Actions

Work Header

Always on my mind

Chapter Text

25 años y al menos más de diez  antes de contraer nupcias habían pasado entre ellos desde que se conocieron conviviendo juntos antes de empezar a salir y darse cuenta que sentían algo fuerte el uno por el otro y nunca en la vida pensaron que algo tan grave como una infidelidad  pasaría entre ellos , eso no, nunca lo permitirían o al menos eso pensó Levi antes de ese fatídico día que llegó temprano sin avisar a la casa a preparar una sorpresa a su amado por su cumpleaños;  cinco días antes de su aniversario de bodas abriendo la puerta de su estudio se encontró con aquello que nunca en su vida creyó ver pero sucedió y con quién menos espero que fuese posible pues este otro hombre amigo de un ex trabajador suyo hace ya muchos años , tenía una vida echa con una mujer y un hijo.

 

El cómo llego a suceder fue un misterio para él y más aún doloroso el pensar que durante tanto tiempo Erwin lo había estado engañando y que durante la mitad de su vida que vivieron juntos quizás burlándose de él a sus espaldas.

Fue tanto el shock que no se dio cuenta cuando termino en la cama con un pañuelo en la frente y su esposo mirándolo con arrepentimiento.

— ¿Que me pasó?

-—Te desmayaste, te pegaste con la guirnalda que se cayó de la puerta y te pego tan fuerte que te caíste y luego terminaste acá.

Pero a Levi aquella explicación no le pareció suficiente pues nadie se desmayaba porque una simple guirnalda se cayera en tu cabeza y la del cuarto de estudio era una pequeña de color azul y plata , esa no podía pegarle tan fuerte de caerle encima dejandolo inconsciente.

—Por favor , el cuarto de estudio tiene una guirnalda pequeña, eso no me va afectar de caerme en la cabeza y estamos a dos meses de navidad Erwin , ¿porque no me dices realmente lo que paso?

La cara de arrepentido de Erwin comenzó a recordarle cosas mientras pequeñas imagenes  venían a su mente. El rubio se contuvo mientras su pulso se aceleraba y Levi comenzaba a recordar todo lo sucedido luciendo más en shock mientras se sentaba tocando sus sienes debido al agudo dolor.

—Levi por favor—  su mano tocó el brazo  del contrario como intentando apaciguarlo pero ya el daño estaba echo porque al sentir el contacto de su infiel esposo ,la rechazo con asco mientras se levantaba de la cama con rabia.

—!En tu puta maldita vida vuelves a tocarme oíste? —  lo dijo con tanta ira contenida que el propio Erwin se asusto y mantuvo distancia.

Comenzaron los gritos de traición e insultos por parte de ambos, no había forma de apaciguar al más bajo por todas las cosas que le lanzó causando que Erwin saliera corriendo de la casa; ni se molestó en llamar ni volver en tres días , tres días en los cuales Levi agarró toda la ropa de su esposo e hizo una hoguera en el patio trasero de la casa quemando todas sus pertenencias.

Ya habría tiempo de pensar en abogados y demandas pero la ira de ese día no llego a diluirse fácilmente.


 

2 meses después

Green Leaf Tea Shop 
Domingo 24 de Diciembre 2017

 

Era mediodía, a menos que te tocará trabajar podías darte el lujo de llegar tarde a donde quisieras en un café a cargar tu celular y ver el mundo correr desesperado buscando envoltorio para los regalos a último momento o chicas y mujeres dirigiéndose a la peluquería para arreglar sus uñas y melenas , personas que estaban saliendo de viaje ese día para otra ciudad conduciendo con semejante tráfico , entre otras cosas.

Aquello hacia reír al castaño quien recargado sobre su brazo derecho observaba con detenimiento como la luz iluminaba toda la calle inundada de nieve.

Un sonido de su celular le indico que un mensaje le había llegado, desbloqueo el dispositivo y mirando con detenimiento se dedicó a pensar en lo que diría mientras una sonrisa salía de su rostro sin poder ocultarlo, envío el mensaje y arqueo una ceja mordiéndose el labio inferior para luego dejar el móvil en la mesa con un sonoro "tap" que hizo eco en la callada y poco concurrida tienda aquel día , lo cual si bien se le hacía curioso no reparo ni quería reparar en ello.

Una voz masculina proveniente de un mesero pregunto si se le ofrecía algo a lo que el hombre sin dejar de mirar al exterior de la ventana dijo que no , que lo llamaría cuando fuera necesario.

Otro ruido de un mensaje de texto había llegado y este cogió el teléfono para leer volviendo a desbloquear y responder por enésima vez en ese día.

Estaba tan enfocado en el mensaje que no noto que el mismo mesero que le había preguntado si quería algo se sentó frente a él mirándolo con intensidad, intensidad que el otro ignoraba por estar pendiente de sus mensajes.

 

—¿No vas a dejar de textear para mirarme a la cara?— dijo con reproche. Aquel tono de voz hizo que el otro lentamente levantara su vista del teléfono para ver al dueño de la voz que le había reclamado.

El tipo parpadeo mientras la luz iridiscente del mediodía  que reflejaba en los cristales de hielo por la nieve traspasaba  la ventana que a su vez daba a los ojos de forma muy fuerte iluminando ambas miradas; tanto la gris como la verde donde ambas se encontraron cara a cara.

Su piel morena la cual lucia pálida debido a la iluminación cegaba un poco al otro hombre de cabello algo grisáceo y ojos grises como acero que miraban de forma contundente al más joven.

—¿Se puede saber cuándo vas a dejar de mirar ese maldito teléfono antes que lo tiré al basurero? — le volvió a recriminar esta vez más molestó.

—Primero te rompo el cuello y te tiro a ti por la ventana que da justo a la calle principal antes de que toques mi teléfono — fue su respuesta automática aún mirándolo sin parpadear a pesar de la fuerte luz que quemaba sus pupilas en ese momento.

El azabache hizo una mueca parecida a una sonrisa de medio lado sin dejar de mirar fijamente al otro quien ahora si tenía toda su atención.

—Sigues siendo un mocoso irrespetuoso y atrevido después de tantos años.

—Y tú un mandón de primera exigiendo atención como si fueras el centro del universo, ¿qué te crees?

—Cuidado como hablas mocoso, estás en mi territorio.

-¿Su territorio? No entiendo, ¿acaso usted es dueño de este lugar o qué? ¿Acaso compro toda esta avenida y estas tiendas y locales son todos suyos? Explíqueme por favor.

—No te quieras pasar de listo o te voy a echar de mi local.

—Ok, ok ya bájele dos su alteza no quiero pelear está navidad, ya casi es noche buena y lo último que quiero es tener peleas con el mafioso cara de rabo verde, si quiere para hacerlo feliz ordenó algo de comer y le doy propina, así todos felices y contentos, ¿vale?

—No me cambies el tema, desafiaste mi autoridad y me llamaste viejo verde mocoso engreído, ¿quién te crees? —usó su voz amenazante para intimidarlo pero el otro fácilmente se relajó.

—Perdón señor, tiene razón no estoy en posición de desafiarlo —comenzó con las manos al aire.

—Más te vale.

—Pero si en posición de decirle que si se sigue alterando su presión arterial se irá por los cielos , sus ojos derecho se inchara más de lo que ya esta y por lo que veo , su adicción al tabaco está acabando con sus dientes , su postura no le permite respirar bien, está hiperventilando y sus problemas de irá seguirá en aumento si sigue con esa actitud de querer dominar todo, mejor tómese un vaso de agua y respire profundo.

Levi realmente dejo de respirar por unos momentos para luego golpear la mesa con fuerza y abalanzarse sobre el otro hombre quien lo agarró por los hombros para equilibrarse durante la caída y terminar encima de él.

—¿Que mierda te pasa? Qué crees que haces?—respondió el más bajo mirándolo con enojo mientras el moreno lo sostenía de los brazos pero aprisionaba sus piernas con las de él.

—Responder a lo que estás haciendo para no caer indefenso—dijo simplemente mientras mantenía su postura. Siguieron forcejeando hasta que llegó una mesera a acabar dicha disputa.

— ¿QUE LE PASA SEÑOR?—grito desesperada mientras golpeaba el hombro del castaño ojiverde para hacer que se quitara encima de su jefe.

-¿Sr Levi está bien? Le dije que no se pasará por acá y fuera a descansar , su presión está muy alta y usted no está en edad de andar agarrando pelea— le reclamo como si fuera un niño ayudándolo a incorporarse sacudiendo su traje de color crema y entregándole su bastón que estaba del lado del asiento frente a donde estaba el moreno cargando el celular.

— ¿Se puede saber qué está pasando acá?— reclamo molesta mirándo a los dos a lo que el moreno se disculpó diciendo que no fue su culpa sino que le dijo la verdad sobre su estado de salud al otro hombre y este lo tomo como un insulto.

—-Bueno tienes razón en esa parte, el señor Ackerman tiene muchos problemas de salud debido a una infección que tuvo este año y lo postro en cama —  le afirmó la pelirroja.

— ¡PETRA!— le advirtió con la mirada mientras ella sonreía y proseguía la charla.

— ¿Cómo supo todo eso? Es que difícilmente alguien que no sea médico puede discernir los síntomas que mi jefe tiene.

Levi se irguió con un bastón en mano mirando a Petra de forma severa pero ella lo ignoraba.

—Soy médico de hecho.

—Oh bueno debes saber los síntomas de lo que tiene Levi en estos momentos -—arqueo una ceja retandolo.

—Una severa adicción al alcohol y tabaco que está acabando con su hígado y que probablemente le causen infecciones urinarias al hombre.

— ¿Lo oyó señor?—se volvió para mirar a Levi— hasta el mismo hombre le dice que debe cuidar la ingesta de alcohol por algo.

— ¿No es así señor...?

—Jaeger, Sr Jaeger.

Petra  lo miro perpleja observándolo con detenimiento y llevándose las manos a la cara para ahogar un grito.

—Eres tú, después de tanto tiempo, ¿cómo estás? —se abalanzo a abrazarlo mientras el de ojos verdes miraba consternado al otro quien miraba a su bastón como si fuera la cosa más interesante del mundo.

—Eren han pasado tantos años y tú cabello está más claro, parece color miel en vez de marrón— señaló pasando una mano por su pelo.

—Jeje gracias —se sonrojo causando que a Petra le causará más ternura y pellizcase su mejilla derecha.

Levi miraba la escena sin dejar de mirar los ojos verdes de quien estuviese encima de él. No había perdido su esencia de chico inocente y mirada de cachorro perdido, su dulzura que en cierta forma lo cautivo sin darse cuenta apenas lo vio sentarse en esa mesa. Veinte años atrás no se hubiera molestado, no le hubiese puesto atención pero ahora lo miraba incluso más joven con el pelo más largo y claro que a su color original. Se habría pintado el cabello? Su piel se sentía suave y tersa a pesar de los años y esa sonrisa tan blanca que podría cegarlo era tan radiante que lo odiaba.

Petra y él conversaron mucho de pie en la misma posición por un largo rato que Levi no pudo más que meterse en medio para asignarle a la pelirroja que se fuera a hacer lo suyo mientras hablaba con Jaeger a solas no sin antes que ella le preguntase al castaño que planes tenía para Noche Buena.

—En realidad acabo de llegar, voy a cenar con una amiga esta noche y luego creo que saldremos a casa de otro amigo porque de ahí vamos a hacer camping entonces va a ser muy movido esta semana que agarre de vacaciones.

—Oh wow eso se oye excelente, super divertido—concluyó ella.

—Seh , es interesante mi agenda— dijo como si nada encogiéndose de hombros. Petra lo miro con cariño y agregó:  -—sigues teniendo el mismo rostro que hace 20 años Eren, a pesar de la barba y el pelo largo yo te veo igual.

Eren esbozó una sonrisa burlona — no me reconociste hasta que te dije mi apellido por favor — dijo haciéndose el ofendido con una mano en el pecho agregando dramatismo a la frase.

Petra se echó a reír mientras Eren  sonreía y Levi observaba la escena.

— Bueno Petra vuelve a tu puesto que tienes otras órdenes que tomar y Oluo te está llamando—  le reclamo el azabache.

—Si disculpa, nos vemos luego — abrazo al ojiverde para rápidamente volver a lo que iba.

—A veces es muy conversadora, demasiado para su propio bien — comento el azabache mirándolo con interés.

—Me gustan las personas así, donde no tenga que ser yo quien hable todo el tiempo y no tenga que luchar por sacar conversación — suspiro Eren volviéndose hacia la mesa para recoger su cargador.

-¿A dónde vas?—su voz seguía tan seca y demandante como años atrás.

—A comer a otro sitio ya que no quiero ver tu cara.

-¿Tan feo te parezco?

 

Eren se volvió a mirarlo para decirle desde el fondo de su corazón lo que sentía.

—Horrible, ni siquiera sé cómo tienes novia.

—Por lo menos he estado más de 25 años casado con alguien y no tengo récords de romper matrimonios por ser el tercero en discordia.

Eren lo miro con ira  e incredulidad mientras preparaba su siguientes palabras.

—Tú no sabes una mierda de mi vida, tú no sabes lo que pasó y honestamente no sabes si eso es cierto, he estado más de 20 años fuera, imbécil.

—Cuidado con tus palabras Eren, soy mayor que tú mocoso de mierda — amenazó solo con su mirada y voz.

 

Eren se sintió amenazado por esa advertencia, ese hombre mandón era peligroso cuando quería y provocarlo era un error que no quería volver a cometer.

Agarró su cargador y se dirigió hasta la entrada para salir cuando una voz lo llamo:

—Ven acá, no he terminado contigo mocoso—Eren se volvió a verlo incrédulo mientras el azabache lo fulminaba con la mirada.

—Oblígame— fue su respuesta lo suficientemente audible para que el más bajo dejará su bastón, acomodara su postura y comenzará a caminar a paso firme mientras el ojiverde pensaba que para ser abuelito no estaba nada mal de salud y que su postura con bastón en mano era puro acto.
Sintió como lo jalaba del cuello de camisa de cuadros al tiempo que un rodillazo le cuajaba el estómago haciendo que cayera de rodillas jadeando.

— Ahora que estás en posición de escucharme, vamos a hablar serio, no me vuelvas a hablar con sarcasmo e ironía que no estoy para esos juegos. En segunda sé muy bien que te vas a ver con ella ,con la narizona de Leonheart porque tienen meses chateando mucho y también sé que por eso Armin Arlett decidió recurrir a la infidelidad con mi marido para jugársela y vengarse de ella causando que yo terminará donde estoy, destruido.

Eren escuchando todo no podía sorprenderse por la falta de aire pero cuando recupero el aliento se enderezó mirando hacia arriba para encontrarse con la mirada de Levi, este se agachó y le mostró unas imágenes donde estaba Annie posando desnuda en forma sugestiva y luego otras con Armin también teniendo coito en posición de perro justo en el baño.

Desvío la mirada del celular para decir:

— ¿Qué culpa tengo yo que ella haya decidió decantarse por mí? ¿Qué culpa tengo que Armin no satisfecho con lo que tuvo se acostó con su marido el señor Erwin? A mí no me interesa lo que él haya hecho, si usted no cuido su matrimonio no es mi problema.

-—Creo que no viste bien las fotos Eren f— pero el castaño no lo dejo hablar.

—Esas fotos son viejas, se lo digo yo que sé de lo que hablo, las fechas están modificadas para hacer creer que son recientes pero créame yo las conozco muy bien señor Ackerman, esas fotos atrás fueron de al menos hace seis meses y el idilio de Armin con Erwin habrá empezado poco después que esas fotos fueran tomadas.

Tragó saliva combinada con el sabor de la bilis debido al golpe en el estómago pero Levi lo miraba con un renovado interés ya que la trampa que quería tenderle no había funcionado del todo, en verdad, las fechas estaban modificadas y había descubierto esas imágenes justo después de la infidelidad con Erwin.

—Erwin me habrá estado engañando desde hace al menos un año atrás y Armin dijo algo sobre Annie siendo infiel poco después. ¿Se te hace familiar?

Eren tratando de agarrar aire tosiendo mucho a duras penas pudo decir algo por lo que Levi se puso de pie y lo arrastró a un asiento para hablar mejor.

-—Gunther— enseguida el aludido vino con una libreta en mano.

—Mande señor.

—Un vaso de agua con hielo por favor, que sean dos y un té negro Earl Grey para mí, con dos de azúcar y una de leche.

—Enseguida— se marchó con la orden en mano mientras el azabache miraba preocupado al castaño.

—Tú fuiste quién inició el idilio con Annie pero lo que no me termina de convencer es si fue antes o después que Armin empezara el idilio romántico con Erwin.

—Mire señor Ackerman — alzó una mano en son de protesta— esto es muy difícil de explicar pero mucho antes de que Annie y Armin estuvieran casados hubo algo entre ella y yo mucho más significativo que no puedo decirle porque eso es algo privado y no le incumbe  a nadie más que a nosotros dos.

—Me incumbe a mí, pedazo de imbécil ya que gracias a lo que hay entre ustedes dos provocó que Armin se metiera con mi marido.

—Eso no es verdad, Armin tiene problemas de autoestima muy grandes que nada tiene que ver con la infidelidad, y de todas formas usted debe pagarla con ellos pero no con Annie ni conmigo, ¿oyó? Eso es cuento aparte.

—No nací ayer, no te rías en mi cara que gracias a la estupidez de ambos ahora Erwin se fue a vivir con el ex cabeza de coco y ya me mandó los papeles de divorcio mientras tú y la narizona esa se van a juntar está noche.

— Wow un momento, ¿quién te dijo que me voy a ver con ella hoy? A ver tengo familia en Toronto, Annie fue a pasarla con su padre y hasta donde yo sé,  ¿qué le importa usted si tengo o no un maldito idilio? Búsquese amante que no le debe faltar con la plata que se gasta y el físico conservado que todavía tiene.

—Ojalá y pudiera darte con mi bastón para que dejaras de ser tan arrebatado—dijo el azabache tocando sus sienes cerrando los ojos en frustración. Pero Eren no queriendo perder el tiempo comenzó a moverse para salir del asiento a lo que el otro reaccionó impidiéndole el paso con dicho bastón pegándole en la parte baja de la pierna.

-¡Auch, Maldita sea ! ¿Qué te pasa? Déjame salir psicópata.

-Si no quieres que te asesine aquí mismo quédate en tu asiento o no podrás caminar en lo que resta de tus vida—amenazó obstinado.-¿Qué me va hacer? La violación de los derechos humanos podría acarrearle años de cárcel.

— Tengo dinero suficiente para pagar los abogados que yo quiera y a lo mínimo si me comporto salgo en menos de diez.

-—Y luego lo llevan a psiquiatra o al manicomio por cortarle las piernas a un inocente— le reto Eren.

— ¿Quien dijo  cortar piernas?

—Usted.

—Existen métodos menos sangrientos para dejarte inválido, ¿sabes?

—Igual lo demandare y pediré una orden de restricción contra usted.

—Jajajajaja—lo miro con malicia mientras un destello desprendía de sus grises ojos.

Gunther llegó con las bebidas colocándolas sobre la mesa para luego retirarse y dejarlos charlar como seguían.

— ¿Que quiere usted de mí? No puedo ayudarlo a traer a su ex-esposo o pronto a ser  ex-esposo de vuelta.

—Claro que puedes.

— ¿Como? ¿Con que? ¿Con brujería? ¿Con rituales sangrientos? ¿Sacrificios Humanos? ¿Con cantos masónicos? ¿Qué me ve, cara de Dios omnipotente Todopoderoso o qué?

-— ¡Deja los sarcasmos que no estoy de humor pendejo!

—Usted siempre es sarcástico así que acostúmbrese, usted cosecha lo que siembra.

— ¿Cuando he sido yo un bastardo contigo?—agarró la taza de su te para sorber un poco.

—¿Se acuerda cuando me despidió en favor de Jean Kirstein quien se convirtió en su mano derecha luego de que un paciente no reaccionara bien a la penicilina que le suministramos?

Levi abrió los ojos de par en par recordando con detalle.

—Cierto... Tienes razón, la verdad no me había acordado hasta ahora.

Eren solo afirmó con la cabeza mientras tomaba del pitillo para hidratarse.

—Lo lamento Eren, creo que tienes razón.

—Lo sé, ahora me entiende y sabe lo feo que se siente.

— ¿Que se siente qué?

— Que te hablen con sarcasmo sin poder ofenderte, idiota— le dio una mirada significativa mientras el azabache le  miraba un poco apesadumbrado.

— Ok fui un imbécil.  ¿Con quién vas a pasar la Navidad?

—Con mi hermano- mintió. 

— ¿Te refieres a ese hippie de barba mal arreglada y pelo blanco? ¿El que está casado con Frieda Fritz, la hermana de Historia, ella?

—El mismo.

—Sal de aquí, no quiero verte.

—Como guste —se levantó y comenzó a caminar pero su muñeca fue agarrada de nuevo. Eren sintiendo la presión volvió la cabeza por encima de su hombro para ver al mayor.

— ¿Y ahora qué quieres?

—Quédate.

—No me venga a suplicar después de cómo me trató.

—Te lo estoy ordenando, sino quieres te corte las piernas, quédate dónde estás.

—Señor Jesús dame paciencia porque si me das fuerzas ahorcó a este viejo.

—Más respeto imbécil.

— Y con esas pretende que yo me quede.

—Ok vete no me importa—le soltó la muñeca al tiempo que el castaño volvía todo su cuerpo para agarrar el vaso y tomar un gran sorbo de agua para luego marcharse.

 

Le vio irse y una vez fuera de su vista saco su celular del bolsillo, busco el app de Facebook en el teléfono, dio click en el buscador y busco el nombre de Eren Jeager mandando solicitud de amistad al instante.

 

Mientras tanto caminando las frías calles del Downton el castaño sintió su celular vibrar en el bolsillo, así que lo saco para ver de quién o qué se trataba. Vio que era una notificación de Facebook, desbloqueo su celular, dio click en el app y lo primero que vio fue una solicitud de amistad la cual vio en poco tiempo y al ver el nombre se le revolvió el estómago.

—Este tipo no se da por vencido, ¿no? Me va a tocar dejarlo en pendiente para que no me joda por un tiempo.

Dicho y hecho, regreso al hotel donde se hospedaba el Ritz Carlton frente a Unión Station, pidió la llave en la recepción y subió a su cuarto para tirarse en la cama y dormir una siesta. Ya se decidiría que comer más tarde, no tenía tanta hambre ni prisa.