Actions

Work Header

Do You Feel The Same?

Chapter Text

Tuvo que pasar que Hoseok me atrapara saliendo de la habitación de Yoongi a primeras horas de la mañana para darme cuenta de lo jodido que estaba.

 

“¿Jeongguk?” él preguntó, alzando la ceja mientras me observaba de pies a cabeza; yo vestía la misma ropa de la noche anterior, a la vez que lucía un aspecto de haber estado despierto toda la noche y la expresión de asombro en mi rostro probablemente me delataba.

 

“Yoongi me pidió que lo despertara, bebió mucho ayer así que no había manera de que lo puea hacer por él mismo” me las arreglé para balbucear en respuesta.

 

“No es como si fueras él más madrugador” Hoseok respondió, probablemente no creyendo nada de lo que estaba diciendo.

 

“Sé que me las he arreglado para que casi siempre por mí lleguemos tarde a nuestros compromisos, así que no necesitaba añadir a Yoongi a ello. Y al parecer fui demasiado flojo para ponerme las pijamas ayer por lo que me dormí con la ropa puesta” le contesté con una sonrisa en mi voz aunque Hoseok no parecía muy convencido todavía.

 

“Mientras que Yoongi se encuentre tan comprometido en esto como tú lo estas…” Hoseok contestó, con voz apagada mientras él buscaba en mi rostro algún signo que le pudiera dar la razón, pero mantuve mi cara en blanco tanto como pude. Suspiró y sacudió la cabeza. “Nos vemos en el desayuno” dijo sobre su hombro mientras se dirigió hacia las escaleras.

 

 -

 

No tenía ganas de desayunar. Apenas llegué a mi cuarto, mis piernas se derrumbaron y caí sobre mis rodillas, con mi espalda golpeando contra la puerta y las lágrimas derramándose por mi rostro. Esto no significaba nada para él cuando lo era todo para mí, pero era demasiado cobarde para incluso decirle como me sentía; porque el calor de su cuerpo sobre el mío y sus labios recorriendo cada parte de mi piel con ningún sentimiento de por medio, era mejor que no tener nada en absoluto.

 

-

 

Mientras su lengua y sus dientes jugaban con mis pezones, bajó una de sus manos hasta mis piernas abiertas; su duro miembro comenzó a penetrarme lentamente, empujando en mi interior cada centímetro de su longitud. Cubrió mi boca con la suya por varios segundos antes de dirigirse hacia mi cuello. Mordió mi piel expuesta y arqueé el cuello dándole mayor acceso mientras impulsaba mis caderas dejando que su miembro me penetrara aún más. Elevó mis piernas sobre sus hombros y entrelazó los dedos de una mano con los míos mientras que con la otra comenzó a masturbarme. Me corrí con un grito, mordiendo mis labios para así evitar gemir su nombre. Yoongi se corrió dentro de mí con un ronco gruñido para luego levantarme con cuidado y salirse de mí. Su cabeza cayó sobre mis hombros y lo besé cuando la levantó de nuevo; mantuve la presión contra sus labios mientras se recostaba a mi lado.

 

Aunque enlace mis brazos alrededor de su cintura antes de quedarme profundamente dormido sobre su pecho, esto no duró; cada vez que despertaba él estaba lo más lejos de mí y aquel día no era la excepción. Desperté en la mañana y Yoongi ya se encontraba en la ducha. Revisé mi teléfono y me dí cuenta que debía haber estado fuera de la cama hace media hora. Recogí mi ropa rápidamente, me vestí y empecé a deslizarme a través del pasillo hacia mi habitación, chocando con Hoseok en el camino. Mierda. Me encontraba de un momento a otro atrapado bajo su atenta mirada, frunciendo el ceño dirigiendo sus ojos de la habitación de Yoongi hacía mí. Hubo una pausa incomoda antes que cualquiera de nosotros dijera alguna palabra. Estaba bastante seguro que Hoseok sabía que dos más dos es cuatro, pero yo solo esperaba lanzar la suficiente mierda de mi boca para que creyera que fuera cinco.

 

 

Un golpe me sacó de mis pensamientos y sentí el movimiento de alguien detrás de la puerta mientras que la voz de Yoongi se colaba por mis oídos.

 

“Jeongguk, ¿estás bien?, ¿por qué no bajaste a desayunar?”

 

No contesté y él intentó abrir la puerta, mi cuerpo actuaba como una barrera detrás de ella, pero él era persistente, empujándome suavemente con la puerta hasta que me alejé solo lo suficiente para dejar un espacio y pueda pasar a través de él.  Dentro de un instante él se encontraba de cuclillas a mi lado, frotando con una mano mi espalda. “Cielos Jeongguk, ¿qué pasa?”

 

-

 

Siento su respiración entre cortada y me doy cuenta de que está llorando. Me muevo más cerca de él- aún en cuclillas- y empujo su flequillo fuera de su rostro con las yemas de mis dedos.  “Habla conmigo, Kookie” Le suplico, pero no consigo una respuesta. Por el contrario, una risa amarga y rota provienen de sus labios, levanta la mirada hacia a mí y puedo ver sus ojos brillando por las lágrimas, llenas de un sentimiento de dolor. De pronto, Jeongguk luce mucho más pequeño y frágil a comparación de la imagen que suele proyectar, las lágrimas solo le suman una vulnerabilidad que me afecta a sobre mil.

 

“No… no finjas que te importa”, responde, alejándose de mi tacto, con esa risa aún presente detrás de sus palabras.

 

 

Estábamos ebrios la primera vez que pasó (¿no es como la mayoría de historias comienzan?)  Y como el más sobrio – por un estrecho margen- traté de asegurarme que Yoongi durmiera en su propia habitación y no al final de uno de los corredores del hotel. Al abrir la puerta, Yoongi tiró sus brazos sobre mis hombros y terminé tropezando dentro de la habitación. Tuve que apoyarme con una mano en la pared detrás de su cabeza pero el peso de Yoongi hizo que casi cayera al piso, con él encima de mí.

 

“Quieto, Kookie” dijo él con una sonrisa pícara, claramente burlándose de mí, sujetando mis caderas y acercándome a él, riendo mientras lo hacía.

 

“Yoongi, para” contesté, mi tono de voz un poco más claro de lo que pensaba ya que estaba borracho y bastante cansado. Yoongi hizo un puchero, sin soltar mis caderas.

 

"¿Y qué si no quiero?" La mirada depredadora en su rostro era peligrosa y antes de que me diera cuenta de lo que estaba pasando, Yoongi tenía sus labios sobre los míos. Había una parte en mi cabeza que intentaba recordarme que esto no podía ser real porque ambos estábamos fuera de sí, pero había estado deseando tanto esto que era imposible detenerme. Tan pronto como correspondí al beso, ya no había rastro de burla en el gesto; Yoongi me besaba con frenesí y de forma desesperada, sus manos recorrían todo mi cuerpo devorando cada parte mía. Me folló con la misma desesperación y aunque él no susurró un te quiero y tampoco gimió mi nombre cuando se corrió dentro de mí; de alguna manera, sentí que Yoongi me llenaba más que cualquier persona, escuela o libro en toda mi vida.

 

En la mañana los chicos despertaron tarde y con una resaca que los dejó bastante confundidos como para notarme salir del cuarto de Yoongi.

 

No le pregunté qué significó lo de anoche, y él tampoco saco el tema en toda la mañana. Pero a medida que nos dirigíamos a nuestras habitaciones luego de desayunar- aún con una resaca de mil demonios- lo atrapé con sus ojos en mí, con esa misma mirada lujuriosa de anoche. Yoongi dejó su puerta ligeramente abierta, y yo entré en la mía. Tan pronto como Namjoon y Hoseok se perdieron dentro de sus habitaciones, me adentré en la de Yoongi. Él estaba de pie junto a la ventana mirando su teléfono. Envolví mis brazos alrededor de él y lo sentí tensarse; levantó la vista de su teléfono y se encontró con mis ojos a través de mi reflejo, su rostro estaba iluminado por las luces del tráfico proyectando una luz roja a través del inmenso ventanal frente a nosotros. Yoongi dejó caer su móvil en la mesa de noche a la vez que yo me inclino a presionar mis labios sobre su cuello.  Deslice mis manos sobre sus hombros, bajando por su espalda para coger el dobladillo de su camiseta y tirar de ella por encima de su cabeza. Recorrí mis manos a través de su pecho desnudo mientras que fui dejando pequeños besos sobre toda su espalda. Yoongi se giró hacía mí y posé la palma de mi mano contra su pecho, admirando mis dedos; él cubrió mi mano con la suya y sentí sus dedos arder contra los míos, a la vez que mi otra mano se dirigía hacia la cremallera de sus pantalones. No sabía que ocurría entre nosotros, pero lo único que necesitaba en ese momento era tenerlo dentro de mí, otra vez. Y para darme cuenta, ambos estábamos con los torsos desnudos, Yoongi sin pantalones mordiendo mi cuello y dirigiéndome a su cama.

 

-

 

Tenía todo el discurso elaborado en mi cabeza, de cómo explicarle que no puedo ser todo lo que él está buscando, que él merece algo mejor de lo que yo podría darle. Pero sus brazos serpentean alrededor de mi cintura y sus labios se conectan con mi piel, y mi cabeza se queda en blanco. De repente, todo lo que importa es la forma en que sus manos recorren todo mi pecho y la forma en la que sus labios tocan cada parte de mi piel

 

Desperté y Jeongguk tenía su brazo envuelto alrededor de mi cintura y su cabeza recostada en mi pecho. Mierda. No puedo dejar que despierte y vea esto que promete más de lo que puedo darle. Deslice suavemente mi cuerpo fuera de su agarre y cuando pretendía poner su cabeza bajo la almohada, me doy cuenta que estaba comenzando a despertarse. Cuando abrió los ojos, pretendí estar dormido a la vez que me mantuve lo más lejos de él esperando que él pudiera creer que así lo fue toda la noche.

 

 

Los movimientos de Yoongi sobre el otro lado de la cama me despertaron. El espacio que veía entre nosotros sugería todo lo que necesitaba saber; cuando abrí mis ojos y él fingió estar dormido, solo terminó por confirmarlo.

 

 

Sus palabras fueron como un duro golpe en el estómago. Por supuesto que Jeongguk me importaba, aunque no de la manera que él quisiera. Ahora es cuando me doy cuenta que muchas veces, simplemente lo he utilizado. Debí haber parado esto antes, pero ¿cómo le explicas a alguien que estás interesado solo en acostarte con él?

 

Mientras lo miro desmoronarse delante de mí, comienzo a notar que Jeongguk había aceptado la condición de esta relación hace mucho. La manera en la que gemía mi nombre cada vez que se corría, nada más que un susurro como si no creyera lo que estaba pasando. La manera en la que se quedaba dormido acurrucado a mí, y la decepción en su rostro cada vez que despertábamos separados. La intensa mirada que me regalaba solo antes de besarme y salir de mi habitación.

 

Pero fui egoísta y bastante estúpido, e ignoré todo esto solo porque no podía mantener mis manos lejos de él. Ahora él estaba hecho pedazos y era mi culpa, y lo peor era que no podía pensar en algo que decir.

 

Mi visión se fue nublando con el tiempo, por esas capas de dolor que se formaron cada vez que me rompieron el corazón. He estado en la posición de Jeongguk muchas veces antes; pero al tratar de protegerme a mí mismo, lo he utilizado de la misma manera en la que yo lo fui. Jeongguk me mira a los ojos y me golpea lo joven que es, ¿cómo es que me he convertido en la razón de su primera capa de dolor en sus ojos? Y sé que no puedo hacer nada para remediarlo. “Nunca quise hacerte daño, Jeongguk” Empecé, pero ni siquiera se acerca a lo que en verdad quería decir.

 

 

-

 

 “No necesito una explicación” Le dije, sacudiendo la cabeza. Sabía que Yoongi no podía darme una, y tampoco iba a quedarme a escuchar palabras que no estaba seguro de poder creer. “Era inevitable que ambos nos sintiéramos distintos con esto, pero tú llevaste a que mis sentimientos se hicieran cada vez más grandes, Yoongi. Tú nunca pusiste en claro que todo lo que querías de mi era mi cuerpo, mis labios; y yo estaba tan atrapado en ti para siquiera detenerme a preguntar qué significaba todo ello” Había una pequeña parte de mí que deseaba desesperadamente que él me dijera que estaba equivocado, que yo significaba algo para él, pero eso no pasó.

 

“Lo sé” es todo lo que salía de su boca una y otra vez mientras hablaba, con la culpa marcada en su mirada. Nuestras palabras parecían ser más para nosotros mismos que para el otro; los dos estábamos hablando, pero ninguno de los dos estábamos escuchando. Él se quedó en silencio, pero yo continué “Lo que soy para ti no es lo mismo que lo que tú significas para mí” Y mis palabras se quedaron colgados en el aire, sin respuesta, ni confirmación.

 

 -

 

No sé a dónde podríamos llevar esta relación ahora, y desearía que supiera eso. Incluso si intento hacer las cosas bien he intento abrir mis sentimientos, él no me dejaría, no ahora.

 

“Resolveremos esto” él dijo, “pero no en este momento” Y puedo decir que mientras estaba sentado tan cerca de él, intentaba no romperse por completo frente a mí. Besé su frente mientras mis pulgares se resbalaban sobre sus lágrimas, lo miré a sus ojos y no pude evitar preguntarme porque no me había dado cuenta de lo hermoso que era sin tener que estar desnudo sobre mi cama. Pero era tarde, así que le dije nuevamente -a pesar de lo inútil que era- cuanto lo sentía antes de irme.

 

 

-

 

 Él dejó un beso suave en mi frente, a la vez que sujetaba mi rostro con sus manos. Limpió mis lágrimas con sus pulgares, me miró fijamente a los ojos y -una vez más- me pidió perdón antes de irse. No pude evitar ver lo irónico del hecho; el momento más íntimo que compartíamos, también terminaría siendo el último.

 

 

 

 

 

Chapter Text

Las cosas entre nosotros han vuelto a la normalidad porque así tiene que ser. Actuar de forma diferente solo ocasionaría más preguntas de las que quisiéramos responder. No tuve la necesidad de explicarle a Hoseok que cualquier cosa que Yoongi y yo hubiéramos tenido, había acabado. No podía enfrentar la humillación de admitir que me había enamorado de alguien que no sentía lo mismo que yo. Sin embargo, él se dio cuenta por sí mismo; había notado la manera en la que miraba a Yoongi, patética y desesperadamente antes de que pudiera verme y tener que voltear mi vista a otro lado. Hoseok siempre se daba cuenta, y mientras alejo mi mirada de Yoongi me encuentro con la suya y me da una pequeña sonrisa, la emoción es mayor en sus ojos que en sus labios, pero nunca le doy la oportunidad de decir algo.

 

-

 

Aunque cada parte de mí sabe que es demasiado tarde, empiezo a reconocer mis sentimientos, empiezo a tratar de mostrarle a Jeongguk que no soy el bastardo que cree que soy. Él responde a mis acciones; bromeamos en el escenario y en las entrevistas como lo hacíamos siempre, pero por la forma en la que intencionalmente evita estar a solas conmigo, está claro que sólo lo hace para mantener las apariencias y volver a la normalidad para evitar preguntas incómodas. Evidentemente, estamos haciendo algo mal.

 

-

 

Paso el tiempo en el estudio escribiendo, pero las palabras que quiero decirle a Jeongguk no parecen caer bien en forma de verso y coro. Por el rabillo del ojo capto movimiento en la cabina de grabación, solo Dios sabe lo que Namjoon está haciendo, pero hay un montón de cabezazos, codazos y empujones. Lo siguiente que sé es que Taehyung está sentado a mi lado y cuando miro hacia arriba, los demás se han ido.

 

“Y bien, hyung. ¿En qué estás trabajando?” pregunta.

 

“No es nada” respondo, mientras arranco la hoja de mi cuaderno y formar una pelota de papel. “Solo palabras al azar, nada especial” Hay un silencio incómodo entre nosotros antes de que Taehyung finalmente lance la bomba contra mí.

 

“Entonces, ¿cuándo vamos a hablar del lío que hay entre Jeongguk y tú?”

 

No esperaba eso. "¿De qué estás hablando?" Le pregunto en respuesta, tratando de mantener la voz tranquila.

 

“¡No me vas a salir con eso ahora, hyung! Hemos visto la forma en la que se han comportado, últimamente; las miradas anhelantes que se lanzan a través de la habitación cuando piensan que el otro no está mirando, lo cuidadosos que son cuando están en el escenario porque saben que no podrán mantener las manos fuera del otro"

 

“¿Hemos?”

 

“Sí, Jimin y yo… bueno, probablemente Hoseok también, aunque no haya dicho nada, pero ya lo conoces, él dirá que es asunto de ustedes y que deberíamos dejar que los dos resuelvan sus cosas por su propia cuenta. Pero nosotros no somos tan pacientes, y Jimin está bastante seguro de que tú podrías estar demasiado ciego o asustado para darte cuenta de que tus sentimientos son mutuos”

 

Yo solo asiento en respuesta; Tae tiene su propia conclusión dibujada en su cabeza. Si lo niego seguirá preguntando y si lo confirmo, probablemente saldrá corriendo de la habitación hecho una carga de emoción a contarle a todo el mundo lo que diga. La sutileza no es su punto más fuerte.

 

“Solo habla con Jeongguk, ¿si?” dice. “Quizás tengas que reducir un poco la rima cuando lo hagas” Lanzo la pelota de papel que tenía en mi mano detrás de su cabeza, la esquiva y se ríe al salir del estudio.

 

-

 

Cuando salimos de los cuartos, hay una mujer esperando al otro lado de la puerta; de estatura mediana, esbelta y ojos redondos profundos, con una melena castaña bordeando sus caderas. Ella suelta un grito cuando mira a Yoongi y corre hacia él a abrazarlo.

 

“¿Quién es ella?” dice Jimin. “Espera, ella no es…” Taehyung comenta, pero Hoseok lo silencia con un empujón en las costillas. “Auch” Taehyung se queja y se aleja de él, casi tropezando con Seokjin. Nos quedamos parados allí torpemente en silencio hasta que finalmente Yoongi se desprende de los brazos de la joven misteriosa para presentárnosla.

 

“Chicos, ella es Joohyun. Fuimos compañeros en la secundaria y va estar por unos días en la ciudad” dice Yoongi, pero sus palabras no están dirigidas a nosotros, no realmente - él la está mirando mientras habla con nosotros, mientras toma su mano con cariño- y ella le da la misma mirada, la misma mirada que solía darle cuando lo tenía cerca de mí. Cuando nos presenta a cada uno de nosotros, solo atino a darle un rápido gesto con la mano.

 

“¿Joohyun? ¿Realmente eres tú? ¡Lo sabía! ¿Te acuerdas de mí, noona? Apuesto que sí. Dios, estás aún más bonita de cuando salías con hyung” Taehyung dice fuera de control, atropellando las palabras.

 

Su ex. Debí suponerlo.

 

Ella sonríe y puedo ver la incomodidad de Yoongi crecer. “Realmente no lo podía creer cuando Yoongi me contó que ustedes trabajaban juntos” Ella comenta animadamente a todos, pero yo no puedo retirar la mirada de sus manos, rodeando el pecho de Yoongi, casi reposándose sobre él. “Hace unos meses retomamos contacto y quería aprovechar mi tiempo en la ciudad para verlo, y a ti también Tae. Es bueno ver más a menudo a gente de Daegu”

 

Seokjin y Namjoon parecen haberse recuperado de la conmoción, ya que fácilmente hacen una pequeña charla - algo a lo largo de las líneas de cómo se conocieron y cómo hicieron clic instantáneamente, pero no estoy escuchando, hay algo molestando mis oídos que se arrastra detrás de mis ojos y se eleva a través mi cabeza, hasta que me siento enfermo y mareado y hago un sobre esfuerzo para murmurar unas pocas palabras para que yo no parezca completamente grosero. Desde que Joohyun está haciendo el esfuerzo de ser amable con todos nosotros, supongo que Yoongi no le ha contado lo que pasó entre nosotros.

 

La sorpresa de Jimin aún sigue presente, peor aún, parece molesto.

 

“Es un gusto conocerte, Jeongguk. Yoongi me ha mostrado la colección de fotos que tiene de todos ustedes, pero definitivamente las más cálidas parecen ser las tuyas” El comentario me saca del ensueño y volteo a mirarla. “Y es normal, Yoongi siempre ha tenido una debilidad por las cosas lindas, ¿cierto?” 

 

Yoongi parece hacer oídos sordos al comentario.  “Quieres ir a tomar un café, hay uno muy bueno cerca. Nos encontramos en el estudio más tarde, chicos” Él dice, mientras la toma por la cintura para salir totalmente del edificio.

 

“¡Hyung!” Oigo a Jimin decir y todos volteamos a verlo.

 

“Eh… espera, necesitaba preguntarte primero algo” él continúa, mientras se aleja con Yoongi, lo más lejos de nosotros.

 

-

 

“¿Qué tenías que pregun-”

 

“¿Qué es lo que pretendes, hyung?” Jimin vocifera, cortando mi pregunta.

 

“¿De qué estás hablando?”

 

“Estaba completamente seguro de que sentías lo mismo por Jeongguk, por todas esas miradas entre ustedes y el comportamiento intranquilo cada vez que estaban juntos” dice Jimin y me duele preguntarme cuánto de esto notó cuando aún me estaba acostando con Jeongguk.

 

“Pero creo que me equivoqué. Ahora simplemente traes a una ex tuya y pretendes echarle en cara todo lo que jamás serán. ¿Es así como piensas arreglar las cosas?”

 

“No es lo que estás pensando” respondo.

 

“No soy idiota, hyung. Es claro que ella no está en la ciudad porque sencillamente decidió recuperar contacto con sus amigos de escuela”

 

Me siento mudo a sus acusaciones. Tener a Joohyun aquí no era algo planeado, el encontrármela de nuevo solo fue una mera casualidad, pero sabía a lo que Jimin quería llegar.

 

“¿Hasta cuando piensas lastimar a Jeongguk así?”

 

“Yo…”

 

“Si no sabes cómo arreglar las cosas, al menos no las empeores” es lo último que escucho decir a Jimin, antes de volver con los chicos y darle una sonrisa exagerada a Joohyun.

 

-

 

“Ya cambia esa cara, Jiminnie” Taehyung dice.

 

“Es que no entiendo a hyung, Tae. Pensé que solo era tiempo para que arreglará las cosas con Jeongguk, pero ahora sale con esto”

 

"Si te refieres a Joohyun, no imagines cosas Jimin” Taehyung comenta mientras saca un pedazo de papel arrugado de su bolsillo. “Ahora sabemos exactamente cómo se siente Yoongi", dice mientras leo las letras escritas en él. Lo que me golpea de inmediato es lo honesto que es en la escritura.

 

 

La razón por la que me aferro es porque necesito que este vacío sea llenado. Es gracioso que seas el destrozado, pero yo sea el único que necesitaba ser salvado.  Porque nunca te das cuenta y es difícil saber cuál de los dos va a ceder.

No estoy muy seguro de cómo sentirme al respecto, algo en la forma en que te mueves, me hace sentir como si no pudiera vivir sin ti, esto invade todo mi ser, quiero que te quedes.

 

 

“¿Por qué aún no le ha dicho nada a Jeongguk?”

 

“No tengo idea, pero no podemos esperar a que sea demasiado tarde.”

 

" ¿Qué piensas hacer con esto? "

 

“De alguna manera, lograr que esto termine en el bolsillo de Jeongguk y entonces sabrá que Yoongi siente lo mismo que él. La letra de hyung es bastante reconocible”

 

“No puedo dejar de sentir que estamos involucrándonos demasiado; un empujón verbal en la dirección correcta es una cosa, pero esto es meternos más de la cuenta” Suspiro, mirando una vez más las letras en el papel. “Pero aun así creo que Jeongguk necesita saber cómo Yoongi realmente se siente. La presencia de Joohyun solo lo debe haberlo lastimado aún más” añado.

 

“Es bastante obvio que Jeongguk no tiene idea de que Yoongi corresponde sus sentimientos. Por la tarde me las arreglare para meter esta hoja en su bolsillo”

 

“Solo espero que estemos haciendo lo correcto, Tae”

 

-

 

Termino de guardar los últimos cambios y retiro los audífonos a un lado de la mesa para salir a ensayar. Escucho a alguien entrar a mi estudio y antes de darme cuenta, veo Jeongguk tomándome bruscamente por el brazo arrastrándome hasta la puerta. Lo cierra y se vuelve hacia mí; sus ojos arden de ira, algo que nunca antes había visto en él.

 

"¿Qué carajos es esto, hyung?" Pregunta. Su voz es tranquila y calmada, pero hay más capas de ira y dolor detrás de ella de lo que puedo contar mientras me entrega un pedazo de papel arrugado. Tan pronto como me lo entrega, tengo una sensación de hundimiento porque sé lo que es - aunque no tengo idea de cómo lo tiene - y lo abro para revelar la canción que traté de escribir a Jeongguk hace unas semanas en el estudio.

 

“¿Qué se supone que significa esto? Acaso ahora no eres lo suficientemente feliz para dejarme tranquilo. Nunca signifique nada para ti, ¿por qué intentas envenenar mi mente con tus tonterías sobre tus sentimientos? ¿Por qué sigues lastimándome?”

 

Para alguien que probablemente no estaba tratando de atraer la atención de los demás, Jeongguk se olvida del volumen de su voz y Taehyung aparece abriendo la puerta mientras la voz de Jeongguk se pone más enojada y fuerte.

 

"¿Que está pasando? Oímos gritos y - oh mierda” Taehyung se detiene cuando ve a Jeongguk sosteniendo el papel delante de mí. "¡Oh Jeongguk! Esto es culpa mía, lo siento mucho. Encontré a Yoongi escribiéndolo en el estudio hace unas semanas y honestamente pensé que tú sentías lo mismo, pero solo estabas demasiado asustado para admitirlo, así que lo puse en tu chaqueta esperando que te diera un empujón”

 

“No sabes ni la mitad de esto” Jeongguk susurra, pero Taehyung parece lograr oírlo.

 

“Dejaré que hablen, entonces” dice Taehyung, antes de caminar torpemente de vuelta al pasillo, cerrando la puerta tras de él.

 

Jeongguk me regresa la mirada y se sienta en la esquina del pequeño sillón, al frente de los amplificadores. “Lo siento por culparte sin antes preguntar” dice, pero él no hace contacto visual conmigo.

 

“No necesitas disculparte conmigo Jeongguk” respondo, pero él se queda en silencio durante un largo rato.

 

-

 

Era más fácil pensar que Yoongi había puesto esto en mi chaqueta, creer que solo estaba jugando conmigo cuando claramente se le veía feliz – pero el saber que fue Taehyung, solo me confunde más. Si él pensó que ambos teníamos sentimientos el uno por el otro, entonces él podía ver la sinceridad en la que actuábamos cuando estábamos juntos, ¿verdad? Y eso significa que lo que escribió Yoongi es sincero, y no solo para hacer un lío mis sentimientos.

 

“Así que esto es sincero” digo, aunque más parece como si me lo preguntara a mí mismo. “No crees que es un poco tarde”

 

"Estaba pensado como decirte lo que sentía de la forma correcta. Pensé que no me escucharías, o creerías al principio. Pensé que las letras serían una manera más fácil de transmitir las cosas, pero todo lo que podía escribir fue eso” Yoongi contesta, indicando a la hoja de papel en mi mano.

 

El silencio incómodo volvía de nuevo, hasta que Yoongi decidió continuar,

 

“Mira Jeongguk, sé que lo último que quieres es una explicación de lo que pasó, pero necesito darte una. No es una disculpa a todo lo que te hice sentir, pero sé que sin una sería peor”

 

“Está bien” digo en un susurro y lo veo descansar la cabeza sobre sus manos.

 

“Cuando llegue a la ciudad realmente no tenía a nadie. Me fue muy difícil adaptarme a la rutina de Seúl, pero pude sobrellevarlo gracias a la persona que conocí por aquel entonces. No tuvimos una relación, pero por primera vez, sentía mariposas en el estómago. Era demasiado cursi para admitirlo, aunque de todos modos esta persona se las arregló para dejarme en claro que no habría nada más que una amistad entre nosotros; pero aun así seguíamos acostándonos y él seguía viniendo a mí. Mi situación sentimental no cambió mucho desde entonces, siempre terminaba dando más de lo que podía recibir. La persona de la que te cuento, un año antes de debutar, recibí una carta de él; era una invitación a su boda. Realmente quería sentirme feliz por él, pero me veía patético. Me preguntaba por qué mí vida podía seguir estancada en un espiral y las demás personas seguir con sus vidas así sin más. Después de eso no podía dejar que me encariñe fácilmente con nadie. Tener acostones de una solo noche me servía para recordarme que nadie me haría sentir otra vez patético. Me había convencido de que cosas como el amor no estaban destinados para mí y que solo me traería más dolor de cabeza” Yoongi hizo una pausa y alzó la mirada. “Pero definitivamente no contaba con conocerte, Jeongguk”

 

Me toma con timidez las manos y las sostiene junto a sus labios. “Creo que me enamoré de ti desde el principio” continua y no puedo evitar sorprenderme ante su confesión. "Pero pensé que no había manera de que alguna vez pudieras amarme, así que simplemente enterré mis sentimientos e intenté fingir que no estaban allí. Te acuerdas de lo borracho que estaba esa primera noche que pasamos juntos, y cuando estás borracho todos tus sentimientos se derraman y no puedes controlarlos. Después de esa noche no sabía qué pensar, te habías acostado conmigo, pero ya había pasado por eso, el sexo nunca fue el problema; y dejé esa invitación allí y seguías volviendo.  No sabía lo que realmente sentías hasta esa mañana en el hotel. Ignoré todas las pistas de tus sentimientos hacia mí porque pensé que era una ilusión. Me hice creer que era mejor no demostrar que me importabas, que era mejor mostrarte un lado más frío de mí y ser el primero en dejar en claro las cosas. Fue entonces cuando me di cuenta de cómo me había convertido en el mismo tipo de persona que me había destruido. No quiero que pases por lo mismo, Jeongguk. Tú mereces mucho más que esto. Sé que es difícil volver a tener la relación de antes pero no puedo continuar con la idea de que me odies”

 

Sonrío y muevo mis dedos sobre su mandíbula. “No te odio, Yoongi” digo y él me mira sorprendido. Yoongi empezó a llorar, y era la primera vez que lo veía hacer. “Odio lo que hiciste, pero jamás podría odiarte. Yo aún te amo, Yoongi. Aunque si estas intentándolo con Joohyun, yo-”

 

“¿Joohyun? Cielos, Jimin tenía razón” dice él.

 

“’ ¿Qué tiene que ver Jimin en esto?” pregunto.

 

“Olvídalo. Y no estoy intentando nada con Joohyun. Ella es solo alguien que me recuerda mucho a Daegu. Cuando las cosas eran mucho más fáciles.” Yoongi responde.

 

“Entonces…” digo, algo todavía inseguro.

 

“No estoy diciendo que debemos apresurarnos a cualquier cosa, pero ya que finalmente admitimos lo que realmente sentimos el uno por el otro, tal vez podemos empezar de nuevo, ¿lentamente?” Yoongi me mira nerviosamente sobre sus pestañas y su sonrisa se extiende cuando ve cómo mi cara se ha iluminado.

 

"Lentamente" asiento con una sonrisa en mi rostro, me ha dado más de lo que podría haber esperado. Entonces Yoongi se inclina para besarme, capturando mis labios con los suyos y pasando una de sus manos por mi cabello para acercarme aún más. "No tan despacio", dice, riendo.

 

Me alejo de su agarre, tomando de su mano. “Será mejor que vayamos a la práctica antes que alguien venga a buscarnos” respondo riendo, como él hace un pequeño puchero.

 

-

 

Al salir, veo a Taehyung al final del pasadizo mirándonos de reojo, tan pronto nuestras miradas se cruzaron le sonrío y le hago un gesto con la cabeza, y el alivio puede verse en su rostro. No está tan aliviado como yo; Jeongguk me había dado una segunda oportunidad que nunca pensé que conseguiría. Sin embargo, vamos a hacer esto, será en sus términos. Casi lo perdí una vez y no puedo dejar que suceda de nuevo.