Actions

Work Header

El Efecto Jano

Chapter Text

“No me pagan lo suficiente para lidiar con esto…”
Pensaron – sin saberlo – al unísono Optimus Prime y Megatron
Y pensar que el día había comenzado tan normal…


 

Base Autobot: California, EE.UU. – 7:30 am

—¿Cómo van esas reparaciones, Red Alert?—Preguntó Optimus, entrando cautelosamente a los dominios de la Femme.
—Casi listas, Optimus—Replicó sonriente la doctora, volviéndose levemente hacia su líder desde su posición encorvada sobre un minuciosamente vapuleado Hot Shot.
—Hey, jefe…—Trató de saludar el menor de los presentes, agitando patéticamente su brazo libre, mismo que casi se le desprendió con el movimiento—¿Lindo día, eh…?
—Esto es para que aprendas a mantenerte alejado de la habitación de Starscream, Hot Shot—Regañó levemente indignada la Femme, examinado las pequeñas impresiones de dentaduras en el brazo izquierdo del Younling con más brusquedad de la necesaria—La próxima vez, esos cuatro no vacilarán en ir directamente a por tu cabeza…
—Vamos Red, solo quería—No importa lo que querías, sabes lo sobreprotectores que son Runway, Sonar, Jetstorm y en especial Swindle.
—Es precisamente eso lo que no entiendo: El cuarteto del terror nunca le hace nada a Jetfire cuando se acerca a Star, pero apenas cualquiera de los otros tratamos de hacer conversación con él…
—Eso no es del todo cierto, Hot Shot—Comentó casualmente Optimus—Smokescreen, Sideswipe y el grupo de Jazz también son tolerados cerca de Starscream por sus Minicon.
—Además, si no mal recuerdas, “El cuarteto del terror” estaba más que dispuesto a darnos la oportunidad, pero tras lo del Escudo SkyBoom…—Red Alert les dio la espalda a ambos Mech, dejando correr la idea.
Ambos Autobot se encogieron ante el recordatorio de su más reciente metida de pata:
Todos los involucrados en el desastre estaban seguros de que solo la vehemente fe de Jetfire en la inocencia del Seeker evitó que este tomara la oferta de Megatron de volver con los Decepticons.
Scavenger, Smokescreen y Sideswipe, los otros tres que habían manifestado dudas respecto a culpar a Starscream, volvieron a las buenas gracias del temperamental Jet en cuestión de días.
La llegada de Jazz y su grupo – a pesar de coincidir con la Phase Sixer Decepticon SixShot – una semana después de ese desastre fue un regalo del mismísimo Primus: Bumblebee, Bluestreak y Crosshairs eran lo bastante jóvenes para mantenerse relativamente neutrales respecto a la presencia de Starscream en la base; el animado Praxiano llegando incluso a arrancarle una minúscula sonrisa al – temporalmente más estoico de lo normal – espadachín.
Había pasado ya un mes desde eso, un mes sin noticias de Megatron o la activación de nuevos Minicon, pero al menos la presente paz les permitió a los recién llegados acoplarse a la Tierra y al ritmo del equipo de Optimus; incluyendo, por supuesto, a su más reciente y controversial miembro.
Otro minúsculo detalle fue el incremento del tiempo que Jetfire y Starscream pasaban juntos. Incluso antes del “Incidente SkyBoom”, verlos juntos no era raro: Como los dos únicos Autobots voladores en la Tierra, era normal que tuvieran el impulso de abandonar la base por uno que otro vuelo corto. Sin embargo, desde el cargamontón que le hicieran los otros al pobre espadachín, la tentativa paz entre el Seeker y el 2IC se había solidificado en una auténtica confianza y cierto grado de afecto.
¿Qué tan profundo corría ese último?
Solo Smokescreen – su habilidad para leer a cualquier ente vivo como a DataPads era escalofriante en ocasiones – lo sabía, pero se negaba a confirmar rumores…
—Eso era todo, Hot Shot, eres libre de marcharte—La voz de Red Alert, teñida de impaciencia mal disimulada, sacó a ambos Mech de sus cavilaciones—A menos, claro, que desees ayudarme a organizar las entradas de mis registros: Un par de manos extras nunca son mal recibidas en mi MedBay…
—N-No gracias, Red Alert, me siento de maravilla—El Autobot amarillo prácticamente saltó de la camilla de examinación ante la idea de pasar más tiempo bajo la autoridad de la Femme—De hecho, ¿Qué acaso ese no es Sideswipe llamándome?—Hot Shot bufó, falsamente estresado mientras se dirigía a la salida de la estancia a paso ligero, pasando al lado de un divertido Optimus que observaba la escena en silencio—Tonto hermanito, ¿Qué habrá hecho ahora? Seguro se metió en problemas con Blurr y necesita que lo salven, el deber de un hermano mayor nunca acaba…

9:45 am

—¿Tienes un 6?
—Ve a pescar…
La intempestiva activación de la Alarma MiniCon interrumpió a Carlos y Sideswipe, haciendo que ambos lanzaran sus cartas al aire para acercarse a la consola principal.
—Sideswipe…—Blurr fue el primero en llegar a la estancia, enfilando directamente hacia el joven hacker—¿A dónde esta vez?
—Lafayette, Indiana—Respondió tecleando a toda velocidad el menor de los Autobots—A orillas del río Wabash, en un radio de tres kilómetros del puente Main Street.
—Eso es ser específico, vas progresando ‘Sides—Halagó Smokescreen, llegando junto con Scavenger y Jazz justo a tiempo para oír la ubicación del nuevo MiniCon. Tras ellos venían los estudiantes del Polyhexiano, Crosshairs y HotShot gruñéndose el uno al otro mientras Bluestreak y Bumblebee parecían listos para lavarse las manos de ambos.
—Bien hecho, hermanito—A HotShot se le quitaron las ganas de golpear a Crosshairs en favor de acariciar la cabeza de Sideswipe, logrando que se le tiñeran levemente de rosado las mejillas al sobrecalentarse el Energon en sus delicados cables faciales—Ahora solo resta organizarnos…
—Exacto, HotShot—Asintió Optimus—Y dadas nuestras recientes adiciones, esta es la oportunidad perfecta para que los nuevos reclutas demuestren lo que saben…
—Creí que nunca lo pedirías, OP—Sonrió Jazz, su visor destellando de una forma que hizo correr escalofríos por las espinas de todos salvo sus alumnos.
¿Pero qué…¡OIGAN, NO CREERÁN ESTO!—El sorprendido grito de Carlos sacó a los otros de su momentáneo pánico hacia el Saboteador.
—Wow, ¿Pero qué nos perdimos?—Preguntó jovialmente un relajado Jetfire con Starscream pisándole los talones. El 2IC había estado fuera de la Base, dando un buen vuelo matutino que casualmente lo llevó a la trayectoria de la patrulla de Starscream. Si bien el Seeker protestó a la presencia del Transbordador, a esas alturas eran más bien quejas por compromiso. Ambos llevaban ya alrededor de 40 minutos dando vueltas sobre el cielo de California cuando la Alarma Minicon sonó en sus Comms y se devolvieron a la Base a su máxima velocidad.
—Que al parecer no es uno, sino DOS MiniCon los que decidieron agraciar con su presencia «Las encrucijadas de Estados Unidos»—Contestó ligeramente desconcertado Sideswipe, recalculando las frecuencias de sus radares—Al parecer estos pequeñines aterrizaron con una distancia estimada de 1 ½ kilómetros…
—Eso…Cambia las cosas—Caviló más seriamente Optimus, haciendo un rápido conteo de personal—Jazz, tú y tu unidad vienen con nosotros. Scavenger, esta vez te quedas aquí, necesitamos alguien protegiendo la Base. Carlos, que Rad te ayude con los monitores—El Prime hizo una pausa al notar a Rad llegar con Red Alert y a Alexis – ¿En qué momento se acomodó allí? – sentada sobre el pie de Starscream, con Lazerbeak posada en el hombro del Seeker—Alexis y Lazerbeak, vigilen a los MiniCon. Todos los demás, nos vamos a Indiana.


 

Orillas del Río Wabash: Indiana, EE.UU. – 10:30 am

—¿Nada por allí?
—Nope, ¿Qué tal ustedes?
—Algunas palomas…
—Mr. Hot Stuff casi pisa un pobre conejo…
¡CROSSHAIRS!!!
—¡Nada de gritar a través de los CommLink!
—¿Y que se supone que estás haciendo, Red?
—Tú SABES a qué me refiero, Youngling…
La discusión se vio cortada por la llegada de unos muy conocidos rotores, justo cuando Starscream se debatía si golpear en la nuca a Jetfire por dar pie al inicio de la discusión o intervenir antes de que Red Alert y HotShot accidentalmente los dejaran expuestos a intercepciones radiofónicas Decepticon.
—Cyclonus…—Murmuró severamente el Jet, mirando de reojo a su compañero de búsqueda.
Jetfire asintió casi imperceptiblemente, preparando su arma—Hora del show, cariño…


 

Puente Main Street: Indiana, EE.UU. – 10:45 am

Optimus y Megatron, en medio del improvisado campo de batalla, iban igualados golpe a golpe.
HotShot – decidido a hacerlo pagar por involucrar a Sideswipe en sus asuntos inconclusos – buscó inmediatamente a Wheeljack al inicio de la refriega, el desertor más que dispuesta a responder al desafío.
Por alguna extraña razón, Demolisher parecía particularmente ensañado contra Smokescreen, pero el Autobot esquivaba todos sus golpes con una distraída fluidez nacida de la práctica.
Blurr se dedicaba a marear a Cyclonus, su velocidad haciendo imposible para el lunático discernir cuando disparar.
Thrust, siempre el oportunista, decidió ir tras el eslabón más débil: Aka Sideswipe…Sólo para terminar con la cara llenar de los Aguijones de un ofendido Bumblebee, el Scout humeando ante el descaro del Estratega Decepticon para atacar al hacker mientras este estaba parado a su lado.
Jazz, apenas notó que este pretendía emboscar a Bluestreak y Crosshairs, le cerró el paso a Tidalwave. Honestamente, era aterrador contemplar al pequeño Saboteador bailar alrededor del Decepticon en una danza llena de gracia y destreza; pero que a la vez le recordaba a los Autobots del equipo original a una Piraña cercando a su víctima…
Strascream, mientras tanto, lidiaba con su propio drama: La completamente inesperada llegada de otros dos Seekers marcados con el emblema Decepticon, uno azul y otro violeta. Apenas esos tres cruzaron ópticos, la tensión alrededor de ellos pudo sentirse a través de todo el campo de batalla. Entonces, en menos de un parpadeo, el trío de Jets había chocado en un círculo de alas, propulsores y el brillo rojo del alerón-espada de Starscream.
Los otros Autobots notaron, preocupados y confundidos, que su Seeker no había desenvainado el Sable Estelar; pero Jetfire, el único que parecía tener alguna pista sobre lo que pasaba, estaba demasiado ocupado manteniendo a raya a SixShot con la ayuda de Red Alert.
Mientras eso ocurría, Crosshairs y Bluestreak permanecieron alejados del combate por órdenes de Jazz y Optimus, separándose para buscar los MiniCon.
Desgraciadamente, Megatron y Thrust tuvieron la misma idea; por lo que otros dos recién llegados, Shockwave y Soundwave, también se dirigieron directamente al área en que estaban escondidos los MiniCon.
Era, en resumen, una situación FUBAR*…
Que – para desgracia de ambos líderes – llegados a ese punto, solo podía empeorar…
Sin que nadie pudiera preverlo, los Minicon del día corrieron directamente hacia la zona de peligro…
El que había estado en el río no se detuvo hasta alcanzar su objetivo: Starscream
El que salió del follaje rodeando el lugar chocó con la pierna de SixShot
Se hizo el silencio en el campo de batalla, roto solo por las rápidas pisadas de los cuatro Cybertronianos ausentes que no se detuvieron hasta llegar con sus compañeros: Crosshairs y Shockwave del otro lado de río mientras Bluestreak y Soundwave emergían del bosque.
Ambos bandos se observaron, inseguros, por unos largos segundos durante los cuales los únicos que se movieron fueron los que tenían a un Minicon aferrado a alguna de sus extremidades, levantando a los pequeñajos – Starscream con mucho más cuidado que SixShot.
Ni Optimus o Megatron tuvieron tiempo de ordenar nada respecto al MiniCon en posesión del enemigo.
Hubo una explosión en pleno cielo…
Una luz cegadora…
Gritos confusos…
Y, para el 95% de los presentes, el inicio de lo que luego llamarían el mes más extraño de sus vidas…