Actions

Work Header

DO I WANNA KNOW

Chapter Text

DO I WANNA KNOW (Arctic Monkeys)

Hay cosas que un súper héroe sabe. Detalles que se deben tener en cuenta y se tatúan en la mente, como una segunda piel para poder sobrevivir. Por ejemplo, es bien conocido que una simple patrulla puede salirse de control y las probabilidades de morir aumentan, si cierto mercenario aparece.

Claro que esta vez no se trataba del incesante parloteo de Wade o de su acoso, sino del momento en que Peter lo empujó. En realidad no sabía porque lo hizo, pero no importó porque al sentir el impacto en el pecho, las cosas dejaron de tener sentido. Vagamente se pregunta si acababa de recibir un disparo, pero desechó la idea apenas el suelo lo recibió con los brazos abiertos. De fondo escucha explosiones, disparos y la risa histérica del villano de turno. Creía que se trataba de Doc. Oct, pero no puede asegurarlo.

Si es sincero, le cuesta trabajo recordar donde está, o que estaba haciendo en primer lugar. Lo único que sabía es que había gritos y silbidos en el aire. Parecía estar en una bodega, donde los Avengers iban de un lado a otro. Su visión cambiaba cada cierto tiempo y la boca le sabía a sangre, por lo que terminó tosiendo. Casi se ahoga con la máscara puesta pero sin poder moverse, se las arregló para que el aire siguiera circulando.

—Hmmm.

Lo primero de lo que quizás es consiente, es que alguien lo mueve. Resulta doloroso, pero es el único pensamiento que puede mantener por más de dos segundos. Deadpool aparece tan rápido como su cerebro lo procesa; debe estar muy mal porque lo vio alzar una mano ensangrentada, luego de presionar la herida. En su posición Peter no puede bajar la mirada, a duras penas y ve a Wade, así que moverse está totalmente descartado. Cuando se da cuenta, el mercenario ha empezado a hablar mucho más rápido de lo acostumbrado. Mentalmente agradece que le suba la máscara hasta el puente de la nariz, porque respirar se vuelve más fácil.

—"Esta bien" —dijo Spiderman con una voz que no suena del todo suya. Tal vez por eso el otro se queda callado y lo mira durante un largo instante, antes de decir algo.

—"No. No lo está"

En medio de su tambaleante mente, le pareció que la voz de Wade sonó mucho más seria de lo que debería; tan seria como nunca la había oído, aunque el héroe no entiende de qué diablos están hablando, ni siquiera sabía porque habló primero. Pero tras un nuevo parpadeo, Deadpool lo llama una última vez antes que el mundo desaparezca.

A partir de ese momento su conciencia iba y venía. La mayor parte del tiempo no entendía que sucedía, su mundo terminó reducido a sombras, murmullos y un fuerte olor a medicina. A veces el dolor lo hacía quejarse, otras veces balbucear cosas incomprensibles hasta para él. Lo único real es ese deseo porque todo pase rápido, que el dolor desaparezca y que existir no sea una carga tan grande.

Por ello, en algún punto entre ese mundo de sombras, se encontró mirando el techo de la habitación sin saber desde hace cuánto tiempo que lo hacía. Le parece una escena familiar, aunque ignora el motivo. Con un suspiro dio un largo parpadeo. El ruido de los monitores le aseguran que sigue con vida, es el único sonido que existe en esa enorme habitación y de alguna manera, es igual a un grito.

Alguien viene e intenta hablarle, en una escena que se repite mil veces pero que de alguna manera siempre olvida. Luego de un mes, Peter no tiene muy claro que sucedió. Los Avengers dicen que recibió un disparo con un extraño gen mutante, que inhibió sus poderes. Era como un veneno, uno que estuvo a punto de matarlo.

—Uh.

A pesar de su poder de curación, todavía se sentía algo adolorido. Hace un par de semanas salió de las instalaciones de los Avengers, pero todavía intentaba arreglar el desastre que dejó su desaparición. Tony le ayudo con Tía May, básicamente hizo que Jarvis modificara su voz para hacerse pasar por él, pero con Mary Jane tuvo que explicarle la situación. Su amiga no se las puso fácil, exigió y acoso tanto como pudo, hasta que le permitieron verlo; era gracioso que no pudieran con ella.

Con un suspiro, Peter miró el cielo. El que sufrió más fue su trabajo y su estudio. Las cuentas no iban a pagarse solas, tendría que patrullar en la noche para volver bajo la "gracia" de Jameson, además había una montaña de tarea con su nombre. Para todo el mundo, Peter Parker estuvo en un seminario como pasante de la compañía Stark, lo que era una coartada lo suficientemente creíble, por si acaso alguien preguntaba.

Un nuevo suspiro intentó ayudarle a apaciguar su mente. En la noche investigaría más sobre el veneno, llámenlo paranoico pero prefería dormir sin tener que preocuparse por combatir algo que luego estaría perfeccionado y seria 100% letal. Los Avengers ya estaban haciendo sus propias patrullas, pero aun cuando no planeaba unirse a ellos, no quería decir que no podía salir por su cuenta.

Por el momento decidió enfocarse en un problema a la vez, para poder disfrutar de las congestionadas calles de New York. Era casi refrescante caminar sin la supervisión del Dr. Banner. Pasó tanto tiempo confinado a la cama, que esto era agradable.

PUM

…o al menos lo hubiera sido, sino fuera por la estela de polvo que se levantó. Ahí, una persona cayó igual que un costal de papas, desde el edificio que tenía a su izquierda. Asustarse resulto fácil, pero fue instintivo tensarse por el peligro que todavía no sentía.

—¡10 puntos! ¡Aterrizaje perfecto!

A su lado, una voz cantarina logró que se encogiera levemente. Deadpool había derribado a un pobre tipo, que lo único que hacía era quejarse (debía tener alguna habilidad especial, porque nadie sobrevive una caída de 10 pisos).

—Quieto —dijo el mercenario al dispararle en el hombro.

—¡Tiene un arma! —gritó alguien.

Algunos incluso lo reconocieron y los que no lo hicieron, notaron el arsenal que llevaba encima. Eso bastó para crear una pequeña histeria donde todos corrieron, excepto el tipo que seguía en el suelo. Él le hizo caso a Wade.

—Buen chico —dijo el mercenario sin inmutarse por los gritos a su alrededor o el pequeño caos que desató su presencia. Pronto la policía aparecería aunque eso no pareció interesarle, lo único que importó fue el instante en que Peter se movió.

Retroceder era la opción más obvia, porque el adolescente debía recordar quien era y quien no era. Spiderman no tendría ningún problema en lidiar con Deadpool, pero Peter era un sujeto común y corriente, uno que tenía el derecho de salir corriendo para quitarse su ropa de civil.

—¡Peter Parker! —exclamó Wade y el héroe se paralizó en su puesto— .El fotógrafo que estaba buscando. Se honesto ¿Cuál es mi mejor lado?

—¿Qu-qué? —tartamudeó apenas su espacio personal fue invadido.

—Oh entiendo. Es inapropiado hablar de negocios frente a los niños. Lo comprendo totalmente ¿Por qué no dijiste algo antes?

—Yo…

—Quieto Fido, papi ira a hablar con la gente grande —le dijo al sujeto que para este punto era una mezcla de sollozos, sangre y pequeñas suplicas— .Sino estas cuando vuelva, te volare la cabeza. Byebye.

El tono jovial no fue debidamente detallado, porque Wade cargó a Peter sobre el hombro. Con sus reflejos arácnidos y su fuerza sobre humana, hubiera podido evitar que lo tocara, pero no se suponía que hiciera nada de eso.

Claro que no importaba de cual identidad se tratara, ambos resintieron el movimiento y se quejaron por lo bajo, porque Wade sacó un gancho y lo lanzó hacia la azotea más cercana. El repentino jalón además de tomar a Peter desprevenido, hizo que se aferrara a él, mientras su respiración se cortó por la manera como sus costillas crujieron dolorosamente. Él no estaba acostumbrado a ser el pasajero, sin mencionar que el imprudente hombre que lideraba el asunto podía ser bastante brusco. Wade era ágil y sigiloso como cualquier asesino de su categoría debía ser (si es que tenía ganas y no se saboteaba a sí mismo), pero esa precisión y "delicadeza" no se aplicaban a este tipo de cosas.

—Auch.

Por eso, apenas llegaron a la terraza, Deadpool lo soltó sin gracia ni encanto.

—Ah hombre, funciona de maravilla —dijo al referirse al gadget que tenía en las manos y que miraba con adoración— .Lo último de tecnología Stark. O lo fue hace tres semanas, estoy seguro que no extrañara un viejo cacharro como este.

—Seguramente lo hará —silbó Peter algo adolorido, mientras se puso de pie.

—Bueno, deje una nota.

"Te debo. D.P" No es precisamente una nota, pero el adolecente se sacudió un poco la ropa y no habló del asunto.

—Toma, puedes admirarlo. Maravíllate con el futuro muchacho— dijo Deadpool al lanzarle el aparato.

—Tecnología roba de Stark, mi sueño hecho realidad —ironizó— .El futuro se ve un poco turbio con esto.

Wade se rió entre dientes, pero su buen humor desapareció cuando empezó a hablar con sus "cajas". Peter lo había visto un par de veces, además su comportamiento errático no era ningún misterio para él. Pero oírlo balbucear logró que enarcara una ceja, lo que decía no tenía sentido, ni tampoco sabía de lo que hablaba, pero cuando empezó a quejarse sobre no estar fraternizando con el enemigo, se tensó. Ser considerado un "enemigo" era igual que una sentencia de muerte. Por eso, corrió mil escenarios en su mente; ninguno fue muy favorable ni alentador. Sus pensamientos iban desde: "Le pagaron para asesinar a Peter Parker" a "sabe mi identidad secreta".

—Así que…—empezó Peter sintiéndose inquieto, pero jugando a la víctima desentendida— ¿Qué hago aquí?

El mayor cesó su monologo y lo miró fijamente. Al principio alzó una mano para ayudarse a responder, pero cambio de parecer y cruzó los brazos contra el pecho. Luego sólo chasqueó la lengua he hizo un mohín de fastidio.

—¿No puede un mercenario mundialmente conocido hacerse un estudio fotográfico? Estoy pensando en un tema medieval, con vestidos largos y corsés.

….si, dijo vestidos. Peter creyó haberlo visto inusualmente serio, pero en menos de un segundo volvió a su incesante e incongruente charla. Eso obviamente no significó que no notara que evitó conveniente la pregunta.

—Mundialmente conocido —repitió Peter sin poderlo evitar— ¿No te confunden con Spiderman?

—A Spiderman lo confunden conmigo.

—No. Estoy seguro que es al revés —dijo sin darse cuenta de la pequeña sonrisa que curvó sus labios.

Hablar con Wade podía ser divertido. A pesar de su sórdido sentido del humor y bajo sentido de la moral, ambos coordinaban con extraña facilidad. En especial durante los últimos meses, donde el mercenario parecía más abierto a no matar. Hería de gravedad, mutilaba y quizás torturaba, pero no mataba y Peter iba a tomar el avance como algo positivo.

—Hablando de insectos… —empezó Deadpool como quien no quiere la cosa— ¿Sabes dónde está Spidey?

Normalmente hubiera corregido que las arañas no eran insectos, pero la situación lo sacudió lo suficiente como para abrir y cerrar los labios. No era la primera vez que alguien intentaba llegar a Spiderman a través de Peter Parker, pero eso no significaba que fuera habitual. En todo caso, las cosas podían ponerse feas.

—No —respondió con el ceño ligeramente fruncido.

—Niño, tú eres el único que sabe dónde va a estar para tomar fotos y te diré algo, Spiderman no es fácil de rastrear —aseguró Deadpool— .Yo lo sé, así como la mitad de los súper villanos de New York.

Con cada palabra, Wade lo rodeó y lo miró de arriba abajo. Peter se movió con él, sintiéndose incómodo. Usualmente estaba detrás de su máscara cuando estaba siendo estudiando, así que no sabía qué hacer.

—Eso no significa que sepa dónde está.

—¿Cómo consigues las fotos?

—Suerte.

—La suerte no existe —dijo Deadpool con una pequeña risita, que tachaba la idea de ridícula— .Si así fuera, tú tendrías más dinero y yo me parecería más a Ryan Reynolds

Lo estuvo investigando. El corazón de Peter se disparó, ante la idea que hubiera relacionado a sus dos alter egos de alguna manera; por su propio bien, empujó la sensación lejos e intentó fingir demencia.

—¿Sabes cuantas personas piensan que conozco a Spiderman? —dijo al cruzarse de brazos— .Tú idea no es muy original.

—Te lo han preguntado un par de villanos —concedió el mercenario tras sacar un envoltorio de tacos, donde tenía escrita su investigación— .Tres, para ser exactos.

"¿A dónde quiere llegar?"

Peter lo miró con duda, pero siguió la trayectoria del envoltorio que arrojó sobre el hombro. Una pequeña ola de pánico lo invadió al saber que lo que podría tener información suya, rodaba por la terraza. Fue inevitable no ir por ello, aunque a Wade no pareció importarle.

—Entonces, no son amigos —divagó todavía con un tono casual, que fingía desinterés.

—No lo somos —aseguró Peter sin mirarlo. Estaba ocupando desarrugando el envoltorio.

—¿Amantes?

—….

Bueno.

De todas las cosas locas que Deadpool le ha dicho, esta entraba en el top 10. Peter sintió que se había congelado en su puesto, incluso una brisa especialmente fuerte estuvo a punto de arrebatarle el envoltorio, por lo que luchó para atraparlo de nuevo. Cuando lo consiguió, lo apretó con fuerza contra el pecho. Probablemente tendría que lavar la camisa después.

—¿Amantes? —repitió sin entender o de plano creyera que no hablaba enserio.

—Amantes —asintió Deadpool— ¿Voulez vous coucher avec Spiderman? ¿Hacen fondue juntos? ¿Alguna vez…?

—¡No! —interrumpió Peter antes que siguiera haciendo insinuaciones, que venían acompañadas de obscenos gestos.

—Sin ofender niño, pero no pareces el tipo de persona que sea…bueno, como decirlo con delicadeza, un acosador profesional.

—¿Qué?

—¿Cómo sabes dónde va a estar Spiderman?

—Ya te dije, es suerte, coloco una serie de cámaras y…

—Y una mierda. Eso no funciona a no ser que sepas a qué velocidad va. Lo sé. Lo investigue.

—No somos amantes —repitió Peter al guardar el envoltorio en su pantalón y acercarse— .Tampoco somos amigos y no conozco a Spiderman. Sólo porque no pueda explicar algo que suena estúpido e inverosímil, no significa que este mintiendo.

—Per…

—No. No, no —cantó al alzar una mano para que se callara— .Escucha lo que digo. No-somos-amantes.

A veces debía hablarle de esa manera para que entendiera. Spiderman le hablaba así, por lo que se sintió desubicado por el repentino cambio de roles.

—¿Por qué te importa? —dijo para desviar la atención de su propia incomodidad. Pareció hacer el truco, porque Deadpool movió las manos para restarle importancia, hasta que se encogió de hombros.

—¿Importarme? Pfff, no me importa.

El héroe lo estudio con cuidado, consiente que se había puesto a la defensiva.

—¿Entoncesquéestamos…?/¿Estámuerto?

—¿Uh, qué? —dijo Peter luego que hablaran al mismo tiempo.

—Muerto —repitió Wade como si el muchacho fuera sordo, o particularmente lento— .Difunto. Dio su último suspiro. Está en otra vida. Habla con San Pedro. Está…

—Sí, ya entendí —interrumpió tras alzar una mano— ¿Por qué piensas que está muerto?

—La última vez no se veía precisamente vivo —divagó un segundo, antes de asentir a los comentario de las cajas —.Entonces, ¿está muerto?

—Probablemente fue a una misión con los Avengers —dijo y a cambio fue halado con fuerza por el brazo, para terminar a ras contra el pecho contrario.

—No estas respondiendo mi pregunta.

Había un tono amenazante en su voz y Peter maldijo el instante en que su sentido arácnido enloqueció. No había nada que pudiera decir, que no comprometiera su identidad.

—De verdad no lo sé. No creo —insistió— .Es Spiderman. No puede morir.

—Sí que puede.

¡Ahí!

Su voz sonó amarga y miserable durante un instante. Peter incluso pudo notar que estaba tenso debido a la manera como sus hombros se encogieron. Era normal para él saberlo, considerado el tiempo que pasaban juntos y el riesgo que conllevaba ignorar los pequeños detalles. Aun así, fue la pesadez en su voz lo que lo hizo parpadear en desconcierto.

—¿Estas preocupado por m…? ¡Por Spiderman! —corrigió presuroso— ¿Estas preocupado por él?

Deadpool lo soltó de mala gana y más brusco de lo esperado, hizo que el héroe diera un par de torpes pasos hacia atrás, para recuperar el equilibrio. Después Wade gruñó entre dientes y se cruzó de brazos.

—No estoy preocupado.

Si lo estaba. Pero Peter sólo pudo morderse el interior de la mejilla para no responder. El otro hombre se veía amenazante y parecía muy capaz de golpearlo si decidía contradecirlo. No porque fuera a hacerlo, pero el ambiente cambio cuando Wade colocó dos dedos en su mentón, de manera pensativa.

—No son novios —recapituló.

—No lo somos —repitió Peter a la defensiva.

—Y no lo conoces.

—No lo hago.

—Sí, yo también veo el parecido —le dijo Deadpool a sus cajas— .Tienen la misma altura y la musculatura es similar.

Pánico se apoderó de Peter, su mente trabajó en sobre marcha para intentar salir de ese problema, pero cuando lo vio acercarse, retrocedió por instinto. Era justificable, Wade era peligroso y siendo un civil debía mantener la distancia, o eso se repitió mil veces, la verdad es que no podía pensar si lo tenía tan cerca.

—¡Kyaaa!

Lastimosamente, Deadpool se movió con la velocidad que sólo le había visto usar en sus peleas. El gritico que soltó Peter no fue por la violación de su espacio personal, sino por el par de manos que bajaron por su espalda y le apretaron el trasero.

—¡Son familia! —exclamó Wade con la alegría de quien ha descubierto el secreto de la vida.

—¡No lo somos! —chilló Peter al intentar soltarse. Por poco y le pega con toda su fuerza, pero él sabía controlarse en situaciones de estrés (gracias Flash). Eso obviamente no evitó que sintiera el rostro caliente, por el firme cuerpo que se presionó contra el suyo y el par de manos que no lo soltaban.

—Reconocería ese trasero donde fuera —aseguró— ¿Eres su hermano? Tú expediente dice que no tienes, ¿quizás un primo lejano? ¡Oh ya se! Fueron separados al nacer y cuando volvieron a reunirse, lucharon juntos contra el crimen. Es un clásico.

Despacio subió las manos por su espalda. Fue un gesto deliberadamente sugestivo, que dejó a Peter sin palabras. Era la primera vez que Deadpool hacia algo tan directo, pero que se tratara de su alterego hizo algo gracioso con su cabeza. Estaba enojado….pero no sabía exactamente porque.

—Oh, tiempo de irse.

Peter sólo pudo verlo, sintiéndose aturdido. Vagamente se dio cuenta que había un incendio, eso debió atraer a las patrullas y no el lunático hombre que lo acompañaba.

—Tal vez Spidey este ahí.

Fue lo único que dijo antes de desaparecer por completo. Si usó su cinturón, el adolecente no se dio cuenta, lo único que sabía es que se quedó en blanco. Sólo reaccionó cuando sacó el envoltorio de tacos, que por poco sale volando, así que lo atrapó sin apenas moverse.

—"ENCONTRAR A SPIDEY" —subrayó Wade en letras grandes, más abajo también había un "cueste lo que cueste" que hizo saltar su corazón sin razón aparente.

La decisión de patrullar en la noche ya estaba tomada, pero de alguna manera se sintió inquieto.

—Que estupidez —farfulló al agachar la mirada y llevarse una mano a la nuca para aflojar la presión. Se negó terca y obstinadamente, a aceptar que se había sonrojando ¡Porque no era eso! Era…era el sol…si, eso.

Tal vez estuvo pensando en el mercenario todo el día, pero no significaba nada, únicamente estaba siendo precavido. Las personas siempre le estaban advirtiendo sobre Wade Wilson y tenían razón, él era peligroso. En el pasado incluso le había disparado un par de veces, pero…también lo ha salvado en muchas ocasiones, sin mencionar que quería cambiar.

No podía negar que en algún punto de su extraña relación, comenzó a preocuparse por él y eso…era confuso para Peter. Con un suspiró, miró esa noche sin estrellas y se centró en las luces de la ciudad. Había pasado tanto tiempo ensimismado en sus pensamientos, que apenas se encontró usando su traje, se preguntó cuándo llegó a esa azotea. Mentalmente se reprendió, porque en las patrullas no hay lugar para distracciones, la última vez casi se muere, así que negó la cabeza un par de veces. Lo hizo antes que su sentido arácnido produjera un molesto zumbido. Sin dudar miró a todas partes, hasta que encontró a Wade a menos de dos metros. Bien pudo erizarse igual que un gato asustado, pero sus palabras se trabaron una vez el otro se acercó. Se veía calmado, su lenguaje corporal así lo decía, pero sabía que eso podía cambiar en menos de un instante.

Cuando Deadpool estuvo lo suficientemente cerca, deslizó una mano tras su espalda. El sentido arácnido de Peter seguía produciendo el mismo zumbido, que le indicaba que su vida no estaba particularmente en peligro, pero no evitó que las alarmas en su cabeza se encendieran. Patearlo contra una pared, fue más un reflejo que otra cosa.

—Hahahaha —empezó Deadpool al enderezarse— .Definitivamente Spidey.

—Podrías sólo haber preguntado —dijo al cruzar los brazos, mientras lo vio acercarse sin prisa.

—¿Dónde está la diversión en hacerlo?

—No sé para qué me molesto —resopló Peter, mientras un brazo se cerró alrededor de sus hombros y lo jaló cerca.

—¡Exacto! —apoyó— .Deberías sólo relajarte y admitir de una vez que me quieres.

—Sí, no lo creo —dijo con buen humor, antes de quitarse su brazo de encima.

—Ya volveremos a eso, en realidad quería hablar sobre tu hermano.

—No tengo hermanos.

Responder fue un instintivo, pero Wade realizó un gesto desdeñoso donde terminó tosiendo incómodamente en una mano, antes de hablar.

—Peter Parker.

La sola mención tensionó sus musculo, su corazón incluso se detuvo un segundo, pero además de eso, trató de mantenerse tan calmado como fuera posible. El mercenario pareció darse cuenta del sobresalto, quizás porque así como Peter, él también había estudiado sus movimientos. Casi pudo jurar que enarcó una ceja bajo la mascara.

—No somos hermanos —aseguró con seriedad.

—Hey, no voy a decirle nada a nadie, puedes relajarte —dijo Deadpool tras alzar las manos de modo conciliador— .Pero quizás hayas escuchado que esta tarde pude haberlo secuestrado.

—¿Qué?

—No sabía que era tu hermano —se apresuró a agregar.

—No somos….

—Sí, sí, ya escuche. Aun así, lamento haberlo hecho, no estuvo bien. La familia queda totalmente fuera de los límites.

Esta vez el héroe resopló ruidosamente, quizás un poco exasperado. No sabía qué hacer para que Wade entendiera que Peter Parker y Spiderman no estaban relacionados de ninguna manera. Estaba experimentando un nuevo tipo de estrés, en una escala que no creía posible, por lo que culpo enteramente a ese desquiciado hombre.

—¿Qué te he dicho sobre secuestrar civiles? —reprendió.

—Por eso me estoy disculpando.

—Tks, ¿para qué lo necesitabas? —preguntó luego de chasquear la lengua.

—Uh, quería preguntarle dónde estabas. Tengo un par de preguntas, pero desde que desapareciste no tuve forma de contactarte.

—¿Y Parker fue la opción más lógica?

Aunque quiso hacerlo sonar como una idea estúpida, Peter apretó la mandíbula. Si el otro notó la duda en su voz, no lo mencionó, estaba ocupando hablando con sus cajas.

—Intente con los Avengers primero, pero ya sabes, no son precisamente muy comunicativos con sus operaciones —divagó Wade con un ademan— .Incluso hable con algunos de tus enemigos, pero nadie te había visto.

—¿Por hablar te refieres a…?

—Todos están vivos, no te preocupes —aseguró y Peter no empujó el asunto.

—Bien, aquí me tienes ¿Qué necesitas?

No había manera de evitar lo que sucedía, entre más rápido terminara más rápido se olvidaría de sus extrañas teorías. Conforme con la decisión, Peter esperó durante un par minutos donde el otro no hizo nada más que observarlo. Confundido, parpadeó antes de ladear ligeramente la cabeza. Al final Wade carraspeó y desvió la mirada a otro lado.

—¿Recuerdas lo que sucedió?

—No realmente, Iron-man y el Dr. Banner dicen que me inyectaron un tipo de veneno —respondió Peter— .Ellos ni siquiera saben de dónde vino la llamada de auxilio que entró en sus sistemas.

—Sí, yo hice eso cuando caíste —dijo con poco interés— ¿No recuerdas porque fuimos al laboratorio?

—No, ellos tampoco lo saben —señaló Spiderman— ¿Por qué lo hicimos?

—No sé —respondió Wade y Spiderman entrecerró la mirada poco confiado— .Hey, no me mires así, sólo me pediste que te acompañara y eso hice.

—Eso no suena como algo que yo haría.

—Puede que te interceptara en el camino, hasta que al final me dejaste ir contigo.

Eso sonaba más creíble, pero Peter no pudo evitar cruzarse de brazos.

—¿Y no recuerdas porque quería ir a ese lugar?

—No —respondió— .No había nada importante de todas maneras.

Había algo que no le decía, pero el adolescente no sabía lo que era. Es cierto que gran parte de la investigación y el mismo laboratorio fueron destruidos con la pelea, así que no habían podido rescatar nada importante.

—El disparo era para mí —dijo Deadpool de la nada. Había una extraña seriedad en su voz, que rompió el breve silencio en que terminaron envueltos— .El veneno casi te mata, pero yo hubiera podido resistirlo mejor —resopló— .Mira, aunque aprecio el gesto y todo, no te metas en cosas que no puedes manejar. Yo vuelvo, siempre lo hago.

—No puedo explicar algo que no recuerdo, pero si te empuje era porque debía hacerlo —dijo Spiderman con el ceño fruncido por el regaño.

—No juegues al héroe conmigo, no lo necesito.

—Bien, porque tampoco lo estaba ofreciendo. Si quieres morirte busca otro lugar, pero mientras estemos juntos te mantendrás vivo. Estas atascado conmigo y lo vas a estar siempre.

Para hacer que entendiera golpeó su pecho con su dedo índice, mientras puntualizó cada letra, lo hizo hasta que su sentido arácnido se disparó. Sin dudar, saltó para caer contra el borde de la azotea. Dese ahí, vio al mercenario con el arma en la mano. Se veía igual, pero tan diferente que Peter se tensó sin saber que sucedía. La situación duró hasta que lo escuchó reírse.

—Awww, estas preocupado por mí —señaló Wade divertido— ¿Estas es tu manera de decir que me amas?

—Ya quisieras —dijo Peter al incorporarse lentamente, mientras lo vio guardar el arma.

—Te sorprendería saber lo que quiero —murmuró.

—¿Qué?

—¿Qué?

—Dijiste algo —dijo con los ojos entrecerrados en desconfianza.

—No lo hice —aseguró Wade— .Hey, ¿quieres tacos? Traía una bolsa conmigo, en alguna parte.

Tardo apenas un instante en encontrarla junto a la pared, donde se había estrellado al principio.

—Tengo que patrullar.

—Sólo tomara un segundo Baby-boy. Si algo sucede dejamos todo y te acompaño.

Él esperó tan paciente como pudo, por lo que el adolecente se mordió el interior de la mejilla. A cambio lo escuchó hablar sobre lo que había traído. Peter no sabía que era, pero había algo raro con Deadpool, algo más raro de lo normal.

—De acuerdo —accedió al final.

Sin querer ser demasiado obvio en sus intentos por descubrir que sucedía con él, se sentó con cuidado. Emocionado, Wade se acomodó a su lado y abrió la bolsa. Ambos se levantaron las máscaras y empezaron una conversación, sobre una película cuyo nombre Peter no recordaba, pero el mercenario entendió la referencia.

—Gracias —dijo Peter al recibir su taco.

…hubo un momento extraño apenas lo recibió. Deadpool se inclinó un poco, en realidad no tuvo que moverse demasiado porque estaban tan cerca, que sus hombros se rozaban. Ahí presionó suavemente sus labios, en algo que solamente podía ser explicada como la cosa más extraña que le había sucedido a Spiderman en su joven vida. Peter estaba tan quieto, que el taco en su mano resbaló y en la calle puede que alguien gritara "¡¿Oh, por Dios qué es esto?!" .Pero fue un detalle tan superfluo, porque reaccionó apenas la boca contraria se movió contra la suya. Sin pensar, saltó para pegarse contra la pared más cercana, con las piernas semi-flexionadas y un rubor en las mejillas, que desapareció apenas se bajó la máscara tan rápido le fue posible.

Deadpool se lamió los labios y eso bastó para que se sonrojara furiosamente, mientras su corazón palpitó con fuerza.

—Esa expresión es linda —comentó Wade al ponerse de pie.

Peter se quedó quieto, básicamente porque no se le ocurrió hacer otra cosa, pero cuando iba a moverse perdió la oportunidad. Lo único que tuvo sentido, fue la manera como su sentido arácnido enloqueció apenas el otro se colocó al frente. Todavía sentía el rostro caliente, pero se quedó quieto por el arma bajo su mentón y el brazo que se colocó a un lado de su cabeza.

—¿Cuál es tu juego? —preguntó Deadpool con un tono serio y mortal. El mismo que le ha oído usar con sus enemigos— ¿Acaso intentas confundirme? ¿O es que en el fondo tienes un deseo suicida?

Honestamente Peter no creía que necesitara más ayuda intentando confundirse, él podía solo. Gracias. Pero quizás si tenía un deseo suicida, porque se encontró frunciendo el ceño. No le importó que el mercenario se acomodara entre sus piernas, la presión del cañón o el reducido espacio entre ambos.

—Vete a la mierda —gruñó Spiderman entre dientes— ¿Cuál es tu maldito problema? Sé que no puedo salvar a todos, pero eso no significa que no pueda intentarlo. Tampoco tengo un plan secreto, ni estoy esperando algo a cambio. ¿O es que acaso crees que porque intente salvar tu vida ahora me debes algo?

Sus palabras se cortaron, apenas el arma lo obligó a tirar la cabeza ligeramente hacia atrás. Wade era mucho más alto, pero en su posición actual, con las piernas flexionadas contra la pared y la cabeza hacia atrás, Peter mantuvo contacto visual todo el tiempo. Eso obviamente no disminuyó su enojo, ni lo hizo cambiar de opinión.

—Púdrete Wade.

Si. Deseos suicidas. Eso era lo que pasaba con Peter.

Deadpool también debió pensarlo, porque se acercó más. El leve roce entre ambos se transformó en una demandante presión, mientras la mano a un lado de su cabeza, empezó a tirar de su máscara. Instintivamente trató de detenerlo, pero la presión del arma lo incitó a quedarse quieto.

—¿Qué demonios…?

Un par de labios volvieron a sellar los suyos, en cuanto la máscara se movió lo suficiente para permitirlo. Fue vergonzoso el pequeño sonido de sorpresa que soltó, pero si su primer pensamiento fue empujarlo, se congeló cuando algo húmedo se abrió paso entre sus labios. Peter no sabía que sucedía, no hasta que Wade soltó su arma y deslizó una mano tras su nuca para tenerlo donde quería.

Se sintió tan caliente, que se erizó apenas su lengua se enredó contra la suya y sus labios lo buscaron con hambre apenas contenida. Él lo mordió, lamió e intentó marcarlo, con la misma intensidad con la que vivía su vida.

—Nh —gimió una vez el mercenario meció un poco la cadera.

Quizás no fue su gemido, porque Deadpool se alejó con un sonido húmedo. Ambos estaban jadeando, pero cuando Peter se lamió los labios en un gesto algo nervioso, encontró al otro siguiendo el movimiento.

—¿Qué…? —empezó el adolescente hasta que fue abrazado sin aviso.

—¿Qué voy a hacer contigo? —gimoteó Wade con el rostro oculto en su cuello— .Sólo necesito nombres ¿sabes? Sólo uno, el que recuerdes y no existirá más.

En medio de su aturdimiento, se le ocurrió algo muy extraño a Peter: tenía un mercenario. Un mortal y desquiciado mercenario, que haría lo que fuera si se lo pedía. La información fue casi devastadora, porque no sabía qué hacer con ella. Necesitó de un momento, pero el entumecimiento que experimentó, se disipó con el cuerpo que se presionó contra el suyo. Cuando se dio cuenta que estaba sonriendo, colocó una mano sobre en los hombros de Deadpool.

—Así que esta es tu manera de decir que te preocupas por mí, debo decir que es original

Wade se río. Fue un sonido que vibró contra sus costillas magulladas, pero no le importó demasiado.

—Oh baby-boy, no vas a poder deshacerte de mí —aseguró con un tono que fue bajando gradualmente, hasta convertirse en la promesa más honesta que había escuchado en él.

Peter pensó en eso, hasta que sintió el roce de los labios que subieron por su cuello y terminaron en la mandíbula. Empezó con suaves besitos y leves mordidas, pero disparó su corazón como loco. Debía alejarse, pero sus pensamientos se tambalearon cuando Wade se meció de nuevo contra su cuerpo. Sus propias manos apretaron sus hombros para sobreponerse a la situación, pero su mente comenzó a sentirse extrañamente nublosa. Consiente que empezaba a hacer mucho calor, tomó el rostro de Wade y le dio un casto beso. También colocó una mano en su pecho para frenarlo, porque el mercenario intentó seguir sus labios. Sólo por eso sonrió.

—Gracias por la oferta, pero no recuerdo nombres y ya conoces mi política de no matar.

—Puedo ayudarte a investigar —ofreció Wade al envolver sus brazos alrededor de su cintura.

—Por supuesto que puedes —sonrió Peter antes de soltarse con un fluido movimiento, que le permitió caer en el borde de la azotea, junto con la olvidada bolsa de tacos— .Gracias por la comida.

Dijo al tomar dos tacos. El mayor apenas y se había movido, se veía algo incierto y eso era extraño, Wade no era el tipo de persona que se queda sin hablar.

—Te veo mañana aquí.

—¿Qué…? —dijo descolocado— .Ah, sí por supuesto. Mañana.

—¿Todo bien?

—Perfecto —sonrió y esta vez sí le creyó— .Definitivamente no vas a deshacerte de mí.

—No sé por qué, pero comienzo a arrepentirme de todas las decisiones que me trajeron hasta aquí —bromeó Peter al resoplar dramáticamente.

—Sólo escucho que me amas.

—Qué raro —ironizó.

El sonido de sirenas tras espalda, cortó la conversación. Peter giró de inmediato y colocó los tacos en una bolsa con su telaraña. Una vez iba a saltar, una mano lo obligó a dar la vuelta.

Wade tomó su rostro para que tirara la cabeza hacia. Cuando se besaron dibujó una línea en su labio inferior, antes de deslizarse hábilmente al interior. Se sentía húmedo, caliente, incluso demandante y posesivo, era como si violara su boca. Lo hizo sentir mareado pero cuando mordió su labio inferior, Peter se quejó por la mano que se deslizó alrededor de su espalda, para no dejar espacio entre ambos.

El calor empezó a ser demasiado y la manera como lo tenía encerrado contra su cuerpo, casi hizo que sus piernas temblaran. Requirió de toda su fuerza de voluntad para alejarse. El beso se rompió, mientras Wade murmuró un "Mío" contra sus labios, que consiguió que su corazón saltara sin razón aparente. Fue un reflejo empujarlo, pero en su posición actual lo único que consiguió fue irse hacia atrás.

—¡Te veo aquí mañana! —gritó Deadpool mientras lo vio caer.

El vacío en la boca del estómago no era por la caída, pero mientras Peter lanzó su telaraña, necesitó de un par de minutos para poner todo en orden. Su respiración estaba pesada y sentía el rostro caliente, así que con un gruñido se bajó la máscara y lanzó otra telaraña. No sabía exactamente que acababa de pasar, pero no pudo evitar que una estúpida sonrisa curvara sus labios.

Deseos suicidas. Definitivamente eso era lo que estaba mal con Peter. Pero no pudo importarle demasiado, no si su corazón palpitaba tan fuerte. Quizás es cierto lo que dicen, a veces nos metemos en nuestras propias trampas fingiendo sorpresa. Esta era una muy mortal trampa, pero ahora no sabía cuál de los dos terminó encerrado en ella. Quizás mañana encontraría la respuesta, ahora permitió que una euforia poco conocida lo invadiera.

Wade dijo que no iba a poder deshacerse de él, pero quizás era el mercenario quien no podía escapar. Sea cual fuera el motivo, la verdad es que ambos estaban juntos en esto y Peter estaba extrañamente conforme con eso.

FIN.