Actions

Work Header

Luna y Sol

Work Text:

Los nueve novatos siempre decían que Sasuke y Naruto eran como la Luna y el Sol.

Estaban en lo correcto y estaban equivocados.

Decían muchas cosas:

Naruto y Sasuke eran antagónicos, como la Luna y el Sol.

Sasuke era la Luna porque era oscuro como el cielo por donde se movía. Era una lumbrera, sin embargo él no se preocupaba por nadie y turbaba a todo aquel que le viere; ya sea para detestarlo o para admirarlo.

Él representaba el lado oscuro de la naturaleza humana, sus deseos más turbios. Sasuke era una aberración, al querer matar a su propia sangre, así como la noche —por donde la Luna danzaba con los astros— le parecía una aberración a los humanos, creaturas diurnas acostumbradas a ver la luz que les dispensaba el Sol.

Naruto era el Sol porque era brillante como el astro rey. Era una antorcha, un símbolo de esperanza para guiar a los demás; justo como el Sol en tiempos remotos era usado de guía y aunque no bienvenido por todo el que le conociere al principio, como un caluroso Sol en una tarde de verano, luego lo recibían con los brazos abiertos.

Él representaba el lado vibrante de la naturaleza humana, sus deseos más puros. Naruto era la risa de los niños y la brisa de la tarde, así como el día —por donde el Sol danzaba en el cielo— de donde el Sol colgaba. Y danzaba solo, solo como Naruto creció.

.
o*°o·o°*o·O·o*°o·o°*o
.

Pero estaban equivocados.

.
o*°o·o°*o·O·o*°o·o°*o
.

Naruto era la Luna y Sasuke era el Sol.

Ellos eran la dicotomía encarnada de la naturaleza humana. Uno en la oscuridad, pero alegre, y otro en la luz, pero cansado de vivir tal y como el Sol cansado se viene a desmayar sobre el horizonte.

Sasuke era una lumbrera, un genio que destilaba luz propia al igual que el Sol, que danzaba por los cielos. Él era eterno, no cambiaba fácilmente y cada día era más consumido por su odio, ya sea a Konoha o a Itachi —porque no importa a quién se odie si lo que importa es que se odia—, como el Sol se consumía al quemar esas brasas nucleares (1), sempiternas en apariencia.

Sasuke nació en la luz, en una familia amorosa, era popular y querido a pesar de actuar como un imbécil pero, al perder una de esas cosas, su mundo se tambaleó y eligió la soledad como el Sol solo en el cielo.

Naruto era un trozo de madera encendido por la esperanza, un chiquillo que brillaba con luz prestada de un poder prestado, al igual que la Luna encendida por el Sol (2). Él era siempre cambiante, aleatorio y a cada instante sorprendía y cada día se acercaba a sus metas inexorablemente —la inspiración resplandeciente de los hombres en poemas—, como la Luna que nunca era la misma, danzando de fase en fase y a veces roja, muchas blanca.

Naruto nació en la oscuridad, sus padres muertos antes de ver el mundo, odiado y desdeñado por todos a pesar de ser simpático y, aunque no haya tenido muchos al comienzo, ganó amigos como la Luna junto a las estrellas en el cielo.

.
o*°o·o°*o·O·o*°o·o°*o
.

Naruto buscaba a Sasuke y Sasuke lo buscaba a él, como la Luna y el Sol se buscan el uno al otro, etéreos por el espacio.

Naruto desesperaba por encontrar a Sasuke desde Konoha, como la Luna anhelaba al Sol, gravitando en torno a la Tierra.

.
o*°o·o°*o·O·o*°o·o°*o
.

Naruto y Sasuke eran como la Luna y el Sol, danzantes por el espacio.

Porque la Luna buscaba al Sol junto a la Tierra.

Porque Naruto buscaba a Sasuke junto a sus nakama (3).

A veces la Luna y el Sol se encontraban, como en eclipses. Pero a la Luna no la destinaron para estar junto con el Sol, siempre danzando.

Y el Sol se consumía en fuego negro (4).

Y la Luna sufría y lloraba…

por ojos tan azules como los del cielo.

El cielo donde danzaba el Sol.