Actions

Work Header

La vida de una SuperFamily.

Chapter Text

Esta historia está centrada en un joven que perdió a sus tíos, la única familia que tenía... y tan solo con 7 años. Gracias al destino, que ya de por si no había sido muy bueno con el niño, no tuvo que pasar por un orfanato, o por algún sitio peor... ya que ciertos superhéroes le rescataron del incendio (provocado) que sucedió en su casa....

 

Al parecer, unos ladrones habían entrado a la casa rústica de sus tíos, en donde él vivía con ellos.

Su tía le cogió en brazos, y lo escondió en el armario de la habitación del menor para protegerlo. La mujer bajó con su marido al piso de abajo a plantar cara a los criminales. Pero para su desgracia... los ladrones traían consigo unas pistolas.

 

Una vecina oyó unos disparos, y enseguida llamó a la policía.

 

Los vándalos hirieron a Ben, y su esposa May cayó de rodillas al suelo, llorando por su esposo herido.

Los criminales pensaban acabar también con May, pero al escuchar las sirenas de la policía acercándose, cogieron las bolsas con los objetos valiosos que habían robado, y se prepararon para escapar. Antes de salir de la casa, tiraron unas cuantas cerillas al suelo.... al parecer antes de alertar a la familia, habían esparcido sigilosamente gasolina por todas partes, y habían dejado las latas de casi 3 litros dentro de la cocina.

May estaba tan centrada en hacer que su esposo no se desangrara más, que no se percató del fuego, ni de Peter.....

 

- May.... no hay nada que puedas hacer por mí... - Dijo Ben con dificultad para hablar, mientras miraba a su esposa a los ojos...

- ¡P-Pero Ben…! - May no podía dejar de llorar.

- May... el fuego... - Dijo cerrando los ojos.

- Oh no... - Miró a su alrededor, todo se estaba consumiendo por las llamas.

- May... te amo… - Susurró dando su último aliento.

- No... Ben… - Dijo tapándose la boca con ambas manos, para luego apoyarse en el pecho de su esposo sin dejar de llorar - Yo también te amo... - Y dicho eso, le dio su último beso....

- ¡¡Tía May!! - Gritó Peter desde su cuarto.

- ¡¡Oh dios, Peter!! - Se exaltó por aquel grito, y se levantó rápidamente.

 

La tía May intentó subir las escaleras, pero el fuego se había extendido demasiado rápido, y le estaba provocando graves quemaduras, lo cual le hacía muy difícil y doloroso avanzar.
Pese a eso, consiguió llegar al segundo piso, pero cayó al suelo al dar unos pasos.

 

Por suerte, ellos llegaron....

 

Un hombre, con un traje azul, blanco y rojo, y con un escudo de los mismos colores y con una estrella en el centro, derribó la puerta principal de la casa de una patada. Seguido de otro hombre con una armadura roja y amarilla; este enseguida se acercó al hombre que estaba en el suelo, y le tomó el pulso.

 

- Está muerto.... - Dijo mirando a su compañero a través de su casco.

- No llegamos a tiempo.... - Pronunció el otro cabizbajo.

- No, la policía no llegó a tiempo Steve - Le dijo cargando con el cuerpo inerte de aquel hombre - Nosotros vimos el fuego y vinimos a ayudar -

- ¿Cómo puedes decir eso? - Preguntó enfadado - Nuestro deber es intentar salvar a todas las personas posibles, desde una guerra, hasta de un robo, y eso es lo que ha pasado aquí - Dijo encarándose a Iron-Man.

- Tú lo has dicho, “intentar” - Hubo un momento de silencio en el que se escuchó un trozo de madera caer al suelo, la casa se estaba desmoronando - No es momento de discutir, si aún hay alguien en la casa podemos salvarle -

- Sí, es cierto.... perdón - Dijo dándose la vuelta.

 

Se separaron. Iron-Man salió por la puerta con el cuerpo del tío Ben en sus brazos, y el Capitán América subió por las escaleras, encontrándose con una mujer tumbada boca abajo en el suelo.

 

- Señora... ¿Señora se encuentra bien? ¡Señora! - La tomó el pulso.. - Ah.... menos mal, solo está inconsciente.... pero.. está muy mal - Miró con mala cara todas las quemaduras que tenía.

 

Dio la vuelta a la mujer y la levantó, tenía la intención de empezar a bajar las escaleras, pero algo le paró.

Al Capitán le pareció escuchar que alguien tosía, y entonces notó que la mujer se despertaba.

 

- ¿Señora se encuentra bien? - Preguntó preocupado.

- T-Tengo... q-que salvar a-a Peter - Dijo con problemas para respirar.

- ¿Peter? ¿Es su hijo? ¿Dónde está? - Preguntó mirando a las puertas del segundo piso.

-E-En... en el a-armario... de su cu-cuarto - Dijo a duras penas - Po-por favor... sálvelo por mí... cuídelo por mí... - Al final de su oración tosió un poco.

 

El Capitán no tuvo tiempo para responderle, ya que en eso, Iron-Man apareció.

 

- Steve ¡¿Qué demonios haces?! ¡La casa se va a caer! - Dijo acercándose al primer Vengador.

- Lleva a esta mujer a la ambulancia, tengo que encontrar a su hijo - Contestó rápidamente entregándole a la mujer con mucho cuidado.

- Bien, pero date prisa - Dijo para salir semi-volando de ahí.

 

*Con Iron-Man*

Salió de la casa con May en brazos, y llegó hasta la ambulancia.

Los paramédicos la atendieron ahí mismo, ya que era de urgencia, pero... las cosas no parecían ir bien.

Uno de los paramédicos se acercó al hombre de metal.

 

- Señor, al parecer no podemos hacer nada... las quemaduras son muy graves, y al haber estado inconsciente ha inhalado demasiado humo, queríamos llevarla a cuidados intensivos, pero ella se niega... me pidió, que le dijera que quería hablar con usted o su compañero... - Dijo el paramédico algo cabizbajo.

- Esta bien... hicisteis todo lo que estaba en vuestras manos - Dijo poniendo una mano en el hombro del joven muchacho.

Entonces, fue al lado de la camilla en donde estaba la mujer.

 

- Señora... - Dijo Stark al quitarse el casco.

- Hijo... debo pedirte un favor - Pronunció buscando la mano del hombre.

- Dígame señora - Agarró la mano de la mujer y la sujetó con firmeza.

- Sé... que no debería pedirte algo así, y me siento mal al hacerlo... pero... me gustaría que cuidaras de mi pequeño Peter -

- ¿Su... hijo? - Preguntó anonadado.

- Mi marido y yo lo cuidamos cuando... sus padres murieron... - Dijo parpadeando lentamente - No quiero que Peter pase por un orfanato... y... sé que eres una buena persona... no confió en nadie más para cuidarle... -

Tony no sabía qué responderle, se quedó mudo al escuchar lo que decía la mujer....

 

¿Qué le podía decir?

 

*Con el Capitán América*

El Capitán se separó de Iron-Man, y fue a buscar a Peter. Estaba enfadado con su compañero por lo de antes, pero también, en cierta parte de lo que dijo, le daba la razón... pero eso no le podía distraer ahora.

Corrió al cuarto del niño al darse cuenta de la puerta que tenía el nombre del pequeño. Al abrir la entrada se encontró con un agujero en el suelo de la habitación, con varias tablas y vigas que caían del techo, y algunas otras que caían al piso de abajo.

 

- ¡Peter! ¿¡Peter!? - Gritó. Sabía que el chico estaba en su armario, pero no sabía si estaba bien.

- *Cof* ¿Hay alguien ahí? *Cof* *Cof* - Dijo el pequeño tosiendo desde el armario.

 

Steve se preparó y saltó, cayendo con su escudo y dando una voltereta con él, llegando directamente frente al armario. Al parecer la cerradura estaba rota, así que no tuvo otra opción que tirar de ella, haciendo que el pomo se quedase en su mano.
Vio al pequeño sentado, abrazando sus piernas con uno de sus brazos, y con el otro tapándose la boca y un poco de la nariz mientras tosía. Tenía el pelo marrón oscuro, corto y con algo de flequillo, sus ojos estaban cerrados, pero se notaba que estaba llorando...

 

- ¿Estás bien pequeño? - Preguntó Steven dejando su escudo a un lado y arrodillándose frente al menor.

- ¿Capitán... América? - Dijo el niño perplejo al abrir sus ojos y al ver al héroe.

- Así es, pero tú me puedes llamar Steve - Dijo sonriéndole con cariño.

- ¿Steve...? - Dijo acercándose lentamente.

- Así es... - Antes de decir algo más, se escucharon más tablas caer - Pero ahora vamos a salir de aquí - Dijo cogiendo su escudo y la mano de Peter.

Este se agarró de la mano del mayor de igual forma.

- Vámonos de aquí - Pero antes de levantarse Peter se liberó del agarre de Rogers - ¿Peter qué haces? -

- Necesito coger unas cosas - Dijo agarrando una maleta mediana que se encontraba dentro de su armario, estaba llena de logos de la “V” de los Vengadores, y era de un azul oscuro.

- Peter, no hay tiempo... - Intentó detener al niño.

- Son cosas muy importantes para mí, Steve - Dijo mirándole a los ojos - Por favor... -

- ... - Lo pensó por unos segundos mirando a los ojos acuosos del niño - Vale, pero rápido - Abrió la maleta - Dime qué cosas son y te ayudo - Peter asintió.

 

Parker no tenía muchos juguetes, ni mucha ropa, él quería solo lo necesario... sabía que sus tíos estaban pasando por tiempos difíciles, y pronto se verían obligados a vender todas las cosas de valor que tenían. Pero, aún así, como a todo niño, le gusta recibir regalos, sobre todo si es de alguna cosa favorita o que guste mucho. Por eso sus cosas más preciadas eran:

1º.- Su maleta de los Vengadores (A los cuales admiraba).

2º.- 4 Sudaderas: La primera de color azul y con el escudo del Capitán América; La segunda de color rojo y con el casco de Iron-Man; La tercera de color morado, con el puño verde de Hulk y el Mjolnir de Thor chocando; Y la cuarta de color negro, con el arco de Hawkeye y las pistolas de la Viuda Negra.

3º.- Una cámara fotográfica de última generación que su tío Ben le había regalado en su último cumpleaños.

4º.- Todos los peluches de los Vengadores, incluyendo a Loki, Fury, Coulson, y Rescue.

5º.- Y por último, una foto familiar de Peter y sus tíos en la pasada navidad.

 

Ya habían metido todas las cosas en la maleta, y se disponían a irse, cuando de repente, Peter cayó al suelo.

 

- ¡Peter! ¿Estás bien? - Dejó la maleta y su escudo a un lado y se agachó rápidamente a examinar al niño.

- ¡Me duele! - Dijo soltando unas pocas lágrimas.

 

Al parecer el suelo estaba cediendo más rápido; un agujero en el piso se había abierto a los pies de Peter, más concretamente en su pie derecho.

- Maldita sea... - Dijo en un susurro mirando el pie del pequeño sangrar - Te va a doler, pero necesito sacarte de aquí cuanto antes - Peter asintió de nuevo con algo de miedo.

Steve tuvo que tirar del cuerpo y de la pierna para sacarle, lo cual provocó que el niño gritara, pero, por lo menos, logró sacarle.

 

El Capitán cogió a Peter en brazos y le dio la maleta, la cual el pequeño agarró fuertemente. Protegió a Parker con su escudo de las llamas y escombros, y comenzó a avanzar. Tuvo que saltar y dar una voltereta de nuevo, apretando a Peter contra sí, saliendo corriendo de seguido de la habitación, ya que la puerta del cuarto estaba casi completamente en llamas. Bajó rápidamente por las escaleras y tuvo que repetir el proceso con la puerta principal, dado que estaba envuelta en llamas de la misma forma, incluso peor. Tuvo que dar un salto para salir ileso de las llamas que consumían la entrada, con otra voltereta, volvió a quedar medio arrodillado en la acera; se levantó y vio que el niño aún seguía aferrado a su maleta con miedo, pero sano y salvo.

 

Tras soltar un gran suspiro de alivio, buscó a Anthony con la mirada, y le vio hablando con aquella mujer....

 

Tony se percató de que su compañero había salido de la casa consumida por el fuego. Volteo a verle, y junto a él, traía al culpable de sus pensamientos.

Steve pudo leer la cara de Tony, y supo que las cosas no iban nada bien... se acercó con Peter en brazos.... y al llegar, dejó la maleta del niño en el suelo.

 

- ¿Peter...está bien? - Preguntó la mujer, al ver que se acercaban.

- Sí señora, sólo tiene una herida en el tobillo - Dijo Steven.

- ¿Tía May...? - Pronunció Peter, comenzando a llorar de nuevo por el estado de su tía.

- Escucha... Peter... muchas veces la vida no es justa... te puede quitar lo que más quieres en un abrir... y cerrar de ojos.. - Dijo lentamente - Pero también... te da cosas buenas y hermosas... sé de sobra que eres muy inteligente.... que con 7 años que tienes... entiendes todo lo que está pasando perfectamente... aunque no quieras asumirlo... - Dijo respirando lentamente y con dificultad.

- Tía May... no... - Susurró sin dejar de llorar.

 

El Capitán y Iron-Man miraban la escena, callados y tristes.

 

- Le he pedido... a este hombre... una cosa que no debería de haberle dicho... porque está mal... -

- No diga eso señora... no es nada malo - Dijo Stark rápido.

 

Steve no comprendía qué significado tenía eso…

 

- Sé qué... te cuidaran bien... y tendrás una hermosa familia... - Dijo, para, lentamente, levantar la mano y acariciar la cara del niño - Te quiero... mi pequeño Peter... -

- Yo... - Apenas podía hablar - ...ta-ambién te quie-ero tía May - Dijo sonriendo tristemente, sin dejar de derramar lágrimas.

Después de escuchar eso, May sonrió de corazón, cerró los ojos lentamente, dejó caer su mano..... y se fue....

Peter se abrazó fuertemente a Steve, llorando todo cuanto podía, exteriorizando todas las emociones que sentía en ese instante, y Steven le devolvió el abrazo, sintiéndose muy triste por el chico.

 

- Steve... no quiero romper este momento... ni ser insensible, pero tenemos que hablar... - Le dijo Tony apenado.

- Estoy de acuerdo... pero.. - Miro a Peter - Sería mejor que esperásemos un poco... de mientras busquemos un lugar menos concurrido - Dijo cogiendo la maleta de Peter otra vez.

- Me parece bien... -

El Capitán América se adelantó, caminando con la maleta en una mano, y sosteniendo con el otro brazo a un deprimido y triste Peter, que no podía parar de llorar.

 

Iron-Man, antes de seguir al Capitán, se puso de nuevo su casco y se dirigió hacia el jefe de policía.

- ¿Sabe si ya han atrapado a los que causaron esto? - Dijo dirigiéndose al jefe.

- Sí, los atraparon huyendo con unas bolsas... por desgracia, lograron llegar cerca del mar, y tiraron su botín antes de que les atrapásemos... ellos eran una banda de criminales que robaban en las casas y luego las quemaban, si no me equivoco, creo que todos ellos, o por lo menos la mayoría eran pirómanos… pero por suerte hemos conseguido atrapar a toda la banda al completo con este arresto..... ¿Qué quiere que hagamos con las bolsas? - Preguntó.

- No lo sé... podéis donar las cosas... eso os lo dejo a vosotros - Respondió, para salir volando y alcanzar al Capitán.

 

Después de estar una hora, aproximada, paseando por el parque que está cerca de la Torre Stark, Peter se durmió en brazos de Rogers después de tanto llorar.

Ambos héroes estaban sentados y apoyados en un árbol del parque.

 

- Y... ¿De qué querías hablar Tony? - Dijo el rubio rompiendo el silencio.

Ninguno de los dos tenía la cara tapada, y Tony miró por un momento el perfil del Capitán antes de hablar...

- Bueno... - Suspiró - En realidad son dos cosas... - Dijo mirando al frente de nuevo.

- Dispara... - Pronunció el rubio mirando al niño con pena.

- Lo primero, es que, lo siento... - Dijo, para de inmediato recibir una mirada sorprendida de Steve - Por lo que dije... sé... que nuestro deber es salvar y proteger a toda la gente podamos -

- Bueno... creo, que en realidad también tienes parte de razón... aunque me cueste aceptarlo - Dijo riendo levemente, pero Anthony no se rió - ¿Pasa... algo? - Le preguntó.

- No sé que hacer Steve... -

- ¿De qué? ..no me asustes Tony.. - Steven esperaba una respuesta de su compañero.

- Es que... esa mujer me pidió que... cuidara del enano este.. - Dijo señalando al pequeño culpable.

- ¿De... verdad? -

- Sí... -

 

Steve se puso serio de repente y se levantó.

 

- Pues no te preocupes, le cuidare yo solo -

- ¿Qué? ¿De qué estás hablando ahora Rogers? - Dijo Stark un poco enfadado, también levantándose.

- Lo que has oído - Habló sin alzar la voz por Peter - Como sé que no quieres ningún “niño molesto” junto a ti, yo solo me haré cargo de Peter - Dijo secantemente.

- ¿Qué? - Entonces se dio cuenta - ¿Esto es por lo que dije hace un mes..? - Dijo con los brazos en jarras.

- Lo dejaste bien claro Stark... - Dijo Steve con un deje de tristeza y enfado, dándole la espalda.

 

Anthony suspiró de forma fuerte y sonora.

El multimillonario se acercó poco a poco al rubio y lo abrazó por la espalda.

 

- Te lo puedo explicar - Dijo restregando su cabeza por la espalda del mayor como si fuera un gato.

- ¿El qué tienes que explicar? ¿Qué no quieres tener hijos? - Pronunció fríamente.

- Déjame explicártelo amor - Se puso en frente del rubio, con cuidado de no despertar al niño, mientras que Steve le miraba con un poco de tristeza y enfado en sus ojos.

- ...vale - Dijo al final con un suspiro y el ceño levemente fruncido.

- ¿Cuánto hace que nos conocimos? ¿Cuánto hace que comenzamos con nuestra relación? Hace... ¿Casi 2 años? Desde que ocurrió eso con Loki... - Dijo sonriendo de corazón.

- Sí... - No pudo evitar sonreír - Pronto harán 3 años... casi 3 años de novios - Steve se sonrojo, haciendo reír un poco a Tony.

- Yo... - Anthony cambió la sonrisa por una mueca de pena, y se llevó una de sus manos a su nuca - Sé que, igual no te digo “te amo” tantas veces como tú me lo dices a mí... pero, de verdad, te amo con todo mi corazón Steve - Dijo haciendo reír un poco a Steve, para después dejar una dulce sonrisa en su rostro - Sabes que a mí no me pega decir estas cursilerías ¡Así que no te rías Capsicle! - Pronunció riendo - Pero... - Volviendo a ponerse serio - ...no es que no quiera tener hijos contigo... es que... siento que si tenemos hijos tan pronto... te perderé... - Declaró sorprendiendo al Capitán - Bueno, no que te perderé, si no que... nos distanciaremos, que no podremos pasar mucho tiempo juntos... y... sé que es egoísta, pero... me gustaría tenerte solo para mí un tiempo más.. - Dijo un poco sonrojado y haciendo morritos al final.

Steve lo vio y sonrió dulcemente, mientras que con su mano libre, le acariciaba su cara.

 

- Eres un tonto Anthony - Dijo riendo.

- Muy bonito... ¿Yo te abro mi corazón y tú me insultas? - Se cruzó sus brazos.

- No quería decir eso - Le pellizcó una de sus mejillas, a lo cual recibió un quejido de parte del otro - Lo que quise decir es que eres un tonto al pensar que podríamos alejarnos por adoptar a un pequeño o pequeña tan pronto... es cierto que algunas parejas se distancian un poco, incluso acaban separándose, pero, hay otras muchas que se unen aún más... también es verdad que al principio estaríamos muy ocupados... la verdad, tampoco era mi intención convertirnos en padres tan pronto, pero.. Peter nos necesita... ¿No crees? -

- Sí... creo que tienes mucha razón Steve - Dijo el moreno mirando al pequeño con cierto cariño.

- Bueno... - Steven se agachó un poco para coger la maleta que estaba tendida en el césped - ¿Qué te parece si nos vamos a casa? - Dijo sonriendo feliz.

- Me parece genial - Contestó igualmente feliz - Tendremos que decirles a los demás que se han convertido en tíos... y explicarles la historia - Agarró a Rogers de la cintura y despegó lentamente - Me gustaría ver a Fury contándole un cuento de hadas a Peter... con marionetas incluidas - Dijo riendo y dirigiéndose a la Torre Stark elevando el vuelo.

- ¡Tony! - Intentaba no reírse - Nunca cambiarás... - Al final no pudo contenerse y soltó una pequeña risa.

- Pero así es como me quieres - Dijo dándole un tierno beso.

- Es verdad - Sonrió un poco sonrojado.

 

Y así, la nueva familia de Peter le llevó a su nueva casa.

 

Como os dije en un principio... esta historia está “centrada” en Peter Parker, pero no solo en él, sino en toda su familia. Veremos la vida de Peter con sus nuevos padres, con sus tíos, y quién sabe, quizá con nuevos miembros en la familia que vayan apareciendo. También la vida amorosa de los que le rodean, y su propia vida amorosa, y las dificultades que tendrán en su camino para alcanzar la felicidad como una gran, unida y amorosa SuperFamily.

 

Pero eso se verá más adelante.....