Actions

Work Header

En una misión

Chapter Text

 

 

Los ojos almendrados miraban fascinados la escena, sentía que la garganta se le secaba, y había un montón de sensaciones en él que no podía controlar. ¡Tenía 19 años!

 

19 años, era gay, era soltero… todo eso y alguien tuvo la maravillosa idea de ponerlo al lado de ese hombre. Maldecía a Fury, maldecía que este tuviera la grandiosa idea de apartarlo de “la protección” de su familia; los vengadores.

 

No tía Natasha que impusiera miedo a su alrededor, no tío Clint que cubriera sus travesuras, y no a sus padres… que bueno, eso no era tan malo, hasta el sabía que la sobre protección de Tony y Steve no le hacía bien como héroe.

 

Pero claro, eso no quería decir que lo pegaran al lado de ese hombre de un metro noventa; ¿No debería ser más enano? Y ahora después de huir de una batalla, de terminar medio heridos, estaba allí, con la boca abierta (agradecía por la máscara), viendo la varonil espalda, que expulsaba balas y sanaba lentamente.

 

Logan estaba sucio, tenía sangre y barro en su piel, se había quitado la camisa, y los pantalones ajustados tampoco dejaban mucho a su imaginación, y su propio traje era demasiado ajustado, y se notaría enseguida lo que quería ocultar en su cabeza.

 

—Niño, tomaré la ducha primero—Fue lo que dijo al girarse, enarcando una ceja con una risa burlona, mirando hacía el centro del traje. —Aunque quizá tu la necesites más…

 

Peter bajó la mirada a  su entrepierna, notando que algo comenzaba a levantar una carpa, se giró enseguida apenado, escuchando solo la ronca carcajada del otro, que desapareció por el pasillo hacía la ducha.

 

Debían quedarse en esa cabaña, hasta que el profesor Xavier le mandara más noticias a Logan de lo que debían hacer a continuación. Cerca había una fábrica, relacionada con lo que investigaban, armas anti-mutantes, de un proyecto de SHIELD que se había salido de control. Por eso estaban allí los dos. Lo cual era sumamente odioso, porque… bueno, ¿Habían visto a Logan? Él si, muchas veces antes, de lejos, lo cual estaba bien, lo cual era lo mejor. Pero Fury no parecía cooperar con su plan de alejarse de hombres mayores peligrosos.

 

Esperó sentado, moviendo los pies impaciente, tarareando con la máscara ya retirada pues necesitaba respirar y sentir algo de aire.

 

—Toda tuya.

 

Peter se giró viendo al otro con una toalla en la cintura y otra en sus hombros, en esa ocasión Logan pudo ver perfectamente el rostro del chico sonrojado y sorprendido. Durante la misión y las batallas, ambos estaban demasiado ocupados, para distraerse con cosas por el estilo. Aunque ahora Howlett pensaba que el chico era lindo… bobo, pero lindo.

 

Logan lo vio correr a su lado con la mochila cuesta, hasta llegar al baño, cerrando la puerta con fuerza.

 

El mayor suspiró negando con la cabeza. El retoño de los “superhusband” de verdad era todo un caso, una mezcla extraña de ambos. Lo había visto en otras ocasiones, siempre jugueteando con ese par de espías, o cerca del idiota de Wade. De hecho tenía un tiempo considerable que no los veía juntos. Eso no había llamado su atención hasta ahora.

 

Se calzó el pantalón de mezclilla sin ropa interior y la delgada playera sin mangas, yendo a la cocina. No había mucho que comer, y en realidad tampoco tenía hambre que digamos. Sacó una cerveza, algo que siempre se aseguraba que hubiera en todos los lugares a dónde fuera, tomando un trago.

 

—Creí que tardarías más—Le dijo al adolescente, que estaba ya vestido, secándose el cabello con una tolla.

 

—Perdón por eso…—Se disculpó caminando a la alacena y luego al refrigerador, Logan lo observó, notando como este en esos momentos tampoco parecía muy entusiasmado por comer. Tomó una cerveza igual que él. —¿Qué los niños no beben hasta los 21?

 

Se escuchó el chasquido al abrirse y lo vio darle un largo trago, notando como se movía su nuez de adán. —Normalmente yo no bebo—Respondió—pero… bueno, además soy hijo de Tony Stark.

 

—¿Eso te hace estar sobre la ley de alcoholes?

 

—Algo así—se limpió los labios pues había derramado un poco en la orilla de su boca, al beber tan apresurado.

 

—Claro…

 

—Lo de hace rato—Empezó Peter en su tono apresurado—No es que yo, quiera algo, se que no estuvo bien, y yo se lo atribuyo a que soy joven, y  y sabes ser joven apesta porque no controlas muchas cosas, y luego pasan cosas como esas y tienes que buscar como esconderlas, ¿y has visto ese traje? No hay mucho que esconder allí, funciona perfecto para la batalla no me quejo pero…—Su perorata se vio silenciada, porque Logan le cerró la boca con una mano, apretando ligeramente sus labios, en lo que parecía la boquita de un pececito.  Por un momento Logan se quedó pensando en lo suave de la boca, y lo adorable que se veía con ese gesto.

 

—Adolescente, no control, traje ajustado, capto, ahora cállate—Le dijo soltándole lentamente. Las mejillas de Peter se volvieron a teñir de rojo.

 

—Sí, básicamente—Le volvió a dar un trago a su cerveza.

 

—No tienes que preocuparte, no le diré a tus padres, y menos a tu novio el mercenario raro. —Al pronunciar eso, se hizo un poco hacía atrás pues Peter comenzó a toser, ahogándose con la cerveza. —Espera… ¿En realidad es tu novio? —Preguntó sorprendido al ver como el chico se recomponía, apachurrando la lata y tirándola al sesto de basura dándole la espalda.

 

—Era—El niño fue a sacar otra cerveza pero el mutante se la quitó de las manos—Mi tolerancia al alcohol es muy alta.

 

—Y mi tolerancia a los chicos ebrios es ninguna—Logan la abrió pero para darle un trago él.  —Entonces… esa cosa fue tu novio.

 

Peter asintió—Fue hace mucho, terminamos hace casi 9 meses… y solo fuimos pareja oficial cómo por tres.

 

—Aja…

 

—Lo que pasó…

 

—Nadie preguntó que pasó. —Le cortó.

 

Peter se recargó en la encimera. —Es un imbécil.

 

—¿Y antes no lo sabías?

 

—No conmigo. Pero él es así… y estuvimos lejos por un tiempo, y él cogió con esa chica… no recuerdo ni siquiera su nombre. Me enteré por mensajes de texto de reclamo de ella, y luego nada fue lindo, mis papás se enteraron, y ni siquiera sabían que salíamos, todo fue un caos.

 

—No entiendo porque me sigues contando esto—Logan se giró y caminó a la sala, seguido del chico que parecía no captar las indirectas sobre parar con ese tema.

 

—Es una conversación.

 

—No me gusta conversar.

 

—Sí, eso lo veo—Peter se sentó a su lado, y Logan de verdad maldijo al profesor por ponerle al lado a ese adolescente.

 

Pasaron un rato en un silencio extraño, hasta que el mutante se hartó, le gustaba el silencio, pero en ese caso era algo diferente—Entonces el idiota ese te rompió el corazón.

 

—Algo así, eso supongo—Comentó —fue algo raro, creo que desde un comienzo sabía que las cosas no funcionarían.

 

—Es una buena suposición.

 

—Es un problema, que tengo… ojala me gustarán los chicos de mi edad normales. Pero no… me gustan los hombres mucho mayores que yo y problemáticos. —Lo dijo mirándole directamente. —Y en general claro no me hacen caso, pero está bien, porque son muchos problemas, aunque quizá eso explique porque…

 

—¿Tuviste una erección al verme? —Se burló un poco.

 

—Eres muy sexi y hace meses que yo… que yo no…

 

—Ah… por supuesto, los de tu edad tienen eso en la cabeza todo el tiempo.

 

—Mi primera vez fue con Wade, y las otras veces también. Y antes no pensaba en eso, pero ahora que sé como es…

 

—Te da curiosidad saber cómo será con otras personas—El chico asintió. Logan le escaneó de pies a cabeza, el cabello castaño y suave, los grandes ojos almendrados, la piel blanca y suave, la naricita respingona y los labios rosas, el cuello delgado, la estrecha cintura, las piernas con muslos fuertes, y sabía que este tenía un lindo trasero. Sería divertido molestarlo para que lo dejará en paz. —Bien… vamos a hacerlo…

 

—¿Qué?

 

—Que vamos a hacerlo, si de verdad quieres hacerlo, ven… de rodillas aquí. Supongo que alguna vez usaste la boca con él—Peter le vio con una mezcla de nerviosismo y temor, a lo que Logan sonrió. Era una lección para el niño, de que las cosas no serían siempre agradables.  —Si de verdad lo quieres… es así como empezaremos…

 

—Yo no… no es así como…—Se puso de pie avanzando y Logan suspiró, quizá tendría una noche tranquila después de todo. Sin embargo la sorpresa fue para él, cuando el chico volvió sobre sus pasos y se paró frente a él. Pareció respirar, como para darse valor y luego se arrodilló, llevando las manos a su pantalón, pero Logan las detuvo en su camino.

 

—¿Qué haces?

 

—Tú dijiste que…

 

—Niño, eso no está bien, no puedes acceder así, a las cosas que alguien que te gusta te pide… Escúchame, sueno como Charles… pero no es lo correcto—Le indicó mirándole a los ojos—eres un niño, y por más que tengas super fuerza, hay gente que podría herirte, si alguien intenta que…

 

—¿Y si yo lo quiero también? —Había cierto desafío en los ojos del chico, uno que le recordó al engreído de su padre, pero… era diferente, uno brillante. No pudo seguir con su discurso, menos cuando el chico se pegó a su cuerpo y llevó una mano  frotar su miembro por sobre la ropa.

 

 

—Mocoso…—Farfulló.

 

—No tienes que contenerte, soy resistente… —Le dijo relamiéndose los labios.

 

Logan sabía que tenía que controlarse, sabía que si hacía algo, Charles le haría pasar la vida creyendo que es una niña de 12 que ama los unicornios, eso si es que seguía vivo, después de que el par de super esposos supieran la verdad. O quizá terminaría con una flecha en su trasero, colgando al estilo ruso sobre algún lago helado… había tantas posibilidades, tantas agonizantes torturas.

 

Entonces el chico apretó más su miembro, y gimió bajito, apenas entreabriendo los labios rosas… y bueno. ¿Él era inmortal después de todo, no? Fue su consuelo al apretar la verdaderamente estrecha cintura,  al besar furioso la boca del chiquillo que derritió contra él, tan dulce y necesitado que Logan decidió que no iba a contenerse en nada.

 

Sus manos bajaron hasta los glúteos que amasó descarado, como cualquier pervertido en un club. Su boca dejó la del niño, permitiendo que suspirara y jadeara, más cuando sus dientes se enterraron en el blanco cuello.

 

—Wade… procurábamos no… no dejar muchas huellas por mis padres…—Alcanzó a decir el castaño.

 

—A mí eso me importa un carajo niño…—Le volvió a morder demostrando su punto, chupando sobre la piel, elevándole del suelo, y azotándolo con la pared con una fuerza bestial.

 

Las manos de Peter estaban enterradas en el espeso cabello negro, sus piernas rodeaban la cintura del mayor, y sentía que estaba tocando el cielo con las manos, solo con la fricción que hacía sus entrepiernas…. Si así se estaba volviendo loco, sabía que tenerlo dentro sería una experiencia única y… animal.

 

Atrajo su rostro con las manos para volver a besarle, para que la saliva escurriera de su boca, mientras su ropa era rasgada sobre la piel, volviéndose tirones que iban cayendo al suelo.

 

Peter se sentía como una presa a punto de ser devorada por un feroz depredador… y esa idea le encantaba.

 

Logan fingía embestidas contra su cuerpo y Peter estaba caliente, sonrojado, y húmedo. Iba a venirse y terminar solo con aquello.

 

Su espalda fue deslizándose contra la pared, hasta terminar en dónde los retazos de su camisa y pantalón. Logan le arrancó la ropa interior, y gruñía olfateando y mordiendo su pecho, su abdomen, llegando luego a su miembro.

 

Cuando los labios del mutante aparecieron allí y su barba raspó parte de la piel entre sus muslos, Peter se vino como un primerizo, temblando y sollozando.

 

—Lo… lo siento… hace mucho que yo no… y eso fue tan, tan intenso…—El pecho del menor subía y bajaba.

 

—Aún no terminamos—Declaró el mutante, lo levantó del suelo, y lo cargó ya desnudo, llevándole hasta la cama. Ah no… eso no iba a acabar allí, eso no tenía límite de tiempo, y por todos los dioses que habían existido y sido modificados desde que nació, aprovecharía cada segundo en esa cabaña con el chico.

 

Le colocó en la cama, y le besó hasta dejarlo atontado y con la cabeza girando, permitiéndole ir al baño buscando algo que sirviera para lo que quería.

 

Encontró por fin, una crema para manos con base de agua, que serviría. Volvió a la cama, dónde el niño ya se incorporaba curioso, pero el mutante se volvió a colocar sobre él, llevándole las manos a que tocara su miembro cómo lo había hecho antes, y de nuevo obtuvo ese gemidito encantador, que estaba esperando. Se abrió los pantalones dejando que el menor tocara un poco más, y el mismo llevó a acariciar de nuevo ese lindo trasero, tomando un poco de crema. Lo quería ya… pero tampoco quería hacerlo llorar de otra forma que no fuera de placer.

 

Se masturbaron mutuamente, con sus bocas pegadas, en mordidas y besos intensos. Cuando Logan lo consideró prudente, empezó a prepararle, y en el rostro del pequeño Stark-Rogers, no vio  ninguna muestra de incomodidad.

 

—Soy tolerante al dolor… te lo dije, nada… de contenerse—Le aseguró con la cara sonrojada y la respiración irregular.

 

—Tu lo estás rogando… —Le advirtió, girándole brusco, dejándole boca abajo, lamió su nuca con lujuria, llevando su miembro, que ya estaba fuera del pantalón hasta frotarse entre el par de trabajados y bellos glúteos del castaño.

 

Ayudado de una de sus manos, encontró la angosta entrada y se hundió en él, con tal fuerza, que Peter enterró un poco más su cuerpo en el colchón. Logan se quedó sin moverse un momento, disfrutando como este lo apretaba, rasgó con sus colmillos los hombros.

 

Peter incorporó un poco sus rodillas y llevó una mano al cabello del otro, dándole la indicación que podía moverse. Howlett no necesitó más.

 

Pronto el sonido de los cuerpos uniéndose llenó la habitación, no había nada, más que ellos dos, gimiendo y gritando, suplicando más poder y más rapidez.

 

En cierto momento cambiaron de posición, Logan se puso de rodillas y Peter quedó de nuevo contra la pared, de detrás de la cama esta vez. Lo hacía saltar sobre su miembro, sus dientes y labios se entretenían en la piel llena de pequeños lunares, en los pezones duros por la actividad, en dejarle hinchados los labios por la manera en que le mordía y succionaba dentro de su boca.

 

El cuerpo de Peter sería una prueba irrefutable de todo lo que pasó esa noche.

 

—Logan más… más… fuerte, no te detengas… no soy delicado—Suplicó y Howlett iba a complacerlo. Aceleró de tal manera que el pequeño niño ya no le quedó voz ni coherencia para recordar el nombre de él o de sí mismo, sólo conocía dos palabras: “Así… así…” y “Más… más”

 

 

Pronto el mutante consiguió que el pequeño genio gritará liberándose, abrazándose a él hasta quedar colgado, pues los espasmos y el postorgasmo lo consumió. Logan siguió embistiendo, Peter le arañaba la espalda con cada movimiento, le mordía el cuello y los hombros, con el cabello despeinado, y un rostro de “recién follado” indiscutible.

 

Cuando pudo terminar, no tuvo la delicadeza de salir, disfrutó llenar al adolescente abundante, salió de él colocándole en la cama, sólo para poder visualizar esa parte,  y entonces su miembro volvió a entrar, expulsando lo último que quedaba. Saliendo flácido por fin, cayendo a un lado del chico, dándose cuenta de lo que había hecho… conforme su cerebro se iba enfriando…

 

—La siguiente vez… quiero cabalgarte…—Peter se había movido para quedar sobre su pecho. Tenía un rostro satisfecho y complacido.

 

—Tenemos mucho tiempo aquí—Le aseguró soltándole una nalgada.

 

Logan sabia que había firmado su muerte. Sabía que no te metías con “el nene” de los vengadores. Y sabía también que dejaría a ese niño sin poder moverse por los días que durara la misión, así él tuviera que patear solo el trasero de cada hombre en esa fábrica.

 

 

 

 

 

Chapter Text

Logan debía admitirse sorprendido, nunca pensó que el chico arácnido fuera tan… “vigoroso y enérgico” Llevaban un fin de semana allí,  y había sido uno de los fines de semana más intensos y maravillosos que había pasado desde… no recordaba cuando.

 

Peter era sensual en el sexo, entregado al máximo, y cuando no estaban en eso, era divertido escuchar sus pláticas sin sentido de adolescente, quejándose de sus amigos, de sus padres, de Fury, no recordaba que los adolescentes vivían quejándose del mundo entero. Pero no le molestaba tanto, se entretenía, no había habido nada en la misión, y además, cuando ya no quería escucharlo, había muchas maneras de callarlo, y un par de cosas que poner en su pequeña boca.

 

Justo ahora, disfrutaba de la vista, estaba cómodamente semi recostado en la cama, con ese bello adolescente, rebotando en sus caderas, gimiendo su nombre, haciendo que ese delicioso trasero que tenía, subiera y bajara sobre su erección, sus manos se deslizaban por el que ya había comprobado era un muy elástico cuerpo.

 

Se relamía los labios solo de saber lo delicioso que era comerse a ese niño a grandes mordidas, la prueba era el montón de marcas que este tenía por todos lados, desde los fuertes muslos hasta el delgado cuello, si alguien lo veía de la barbilla para abajo, enseguida se notaría lo que estuvieron haciendo ese fin de semana.

 

Sus fuertes manos delinearon esas marcas, el niño tomó una de ellas, y comenzó a chupar uno de sus dedos, mientras no dejaba de subir y bajar.

 

Logan estaba tan perdido en esa imagen, en lo sexy de Peter, que no fue consciente cuando alguien se coló en su cabeza.

 

“—Logan… Logan  hay movimiento…”

 

—Mucho movimiento—Asintió Logan inclinándose hacía el niño, tomándole de las caderas, mordisquenado sus hombres, haciendo que Peter se sostuviera de su cuello, escuchaba la cama rechinar, ya había resquebrajado parte de la base de esta, y había una clara seña de como la pared se había abollado con el movimiento que formaban en esta.

 

“—Logan hay movimiento en la fábrica, tienen que ir ahora…”

 

En esa segunda intervención, Logan se dio cuenta de lo que ocurría, se quedó quieto, intentando calmar su respiración.

 

—¿Charles? —Repitió en voz alta, y Peter se le quedó viendo confundido.

 

“—Sí, tú y Peter dejen lo que están haciendo… y vayan allá ahora, por cierto… tendremos que hablar sobre eso que van a dejar de hacer”

 

Logan maldijo, sabía que la intención de Charles no era espiar, pero claro, había entrado en su mente cuando lo único que había en ella, era un Peter desnudo gimiendo su nombre.

 

Detuvo a Peter, le besó de forma más tranquila y lenta, diciéndole poco después  lo de Charles, y que tenían que irse ahora. El arácnido reaccionó enseguida, yendo por su traje, aunque al ponérselo y cubrir las señas en su cuerpo, un escalofrío le recorrió, miró a Logan colocándose su chaqueta, y se preguntó si volvería a haber algo después de aquello… 

 

 

----

 

La misión había sido un éxito, no había costado nada para el par de héroes recuperar la tecnología robada, que se planeaba ser devuelta a SHIELD, pero el profesor Xavier, llegó a un acuerdo con Fury, y las armas robadas, quedaron a disposición de los X-Men.

 

Logan había agitado su cabello al despedirse en las oficinas, y eso era lo último que Peter había sabido de él.

 

----

 

El pequeño hijo de Tony y el Capitán, sabía que debía dejar de pensar en el mutante. Entendía desde un principio que aquello no se había significado nada, sexo sin compromisos…

 

—Es parte de madurar—Se dijo Peter observando en el espejo del baño, como todas las marcas que el mutante había dejado se habían esfumado. Odiaba su regeneración avanzada en esos momentos. Le gustaba ver las mordidas y moretones.

 

Se terminó de cambiar, y bajó a cenar con sus padres. Estaba algo ausente, porque le molestaba no poder dejar de pensar en el otro. No habían convivido la gran cosa, pero… estaba en su mente su rostro, su gesto gruñón, la manera de abrazarle cuando dormían…

 

—…Y como dije, venderemos la spider-moto para la caridad…

 

—¡¿Qué?! —Peter alzó la vista de su plato de repente, notando cómo sus dos padres le miraban fijamente.

 

—Te dije que no estaba prestando atención en nada—Señaló Tony.

 

—¿Todo bien hijo? —Preguntó Steve preocupado.

 

El castaño hizo una pequeña mueca, y dio un suspiro. Era totalmente inusual que este estuviera callado, y eso preocupaba demasiado a los “superhusbands”.

 

—No es nada, sólo he estado pensando en… la misión. La que hice solo, con Logan—Pronunció con Lentitud.

 

—Lo hiciste muy bien, Peter—Le sonrió Tony. — Tus misiones individuales son eficientes. Haz mejorado mucho. Fury te va a poner al frente de tu propio equipo pronto.

 

—Eres un buen líder Peter, con buen instinto, y bueno siguiendo ordenes. No tienes nada que preocuparte de eso…

 

—A menos que no sea eso—Tony analizó el silencio de su hijo, Peter se puso nervioso,  y se sonrojó hasta las orejas. —Dime que no es de nuevo ese… Wade.

 

 

—No, no… claro que no—su cabeza se movió negativa y energéticamente. —Esto no tiene nada que ver con Wade. Nada…

 

—Entonces deja de jugar con tu comida, y míranos cuando te hablamos—Ordenó Stark.

 

Peter alzó la vista, y les miró directamente.

 

—Sí, es Wade—Dijeron los esposos a la vez.

 

—No, no es Wade…—respiró, pensando que si no era mejor que sus padres creyeran que era eso. Aunque si empezaba a mentir, igual sentía que lo notarían. Así que optó por algo llamado “escoger la verdad” —… pero si es por alguien—. Admitió y sus padres le miraron con interés, aunque más calmados. — Alguien me gusta—reconoció—pero yo no le gusto, y lo sé, pero no puedo dejar de pensar en esa persona. —Se encogió de hombros— No es nada.

 

—¿Y porque no invitas a esa persona a salir? —Steve se lo dijo con una sonrisa cordial y tranquila. Veían que su hijo estaba pasando por uno de esos momentos de amor no correspondido, y sentían que su deber era ayudarlo un poco.

 

—Sería un idiota si te dijera que no, eres un chico muy lindo Peter. —Tony se apoyó más hacía atrás en su silla—Además ya era momento que olvidaras a ese idiota de Wade.

 

—Tony…

 

—A Wade, ya era momento que olvidaras a Wade—Se corrigió.

 

—Lo de Wade ya es… pasado. —Aseguró. —y de lo otro, en realidad quiero dejar de pensarlo. ¿Puedo retirarme?

 

—Puedes—concedió Rogers.

 

 

—Peter, es un idi… es una persona muy poco inteligente si no le encantas. —Le sonrió Tony.

 

Peter le devolvió la sonrisa, y asintió. Subió a su habitación para colocarse su traje, patrullar un rato por las calles quizá le ayudaría a despejarse.

 

—3 noches de ti abajo, si es el abogado…

 

—No vamos apostar con la vida amorosa de nuestro hijo, Stark—regañó Steve, guardando silencio un momento. —4 noches de mi abajo, pero… usaras ese traje de conejo si es Stephen Strange.

 

—Tiene un trato Capitán—Tony estrechó la mano de su esposo, con un gesto juguetón en los ojos. Ganara quien ganara, se iban a divertir.

 

-----

 

 

Charles entró al cuarto de entrenamiento, y al instante todos los armamentos se pararon. Logan cayó de un salto, pesado en el centro, quitó la venda en sus ojos con la que entrenaba, y se giró al líder de los X-Men, que lo miraba con una ceja enarcada y una sonrisa divertida.

 

—¿Qué te da tanta risa Charles?

 

—No has podido dejar de pensar en ese niño.

 

—Dijiste que ya no entrarías en mi cabeza—Le reclamó este, caminando a la esquina, dónde el mismo cuarto le ofreció una botella de agua que el mutante tomó a grandes tragos, terminándosela enseguida.

 

—No lo he hecho, fue una suposición que acabas de confirmar.

 

 

Logan dibujó un gesto molesto, claramente era cierto, pero le ponía de mal humor que alguien lo notara y peor aún, que se lo dijeran. Se había sentido distraído en los últimos días, y se encontraba pensando en el chiquillo en múltiples ocasiones. No que pensaba que estaba enamorado, ni ningún disparate así, pero era irritante no poder sacárselo de la cabeza.

 

—Me he mantenido lejos de él, como me lo dijiste.

 

—Yo en ningún momento te dije que lo hicieras—Le aclaró Charles con una sonrisa burlona, que hizo gruñir a Wolverine—te dije que era joven, que tendrías problemas con sus padres, y que evaluaras si merecía tener tantos problemas, por lo que estabas haciendo. Supongo que aún sigues evaluando…

 

Howlett tronó su cuello—No hay mucho que evaluar, me le vuelvo a acercar y tendré un escudo abriendo mi cráneo.  Quizá no me mate, pero será doloroso.

 

—¿No crees que solo estás poniendo pretextos?

 

—Tu fuiste el primero que me dijiste que lo que hice fue una mala idea y ahora me vienes a decir que pongo pretextos.

 

—Es una mala idea, y pones pretextos—Repitió con toda tranquilidad el profesor.

 

—Odio tus acertijos, y tus cosas, sobre adivinar qué es lo correcto.

 

—No se trata de lo correcto, Logan. Ya te lo dije, te veo distraído. Deberías elegir, buscarlo, o quitártelo de la cabeza.

 

El mutante  se recargó en la pared—¿Me dejas continuar con esto?

 

Xavier le sonrió de lado, y asintió retirándose, al menos, y sin necesidad de poderes, ya había metido cierta idea a pensar en la cabeza del terco de Wolverine.

 

------

 

Peter se aburría en clases y cual estúpida niña enamorada, o al menos así lo calificaba él, y probablemente Michelle si lo viera, había empezado a escribir el nombre de cierto miembro de los x-men en toda la parte trasera de su libreta. Lo había hecho de manera inconsciente.

 

Cuando el timbre de finalizar clases sonó, guardó sus cosas lento y sin entusiasmo. Sintiendo vibrar su celular  en su pantalón.

 

Recibió un mensaje de un número que no reconoció.

 

“Pasó a tu casa a las 7, mañana niño. No me hagas esperar”

 

Peter contempló el mensaje por un largo rato, no porque no supiera quien es, al leerlo era obvio para él quien lo había escrito. Pero no podía creerlo, una sonrisa se empezó a formar en su rostro.

 

—Luces bobo—Peter alzó al vista, topándose a su amiga. —muy bobo… ¿es ese ex novio tuyo de nuevo?

 

—¡No! ¿Por qué todos piensan en eso?

 

—Tienes razón, tu sonrisa luce más boba aún… ¿Es uno nuevo?

 

Peter ladeó el rostro—Eso espero—Pronunció y la chica volteó los ojos, tomando su mochila.

 

El arácnido hizo lo mismo, volviendo a leer el mensaje, sin saber del todo que responder. Caminaba con la vista puesta en la pantalla.

 

“¿A mi casa? Mis padres estarán allí probablemente. Podrían verte”

 

“¿Nos estamos ocultando?”

 

Peter estuvo a punto de gritar infantilmente por ese mensaje.

 

“Te dije que eso no me importaba, paso por ti a las 7”

 

Ese segundo mensaje lo hizo saltar entusiasmo. Quizá un poco más alto de lo que hubiera querido. La gente volteó a verlo.

 

—Soy gimnasta—Murmuró, echándose la capucha a la cabeza, empezando a correr, llamando a Ned. Tenía que contárselo todo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chapter Text

—¡Te acostaste con Wolverine! —Exclamó Ned, y enseguida su boca fue tapada por Peter, en un gesto de autentico susto, volteando a todos lados.

 

—¡Shh! ¿Sabes que mi padre ve y escucha casi todo lo que pasa en la casa?

 

—Te acostaste con Wolverine—Susurró Ned aún en su tono de asombro, cuando Peter apartó las manos de su boca.

 

—Sí, sí… lo hice. Y te lo estoy contando, porque eres mi amigo, porque necesito consejo. No para que vayas y lo publiques para que todo el mundo se entere.

 

—Te has acostado con Deadpool y con Wolverine. Podría acostarme con mil chicas y ni así mi vida sexual sería tan interesante.

 

—Ned…

 

—Bueno, a menos que lo hiciera con la viuda negra… ¿Crees que le gusten jóvenes?

 

—Primero… no, ella… no le gusta nadie, no lo sé, es raro. Segunda, no hables así de mi tía, tercera puedes ayudarme al verdadero problema aquí. Logan quiere venir, aquí, a mi casa, al complejo de los vengadores, para llevarme a una cita.

 

—No entiendo cómo eso puede ser un problema.

 

—Mis padres no lo saben, Ned. Saben que me gusta alguien, lo que no saben que es un hombre así de mayor.

 

—Es cierto… ¿Qué edad tiene? ¿Es verdad que tiene más de 500 años?

 

—¿Qué? ¿500? Pues…—Se quedó pensando, calculando cosas que había oído sobre el mutante. —No lo sé realmente, sé que tiene muchos, muchos años, que incluso es mayor que papá Steve, pero..

 

 

—¿Imaginas que haya vivido con Cleopatra o Alejandro Magno?

 

—¿Por qué habría vivido en Egipto? El no es egipcio.

 

—Tengo un compañero, que parece egipcio, y no lo es…

 

—Eso, eso no tiene lógica.  Ned, enfócate, nos estamos desviando del problema.

 

—Que un hombre 400 años mayor que tú, vendrá mañana a sacarte a una cita.

 

—Exacto.

 

—Si, eso es un problema. ¿Y nadie lo sabe?

 

—Además de ti, nadie. Y no creo que mis padres sean los únicos enojados. Cuando pasó lo de Wade, y luego quiso venir a disculparse.

 

—Con la… serenata mexicana. —Apuntó su amigo.

 

—Sí—Asintió—Tío Clint le hizo explotar un brazo… y… bueno se regenera, pero fue bastante gráfico, y mi tío Nat… le quebró las dos piernas. Convencí a papá de que lo llevarán a su casa en uno de los transportes de industrias Stark. Pero el idiota solo seguía haciendo chistes, si papá Steve no interviene, Papá Tony lo mata… encontraría la manera de hacerlo.

 

—Y temes que…

 

—Le pase lo mismo a Logan, no quiero… quiero salir en una cita con él. Pero tengo que avisar a mis papás primero. Logan no quiere ocultarse—una sonrisa de cierto orgullo se formó en sus labios.

 

—¿Y les dirás lo que pasó en la cabaña?

 

—Claro que no, sólo que… me hizo caso el chico…

 

—Hombre.

 

—Que me hizo caso el hombre que me gustaba. Pero tengo que encontrar la forma correcta. Tengo que verme confiado, maduro… seguro de mis decisiones.

 

—Nunca te he visto así.

 

—Ned, no ayudas.

 

—Peter, no creo que tus padres se sorprendan tanto.

 

—¿No?

 

—No, ellos saben que te encantan los hombres mayores que tú. Daredevil, Stephen Strange, Thor, Reed Richards, Bucky el mejor amigo de tus padres. Hablamos de todos tus enamoramientos desde que tenías 16.

 

—Tengo un problema—Reconoció.

 

—Sí, y si yo lo sé, tus padres lo saben… sólo tienes que ir y decirles que ahora… conseguiste a alguien, muy… muy… muy mayor.

 

—¿Qué edad crees que tenga?

 

—Pregúntaselo la próxima vez.

 

Peter asintió, mientras hacía una pequeña mueca con la boca, volviendo entonces a la plática con Ned, sobre como darles a sus padres la noticia, que tenía una cita con el famoso mutante malhumorado y de mala fama; Wolverine.

 

-----

 

—Confías demasiado en tu inmortalidad… —Logan hizo un gesto por salir de la cocina, cuando Emma Frost entró en ella—…salir con el hijo de Tony Stark y Steve Rogers.

 

—Te advertí que si volvías a meterte a mi cabeza, iba a rebanarte la garganta—Le dijo a la telepata.

 

—¿Quién dijo que lo hice? Cuando hablabas con el profesor, Kitty Pride estaba por entrar a la sala de entrenamiento, se quedó atrapada entre dos muros, y no entendió mucho, pero se lo contó a su amiguito Bobby, y bueno esos dos me lanzan los pensamientos a la cara, ni siquiera tengo que buscarlos.  —El gesto de Howlett, aunque no quería parecerlo, reflejó una pequeña preocupación, no le gustaba que su vida personal se volviera asunto público. —descuida, solo ellos lo saben… o sabían.

 

Logan enarcó una ceja. —¿Les borraste eso? ¿Por qué?

 

—Se siente bien que me debas una, además no quiero que el Capitán y Iron Man se enteren tan  rápido. —La atractiva mujer se apoyó en la mesa, tomando la cerveza que el otro tenía en la mano, para darle un trago—Prefiero que tu tortura sea lenta, y disfrutarla poco a poco…

 

—Bruja…

 

—En realidad es que todo esto me parece muy divertido, la mitad de los adolescentes de la escuela tienen un enamoramiento infantil contigo, y la otra quiere terminar al menos en tu cama. Pero… a este le hiciste caso. Es interesante…

 

—No es algo que sea de tu incumbencia.

 

—Igual ya lo sé—Se encogió de hombros—¿Saldrás con él mañana entonces?

 

—Eso sí lo tuviste que sacar de mi cabeza—Se quejó Wolverine.

 

—No… de tu celular—la mujer lo sacó de su ajustada ropa, dejándolo en la mesa. —debes ser más precavido, no lo dejes dónde sea. Por cierto las respuestas del niño… adorables, cómo para tener un príncipe azul, lástima que seas tu quien le gusta.

 

—Dame una sola razón para no clavar tus manos a esta mesa.

 

—Puedo ayudarte…

 

—¿Ayudarme?

 

—¿Cuándo fue la última vez que tuviste una cita Logan? Una real y autentica cita.

 

El aludido gruñó en respuesta.

 

—De eso hablo. Este niño, por una razón que me muero por descubrir, te gusta, te gusta lo suficiente para arriesgar esa inmortalidad de la que tanto presumes, y para invitarlo a una “cita”. Pero por más que se note entusiasmado, y probablemente feliz, si lo llevas a comer hamburguesas a un McDonalds en tu moto. ¿No crees que se merece algo más?

 

—¿Algo más?

 

La telepata asintió, sacando su propia cerveza, para sentarse a su lado—¿Cómo planeabas ir vestido? —Logan se miró de la ropa y se encogió de hombros. —Hombres… —Masculló — … eso hablo, no puedes solo ir a recogerle en tu moto y llevarlo a un motel a aprovecharte de él.

 

—Tú no conoces a ese niño, yo no me aprovecho de él en ningún sentido.

 

—Conozco un restaurante—La rubia ignoró deliberadamente su última oración—Esta a la altura del hijo de Tony Stark, es imposible conseguir una mesa si no reservas con 3 meses de anticipación. Pero el dueño es un viejo amigo…

 

—Lo único que sé es que esto de seguro es un plan para humillarme.

 

—Oh, tu te humillas solo Logan. Pero creí que ya confiabas en mí, somos compañeros de equipo. —Le sonrió de lado—y por primera vez, siento que puedo ayudarte en algo más personal. Charles siempre me está diciendo que me debo integrar con el resto de los profesores. Así que hacemos esto, él deja de molestarme, y yo te hago lucir como alguien medio decente a los ojos de los líderes de los vengadores.

 

—Tantos problemas por un chiquillo—Se quejó Logan.

 

Emma llevó una mano al lateral de su cabeza, a modo de pedir consentimiento, y este soltó un bufido de aprobación.

 

Emma sonrió—Pues llena lo suficiente tu mente, para que lo valga. Piensas mucho en como ríe. Pensé que encontraría algo más sucio.

 

—No soy un pervertido.

 

—¿Quieres que te diga lo otro que vi?

 

—Mejor dime cómo puedes ayudarme

 

La elegante mujer dibujo un gesto de satisfacción en el rostro, lo que decía era verdad. Le había costado mucho integrarse a un equipo, a ese equipo. No podía empatizar mucho con el resto, pero Logan le agradaba, y si eso servía para unir más lazos con el equipo lo haría… además, quería asiento en primera fila, si es que llegaba a haber un problema con los vengadores.

 

-----

 

 

—¡Ánimo! ¡Eres el hombre araña! —Ned sujetaba de los hombros a su amigo, como lo hacían los entrenadores a sus boxeadores. —Tú puedes.

 

—Soy el hombre araña, yo puedo…

 

—Irás allá, y les dirás a tus padres que eres un adulto, que has salvado el mundo y la ciudad.

 

—Les diré que soy un adulto, que he salvado el mundo y la ciudad.

 

—Que tienes derecho a salir con quieras.

 

—Que tengo derecho a salir con quien quiera…

 

—Aunque sea un mutante de 400 años con malos antecedentes.

 

—Aunque sea un mu…. Ned, esto no va a resultar, van a matarme—Se quejó el castaño, a lo que su amigo se dejó caer en la silla.

 

—No, no… vamos, hoy es la cita a las 7, tienes menos de…—Miró su reloj. —…. 4 horas para decírselo, así que… hazlo ahora. Para que puedas empezar a preocuparte por como te ves.

 

—¿Cómo me veo?

 

—¿Qué vas a ponerte? ¿Irás así? ¿Y si van a un lugar elegante? A los adultos les gustan las cosas formales ¿No es así?

 

—¿Si? —Peter miró su camiseta—¡No lo sé Ned! Nunca he tenido una cita con un adulto así antes…

 

—Bueno, resolveremos eso luego… o puedo ir buscando algo entre tu ropa, tienes un closet lleno de trajes a la medida que nunca te pones…

 

 

—Si lo hago, para las galas de papá…

 

—Bueno, buscaré algo, tú ve y habla con tus padres.

 

Peter asintió y tras unos minutos más de calmarse, subió a la sala de reuniones. Allí sus padres se encontraban junto al Rey de Wakanda, T’challa, y su esposa Ororo, mejor conocida como Tormenta. Sonrió al pensar que esta por lo que sabía era amiga de muchos años de Logan, y quizá eso pudiera ayudar.

 

—Peter—Le saludó Steve—¿No estabas haciendo tarea con Ned?

 

—Sí, algo así, me ayudaba con algo—Señaló a sus espaldas, llamando un poco la atención de los otros tres en la sala por su nerviosismo—Papá, ¿Puedo pedirles un permiso?

 

Tony se giró a verlo, y cierto instinto “maternal” le decía que lo que estaba por venir no era nada bueno.

 

—Nosotros podemos retirarnos un momento para que hablen—Sugirió Ororo, tomando el brazo de su esposo.

 

—No, no… está bien, sus… majestades, sus altezas, es algo rápido. No quiero interrumpirlos—Pronunció Peter, moviendo sus manos como pidiendo que se quedaran, a lo que ambos matrimonios voltearon a verse entre ellos, confundidos.

 

—Hoy tengo una cita.

 

—¿Con el chico que nos dijiste?

 

Peter asintió—Sólo que no es un chico—el rubio y castaño, le miraron expectantes, pensando en parte en su hijo, en parte en su apuesta. —Logan me invitó a una cita, y pasará por mí hoy a las 7, bueno, eso era todo, gracias… pueden seguir con sus cosas, hasta luego…—Habló tan rápido como pudo,  y luego se giró. Dejando parpadeando a la reina y rey de Wakanda, y con un gesto de asombro a sus padres.

 

 

—Peter… Peter ven acá…—Exclamó Tony, y el chico maldijo, pensando que ya había huido de aquello. Se giró pensando que lo hacía rumbo a su muerte, y con unos pasos, quedó de nuevo frente a sus padres—Dijiste Logan… ¿Logan Howlett? ¿Wolverine?

 

Peter asintió.

 

—Peter… es un hombre mucho mayor para ti. —Le aclaró Steve—mucho… mucho mayor. ¿Qué edad tiene?

 

—Pues tiene am…no lo sé, él… nació antes de la primera guerra mundial, y…—Volteó a ver a la reina como buscando respuestas.

 

—Los recuerdos de Logan, siempre son confusos. Pero… el profesor a calculado, que tiene al menos unos 110 años.

 

—¡110! —Exclamó Tony.

 

—Papá Steve tiene cómo 90—Señaló Peter.

 

—Tú no vas a salir con ese hombre—Se negó Tony enseguida. Entendía que a su hijo le agradaran hombres mayores, era algo como de familia. Pudo aceptar a Matt Murdock, aunque este no dejara de atacarlo sobre sus políticas. Pero Logan Howlett… era problemas por dónde se viera.

 

—¡Él va a venir por mí a las 7!

 

—Y tu no vas a salir—Exclamó Tony.

 

—Amor relájate—Steve puso una mano en su hombro—Peter, no es lo correcto, que un hombre tan mayor, salga con un niño.

 

—Ya no soy un niño, y él… no va a abusar de mí, ni nada así. Es una buena persona… usted puede decirle su majestad. —Peter volteó a ver a Ororo con ojos suplicantes de cachorro.

 

—Logan es un buen hombre—Comenzó moderadamente—algo temperamental, claro. Pero es una buena persona, que siempre ha cuidado de todos los chicos en la escuela. Es usual que atraiga la atención de chicos más jóvenes.

 

A Peter no le gustó escuchar aquello.

 

—Aunque es la primera vez que veo que le corresponde a alguno. ¿Dijo que vendría aquí por ti?

 

—Dijo que quería una cita, que pasaría por mí.

 

—Es… nunca había relacionado un concepto así con Logan.

 

—Y por eso es qué no irás. —Señaló Tony. —Logan es… un gran amigo y aliado, pero no alguien con quien debas salir.

 

—Tú y papá dijeron que me animara—Se quejó el adolescente.

 

Steve miró a su esposo, y luego a su hijo, sabía que quizá durmiera en el baño esa noche por aquello—Puedes salir con él—Determinó Rogers—Si viene hasta aquí por ti, nos dices a dónde irán a cenar y vuelven antes de las 10…

 

—Rogers, ¿Te golpeaste muy fuerte en la última misión?

 

T’challa tomó la cintura de su esposa. Inclinándose a su oído. —¿Tú respondes por Logan?

 

—Sé que nunca dañaría intencionalmente a un chico, ni se aprovecharía de lo que siente. Ha tenido muchas oportunidades, nunca lo ha hecho. —Le contestó en el mismo tono bajo.

 

—¿Por qué no dejan que el chico salga? —Intervino T’challa.

 

—Todos se han vuelto locos el día de hoy—Tony se cruzó de brazos, mirando a Peter.

 

—He visto a tu chico pelear, estuvo en una misión cerca de Wakanda, con ese equipo adolescente. Podrían confiar más en él.

 

—¡Gracias! ¡Gracias! —Peter movió sus brazos como si agradeciera al cielo, que alguien más le dijera a sus padres, lo que el llevaba años intentando hacer que entendieran. —Sólo es una cita…

 

—Hablaremos con él cuando llegue—Fue todo lo que dijo Tony. —Y entonces decidiremos… —Su vista volvió a T’challa y Ororo—Sigamos con la revisión del formato del nuevo protocolo.

 

Estos asintieron, y Peter les susurró un gracias a la pareja, moviendo solo la boca, a lo que estos asintieron.

 

Steve se quedó mirando a su hijo—¿Logan?

 

—Es un buen soldado. —Le dijo Peter con un pequeño gesto de sonrisa en la boca.

 

Steve sonrió—Eso espero… —El rubio siguió a su esposo y a la pareja real al segundo piso de la base.

 

Peter se quedó apenas unos segundos allí parado, antes de correr a su habitación, esperaba que Ned ya tuviera buenas opciones para la ropa.