Actions

Work Header

Present (Traduccion)

Chapter Text

Stiles estaba allí cuando Scott se presentó.

Irónicamente, fue en medio de la clase de biología. Su maestra les mostró cómo Einstein, su lagarto mascota, sentía el mundo sacando la lengua para probar los químicos en el aire. Stiles miró a su amigo, que estaba garabateando el nombre de Allison distraídamente en su cuaderno, miró al estúpido lagarto que se negó a sacar la lengua a la orden, y luego miró hacia atrás y Scott había crecido gigantescas patillas y sus cejas habían desaparecido. Stiles literalmente se cayó de su asiento porque. Mierda. Fue aterrador. Stiles había escuchado a la gente hablar acerca de cómo eran los hombres lobo cuando cambiaban, pero siempre había supuesto que estaban escupiendo mentiras fanáticas porque los hombres lobo eran diferentes y a la gente no le gustaban las cosas que eran diferentes.

Scott parecía sorprendido también. Estaba mirando sus garras, sí, tenía las garras, por el amor de Dios, y su boca se abrió con sorpresa, revelando colmillos. Jodidos colmillos.

Stiles chilló desde su lugar en el piso.

Todos miraron cuando Stiles cayó, pero ahora estaban empezando a darse cuenta de por qué lo había hecho. La gente saltó de sus escritorios, haciendo caer sillas y huyendo de Scott hacia los bordes de la habitación, dejando a Scott sentado, confundido y aturdido y con aspecto aterrador, solo en su escritorio. Su maestra también estaba mirando con sorpresa. El estúpido lagarto finalmente sacó su lengua y nadie se preocupó.

Lydia Martin, por supuesto, fue la primera en hablar. Ella era una de las pocas que todavía estaban sentadas en sus escritorios. Su voz era tranquila y nivelada.

―Tienes que ir a la oficina, y el señor Bleecher necesita escoltarte para asegurarte de que estés a salvo. ¿Sr.Bleecher?

El Sr.Bleecher parpadeó y colocó al lagarto con cuidado en su terrario, donde se escabulló.

Scott seguía mirando aturdido sus manos, como si no pudiera creer que fueran suyas. Stiles se tragó su miedo y se levantó porque Scott era su mejor amigo y podía hacerlo.

―Yo también iré. Vamos, Scott.

Fue entonces cuando Scott cerró la boca abierta y comenzó a recoger sus cosas de su mesa. Stiles también recogió sus cosas, de ninguna manera estaba dejando el lado de Scott por el resto del día. Luego caminaron (el Sr. Bleecher a unos cinco pies de distancia de ellos todo el tiempo) por los pasillos para mirar a los estudiantes y las personas chillar de sorpresa y miedo. Cuando llegaron a la oficina, también asustaron a la secretaria antes de llamar al director.

Su director era este tipo negro grande amado por todos los estudiantes porque podía hablar con cualquiera, podía hacerse amigo de cualquier estudiante. Stiles nunca lo amó más que cuando salió de su oficina y se rió.

―Scott McCall, de todos mis alumnos, no eras el que esperaba en mi oficina con garras.

Scott se quedó mirando fijamente, obviamente todavía en shock, y asintió. Stiles lo palmeó en la espalda tranquilizadoramente. El director no perdió su jovialidad ante la falta de respuesta de Scott, sino que simplemente los llevó a su oficina. Stiles sabía que su director había aquí durante al menos doce años, por lo que esta no era la primera vez que tenía un estudiante recién presentado, aunque era la primera vez desde que Stiles estaba en la escuela secundaria. Stiles estaba bastante seguro de que la última vez fue hace cuatro años: Erica Reyes, que estaba tres años por delante de él. Estaba en las noticias. Scott probablemente también estaría en el periódico.

―Stiles, puedes venir también. Sé que sois cercanos y parece que podría necesitar a un amigo ahora.

―Gracias. ―Stiles se sobresaltó de donde estaba parado y mirando la puerta abierta del director. ―Sí, lo siento, solo. ―Stiles se detuvo para no hablar de lo sorprendido que estaba. Scott tenía derecho a estar aturdido. Stiles, por otro lado, necesitaba juntar su mierda y concentrarse en Scott.

―Está bien, hijo. ―El director se sentó frente a ellos en su gran escritorio. ―Sé que esto es un gran shock para ti. Margaret, a la que acabas de conocer, está llamando a tu familia y todos nos sentaremos a conversar sobre esto. Mientras tanto, probablemente tengas algunas preguntas en mente. Puedes preguntar cualquier cosa, haré mi mejor esfuerzo para responder. No soy un hombre lobo, así que no puedo responder mucho, pero puedo ayudarte a entender los próximos pasos aquí.

Sin embargo, todos sabían los próximos pasos. Scott se estaba yendo. Iba a vivir con la manada en las montañas. Probablemente se iría mañana.

El corazón de Stiles se hundió al darse cuenta de que su mejor amigo desde hace casi diez años desaparecería.

Aún así, había más que eso. Scott vacilante abrió la boca y comenzó a preguntar cosas. ¿Tenía que irse? Aunque sería doloroso separarse del mundo de los humanos, sería mejor para él a la larga estar alrededor de una manada. Estaba en la naturaleza del hombre lobo. ¿Podría regresar y visitar? Sí, una o dos veces al mes. ¿Podría su mamá venir a vivir con él? No, los hombres lobo eran muy estrictos con los humanos de fuera. Solo en raras ocasiones los humanos podían vivir o incluso visitar el territorio de la manada. Por lo general, solo se permitía si el hombre lobo estaba casado con un ser humano antes de cambiar, lo que casi nunca sucedía porque todos se presentaban en sus primeros años de la adolescencia, a finales como máximo. Scott tenía diecisiete años, lo cual era tarde para un hombre lobo. Sin embargo, tenía novia, Allison Argent. Tendría que despedirse de ella, lo cual Stiles no quería ver. Scott realmente amaba a Allison.

Stiles se sentó y escuchó y ocasionalmente chocó su hombro contra el de Scott en simpatía de cuánto había perdido su amigo en cuestión de minutos.

****

Él estaba allí en la casa de los McCall esperando con Scott y sus maletas cuando los hombres lobo vinieron a buscarlo.

Eran más grandes, más musculosos que la mayoría de los humanos. Sin embargo, definitivamente podrían pasar por humanos si Stiles no supiera quiénes eran. Uno era negro con ropa de aspecto profesional, una cabeza rapada y una expresión perpetuamente vacía; el otro un poco más nervioso, con cabello dorado y rizado y grandes ojos azules. Cuando volvieron la cabeza, Stiles vislumbró el oro recubriendo sus iris.

Scott había roto con Allison la noche anterior, y ella dijo que era demasiado doloroso despedirlo por la mañana por lo que estaba ausente. Sin embargo, la madre de Scott estaba lista para discutir con ellos, con fuego en sus ojos y sus brazos cruzados sobre su pecho obstinadamente. Como el infierno se estaban llevando a su hijo. Todavía tenía que terminar la escuela; podría transferirse al territorio al final del año si, y solo si, lo deseaba.

Los hombres lobo asintieron en silencio mientras ella les gritaba. Luego pidieron hablar en privado. Ella resopló, pero los dejó subir. Stiles no sabía lo que le decían, pero bajó desanimada, lágrimas rodando por sus mejillas. Scott había bajado la cabeza mientras esperaban en silencio al pie de las escaleras. Stiles tenía la sensación de que podía escuchar todo lo que le decían, ya que tenía los sentidos intensificados que conllevaba ser un hombre lobo.

Scott juntó a su madre en un fuerte abrazo. Ella se aferró a sus hombros por un largo tiempo. Él ya se veía más grande, de alguna manera más fuerte que antes, especialmente abrazando a su madre así. Los lobos esperaron en silencio en la puerta, maletas en mano, hasta que estuvo lista para dejarlo ir.

Scott le besó en la frente y le dijo que volvería en tres meses para verla.

Stiles tenía lágrimas en los ojos cuando su amigo lo aplastó en un abrazo, metiendo su cabeza en el hombro de Stiles. Stiles podía sentir las lágrimas presionarse contra su piel también y sabía que esto era realmente un adiós. Él estaría realmente solo por primera vez desde que eran niños.

Stiles aborreció a los lobos mientras se alejaban con las maletas de Scott, todavía sin mostrar ninguna emoción, a un automóvil anodino estacionado frente a la casa en la calle. Stiles los vio alejarse, sin saber qué hacer a continuación.

****

Comenzó con la investigación de la mierda de los hombres lobos y las condiciones que llevaron a alguien a presentarse. Había frustrantemente poco sobre esto en internet. Bueno, eso parecía creíble. La Asociación Médica Americana mencionó la licantropía como el resultado de un desencadenante epigenético, lo que significa que una combinación de genes, ambiente y experiencia vivida se acumularon para el cambio repentino. Genéticamente, los hombres lobo seguían siendo humanos, sus genes simplemente se activaban de una manera diferente: sus sentidos se mejoraban, sus vidas eran más largas, sus necesidades ligeramente diferentes, y sus fenómenos cambiaban de manera sutil. Se llamaba licantropía porque los síntomas eran una reminiscencia de los lobos, y también debido a la estructura jerárquica de su cultura, tenían alfas, betas y omegas. En su mayoría, sin embargo, era solo un nombre. Leyó en la wikipedia que los hombres lobo preferían el término “licántropo” ahora que el de “hombre lobo” había sido difamado por los rumores, la xenofobia y el viejo racismo. La condición había existido durante miles de años, al igual que la separación de mundo humano y el de los hombre lobo.

En el sitio web de la Asociación Estadounidense de Salud Pública encontró más información sobre las preocupaciones del público sobre la licantropía. A saber, aseguraron a la gente que la licantropía no podía ser “cogida” de los hombres lobo, que los hombres lobo se mantenían alejados de la sociedad humana a petición propia y no porque fueran peligrosos o contagiosos, y que la licantropía era una divergencia completamente natural en la biología humana, no es una enfermedad que necesita ser curada o prevenida.

Algunos de los mejores resultados de su búsqueda en google mostraron tanto derechos por los hombres lobo como grupos anti-hombres lobo, todos formados y mantenidos por humanos. Los grupos de derechos de hombres lobo estaban formados principalmente por padres que querían que sus hijos regresaran de sus manadas. Los grupos de odio hacia los hombres lobo eran en su mayoría humanos asustados, nerviosos por la falta de información sobre hombres lobo. Perpetuaron los estereotipos desagradables y reclamaron conspiraciones gubernamentales generalizadas como agua contaminada que activaron el cambio y la construcción de un ejército de súper soldados en secreto. Stiles sabía que era una gilipollez porque la licantropía era un fenómeno mundial, y los libros de historia llamaron colonias de hombres lobo ya en la historia de la humanidad.

Stiles había sabido durante toda su vida que los hombres lobo eran famosos por su intimidad, pero ahora que necesitaba aprender más sobre ellos era un verdadero dolor en el culo. No había imágenes de manadas, ni fotos de cómo o dónde vivían, ni descripciones de la cultura de hombres lobo en Internet, solo rumores sobre sitios web basura sobre bestias que cazaban secretamente a humanos y vivían como primitivos. Había pocas fotos de hombres lobo en su forma cambiada y la mayoría de sus búsquedas de google aparecieron con trajes de hombre lobo caricaturescos. Incluso Google Earth no tenía asignado ninguno de los numerosos territorios de manadas diseminadas por los EE.UU., o en otros países.

Stiles solo pudo encontrar imágenes de hombres lobo que trabajaron con el gobierno humano para mantener el tratado establecido hace cientos de años con el desarrollo del país. Stiles lo leyó y descubrió que el gobierno acordó renunciar a los humanos presentados a las manadas locales con la condición de que registraran su información biomédica con el gobierno humano y que la manada de hombres lobo se responsabilizara por las acciones y el bienestar del hombre lobo y cualquiera al que el hombre lobo podría herir. Ambos gobiernos acordaron derechos de visita para los hombres lobo al mundo humano a menos que el hombre lobo fuera considerado peligroso, en cuyo caso un comité humano/hombre-lobo evaluaría la situación juntos. A los hombres lobo se les dio su propio territorio y su propia privacidad siempre que se mantuvieran apartados de las visitas, no estuvieran implicados en ningún ataque humano y colaboraron con el gobierno de EE.UU. En investigaciones como las del FBI, donde sus intensos sentidos eran un activo.

La parte más aterradora de su investigación fueron los artículos del periódico que detallaban los ataques de hombres lobo, que eran extremadamente raros pero sensacionalizados y politizados sin fin. Las declaraciones oficiales del gobierno citaban la supervisión de la colonia de hombres lobo, o a veces tanto del gobierno humano como del hombre lobo, para integrar adecuadamente al hombre lobo en la vida de la manada o reconocer a las personas peligrosas inmediatamente después de que sufrieran el cambio.

Aparte de eso, Stiles encontró algunas revistas médicas sobre enfermedades específicas de hombres lobo, ¡qué asco!, y algunos blogs llevados por nuevos hombres lobo que prometían que la transición mejoraba con el tiempo y que realmente era mejor para ellos estar en las manadas, aunque salieran el mundo humano fue duro al principio. La mayoría de los blogs disminuyeron después de unos años, abandonados. Stiles los revisó, hambriento de información, y esencialmente no encontró descripciones de la vida.

Y eso fue prácticamente todo.

Stiles se quedó dormido preguntándose si su mejor amigo estaba bien.

****

Los reporteros comenzaron a dar vueltas alrededor de su casa el día después de que Scott se presentara. Beacon Hills era pequeño, por lo que no eran muchos (solo dos o tres), pero Stiles no quería hablar con ellos de todos modos. Todavía era reciente. Su padre los ahuyentó con su voz de Sheriff, pero también lo encontraron en la escuela, y Stiles tuvo que perderlos con excusas y muestras de irritación. Su padre puso un destacamento frente a la casa de Melissa para asegurarse de que no la molestaran.

Los niños en la escuela o querían hablar con él demasiado o no hablar en absoluto. Era difícil hacer amigos para llenar el vacío que Scott había dejado en su ausencia, especialmente al principio, cuando Scott era de lo que todos querían hablar. Stiles eventualmente se dio por vencido y se dedicó a la lloriquear durante unas pocas semanas hasta que Lydia Martin se sentó junto a él un día durante el almuerzo y comenzó a molestarlo sobre la clase de cálculo. Después de eso, Stiles se sentó con ella, Allison, Danny y, por desgracia, Jackson, y las cosas parecieron alegrarse un poco.

****

Pasaron tres meses y Stiles marcó los días hasta la primera visita de Scott. A veces se acercaba a visitar a la madre de Scott para charlar con ella y ver cómo estaba, cómo se adaptaba a la vida sin Scott. Su padre venía con él algunas veces y ella cocinaba para los dos. Hablaban de Scott y trataban de fingir que no era como si hubiera muerto, pero realmente lo era. Ninguno de ellos había escuchado nada de Scott desde el día en que los lobos vinieron a buscarlo. Si, todavía tenía su teléfono, pero no se había comunicado con ellos o, con mayor probabilidad, no podría.

Fue un alivio ver a Scott salir del mismo coche anodino, lucir más o menos de la misma forma que él cuando se fue. Incluso estaba sonriendo, corriendo por el patio para saltar a sus brazos. Su madre besó cada centímetro de su cabeza y lo condujo adentro, deteniéndose para mirar airadamente mientras sus escoltas de hombres lobo entraban después de Scott.

―¿Tengo privacidad con mi hijo? ―Exigió, con la mano en su cadera mientras miraba a los dos jóvenes que eran fácilmente un pie más altos que ella.

Miraron entre ellos, sus labios inmóviles. Stiles no creía que la telepatía fuera un rasgo de los hombres lobo, pero no podía estar seguro, eran tan malditamente reservados.

―Mamá, está bien. Es solo que algunos hombres lobo nuevos corren en su primera visita. Lo entiendo. ―Scott asintió con la cabeza hacia los dos licántropos que asintieron con la cabeza. ―¿Pueden esperar en la sala de estar mientras almorzamos en la cocina? Creo que los ponen un poco... nerviosos.

Se miraron el uno al otro otra vez antes de girarse para acomodarse en el sofá de la sala. Scott les dio las gracias y llevó a todos a la cocina, esa misma sonrisa despreocupada regresó a su rostro.

―Te extrañé muchísimo, ―clavó su nariz en el cuello de Stiles, haciendo que Stiles se sobresaltara. Scott también se sacudió por su reacción, mirando entre Stiles y su cuello. ―Oh, lo siento. Es una cosa lobo. Creo que no he estado con los humanos en mucho tiempo.

―Es genial, amigo. ―Stiles le devolvió la sonrisa, un poco nervioso. Fue el primer signo de algo diferente de él. ―Puedes olerme si quieres.

Scott le devolvió la sonrisa y le dio una palmada a Stiles en la espalda.

―Tío, ¿cómo está la escuela? Mamá, ¿cómo está el hospital? Quiero escuchar todo.

―¿Quieres escuchar ...? Amigo, no hemos escuchado nada de ti durante meses. Queremos saber todo sobre tu vida allí.

―Oh.― La cara de Scott cayó. Él se retorció en su asiento, mirando entre ellos. ―Uh, realmente no puedo hacer eso. La vida de la manada es, bueno, la vida de la manada. No puedo hablar de eso.

―¿No puedes...? ―Las manos de Melissa cayeron sobre la mesa. La boca de Stiles se abrió también. Lo había sospechado, pero la confirmación lo puso seriamente preocupado. ―Soy tu madre. Este es tu mejor amigo. ¿No puedes decirnos nada sobre tu vida?

―¡No, yo puedo! ―Scott cambió apresuradamente su respuesta. Stiles también lo haría si la mirada en la cara de Melissa estuviera dirigida a él. ―Solo, nada específico. ―Al ver los ojos de su madre salir de nuevo, él rápidamente enmendó, ―Uh, nada de licántropo... cosas de hombres lobo. Te puedo decir que tengo un nuevo maestro, Deaton, quien me está ayudando con el cambio. He hecho algunos amigos, todos son geniales. Y a pesar de que los extrañé mucho al principio, me he acostumbrado y. Y entiendo por qué tuve que irme, ―Scott se miró las manos. ―y por qué no puedo volver.

Los ojos de Melissa se llenaron de lágrimas y Stiles sintió una profunda punzada en su propio pecho.

―Quiero decir, regresar de forma permanente. ―Scott miró ansiosamente entre sus rostros afectados. ―Pero puedo visitarlos más seguido ahora que ya pase lo peor del cambio. Puedo volver cada dos semanas, incluso, para visitarte mamá, ―dijo Scott, aún hablando rápidamente, como si eso compensara esta enorme brecha entre ellos ahora. Visitar no significaba mucho. Stiles sabía que eventualmente se separarían.

Stiles lo odiaba.

―Tío.― Stiles bajó la voz. ―¿Todavía estarías diciendo que eres feliz si no tuvieras dos guardaespaldas gigantes escuchando todo? Sí, es cierto, sé que podéis oírme. ―Stiles arrojó sobre su hombro, irritado.

―Stiles, ya no puedo vivir con humanos. ―Scott suspiró mientras sus hombros caían.

―Todavía eres humano, técnicamente, eres... diferente. No dejes que te laven el cerebro por nada.

―Soy diferente de una manera que significa que necesito estar cerca de otras personas como yo. No es solo una necesidad, Stiles, es una necesidad, ―dijo Scott, mirando con tensión, como si no fuera algo que pudiera describirlo bien con palabras. ―Créeme. No es solo lo que dice la gente. Es algo que puedo sentir en mis huesos. Es mejor para mí, y es mejor para ti, si vivo con la manada.

Eso fue todo lo que Stiles le quitó a Scott durante los últimos tres meses de su vida antes de que volviera la conversación definitivamente hacia ellos.

****

Stiles vio a Scott una vez al mes, a veces dos veces, durante el año siguiente.

Él vino por períodos de tiempo cada vez más largos, de un día a tres, así hasta final de año. Al principio vino con dos guardaespaldas, pero después de seis meses comenzaron a irse antes de la visita y volvieron solo para recogerlo. Por un año, lo dejaban en la calle, sin molestarse siquiera en entrar.

Stiles realmente lo llenó a preguntas cuando solo eran ellos dos, pero las respuestas de Scott fueron siempre las mismas: estaba contento con la manada y necesitaba vivir esta nueva vida lejos de ellos ahora.

A pesar de que Stiles había hecho nuevos amigos, la escuela todavía apestaba sin su mejor amigo. Scott dijo que el territorio de la manada ni siquiera tenía línea de teléfono, por lo que Stiles estaba atrapado sin medios con los que comunicarse con él, excepto los días de visita y la rara ocasión en que Scott estaría fuera del territorio de la manada por... cualquier cosa secreta que hiciera con la manada, Stiles no tenía ni idea, y le enviaba un mensaje de texto al azar. Usualmente era cosas como ’tío, tengo novia’ y ‘mira a este loco lagarto que encontré en el bosque’ en lugar de información importante como si le estaban lavando el cerebro o lo habían hecho trabajar como esclavo en una granja o cosas con las que Stiles se sentaba preocupándose por la noche. No, Stiles tiene imágenes de lagarto. Y una vez una lechuza, que Stiles tuvo que admitir... era muy linda.

Pero todavía, en una palabra, apestaba.

Un poco más de un año desde la presentación de Scott, Stiles lo estaba esperando en las escaleras de su casa esperando a que ese sedán gris lo trajera hasta la acera. En cambio, un automóvil negro con vidrios polarizados bajó por la carretera y se detuvo en el camino de acceso de McCall. Stiles se animó. Había pasado un tiempo desde que los hombres lobo entraron a la casa.

Tres hombres lobo distintos a Scott salieron del automóvil. Stiles reconoció al hombre lobo negro que al principio fue muy consistente con Scott, pero los otros dos eran nuevos. Una de ellas era una chica más baja, con un cabello largo y rizado que Stiles pensó que le resultaba familiar, y el otro era un tipo muy caliente con una barba incipiente y una chaqueta de cuero. Stiles se sobresaltó al darse cuenta de dónde había visto al otro hombre lobo antes: Erica Reyes. Él reconoció su rostro por la imagen en el periódico cuando anunciaron que se había presentado como un hombre lobo.

Stiles se levantó cuando su amigo fue a saludarlo y lo abrazó. El olfateo en su cuello, era una adición nueva pero no demasiado incómoda a su relación. Stiles hizo su mejor esfuerzo para tomar los cambios de su amigo con calma en lugar de armar un escándalo.

―Hola Stiles, ―dijo Scott emocionado. Scott siempre estaba emocionado de verlo, lo cual se sentía bien. ―Este es mi alfa, Derek. ―Movió las cejas hacia Stiles significativamente, lo que solía significar soy jodidamente cool, tio cuando Stiles solía meterse en problemas en la escuela. ―Visita a mi madre hoy para responder algunas de sus preguntas.

Derek estaba hablando distraídamente con los otros dos lobos al lado del coche, probablemente dándole a Scott espacio para saludarlo. Scott se volvió y les hizo señas a los lobos, haciéndoles saber que estaba bien para pasar, antes de pasar a Stiles para abrir la puerta de su casa con una llave.

Stiles todavía estaba tratando de recordar lo poco que había leído sobre los alfas cuando el olor lo golpeó. Era embriagador, fuerte, como si hubiera abierto una botella de colonia debajo de su nariz. Parpadeó sorprendido, tratando de detectar el olor, y no se apartó lo suficientemente rápido cuando los hombres lobo pasaron a su lado. Terminó chocando hombros accidentalmente con Erica.

Sintiéndose aturdido y un poco débil, bajó los pocos escalones y contempló las espaldas de aspecto robusto de los hombres lobo cuando entraron en la casa. Scott asomó la cabeza después de dejarlos entrar, buscando a Stiles con una punzada de enojo en la cara. Luego su mandíbula se aflojó y sus ojos se agrandaron y miró a Stiles. Stiles le devolvió la mirada. Todo picaba, y aún se sentía mal debido al fuerte olor que los lobos les habían traído.

―Tío, ―susurró Scott, sus manos agarrando la puerta con fuerza. ―Tú...

―Scott… ―Stiles masculló. Él se sintió mareado. Cayó duro en el suelo. Miró sus manos mientras sentía el suelo bajo él y... oh.

Garras.

―¿Tú también eres un hombre lobo?