Actions

Work Header

Los Siete Reinos

Chapter Text


 

I


 

Primero fue el sonido de los cascos de los caballos, luego los gritos de los hombres y el resonar de una multitud que se encontraba en las afueras de la posada. Una veintena de hombres que traían consigo antorchas y lanzas que gritaban con furia el nombre de una persona que ante sus ojos no tendría la mayor de las importancias si no fuera por el crimen cometido.

“¡Abrir las puertas en el nombre del Rey!”

Fueron los gritos que resonaron mientras la puerta de la posa era constantemente golpeada. La mujer propietaria de la posada estaba demasiado asustada, tomo a sus dos hijas y el cuchillo mas afilado de la cocina, pero no para enfrentar a los atacantes. Tomo rápidamente el cabello de sus hijas en un intento desesperado por cortarlo y hacerlas parecer niños, pero sería difícil la más pequeña comenzaba a desarrollarse y seria notada fácilmente, pero tenía fe en que los Siete la protegerían.

Decidio ser egoísta así que no se preocupó por sus huéspedes los cuales estaban tomando lo que encontraran para protegerse. La propietaria llevo a sus hijas a la bodega mientras esperaba que los hombres que decidieron pararse frente la puerta entretuvieran a los salvajes que les atacaban.

No sabia a que Rey servían, Rhaegar Targaryen el príncipe de plata se encontraba muerto junto con la gran parte de su familia. El rey loco Aerys había destruido la ciudad capital hace tan solo un par de lunas atrás y los siete reinos se encontraban en un gran caos.

Robert Baratheon se encontraba muerto, las heridas que le causaron en la Batalla del Tridente decidieron pasarle factura unos días mas adelante, pero poco importaba cuando llegaron a la capital a reclamar una corona que se había reducido a cenizas.

Se dice que ver la ciudad en ruinas consumida por el fuego valyrio termino de romperle el corazón al gran ciervo, otros dicen que fueron las noticias de la muerte de su amada Lyanna e incluso algunos mas atrevidos susurraron que fue saber la verdad que la mujer Stark se escapo por amor con el príncipe dragón.

 Pero quien fueran el rey al que servían estos hombres que ahora tocaban en la puerta de la vieja posada poca paciencia tenían.

Uno de ellos tomo su gran hacha y comenzó a golpear con fuerza la puerta, una, dos y tres veces hasta que esta se partió y consiguieron ingresar dando fuertes gritos de rabia, odio e indignación.

Dos viejos caballeros pobres que se encontraban pasando la noche en la posada intentaron detener el ataque, pero murieron con facilidad. El cocinero intento defenderse, pero una lanza atravesó su rostro, entre los atacantes se encontraba una mujer que miraba en todas las direcciones en un intento desesperado por encontrar a la persona a quien se le culpaba por la muerte de su mas grande y cercana amiga.

Subieron por las escaleras en dirección al segundo piso buscando los dormitorios, tocaron las puertas y derribaron aquellas que no se atrevieran abrirse ante sus gritos. Pero no lastimaron a ninguno que intentara oponérseles, solo buscaban a una sola persona.

El pequeño Petyr Baelish se encontraba escondido bajo la cama intentando mantener la calma y de no soltar llanto alguno mientras suplicaba no ser encontrado por estos salvajes a quienes no conocía o eso esperaba.

La puerta se abrió de golpe y una de las criadas estaba siendo sujetada por el brazo de uno de los soldados que ingreso, ella señalo la habitación asegurando dos veces con suplicas que la persona que buscaban se encontraba en esa habitación.

Los soldados ingresaron, buscaron por todas partes y al final Petyr dio un fuerte grito de temores cuando comenzó a ser arrastrado bajo la cama, lo tomaron entre varios hombres y una persona grito con una voz firme.

“¡Es él!”

Lo encontraron los hombres golpearon varias veces su rostro, Petyr no conseguía comprender que sucedía hasta que fue apartado bruscamente por uno de sus atacantes, pero un saco con un olor putrefacto fue puesto sobre su rostro.

Los soldados abandonaron la posada rápidamente, todos ellos fueron a sus caballos. Tomaron una cuerda y sujetaron al muchacho apenas crecido y lo montaron sobre uno de los caballos.

Y así como aparecieron, los sobrevivientes de la posada observaron cómo se desaparecían esos extraños soldados en medio de la noche.

El viaje fue de toda la noche, podía sentir desde su asiento la voz tosca y el acento fuerte de sus captores. Entre mas pasaba el tiempo, más comenzó a comprender de quienes se trataban.

Estas personas iban a matarlo, pero no sabía cuándo sucedería, pero estaba seguro de su muerte y no pudo evitar llorar desconsoladamente ante el pensamiento de su muerte, de solo saber que no volvería a ver la sonrisa de su amada Cat.

Entre mas pensaba en la dulce niña con la que creció, Petyr comenzaba a intentar idear como escapar, pero sus acciones fueron interrumpidas justo cuando había conseguido llenarse de valor para saltar del caballo.

Sintió un fuerte golpe que lo derribo y como era levantado bruscamente para retirar esa vieja bolsa de su rostro. Por los nuevos dioses se sentía realmente bien pode respirar adecuadamente incluso si era el día de su muerte.

Se encontraba cerca de Harrenhal, podría realmente reconocer el viejo castillo que fue incendiado por los dragones delante de él. Había miles de soldados y hombres con los estandartes del Lobo mirándole con ira, con odio y entonces Petyr por fin comenzó a darse una idea.

Fue descubierto.

Fue arrastrado por los brazos mientras sus pies apenas conseguían tocar el suelo, los norteños se cansaron de esperar que caminara lentamente hacia su muerte.

Fue llevado al gran salón donde el Rey Harren el Negro murió consumido por las llamas de los dragones junto con sus hijos. Allá en el gran salón de los mil corazones estaba Eddard Stark con una mirada gélida en sus ojos.

Eddard no espero palabras algunas de su prisionero cuando tomo una carta entre sus ropas y se la enseño a Petyr, el hombre a quien su hermano Brandon le perdono la vida.

Nunca pensó que estaría tan molesto por dicho acto, aunque no culpaba a su hermano mayor, sinceramente si hubiera sido el, quien enfrentara a este muchacho igualmente lo hubiera perdonado.

“¿Mi hermana Lyanna te entrego esta carta?”

Petyr intento no sonreír en esos momentos, iba a morir, pero al menos todos sabrían que fueron sus actos quienes mataron al maldito de Brandon Stark, como llego a odiar a ese hombre y a todos los Stark en general.

“Tal vez, no recuerdo realmente”

Termino sus palabras con sarcasmo, pero fue golpeado con fuerza por uno de los norteños.

“Te dirigirás con respecto a su alteza, el Rey del Invierno, el rey en el norte”

Rápidamente los otros norteños resonaron con fuerza las palabras Rey en el norte, con fuerza y con vigor las dijeron.

Solo Petyr vio como Eddard se movió con incomodidad e incluso vergüenza ante esa aclamación.

“Te preguntare una vez más, tu…”

Pero no se iba a quedar esperando el interrogatorio pensó Petyr.

“Lo hizo, tu hermana me dio la carta que debía entregarle a Brandon después de su boda con Catelyn Tully”

Entonces fue cuando los nobles, lores y personas presentes del norte estallaron en gritos, todos diciendo con fuerza que el hombre debería ser asesinado.

Pero solo basto que Eddard Stark alzara su mano, el hombre a quien sus lores nombraron como rey luego de la muerte de Robert Baratheon y la destrucción de Desembarco del Rey.

“Pero nunca tuviste las intenciones de entregar la carta, en vez de ello le dijiste a mi hermano que Lyanna había sido raptada por Rhaegar”

Petyr sabia su destino, entonces fue cuando comenzó a reírse con fuerza y la mirada de disgusto de Eddard fue suficiente para que el hombrecillo fuera arrastrado hacia el patio de armas del castillo.

Los norteños siguieron a su rey quien traía consigo a la espada ancestral Hielo. Petyr fue puesto sobre un tronco de madera, mientras Eddard Stark se acercaba para recitar las palabras tal como indicaba la tradición norteña.

Fue solo unos segundos, pero fue demasiado satisfactorio para que todos observaran con felicidad como la cabeza del hombrecillo rodaba por el patio. Algunos hombres querían acercarse y tomar la cabeza para arrojarla a los cercos, tal vez desmembrar el cadáver sería justo.

Cuando Eddard Stark partió hacia la torre de la Alegría lo hizo con una veintena de hombres, mientras su ejercito intentaba auxiliar a las personas afectadas por la locura del Rey loco de incendiar toda la ciudad usando cientos de barriles repletos de Fuego Valyrio.

Fue una verdadera catástrofe de magnitudes inimaginables.

Pero cuando llegaron a la torre y vieron a los guardias reales protegiéndola, se desato un fuerte enfrentamiento, pero ni siquiera los tres guardias, el Lord Comandante entre ellos y el famoso Arthur espada de la mañana fueron suficientes para evitar que los norteños que estaban decididos a recuperar a la hija, a la hermana del norte fuera salvada.

Lyanna se encontraba enferma, agotada por los acontecimientos, pero consiguió vivir un par de días, pero la fiebre fue fuerte y el parto al que fue sometida en medio de un campamento militar mal construido y con poca preparación no ayudaron a su causa.

El norte lloro a su hija, pero el norte escucho la otra versión de la historia. Sobre como un hombrecillo que poco valor tenia, consiguió engañar a Brandon Stark quien de por si era famoso por ser una persona explosiva, de poca paciencia y demasiado temperamental, era la sangre del lobo.

Brandon cabalgo con engaños a Desembarco del Rey, lo demás es la historia conocida sobre como su padre fue asesinado con fuego y él se ahorco así mismo intentando alcanzar la espada para salvarlo.

Los Dragones ya no eran bien recibidos, no eran aceptados realmente. Aerys derramo la gota que mantenía unido a los siete reinos, la locura llego a su final y con ello el amor de muchos nobles por estar unidos a una sola corona que a veces poco le importaban sus súbditos.

Los primeros fueron los norteños, orgullosos y leales solo al nombre de la casa Stark, vieron la pila funeraria de Lyanna como una señal de los antiguos dioses. Proclamaron a Eddard Stark como su rey.

Eddard no quería corona alguna, pero entendía mejor que nadie el llamado al deber nunca era por decisión propia.

El Rey en el Norte, que palabras tan irónicas se preguntaba si su padre hubiera deseado recuperar la corona de sus ancestros.

Ahora debía partir hacia Aguasdulces para asistir a una boda. La boda entre el Rey de la Montaña y el Valle Jon Arryn, con la princesa Catelyn Tully, Lysa Tully fue enviada a las tierras de la tormenta para casarse con Stannis quien tuvo que contentarse con parte de las tierras de las Coronas.

Nadie apoyaría su reclamo como Rey, realmente nadie iba apoyar un nuevo rey, ni siquiera a los hijos de Elia Martel quienes fueron rescatados por Jaime Lannister días antes que el Rey loco destruyera la ciudad.

Rhaenys fue enviada a Roca Casterly y el bebe, el pequeño Aegon con Stannis. Serian prisioneros, asegurándose el mayor control posible de los últimos Targaryen.

Sobre sus sobrinos, los hijos de Lyanna, bueno ellos eran suyos. Solo tuvo que pagar un pequeño precio. El Eddard Stark Rey en el Norte y Rey del Invierno se casaría con Cersei Lannister.