Actions

Work Header

Héroe

Work Text:

Nunca podrás ser héroe.

Aquélla era la frase que se repetía en la mente de Bakugo Katsuki, martillando y destruyéndola aún más si era posible esta estaba al borde del colapso total de su lado más lógico y cuerdo, eso si es que aún no lo había orillado a aquel estado, esa era la bendita frase que después de años de escucharla le término por hundir sus sueños y esperanzas.

Se encontraba encerrado en su habitación de la U.A desde hace ya cinco días en los cuales no había salido por nada en el mundo, nadie se había dignado a aparecer a parte del grupo que en su momento se llamaron a sí mismos Bakusquad siendo a veces acompañado por Shinsou, aquel que también enterraban sus sueños al fondo del pozo dejándolo en estudios generales. Porque ni siquiera él estúpido de Deku se atrevió a aparecer frente a su puerta y llamarlo aunque sea una vez, o alguno de sus otros compañeros de clase, nadie quería acercarse a aquel rubio que muchos consideraban una bestia sin sentimientos tal como un puto villano, y es que todos estaban absolutamente seguros de que su faltas a clases era un castigo impartido por Aizawa y no salía de su cuarto porque simplemente su orgullo se negaba a hacerlo a pesar de los constantes esfuerzos de su grupo de amigos en hacer ver la verdad y no aquella ilusión deformada por el brusco comportamiento del muchacho ojos carmín.

Pero todo aquel esfuerzo era en vano, todos conformes con esa deducción tan irracional que no decidieron indagar más en el asunto sin saber que realmente su compañero de clase y en formación  de héroe al igual que ellos estaba cayendo en un agujero profundo, tan profundo y oscuro como se sentía cada día en solitario antes de ver los pocos rayos de luz que emanaban sus amigos, y es que aquel agujero era uno al que ellos inconscientemente consientes le han orillaron a caer con cada palabra cruel, critica a su moral y deseo al comportamiento áspero que reflejaba ante todos contradiciendo con toda ley su subcategoría de la cual repentinamente ahora todos se preocupaban.

 

No parece un héroe.

¿Están seguros de que es un omega?

Mírale, parece más un villano que un héroe.

Con su quirk sería un perfecto villano.

Omega defectuoso, ningún alfa le querría como compañero.

¿Éstas seguro de que él quiere ser un héroe?

¿Qué alfa desearía a un omega que es más fuerte que él y no es nada delicado?

 

Aquellas eran frases le habían acompañado toda su vida, siempre las ignoro, siempre supo que tenían razón en cierta parte pero nunca les tomó gran importancia a pesar de que quedaran grabadas en su mente después de oírlas tantas veces en su mera existencia, siempre fingiendo tener un escudo afilado que le defendería de todo aquellos tratos, un escudo que la gente tomo por orgullo, violencia, fanfarronería, pero él no se rendiría fácil, era mejor que ellos, el estereotipo que le ponían a su subcategoría podía joderse todo lo que quisiera, se decía a si mismo cada mañana al verse fijamente al espejo notando todo aquello que señalaban incluyendo al mostro que siempre le seguía que se hacía llamar su sombra, intentando auto convencerse con pesar cargado en su corazón por que no dejaría que alguien, menos el mismo, desmoronara sus sueños de volverse él héroe n°1 y rebasar a All migth aun siendo omega defectuoso en toda la palabra, porque así era como le llamaban en el barrio en el que vivía con su familia, el mismo barrio en el que vive Deku.

Mucha gente ya le había dicho en el pasar de los años que alguien como él nunca podría ser héroe, que no encajaba como uno, que con su actitud y comportamiento horrible, su vocabulario brusco y agresivo tenía más pinta de villano o pandillero que un intento de héroe, y que más encima era un omega defectuoso, ningún alfa le querría cerca, mucho menos para batallar juntos. Y se esforzó para que eso nunca le detuviera realmente, no, no podía permitirse aquello, aún si sabía que en el fondo cada palabra iba incrustándose como daga en su ser, desgarrándole internamente él no se dejaría dar su brazo a torcer fácilmente, iba a cumplir el sueño que se fijó en su mente a los 4 años.

Pero algo en especial había cambiado en aquel periodo de tiempo desde que entro a la academia Yuuei.

Si bien el incidente con el villano de baba lo había degradado y humillado a niveles astronómicos el verdadero inicio del fin inicio en el momento en el  que le secuestraron e intentaron convencerlo de que fuera un villano, que él sería grande aun siendo omega, que era perfecto tal y como era, poderoso y atrevido, pero había un defecto en aquello que ilusionaba a Bakugo a ser completamente aceptado en un grupo que no era el de sus amigos sin críticas y es que podría hacer todo eso y ser tan aceptado, claro está, pero siendo villano.

¿A caso era tanto su no apariencia de héroe que hasta los villanos le creían capaz de ser uno?

¿Tan salvaje se había visto en el festival deportivo?

¿Así era como lo ve toda la población?

¿Un villano

No. Tenía que ser una jodida broma, él sería él héroe más grande, no se dejaría flaquear ante su motivación, el sería un héroe.

No, no, no, no, no.

Esa era su convicción, no cambiaría de parecer por aquellas palabras que aún que intentara negar le consolaban, nunca dio el brazo a torcer y mantuvo sus ideas de que sería él héroe n°1 hasta el final con la liga, que no importaba que fuera omega, el sería fuerte,  que él podía solo intento huir en un momento de despiste de los villano tal y como se dijo a sí mismo, sólo.

Por qué nadie había ido alcanzado a salvarle.

Inútilmente intentaba convencerse a sí mismo mediante su orgullo, ¿a eso se le podía llamar orgullo?, de que él había sido capaz de tal hazaña por si sólo y que los demás sólo se habían atrasado, que habían confiado en parte en él y estaban probando su tenacidad y capacidad ante situaciones tan adversas como aquella. Pero aun así, muy a su pesar en él fondo sabía que no tenía la razón, que los villanos le habían dejado escapar como si nada y con lastima diciéndole indirectamente que cuando quisiera volviera, ellos estarían con los brazos abiertos para él dispuestos a aceptarlo.

Especialmente el pirómano de Dabi y la loca de Toga...

Menuda estupidez.

Eso pensaba él convenciéndose mientras volvía y se paraba frente a la U.A medio moribundo, agotado y cansado tanto física como psicológicamente. Cuando uno de los profesores le reconoció lo arrastro hasta la enfermería mientras hacía mandar a llamar al director y le pedía a Recovery girl que lo curara, le hicieron pruebas y preguntas para confirmar que no fuera una trampa de Toga y que era efectivamente él, le examinaron por si le habían marcado o hecho algo por él estilo repugnándole aquel simple pensamiento que tenían los adultos presentes, y por ultimo le interrogaron de lo que sucedió durante un tiempo alrededor de las dos horas. Le mantuvieron vigilado mientras se dirigían a una de las instalaciones dentro de la UA lentamente desganado solo queriendo ver a sus amigos quienes se pusieron a llorar felices de tenerlo de vuelta al verle allí parado, le abrazaron preocupados y le cuestionaron pero a diferencia de las preguntad de antes estas no le molestaban o desagradaban tanto.

Pero sus compañeros, sus compañeros solo le miraban asombrados al verle allí parado, estando de vuelta pero ninguno opinando o sumándose a la horda de preguntas de aquel grupo de amigos sintiéndose fuera de lugar.

Realmente nadie decía algo, estaban todos callados, Bakugo lo dejo pasar, por el que se jodieran, el solo necesitaba a sus amigos los cuales nunca dijeron algo malo en su contra una vez se dignaron a conocerlo.

Y claramente después de esos sucesos transcurrieron un par de días siendo ya de conocimiento público su regreso  y con ello vinieron las críticas, los "Yo creía que se volvería un villano," "¿Por qué no se quedó con los villanos?" y los "Ni los villanos quieren a un omega como él" empezaron a volverse cada vez más constantes llegándolos a escuchar hasta en los pasillos de la institución cuando los atravesaba siendo muchas veces callados por sus amigos, y un día también por Shinsou.

Tiempo después él se volvió parte de su grupo de amigos yendo cada receso con aquel pintoresco grupo, prontamente Mina bromeando dijo que deberían hacerle una iniciación como miembro oficial del squad.

Y claro que se lo tomaron enserio.

Recuerdos como esos alegraban la negrura en la que se estaba sumergiendo Bakugo, le hacían no pensar en las palabras que dos miembros de la liga le dijeron antes de marchar, o lo que todo el mundo hablaba a sus espaldas como si él no los escuchara.

Pero todo ser humano tiene un límite, un punto en el que la voluntad se quiebra, la mente falla, se rinde sucumbiendo ante lo negativo. Y desgraciada mente él límite de Bakugo Katsuki estaba colgando de un hilo, era un vaso a punto de rebalsar.

Una represa agrietada.

Que terminara peleándose con "él estúpido de Deku" por el conflicto interno por el repentino quirk del otro sólo era cuestión de tiempo, un rayo antes de que la verdadera tormenta empezara, los choques de ideales, él que todo el mundo apoyara a ese maldito nerd y a él le hundieran le sobrepasaba demasiado, después de todo, él peliverde era él que más impotencia le daba de toda la gente que había conocido desde que tenía memoria, todo el mundo siempre creyó en él a pesar de no tener particularidad era una excelente persona, siempre supieron que sería el pecoso sería un gran héroe.

El sólo era él villano de la historia.

Después de dicha pelea los citaron a ambos a la oficina del director, cosa que cabe decir nunca había pasado antes por alguna de sus peleas debido a que eran controlados por nadie más que Aizawa, y cuando menos se dio cuenta le estaba reprimiendo más que nada a él, alegando que era su culpa, que era muy impulsivo, que no debería meter a los demás en sus rabietas y peleas causando sólo daño tanto físico a ellos mismo  como material cuando el pro héroe se destacó en la mente del rubio con la frase dijo tal vez no con mala intención pero si muy dañina para su ya perturbada mente bajo la mirada atenta del director.

"-Con esa actitud nunca podrás ser héroe."

 

"Nunca podrás ser héroe."

 

Desde el día que le dijeron eso se encerró, nadie comprendía él porque de su actuar, Aizawa tomo eso como su castigo pues de por si lo iba a suspender de su clase temporalmente y el hecho de que estuviera encerado sin causar peleas y con sus amigos llevándole la comida ocluyendo al de estudios generales no le causaba problemas sin ser realmente consiente del daño que hizo con una simple frase pues asumía que lo había oído muchas veces en su vida y que eso no surtiría mucho efecto para que cambie, que no era de gran importancia un comentario del estilo.

No comprendía que solo terminaron de quebrar algo dañando.

Cuando su grupo de amigos aparecía a veces y generalmente junto a Shinsou que lograba conseguir el permiso para entrar a los dormitorios para dejarle comida y  todos hacerle compañía un rato hasta el toque de queda era algo que él rubio agradecía bien al fondo de su corazón, se sentía solitario, no sentía apoyo de nadie más que el de sus amigos, sentía que todos querían hundirle excepto ellos, pero no se sentía bien, quería marcharse de allí, no quería estar más allí, quería renunciar de una vez por todas a su sueño y complacer a la humanidad con su decisión.

En eso recordó lo que le dijo Dabi antes de que escapara cuando estaba junto a él y Toga cuando ambos le estaban cuidando pues los demás se habían tenido que ir.

"Si vienes con nosotros y te vuelves un villano serías mi héroe Katsuki."

No dejaba de pensar en esa frase desde que se acordó de ella, martillando se la cabeza una noche abrazo a todos antes de que se fueran, murmuro un gracias y lloro. Todo el grupo comprendió en ese entonces que su amigo están roto, herido, perdido y le devolvieron el abrazo con toda la fuerza y cariño que tenían disculpándose, se disculparon por no ser capaz de hacer algo por él a pesar de ser su amigo siendo los alfa verdaderamente afectados, aunque el resto del grupo no se quedaba atrás, dejaron que él rubio llorara, mañana vendrían a verle temprano incluido Hitoshi, fue lo que prometieron antes de  tener que marcharse por el bendito toque provocando que él de ojos rubí se sintiera peor consigo mismo por la decisión que tomo.

Se sentía perdido, como un niño abandonado que solo estaba buscando él cariño más allá del que los seres queridos que tenía por amigos le podían brindar, se sentía vacío, sin propósito y a la vez con uno, y en él fondo de su mente y corazón tenía aquella esperanza de que dos personas que no eran héroes lo querían como uno y mucha más que eso; con ese pensamiento él se ojos rubí se marchó sin siquiera saber lo que deparaba él futuro que estaba escogiendo.

A la mañana siguiente la habitación de Bakugo Katsuki se encontraba exactamente igual que la última vez que los amigos entraron, solo había tres diferencias claras, la ventana estaba abierta, él rubio no se hallaba por ninguna parte y encima del escritorio se hallaba una carta de renuncia a la U.A.

Bakugo Katsuki se marchó renunciando a ser héroe y permanecer a la institución que casi toda su vida soñó para estudiar.

Ese día el caos se sembró en la academia a base de dos alfas furiosos intentando ser detenidos por los tres betas los cuales también estaban alterados mientras iban encarando a toda una clase y profesores impotentes ante lo sucedido para llegar a la decisión que tomo su amigo.

Ese día fue tachado como un día gris.

Uno de los muchos que se avecinaban.

 

  • • •    •    •    •    •    •    •    •    •    •

 

Fuera de la guarida de la liga de villano se encontraba un rubio cenizo con ojos apagados y un ligero brillo de esperanza en ellos, miraba atentamente la puerta frente a él y no dudo cuando toco la puerta, tampoco dudo en entrar cuando un asombrado Dabi le abría la puerta y pasaba, tampoco dudo cuando mirando fijamente los ojos de Tomura pronuncio las palabras que marcarían un antes y un después en la historia.

-Quiero unirme a la liga de villanos.

La sonrisa conforme de los presentes fue destacable, había ganado un aliado fuerte que inicialmente había buscado ser un héroe, le habían ganado a aquellos bastardos llamados héroes. Pero aquella sonrisa se volvió una mueca en tres personas al observar a los ojos al rubio, ojos apagados cono ese ligero brillo de esperanza, su expresión anormalmente relajada, incluso hasta inocente en aquel rostro, su postura desprotegida.

Bakugo Katsuki parecía un niño ante la liga.

Un niño que haría todo lo posible para ser aceptado por ellos.

-Dabi, Toga, sé que lo quieren así que les encargó a Katsuki, cuídenle, lo harán bien, sé cuáles son sus verdaderas intenciones con él -dijo Sensei a través de la pantalla, los aludidos asintieron al aire, la fémina sonriendo perturbadora mente muy entusiasmada y él hombre con una sonrisa de satisfacción y orgullo en sus caras se acercaron al rubio que parecía ansioso al verles aumentando aquel inocente brillo de esperanza en sus en sus ojos carmines.

-Dabi, Toga... -él omega intento hablar sin éxito cortando sus palabras al ver como la rubia le abrazaba rodeando sus brazos en la cadera del rubio desde su costado derecho muy contenta y emocionada, Bakugo se estremeció de pies a cabeza al sentir como enterraba su cara en su cuello lamiendo sobre la yugular cerca de la unión del cuello y hombros  olfateando fuertemente tal cual hace un alfa posesivo y deseoso ante un omega que quiere para sí.

-Tranquilo Katsuki, viniste como te dije, ahora eres mi héroe  -Al ser más alto cubrió aún más el cuerpo del aludido abrazándole desde el costado izquierdo y poniendo una de sus mano en los cabellos rubio cenizos y la otra en la cintura de este sintiendo como temblaba complacido y se ponía a llorar alegre abrazándole inconscientemente de vuelta y afirmando él brazo de la rubia contra el con fuerza conectando la mano de Toga, Dabi y la suya en un solo punto una sobre la otra.

Shigaraki sonrió divertido observando la escena que se desarrollaba ante sus ojos protagonizada por esos tres, sabía que gracias a ellos él rubio llego ante la liga y que estos no dejarían pasar dicha oportunidad de oro, tanto como para poseer a un omega como lo es el de ojos rubíes aún si es compartido entre ellos como para que les ayude en sus planes en contra de los supuestos "héroes" que hay en esta sociedad que eran también parte de la razón por la que el rubio fue a parar a sus puertas.

Porque estaban locos si creían que el rubio sería devuelto, el ya entro y pronto encontrara su lugar permanente entre ellos, después de todo, Bakugo Katsuki ahora es nada más que otro rengado temido en esta sociedad y nadie tiene más la culpa que la misma gente que pide la protección de villanos como ellos y de los héroes cada vez más falsos que salen a la luz cada día.

Ellos no fueron los únicos en contaminar el alma y sueño puro de Katsuki, porque si así lo creen solo están quitándose la responsabilidad de las manos.

Simplemente, las cosas no quedarían así.

 

  • • •     •     •     •     •     •     •     •     •     •

 

-Suki~ oye, ¿dónde estás cariño? -canturreaba la joven rubia conocida como Toga buscando al rubio cenizo  de ojos rubí, esta portaba una expresión de total emoción en su rostro mientras iba saltando y canturreando suavemente por los pasillo del cuartel de la liga.

-Toga, ¿qué sucede? –se escuchó el murmuró por un costado del pasillo de la persona que era buscada pues este iba saliendo de su habitación curioso. Se podía apreciar como su apariencia había cambiado con el paso del tiempo en aquel lugar y sin saberlo lo mismo había pasado con su personalidad, pues si bien su cabello rubio ceniza seguía de la misma forma que antes conservando todo su estilo y sus ojos igual de carmines que al inicio había algo en él fondo que cambió y hacia la diferencia.

Aquel que un día busco convertirse en héroe ya no poseía ese característico ceño fruncido que lo caracterizaba, ahora su expresión es totalmente distinta, es relajada llegando a rallar el límite de hasta inocente, y volviendo a su ceño, pues este se fruncía rara vez, solo cuando se molestaba mucho realmente cosa de que por si era extraña ahora, el joven soltaba sonrisas más sinceras cada que estaba con ellos cosa que al inicio extraño pero todos se acostumbraron con el pasar del tiempo, pero más que nada él cambió notorio estaba en su mirada, aquella mirada roja y profunda ya no expresaba ese característico orgullo, ni ese coraje notorio y característico.

No,  ahora aquellos ojos eran como los de un niño.

Su mirada buscaba consuelo, aceptación, todo junto con un deje de tristeza y felicidad pues todo lo que hacía era para que tanto Dabi como Toga le felicitaran, que le premiarán y que dijeran  aquello que anhelaba escuchar, y era que dijeran que era su héroe número 1. De vez en cuando parecía perdido ante el grupo de villanos, cumplía todo lo que le decían y hacía todo lo que pedían generalmente con una mirada vacía pero a su vez anhelante.

Pero sólo dos personas tenían ese poder sobre él.

Los demás podían sufrir de su común enojo y temperamento, de que se negara y los tratara mal, que los "mandara a la mierda y se jodieran" mientras hacía pequeñas explosiones con sus manos en señal de advertencia.

Por qué sólo dos personas podían hacer lo que quisieran con él rubio.

Sólo Dabi y Toga.

-Ven cariño~ por fin conseguimos un traje especial para ti, ahora podrás acompañar nos a Dabi y a mí a las misiones y batallar a nuestro lado~ -la sonrisa retorcida de la mujer se plasmó en dicha cara pues sabría que emocionaría al rubio, y quien sabe, podrá tener más sangre aún. Y como predijo, él rubio mostró cierta emoción en su rostro y le sonrió suavemente para ir junto a ella pues la fémina ya había empezado a dirigirse al punto en donde Dabi dijo que esperarían a su aparición junto al menor. Una vez el ojirubí se apresuró ir a la par con ella y Toga le tuvo lo suficientemente cerca para agarrarle el brazo en un movimiento corto y suave, lo hizo, empezando a dar más brincos emocionada hacía la dirección donde tenían dicho traje.

Una vez entraron al punto de encuentro aquél "traje" era sostenido por Dabi, quien se hallaba observándolo detenidamente, y para su sorpresa Tomura también estaba allí observando la situación frente a él, pues encontraba la relación de esos tres por lejos lo más interesante y divertido que se pueda hallar en ese lugar, aprovechando siempre que podía marcharse a ver sus interacciones varias.

Volviendo a la prenda, pues esta era bastante simple y era compuesta por nada más que una máscara de gas, una camiseta blanca, un poleron con capucha negro, un pantalón simple con unas botas parecidas a las que tenía en la UA, un cinturón con dinamita y un par de cuchillos y unos guantes parecidos a los que traía en su pasantía con Best Jeanist no dañar sus manos con las explosiones que pudiera hacer.

Toga abrazo a Bakugo por la espalda emocionada pasando su lengua por el cuello expuesto del otro joven, y es que por fin, por fin más gente retorcida a su parecer moriría y tendrá más bella y hermosa sangre para ocupar sus lugares en esta podrida sociedad.

Por fin vería a aquel rubio con sangre ajena.

Y sin que alguno de los presentes se percatarse, el alfa pelinegro también sonreía sádica mente, lo tenía, por fin tenía a aquel chico de ojos rubí en la palma de su mano y sabía que este mataría por él, oh sí que lo sabía.

Pero lo que nadie sabía es que tanto Dabi como Toga también matarían por el rubio ceniza.

 

Los héroes nunca sabrán que pasó.

  • • •    •    •    •    •    •    •    •    •    •

 

Gemidos y jadeos resonaban en él cuarto, él olor a sangre junto a un leve olor a almendras y pólvora que inundaba él lugar aturdiendo sus sentidos del olfato, en medio de la habitación que estaba en penumbras y desde el punto en el que provenían dichosos ruidos y aroma se hallaba una cama en la cual dos personas, ambos alfas se encontraban maltratando a otra, un omega en celo, mediante envestidas violentas a su cuerpo al mismo tiempo que mordían la suave y blanda piel del cuello del pobre omega perforando la piel provocando que escurriera sangre de dichas mordidas, también sobre el cuerpo del joven habían múltiples cortes hechas con una navaja ya olvidada en una esquina del cuarto.

El omega, usuario del quirk explosivo no dejaba de gemir ante la sensación de dos personas embistiéndole y maltratando su dilatada entrada producto de la preparación recibida con anterioridad y su propio celo. Sus gritos junto a quejidos por él dolor que sentía por las heridas y mordidas que le brindaban eran lo de menos en aquel instante pues todo su dolor se mesclaba con él placer que su sub genero le estaba haciendo sentir provocara que solo fuera un cumulo de sensaciones y emociones desbordándose continuamente.

Sentía como ambos alfas maltratan aún más su cuerpo mediantes marcas de reclamo pues eran bastante posesivos, noto como la fémina alfa opresaba sus pechos contra su pectoral sensible por todas las mordidas hechas allí, agarrándole de las caderas para que el ojicarmín cabalgara más rápido sus miembros mientras mordía nuevamente su marca de unión sacando aún más sangre de esta la cual se ubicaba en su costado derecho encontrándose este en pésimas condiciones por la sádica rubia que bebía todo lo que escurría. Pero por otra parte sentía como él pelinegro a sus espaldas le afirmaba del vientre en un agarre firme también dirigiendo sus embestidas provocando que ambos miembros tocaran aquel punto en especial en su interior que le hacía sentir más placer mientras mordía su oreja izquierda bajando lentamente mientras daba besos y mordiscos suaves a aquel costado de su cuello alternando entre estas dos partes cuando empezó a formar su nudo de nuevamente en el interior del menor para finalmente correrse junto a la rubia la cual también hizo su nudo por quien sabe cuantita vez mordiéndole más fuerte su abusadas marcas en su cuello provocando que se retorciera de placer y dolor.

Los ahora suaves gimoteos del rubio siguieron resonando en el cuarto mientras sentía que a pesar de aún tener ambos miembros anudados dentro de su ser se escurría lentamente de su entra tanto sangre como semen los cuales bajaban por sus piernas, noto levemente como era besado de forma cariñosa por dos pares de labios distintos para después simplemente dejarse llevar por las agradables sensaciones sumadas al cansancio de su cuerpo ya que a pesar de todo lo ocurrido se sentía total y completamente seguro entre los brazos de ambos alfas.

Y después de ese día Bakugo Katsuki empezó a pertenecer ya no solo mentalmente sino que también físicamente a Toga y Dabi.

Aquél día, se convirtió en un omega con dos alfas.

Y ese día él de ojos rubí se llenó de cicatrices que le recordarían por siempre ese hecho.

 

  • • •    •    •    •    •    •    •    •    •    • 

 

-¡Kirishima!~ ¡Kaminari! -canturreo Katsuki cuando vio a lo lejos a dos de sus amigos más cercanos que tuvo en la UA, sus caras se incredulidad y conmoción demostraban que no se esperaban a que el ojirubí apareciera por allí saludándoles como sin nada en medio de un parque de atracciones de la ciudad.

No después de cuatro meses de su desaparición y cargando un olor un tanto particular.

-¿Ba, Bakugo? -preguntó tartamudeando él teñido pues no cabía en su asombro, no esperaba que después de tanto tiempo este viniera hacía ellos canturreando de lo más normal pero a su vez luciendo diferente, tal vez era porque su aroma ya no era él mismo, era diferente, Bakugo cargaba el aroma de un omega marcado.

Y la pareja de aspirantes a héroes no se demoró demasiado en averiguar quiénes eran dichas parejas sorpresivamente cuando divisaron aquel par de ojos que los observaban a lo lejos con una advertencia clara implantada en sus expresiones, ambos sintieron un ligero temor recorrer su cuerpo junto a una fracción de incertidumbre. Pero no es como si le fuera a recriminar algo, no después de todo lo que ha pasado el rubio para llegar a aquel punto, no. A parte, ambos sentían como su amigo era plenamente feliz solo con ver su aura y expresión junto al brillo en sus ojos, y si la felicidad era provocado por personas del bando contrario lo aceptarían sin quejas, porque ellos creían plenamente que él rubio se lo merecía.

-Woa~ así que están en una cita~ -murmuraba igual de entusiasta que la primera frase sin inmutarse por las expresiones de sus amigos, aunque frunciendo un poco el ceño ante un pensamiento que atravesó su mente- si se casan yo quiero ser él padrino, ¡seré él mejor puto padrino de todos! –ante la exclamación Kaminari se ruborizó potentemente dirigiendo una mirada asombrada hacía el chico de quirk explosivo por su repentina declaración junto aquella actitud infantil tan impropia de él.

[...]

Aquella tarde se hablaron sobre muchas cosas entre el trio de amigos,  todo empeorando pero a su vez mejorando cuando las parejas del rubio de ojos rubí decidieron hacer su aparición oficial ante ellos sin temores.

Excluyendo el hecho de que de la nada apareció un niño extraviado el cual Katsuki decidió ayudar para que encontrara a su madre marchándose con este hacía la oficina del parque para llamar a la fémina mayor a través de los megáfonos y así reunir a tanto madre como hijo sin muchos más altercados de por medio. Y es que el problema es que una vez el ojicarmín se marchó con él niño en brazos las amenazas entre los tres alfas no se hicieron esperar, exclamaciones y susurros de juramentos y compromisos sumados a las ya mencionadas amenazas iban y venían provocando que el omega eléctrico se pusiera incomodo pues se sentía un tanto excluido. Este, sabiendo que el  otro omega no se demoraría mucho más se puso rápidamente entre los alfa actuando como un eficaz mediador provocando que llegaran unos momentos antes de la reaparición del rubio a un acuerdo entre los cuatro y prontamente los otros amigos de ojirubí para que este no se viera nunca más dañado tanto física como integralmente por alguien.

La impotencia que les generaba a los estudiantes amigos del rubio ceniza sobre lo sucedido era suficiente para que llegaran a aquel pacto quedando como aliados de los villanos que alguna vez habían jurado derrotar pues ahora sólo querían que este fuera inmensamente feliz sin importar las consecuencias que aquello podría traerles.

Pues Kirishima sintió que a pesar de que aquel par fueran los villanos que alguna vez los atacaron, Bakugo estaba en buenas manos,  ver la felicidad que le generaban al rubio era complaciente aún más cuando le dijeron que era un héroe por ayudar al niño, comprendió que no deseaban del todo sacar a Bakugo de su sueño de ser héroe y que esa peculiar emoción en el rostro del ojicarmín era única en su tipo. El tirón que le dio Kaminari al unir sus manos en un agarre firme sólo le ayudo a confirmar dicho sentimiento que se albergaba en su interior.

Aunque nadie esperaría que esa tarde desencadenaría más de lo que se aparentaba.

 

  • • •    •    •    •    •    •    •    •    •    •

 

Humo, fuego y sangre cubrían la escena, una violenta pelea se había desencadenado en medio de la ciudad a plena luz de día, villanos contra héroes era la aclamada pelea, el movimiento final de ambos bandos que daría el inicio y final de una nueva era.

Muertos rodeaban el perímetro completo, eran tanto héroes como villanos los caídos de la sangrienta batalla, ambos bandos estaban sumamente heridos pero ninguna se detenía pues solo quedaba un objetivo más para los villanos y podrían marcharse con una victoria total, poseyendo también la ventaja de que todos los héroes que aún permanecían en pie que eran nada más y nada menos que toda la clase 1-A junto algunos miembros de otras clases al azar estuvieran totalmente congelados de la impresión que les genero ver a aquel ex estudiante de la Yuei rodeado de sangre ajena proveniente de múltiples héroes caídos mientras recibía múltiples mimos de una complacida Toga y felicitaciones de un divertido Dabi provocándole a este una sonrisa inocente y emocionada con un ligero brillo extasiado en sus brillantes ojos rojos los cuales sobresaltaban con su peculiar apariencia.

Una sonrisa que de hecho no iba a la par con él panorama caótico que les rodeaba.

Los diálogos exaltados que surgieron nos son importantes para ser mencionados debido a que eran solo un montón de adolescentes exigiéndole explicaciones a un rubio que se estaba molestando por ser interrumpido de su momento con sus alfa.

Los insultos dirigidos hacía al rubio cenizo no tardaron en llegar junto a los múltiples reclamos inapropiados provocando que cierto grupo de personas se pusieran furiosas.

Y si no fuera por aquellos peculiares comentarios hubieran empezado la pelea final sin problemas, héroes frente a frente contra los villanos de no ser por él grito agonizante y sorprendido que resonó a las espaldas del bando de los héroes.

Kirishima había atravesado con su brazo derecho con su quirk activado el pecho de Iida el cual le miraba horrorizado, el joven teñido le sonrió de forma inocente antes de mover su brazo aun con su quirk activado en el interior del contrario provocando que él de lentes vomitara un poco de sangre hacía el piso y su cara.

Eso no le detuvo.

Arranco su brazo rápidamente junto a los intestinos del presidente de la clase él cual volvió a soltar un grito agonizante, más órganos internos cayeron al suelo en él proceso generando una escena aún más grotesca. El de pelo rojo aún sin terminar su acto levanto su otro brazo y con su codo endurecido aplasto la cara de Tenya deformándola, se escuchó como él cráneo de este se rompía y estallaba manchando aún más el cuerpo del pelirrojo para después él cuerpo cayera inerte en él piso de cemento mientras los sesos del susodicho se esparcían por la calle al igual que su sangre empezaba a hacer un pequeño río carmín en la rota acera.

Eijiro miro a sus compañeros los cuales estaban horrorizados fijando su vista en una persona en específico, él chico de rojo simplemente les regalo otra sonrisa inocente acompañada de sus ojos rojos brillantes y relucientes, abrió un poco su boca dejando salir su lengua con la cual lamió un poco de sangre que se escurría desde su rostro a su boca divertido sin dejar de mirar fijamente a cierto rubio eléctrico aún si algunos no lo notaban.

Momo iba a gritar de horror, iba, porque en menos de un segundo una potente descarga eléctrica y mortal la empezó a freír desde adentro haciendo que gritos agonizantes peores que los de Iida salieran desde el fondo su garganta mientras se retorcía violentamente en sufrimiento y su piel comenzaba a cambiar de tono a uno cada vez más y más oscuro.

En medio minuto él cuerpo de Yaoyorozu quedo irreconocible sobre el pavimento a un costado de la sangre del asesinado momentos antes.

Y con un grito de impotencia de Todoroki junto a gritos de terror de las mujeres de la clase A que aún estaban de pie resonó en el ambiente caótico y silencioso antes de que el potente grito de Uraraka en sufrimiento volviera a callar a la multitud la cual se volteó violentamente observando como Ashido cubría a la susodicha con su quirk lentamente acompañada de una sonrisa amble, nadie alcanzo a reaccionar a tiempo cuando en menos de un pestañeo el cuerpo de la castaña se convirtió en solo un montón irreconocible de piel, pelo y huesos.

Izuku se encontraba temblando impotente, habían sido traicionados por múltiples personas que una vez creyó aliados en cuestión de segundos, se volteó furioso en dirección de Tomura, tan perturbado estaba que no se percató de la hila de fuego y hielo que se dirigía hacia él cuando Tsuyu lo salvo entre lágrimas, todos vieron impactados a Todoroki cuando se percataron de las lágrimas que escapaban de sus ojos vacíos, más atrás se hallaba Shinsou con una sonrisa entretenida asintiendo en dirección a Sero el cual salto atrapando a Sato, Aoyama y otro grupo de estudiantes de otras clases con su cinta antes de tirarlos en dirección al perímetro de Todoroki el cual bajo el poder el peli morado congelo y quemo a la mayoría, los que se salvaron no duraron demasiado pues sus vidas acabaron rápidamente en manos de Kirishima, Ashido y Kaminari.

 Y bajo la mirada horrorizada de Midoriya Izuku inicio otra batalla aún más sangrienta que la anterior.

La sangre volaba por todas partes junto a la gente y órganos de estos, como si una explosión de colores se tratara, pues irónicamente todo saltaba tiñendo los a todos de aquel carmín producto de las explosiones del rubio que se lanzó una vez más al ataque junto a los pocos de la liga de villanos que aún permanecían de pie. Gente caía quemada, mutilada, o simplemente en montones irreconocibles, las risas de una mujer rubia resonaba por todas partes junto a los gritos tanto de agonía como de batalla.

La repentina muerte de Shigaraki Tomura no les importo a los personajes principales de esta obra pues siguieron atacando con todo sin darle tregua a nadie disfrutando todo el sufrimiento ageno que estaban generando con cada paso que daban.

Y cuando él último héroe, Todoroki Shouto, cayó, los villanos declararon su victoria aún si solo quedaban Bakugo, Dabi, Toga, Kirishima, Kaminari, Ashido, Sero y Shinsou de pie. Los únicos sobrevivientes a aquel calvario que una vez por todas terminaba dando paso por fin  a su ansiada nueva era sin héroes o villanos.

Shigaraki Tomura dejó de existir y con ello la liga de villanos se disolvió, ya no había nada por lo que luchar, nada por lo que seguir, sus propósitos se habían cumplido por fin.

Ahora sólo eran aquel revoltoso grupo los cuales ya no poseían motivos para matar ni cometer actos que eran considerados los de un villano, tampoco es como si hubiera alguien que pudiera detenerlos ahora.

Solo deberían permanecer en la oscuridad desde ahora.

-Eres nuestro héroe Katsuki, él héroe n°1~

Porque por fin el rubio era lo que siempre quiso ser.

 

Un héroe.