Actions

Work Header

Horror

Work Text:

Huelen a sangre y a barro, a muerte.

La tormenta ha acabado y, por ahora, llueve levemente mientras ellos caminan al costado de la carretera, dejando charcos rojizos a medida que avanzan. No hablan porque no lo necesitan y porque no quieren hacerlo.

Gokudera va adelante, con Yamamoto pisándole los talones. Sasagawa va un poco más rezagado, pero no lo suficiente como para no sentir su respiración pesada.

Había niños allí adentro. Diez o doce pequeños de no más de ocho años. Yamamoto siente las arcadas trepándole por la garganta al recordar el estado en que estaban sus cuerpos cuando llegaron. ¿Quién puede hacerle algo así a un niño pequeño?

Sasagawa intenta no parpadear, porque cierra los ojos y ve sus frágiles cuerpecitos sangrando, sus rostros llorosos mientras esos… esos monstruos estaban encima de ellos. Ahoga un sollozo, porque eran sólo niños.

Gokudera intenta con todas sus fuerzas no pensar en ellos, porque había dos de ellos, un niño y una niña, ambos de cinco años y tan parecidos a Lambo e I-pin que no pudo controlar el pánico que le invadió por unos segundos. Porque son dos molestias, pero son dos molestias que se han hecho un lugar en su corazón y el sólo hecho de pensar que podrían haber sido ellos hace que se le hiele la sangre.

La lluvia se detiene, el sol sale y un hermoso arco iris se dibuja en el cielo.

Los tres se preguntan si a esos pobres niños les hubiese gustado ver algo así de hermoso.