y le gritas frente a todos.- Su hermano movió la cabeza en desaprobación.- Yo solo no entiendo.- Arqui se dejo caer derrotado en el sillón, pero su madre habló en su lugar.- Mi amor, yo se que no sabemos mucho sobre tu relación con Temo, se que apenas y iniciaron su noviazgo. Pero algo nos quedó claro a mi y a tu padre.- Su padre tomó por los hombros a su madre, como demostrando un punto.

-Y eso es que se aman, yo se que Temo te ama hijo, no debes dejar que nada ni nadie se interponga entre ustedes. Si tienes alguna duda de pareja, se tiene que e preguntar, no des por hecho nada de lo que te digan, al final de dia una relacion es de dos.- Su madre se abrazó a su padre, como buscando su aprobación. Y este después de tomarla entre sus brazos, hablo.

-Mira Aristoteles, tu eres muy joven y yo ya muy viejo como para educarte. Te forjaste solo como quien dice, pero eres mijo, y yo no voy a dejar que cometas los errores que yo cometí antes.- su padre se aclaró la garganta y continuó.- Ese niño, el Cuauhtémoc ese, es un buen partido hijo, y no lo digo por todo el dinero que tenga, lo digo porque hace de ti una mejor persona, una persona que se puede superar, que puede salir de este hoyo en el que estamos. Lucha por lo que sientes hijo, creeme que despues te puedes arrepentir, asi como yo me arrepiento de no haber sido un buen padre para ustedes.- Su padre se veía realmente perturbado al decir eso.

-Papá yo…- Ari intentó hablar pero no lo dejaron.- No, no, tu nada. Es momento de que definas quién quieres ser, con quien quieras estar y a donde quieres llegar. La vida es muy corta mi Aris, como para que despues te lamentes. Quiero que sepas que tu familia te va apoyar en todo lo que hagas, pero escúchame bien. Quiero que nunca te arrepientas de nada, ¿me escuchaste? De nada.- Las lágrimas de sus padres sellaron esa última línea, él no pudo más que asentir.

-Entonces ¿qué es lo que quieres?- Arquímedes preguntó, poniéndose de pie. Y él ya lo tenía claro.- ¡Quiero a Temo!.- Pero su hermano insistió.- ¿No escuche? ¿Que quieres?- Y él no dudo.- ¿¡QUIERO A TEMO!?.- Esta vez su padre habló.- ¿Y qué harás para recuperarlo?- Pero estaba listo para contestar.- ¡LUCHAR POR ÉL!.- las sonrisas de todos le correspondieron.

-¿Contra quien mi Ari?.- Esta vez su madre preguntó feliz de escucharlo.-¡CONTRA TODO Y CONTRA TODOS!.- Ari se sentía más motivado que nunca.- Muy bien cabrón, eso queríamos escuchar.- -Arquímedes lo abrazo muy fuerte y junto a él, sus padres.- Lucharé por él, ya verán que ese chiquito bonito no se me escapa. Ahora mismo voy por él.- Ari trato de salir del fuerte abrazo, pero no lo dejaron.

-Pues va ser que no, debes esperar a que todo se calme un poco.- Su madre dijo mientras lo apretaba más.- ¿Que verga?.- Ari no podía creer lo que escucho.- Temo necesita un tiempo bro, no te pongas mamón, fuiste muy cruel con él.- Ari dejó de luchar con esas palabras.- Tienes razón, debo de darle su espacio.- Fue la desicion mas dificil, pero la correcta.

-Bien, porque no vamos a comer a la guaracha feliz, para celebrar que estamos todos unidos.- La sugerencia de su madre lo puso de buen humor.- Me parece perfecto, tengo buenos recuerdos con Temo ahí.- Con ese pensamiento en mente, los Córcega Castañeda se encaminaron a la fonda, sin saber que se venía una revolución.

&

Diego llegó a Oaxaca sin ningún contratiempo, si tenia una queja era el pésimo estado del aeropuerto, pero eso era algo que se podía arreglar con ayuda del grupo OrVero. Pero eso era un tema aparte, ahora se concentraría en encontrar al imbécil de Aristóteles, de ese cabron era la culpa de que se cargará una resaca monumental.

El día anterior él y Temo habían bebido como si no hubiese mañana, nadie se tragaría la historia de que la joya de la corona de los López tenía un hígado de puta madre, pero su consciencia lo sabia, asi que le bastaba por ahora. Después se las cobraría con Aristóteles, camino con toda la dignidad de su estatus y consiguió un auto de lujo para que fuera acorde a su aspecto.

Como pudo dio con el edificio Córcega en la parte sur de la capital Oaxaqueña. Durante todo el trayecto se lamentó por no comprar una camioneta nueva con chofer en esa ciudad. Ya que en su mente Temo estaba casado, preñado, con tres hijos y un perro. Pero bueno, eso era un tema para después.

Blanca Córcega estaba sentada plácidamente en la fonda de la familia cuando vio un auto de lujo acercarse al negocio. Al inicio se emocionó porque pensó que era Temo, pero después de unos segundos vio como del lujoso auto descendió un joven de hermosa de piel blanca, con una ropa impresionante que lucia mas costosa que todo el edificio en sí. Salió apresurada para ver de quien se trataba y pudo constatar que se trataba de alguien importante.

Diego bajó del auto con toda la dignidad que su estatus y apellido le daban, pero no podia negar que se sentía horrible. Sus costosos lentes oscuros cubrían muy bien sus ojos rojos, así como sus ojeras, pensaba muy dentro de si, hacer pagar al Córcega por hacer de él un mensajero. En eso estaba cuando una amable voz cortó sus pensamientos.

-Hola, buenos dias. ¿Usted debe ser algo de Cuauhtémoc López?- Una mujer de rostro afable le saludo con mucha educación, como si fuera alguien de la realeza. Su humor mejoró de golpe.- Pues si, algo asi. Mi nombre es Diego Ortega Rivero, vengo en busca de Aristóteles Córcega, ¿me podria decir donde encontrarlo? Por favor.- Diego usó el tono de voz que usaría con alguien de suma importancia, y no era por hipocresía, sino porque esa mujer inspiraba respeto.

-Si, yo soy su tia Blanca Córcega, un gusto en conocerlo señor Ortega.- La mujer se inclinó ligeramente en muestra de respeto.- Pero antes de encaminarlo a casa de mi sobrino, me gustaría preguntarle algo.- Diego solo pudo asentir, no había manera de negarse a las formas de la mujer.- Claro, ¿Dígame?.- La mujer lo miró por unos segundos antes de hablar.

-¿Viene a meterle cosas a la cabeza a mi suegra como lo hizo un niño llamado Jerry? ¿O de verdad viene de buena fe? Creo que mi familia ya sufrió mucho.- Al oír ese nombre, muchas cosas en su mente se aclararon.- ¿Jerry, como Jerry Barreiro?.- La mujer pareció dudar, pero al final asintió.-¡ESE HIJO DE SU PUTA MADRE! ¡ME COMERÉ HASTA SUS TUÉTANOS!- Su cuerpo quemo el ultimo alcohol con ese coraje, ahora todo tenía sentido.

-¿Su sobrino, donde esta?.- Pregunto algo alterado y descortés pero no le importaba, como sea la mujer no pareció ofenderse.- Segundo piso, departamento 21.- La mujer contestó rápidamente.- Gracias, gracias de verdad, ahora todo tiene sentido. Acabando con su sobrino arreglaré cuentas con su suegra si no le importa.- La sonrisa cómplice de la mujer le mostró que no le importaba.

-Claro que no, pero tendrá que esperar. Se fue al banco hace rato.- A Diego eso no le sorprendió para nada, después de todo lo Barreiro arreglaban todo con dinero.- No importa, iré con Aristóteles mientras tanto.- La mujer lo guió hacia la entrada del edificio y le dio indicaciones para encontrar la vivienda del cholo.

Diego estaba muy molesto, ese imbécil de Barreiro se atrevió a interponerse en la felicidad de Temo por su fines egoístas. El no era bueno como su amigo, el era culero y tomaría venganza por esa afrenta contra su pendejo favorito. Si bien la influencia del López había matizado su forma de ser, seguía siendo una perra rica, y no tenía miedo a soltar un par de mordidas.

Se plantó frente a la puerta con el número 21 y la golpeó 3 veces. Iba volver a golpear cuando un adolescente la abrió, Diego se sintió incómodo pues el muchacho lo miraba con los ojos muy abiertos, pero repentinamente hablo.-¿Eres algo de Temo?- La pregunta lo tomó con la guardia baja.- Si, soy su mejor amigo. ¿Porque?- Tenía curiosidad por saber de de donde venia esa suposición.

-Todo lo que tiene que ver con Temo siempre es de una belleza excepcional, que seas su mejor amigo explica tu aspecto salido de un libro de fantasía.- Diego se sonrojo por esas palabras, el puberto era muy lindo fisicamente. Comenzó a dudar de si no se había equivocado de departamento, pero como conocía a Temo, no podía ser un error.

-¿Cómo te llamas? ¿Está tu hermano?- El chico lo seguía viendo con fascinación en sus ojos, pero contestó de igual manera.- Me llamo Arquímedes Córcega, y si. ¿Cómo te llamas tú?- Diego seguía fuera de la casa, suponía que el chico no se percató de lo descortés que estaba siendo.- Me llamo Diego Ortega Rivero, oye niño ¿me vas a dejar afuera todo el tiempo?- Arquímedes se dio cuenta de su grosería porque se puso de color rojo.

-Perdón, perdón. Pasa, por favor, ¿te ofrezco algo? Y no soy un niño.- A Diego le causo gracias y algo de ternura como se puso a la defensiva.- Agua esta bien niño, y si no eres un niño ¿cuanto te m…?- Detuvo sus palabras cuando escucho el carraspeo de la masculina voz de Aristóteles tras él.- ¿En serio Diego? ¿A mi hermanito?- El cholo se veía mal, ya no tenía el brillo especial de cuando estaba con Temo, se veía cansado. Lo reconfortó saber que su amigo no era el único que la tuvo difícil.

-Toma Diego, supongo que vienes a regañar a Aris. ¿Me puedo quedar para verlo?- El puberto le recordaba a Julio de una extraña manera.- Gracias, y si. Puedes quedarte.- Diego clavó sus ojos verdes sobre los de Ari y comenzó a hablar.- Veo que no la estás llevando bien pedazo de mierda.- Ari intentó hablar pero no lo dejo.- Dieg…- Una bofetada lo interrumpió.

-A mi bebe no le vas andar gritando.- Otro golpe sonó fuerte en la sala.- Y mucho menos vas a dudar de él.- y a ese le siguió otro.- Y ese es por hacerme venir hasta acá.- Ari debía admitir que Diego tenía muy pesada la mano, su cara le dolía. Pero se lo merecía.- Lo siento mucho Diego, yo no quería decir esas cosas. Solo, no se que me paso.- Vio al elfo soltar un suspiro y dejarse caer en la sala.

-Pasa que Temo y tú salieron del mismo pedazo de tela, estan bien pendejos de verdad. No puedo creer que ninguno tenga confianza en sí mismo o que no sea capaz de pensar con la cabeza fría por un segundo.- Ari no entendía nada de lo que decía Diego, así que se giró a ver a Arqui, el cual parecía muy divertido.

-Es que si estas bien pendejo, lo que el amigo elfo de tu novio elfo quiere decir, es que ninguno se tomó la molestia de hablar sobre sus inseguridades con el otro, y por eso paso lo que pasó.- Diego comenzó a aplaudir.- Vaya, gracias. ¿Seguro que son hermanos? Tu te ves mas listo. ¿Y porque me llamas elfo?- Arqui parecía complacido por ese cumplido.

-Oigan, sigo aqui. Y si, ya me quedó claro que debo confiar más en Temo y en mi. ¿Puedo, puedo verlo?- Ari se molestó cuando diego se comenzó a reír.- No, no puedes verlo Aristóteles, la vida no es fácil. Tu y él deben pensar bien en el futuro de su relación y en que deben mejorar, pero no te preocupes enviaré gente por ti el viernes muy temprano.- El maldito elfo enano tenía razón, ver a Temo ahora sería contraproducente. Debían esperar a que se aclarara su mente.

-¿Y porque el viernes?- No recordaba nada importante que hayan planeado.- Dios mío, eres tan imbecil. Tu suegro va entregar su cargo a tus cuñados, y el evento lo va organizar tu nalguita. Me voy antes de que decida darte una patada en los huevos.- Diego se levantó indignado, y camino hacia la puerta.- ¡¿Que? ¡No! Espera Diego.- Fue tras él y lo detuvo tomándolo del brazo.

-¿Que verga quieres? Tengo que ir a ver a tu abuela.- Ari no dejó pasar esa última frase.-¿Con mi abuela? ¿Porque con mi abuela?- Diego volteo a verlo de reojo y después de dudar unos segundos contestó.- Como sea te vas a enterar, así que no tiene caso que se los oculte, aun asi quiero que no hagas un escándalo. Sospecho que tu Abuela y Jerry barreiro el ex novio de Temo, están detrás de su discusión.- Él no podía creer lo que escucho, cómo era eso posible. Su abuela, su propia sangre, había conspirado con el ex de Temo para separarlo de este. Eso era algo que no podría perdonar jamás.

-¡¿QUE?! ¡ES VERDAD LO QUE DICES DIEGO!.- Sus gritos incomodaron al elfo, al punto que recibió otra bofetada de su parte.- ¡AY! Te dije que no te alteraras pendejo, y es lo primero que haces. Y no grites me tienes enfrente, ¡Dios! Y no estoy del todo seguro, pero se que Jerry estuvo aquí porque tu tia Blanca me lo dijo.- Tras decir eso unos golpes tímidos en la puerta los interrumpieron. Arqui se encamino para abrir y tras ella apareció Frida.

-Mmmmh hola primos, mi abuelita Blanca me envió para avisarle a Diego que mi abuela Imelda llegó.- Una hermosa niña de la edad del hermano de Aristóteles estaba tras la puerta, se veía algo nerviosa.- Frida, qué bueno que apareces, quiero hacerte una pregunta y quiero que seas sincera.- La niña llamada Frida asintió sin problemas.

-¿Sabes de casualidad si la abuela Imelda conoció o conoce a algun chico llamado Jerry Barreiro?- Con esa pregunta Frida dudo un rato, pero contestó finalmente.- Si, el sábado pasado vino un chico con ese nombre a buscar a mi abuela Imelda. Se comportó de manera extraña y algo prepotente, pero era muy guapo.- La prima de los Córcega se sonrojo después de decir eso.

-Ese hijo de puta, muchas gracias Frida, dile a mi tia Blanca que en unos momentos irá Diego.- La bella adolescente se dio la vuelta se manera graciosa y se fue.- Lo ves, tu abuela y él se traen algo entre manos. Pero como tú y Temo son muy imbeciles me dejaran esto a mi, no dirás nada, ni harás nada al respecto. Actua normal, o como verga que te comportes sin Temo, prometelo.- Diego clavó su delgado dedo en su musculoso pecho, ese elfo culero daba miedo cuando se enojaba.

-Bien, está bien, no diré nada. ¿Pero qué planeas hacer? por lo menos dime algo.- Nunca pensó que rogaría por algo a ese cabrón enano.- Primero pondré a tu abuela en su lugar, aunque quisiera golpearla no creo que eso se vea muy bien cuando Temo se entere, asi que solo hablare con ella. Despues hare que todo caiga por su propio peso, tú confía en mí.- Diego avanzó hacia la puerta sin esperar a su respuesta.

Ari confiaba en Diego, sabía que era riesgoso porque ese elfo era un demonio con un rostro angelical, pero de verdad apreciaba mucho lo que había hecho por él y por Temo. No sabia como iba poder pagarle todo eso, solo pidió al universo que todo saliera bien...

&

Imelda complacida, había depositado en el banco casi todo el dinero a su nombre, y había logrado cubrir casi todos sus compromisos. También logró enviarle la información al Barreiro, después de unos minutos su cuenta bancaria se hizo más grande. Todo estaba saliendo bien, todo era perfecto.

Se estaba regocijando de su suerte cuando unos golpes en su puerta se escucharon.- ¡Adelante!- Pensó que se trataba de su nuera o nieta trayendo comida o algo. Pero no, era un joven apuesto de ojos verdes que la miraron como si supiera todos sus pecados, Imelda sabía que esa visita traería problemas.

-Hola, buenas tardes. Usted debe ser Imelda Sierra viuda de Córcega, ¿es correcto?- El joven hablaba de manera refinada y muy respetuosa, pero sabía por la forma en que la miraba que no venía con buenas intenciones.- Si, esa soy yo. ¿Y tu eres?- Le preguntó en un tono firme que escondía detrás su inquietud.- Pero que grosero soy, mi nombre es Diego Ortega Rivero, le ofrezco una disculpa por no presentarme de manera adecuada. Iré al grano, ¿Cuánto le pagó Jerry Barreiro para que se interpusiera entre Temo y Ari?- Ira, había una ira fría reprimida bajo el tono y las formas amables del muchacho, Imelda tuvo miedo de esa persona.

-No se de que hablas niño, y se me hace una falta de respeto que vengas a mi casa a levantarme falsos, o tiene pruebas.- El joven de ojos verdes se acercó lentamente hasta quedar a unos centímetros de su rostro.- Imelda, Imelda, Imelda es usted una mujer con agallas como para hablarme de esa manera tan imponente. Yo no soy ni Temo ni Jerry Barreiro, conmigo no se ande con mamadas. Y no, no tengo pruebas, pero tampoco tengo dudas.- Imelda sintió sus piernas flaquear, pero Diego no había terminado.

-Se que si investigo algo lo encontrare, y no creo que le convenga que más gente sepa lo que estoy seguro Jerry encontró. Y estoy tan seguro de eso porque lo conozco bien, el ex novio de Temo era un infeliz, y yo no voy a dejar que se le acerque de nuevo y que usted trate de separarlo de su nieto. Las cosas caerán por su propio peso señora, pero la próxima vez que se interponga en el camino de ese par va a conocer a un OrVero.- El rostro angelical del joven le mostró una siniestra sonrisa.

-¿Me estas amenazando?- Apenas y pudo articular debido a la presión de la mirada ajena.- Por supuesto que no, esa no es una amenaza, esa es una promesa.- Ese niño era terrorífico en muchas formas.- Ahora que dejamos eso claro, le agradeceria que no haga mas grande el pozo en el que se metió y no avise de esto a Jerry, si lo hace me enterare y no seré tan agradable como en esta ocasión. Disfrute su dinero señora, espero que lo haya valido, Adios.- Diciendo eso el joven abandonó la habitación, dejándola a ella sola y con una sensación ominosa en su corazón.

Lo que Imelda Sierra había presenciado, era el inicio de su caída en desgracia…

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Chapter Text

Ana y Guadalupe estaban cómodamente sentadas ese martes por la tarde en la oficina de la primera, estaban revisando unos documentos enviados por Temo en relación al evento que tendrían el viernes. Al parecer había cambiado de último minuto la lista de empleados en cocina así como el menú a servir ese dia.

Su hermano estaba siendo bastante ambicioso en su planes, había aumentado de manera significativa el cupo hasta 500 y los invitados formales a 50. No podían negar que estaban algo preocupadas por eso, pero su hermano nunca se había equivocado al tomar alguna decisión; era ampliamente conocido en el mundo de los negocios que Cuauhtémoc López no había fracasado nunca en alguno..

Era conocido como el Rey Midas del mundo empresarial latinoamericano; él había descubierto el talento de muchas personas y, con el apoyo de su hermano lograron crecer a niveles impresionantes. Los López a través de GILT eran dueños de varios de los bares y restaurantes más famosos de la ciudad, todos ellos dirigidos por personas que Temo había elegido. También participaban activamente en la promoción de nuevos talentos en la industria de la moda entre otras, como fue el caso de Valentina y Juliana.

Ambas se miraron con una sonrisa, confiaron como siempre en el juicio de su hermano.- Señoritas, disculpen que las interrumpa. El señor Diego OrVero exige verlas en calidad de urgencia.- Casi saltan del susto al ser sacadas de sus pensamientos de manera tan ruda, pero se recuperaron rápidamente.- ¿Diegochas? Dile a la zorra esa que puede pasar.- Guadalupe contesto por las dos, el secretario asintió. Unos segundos más tarde el mejor amigo de su hermano vestido como si viniera de una sesión de fotos para una marca de alta costura entró por la puerta.

-Se tardaron putas, pensé en hacerles un desvergue allá afuera.- Ninguna comprendía cómo alguien como Diego era el mejor amigo de su hermoso hermano.- Siempre tan amable Diego, ¿a que debemos la visita tan repentina?- El mencionado camino hasta el amplio bar en la oficina a preparar varias bebidas antes de hablar.- Necesito preguntar algo y dependiendo de que respondan puede que pida o no un favor.- Las hermanas López se miraron con duda en sus rostros.

-No es nada malo, no se porque todo mundo cree que soy una horrible persona. Ahora escuchen.- Diego se acercó a las dos con una bandeja que contenía bebidas para los 3.- ¿Existe un registro de todos los asistentes al evento? Necesito saber si los Duque compraron asientos.- Ana tomó su tableta y comenzó a revisar.- Si, Temo insistió en llevar un registro detallado de quien o quienes se apuntaba para hacer más personalizado el evento; supongo que por los Duque te refieres a los inversionistas.- Asintió para confirmar esa duda.

-Sí, aquí están Armando Duque, Catalina Sanchez, Ian Duque y Jerry Barreiro...¡Pero que verga!- La expresión de desagrado de Ana rápidamente fue compartida por Guadalupe.- Quita a ese hijo de puta, regresales el dinero.- Diego levantó la mano para llamar su atención.- No, esperen; calmadas fieras. Quiero que Jerry este en el evento.- Ambas voltearon a verlo incrédulas.- ¿Que vergas te pasa? ¿Porque quieres eso?- Guadalupe se veía molesta.- Porque su cuñado Aristóteles como yo, tenemos asuntos pendientes con él, que deben ser resueltos de una vez por todas.- Se paró de golpe y trajo del bar una botella de Tequila.

-La van a ocupar cuando escuchen mis razones.- Las hermanas lo miraron confundidas.- A ver, explicate, nos estas asustando Diego.- Se sentó de nueva cuenta se tomó un caballito de tequila de golpe antes de hablar.- Jerry localizó a los Córcega en Oaxaca; viajó hasta allá para hablar con la abuela de Aristóteles, la convenció de que debía separar a su nieto de Temo.- Ana y Guadalupe se tomaron de golpe el caballito de Tequila ofrecido por Diego después de esa declaración.

Con un ademán lo alentaron a seguir.- El lunes que Temo se encontró con la familia Córcega para finalizar todo el asunto de la casa para su padre y las calcomanías, esta señora envenenó la cabeza de su cuñado con un montón de dudas que su brillante hermano nunca se tomó la molestia de responder a su debido tiempo. Como se imaginaran la situación se tornó en un completo desmadre en menos de 10 minutos; Temo es el rey del drama y Ari no es muy listo que digamos, asi que me correspondio a mi resolverlo.- Se tomó otro tequila de golpe.

-Veo que ese hijo de puta no se cansa de cagarla; pero sigue Diego, se que escondes algo.- Guadalupe dio dos tragos de tequila antes de mirarlo intensamente.- Temo está en la ciudad; huyó justo después de pelear con Aristóteles, viaje a Oaxaca ayer para ver a los Córcega y justo regresé hace poco. Necesito que el imbécil de Barreiro se encuentre conmigo y Aristóteles en esa fiesta.- Por la cara de molestia de ambas, sabía que eso seria dificil.

-¿Y porque mi hermano decidió esconderse de nosotros y recurrir a ti? ¿Porque no sabíamos que estaba en la ciudad?- Ana y Guadalupe se pusieron a la defensiva.- ¿Tal vez porque ustedes son extremadamente exagerados como hermanos? Realmente nunca han confiado en Temo en el aspecto de protegerse solo; han contribuido a minar su confianza en sí mismo y su capacidad para enfrentar sus problemas. Así que ahora no se quejen si Temo prefiere estar solo y lidiar con su dolor, para su suerte yo e logrado convencerlo de que debe aprender a enfrentar mejor las cosas.- Diego se puso de pie frente a las hermanas de su mejor amiga, que lucían incómodas.

-Así que, espero que como sus hermanas apoyen mi idea para hacer que de una vez por todas Temo cierre ese ciclo con Jerry, a su vez Aristóteles se tope al grano en el culo que ha sido el ex novio de su pareja. Y que ustedes aprendan que su hermano ya creció.- El golpe seco de la botella de tequila sonó antes de que las López decidieron hablar.- ¿Qué quieres que hagamos Diego?- Les ofreció una sonrisa triunfante, antes de hablar.

-Dejen que los Duque y Jerry vayan sin ningún problema al evento, mantengan oculto esto de Temo y de Pepe. Es importante que las cosas se den lo más natural posible entre esos 3; necesitan cerrar ciclos, yo por mi parte traeré de vuelta a Aristóteles para que hable con su hermano antes de la gran noche que les espera.- Diego tomó su cartera y se encaminó hacia la puerta.

-Muchas gracias por esto, no se arrepentirán de haber tomado esta decisión. Es momento de que vean a Temo como un igual.- Con esas últimas palabras Diego salió de la oficina, dejando a dos mujeres pensando en todo lo que había dicho el mejor amigo de su hermano. Comprendieron que todo este tiempo lo habían subestimado, era el momento de corregir eso.

&

Cuauhtemoc había pasado toda esa semana pensando en su relación con Aristóteles; en cómo todo se dio de una manera tan rápida en tan corto periodo de tiempo, se había dado cuenta que ambos cometieron muchos errores presa de sus inseguridades, pero también descubrió, que estaba genuinamente enamorado de ese hombre. Él lo amaba, lo amaba con toda la fuerza de su alma, con un amor que lo consumía.

Por fin llegó el viernes y estaba muy nervioso, eran apenas las 5 de la madrugada y él apenas había dormido después de pensar tanto. Se la pasó trabajando en la planeación de lo que sería el evento más grande que los López habían hecho en la historia de la fundación GILT; seleccionó de manera personal a todos y cada uno de los invitados especiales, los OrVero eran una parte obligatoria en esa lista, su apoyo económico y en especie había sido fundamental para desarrollar todo el imperio que su familia hizo a lo largo de este tiempo.

Pero era momento de expandirse; revisó por última vez la lista de invitados especiales y vio las confirmaciones de todos, el dia anterior sus hermanas habían informando que se agotaron todas las entradas. Por lo menos en eso lograron triunfar de antemano, ahora solo esperaba que toda la noche saliera espectacular.

Delego mucha responsabilidad en Valentina respecto a la cobertura de mediática; con este evento pensaba catapultar muchas cosas a la vez, entre ellas la carrera de Aristóteles. Solo pensaba en que las cosas pudieran resolverse de buena manera, Diego le dijo que se encargaría de ese tema, pero aun asi tenia sus dudas.

Temo camino hacia la cocina con lentitud; con un movimiento de su mano ordenó a los sensores del edificio que abrieran los ventanales, tomo el café recién hecho de la cafetera automática y pensó en qué preparar para desayunar. En eso estaba cuando escuchó el aviso del intercomunicador, alguien estaba subiendo a su piso.

Se apresuró rápidamente hacia la puerta; pensando que se trataría de algún mensajero o de Diego, después de todo ese dia pintaba para ser ajetreado. Pero cuando la abrió unos rizos que nunca sería capaz de olvidar, enmarcados en un rostro masculino de hermosos rasgos lo saludaron.

Aristóteles lo tomó entre sus brazos en un abrazo que parecía haberle devuelto la vida; escucho la gran aspiración que dio en su cuello, bebiéndose su aroma. El tardó en reaccionar, pero cuando lo hizo se enterró en su musculoso pecho y también aspiró su masculina fragancia, como si su vida dependiera de ello, se aferró a su espalda con todas sus fuerzas.

-Te amo tanto Temo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo… Por favor, nunca olvides que ¡TE AMO! ¡TE AMO CUAUHTÉMOC LÓPEZ!- Ari lo levantó del suelo y comenzó a dar vueltas como loco con él en sus brazos.

Ambos comenzaron a reír como locos y al detenerse, se miraron fijamente durante algunos minutos viendo la profundidad en sus ojos. Entonces paso, Temo sabia que habia llegado el momento y lo dijo.- ¡Te amo piojoso! ¡TE AMO ARISTÓTELES!- Y se lanzó a besar su labios que hicieron una mueca de sorpresa.

El mundo desapareció para los dos; solo existían ellos y el contacto de sus cuerpos, al estar juntos el tiempo parecía eterno. Ninguno sabia cuantos minutos habían transcurrido, pero el cuerpo de ambos demandó oxígeno por lo que inevitablemente se separaron. Aristóteles tomó su rostro entre sus grandes manos y viéndolo con incredulidad hablo.- Dilo de nuevo.- Había lágrimas de emoción en sus ojos.- Te amo piojoso.- Su novio sonrió con alegría y se arrodilló ante él.

-Perdoname Temo yo…- Pero no lo dejó continuar.- No Ari, no hay nada que te deba disculpar. Todo esto ocurrió por culpa de nuestras inseguridades; de todas esas cosas que teníamos miedo a decir, por nuestra propia estupidez. Pero ahora todo será diferente, nos amamos y nada ni nadie va lograr separarnos.- Su novio se aferro a su cintura y con su rostro presionado en su vientre susurró una frase que recordaría toda la vida.- Somos ArisTemo.- Al principio no entendió, pero le pidió repetir la frase una vez más.

-¿Que dijiste amor?- Acarició sus rizos con cariño.-Que tu, que yo. Somos ArisTemo.- Ari dijo algo tímido.- ¿ArisTemo? Suena mejor que esa mamada de las tortillinas, me agrada mi amor, seremos ArisTemo.- Ari se levantó del suelo cargando a Temo en el proceso, se iba encaminar hacia la habitación pero la voz de su chiquito bonito lo detuvo.- Ni lo pienses, no podemos tener sexo ahora.- Su novio lo puso con delicadeza en el suelo.- ¿Que?¿Porque? Me la estoy pelando por llenarte de todo este amor que me cargo en los huevos.- El cholo tomo su mano y la colocó sobre su enorme bulto.

-Y yo de que me rompas el culo mi amor, pero no podemos. En unas horas van a llegar Diego, Juliana y Valentina a ultimar los detalles que quedan aun por atender. Ademas sera un dia muy largo y es mejor guardar toda esa energía para lo que se nos viene; hoy también es un día importante para ti, para mi familia y para el futuro que tenemos como pareja.- Ari pareció entender eso porque tomó sus manos y la besó con delicadeza.

-Lo que diga mi chiquito bonito es lo que se hará. ¿Podrias darme de comer? Diego le dijo a la tripulación de su avión que no me dieran nada de comer como castigo por hacerlo esperar.- Tras decir eso el estómago de su novio hizo un fuerte sonido demostrando su punto.- Claro que si amor, ven.- Con eso la fortalecida pareja caminó hacia la cocina, iniciando otra etapa de su historia.

&

Imelda despertó este viernes con mucho dolor de cabeza, desde la visita del Ortega no la había pasado nada bien; soñó horribles escenarios donde toda su familia se enteraba de todas y cada una de sus fechorías, lo cual no la tenía nada tranquila. Miró su reloj de mesa y confirmó que eran las 10 de la mañana, pero aun nadie había llamado a su puerta.

Con eso en mente salió tranquilamente de su habitación, caminó tan rápido como su edad se lo permitía solo para encontrar a sus 3 hijos varones sentados cómodamente en la sala. Solo su nieta Frida estaba levantada sirviendo algo de café con ayuda de Dave, pero nada más; no había señal alguna de sus nueras o nietas más grandes, lo cual por supuesto la extraño.

-¿Dónde está Blanca y Polita? ¿Daniela y Linda?- Todos se volvieron con sorpresa al oírla, un velo de incredulidad se instaló en sus caras.- ¿Que no sabías madre?.- Tulio habló con algo de duda en su voz.-¿Saber que Tulio?.- Respondió con una genuina duda en su voz.- Temo, digo, el señor López envio por ellas en la mañana para llevarlas a la capital.- Imelda no podía creer lo que escuchaba.- ¿De que estas hablando?.- Ella no comprendía las palabras de su hijo.

-Blanca y todas las mujeres Córcega a excepción de Frida, que es menor de edad fueron contratadas por la familia López para un evento en Ciudad de México.- Eugenio respondió su pregunta con un atisbo de felicidad en su voz.-¿Que?- Ella una no entendía.- Lo que escuchaste madre, todas las mujeres Córcega fueron llevadas a la capital por orden de mi yerno Temo, si me lo preguntas, estoy muy feliz por que crezcan como mujeres.- Ella no podía creerlo que escuchaba.

-¡¿Que chingadera es esa?!¿¡De qué demonios están hablando!?- Imelda estaba encabronada, nunca, nadie de su familia se había atrevido a hacer algo sin su autorización.- Lo que escuchaste madre; no necesitas gritar, todos estamos aquí para escucharte, pero es verdad, esta mañana pasaron por ellas para llevarlas en un vuelo privado a la capital.- Entre más escuchaba más parecía una pesadilla.

-¿Pero cómo es posible que no me avisaran?¿Cómo es que no sabía nada?- Seguía molesta por la situación, pero más era su incertidumbre.- Nadie te dijo nada porque no era necesario, Temo nos hizo ver que todos y cada uno de nosotros somos personas libres y pensantes. Que seamos una familia no nos detiene, al contrario; nos alimenta para salir adelante, nos nutre para ser mejores personas. Eso es algo que tal vez aun no has entendido.- Imelda no podía creer lo que escuchaba, todo eso era irreal.

-¿Para que las contrató?- Eso fue lo único que se le ocurrió decir.- Para cocinar, atender clientes y dar a conocer sus talentos.- Eugenio contesto su pregunta.- No te preocupes madre, todo saldrá bien, después de todo los Córcega siempre hemos trabajado bien, o no, ¿mama?- Imelda ya no sabia que mas decir para justificar su descontento, pero aun así, se negaba a ceder lo último de su dominio sobre su familia.

-Claro, claro, yo no niego, ni nunca negaré el desarrollo de esta familia hijos.- Una risa nerviosa acompañó a esas palabras.- Pero no te agrada, ni nunca lo ha hecho. Nunca has querido que esta familia salga adelante; sabes, el señor López nos mostró otro mundo, otras posibilidades, una nueva maner de vivir nuestra vida.- Imelda sintió mucho miedo en compañía de un vacío inmenso.

-Aun si asi es no creo correcto que se hayan ido sin avisarme, ¿que pasa con el negocio?¿qué pasa con ustedes?- Ese era el único argumento que aun tenía.- Bueno madre, como sea tendrás que esperar a que toda la familia vuelva. O de lo contrario nadie celebrara tu gran triunfo como la persona que nos sacó de la pobreza.- Audifaz sonaba extrañamente divertido.

-Esperare Audifaz y creeme que despues de este pequeño incidente, vendrá la gloria para nosotros.- Sonrió triunfante, aunque no lo sentía.- No te preocupes abuela, regresaran y mostraran que se equivocaron en todo, al final tu tendras la razon como siempre.- Frida dijo sarcástica, aunque ella lo escucho muy real.

&

Juliana, Valentina y Diego se toparon en el acceso al edificio donde vivía Temo, eran las 9 de la mañana y todos lucían terribles. Al llegar último piso un agradable olor a café y comida recién hecha les provocó una salivación intensa que los hizo caminar con prisa hacia la puerta, que se abrió mostrando aun sonriente Ari vestido solo con un short corto.- Hola chicos, adelante pasen rápido. Mi chiquito bonito hizo comida para todos.- Los tres lo miraron de arriba abajo buscando rastros de sexo, pero no vieron nada.

-Temo y yo no cogimos si es lo que están buscando, solo me meti a bañar y me puse cómodo.- Ari sono fastidiado.- Vamos a suponer que te creemos cholo, ahora ábrete a la verga que tengo hambre.- Valentina podía parecer una niña rica tonta, pero tenía la boca de un camionero.- Juliana solo le sonrió a modo de disculpa, pero Diego por supuesto no se podía quedar callado.- Concuerdo con la lesbiana asquerosa, quítate Arischolo.- Recordó que no le podía decir nada porque gracias a él estaba aquí.

-Hola, siéntense por favor hice hot cakes, aquí hay fruta fresca, leche y jugo de naranja, claro que tambien cafe. Y en un momento dorare tocino y haré huevo, por si quieren algo más sustancioso.- Los tres se sentaron a la mesa, seguidos de cerca por Ari.- Wooow, esto se ve conmadre, ¿Juls, podemos adoptar a Temo?- Valentina miro con ilusión en sus ojos a su novia.- No hables de mi novio como si fuera un perro Valentina, además es mio y no me lo vas a quitar.- Diego refunfuño con comida en su boca.

-No se porque dan por hecho que Temo puede ser cambiado asi como asi; siempre ha sido mío, yo lo encontre y lo cuide. Así que la puta nalgona es mía.- El objeto de su discusión camino con una bandeja llena de tocino y huevo revuelto.- Estoy escuchando todas las mamadas que están diciendo sobre mi; me queda claro que solo me ven como un objeto imbéciles, tengan aquí hay salsa.- Todos se quedaron callados cuando Temo dijo eso con un tono molesto.

-Ay Temo, sabes que estamos jugando no hagas drama y mejor calientame tortillas.- El cabrón de Diego era bastante indolente.- Ya, ya dejen a mi chiquito bonito, ven yo te ayudo. Dejemos a los hijos de puta comer.- Ari jalo a Temo hacia la cocina- ¡No olviden mis tortillas!- Les gritó el maldito elfo de ojos verdes.- ¿Estás enojado mi amor? Vengase para aca mi bebe hermoso.- Lo abrazo por detrás besando su cuello.

-Obvio no estoy molesto ricitos, ya me acostumbre a sus pendejadas. Saca las tortillas del refri o Diego se va poner insoportable.- Temo encendió de nuevo la estufa para calentar las tortillas de su amigo.- Ten mi vida, déjame ir a vigilar que no se estén matando.- Cuando regresó todos estaban comiendo tranquilamente.- ¿Mis tortillas? Estas dos pendejas son tortillas pero no se pueden comer.- Diego dijo antes de llevarse un pedazo de tocino a la boca.

-¡Ya callate! aquí están tus pinches tortillas.- Temo le arrojó las tortillas a Diego frente a su plato.- Ay, qué carácter puta. Pero gracias, tenia un vergo de hambre.- El humor del mejor amigo de su novio mejoró después de eso.- Por cierto Arismeco, no subiste de peso ¿verdad?- Ari no entendía la pregunta.- No que yo sepa, ¿Porque?- Después de un trago de café le respondió.- Mi amiga la lesbiana diseñadora aquí presente y yo pedimos la ropa que vestirán esta noche a la medida, así que si subiste de peso durante tu depresión no te va quedar bien.- El elfo respondió de manera más educada, pero siendo una perra aun.

-Lo que la zorra insoportable quiere decir es que su ropa fue diseñada a medida, por lo cual es importante que no hayan subido de peso para evitar que se vean mal; esa ropa debería estar llegando aquí alrededor de las 3 pm.- Juliana le cedió la palabra a Valentina.- Mientras tanto niños vamos a trabajar en la lista de invitados final; me enorgullece decir que se agotaron los 500 asientos debido a la expectativa de la salida de tu padre, además se hizo de conocimiento popular que tu eres el organizador.- Esa mujer lucía orgullosa.

-Ari amor, pasame el tocino; ¿que hay que revisar? pensé que todo estaba en orden.- Temo se sentó a la mesa y se sirvió café.- Si, lo esta. Pero tenemos que ordenar las mesas de manera que todo encaje en orden Temito, tus invitados especiales también tienen otros lugares.- Él escuchó con atención mientras comía.

-Sisisisi, solo déjame acabar de comer y nos ponemos en chinga.- Después de eso el quinteto discutió el evento que se avecinaba. Todo pintaba para ser un dia inolvidable…

&

Jerry estaba muy nervioso ese día; en un par de horas estaría en el evento más importante en el mundo de los negocios en CDMX, él había conseguido asistir gracias a Ian y sus padres. Ya tenía mentalizado que le diría a su Temo; se imaginaba tomándolo de la cintura, besándolo lentamente y después amándolo.

-¿En qué piensas idiota?- Ian entró a su habitación sin llamar antes.- Podrías llamar antes de entrar sabes, podría estar paseando al ganzo y tu como sin nada.- Su amigo solo se rio, camino hasta estar frente a él.- Como si no lo hubiese visto antes; además no tienes nada realmente bueno entre las piernas como para que me interese.- Jerry le sonrió con gracia.

-¿Que quieres Ian?- Jerry se sentó frente a su amigo en la sala que había en su habitación.- Que veas lo que vas a vestir esta noche, se que es importante para ti.-Ian parecía divertido con su situación.- ¿Te divierte verdad?¿Que esté sufriendo por esto?- Su mejor amigo también se sentó.- Claro que sí ,y no sabes cuanto. Te lo mereces Barreiro, te lo mereces de verdad; pero aun así deseo que te vaya bien, si no, no te hubiera apoyado. Ahora vamos a discutir que puta ropa vas a usar y vas a poner tu mejor cara para ello ¿estamos claros?- Ian le recordaba a Diego cuando se ponía en ese plan.

-Eres un hijo de puta Ian, pero eres mi mejor amigo; el unico que tengo, asi que te escuchare de ahora en adelante, es una promesa.- Ian solo le sonrió con algo de burla.- Claro, me gustaria ver eso de verdad. Vamos, tenemos que vestirnos para matar putito.- Al finalizar esa platica ambos se levantaron y salieron. Tenían muchas cosas que arreglar antes de la gran noche.

&

Aristóteles estaba nervioso, muy nervioso. Se dirigían junto a Roberto a la dirección del evento; por lo que sabía de lo que dijo Diego, sería en una de los desarrollos de la familia OrVero, ellos eran invitados especiales en todos y cada uno de los eventos que la familia de Temo hacía, eran uno de sus principales donantes, por lo cual ellos no pagaban por asistir.

-¿Estas bien amor?- Ari se giró a ver a su precioso novio.- Si, si, solo ya sabes; tengo algo de nervios, es normal.- Temo se le quedo viendo con algo de duda.- Pues es mejor que se te pasen por que ya llegamos.- Su cholito se giró rápidamente a ver por la ventana aun montón de gente y una larga fila de vehículos aguardando entrar a la inmensa residencia.- ¡Verga we! ¿Temo, estás seguro de que esta ropa es la adecuada?- Su pequeño solo se giró a verlo y se encogió de hombros.

-No lo se, pero averigüémoslo.- Diciendo eso la puerta fue abierta desde el exterior, revelando una alfombra roja repleta de medios de comunicación que quedaron en shock al ver su atuendo. Ari susurro al oído de Temo unas últimas palabras antes de sonreír y dar la cara.- Bueno, por lo menos logramos hacer que se callen.- No parecía muy convencido.

Toda la prensa estaba en silencio el aspecto de esa pareja, era, era realmente increíble su aspecto. Cuauhtémoc López estaba vistiendo un Crop Top ajustado a su cuerpo de una manera que mostraba lo esbelto que era; era de color vino y sobre él un saco de color negro que hacía resaltar el color marfileño de su piel. Su ombligo era muy sugerente y los ajustados pantalones de vestir solo aumentaban más esa imagen de infarto, hermoso era una palabra que se quedaba corta para describir a ese niño.

Pero no era el único vestido de manera particular, Aristóteles Córcega iba con un saco de blanco marfil; bajo este, usaba una camisa de vestir color azul zafiro con transparencias que dejaban ver su piel y su musculosa figura. Al igual que Cuauhtémoc su ropa era ajustadisima, todo su atuendo gritaba “sexual” por todas partes.

Solo salieron de su impresión cuando Valentina Carvajal y Juliana Valdés se posaron al lado de ellos.- ¡Cuauhtémoc! ¡Aristóteles! podrían darnos unas palabras.- Todos comenzaron un alboroto por hablar con la impresionante pareja.- ¡Claro!.- Temo contestó por los dos y lo jalo hacia los reportero.

Reportero:
Señor Cuauhtémoc es un gusto verlo, es increíble ver saber que luce tan bien. ¿Nos puede presentar a su amigo?

Cuauhtémoc:
Muchas gracias, muchas gracias y les gusta cómo nos vemos ¡jajajaja! La verdad es que Diego y Juliana pusieron mucho empeño en hacernos ver asi, a mi novio y a mi.

Reportero:
¿Su novio? Pensábamos que era soltero señor López, ya sabe ¿después de lo del señor Barreiro?

Cuauhtémoc:
Si, ya paso un tiempo desde que Jerry y yo nos separamos y han pasado muchas cosas en el último mes, entre ellas conocer a Aristóteles. El cual por supuesto es el amor de mi vida.

Reportero:
¿Y usted señor Córcega? Cómo se siente de estar aquí? ¿Cómo se siente de estar con el señor López?

Aristóteles:
Yo, pues bien. Bueno, la verdad es que no... haaaa, ha sido algo bastante interesante si soy sincero. Cuando conocí a Cuauhtémoc fue algo instantáneo, yooo yo solo me enamore. Lo amo y sé que no lo merezco, nadie lo merece, el mundo no lo merece. Pero haré lo necesario para estar con él.

Cuauhtémoc:
Mi amor, muchas gracias. Bueno ahora debemos de irnos. Gracias por todo chicos, esperamos que se diviertan.

Temo lo tomó de la mano y lo jalo hacia el interior.- ¿Ven? Les dije que vestirlos de esa manera sería bueno.- Valentina se veía muy feliz.- Parece que vamos a un putero Valentina.- Aristóteles trato de no sonar amargado.- La alta sociedad no dista mucho de un putero amiguito, además, de que sirve que tengan esos cuerpos si no los van mostrar.- Juliana respondió por las dos.- Si bueno, como sea. Ari ¿estás listo para esto?- Pensó que ya había sido todo.- ¿Para que?- Valentina le sonrió con algo parecido a la lastima.

-Bienvenido al mundo de la alta sociedad mi amor, prepárate para que te vean como un pedazo de carne.- Antes de que pudiera decir algo al respecto su novio lo jalo hacia el interior del amplio salón que parecía sacado de una película de fantasía, era impresionante en todos los sentidos. Pero hasta ahi llego su fascinación, porque todos los ojos se posaron sobre ellos, en especial el de dos sujetos en las mesas posteriores.

-Cuauhtémoc, has crecido mucho hijo.- Una hermosa mujer de espectaculares ojos verdes y tomada del brazo de un hombre que parecía sacado de una telenovela se dirigió a su novio con devoción absoluta.- ¡Teresita!¡Arturo! Tanto tiempo sin verlos, siguen igual de increíbles.- Temo se abalanzó sobre la pareja como si lo hubiera hecho desde pequeño.- No tanto como tu, te ves increible mi amor.- El hombre que tambien tenia ojos verdes.

Se sorprendió por oír la familiaridad con la que se hablaban.- Temo, mi hermoso principe. ¿Como has estado?.- Un hombre alto, musculoso de ojos verdes se acercó a Temo y lo abrazo.- Rodrigo, tanto tiempo sin verte. ¿Porque ya no me has hablado? ¿Hice algo malo?- Su novio hizo unos hermosos pucheros a ese hombre que lo puso a la defensiva.- ¿No me vas a presentar mi amor?- Ari alejó a su novio del sujeto.

-A si, perdon mi vida, ellos son Teresa Rivero, Arturo Ortega y Rodrigo Ortega Rivero. Los padres y el hermano mayor de Diego.- 3 pares de ojos se giraron a verlo con atención.- Y el es mi novio Aristóteles Córcega Castañeda.- Ari les tendió la mano con educación, que fue tomada con el mismo respeto que esperaría de un igual.- Un gusto Aristóteles, te rogamos que cuides del pequeño Temo o de lo contrario podríamos tener problemas.- Arturo Ortega sonaba amable, pero amenazante.

-Por favor Aristóteles no tomes a mal a mi padre, después de todo cuando Temo tenía 10 años, juraba que se iba casar conmigo. Así que por favor cuidalo.- Rodrigo sonó más suave, más como un amigo.- Pero Temo se dio cuenta que mi hermano lo ve más como un hermanito que como un buen culo. Perdón por llegar tarde familia, veo que se están divirtiendo.- Diego llegó para aligerar el momento.

-Temo, no es por presionarte pero ya casi son las 10 y tienes un discurso que dar ante todos los invitados.- Diego se veía tenso, pero su voz era inflexible.- Tienes razón. Vamos Ari, nos sentaremos en la mesa de mi familia. Teresa, Arturo, Rodrigo una disculpa por dejarlos, hablaremos luego, con su permiso.- De nuevo fue jalado a la mesa principal.

La mesa de los López estaba al centro frente a la gran explanada que daba vista a todo el salón y justo enfrente un hermoso escenario. Todos los integrantes de la familia estaban ahí; sentados alrededor de un hermoso centro de mesa que se veía más costoso que todo su vestuario junto.

-Hola choloñado, te ves bien paniqueado ¿este pedo esta culero verdad? Ya te acostumbraras, ¿quieres un tequila? ¿o que toman los albañiles?- Hasta siendo amable Julio sonaba gracioso y encantador en todos los niveles.- Ignora al imbécil de mi hermano; siéntate Aristóteles, en unos momentos te traerán algo de beber. Mientras tanto disfruta del espectáculo, ver a Temo dominar a todos estos ricos siempre lo es.- Lupita, su otra cuñada menor se era más correcta.

-¿Po...por porque dicen eso?- Pepe, su antipático cuñado lo miró con desdén. Mientras Ana y Guadalupe compartían una mirada divertida.- Porque Temo es el mejor dando discursos y bajando de su nube a los ricos asquerosos que te miraron como si fueras un pedazo de carne cuando cruzaste ese portal. Y porque en unos años será una de las personas mas poderosas del mundo de los negocios.- Su cuñado mayor contestó.

-¡Chiton! Ya callense, su hermano va comenzar a hablar.- Francisco, su suegro los miro a todos serio, para despues sonreir con orgullo.- Su hermano es un chingón.- Valentina Carvajal subió al estrado y habló claramente.

“Buenas noches a todos, debo decir que es un orgullo para mí haber sido elegida por la Fundación GILT para dirigir el evento de beneficencia más importante del país y de América Latina, mi nombre es Valentina Carvajal y seré su maestro de ceremonias. Como saben durante los últimos 20 años esta organización ha contribuido al desarrollo y bienestar de las comunidades menos favorecidas.

Esta visión ha logrado crear una Fundación fuerte e influyente que impulsa la educación, la salud y la vivienda digna con la ayuda de todos ustedes, nuestros generosos donadores. Pero es momento de que escuchen las palabras del organizador y principal impulsor de la visión de este proyecto. Con ustedes: Cuauhtémoc López Torres.”

Todos los presentes se levantaron incluyendolos a ellos, Ari se sorprendío por la cantidad de aplausos que lo ensordecieron. Todos veían con verdadero interés a su novio; el cual se veía increíble sobre el estrado, su rostro era imperturbable. No había nada del Temo común en él.

“Buenas noches a todos, gracias por estar aquí. Como ya mencionó nuestra estimada Valentina la Fundación GILT ha logrado muchas cosas en todo este tiempo, todo por supuesto, con todo el apoyo que durante tanto tiempo ustedes nuestros donadores e invitados especiales nos han dado.

Esta vez fui muy ambicioso con mis planes, por eso más de 500 almas caritativas nos acompañan esta maravillosa noche. Me siento muy orgulloso además; esta noche coincide con el retiro de mi Padre y el ascenso de mis hermanos al lugar que les corresponde como grandes ejecutivos.

Mi deseo para mi novio, mi familia, mis amigos y todos los presentes. Es que tengamos un futuro brillante juntos; en la gran carrera llamada vida, disfruten de esta velada que los ayudará a extender sus relaciones de negocios, profundizar las amistades existentes y talvez, solo talvez encuentren el amor, como yo lo hice sin querer.

Bienvenidos, gracias y buenas noches. Espero de verdad que esta reunión no sea solo una forma de lavar conciencias sino también de crear lazos…”

Cuauhtémoc finalizó después de unos minutos. Valentina tomó su lugar anunciando el inicio de la cena, que se había mantenido como un misterio hasta ahora; frente a él colocaron platillos típicos de la cocina mexicana, especialmente de la Oaxaqueña. Su novio camino hasta la mesa y se sentó a su lado.- Hola mi amor ¿que tal estuve?.- Beso su mejilla con cariño.

-Estuviste mas que bien chiquito.- El le correspondio el beso con afecto.- Si bien, ¿quien tiene hambre?- Pepe interrumpió su escena.- Por cierto Temo, me gustaron mucho tus bofetadas de guante blanco para la mayoría de los aquí presentes.- Guadalupe se veía feliz por eso.- Lo se, es importante que sepan que si tienen 1 millones de Dólares para gastar aquí, lo tendrán para seguir viviendo de manera digna.- Temo se giró hacia él.- Mi vida, te tengo una sorpresa más tarde que pasamos a saludar a nuestros invitados especiales.- Ari ya no sabia que mas esperar.

-Esta bien mi amor.- La familia López y él se pusieron a comer tranquilamente rodeados de toda esa gente rica y poderosa, Aristóteles trato de disfrutar el momento de tranquilidad que la presencia de temo y su familia le ofrecían. Pero no dejaba de sentir que algo desagradable se aproximaba.

&

Aristóteles fue jalado como toda esa noche a donde su bello novio caminaba. aunque el lo hacia con gusto, lo hacía sentir como algún tipo de accesorio.- Aristóteles, te presento a Derek Hale y Stiles Stilinski de Hale, Stilinski & Martin uno de nuestros más grandes socios y amigos en Estados Unidos y Canadá. Son consultores de informática, seguridad y leyes.- Él no esperaba que esa pareja fuera tan peculiar.- Mucho gusto Aristóteles yo soy Derek Hale y el es mi esposo Stiles Stilinski.- El hombre era alto; tal vez de su estatura con una sonrisa hermosa, ojos verde bosque, musculoso con una profunda voz.

-El gusto es mío Derek, ¿Stiles verdad? Que nombre tan peculiar, somos algo parecidos.- El chico de cabello alborotado también era increíble; su belleza era realmente particular, ojos grandes y expresivos de color whisky, piel salpicada por lunares que lo hacían lucir hermoso asi como unos suculentos labios rosados.- Aristóteles como el filósofo, ¿Sabias que nunca compartió las ideas de platón?- El carraspeo de su marido lo interrumpió.

-Perdón Aristóteles, Stiles parlotea mucho. Nos da mucho gusto verte Temo; más gusto nos da saber que te ves feliz, lo necesitabas.- Derek se veía sincero y feliz por su novio, le agradaba.- Deberías pasarte a Beacon Hills un dia de estos, Lydia y Scott dicen que te extrañan mucho.- Stiles también le agradaba, se veía muy agradable y enérgico.

-Claro, para la proxima llevare a Aris y a Diego, se que a Lydia y a scott les encantaran. Sigan disfrutando de la fiesta por favor. Mañana me gustaría que fueran a mi casa haremos una reunión con nuestros socios principales, de verdad de verdad me encantaría verlos.- Temo casi da saltitos de la emoción.- Claro que sí Temo, mañana con gusto nos veremos. Hasta luego; por cierto Ari, nos puedes llamar Sterek, es un tonto nombre de pareja que a mi hermoso novio le encanta.- Con eso Ari nuevamente fue jalado a otro lugar del gran salón.

-Derek ¿qué demonios es Temo? Es decir, desde que lo conocimos porque se perdió en el bosque, siento que él nos llamó, es como un faro de luz entre toda la oscuridad del mundo.- Derek solo se le quedo viendo con esos ojos de color verde que muy pocos sabían que en ocasiones cambiaban de color.- No lo se mi pequeño, pero es algo que está muy por encima de cualquier ser humano. Es como si fuera divino.- Le sonrió a Stiles y continuaron encontrándose con más personas.

-¿Junior?¿Blas?¡Que gusto verlos aquí! Que bueno que pudieron venir, aunque es una lastima no ver a tu tío, me encanta verlos aquí.- ¡Temo pibe! Que gusto verte, Eeh con esa remera te ves increíble.- Un chico blanco de cara aniñada habló con su novio con familiaridad, parecían argentinos.- ¿Es lo primero que viste Junior? Ya sabemos que Temo tiene un cuerpo increíble. ¿Quien es el machote con vos Temo?- <> Pensó mientras se presentaba.

-Yo soy el novio de Temo, Aristóteles Córcega. Un gusto.- Ari apretó la mano de ambos sujetos frente a ellos, con más fuerza de la debida para el segundo de ellos.- Un gusto che, nos da mucho gusto que estés saliendo con el Temo, ya le hacia falta salir con alguien distinto a ese boludo del Jerry.- Junior respondió por ambos.- Creanme que a mi tambien, sigo aquí por cierto.- Temo se veía divertido.

-Por cierto Ari; ellos son Junior Funes y Blas Quevedo, vienen en representación del Doctor Guerrico uno de nuestros aliados en el cono sur del país. Fundación GILT maneja una cadena de hospitales en Argentina que prestan servicio de manera gratuita a personas de escasos recursos.- Temo se los presento de manera muy formal.- Nos puedes llamar Blasnior suena más divertido sonar como Shipp.- Ambos le sonrieron de manera amistosa.

-Bueno chicos queria invitarlos mañana a mi casa, vamos a celebrar una pequeña reunión por el retiro de mi papancho. Los espero por favor, tenemos muchas cosas que hablar.- Temo les ofreció una sonrisa sincera y se lo llevó ante la mirada atenta de la bonita pareja.- ¿Bonita pareja verdad? Temo se ve muy feliz, se lo merece. El hijo de puta de Jerry solo le estaba chupando la vida.- Blas dijo mientras se giraba a besar a su novio.

Se dirigieron hacía una barra amplia donde alimentos eran repartidos por alguien parecido a su madre y Tía.- Temo, ¿que es esto?- Su novio le sonrió con gusto.- Contrate a mi suegra, a tu tía y a tus primas para que pudieran conocer a algunos de mis invitados. Me interesa que progresen.- Caminaron hasta estar frente a un grupo de personas que platicaban de manera animada.- Luis, Miranda, Daniel les presento a mi novio Aristóteles Córcega; me gustaría pedirles que por favor lo apoyen en su carrera, además me encantaría que conocieran a su familia.- Su novio los dirigió hacia la elegante barra.

-Blanca, Daniela, Linda y suegrita, ¿me dan un segundo por favor?- Las mencionadas se acercaron al círculo y las miraron sorprendidas por su atuendo.- Suegrita, Blanqui les presento al Chef Luis Enríquez, el lleva un restaurant muy exitoso que fue creado con mi apoyo y quiero que se le unan.- Ambas parecían sorprendidas.- Luis, te encargo mucho a mi suegra y a blanca, tienen mucho talento cuidalas.- El nombrado asintió mientras se ponía a conversar con su mamá y tía.

-Mariana, ella es Linda Córcega quiero que la tomes bajo tu ala, tiene mucho potencial para convertirse en la nueva tú. Y sabes que eres la mejor en maquillaje y cabello en este país, como a ti también la apoyare.- La mujer sonrió con gusto y asintió.- Como usted mande señor Midas, si usted cree en ella yo lo haré.- Temo sonrió con el apodo que solo unos pocos conocían.

-Daniel acércate por favor, frente a ti está Daniela Córcega y como tu es una excelente escultora ademas de compartir tu nombre. Trabajaran juntos y me presentaran una propuesta cultural, planeo que Fundación GILT haga una ofensiva cultural sobre México, sorprendanme.- Temo se lo llevó justo después de ambos comenzaron a debatir.

Mientras iban caminando y saludando por el amplio salón Diego los interceptó.- Lo siento Temo, debo llevarme a tu bello y vergudo novio para que conozca a un par de personas. Arreglatelas sola puta, nos vemos.- Ari de nuevo fue jalado como un accesorio, solo que esta vez se resistió.- ¿A dónde me llevas Diego? ¿Porque me alejas de mi chiquito?- El odioso elfo solo suspiro.

-¿Confías en mí?- La pregunta del OrVero lo tomó por sorpresa.- ¿Porque preguntas eso?- Diego lo miró con atención y seriedad.- Responde, ¿si o no?- Ari vio la tensión e incertidumbre del mejor amigo de su novio en sus ojos. Y supo la respuesta al instante.- Si, confío plenamente en ti Diego. Somos amigos.- Los ojos verdes de su contrario brillaron con gusto.- No digas pendejadas cholo mariguano, pero muy bien. Escucha con atención, Jerry está aquí, el ex novio de Temo y se va encontrar con él; quiero que eso suceda, yo se que es difícil de aceptar pero harás lo que diga.- Lamentaba eso, pero era un hombre de palabra.

&

-Hola Temo, ¿como has estado? Por lo que veo sigues igual de espectacular.- A Temo le dio dolor de estómago solo de escuchar esa voz, esa ominosa voz.- Muy bien gracias, tú ¿como estas?- Se obligó a ser lo más diplomático posible, mientras tomaba a su ex novio del brazo para llevarlos a los extensos jardines.- E tenido mejores tiempos Cuauhtémoc; principalmente contigo, ¿podemos hablar?- Ambos salieron del salon y caminaron al lugar más apartado.

-Claro, ¿que te gustaria decirme?- Temo se alejó del agarre del Barreiro.- Escucha Temo, yo he cometido muchos errores en mi vida ¿si?, se que te use para que tu familia no acosara a la mía; que te hice sentir mal muchas veces, que te falte al respeto otras tantas y, que te engañe.- Su ex tomó un largo respiro para después continuar.

-Pero me enamore de ti; yo te amo Cuauhtémoc, tarde mucho en darme cuenta de ello y fue justo después de cagarla. Pero ya sabes lo que dicen, uno no sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido.- Le ofreció una sonrisa torcida, una de esas que le daba cuando se disculpaba después de hacer una de sus jugadas para engañarlo.

-¿Pero no lo sientes?- La sonrisa de Jerry vaciló.- ¿Que?- Su ex no había cambiado realmente nada.- Que no lo sientes, no me ofreces disculpas. Realmente no consideras que hiciste algo malo, solo te das cuenta que te enamoraste de mí a tu retorcida manera.- Temo comenzó a llorar sin darse cuenta.- Pero yo te amo, me di cuenta de mis errores gracias a todo eso. ¿Porque no ves eso?- Jerry levantó la voz como siempre lo hacía cuando no obtenía lo que quería.

-Porque no lo sientes, no te importa realmente, me has visto siempre como un objeto que debes de tener, solo que ahora amas a ese objeto. Pero no crees que cometiste un error, sigues siendo el mismo imbécil egoísta de siempre.- Temo libero todos esos sentimientos que había reprimido durante toda su relación, con ello sintió un peso enorme salir de sus hombros.

Diego y Aristóteles observaban con atención el intercambio de palabras de ambos, desde donde estaban podían escuchar perfectamente cada una de las palabras dichas por ambos. Diego debía hacer una nota mental para agradecerle a Valentina ser una excelente anfitriona y distraer a los invitados.

-¿Debería de intervenir?- Ari preguntó tenso al ver que su chiquito bonito sufrir de esa manera.- No Ari, no es el momento. Ellos tienen que cerrar ese ciclo, si no lo hacen esto los va consumir con el tiempo. Temo tiene que hacerlo, si su ex no lo supera ese es su problema.- Diego miró directamente al que ya consideraba a su amigo en secreto, este solo asintió comprendiendo su punto.- Hacen bonita pareja ¿no creen?- Una voz desconocida para Córcega pero muy familiar para Ortega habló.

-Ian ¿como estas hijo de puta?- Diego sonaba muy, muy molesto.- Hola a ti también OrVero, ¿sigues siendo el banco de esperma de toda la ciudad?- Ian sonaba como otra versión de Diego.- Claro que lo soy imbecil, solo de los buenos sementales. Tu por otro lado ¿sigues aferrado a que ese imbécil algun dia te va querer?- La intensa mirada entre esos dos se hizo cada vez más fuerte.

-¿Es por ese pedazo de mierda que encontraste en Oaxaca? ¿Por ese pobretón asqueroso? ¿En serio Cuauhtémoc?- Jerry comenzó a reír intensamente con desprecio.- No puedo creer que tú; un López, alguien que se sienta en la cima del poder económico saliendo con un pinche albañil que solo tiene buena cara y cuerpo.- Las palabras de su ex novio eran increíblemente desagradables.

-¡Deja de hablar así de él! El único pedazo de mierda aquí eres tú; que importa si no tiene dinero, qué importa si es albañil y que importa si para ti solo es un trozo de carne. ¡YO LO AMO! ¡Y TÚ HIJO DE PUTA, NO HABLARAS ASÍ DE ÉL!- Jerry parecía sorprendido por su reacción, pero rápidamente se recompuso y comenzó a ser como siempre había sido.

-¿Que? ¿Te culea rico? Siempre fuiste una puta reprimida, ¿él te trata como la perra sucia que eres en verdad?- Temo no podía creer lo que estaba escuchando.- Eso es lo que te gusta verdad; siempre te ha gustado ayudar a los desvalidos, no es más que tu juguete sexual de carne y hueso. Eres una asquerosa puta millonaria.- Jerry parecía satisfecho con esas palabras.

Diego, Aristóteles e Ian escucharon el intercambio de palabras con incredulidad; ninguno creía lo que habían escuchado. Diego estaba furioso; Ian completamente perplejo y Aristóteles era un volcán de furia fría que estaba apunto de estallar. Iban a detenerlo hasta que la voz de Francisco y Pepe López se escuchó.- ¿Que no vas a defender a tu novio?- Con esas palabras ambos chicos vieron a Aristóteles moverse a una velocidad inhumana.

Temo solo sintió la brisa del viento a su costado seguido por el sonido inconfundible de un puñetazo impactar sobre el bello rostro de su ex novio, Aristóteles estaba impactando su puño una y otra vez sobre Jerry, le tomó 5 largos segundos en su mente ir a detenerlo.-¡ARI, ARI! ¡Mi amor detente lo vas a matar!- Temo atrapó su brazo y uso toda la fuerza que tenía para detenerlo, afortunadamente la mente colérica de su novio lo reconocía.

-¡Escúchame hijo de tu puta madre! De mi puedes hablar toda la pinche mierda que tengas en la cabeza, me vale verga. Pero con mi chiquito bonito no te metas; ¿me entiendes? O la próxima vez me encargare de regar tus entrañas por el suelo.- Jerry no tuvo oportunidad de contestar cuando Ian, seguido muy de cerca por su suegro, cuñado y mejor amigo de su novio.- Llévatelo Duque.- Francisco habló.

-Señor López esto es inadmisible, el imbécil de su yerno casi mata a Jerry.- Pepe se iba adelantar, pero su suegro se colocó a la altura de Jerry e Ian y le habló muy serio a este último.- Si no fuera por Temo ya lo estaría Ian; por que ni yo, ni Pepe pensábamos detenerlo, como puedes ver por ti mismo, creo que nadie presente en este lugar podría hacerlo, de nuevo sigue vivo por la infinita misericordia de mi hijo. Pero como bien dijo mi yerno, la próxima vez, no solo va a repartir las vísceras de ese imbécil por el suelo, si no que nosotros nos aseguraremos de que nadie se moleste en recogerlas.- Diego carraspeo.

-Lárgate Ian, no quieres tener por enemigos a los López y a los OrVero.- Ian miró con resignación a los hombres frente a él y solo asintió.- Usa la puerta trasera, es el tipo de trato que merece la escoria como tu amigo.- Pepe señaló la otra salida.- Vámonos Jerry, has perdido para siempre a Temo. Con su permiso señor López y una disculpa.- El hijo de los Duque camino con el Barreiro a cuestas.

-Temo, yo...o perdón solo, solo no podía permitir que ese cabrón hablara asi de ti, yo, perdoname.- Aristóteles beso las manos de Temo con devoción.- Muy bonito cuñado, pero no te disculpes por golpear pendejos que le falten el respeto a mi hermano. Ahora antes de que regresemos sobra decir que nada de esto pasó.- Su novio lo jalo hacia el interior, pero antes lo besó de manera dulce.

-Gracias mi amor, eres mi héroe. ¡Te Amo Hasta el Infinito!.- Ari guardó silencio y se infló de orgullo.- Yo siempre te voy a proteger bonito, ahora regresemos al mundo de fantasía donde perteneces.- Los caminaron tomados de las manos, como una pareja que estaba lista para enfrentar el mundo, una que ya no tenía obstáculos en su camino…

Chapter Text

¡Hola!

Voy a borrar esta historia en unos días, pues no e recibido respuesta de su parte como lectores y es muy cansado ver que solo dan Kudos y nada de comentarios.
Quédense pues con las demás historias del fandom Aristemo en esta plataforma.
Saludos.