Actions

Work Header

Hunting high and low

Chapter Text

Kotetsu no podía sentirse peor. Estaba totalmente consciente de que su época de gloria como héroe había terminado y que sus poderes irían disminuyendo hasta finalmente desaparecer por completo.

Aunque todavía contaba con el afecto de sus fans y de sus compañeros, ya no era un "producto" que los auspiciantes y Hero TV podían vender masivamente porque su presencia en pantalla ya no generaba el rating de antaño.

Se sentía frustrado por no poder cooperar como antes con Barnaby y estaba convencido de que solo le estaba ocasionando problemas, convirtiéndose en una carga para el rubio.

Estaba pensando en colgar finalmente su traje de héroe y presentar formalmente su carta de renuncia pero antes, tenía que hablar con Barnaby al respecto. Su sentido de lealtad le decía que él debía ser el primero en conocer su decisión.

La noche anterior, poco y nada pudo dormir por estar ensayando frente al espejo lo que iría a decirle a su compañero. Claro que no quería dejarlo, odiaba la idea de tener que separarse de él pero era algo completamente ajeno a su voluntad.

Cuando Kotetsu finalmente se decidió y pudo armar un discurso convincente para explicar a Barnaby su decisión, ocurrió algo completamente inesperado que tiró todos sus planes por la borda.

Todo ocurrió en cuestión de días. Un hombre llamado Mark Schneider compró "Apollon Media" de manera sorpresiva y de inmediato comenzó a hacer modificaciones para intentar recuperar sus millonarias inversiones.

Fue entonces que Alexander Lloyds convocó al dúo de héroes para ponerles al tanto de lo que ocurría en la compañía. Schneider no solo llegó con su séquito de funcionarios de confianza, también anunció que contrató a un nuevo héroe.

Todo parecía estar bien hasta ahí hasta que lo demás fue revelado...

—Este nuevo héroe reemplazará a Wild Tiger y será el nuevo compañero de Barnaby -anunció Schneider con una sonrisa- Lo van a conocer muy pronto.

Barnaby no pudo sentirse más indignado por esa decisión tan abrupta y protestó...

—¿Cómo que nuevo compañero? -cuestionó el rubio- Yo solo puedo trabajar con Kotetsu, no puede despedirlo. Su experiencia como héroe es vital para todos nosotros.

—Bunny...está bien -dijo el castaño por lo bajo, no quería que su compañero se metiera en problemas por defenderlo-

—Si eres profesional, te aseguro podrás trabajar con quien sea y el despido de Wild Tiger no se dará aún -respondió el nuevo jefe- Vamos a aprovechar su vasta experiencia para que instruya apropiadamente a tu nuevo compañero y a ti, por supuesto

—Pero...-- -Barnaby pensaba insistir ante aquello que consideraba injusto-

—Estamos de acuerdo, señor -Kotetsu se apresuró en contestar, interrumpiendo a su compañero-

—Bien, eso es todo por el momento. Pueden retirarse -ordenó Schneider y ambos héroes salieron de la oficina-

El rubio estaba excesivamente molesto por la arbitraria decisión del nuevo jefe. Caminó con prisa a través del pasillo dejando a Kotetsu atrás...

—Bunny, espera -dijo y fue con prisa tras él-

—¡Ese idiota no sabe nada! -exclamó- ¡Piensa que puede llegar y tomar decisiones a la ligera! Se ve que no tiene la más remota idea de lo que está haciendo.

—Lastimosamente puede hacer lo que le venga en gana, es el jefe y nosotros sus empleados -el castaño encogió los hombros, ya estaba completamente resignado-

—Lo sé pero...¿por qué te mostraste tan campante? -cuestionó viendo a su compañero con fijeza- Aceptaste todo lo que ese tipo dijo

—Lo hice porque en cierto modo, esto me facilita las cosas en gran medida.

—¿Qué quieres decir? -el rubio lo observaba con los labios entreabiertos, todo le resultaba demasiado raro-

—Bunny...mis poderes han estado disminuyendo últimamente.

—Sí, pero todavía puedes hacer mucho -intentó animarlo- Hacemos un gran equipo juntos...yo no quiero a otro compañero, no me sentiría a gusto con otra persona que no seas tú.

Al percatarse de sus palabras, acabó algo sonrojado pero no le importó demasiado. Su desesperación era tan palpable que Kotetsu quedó conmovido, sintió ganas de abrazarlo pero se contuvo...

—Bunny, no te he dicho toda la verdad.

—¿Eh?

—Mis poderes apenas duran ya 5 minutos y no 20 -confesó desanimado- Ben me dijo que es cuestión de semanas o quizás de días para que desaparezcan por completo.

—¿¡Qué...pero por qué no me dijiste nada!? -se mostró alarmado, le resultaba algo totalmente inverosímil-

—Porque pensé que podría manejarlo solo pero no puedo hacerlo más y es por eso que tomé la decisión de renunciar.

Recibir esa noticia resultó algo nefasto para Barnaby, un nudo se formó en su garganta y sus labios comenzaron a temblar. Sentía como una dolorosa puñalada en medio de su pecho.

—Ya veo, pensabas irte sin decirme nada -los ojos del rubio ahora solo mostraban rabia y pesar-

—No es así, yo...--

—Ahora entiendo...esto te facilita las cosas y puedes irte sin remordimientos.

—Bunny, escúchame.

—Después de todo jamás confiaste en mí como yo creía -reclamó-

—¡Claro que confío en ti! -dijo exasperado- Es solo que no sabía cómo decirte todo esto. No es fácil para mí reconocer que ya no soy útil y que ya no podré ayudarte -suspiró pesadamente- Tienes un largo camino como héroe aún y necesitas un compañero que esté a tu altura.

—¡¡¡No quiero a otro compañero!!! -no pudo contenerse, no solo dejó salir un grito que se escuchó casi en todo el piso también unas lágrimas escaparon de sus bellos ojos esmeralda-

—Bunny...tú estás...

El rubio volteó raudamente para ocultar lo que le pondría en evidencia, no quería que Kotetsu lo vea llorando. Decidió escapar de allí cuanto antes, bajo la perpleja mirada ajena.

Al ver que sería inútil ir tras e intentar entablar una conversación, Kotetsu volteó para dirigirse hacia los elevadores con intenciones de marcharse del lugar pero se detuvo al escuchar la voz desconocida de un hombre que le hablaba...

—Al parecer es muy impulsivo.

—¿Uh? -exclamó y buscó al sujeto que había hecho ese comentario-

Se encontró con un joven rubio, bastante alto y de complexión atlética cuyos atuendos amarillos resaltaban y combinaban con sus joyas de oro. El mismo se encontraba cruzado de brazos, apoyado contra una pared y observándolo con una sonrisa socarrona.

—Es un gusto conocerte, Wild Tiger -se compuso- Esperaba conocer mejor a mi nuevo compañero pero ya se fue

—¿Quién eres tú? -preguntó con recelo-

—Soy Golden Ryan, tu reemplazo -se acercó unos pasos hasta que quedaron frente a frente-

El veterano héroe quedó con la boca abierta por un momento y no supo qué responder pero ciertamente le dolió saber que el nuevo compañero de Barnaby llegó mucho antes de lo que había imaginado. La idea de saber que ese era el sujeto que estaría al lado de Bunny a partir de ahora, hizo que le tomara una inusitada antipatía.